Con nuevas obras, UBB potencia su quehacer académico y la vinculación con el medio

Un cincuenta por ciento de avance registra el edificio del Aula Magna que se levanta en el Campus Fernando May de nuestra Universidad, en Chillán. En el mismo recinto comenzó, en enero de este año, la construcción de los nuevos laboratorios del Departamento de Ciencias Básicas.

Son proyectos de gran impacto en la docencia y la vinculación con el medio, que permitirán contar con espacios de un buen estándar para desarrollar actividades fundamentales para la vida universitaria, destacó el vicerrector de Asuntos Económicos Francisco Gatica Neira. Añadió que las obras responden a necesidades prioritarias de la comunidad UBB y están siendo financiadas con recursos del Convenio Marco para las Universidades del Estado de Chile, fondos del Convenio de Desempeño y recursos propios. Con estos instrumentos hemos podido adelantar metas definidas en nuestro Plan General de Desarrollo Universitario, subrayó el Vicerrector.


Por su parte, el jefe del Departamento de Proyectos y Construcciones, arquitecto Gonzalo Abásolo Gil, comentó que los trabajos avanzan conforme a lo estimado. Agregó que el Aula Magna es la principal obra actualmente en ejecución en nuestra Universidad y estará concluida durante 2017. Con una inversión superior a los 1.360 millones de pesos, incluye un auditorio en dos niveles con capacidad para más de 250 personas, escenario para distintas expresiones artísticas, culturales y académicas, sala de exposiciones y dependencias. El edificio tendrá 1.050 metros cuadrados, contará con sistemas de climatización, sonido y proyección audiovisual y, al estar emplazado en un campus universitario con áreas verdes y estacionamientos, constituirá un espacio único en la capital de Ñuble.

Los futuros laboratorios de Ciencias Básicas, actualmente en construcción en el Campus Fernando May, en tanto, abarcarán una superficie de 912 metros cuadrados, con un costo cercano a 800 millones de pesos. Considera un total de seis laboratorios para la docencia: dos de Física e igual número de Biología y Química. Los trabajos estarían terminados este año.


A estos proyectos de gran envergadura que se realizan en la sede Chillán, se suman algunas obras menores finalizadas en los meses de verano o aun en marcha en Concepción. Entre las primeras figuran la última etapa del edificio del sistema territorial de educación y la habilitación de espacios para académicos en el laboratorio de Física de la Facultad de Ciencias. Además, se continúa avanzando en la habilitación del laboratorio de biodeterioro y bioprocesos y en el mejoramiento de las dependencias de servicio del Departamento de Salud Estudiantil (lactario, salas de procedimientos y box de atención).

Próximamente comenzarán asimismo las obras Aulas VII Etapa, Procesos Químicos y el Departamento de Ingeniería Civil. Todas emplazadas en el campus Concepción, adelantó por último el vicerrector Gatica.




Programa de inclusión se adjudicó proyecto para capacitar a docentes

Porque la inclusión no se genera sólo con infraestructura, desde el Programa de Inclusión para Estudiantes en Situación de Discapacidad destacaron la importancia de adjudicar nuevamente un proyecto del Servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis), que apunta a lograr la creación de un curso permanente de capacitación para que los académicos tengan herramientas a la hora de enseñar a estudiantes en situación de discapacidad. Este Programa es coordinado en ambas sedes de la Universidad Chillán y Concepción.

El fondo corresponde a la línea de financiamiento denominada “Aporte para Centros de Apoyo para la Inclusión en establecimientos de Educación Superior” de Senadis, por un monto de nueve millones 270 mil pesos.

El coordinador en Concepción del programa de inclusión UBB, que depende de la Dirección de Desarrollo Estudiantil, Richar Rocha, explicó que el proyecto tiene como objetivo “asegurar la accesibilidad académica de los estudiantes, y para eso nosotros propusimos tres productos. El primero es capacitar a los profesionales del Área de Desarrollo Pedagógico y Tecnológico (Adpt), la idea es que ellos obtengan herramientas para desarrollar estrategias pedagógicas inclusivas basadas en el Diseño Universal del aprendizaje, y al mismo tiempo generen un curso de capacitación que esté en la oferta permanente para los profesores, siendo este el segundo producto. Lo tercero es la elaboración de una guía o manual de recomendaciones acerca de cómo realizar clases inclusivas, también dirigidas a los académicos”.

Para Rocha, “el proceso de enseñanza-aprendizaje se produce en la sala de clases, donde se crea la vinculación entre el profesor y el estudiante, y el primero es el encargado de la implementación de las adecuaciones curriculares necesarias, y para que esto ocurra es de vital importancia las actitudes de los mismos en relación a la discapacidad. Además de que cuenten con las herramientas”.

