Facultad de Educación y Humanidades UBB homenajeó a profesores en su día

Durante el acto, presidido por el Rector de la Universidad del Bío-Bío, Dr. Héctor Gaete Feres, la comunidad universitaria reconoció el aporte del secretario académico de la Facultad de Educación y Humanidades, docente Pedro Gajardo Olivares, vinculado a la institución desde 1972, siendo un actor relevante del proceso de crecimiento y consolidación de la Facultad y de la propia Universidad.

Una jornada caracterizada por la emoción y el reconocimiento fue la vivida durante el acto conmemorativo del Día del Profesor, actividad organizada por la Facultad de Educación y Humanidades y que fue presidida por el Rector de la UBB, Héctor Gaete Feres, junto con la prorrectora Gloria Gómez Vera; el vicerrector académico, Aldo Ballerini Arroyo; el secretario general Ricardo Ponce Soto; el decano de la Facultad convocante, Marco Aurelio Reyes Coca; la decana de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Patricia Letelier Sanz, y el secretario académico de la Facultad de Educación y Humanidades, Pedro Gajardo Olivares, quien fue homenajeado por sus pares, en atención a su extensa trayectoria docente, y a su permanente trabajo con el propósito de fortalecer el proyecto institucional UBB.

El acto se realizó en el Salón Miguel Jiménez Cortés y contempló además la participación de académicos, funcionarios administrativos, estudiantes, alumnos, familiares del homenajeado e invitados especiales.

Durante su alocución, la prorrectora Gloria Gómez Vera, recordó que en Chile, la celebración del Día del Maestro, se remonta al año 1943, cuando el entonces Presidente de  la República, Juan Antonio Ríos y su ministro de Educación, Benjamín Claro, declararon como “Día del Maestro”, el 11 de septiembre, en homenaje al educador argentino Domingo Faustino Sarmiento, avecindado durante varios años en nuestro país, y organizador de la primera escuela del Magisterio en Sudamérica y quien falleciera el 11 de septiembre de 1888. Posteriormente, la conmemoración de esta efeméride se trasladó al 10 de diciembre como una manera de recordar y rendir homenaje a nuestra poetisa Gabriela Mistral, quien recibió el Premio Nobel de Literatura un 10 de diciembre de 1945. Finalmente, en 1977 se trasladó la celebración del Día del Maestro al 16 de octubre, coincidiendo con la fecha de fundación del Colegio de Profesores de Chile, reseñó la prorrectora.

“Somos conscientes de las dificultades de todo orden que los profesores deben afrontar en el ejercicio de su misión, sobre todo en tiempos como los actuales, en que valores como la disciplina, la rectitud, el respeto, la consideración por el otro, aparecen bastante trastocados; sabemos que su labor no siempre es bien comprendida y valorada, pero también conocemos de las satisfacciones que ella depara”, expresó la prorrectora Gloria Gómez Vera.

Al referirse al académico homenajeado, profesor Pedro Gajardo Olivares, la prorrectora brindó una acabada semblanza de quien por 58 años ha ejercido la labor docente, entregando 44 de esos años a la Universidad.

El académico Pedro Gajardo Olivares es originario de Andacollo. Realizó sus estudios primarios y secundarios en Iquique y luego prosiguió su formación universitaria  en la carrera de Pedagogía en Inglés en la Universidad Técnica del Estado, antecesora de la actual Universidad de Santiago de Chile. Antes de arribar a Chillán, en 1959, se desempeñó en establecimientos educacionales de Copiapó y Talca. En Chillán se integra como docente del Instituto Comercial y del Instituto Chileno Norteamericano de Cultura. Igualmente, durante más de 30 años imparte la asignatura de Inglés Técnico en la carrera de Agronomía de la Universidad de Concepción, expresó la prorrectora de la UBB.

En 1972 se sumó al cuerpo docente de la sede Ñuble de la Universidad de Chile, y desde entonces ha formado parte del equipo profesional y humano que hoy se cristaliza en la UBB. “Estimado don Pedro, con ocasión del día del profesor de este año 2016, la comunidad educativa de la Facultad de Educación y Humanidades y la propia Universidad, hemos querido reconocer su trayectoria, su compromiso perpetuo, y su amor por la profesión y por nuestra casa de estudios”, destacó la prorrectora Gloria Gómez Vera.

El decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, también tuvo palabras de reconocimiento, haciendo hincapié en las virtudes y valores que la comunidad universitaria reconoce en el educador.

“Siempre he pensado que Pedro es y ha sido un hombre virtuoso porque de nuestro trato, que tiene ya 44 años, hemos podido comprobar y vivir esa experiencia. Como cristianos, valoramos las virtudes “cardinales” que distinguen a nuestro compañero de tantos y tantos años. En él se anidan la prudencia, porque siempre meditó los pasos a seguir, y ordenó su conducta según el juicio y discernimiento, superando toda duda sobre el bien que debía hacer.  Pedro es también un hombre justo, porque siempre respetó los derechos de cada uno, estableciendo que nuestras relaciones laborales fueran armónicas y equitativas entre todos los que constituimos esta comunidad universitaria. Si su fortaleza era ya una virtud moral que le aseguraba superar las dificultades con firmeza y constancia, teniendo como objetivo de vida la búsqueda del bien; esa virtud se fortaleció cuando comenzó a padecer los efectos del oculto mal que atacó su vida virtuosa. Si ya no fueran demasiadas sus virtudes, Pedro se caracteriza por su templanza, demostrando cómo ha sabido dominar la voluntad de sus instintos y mantención de su comportamiento en los límites de la honestidad, la discreción y la moderación”, expresó el decano Reyes Coca.

El secretario académico de la Facultad de Educación y Humanidades y homenajeado, Pedro Gajardo Olivares, compartió palabras de agradecimiento sincero con los asistentes, recalcando que los logros alcanzados por la Facultad y por cada una de las carreras que la integran, es fruto del trabajo mancomunado de todos los actores universitarios. Igualmente, se dio tiempo para mencionar directamente a quienes han trabajado con él durante sus años de labor.

El docente Pedro Gajardo, aseveró que cada época de su vida en la Universidad ha sido especial, y manifestó que a través de la docencia ha logrado canalizar su desarrollo personal y profesional. Particularmente significativa ha sido su experiencia como secretario académico, y en especial durante la década de 1990, así como en los años actuales, por las transformaciones que vive la Facultad y el propio sistema educativo.

“Desde el cargo de secretario académico, brazo derecho de los distintos decanos, me correspondió participar en varias cosas que fueron trascendentales para el desarrollo de la Facultad. Al igual que ahora, se trataba de una época de fuerte competencia. Había que competir por tener medios y recursos, más aún cuando en los ’90 las pedagogías estaban muy olvidadas y muy por debajo. Debíamos buscar las maneras de fortalecernos, y todo eso lo recuerdo con gran satisfacción porque fueron épocas en que yo me enriquecí con muchas experiencias y pienso que fui un aporte para el desarrollo de la Facultad, hasta este momento”, aseveró don Pedro Gajardo.

Tras el acto solemne, los participantes expresaron directamente su felicitación al académico, quien estuvo acompañado por su esposa María Cristina Valenzuela, entre otros miembros de su familia.

La ceremonia fue amenizada por el trío musical del Departamento de Arte y Música del Colegio Alemán de Chillán, integrado por los profesores Paulo Uribe Aguilera, Nelson Álvarez Venegas y Roberto Belmar López.