Visita de Ministro de Desarrollo Social destacó apoyo de la UBB a la inclusión universitaria

El ministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza Gómez, encabezó la entrega de convenios a los planteles de la región adjudicatarios de los fondos concursables para instituciones de educación superior y centros de apoyo para estudiantes en situación de discapacidad, que este año entregó el Servicio Nacional de la Discapacidad, Senadis. El acto tuvo lugar en la sede Concepción , poniendo de relieve los esfuerzos de la UBB por la inclusión de alumnos con capacidades diferentes.

Al saludar a los asistentes, el vicerrector académico Aldo Ballerini Arroyo señaló que la incorporación de estos jóvenes a nuestra comunidad universitaria no sólo permite reconocerles sus derechos y visibilizar la diversidad, uno de los ejes temáticos del modelo educativo institucional. También nos da la posibilidad de conocer ejemplos de superación y valorar el aporte y talentos de cada uno, precisó.

Con esta convicción, agregó, la Universidad puso en marcha el Programa de Inclusión de Estudiantes en Situación de Discapacidad, Piesdi, el que se concibe desde un enfoque de derechos humanos y apunta a generar igualdad de oportunidades. Tras referirse a las acciones desarrolladas por el Piesdi, el vicerrector subrayó que nuestra institución aspira a convertirse en un referente en políticas de inclusión universitaria, atendiendo las necesidades educativas y propiciando la admisión, permanencia y egreso de los estudiantes con capacidades diferentes. En este camino hemos tenido avances y dificultades, pero nos mueve la certeza de que traerá grandes logros para la comunidad educativa en particular y para la sociedad en general, concluyó.

Tras la intervención de Aldo Ballerini, Diego Jiménez Jiménez dio a conocer su experiencia como beneficiario de la gratuidad, el Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior (PACE) y el apoyo del Senadis. El joven oriundo de Coronel ingresó este año a la carrera de Ingeniería Civil en Automatización en la UBB, cumpliendo su sueño de adquirir una formación universitaria.

Por su parte, el ministro Barraza celebró el trabajo que lleva adelante la Universidad del Bío-Bío en materia de inclusión, así como el de otros centros de estudios regionales. Ello se traduce, afirmó, en una mejor calidad de vida y reconocimiento de los derechos y la dignidad de personas en situación de discapacidad, que en la Región del Biobío representan el 22.4 por ciento de la población mayor de 18 años. Mencionó asimismo los avances registrados en la generación de una institucionalidad que favorezca su autonomía, dejando atrás la mirada asistencialista. En este sentido, comentó las últimas modificaciones legislativas para su inclusión laboral, destacando que todo ello supone un cambio cultural.

Durante la ceremonia, las autoridades presentes entregaron a los representantes de las universidades del Bío-Bío, Católica de la Santísima Concepción y Santo Tomás y el Instituto Profesional IPG los convenios correspondientes a los recursos que les adjudicó este año el Senadis. En el caso del Piesdi – UBB, es la segunda vez que resulta seleccionado en el concurso dirigido a instituciones de educación superior y centros de apoyo para estudiantes en situación de discapacidad.

Los fondos obtenidos el año pasado se destinaron a mejorar el acceso a la información de estudiantes en situación de discapacidad sensorial-visual, a través de la adquisición máquinas de relieve, calculadoras parlantes y telescopios monoculares baja visión. Se realizaron igualmente actividades de sensibilización y se mejoraron las condiciones de estudio grupal para alumnos con discapacidad física, así como la accesibilidad en edificios de las sedes Chillán y Concepción. Este aspecto consideró la instalación de salva escalas en el auditorio de la Facultad de Educación y Humanidades y en la Biblioteca Hilario Hernández, dispositivo que fue inaugurado en la ceremonia del martes 28.

Con los recursos de este año, en tanto, se creará un curso permanente de capacitación para que los académicos tengan mejores herramientas de enseñanza a estudiantes en situación de discapacidad. La iniciativa comprende la capacitación de profesionales del Área de Desarrollo Pedagógico y Tecnológico, la incorporación en la oferta de esta unidad de un curso de capacitación en estrategias pedagógicas inclusivas y la elaboración de una guía para realizar clases inclusivas.

La entrega de convenios a los planteles de la región adjudicatarios de los fondos concursables para instituciones de educación superior y centros de apoyo para estudiantes en situación de discapacidad, contó con la presencia del diputado José Miguel Ortiz, la gobernadora provincial Andrea Muñoz, el secretario regional ministerial de Desarrollo Social Juan Eduardo Quilodrán, la directora regional del Senadis Sandra Narváez, directivos universitarios, directores de servicios públicos, académicos, alumnos y funcionarios.




Jornada de Pensamiento Crítico en la Formación Docente se vivenció en la UBB

“Socializar conocimientos y experiencias logradas en el trabajo realizado en torno a la investigación del pensamiento crítico en estudiantes de pedagogía” fue el principal propósito de la Jornada de Pensamiento Crítico en la Formación Docente, convocada por los académicos del Departamento de Ciencias de la Educación, Dr. © Carlos Ossa Cornejo, Dra. Nelly Lagos San Martín y Dra. Maritza Palma Luengo.

La jornada, realizada en el Salón A-23 de la Facultad de Educación y Humanidades, congregó a estudiantes de pedagogía, académicos, y profesores de enseñanza básica y media, y se dio en el contexto de un Proyecto de Investigación DIUBB.