Por último, el profesional destacó el rol de la Universidad en el trabajo que realizan, ya que la Institución tiene una política de inclusión, “la UBB se ha ido constituyendo como un referente para otras casas de estudios y más importante aún, es que hoy se ha instalado el tema desde una perspectiva de Derechos. La Universidad ha destinado recursos propios para mejorar instalaciones, infraestructura y para complementar los proyectos adjudicados, lo que da cuenta de un compromiso real por la inclusión”.




Estudiantes extranjeros se integran a la UBB para realizar un semestre académico

La actividad fue organizada por la Oficina de Movilidad Estudiantil de la Dirección General de Relaciones Institucionales.

“Le damos la bienvenida a la Universidad del Bío-Bío y nos comprometemos a que su estadía sea lo mejor posible, tanto en el trabajo académico como en sus momentos libres”, expresó el rector Héctor Gaete al dar la bienvenida en nombre de la institución a los 54 alumnos extranjeros que cursarán el primer semestre académico en las sedes Chillán y Concepción.

La actividad se llevó a cabo el lunes 6 de marzo, en el casino del campus Concepción y fue dirigida por la directora general de Relacionales Institucionales, Maureen Trebilcock, quien saludó a los jóvenes extranjeros provenientes de Bélgica, Colombia, Francia, México, España y Estados Unidos.

Este semestre, 36 estudiantes realizarán sus estudios en la sede Concepción, en las carreras de Ingeniería Civil Industrial, Trabajo Social, Arquitectura, Ingeniería Civil Mecánica, Ingeniería Comercial, Ingeniería Civil en Industrias de la Madera, Contador Público y Auditor, Ingeniería de Ejecución en Electrónica, Ingeniería de Ejecución en Mecánica e Ingeniería Civil. Igualmente, en la sede Chillán 18 alumnos cursarán las carreras de Ingeniería en Recursos Naturales, Ingeniería en Alimentos, Pedagogía en Educación General Básica, Pedagogía en Castellano y Comunicación, Pedagogía en Inglés, Enfermería, Nutrición y Dietética y Pedagogía en Historia y Geografía.

Los jóvenes estuvieron acompañados por sus directores de Escuela, jefes de Carrera y tutores de ambas sedes.

La estudiante de la Universidad Autónoma Metropolitana de México, Berenice Molotla, eligió estudiar Enfermería en la sede Chillán de la UBB, y optó estudiar en Chile porque es “un país que ha estado en constante avance en Enfermería basada en evidencia, en investigación y fundamentación; siendo la UBB una de las escuelas que podía elegir y la malla curricular y las asignaturas que me ofrece son equivalentes a las de mi Universidad”.

Desde la Universidad de Illinois, Estados Unidos, viene a realizar el primer semestre de Ingeniería Civil, Adriana Campa, quien reconoció que su motivación principal para venir a Sudamérica, y Chile en particular, fueron los buenos comentarios que tuvo de sus habitantes, y la segura infraestructura considerando los terremotos que han afectado al país. “Me gustó que la Universidad del Bío-Bío tuviera muchos estudiantes internacionales en intercambio y me pudieran ayudar a conocer la ciudad y los estudios en mi carrera”.

Igualmente, el estudiante de Ingeniería de Ejecución en Electrónica de la Universidad de Jaén, España,  Nicolás Martínez, manifestó que tuvo muy buenas referencias de Chile. “Mis compañeros dijeron que era un lugar espectacular y además yo quería conocer Latinoamérica. Mi universidad tiene convenio con la UBB y me explicó lo mucho que podría aprender aquí. Me ha gustado mucho la Universidad y parece que pasaré aquí un buen semestre”, expresó.

Finalmente, la estudiante de Pedagogía en Educación General Básica de la Universidad de Zaragoza, España, Iris Ornaque, afirmó conocer la UBB y destacó la labor de su tutor. “Me informé por internet sobre la Universidad del Bío-Bío y ya en Chile, mi tutor me está ayudando bastante a  saber que se hace aquí, cómo funciona el país, la ciudad, así que estoy muy contenta”.

La actividad finalizó en el auditorio de Ingeniería en Maderas con charlas informativas y un esquinazo preparado especialmente por el Conjunto de Cantos y Danzas Tradicionales de la UBB.




Académico UBB lidera capítulo iberoamericano de consorcio de Colaboración Global en el Embarazo, CoLab

El investigador del Departamento de Ciencias Básica, Dr. Carlos Escudero Orozco, lidera el capítulo iberoamericano del proyecto de colaboración internacional, CoLab, que propicia la interacción y comunicación entre científicos y centros especializados abocados a la investigación de patologías del embarazo. El proyecto CoLab es dirigido por el Dr. James Roberts de la Universidad de Pittsburgh, Estados Unidos, y es financiado por la Bill & Melinda Gates Foundation.

