Deportistas UBB valoran aprendizajes en Juegos Olímpicos de Tenis de Mesa de Sordos en Turquía

Una experiencia enriquecedora y extraordinaria. Así definen su participación en los Juegos Olímpicos de Tenis de Mesa de Sordos realizados en Samsun, Turquía, el estudiante de Pedagogía en Educación Física, Roberto Campos Hernández y Esteban Carrasco Quiroga, entrenador paralímpico de tenis de mesa UBB y entrenador de la Selección Chilena de Tenis de Mesa para Sordos.

Lo cierto es que ambos representantes de la Universidad del Bío-Bío quedarán en la historia del deporte nacional, pues se trató de la primera participación de Chile en estos encuentros que tienen su origen a mediados del siglo pasado. “Fue una experiencia nueva tanto para Roberto como jugador, como para mí en calidad de entrenador de la selección nacional de tenis de mesa para sordos”, reconoce Esteban Carrasco.

Esteban Carrasco y Roberto Campos manifestaron sus agradecimientos a la Universidad del Bío-Bío, a la Dirección General de Relaciones Institucionales, a la Dirección de Desarrollo Estudiantil y al Departamento de Actividad Física, Deportes y Recreación de la sede Chillán, por el apoyo entregado durante este tiempo, primero por abrir espacios al deporte inclusivo, además de los recursos comprometidos que hicieron posible la participación del deportista UBB en la justa olímpica.

El viaje implicó una travesía de 3 días y medio, considerando escalas en Miami, Londres, Estambul y finalmente Samsun, ciudad situada en las costas del Mar Negro. A ese importante esfuerzo debieron sumar el aclimatarse al cambio horario, pues en Turquía se consideran 7 horas más.

Los representantes de la UBB y de Chile arribaron a destino 6 días antes de la competencia mundial. Desde ese instante comenzaron a plasmar el trabajo planificado consistente en entrenamientos en doble jornada en el Centro de Entrenamiento de Tenis de Mesa de Samsun.

“Nos costó bastante ambientarnos. El gimnasio estaba a unos 70 metros de las costas del Mar Negro y jugar a nivel del mar vuelve la pelota más pesada. Las mesas también las sentíamos distintas debido al grosor de la cubierta, y eso también incide en el bote y la velocidad. Las instalaciones eran impresionantes; imagina que la cancha del gimnasio medía alrededor de 90 metros de largo…”, describió Esteban Carrasco.

Los rivales demostraron un nivel superlativo. Ahí estaban las selecciones de China, Japón, Alemania, Francia, Taiwán, Corea del Sur, entre otros, y prácticamente mostraban un nivel similar al de las selecciones convencionales.

“Las selecciones participaban con un amplio soporte. Por ejemplo, China concurrió con 6 deportistas más un staff técnico de 12 personas considerando 4 entrenadores, médico fisiatra, psicólogo deportivo, entre otros. Poseen un modelo, una estructura realmente impresionante, y por eso obtienen los resultados que todos conocemos”, comentó Carrasco.

Roberto Campos Hernández enfrentó la experiencia de la mejor manera que pudo. Ciertamente, experimentó la ansiedad propia de cualquier deportista que compite por primera vez en una justa internacional y en este caso mundial.

“Hay que comprender que Roberto saltó de ser el campeón nacional a participar en las Olimpiadas. Ahí enfrentó al jugador número 1 de Bulgaria, que está entre los 8 mejores del mundo, y después se batió con el número 1 de Turquía, que también exhibe un gran nivel. Debió jugar con el representante de Nigeria pero la delegación no se presentó. Roberto tenía que vivir esa experiencia y creo que los aprendizajes son múltiples”, aseveró el entrenador Carrasco Quiroga.

Esteban Carrasco también obtuvo un importante cúmulo de enseñanzas. Se relacionó con uno de los entrenadores de la selección de China, equipo que cosechó el 80% de las medallas en damas y varones. Asimismo, pudo conversar con el entrenador de la selección de Alemania. Ambos fueron generosos y compartieron algunas orientaciones que Esteban piensa aplicar en sus prácticas.

“Creo que adquirí cierta visión que pretendo plasmar en el trabajo aquí en Chile, y me refiero a aspectos deportivos así como de la estructura organizacional del deporte en general. Hay un tema muy importante y tiene que ver con el necesario cambio de mentalidad, es decir, debemos ponernos metas altas, ser más exigentes con nosotros mismos y no conformarnos, porque hay metas plenamente factibles de alcanzar”, comentó.

En el marco de las Olimpiadas, Roberto y Esteban recibieron invitaciones para participar en dos fechas del Circuito Mundial de Tenis de Mesa de Sordos, una en Austria en marzo del próximo año, y otra en Hungría durante el mes de mayo. “Esperamos gestionar los recursos postulando a diversos fondos o proyectos del Gobierno Regional, de la Universidad o de otras instituciones”, aseveró el entrenador.

Tras el periplo por Turquía, la carrera deportiva de Roberto Campos, según estima Esteban Carrasco, se vio fortalecida.

“Creemos que el próximo año Roberto debería ser medallista de plata o de bronce en los Juegos Olímpicos Sudamericanos de Sordos que se realizarán en Colombia, probablemente en Bogotá o en Cali. Hacia el 2019, Roberto debería asistir a los Juegos Panamericanos de Sordos que se realizarían tentativamente en Canadá, donde también podría alcanzar una medalla de plata o de bronce. Si Roberto evoluciona de la manera que espero, también podríamos pelear por el oro, pero eso dependerá del trabajo que él haga”, ilustró.

