Pace UBB realizó jornada de trabajo con nuevos establecimientos educacionales

 El jueves 8 de marzo se realizó la bienvenida a los establecimientos educacionales que se integran al Programa Pace UBB. Con estas incorporaciones, nuestra Universidad será la responsable de 29 comunidades educativas de las regiones del Biobío y de Ñuble.

Con la presencia del secretario regional ministerial de Educación del Biobío, Sergio Camus, la jefa del Departamento de Pregrado de la sede Concepción y directora ejecutiva del Pace UBB, Grecia Avilés, se realizó la primera reunión de trabajo con los nueve establecimientos que se unen este 2018 a la red del programa. La actividad tuvo como objetivo conocer el trabajo que realiza el Pace, como las comunidades educativas que se integran a él. Esto, con el fin de planificar de forma efectiva el trabajo en conjunto.

En la oportunidad, el Seremi de Educación dio la bienvenida a los directores y jefes de los departamentos de Administración de Educación Municipal (Daem), dando énfasis a la importancia de la educación pública. “El hecho que la Universidad del Bio-Bío haya incrementado este 2018 a 29 establecimientos educacionales, da cuenta de la valoración y los resultados que ha tenido su desempeño, en manos de sus profesionales y es por ello que hemos sumado 9 comunidades, esperando desplegar la totalidad de sus capacidades para garantizar que más niñas y niños cumplan sus sueños”, destacó.

La jornada de trabajo fue catalogada como efectiva y además enriquecedora por parte de la directora ejecutiva del Pace UBB, Grecia Avilés. “Creo que cumplimos incluso más del cien por ciento de nuestros objetivos. Fuimos capaces de aunar los criterios e ideas y generamos la base para trabajar operativamente. Integrar a la sociedad en la formación educacional es lo que hacemos como universidad. Que el Ministerio haya tenido la confianza de darnos esta misión es muy importante y nos significa desafíos y responsabilidades en los que no podemos fallar”, comentó.

Visión de las comunidades

El Liceo de Yobilo de Coronel es una de las instituciones traspasadas al programa de la UBB. Su directora María Fresia Riquelme está feliz con este cambio. “Quiero que los alumnos estén claros de lo que quieran seguir de sus vidas, más allá de sus destinos académicos o laborales. Que sean personas felices, estudiando y desarrollando lo que ellos quieran. Ellos son muy exigentes, quieren principalmente apoyo en el área vocacional y por sobre todo, tener más herramientas para enfrentarse a la educación y los desafíos que asuman en su futuro”.

Miguel Ángel León, inspector general del Liceo Federico Schwager, contó que están “muy contentos con el traspaso de nuestro establecimiento a la Universidad del Bío-Bío. Los chicos tienen grandes expectativas de empoderarse de este programa y esperamos que se pueda integrar toda la comunidad. Esperamos que en la UBB conozcan nuestra realidad y nos ayuden para que nuestros estudiantes puedan ingresar a la educación superior”.

Una situación especial relató el jefe del Daem de San Ignacio, José Maldonado. De profesión docente, su contacto con el Pace UBB se remonta a su época de director, en los inicios de este programa. En su comuna se encuentra el Liceo Manuel Jesús Ortiz, a los que se suman el Colegio Politécnico Víctor Jara y el Liceo Pueblo Seco. “Es tremendamente gratificante incorporar dos establecimientos más, lo que para nosotros significará tener más estudiantes en la educación superior. Estas iniciativas hay que respaldarlas y como departamento de Educación de San Ignacio, mi principal objetivo es respaldar el trabajo de nuestros docentes y directivos”.

Los nuevos liceos que se incorporan al Pace UBB son: Liceo Politécnico Carampangue y liceo Filidor Gaete Monsález (Arauco), Escuela Juan José Latorre (Isla Santa María, Coronel), Liceo Comercial Andrés Bello, Liceo Federico Schwager y Liceo Yobilo (Coronel), Colegio Politécnico Víctor Jara y Liceo Pueblo Seco (San Ignacio), y Liceo Polivalente Diego Missene Burgos (Cobquecura).




