Escuela de Diseño Gráfico UBB celebra sus 48 años con interesante exposición


Con el objeto de celebrar e iniciar las actividades conmemorativas por los 48 años de historia de la Escuela de Diseño Gráfico de la Universidad del Bío-Bío, se inauguró la exposición denominada D 2.0, la que muestra distintos trabajos visuales de estudiantes y egresados, y que estará abierta al público hasta el 31 de octubre, en la Sala Marta Colvin del Centro de Extensión, en Chillán.

“La exposición intenta reflejar la variada posibilidad de creación que tiene nuestra disciplina, ya que nos movemos tanto en lo analógico como en lo digital. Dentro de ello, además, hay áreas muy diferentes unas de otras, como la fotografía digital, el video, el stop motion, la representación gráfica, la infografía, toda la parte educativa, el branding, diseño editorial, entre muchos otros”, explicó la directora de la carrera, Jacqueline Santos, quien además agradeció la presencia de la decana de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño, Cecilia Poblete.

En la inauguración, los asistentes lograron apreciar el talento presentado por los estudiantes UBB, quienes con diferentes técnicas demuestran la formación recibida en la Universidad del Bío-Bío. Asimismo, tanto en octubre como en noviembre se realizarán otras actividades con motivo del 48 aniversario, tales como charlas y seminarios.

Diversidad de muestras

Ya sea fotografía digital, infografías o pintura digital, el talento de los jóvenes UBB se ve reflejado en sus proyectos de formación, que con profesionalismo son expuestos en el Sala Marta Colvin del Centro de Extensión.

“Reconozco que me siento atraída por la fotografía digital y tengo una gran satisfacción por presentar mi trabajo en esta exposición, ya que no sólo la verán mis cercanos, sino también quien quiera pasar a ver”, explicó la estudiante de tercer año de la carrera de Diseño Gráfico, Paula Parra. “Me interesa lo macro, donde uno tiene cercanía con el objeto o las formas. Si observas, hay muchas imágenes que uno mira, pero no entiendes lo que es, y al menos yo soy de las personas que busca imaginar cosas al observar una fotografía”, dijo la joven.

En tanto, el alumno de cuarto año de la carrera, Daniel Jara, quien presentó dos ilustraciones digitales, sostuvo que “muestro básicamente representaciones de dos personas, una ficticia y otra real, en donde participó una modelo y una fotógrafa. Mi trabajo presenta una imagen menos prolija y estereotipada, una mezcla de una figura realista y sintetizada. Llevo unos tres años encausado en la pintura digital, donde busco especializarme cada día más, porque es a lo que me quiero dedicar una vez terminada la carrera universitaria”.

Como un ejemplo de lo trascendental que es entregar un mensaje de forma correcta está, por ejemplo, el proyecto de título presentado por Julio Navarro, en conjunto con sus compañeros Felipe Cárcamo y Camilo Pino, quienes a través de una infografía dan a conocer aspectos de la depresión. El egresado UBB agregó que ha participado “en varios proyectos de la Escuela, y este año ayudé a darles formato a todos los trabajos presentados. Lo ideal de una actividad como esta es que la gente, sea quien sea, se entere correctamente de qué se trata la carrera y el área del diseño, ya que muchos lo limitan a dibujar, por ejemplo, pero es mucho más que eso. Si bien uno debe tener la habilidad de plasmar una idea y transformarla en un trabajo final, el área del diseño es muy amplia”.

 




Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia da el vamos a proceso de autoevaluación de cara a nueva acreditación

La actividad fue presidida por el vicerrector académico, Aldo Ballerini Arroyo, junto con el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes y la directora de la Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia, Carmen Mena Bastías, quien además lidera el proceso de autoevaluación.

En el acto también participaron el director del Departamento de Ciencias de la Educación, Miguel Friz Carrillo; la jefa de la Unidad de Gestión Curricular y Monitoreo, Ana Gajardo Rodríguez; el jefe de la Unidad de Aseguramiento de la Calidad de la Vicerrectoría Académica, Sergio Araya Guzmán; integrantes del Consejo Asesor Externo de la carrera, académicas y académicos, junto con estudiantes.