Sin embargo, para “pelear algo” a nivel mundial, habría que pensar en un horizonte mínimo de 8 años. El nivel observado en Turquía fue verdaderamente alto y habrá que trabajar muy duro para llegar a ese nivel de rendimiento, aunque no es una meta inalcanzable, aseguró Esteban.

“Hay que trabajar de manera estructurada, sistemática y seguir contando con el apoyo de la Universidad del Bío-Bío junto a otras organizaciones”, reconoció Carrasco Quiroga.

Fotografías: Cedidas por Roberto Campos y Esteban Carrasco.




Investigación de académico UBB contribuye a la resolución de problemas de construcción geométrica

El académico del Departamento de Ciencias de la Educación, Dr. Marco Antonio Rosales Riady, brindó la conferencia “Resolución de Problemas de Construcción Geométrica: Una Ingeniería Didáctica”, correspondiente a su investigación doctoral. En ella propone una serie de estrategias que permitirían elevar los niveles de formación en geometría de los actuales estudiantes en etapa de formación inicial.

“Mi trabajo doctoral está relacionado con estudiantes en etapa de formación inicial docente. Estos estudiantes no poseen los conocimientos previos apropiados para formarse como profesores de Educación Matemática y específicamente en el área de geometría. Lo anterior ocurre porque en su formación escolar no accedieron a una adecuada formación en geometría”, explicó el académico.

Asumiendo esta situación, el Dr. Rosales Riady se propuso diseñar una Propuesta Didáctica, “con el fin de remediar la debilidad de los conocimientos geométricos presentados por estudiantes en formación inicial docente, de modo que logren una sólida formación en el área de la geometría para enfrentar su labor de profesor en Educación Básica”.

Bajo este objetivo general también se propuso otros más específicos tales como: Identificar las estrategias actuales, los procesos de representación y las nociones geométricas que los estudiantes ponen en juego al resolver problemas geométricos; Detectar pistas para fortalecer los diseños actuales de enseñanza de la geometría; y Establecer el rol del uso de los procesadores geométricos en beneficio del aprendizaje de la geometría de estudiantes en formación inicial.

Para lograr lo anterior, el académico se basó en el método de aprendizaje a través de la resolución de problemas, y en este caso específico, problemas geométricos.

Para contribuir con este propósito, el Dr. Rosales Riady se vale de herramientas y estrategias como la adecuación de los enunciados de los problemas geométricos propuestos, el uso de instrumentos usuales para el estudio de la geometría y la incorporación de instrumentos tecnológicos como el procesador geométrico.

“Efectivamente incorporamos TIC en los procesos de enseñanza y aprendizaje. Los alumnos asumen esa tecnología como una herramienta de validación y evaluación para ellos mismos. Los procesadores geométricos son programas específicos; requieren una ambientación en el estudiante y es por ello que desde primer año se comienza a familiarizar a los jóvenes con el uso de este instrumento”, ilustró el académico Marco Rosales.

El Dr. Rosales Riady explicó que el plan renovado de Pedagogía en Educación Matemática que se implementará el próximo año, se considera una línea de geometría así como una didáctica específica de la geometría.

“Con ello quiero ejemplarizar que estamos asumiendo ese déficit de formación en geometría que viene del colegio o del liceo, y es así como incorporaremos el uso del procesador geométrico, nuevas didácticas específicas para enfrentar cómo se enseña, cómo se aprende o cómo se diseña una secuencia didáctica. Al tratarse de un nuevo plan de estudios, también estará el eje del cálculo, el álgebra y así sucesivamente”, manifestó el investigador.

El Dr. Marco Rosales precisó que la investigación le permitió identificar que en la actualidad, al enfrentar un problema geométrico, los estudiantes consideran estrategias centradas en la medida (como pudiera ser el cálculo de distancias), en desmedro de la aplicación de conceptos propios de la geometría. Asimismo, se evidencia impericia y falta de motricidad fina para trabajar con instrumentos de construcción geométrica manuales, en los procesos de representación. También se constata un bajo nivel de profundidad en los contenidos conceptuales y procedimentales de los estudiantes en el eje temático de geometría, entre otros aspectos.

Es así como entre las sugerencias que propone el Dr. Marco Rosales se cuenta la necesidad de fortalecer la generación de aprendizajes geométricos con diseños didácticos apropiados y junto a la incorporación de las TICS.

“La enseñanza discursiva o secuencial que privilegia la clase expositiva, no permite desarrollar el pensamiento divergente en general y más particularmente en geometría. Es necesario romper con los enunciados tradicionales centrados en los cálculos, con el fin de plantear problemas que los sobrepasen y aborden situaciones de visualización y construcción que permitan conjeturar, probar y demostrar, utilizando objetos propios de la geometría”, enfatizó el investigador UBB.

El director de la Escuela de Pedagogía en Educación Matemática, Marco Antonio Rosales, precisó que actualmente, en lo que podría considerarse una prolongación de sus estudios doctorales, desarrolla un trabajo de investigación donde se propone una suerte de clasificación de problemas de geometría según su grado de dificultad.

“Hace un tiempo, junto a otro investigador, trabajamos en la resolución de problemas como metodología de enseñanza. Básicamente nos proponíamos enseñar matemáticas resolviendo problemas que están contextualizados en la educación media. Fue así como realizamos una clasificación de problemas que incluso presentamos en la Reunión Latinoamericana de Matemática Educativa. Considerando esa base, ahora lo estoy adecuando al ámbito de la geometría”, concluyó el investigador UBB.