Estudiantes nuevos valoraron jornada de inducción

Más de 2 mil 400 estudiantes nuevos participaron de los días de inducción en los tres campus de la Universidad del Bío-Bío, organizada del 6 al 8 de marzo por las direcciones de Docencia y de Desarrollo Estudiantil (DDE), con el objetivo de contribuir a la adaptación a la vida universitaria.

Talleres motivacionales, obras de teatro, visita a la DDE, acciones lúdicas, recorrido por las principales puntos de interés de los tres campus fueron parte de las actividades desarrolladas por el Programa Tutores para recibir a los nuevos estudiantes.

Al respecto el director de Docencia, Flavio Valassina, manifestó que la Semana de Inducción fue uno de los cambios fundamentales que se implementaron desde el año 2007, con el fin de que el proceso de transición de los estudiantes entre la enseñanza media y la universidad no fuese tan abrupto y poder favorecer este tránsito, “esto partió como una semana, pero hoy es una instancia que se extiende a lo largo de todo el año, con diversos hitos de manera de poder ir acompañando a los estudiantes a través del programa Tutores, quienes se reúnen constantemente con ellos, pudiendo detectar a tiempo algún tipo de dificultad que hubiese. Lo que ha llevado a contribuir a la retención universitaria que es la finalidad de todo esto”, precisó.

Para Tamara Rivas, que ingresó a Pedagogía en Educación Matemática, “esta semana ha sido maravillosa, me encantó la carrera, mis compañeros tienen mucho que aportar. El campus La Castilla es un lugar muy acogedor, y me agrada, sé que pasaré mucho tiempo acá. La bienvenida fue muy buena, porque nos asignaron tutores inmediatamente y ellos se encargaron de mostrarnos la Universidad, lo cual se valora”, comentó.

Luciano Jungjohann, estudiante de Ingeniería de Ejecución en Computación e Informática comentó que la inducción fue una gran experiencia “sobre todo para poder conocer a mis compañeros y a quienes están en cursos superiores, así como tener una idea de lo que será la carrera, por tanto le da un plus distinto ese tipo de recibimiento, hace que sea más fácil todo, pues alguien que ya lleva tiempo en la universidad te puede orientar de mejor forma. El próximo año si se me da la posibilidad me encantaría poder yo también ser tutor y ayudar a los estudiantes nuevos del otro año”.

En tanto, Nayareth Muñoz de segundo año en Pedagogía en Educación General Básica,  quien es tutora por primera vez, expresó que su interés en participar fue porque “cuando llegué por primera vez a la Universidad, estaba muy perdida, pero lo primero que vi fue a los tutores. Ellos nos pusieron carteles para guiarnos y encontrar las salas, ya que era complejo con tantas. Ser tutor es lo mejor, se conoce a mucha gente, todos participan, y podemos ayudar y guiar a los nuevos compañeros. A ello se suma que tenemos el apoyo de nuestra carrera y nuestro Director de Escuela”.

Felipe Retamal, estudiante de último año de Ingeniería de Ejecución en Computación e Informática, quien también es tutor por primera vez, dijo que su motivación de participar nació porque él antes de entrar  a la UBB estuvo en otra universidad, “donde no había esa vinculación entre estudiantes superiores, profesores y demás compañeros,  lo pasé mal y al entrar a la UBB me di cuenta que era totalmente diferente, donde hay un acompañamiento constante y vinculación entre todos, lo que facilita mucho la adaptación a la vida universitaria, así que por eso quise aportar antes de egresar, como una forma de devolver el apoyo que a mí se me brindó”.




Universidad del Bío-Bío inaugura pionero Laboratorio de Liofilización de Alimentos que potenciará agroindustria nacional

La Universidad del Bío-Bío inauguró el primer Laboratorio de Liofilización de Alimentos del país, una tecnología que viene a revolucionar la agroindustria local, gracias a la donación por parte de China, del equipo liofilizador semi industrial que funcionará en el Campus Fernando May.

La ceremonia fue encabezada por el rector de la UBB, Dr. Héctor Gaete Feres; el seremi de Economía, Iván Valenzuela Díaz; la primera secretaria de Asuntos Científicos y Tecnológicos de la Embajada de China en Chile, Li Xiaoxian y la prorrectora Gloria Gómez Vera.

