Innovadores productos marinos desarrollan estudiantes de Ingeniería en Alimentos UBB

Longanizas de salmón, barritas de cochayuyo y berries, galletas de cochayuyo, pasta tipo paté de navaja y navajuelas, o snack de jibia deshidratada, son algunos de los productos ideados y exhibidos en una muestra por estudiantes de Ingeniería en Alimentos de la Universidad del Bío-Bío, en el marco de la asignatura de Ingeniería de Procesos Marinos.

La académica responsable del trabajo en laboratorio de la asignatura, Lorena Briones Uribe, precisó que mediante esta actividad los estudiantes de Ingeniería en Alimentos deben diseñar y elaborar un producto de carácter innovador, en este caso, aprovechando los amplios y variados recursos marinos que aporta el mar chileno.

La asignatura de Ingeniería de Procesos Marinos es impartida titularmente por la Dra. Gipsy Tabilo Munizaga.

“La idea es que sea un producto innovador y que sintonice y contribuya con el desafío de hacer de Chile una potencia alimentaria. Los alumnos vienen trabajando en sus procesos desde el mes de septiembre, primeramente en lo referido al diseño del producto, luego debieron analizar su factibilidad técnica y finalmente correspondió la ejecución propiamente tal. Este año fueron particularmente innovadores y tuvieron muy en cuenta el concepto de alimentación saludable, pues se incorporó alimentos marinos de bajo consumo, pese a lo extenso del litoral chileno”, expresó la docente Lorena Briones.

Las estudiantes de la Universidad Autónoma de Nueva León, México, Arisberg García y Carla Gutiérrez, quienes cursan un semestre en la UBB a través de programas de movilidad estudiantil, presentaron un chorizo de merluza. Las jóvenes estudian Ingeniería en Industrias Alimentarias y valoraron la experiencia planteada en la asignatura.

“Como proyecto final presentamos un chorizo de merluza. Creemos que es innovador porque no lo hemos visto en ningún otro lado. En México, de la ciudad de donde venimos, no tenemos acceso a productos marinos como aquí, porque no estamos cerca de la costa. Nuestro chorizo tiene principalmente merluza, tocino, pulpa de tomate, aceites, vinagre y una mezcla de especias y sales”, explicaron.

Sus connacionales, Carolina Coronado y Sergio Alvarado, en tanto, elaboraron un snack de jibia. “Consiste en un sanck de jibia deshidratada y condimentada para sustituirla por papas fritas, para que sea algo más saludable. En México debemos idear productos al final de cada asignatura, pero acá fue distinto porque no se imparte la materia de productos marinos. De alguna manera ha sido algo diferente”, explicaron.

Las estudiantes Rut Hormazábal y Lorena Llanos desarrollaron croquetas y bolitas de cochayuyo al merkén. “Entre sus ingredientes sólo consideran harina, cochayuyo y especias que dan sabor. Son productos pensados para todas las personas, salvo las bolitas al merkén que al ser más picantes son sólo para adultos. Logramos un sabor más suave y no se nota tanto el sabor del cochayuyo que no siempre es del gusto de todos”, expresaron las jóvenes.

Por su parte, Isaías Jara y Guido Sáez, desarrollaron longanizas de salmón. “Es un producto innovador pues no existe oferta de embutidos marinos. Es interesante porque Chile es un país exportador de salmón. Su sabor es bastante agradable y similar al de una longaniza tradicional. Entre los ingredientes se cuentan el salmón, más los tradicionales de una longaniza como el comino, orégano, merkén, ají, ajo natural y tripa natural”, describieron.

Las estudiantes Valentina Paredes y Pilar Figueroa presentaron un snack de jibia, consistente en jibia trozada sometida a deshidratación. “Es un producto alto en proteínas y con grandes propiedades. La jibia es un producto que se encuentra en abundancia en Chile, es blando y económico pero se consume poco. En este caso se trata de un producto crocante, saborizada con ajo y sazonada con distintas especies”, aseguraron.

A su vez, Alonso Badillo y Claudia Arriagada, idearon una pasta tipo paté elaborada sobre la base de machuelos y liquive, productos conocidos usualmente como navaja y navajuela. “Es una pasta y no un paté porque no se incorpora hígado ni grasa, pero sí utilizamos el proceso para elaborar paté. En Chile prácticamente no se consumen la navaja y navajuela, y la producción se exporta casi en su totalidad a Japón. El liquive tiene la forma y el sabor similar a la macha, pero es más blanco. Por un tema técnico mezclamos las dos especies, y nos dio un sabor muy especial y aceptable. Pretendemos que esta pasta sirva como base para preparar otros productos”, describieron.

