Sernameg y UBB capacitaron a 70 emprendedoras del Biobío y Ñuble

El programa Genera Mujer Emprendedora, GEME, ejecutado por la Universidad del Bío-Bío y el Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género, Sernameg, capacitó a 70 emprendedoras de las regiones del Biobío y de Ñuble para brindarles herramientas teóricas y prácticas, para potenciar sus negocios.

Al respecto la Secretaría Regional Ministerial de la Mujer y la Equidad de Género Bíobio, Marissa Barro, manifestó que existe una robusta agenda de género para terminar con las inequidades, hoja de ruta que tiene cuatro pilares, la igualdad de derechos, deberes, oportunidades de dignidad de hombres y mujeres; cero tolerancia a la violencia contra la mujer; Mujeres en cargos de alta responsabilidad y la autonomía, especialmente económica, de la mujer. “Para que las mujeres trabajen en el  mercado laboral, deben derribarse barreras que nos permitan ingresar, no queremos más brechas”, precisó.

“Esperamos que las medidas como estas sirvan para aumentar la participación laboral femenina, que en la región es de un 43%, cifra menor al porcentaje nacional y al de la OCDE. Por tanto nos estamos enfocando en el emprendimiento que es lo que representa una potente herramienta para incorporarnos al mercado laboral, aunque también nos encontramos con brechas, ya que al 2017, había 7 mujeres por cada 10 hombres emprendedores, lo que responde al acceso al financiamiento, a los canales de comercialización de las redes de mercado, baja capacitación y asociatividad entre emprendedoras, alfabetización digital baja, entre otras, que con estas instancias estamos revirtiendo”, detalló.

La ceremonia de cierra de la iniciativa se realizó en el Aula Magna de la sede Concepción de la Universidad del Bío-Bío, donde se les entregó a las beneficiadas un diploma por su participación de mano de las autoridades presentes.

Por su parte el coordinador de la Unidad de Emprendimiento de CreandoUBB, Víctor Mora, comentó que es en el proceso de emprendimiento donde las políticas públicas y programas institucionales deben estar focalizando estas iniciativas que dinamizan la economía, “felicito a estas mujeres por haber iniciado esta etapa, ya que no se cierra un ciclo, sino que está recién partiendo, fortaleciendo su proceso de emprendimiento. Las puertas de nuestra Universidad están abiertas para que puedan seguir perfeccionándose  y generar los lazos necesarios en función del conocimiento y de sus procesos de innovación y emprendimiento”, expresó.

En tanto la directora (S) del Sernameg, María Elena Buckle, detalló que es relevante esta línea de trabajo, “porque lo primero que se fomenta es el empoderamiento, que ellas son capaces de salir adelante con sus emprendimientos. Este es un trabajo que llevamos realizando hace cuatro años con la Universidad, pero este año es relevante, pues se han dividido a las emprendedoras en tres niveles según su nivel de avance en su emprendimiento”.

La directora general de Relaciones Institucionales, Maureen Trebilcock, expresó que este Programa, es estratégico para la Universidad, ya que se enmarca en la política de vinculación con el medio, lo que significa que no sólo cumplimos nuestro rol de formar nuevos profesionales, o generar nuevos conocimientos a partir de la investigación, sino que cada vez es más importante que cumplamos un rol con nuestro territorio, con nuestras regiones y comunidades.

Las emprendedoras beneficiadas se capacitaron durante dos meses, iniciando el 5 de junio. Las dos primeras jornadas de capacitación fueron compartidas entre las 70 mujeres que luego se dividieron en tres niveles, el nivel básico estuvo compuesto por 20 mujeres y tuvieron 27 horas de capacitación; en el nivel medio quedaron 35 mujeres y tuvieron 40 horas de capacitación y finalmente en el nivel avanzado de 15 personas, con 29 horas de capacitación. Entre los ramos que cursaron y que fueron impartidos por académicos de la Universidad estuvo desarrollo de la marca, etiquetado, gestión financiera, formulación de proyectos, uso de las tecnologías de la información, propiedad intelectual, entre otros.

La beneficiada de Caleta Rumena, Arauco, que trabaja cosmetología en base a algas marinas, Ester Fonseca, agradeció la instancia y dijo que para ella fue muy importante el hecho de haber quedado seleccionada entre más de 400 mujeres, lo que es un gran privilegio. “Con las capacitaciones pude generar más ventas en mi negocio, porque logré una mejor presentación y un mejor logo. A futuro espero poder lograr una planta de procesamiento o un deshidratador de algas, sobre todo para estos tiempos de invierno, ya que es más trabajoso el proceso”, detalló.

De Chillán, Pamela Gutiérrez, quien realiza artículos con madera, contó que la iniciativa fue buena, ya que le ayudó a manejar mejor sus finanzas, todo la parte digital, lo cual le sirvió para comercializar mejor sus productos, expandirse y crecer. “Me gustaría poder seguir perfeccionándome, hacer mejores productos y tener un mejor servicio. El contacto con las demás emprendedoras también va dando más experiencias. Todo lo que he aprendido lo he podido aplicar a mi negocio, cosas que antes veía lejana y ahora lo apliqué”.

Finalmente Cecilia Huenchuñir, de Tirúa, quien realiza orfebrería y textilería mapuche, detalló que la actividad “fue sumamente relevante, porque además a través de esto pude hacer redes, conocer más personas que están en mi misma sintonía, lo que motiva. Además he podido aplicar de a poco lo que he aprendido, como por ejemplo sobre las tecnologías de la información, que uno a veces cree estar en conocimiento, pero no la tiene y es importante para cualquier emprendedor estar al tanto de los avances tecnológicos”.