El acto también contó con la participación del director general de Investigación, Desarrollo e Innovación, Mario Ramos Maldonado; el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Jorge Moreno Cuevas; el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca; el decano de la Facultad de Ciencias Empresariales, Benito Umaña Hermosilla; el decano de la Facultad de Ciencias, Fernando Toledo Montiel, junto a directivos universitarios e invitados especiales.

El laboratorio fue implementado a través de un proyecto conjunto de la UBB con la Academia China de Ciencias de la Mecanización Agrícola (CAAMS, sigla en inglés), en el marco del convenio de cooperación entre Chile y China impulsado por el Gobierno Regional.

El rector Héctor Gaete Feres destacó el esfuerzo desplegado por el académico Dr. Andrés Segura Ponce, así como de los investigadores del Departamento de Ingeniería en Alimentos, quienes destacan en diversas iniciativas científico-tecnológicas que redundan directamente en el ámbito productivo de los territorios.

Del mismo modo, valoró la trascendencia del proyecto conjunto entre la UBB, CAAMS, el Gobierno Regional y China, considerando el sitial alcanzado por la potencia asiática que hoy lidera el comercio a nivel mundial.

“Es importante destacar el valor que China otorga a la cooperación entre países, universidades, grupos de personas, entre otros. En Chile recién estamos comprendiendo el valor de la cooperación tras años en que se ha sobre valorado el individualismo. Hoy sabemos que no todas las necesidades de un país se consiguen exclusivamente por el esfuerzo individual, siendo este igualmente relevante. Los países, las universidades, requieren de la colaboración para alcanzar valores superiores y este es un muy buen ejemplo”, reflexionó.

Según explicó el académico de la UBB y director del proyecto de cooperación China–Chile, Dr. Andrés Segura Ponce, la liofilización es una de las tecnologías de secado de alimentos que garantiza la mejor calidad del producto final. El proceso consiste en congelar el producto, para luego sublimar el agua que contiene, sin pasar por el estado líquido, conservando sus vitaminas y nutrientes y logrando una mejor apariencia y color.

De esta forma, se espera que la puesta en marcha del laboratorio permitirá a la industria alimentaria local contar con un centro avanzado para el desarrollo y exportación de productos de mayor valor agregado.

El investigador y académico del Departamento de Ingeniería en Alimentos, Dr. Segura Ponce, comentó que el liofilizador prestará servicios a empresas exportadoras de productos congelados como arándanos, frambuesas y de productos del mar de categoría premium.

También destacó que con esta tecnología se abre un interesante mercado para los exportadores de productos hortofrutícolas congelados de la zona, quienes se enfrentan a la desventaja de que estos productos no deben perder la cadena de frío. “La liofilización permitiría a estas empresas obtener productos de gran calidad, los que luego de ser rehidratados conservarían casi todas las características del producto fresco”.

El académico planteó que el centro permitirá, por una parte, hacer investigación asociada al desarrollo de nuevos productos liofilizados y dada la capacidad del equipo, producir partidas preliminares de productos liofilizados, que permitirán a los empresarios explorar nuevos mercados.

Segura afirmó, además, estos objetivos está en concordancia con los que persigue China, que son promover el uso de esta tecnología entre las industrias chilenas e incrementar las exportaciones de productos liofilizados al país asiático.

La primera secretaria de Asuntos Científicos y Tecnológicos de la Embajada de China en Chile, Li Xiaoxian también destacó la trascendencia de este nuevo laboratorio. “El trabajo realizado en el contexto de este proyecto es una base para seguir profundizando las relaciones”, aseguró.

En tanto, el director de la contraparte china de este proyecto, Cao Youfu, del Centro de Servicios Técnicos de la Caams, quien no pudo asistir al acto, expresó a través de una carta su agradecimiento a las autoridades y académicos chilenos. “Estamos convencidos de que este equipo de liofilización al vacío traerá beneficios a la investigación en la UBB y promoverá el desarrollo de la industria de la liofilización en Chile en un futuro próximo”, manifestó.

El equipo de liofilización se encuentra en etapa de instalación, tiene una superficie de 20 metros cuadrados y una capacidad de procesamiento de 150 a 200 kilos/lote de materia prima. Su construcción fue financiada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología China. En tanto, la construcción del laboratorio fue financiado por el Gobierno Regional.