El Dr. Carlos Escudero Orozco lidera el Laboratorio de Fisiología Vascular de la UBB; forma parte y coordina el Grupo de Investigación e Innovación en Salud Vascular GRIVAS Health, e integra el Grupo de Investigación en Angiogénesis Tumoral (LFV-GIANT www.grivashealth.cl).

Una de sus líneas de investigación se vincula con pre-eclampsia (hipertensión del embarazo), enfermedad que es de interés para los investigadores del Proyecto de Colaboración Global, CoLab. (www.pregnancycolab.tghn.org).

El proyecto CoLab es dirigido por el Dr. James Roberts de la Universidad de Pittsburgh, Estados Unidos, y es financiado por la Bill & Melinda Gates Foundation. El comité directivo de CoLab es integrado por el Dr. Leslie Myatt de la Universidad de Oregon; el Dr. Christopher Redman de la Universidad de Oxford; la Dra. Lucilla Poston del King College London; la Dra. Roberta Ness de la Universidad de Texas; la Dra. Annentine Staff de la Universidad de Oslo, entre 8 científicos reconocidos mundialmente en el área obstétrica.

“El propósito es que los investigadores líderes de distintos problemas de salud del embarazo, como la pre-eclampsia por ejemplo, puedan dialogar y establecer vínculos colaborativos. Asimismo, se busca que los integrantes de la red puedan compartir la información obtenida como fruto de sus investigaciones. Esta estrategia permitirá abordar nuevas cuestiones sobre las complicaciones del embarazo, proporcionando un número enorme de muestras y conjuntos de datos que no pueden ser logrados en un solo estudio o en forma individual. Es así como los miembros de CoLab poseen datos sobre más de 300 mil embarazos a nivel global, y cuentan con más de 20 mil muestras de plasma, suero y ADN disponibles para compartir”, expresó el Dr. Escudero.

En el marco de la red CoLab, el Dr. Carlos Escudero Orozco oficiará como coordinador de los científicos y centros de investigación de Iberoamérica, y es así como ya ha reclutado a 55 investigadores de 9 países de la región, incluyendo Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, México y España.

En el plano operativo, los científicos podrán aportar información a través de un software común, de manera que la base de datos obtenida en un país determinado, pueda combinarse y relacionarse con los datos logrados en otras latitudes. “Se cuenta con un software que permite recoger información de las pacientes y de los recién nacidos, como los datos de su ficha clínica, muestras de sangre o de placenta. Dicho software ha ido mejorando y gracias a ello podemos contar con una base de datos estandarizada, en línea, disponible para el uso de investigadores interesados de todo el mundo. Este software proporciona acceso en línea y entrada de datos, y permite realizar diagnósticos epidemiológicos, por ejemplo”, comentó el especialista.

El Dr. Escudero Orozco precisó que CoLab posee un núcleo directivo encargado de definir las líneas de trabajo investigativo, así como los proyectos que se priorizarán al alero de la red, de manera que a través de esta estrategia también se pretende alinear las orientación de las investigaciones que se desarrollen a nivel global.

“Por mencionar un ejemplo, en el seno del núcleo directivo se analiza e identifica aquellas ideas que podrían ser interesantes para modificar las conductas, ya sean clínicas o de investigación, en el campo de la pre-eclampsia. Es así como se discute sobre eventuales marcadores de riesgo para pre-eclampsia y se decide realizar un estudio a nivel mundial; de este modo los distintos centros de la red comienzan a recuperar muestras y cuantificar esos marcadores. Ese es el sentido de la red en términos muy generales”, explicó el Dr. Escudero.

El Dr. Carlos Escudero destacó el impacto que significará para la Universidad del Bío-Bío el formar parte de esta red global, pues los académicos de la Universidad podrán participar en discusiones, así como formar parte de investigaciones de impacto mundial.

“Podremos interactuar con investigadores de renombre, quienes eventualmente podrán aportar sus conocimientos a nuestros estudiantes. También se abre la posibilidad de participar en estudios multicéntricos, lo que nos permitirá incrementar el impacto de nuestras investigaciones”, expresó Escudero Orozco.

El investigador de la UBB también es consciente del rol que deberá desempeñar como coordinador.

“Parte de mi misión consistirá en alinear los intereses de los investigadores para que participen activamente en la discusión. Asimismo, deberé propiciar que se levanten proyectos científicos de interés para generar nuevo conocimiento. En este afán será fundamental definir y dar cuenta de aquellos indicadores y marcadores más relevantes y significativos para la comunidad científica latinoamericana, para luego poder contrastar eso con otras poblaciones a nivel mundial”, ilustró el Dr. Carlos Escudero.