Escuela de Psicología UBB vivenció nueva ceremonia de titulación

La Escuela de Psicología hizo entrega de sus diplomas de título a 45 nuevos profesionales. El Premio Universidad del Bío-Bío, mayor distinción del nivel de pregrado, recayó en Gustavo Hermosilla Parra, mientras que el Premio Dirección de Desarrollo Estudiantil fue para Maickol Aroca Cancino. A su vez, el Premio Espíritu de Escuela reconoció a Gicelle Osorio Sánchez.

La Sala Schäfer del Centro de Extensión de la sede Chillán fue el marco de la ceremonia de titulación en que la Escuela de Psicología oficializó la entrega de títulos a 45 nuevos profesionales del área de las ciencias sociales.

La velada solemne fue presidida por el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, junto con la directora de la Escuela de Psicología, Ingrid Quintana Avello; la directora del Departamento de Ciencias Sociales, Julia Fawaz Yissi; el subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel; académicas y académicos de la carrera, y familiares y amigos de los recién titulados.

El decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, reconoció el importante hito que supone en las trayectorias individuales y familiares la obtención de un título profesional, pues constituye la coronación de un proceso que ha implicado esfuerzo, dedicación e importantes cuotas de sacrificio.

Del mismo modo, valoró la contribución de la Escuela de Psicología al desarrollo universitario. “La Escuela de Psicología no deja de asombrarnos. Si bien esta es la sexta promoción que egresa de nuestras aulas universitarias, cada vez tiene algo nuevo que entregarnos. Es una escuela que nos hacía falta en la Universidad, que nos vino a entregar un aire fresco (…) Hoy en los colegios no sólo encontramos profesores, sino también psicólogos, trabajadores sociales, fonoaudiólogos, porque finalmente la educación es un complejo de formación de buenos ciudadanos”, aseveró.

El decano Reyes Coca destacó igualmente el sello de los profesionales UBB, caracterizados por su conciencia social. “Nos preocupa formarles bien en su profesión, pero ante todo, ustedes nos importan como personas, no sólo como alumnos y su rendimiento, porque queremos formar personas integrales para la sociedad en la que les corresponderá ejercer. Un saludo muy especial a los padres y madres, a los familiares que les acompañan porque cuando un hijo o hija recibe su título profesional, el orgullo es de toda la familia”, expresó.

En tanto, el primer director de la Escuela de Psicología, académico José Luis Ysern de Arce, recordó a los jóvenes que la obtención del título profesional es el logro de una primera meta, y que de ahora en adelante se abre un nuevo mundo, con nuevos desafíos y propósitos.

“Sigan buscando metas en su vida y den razón de su título de psicólogos. Dar razón de su título de psicólogos significa ser psicólogo porqué, ser psicólogo para qué. En este mundo que tenemos ahora en Chile, y en cualquier parte de nuestra sociedad, bien sabemos cómo están las cosas, los conflictos y las tensiones que existen, pero ustedes están llenos de esperanza, y quiero que sigan así, llenos de esperanza queridas y queridos estudiantes. Den razón de su porqué de psicólogos”, manifestó.

“Son psicólogos y tienen ese título para que hagan felices a las personas que acuden a ustedes. A ustedes acudirán personas en conflicto, en dificultades, y la gracia es que al salir de su despacho, de su oficina o box, estas personas se vayan un poco más felices (…) Ese es el título que queremos que mantengan firme, renovado continuamente, preocupándose de la gente más desposeída, ya saben que me refiero a los pobres, que siempre ha sido la muletilla que les he repetido desde primer año: no se olviden de los pobres, ténganlos muy bien presentes, y recuerden aquello que alguna vez comentábamos en Psicología de la Liberación, Dostoyevski, un novelista ruso del siglo XIX, pero que en el fondo de su corazón era psicólogo, dice en su libro “El Idiota”: “sólo algo va a salvar al mundo, es la belleza, y la mejor de las bellezas es la del amor”. Pongan eso en práctica”, expresó el académico José Luis Ysern.

En la oportunidad también se hizo entrega de reconocimientos institucionales, con el propósito de distinguir a los estudiantes que durante su paso por la Universidad destacaron en el ámbito académico, así como en el desarrollo personal e integral.

El Premio Universidad del Bío-Bío, mayor distinción del nivel de pregrado, recayó en Gustavo Hermosilla Parra, mientras que el Premio Dirección de Desarrollo Estudiantil fue para Maickol Aroca Cancino. A su vez, el Premio Espíritu de Escuela reconoció a Gicelle Osorio Sánchez.

La ceremonia contó con la participación de la Orquesta de Cámara de la UBB, dirigida por Pablo Barría González.