En la oportunidad, el vicerrector académico, Aldo Ballerini Arroyo, destacó que la Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia puede aspirar con todo derecho a lograr la acreditación máxima de 7 años, puesto que posee una serie de fortalezas que sustentan dicho anhelo.

“Creemos que cumplimos con condiciones esenciales tales como la tradición y la excelencia con que esta carrera se ha desarrollado. La primera acreditación fue optativa, y la carrera decidió someterse igualmente al proceso de autoevaluación para mirarse a sí misma, para saber que estábamos haciendo bien y qué podíamos mejorar. El sentido de la autoevaluación, consiste en reflexionar sobre nuestras fortalezas, nuestros desafíos, para luego adoptar acciones correctivas o de fortalecimiento”, ilustró el vicerrector académico.

El Dr. Aldo Ballerini también relevó el alto nivel académico de las y los docentes, que se traduce en estudios de postgrado y en la participación en proyectos de investigación emblemáticos. Del mismo modo, la autoridad universitaria señaló el rol central de las estudiantes en todo el proceso.

“Las estudiantes son fundamentales en este proceso. Necesitamos que nos digan cómo ven a la Universidad y a su carrera, y necesitamos que sean honestas, que hagan ver aquellas cosas que se están haciendo bien para seguir transitando en ese camino, pero fundamentalmente, necesitamos saber en qué cosas no estamos tan bien, porque la autoevaluación implica generar un plan de mejoramiento para hacernos cargo de aquellas gestiones que están débiles y que necesitamos ajustar. Así podremos asegurarles a ustedes, a sus compañeras y a las futuras estudiantes que ingresen a nuestra Universidad, que estamos trabajando con excelencia y calidad, conceptos que constan en la visión y misión de la propia Facultad”, aseveró.

El vicerrector académico también llamó la atención sobre la trascendencia de la labor de las Educadoras de Párvulo, toda vez que esta profesión asume la formación de niños y niñas en etapas de infancia temprana donde la estimulación de habilidades y el logro de aprendizajes son fundamentales. “Nos interesa formarlas integralmente, para que a través de los valores y principios que hace propios nuestra institución, puedan también formar a las futuras generaciones”, concluyó el vicerrector académico Aldo Ballerini.

En tanto, la directora de escuela, Carmen Mena Bastías, destacó que actualmente la carrera se encuentra acreditada por 6 años, logro alcanzado el año 2012, en lo que se considera un reconocimiento al trabajo sistemático y de calidad emprendido por la comunidad universitaria.

“Ahora esperamos demostrar que nos merecemos 7 años de acreditación. Trabajaremos entonces para este nuevo desafío, unidos como un equipo interdisciplinar y triestamental, para rendir el mejor proceso, con el fin de generar un informe que nos represente como escuela. Pretendemos que cada uno de los actores aporte con lo necesario para alcanzar esa meta. Dejo cordialmente invitadas a nuestras alumnas a participar en el proceso, porque es muy importante que este proceso sea participativo”, expresó la académica Mena Bastías.

La directora de escuela, detalló una serie de beneficios que implica la acreditación, los que pasan por el reconocimiento que realiza la CNA respecto de la implementación de mecanismos de aseguramiento de la calidad y de sus resultados del proceso de enseñanza-aprendizaje, además de la posibilidad de los alumnos de acceder a los financiamientos estatales o recursos que cuenten con garantía fiscal para cubrir sus estudios.

“Se obtiene un reconocimiento público acerca de que la carrera alcanzó parámetros de calidad deseables. Beneficia a todos los integrantes de la carrera, considera a los alumnos, académicos y funcionarios, ya que consolida el prestigio y nos impulsa a avanzar hacia una mejora continua. El principal beneficio para los exalumnos es que la acreditación garantiza que la Universidad entrega una formación profesional de calidad”, enfatizó.

El decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, destacó que los 6 años de acreditación vigentes de la Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia, fueron fruto de un esfuerzo notable por parte de la comunidad académica, estudiantil y administrativa de la carrera. “Hasta el año 2000 esta escuela registraba menores avances de tipo académico y en ese tiempo estaba excluida de las carreras con grado de Licenciatura universitaria. Sin embargo, desde ese momento, impulsó un avance notable porque comenzaron alcanzar logros relevantes, por eso los 6 años de Acreditación son un indicador de excelencia y de calidad”, reflexionó.

