Estudiantes de Psicología UBB promueven buen trato a la infancia en feria ciudadana

Promover el buen trato en la infancia al interior de las familias y en la sociedad en general, con enfoque de género, fue el principal objetivo de la actividad de difusión desarrollada en el Paseo Peatonal Arauco de Chillán, por estudiantes de la Escuela de Psicología que desarrollan sus prácticas profesionales en el Centro Psicosocial José Luis Ysern de Arce de la UBB, en la Protectora de la Infancia y en la Corporación de Apoyo a la Niñez y Juventud en Riesgo Social, Llequén.

Asimismo, se buscó visibilizar el trabajo que despliegan en este ámbito las instituciones participantes, de manera que la comunidad sepa identificarlas y recurrir a ellas según sus necesidades o requerimientos.

Las estudiantes de Psicología UBB, Paulina Bernal y Lizeth Saavedra, comentaron que por medio de la iniciativa se logró compartir material informativo con los transeúntes. “Como estudiantes de Psicología nos unimos con el propósito de promover las actividades que se desarrollan en nuestros centros de práctica profesional y dar visibilidad a estas instituciones para que se vinculen con la comunidad. Muchas veces las personas no saben dónde concurrir cuando se presenta un problema complejo al interior de la familia, o simplemente cuando se requiere orientación sobre cómo ejercer de mejor forma el rol como padre o madre, entre otras situaciones”, expresaron las jóvenes.

Paulina Bernal realiza su práctica profesional en la Protectora de la Infancia, institución laica sin fines de lucro, que busca desarrollar al máximo el potencial emocional, intelectual y espiritual de niñas y niños, a través de distintas líneas como servicios educativos de calidad y programas sociales. “Hemos compartido material como el decálogo del buen trato, así como hemos propiciado el compromiso de los transeúntes con el buen trato. También buscamos precisar qué se entiende por maltrato infantil y aportamos algunos tips para promover el buen trato en la infancia”, manifestó.

Por su parte, Lizeth Saavedra, realiza su práctica profesional en el Centro Psicosocial José Luis Ysern de Arce de la UBB, instancia que desde sus inicios ha buscado ser un espacio formativo para las y los estudiantes, acogiendo no sólo a estudiantes de Psicología, sino también de Trabajo Social y Fonoaudiología, quienes han permitido nutrir el trabajo interdisciplinario. Su acción se dirige especialmente a las personas que presenta alguna condición de vulnerabilidad.

Lizeth Saavedra explicó que en el trabajo de práctica profesional desarrollado en el Centro, la promoción del cuidado del buen trato a niños y niñas incorpora la perspectiva de género con el objetivo de brindar una visión integral e inclusiva que se relaciona estrechamente con los derechos de niños y niñas, y con la necesidad de salvaguardar y respetar su identidad.

“Estamos apostando por difundir cuáles son los derechos de la infancia, qué derechos tienen los niños y niñas, y en este caso sería el de la identidad, y el ser protegidos. El Centro Psicosocial está haciendo una promoción más dirigida a los papás, en cuanto a las pautas, al desarrollo del niño, y también promoviendo en qué puede colaborar el centro psicosocial en esta área”, ilustró Lizbeth Saavedra.

“Existe mucho abandono en la infancia y se observa constante vulneración de derechos en cuanto a la protección, el no respeto a su propio cuerpo, a la indemnidad sexual, a proveerles un ambiente sano y seguro que permita un buen desarrollo. Nos interesa que las personas comprendan y entiendan la importancia de proteger la infancia, porque de este modo a futuro creamos una sociedad mejor. En muchos casos, las problemáticas que nosotros vemos en adultos, implican que cuando niños y niñas, sus derechos fueron vulnerados. Por eso es importante promover el buen trato en la infancia”, expresó la estudiante en práctica de Psicología UBB.

Fortalecimiento de las competencias parentales

La coordinadora del Centro Psicosocial José Luis Ysern de Arce, psicóloga Mg. María José Luengo Luengo, comentó que desde su origen el Centro ha priorizado la entrega de prestaciones en personas que presentan mayor condición de vulnerabilidad, y en ese marco, la infancia, como etapa del desarrollo de la mayoría de los usuarios y usuarias que ahí se atiende, demanda diversas acciones en la búsqueda de su bienestar.

“Aquí las buenas prácticas que desarrollan las figuras significativas resultan muchas veces ser el sostén del cambio terapéutico. Tenemos casos en los cuales la participación de abuelos, abuelas, hermanos y hermanas mayores, se han constituido como vínculos nutritivos desde el punto de vista emocional y han sido fundamentales para el avance terapéutico de nuestros niños y niñas”, aseveró la coordinadora.

María José Luengo explicó que si bien el Centro Psicosocial no atiende directamente casos asociados a situaciones de maltrato infantil, sí entrega apoyo profesional en la línea de fortalecimiento de las competencias parentales, “especialmente en las dimensiones de ‘disponibilidad afectiva’ y ‘disciplina educativa’, siendo estas dos las que se reportan con mayores dificultades desde las familias usuarias.  Es por esto que muchas veces el quehacer del psicólogo clínico contempla además de la intervención individual con el niño/niña, el entrenamiento en parentalidad positiva que promueva una comunicación empática entre padres e hijos y además genere un clima de seguridad para el desarrollo socio- afectivo de niños y niñas”, ilustró la coordinadora del centro.

“Estimo que la temática del buen trato hacia niños y niñas debiera asumirse desde un enfoque sistémico, como una responsabilidad compartida por los diferentes agentes socializadores. El foco de atención, entonces, trasciende procesos psicológicos y/o intrapsíquicos, para ampliar la mirada a las dinámicas relacionales tanto intrafamiliares como con otros actores significativos en la vida de nuestros niños/niñas, el entorno escolar por ejemplo y el contexto social que rodea a la familia cobran gran relevancia. En este sentido, en cuanto a los motivos de consulta de nuestros usuarios en la etapa de infancia, son recurrentes diversas problemáticas asociadas a dificultades en el contexto escolar, donde lamentablemente con bastante frecuencia nuestros niños y niñas van construyendo su autoconcepto en base a mensajes de más crítica que reconocimiento. Entonces, la invitación también es a creer más en el fortalecimiento de recursos y refuerzo frente a logros por pequeños que sean, más que en la fuerza de la crítica como una acción concreta que tributa al buen trato hacia personas en formación”, concluyó la coordinadora María José Luengo.