Joana Lagos y Saida Yévenes propusieron el desarrollo de una barra de cochayuyo y berries, tal como una barra de cereales. Primero pensaban elaborar galletas pero se dieron cuenta que la textura resultante les permitía dar forma a las apetecidas barritas. “La barra está compuesta en un 70% por cochayuyo, conservando las propiedades benéficas para la salud, pero su sabor no se nota y sabe más a arándanos, frambuesas, mora, almendras y miel”, comentaron.

Nancy Jara y Fabiola Barrionuevo apostaron por galletas de cochayuyo. Las jóvenes destacan las cualidades del cochayuyo como su aporte nutritivo, bajo en sodio y rico en oligoelementos.

“Incorporamos esta alga en una galleta para aquellas personas que no toleran el cochayuyo. Es una galleta dulce de manera que también es del gusto de los niños. Creemos que este producto sintoniza plenamente con los requerimientos de la alimentación saludable. No se nota para nada el sabor del cochayuyo”, manifestaron.

Por su parte, Cristopher Flores y Maximiliano Esnida expusieron arroyados primavera de salmón. Los jóvenes advirtieron que los rolls siempre son cubiertos con harina y pensaron en reemplazar dicho producto por el filete de salmón propiamente tal, que envuelve el relleno de verduras, en este caso, repollo morado, zanahorias y lechuga, envuelto en panco.

“Nosotros innovamos al emplear la carne de salmón como envoltura de los vegetales. El producto viene prefrito y en la casa se deberían freír por unos dos minutos o bien pueden cocinarse al horno”, explicaron.

Sigried Lillo y Constanza Sandoval, en tanto, compartieron anillos de jaiba, presentados en formato de congelado tipo nugget. Este producto, por precio y calidad es de carácter Premium. Queríamos entregar algo diferente, porque generalmente, los productos de rápida elaboración como vienesas o nuggets aportan demasiada grasa, en cambio estos anillos son 100% carne de jaiba”, expresaron.

Finalmente, Leonardo González y Sandra Palavecino presentaron tres tipos distintos de pastas para untar: pasta de choritos al merkén con ciboulette; pasta de almejas con ciboulette y pasta de almejas con aceitunas. “Es un producto gourmet para untar y dan muy buen sabor”, aseguraron.




Académica UBB expuso elaboración participativa del Modelo Educativo UBB en simposio internacional

La académica del Departamento de Ciencias de la Educación, Dra. Fancy Castro Rubilar, participó en calidad de conferencista en el III Simposio Internacional de Formación de Educadores “Innovación Pedagógica en la Docencia Universitaria”, Sifored 2016, realizado en Bogotá, Colombia.

En la oportunidad, la Dra. Fancy Castro Rubilar dictó la conferencia referida a innovación curricular y formación de profesores denominada “Innovación Curricular y Pedagógica en la Universidad”, donde abordó como ejemplo la construcción participativa del Modelo Educativo UBB, que le correspondió liderar.

“La innovación pedagógica y curricular debe circunscribirse en un marco mayor. Un ejemplo de ello es el Modelo Educativo de la Universidad del Bío-Bío. En este caso las personas se forman, capacitan y perfeccionan, en virtud de alcanzar los objetivos y desafíos que como Universidad hemos definido en dicho modelo”, aseveró la académica Castro Rubilar.

La Dra. Fancy Castro explicó que en su conferencia se abocó especialmente a lo que hoy implica la innovación curricular en el área de la formación pedagógica de los académicos.

“Las universidades tenemos muy buenos académicos, expertos en sus áreas, pero con necesidades bastante urgentes en formación pedagógica y capacidad innovativa, es decir, sobre cómo nosotros, los docentes, transmitimos el currículum en el aula. Ese es el desafío que hoy se plantean muchas universidades al igual que nosotros”, manifestó.

La Dra. Castro expresó que los académicos e investigadores participantes en el simposio compartieron la necesidad de situar la docencia en un lugar importante dentro de las universidades lo que implica poner mayores énfasis en los modos en que se transmite el currículum a los  y las estudiantes, y de qué manera ello se realiza de forma más innovativa, porque el riesgo es generar modelos teóricos muy bien acabados que no se lleven a la práctica.

