DDE inauguró primera sala de amamantamiento de la Universidad del Bío-Bío

Con la presencia de directivos universitarios, representantes de la secretaría regional ministerial de Salud, académicos, alumnos y funcionarios administrativos se inauguró el lunes 28 de agosto la primera sala de amamantamiento de nuestra Universidad, habilitada por la Dirección de Desarrollo Estudiantil (DDE) en sus dependencias en la sede Concepción.

Es un nuevo avance en el objetivo de facilitar y dignificar el rol materno en el contexto universitario y se suma a otras iniciativas, como la instalación de mudadores en los baños de nuestros Campus, impulsadas junto con la organización de estudiantes padres y madres de la UBB, señaló el director de Desarrollo Estudiantil Eduardo Solís Alvarez. Agregó que con ello la unidad busca aportar a la inclusión tanto de estos jóvenes como de quienes tienen capacidades diferentes, ayudándoles a superar las trabas que históricamente han debido enfrentar. Esta sala de amamantamiento es un símbolo de lo que nuestra Dirección quiere ser: un espacio amable y acogedor para todos nuestros estudiantes, subrayó Solís.

Por su parte, la nutricionista Dennise Muñoz Hernández, del Programa de Lactancia Materna de la Seremi de Salud, se refirió a las iniciativas que impulsa el gobierno en esta materia. Resaltó asimismo los beneficios de la lactancia materna, que proporciona nutrientes de calidad a los niños, contribuye a su desarrollo físico, sensorial y cognitivo, los protege de enfermedades, actúa como factor preventivo de la obesidad infantil y tiene ventajas de higiene y comodidad, entre otras. Instó asimismo a nuestra Universidad a persistir en su afán de promover este proceso, mejorando las condiciones del entorno, dijo.

Coincidentemente, Yasna Zambrano Miranda, coordinadora de la Agrupación de Estudiantes Padres y Madres de la Universidad del Bío-Bío, valoró los permanentes esfuerzos institucionales en este sentido, que les facilitan el cumplimiento de los dos roles que les corresponde ejercer.

El proyecto de adaptar un lugar que reúna las condiciones de privacidad, higiene y comodidad adecuadas para la prolongación de la etapa de amamantamiento de las integrantes de nuestra comunidad universitaria que viven este proceso, surgió el año 2014. La sala cuenta con ventilación e iluminación natural y artificial, calefacción, sillones y una estación para el lavado de manos, lo que permite tanto el amamantamiento como la extracción de leche que pueda darse al niño más tarde. De esta forma propicia la extensión de la lactancia materna exclusiva hasta el sexto mes de vida del lactante y complementaria hasta los dos años.

Además del espacio físico, la iniciativa considera el respaldo técnico educativo de las profesionales nutricionista y matrona del Departamento de Salud Estudiantil y está disponible para alumnas, académicas y funcionarias administrativas de la UBB.