El Dr. © Carlos Ossa Cornejo comentó que la jornada tuvo como objetivo compartir los resultados obtenidos en el marco de la investigación denominada “Evaluación de un programa de entrenamiento en pensamiento crítico basado en aprendizaje colaborativo en estudiantes de Pedagogía en Educación Matemática y de Pedagogía en Ciencias Naturales de la Universidad del Bío-Bío”. El equipo investigador también está conformado por las académicas Dra. Nelly Lagos San Martín y Dra. Maritza Palma Luengo.

El académico Ossa Cornejo expuso la ponencia “Pensamiento Crítico: definiciones y experiencias de promoción”, donde dio cuenta de los diversos conceptos de pensamiento crítico, autores relevantes, diferentes programas de pensamiento crítico orientados a estudiantes, análisis de las propuestas y perspectivas futuras, así como abordó el concepto de pensamiento crítico que el propio equipo de investigadores está elaborando. “Quisimos dar cuenta del diagnóstico que construimos producto del trabajo de investigación. Abarcamos también programas similares y distintos que se están empleando en la formación de profesores en Chile. También reflexionamos sobre por qué el tema del pensamiento crítico es relevante para la formación inicial docente”, manifestó el Dr. © Ossa Cornejo.

“Nosotros tenemos una propuesta que estamos elaborando y reelaborando. Proponemos que el pensamiento crítico es una habilidad que sirve a las personas para fijarse en la información que recibe, para valorarla, analizarla y a través de ese análisis generar argumentos para comunicarla de buena manera, y generar un debate que permita mejorar el conocimiento. Es una mirada que se nutre mucho de la investigación inicial del Dr. Miranda, y que en este minuto estamos tratando de complementar con un modelo de investigadores españoles que relevan el factor de la motivación, porque nos hemos dado cuenta que es muy importante y es un aspecto menos investigado aún que el pensamiento crítico”, aseveró el investigador Ossa Cornejo.

A su vez, el académico de la Universidad de Chile, Dr. Christian Miranda Jaña expuso la conferencia denominada “Importancia del Pensamiento Crítico en la formación de profesores”. Miranda Jaña es considerado uno de los pocos investigadores que en Chile estudia el pensamiento crítico y su importancia en la formación docente.

“Es fundamental entender que el pensamiento crítico es una competencia profesional que todo docente debiera cultivar y desarrollar, tanto desde el punto de vista de su identidad docente, en su lenguaje, en su reflexión, en su acción. Como también hacerlo parte de un aprendizaje para los niños, con independencia de su edad, porque el pensamiento crítico nos permite entablar una racionalización de lo que ocurre en la realidad, implica detenerse un poco a ver qué está pasando, qué ideas tengo sobre lo que está ocurriendo, cómo interpretar lo que está sucediendo, qué información debo recopilar para resolver lo que está aconteciendo, y qué conclusiones y repercusiones puede tener eso en mi vida a partir de lo que decido, con lo que está pasando”, contextualizó.

Durante su conferencia, el Dr. Christian Miranda también se refirió a un estudio de su autoría acerca del impacto de la formación permanente de profesores, sobre el pensamiento crítico junto con otras variables asociadas al desarrollo de los profesores.

“El trabajo apuntaba a ver cómo variaba la competencia del profesor sobre la base de una formación específica. Se pretendía ver si el profesor transfería esa formación a su práctica, que en el fondo es la gran tarea que uno espera de un proceso formativo que quiere cambiar o mejorar una realidad. La idea, por tanto, era medir, evaluar, si había o no un efecto y un impacto”, describió el investigador.

 

Para ello, centró su análisis en profesores de Educación Básica, quienes realizaron pasantías de perfeccionamiento en Alemania, Cuba y Colombia.

Según el Dr. Miranda el impacto de dichos procesos formativos fue más bien residual y acotado, pero sí se constató que los sujetos modificaron ciertas conductas y visiones sobre sí mismos. Se asumían visiones positivas respecto de las propias capacidades, pero también se reconocía que esas capacidades estaban mediadas por lo que el contexto le permitía innovar.

“Lo importante es que hay un espacio de posibilidad. El profesor quiere innovar, tenemos que darle las condiciones, tenemos que generar los dispositivos para que eso ocurra, y  esa es una tarea de la escuela, del director, y de la comunidad escolar. Ese es el elemento esperanzador de la investigación, porque no se innovó, pero está la idea de que sí se puede”, explicó el investigador.

 

Miranda Jaña comentó que si bien dicho programa de pasantías se descontinuó, sí dejó lecciones importantes, porque el Estado nuevamente está invirtiendo en pasantías nacionales, y vislumbra también la alternativa de las pasantías internacionales.

“Estos estudios permiten evidenciar que es necesario hacer un alto en el camino, mirara la evidencia para ver qué se debe potenciar, qué situaciones no volver a cometer, entre otros aspectos. Esto, porque nosotros también logramos establecer que había programas que eran más exitosos que otros, y no por el hecho de estar en Alemania, era más exitoso que un programa  de Colombia. Lo fundamental eran las motivaciones, las expectativas de logros y las capacidades de los profesores”, ilustró el Dr. Christian Miranda.

Tras la conferencia del académico Miranda Jaña, correspondió el turno a la Dra. Maritza Palma Luengo, quien presentó la ponencia denominada “Programa de entrenamiento en Pensamiento Crítico basado en aprendizaje colaborativo en estudiantes de Pedagogía en Educación Matemática y de Pedagogía en Ciencias Naturales de la Universidad del Bío-Bío”.