Por su parte, la vicepresidenta del Centro de Estudiantes de la carrera, Melanie Gallardo Rebolledo, leyó un mensaje en representación de la presidenta Paola López López.

“Nuestra carrera impartida en la Universidad del Bío-Bío desde 1970, ha obtenido reiteradas acreditaciones en reconocimiento a la calidad de la formación, brindando profesionales competentes y preparadas para las necesidades de la educación chilena en sus diferentes niveles. Evidencia de esto es el profesionalismo con que las docentes egresadas de nuestra escuela se desenvuelven en el mundo laboral. Siempre debemos mantener la mirada crítica en pos de mejorar, reinventarnos constantemente en función de nuestro progreso y mejoramiento de la profesión que elegimos. Es por lo anterior que vemos con buenos ojos la inclusión del formato de autoevaluación para la acreditación, herramienta renovada y amplia que nos permite una proyección de cómo vemos y sentimos nuestro quehacer como Educadoras de Párvulo”, reseñó la joven.

La ceremonia de lanzamiento del proceso de autoevaluación, también contempló la presentación del jefe de la Unidad de Aseguramiento de la Calidad de la Vicerrectoría Académica, Sergio Araya Guzmán, quien expuso los alcances y etapas de la iniciativa. Igualmente, abordó la definición y sentido de los conceptos y parámetros que involucra la autoevaluación.




UBB preparó a estudiantes que participarán en Olimpiada Chilena de Informática

Nueve estudiantes de la región del Biobío fueron seleccionados para participar en la Olimpiada Chilena de Informática que se realizará en noviembre en Santiago, tras obtener los mejores puntajes en la competencia regional que se realizó en nuestra Universidad.

Los jóvenes participaron en los talleres preparativos para la competencias, quedando siete seleccionados en Concepción y dos en Chillán. En el campus penquista, la actividad fue organizada en conjunto con las universidades de Concepción y Católica de la Santísima Concepción, con las cuales se está trabajando hace ya 5 años.

La competencia pretenden despertar el interés de los estudiantes secundarios en la computación, permitiendo que los participantes desarrollen habilidades de abstracción, creatividad, algoritmos, pensamiento sistemático y resolución de problemas, y comprendan la naturaleza científica de la disciplina.

La actividad en la UBB, sede Concepción, formó parte del proyecto de extensión relevante Programa de entrenamiento y selección de estudiantes de enseñanza media para las olimpiadas nacionales de informática 2017 a cargo de la académica del Departamento de Sistemas de Información, Mónica Caniupán. En el caso de la sede de Chillán, la actividad fue organizada por académicos del Departamento de Ciencias de la Computación y Tecnología de la Información de la Facultad de Ciencias Empresariales, logrando en total que 78 estudiantes de enseñanza media que participaron de los entrenamientos en las provincias de Concepción y de Ñuble.

La actividad en Concepción contó con la presencia del decano de la Face, Benito Umaña.

La académica del Departamento de Sistemas de Información y coordinadora de la actividad en Concepción, Mónica Caniupán, valoró la alianza entre las universidades, donde el trabajo en equipo y la cooperación han sido clave para conseguir buenos resultados a nivel nacional.

Este año las ciudades que estarán presentes en la competencia serán: Iquique (1), Viña del Mar (3), Santiago (18), Talca (1), Chillán (2) y Concepción (7). “Luego de Santiago somos la sede con más alumnos clasificados, uno de ellos obtuvo puntaje total (400 puntos), es decir, resolvió los cuatro problemas de manera correcta y en el tiempo adecuado”, explicó.

Agregó que “es muy gratificante que los jóvenes de distintos colegios puedan aprender a programar computadores rápidamente, logrando estupendos resultados. Es un gran desafío continuar con este proyecto”, aseveró.

Por su parte, la académica del Departamento de Ciencias de la Computación y Tecnología de la Información y coordinadora de la competencia en Chillán, Marcela Pinto, expresó sentirse contenta con el “espíritu perseverante y de compromiso que tuvieron los estudiantes que participaron de los talleres, considerando que ellos venían todos los sábado, algunos de comunas como San Carlos o San Nicolás, lo que les implicó un tiempo importante de desplazamiento”. Asimismo, subrayó el trabajo realizado por los académicos de la Face para conseguir que la actividad sea de alto nivel.