“La innovación curricular y la innovación pedagógica de los académicos en la universidad es un tema que hoy preocupa a muchas universidades.  Se requiere urgentemente modificar algunas prácticas; trabajar para modificar aquellas prácticas en virtud de generar un mejor proceso de enseñanza aprendizaje en los estudiantes. Debemos comprender que hoy el énfasis está en el aprendizaje de los estudiantes y no tanto en la enseñanza, como estábamos habituados. Hoy entendemos que el profesor tiene que hacerse cargo de los aprendizajes de los estudiantes, en el entendido que los paradigmas, los cambios y las demandas de la sociedad van en esa dirección”, aseveró la Dra. Castro Rubilar.

La Dra. Fancy Castro destacó en la conferencia como elementos fundamentales del proceso desarrollado por la UBB, la capacidad de generar un proyecto de Modelo Educativo construido participativamente, y que ese modelo abrió el camino para comprender que se debían modificar diversas situaciones, entre ellas, las prácticas docentes.

“En la UBB hemos avanzado en muchos instrumentos que nos apoyan en la innovación curricular, que es una innovación de carácter sistémico que está articulada con un Modelo Educativo, y que debe estar pensada también en el perfil del académico UBB. Nosotros, en su momento, formulamos el perfil del académico UBB, y yo creo que el desafío de la Universidad es reflotar el perfil de ese académico UBB en relación con el Modelo Educativo, es decir, cuáles son las competencias que se requieren por parte de los docentes que estamos ejerciendo hoy en la Universidad para cumplir con lo que plantea el Modelo Educativo”, ilustró la académica del Departamento de Ciencias de la Educación.

Paralelo al simposio de Sifored, que tuvo como sede a la Universidad Antonio Nariño, la Dra. Fancy Castro también brindó una conferencia en la Universidad La Gran Colombia. Dicha casa de estudios se encuentra embarcada en un proceso de renovación curricular, de manera que la experiencia de la UBB fue muy valorada y concitó el interés de los académicos de dicha Universidad.

“A los académicos les llamó la atención que este proceso tan amplio y complejo, implica un trabajo de gestión de la Universidad muy intensivo, que demanda mucho esfuerzo y energía. Ciertamente es un trabajo complejo porque implica trabajar con un gran número de personas, quienes poseen visiones distintas respecto de los cambios y cómo se deben abordar. En esa perspectiva se valoró el enorme esfuerzo que hubo por parte de los equipos por construir un Modelo Educativo que nos representara a todos y que permitiera encausar todo el proceso de renovación curricular a la luz de dicho modelo”, enfatizó la Dra. Castro Rubilar.

Sifored 2016 fue organizado conjuntamente por la Universidad del Bío-Bío, Universidad de La Frontera, Universidad de La Sabana, Universidad La Gran Colombia, Universidad Pedagógica Nacional, Corporación Universitaria Minuto de Dios, Universidad Antonio Nariño, y Tecnológico de Monterrey.

Entre los temas tratados se consideró Innovación pedagógica en la docencia universitaria; Desarrollos curriculares en la universidad orientados a la promoción de aprendizajes complejos; El uso de las tecnologías de información y comunicación en la universidad, como herramientas que apoyan el aprendizaje; El desarrollo pedagógico del profesorado universitario; y la Investigación sobre el ejercicio docente en el contexto universitario.




Expertos reflexionan sobre rol de las universidades en la promoción de la salud

dsc_1188Profesionales de diversas áreas de la salud, académicos y estudiantes de instituciones nacionales e internacionales expusieron sus estudios en el VIII Congreso Nacional de Universidades Promotoras de la Salud y I Jornada Internacional de Buenas Prácticas en Promoción de la Salud en Universidades, con la presencia de Colombia, Brasil y Portugal,  del 24 al 26 de noviembre, en la sede Concepción de la nuestra Universidad.dsc_1065

La actividad, organizada por el Programa UBB Saludable de la Vicerrectoría Académica y por la Red de Universidades Promotoras de la Salud, fue inaugurada por el vicerrector Académico de la Universidad del Bío-Bío, Aldo Ballerini, quien aseveró que la UBB avanza en una educación centrada en el estudiante, aportando en su formación académica e integral. “Tenemos confianza en nuestros estudiantes, que son el futuro de Chile en los próximo 40 años, personas privilegiadas porque van a poder tener un título profesional e incidir en el rumbo de nuestro país, con la responsabilidad de tomar el tema de la promoción de la salud y llevarlo adelante con fuerza, creatividad, iniciativa, emprendimiento y liderazgo”, enfatizó. Debemos encaminarnos, dijo, hacia una conservación de la salud individual, familiar y comunitaria para lograr tener estilos de vida saludables, ese es uno de los grandes desafíos que tenemos, así podremos reducir la carga morbilidad y con eso vamos a mitigar el impacto social y económico de las enfermedades.

