Científico UBB propone vinculación entre preeclampsia de la madre y alteraciones vasculares en el hijo a nivel cerebral

El académico del Departamento de Ciencias Básicas, Dr. Carlos Escudero Orozco, participó en el encuentro anual de la Red Global de Colaboración en el Embarazo (CoLab) que dirige el connotado investigador Dr. James Roberts. En la ocasión instó a especialistas mundiales a considerar al binomio madre-hijo en las investigaciones sobre trastornos del embarazo.

El académico Dr. Carlos Escudero Orozco, oficia como coordinador general de la Red Iberoamericana de Alteraciones Vasculares Asociadas a Trastornos del Embarazo (RIVA-TREM), la que se vincula directamente con CoLab.

El encuentro convocado por Global Pregnancy Collaboration (CoLab) se desarrolló en el Oriel College de la Universidad de Oxford en Reino Unido, bajo la dirección del investigador principal de la red, Dr. James Roberts, académico de la Universidad de Pittsburgh, EE.UU.

La reunión anual congregó a 45 centros de investigación de todo el mundo que hacen parte de la red, por medio de la cual comparten temas de interés, impulsan discusiones activas de expertos, intercambian información sobre material genético de sus respectivos laboratorios y bases de datos con el propósito de responder interrogantes científicas del ámbito de la salud materno-fetal mundial.

El Dr. Carlos Escudero Orozco, en su calidad de coordinador general de la Red Iberoamericana de Trastornos del Embarazo, expuso sobre el desarrollo y quehacer científico de la red, donde destaca el plan de conferencias para el equipo clínico del Hospital Materno-Infantil de la Caja Nacional de Salud de La Paz, Bolivia, el cual es sustentado a través de videoconferencias. “Ademas, hemos sido capaces de atraer recursos desde Chile y también hemos recibido estudiantes de universidades de Argentina y Colombia en nuestro Laboratorio de Fisiología Vascular en la UBB”, ilustró el académico.

CoLab recibe financiamiento de la Fundación Bill and Melinda Gates, pero dichos aportes se suspenderán a partir de 2019, por lo que deberán abocarse a la búsqueda de nuevas fuentes de financiamiento.

Los investigadores, según expresó el Dr. Escudero Orozco, vislumbran la búsqueda de nuevo financiamiento para CoLab como una oportunidad relevante, donde los equipos científicos iberoamericanos podrían verse igualmente beneficiados.

Durante el desarrollo de las ponencias, el Dr. Carlos Escudero Orozco planteó la necesidad de enfocar las investigaciones en materia de trastornos del embarazo, considerando a la madre y al hijo como un binomio.

“Creemos que sería interesante conversar sobre cuáles son las complicaciones específicas que están asociadas a problemas del embarazo y puntalmente a la hipertensión del embarazo en la descendencia. Lo que planteamos es que quisiéramos no solamente ver lo que pasa en la madre, sino también cuáles serían las consecuencias sobre el recién nacido”, ilustró.

El Dr. Carlos Escudero manifestó que uno de los temas de interés científico se refiere a dilucidar qué ocurre en el cerebro del hijo de una mujer con preeclampsia o con hipertensión. “Es un tema muy novedoso, hay muy pocas investigaciones a nivel mundial tratando de contestar esa pregunta”, aseveró.

Al respecto, el Dr. Escudero Orozco precisó que instó a expertos mundiales que impulsan investigaciones a nivel cerebral para que exista un diálogo con aquellos que trabajan en preeclampsia y que además investigan las implicancias cerebrales y así, conjuntamente, proponer hipótesis más potentes.

“Nosotros planteamos nuestra inquietud sobre qué ocurre con los vasos sanguíneos en el cerebro de los hijos de madres con preeclampsia. Como decía, es un tema muy nuevo en la literatura científica, y estamos muy complacidos de haberlo puesto en la agenda de discusión, considerando que estaban presentes los científicos más connotados en el estudio de la preeclampsia a nivel mundial. También es satisfactorio saber que este tópico puede convertirse en un nuevo motor de búsqueda de financiamiento”, acotó.

El Dr. Escudero explicó que en términos generales, se propone que los hijos de madres con preeclampsia presentarían una alteración en la formación de los vasos sanguíneos en el cerebro. Debido a la centralidad de este órgano, el hecho que se vea afectado por la falta de un adecuado aporte sanguíneo o de nutrientes implica un gran estrés para el cerebro del niño.

“Esto se ve corroborado con evidencia epidemiológica, porque se ha visto que los hijos de madres con preeclampsia tienen un mayor riesgo de desarrollar una serie de complicaciones neurológicas tales como dificultades para el aprendizaje, para el desarrollo del lenguaje, el razonamiento lógico-matemático, así como un mayor riesgo de desarrollar depresión, presentar alteraciones visuales, por mencionar algunos casos de asociaciones. A un nivel macro, esto se vincula con un mayor riesgo de padecer accidente cerebro vascular”, manifestó el investigador UBB.

Esta situación lleva a inferir que así como el cerebro, también podrían verse afectados otros órganos vitales como el corazón, pulmones y riñones.

“Lo que resaltamos es que hasta ahora, CoLab ha abordado las investigaciones científicas considerando sólo a la madre, pero hay temas que están asociados al niño que dependen de la funcionalidad materna y que ahora también podrían ser abordados”, enfatizó el Dr. Carlos Escudero.