UBB distinguió a sus funcionarios de la sede Chillán por años de servicio aportados a la institución

En el contexto del septuagésimo aniversario se reconoció la trayectoria de funcionarios con 10, 15, 20, 25, 30, 35, 40 y 45 años de entrega a la Universidad, así como a quienes se han desvinculado de la institución en forma reciente. El Vicerrector de Asuntos Económicos, Francisco Gatica Neira, destacó la necesidad de calibrar el sentido histórico institucional a propósito de este nuevo aniversario.

La Sala Schäfer del Centro de Extensión brindó el marco a la ceremonia de Reconocimiento por Años de Servicio, que tiene por propósito relevar el compromiso y aporte de los funcionarios universitarios que con su trabajo contribuyen a perpetuar el legado de la Universidad.

La ceremonia fue presidida por el rector de la Universidad del Bío-Bío, Héctor Gaete Feres, junto con la prorrectora Gloria Gómez Vera; el vicerrector académico, Aldo Ballerini Arroyo; el vicerrector de asuntos económicos, Francisco Gatica Neira, directivos y la comunidad universitaria.

La solemnidad, la gratitud y el compañerismo, fueron los conceptos clave durante el acto en que la comunidad universitaria manifestó su agradecimiento a quienes con su trabajo y aportes, contribuyen a materializar la visión definida por la UBB.

El vicerrector de asuntos económicos, Francisco Gatica Neira, destacó el momento de júbilo que supone el celebrar un nuevo aniversario, y manifestó que durante la última semana se ha dado a la tarea de observar antiguas fotografías de la Universidad, reconociendo algunos rostros que ahora lucen distintos y evocando a aquellos funcionarios que ya han partido, lo que implicó para él un interesante ejercicio de la memoria.

“Algo tiene de solemne la fotografía en blanco y negro. Cuando las miramos, vemos los cambios en los rostros, nos sentimos parte de una historia común, se refuerza ese espíritu intangible, ese cemento que cohesiona a nuestra Universidad, y que permite hablar de “nosotros”. Al mirar esas fotos en blanco y negro también se produce otro efecto. Miro el sitio vacío, la fachada antigua, y la comparo con la que actualmente existe. Nuestra vista se acostumbra rápidamente a lo nuevo. Lamentablemente olvidamos, que en estos 70 años muchas personas se han sacrificado para contar con lo que disponemos actualmente. Alguien me comentó que los más jóvenes creen que los espacios siempre han estado ahí, y no logran ver que otras generaciones tuvieron que sacrificarse para conseguirlos. Esas fotografías tienen un fuerte contenido de patrimonio generacional, en el sentido etimológico de la palabra, vale decir, aquello que dejan sus padres a los hijos”, describió el vicerrector.

El Vicerrector de Asuntos Económicos aseveró que las fotografías antiguas son un instrumento que permite conectarnos con lo verdaderamente relevante, la unión de la historia personal con la historia institucional.

“Lo que celebramos en estos 70 años es el estar juntos. Nuestra institución ya estaba cuando el más antiguo de nosotros comenzó a trabajar. Lo que crearon nuestros fundadores trascendió su particular vida terrenal. No tenemos que olvidar eso, todas las generaciones enfrentaron sus momentos cruciales, todos vivimos y viviremos estos momentos fotografiables, esos momentos que serán trascendentes, recordados por las siguientes generaciones. Es ese sentido histórico a lo que nos llama este 70° aniversario”, concluyó.