La docente manifestó que las competencias de Tecnología de la Información (TI) son muy importantes, pues el saber programar se está transformado en una competencia a exigir en las nuevas generaciones. “Vivimos en un mundo digital, donde se requiere profesionales capaces de manejar de grandes volúmenes de información, lo que se logra a través de la programación y TI en general”.

La competencia nacional tendrá lugar en noviembre, en Santiago, oportunidad en que se seleccionarán el equipo chileno que viajará a las Olimpiadas Internacionales de Informática 2018, que se realizarán en Japón.

 

 

 




Miles de estudiantes visitaron Universidad Abierta 2017

Cerca de 5 mil estudiantes de colegios y liceos de las regiones del Maule, Ñuble,  Biobío y La Araucanía visitaron la Universidad del Bío-Bío tanto en Concepción como en Chillán en el marco de la Universidad Abierta 2017, organizada por la Unidad de Difusión y Promoción de Carreras de la Dirección General de Comunicación Estratégica UBB. En el campus penquista más de 3 mil alumnos participaron activamente de las diversas actividades programadas para su recibimiento los días 17 y 18 de octubre.

En la oportunidad los alumnos recorrieron los campus, participaron de charlas y talleres, además conocieron la oferta académica de la institución, así como los beneficios y servicios que ésta ofrece al ingresar a una de las 38 carreras y dos programas de Bachillerato que se imparte.

La Universidad Abierta se realiza desde hace 13 años en ambas sedes y debido al éxito que tuvieron los talleres prácticos por carrera en la versión 2016 es que se decidió mantener, según comentó la directora general de Comunicación Estratégica de la Universidad, Pía Lindemann. La iniciativa fue valorada por los estudiantes que nos visitaron de ahí que se optara por diversificar e incrementarlos, con el objetivo de acercar a los estudiantes a las diversas disciplinas de una forma más didáctica, expresó.

Igualmente aseguró que, “esta es la oportunidad que tiene la Universidad de mostrar su oferta académica, lo que nos compromete a planificar y desarrollar esta actividad que convoca a miles de estudiantes, lo cual es una gran responsabilidad, pero a la vez un motivo de orgullo el evidenciar el interés de los estudiantes de establecimientos de enseñanza media y preuniversitarios por informarse con nosotros. Cabe señalar que esta actividad es posible gracias a un trabajo asociativo con las diversas unidades involucradas como el Comité de Difusión y Promoción de Carreras, directores de Escuela y jefes de carrera”, enfatizó.

Tras su participación en los talleres el estudiante de cuarto medio del Liceo Bicentenario de Los Ángeles, Jaime Ferreira, comentó que las actividades “fueron bien prácticas, pues nos incitan a ingresar a las universidades, a través de una forma didáctica y entretenida. Dentro de mis opciones a estudiar siempre han sido las carreras de Ingeniería, pero ahora a raíz de estos talleres, que hacen que afloren nuestras aptitudes, sé que Ingeniería Comercial o Ingeniería Civil Eléctrica es lo que quiero estudiar acá en esta universidad”.

Del mismo modo la estudiante de cuarto medio del Centro Educacional Evangélico de Hualpén, Javiera Martínez, en relación a la actividad afirmó que “fue entretenido y dinámico todo, no todos los colegios o liceos tienen la oportunidad de venir, por lo tanto ya tener la oportunidad de estar acá se agradece, uno se informa, conoce más y tiene tiempo además de compartir con sus propios compañeros, es nuestro último año así que tenemos que aprovechar todas estas oportunidades que nos dan”.

El estudiante del Instituto de Humanidades de Coronel, José Ignacio Ulloa,  aseveró Que luego de su participación a la Universidad Abierta se siente más convencido de estudiar aquí, “porque acá se enfocan en sus estudiantes, al decir que no tienen fin de lucro, sino que más bien todo el dinero está enfocado en actividades extracurriculares lo cual me parece valorable. Me tiene convencido la carrera de Nutrición y Dietética en Chillán”.

Cabe señalar que a las cuatro jornadas de Universidad Abierta realizada tanto en Chillán como en Concepción, asistieron estudiantes desde regiones más apartadas que voluntariamente optaron por venir a conocer la Universidad, como fue el caso de estudiantes de la región de Los Lagos.