minsalLa conferencia inaugural estuvo a cargo de la jefa del Departamento de Nutrición del Ministerio de Salud, Dra. Lorena Rodríguez, quien en representación de la Ministra Carmen Castillo, se refirió a las Políticas de promoción de la salud en universidades, desafíos y proyecciones. Una mirada desde el Ministerio de Salud.dsc_1092

La Dra. Rodríguez explicó que el principal desafío mundial son las enfermedades no transmisibles y la obesidad, entre una de ellas. Estas dos situaciones extremas, son producto del consumo de alimentos poco saludables, altos en grasas, sodio, calorías y azúcar. Chile no es la excepción, afirmó, reconociendo que más allá de promover una alimentación saludable y la actividad física en las personas, es necesario observar el entorno y preocuparse de la calidad de vida en los establecimientos educacionales, los lugares de trabajo y las comunidades donde vivimos.

dsc_1082Agregó que los estudios revelan que la dieta es uno de los factores más importantes en la carga de enfermedad actual, por lo que las intervenciones en alimentación saludable deben ser potentes en esa materia. La mala alimentación, expresó, “nos está matando y discapacitando precozmente, un ejemplo son las personas entre los 30 o 40 años con un accidente vascular encefálico, un primer síntoma de angina o un infarto al corazón. El costo de la obesidad en Chile es impactante en término de licencia, de ausentismo laboral, de gastos directos o indirectos en salud, lo que tiene un impacto en la calidad de vida de los chilenos”, explicó.

dsc_1231Algunas medidas para abordar el problema son el etiquetado frontal de los alimentos, las restricciones a la publicidad que es el estímulo más importante para el cambio conductual, el modificar los ambientes donde las personas están gran parte de su día, el impuesto a los alimentos no saludables la y subvención a los saludables, la actividad física y la consejería de profesionales, poniéndose en el lugar de la otra persona.

El congreso tuvo como invitada especial a la decana de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Rey Juan Carlos, España, Dra Carmen Gallardo, quien resaltó la experiencia de las  universidades promotoras de salud en América Latina y Europa. También expusieron el Dr. Daniel Martínez, del Instituto de Bienestar;  y Mary Delaney de la Unesco.

dsc_1201

En la presentación de la Universidad del Bío-Bío, la directora del programa UBB Saludable, Dra. Orietta Segura, expuso los avances de la institución por incorporar al interior de todas las actividades realizadas en los diferentes estamentos académicos la promoción en salud, con el fin de mejorar la calidad de vida de la comunidad universitaria. La UBB estuvo presente en el Congreso con tres experiencias relevantes en esta área: la Recuperación de la salud trascendente en la UBB, a cargo de la académica Ximena Torres; la Implementación del Acuerdo de Producción Limpia (APL) en instituciones de educación superior en la UBB, tema abordado por el jefe del Departamento de Normalización y Certificación, Juan José Valenzuela;  y la Inclusión en educación superior asociada a discapacidad en la UBB, expuesta por el coordinador del Programa de Inclusión de la Dirección de Desarrollo Estudiantil, Richar Rocha.

dsc_1215La Dra. Orietta Segura calificó de exitoso el Congreso realizado en la UBB, relevó la calidad de los trabajos y de las diversas temáticas de intervención presentadas, lo que “generó un ambiente de intercambio de conocimientos e iniciativas en promoción de salud y calidad de vida en educación superior con importantes evidencias de avances que pueden ser replicadas con favorables resultados para las comunidades universitarias”.

La académica agradeció el trabajo colaborativo realizado con la Dirección de Desarrollo Estudiantil, especialmente con el jefe del Departamento de Salud Estudiantil, Gustavo Marín; y señaló que durante los tres días se contribuyó en materia de prevención en salud sexual, consumo de drogas, espacios de inclusión, salud y calidad de vida, entre otros. La instancia permitió también realizar la reunión bimensual de la Red Nacional de Universidades Promotoras de la Salud y fijar los objetivos de trabajo para 2017 en aspectos de investigación, proyectos y buenas prácticas.