Pedagogía en Educación Parvularia capacitó a 130 profesionales en bases curriculares

La Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia de la Universidad del Bío-Bío realizó la tercera jornada de capacitación sobre bases curriculares 2018, donde participaron nuestras tituladas y profesionales externas. La actividad fue organizada por la Escuela y el Centro de Tituladas de la carrera, y contó con 130 asistentes quienes recibieron conocimientos a través de una serie de seminarios y sus respectivos talleres.

Reunidas en el auditorio Miguel Jiménez Cortés del campus La Castilla, las docentes encargadas de capacitar fueron la directora de Escuela, Carmen Mena Bastías, Carolina Flores Lueg y María Fernanda Yáñez Barrientos.

La directora Carmen Mena, explicó que el objetivo en esta tercera y última actividad del programa trazado, así como del programa, es que “las educadoras del sistema, especialmente nuestras tituladas, se apropien de las nuevas temáticas sobre las bases curriculares 2018. Eso significa conocer el documento en sí, los temas transversales y cómo se debería planificar en función de la nueva propuesta que hace el Ministerio de Educación para nuestros niños”. El balance es positivo y exitoso, explicó la docente quien en la capacitación abordó el proceso evaluativo, “tema que como carrera relevamos, aunque en la educación en general se deja para el final”.

“Agradecemos a la Institución el apoyo para la primera y última jornada por los fondos entregados vía proyecto al Centro de Tituladas, quienes funcionan de manera muy activa y coordinada. Asimismo, destaco el apoyo incondicional de la profesional Sylvia Barrales, y en general al equipo de la carrera como lo es Suyim Jaque, entre otros”, agregó Mena.

Respecto a su presentación, la académica Carolina Flores, comentó que fundamentalmente trató “de generar un análisis y reflexión en torno a la planificación considerando el nuevo marco curricular que tenemos. Hay algunas orientaciones nuevas como los objetivos de aprendizajes transversales, los que se deben visibilizar, y recordamos algunos elementos en relación a distintos tipos de planificación”. Flores destacó que “desde que se comenzó a implementar la Reforma en el sistema educativo la educación parvularia ya está siendo reconocida y por lo mismo no estamos ajenas a las políticas que van emergiendo dentro de la realidad social”.

Una de las profesionales que eligió capacitarse en la UBB sin ser ex alumna, la educadora de párvulo Valentina Becker, manifestó que al “venir de una vieja escuela es fundamental actualizar estos conocimientos, y me encontré con la grata sorpresa que las bases se han renovado de manera positiva, siendo más atingentes a la realidad chilena”.

Otra de las asistentes, la estudiante de cuarto año en Pedagogía en Educación Parvularia UBB, Catherine Lara, sostuvo que se enteró de la capacitación a través de las redes sociales de la carrera y se decidió en inscribirse ya que “al estar en último año entraremos al sistema educativo con esas bases y definitivamente me ayudará en lo profesional”.




Funcionarios participaron en jornadas para la definición de matrices de riesgo

Más de un centenar de funcionarios académicos y administrativos de las sedes Concepción y Chillán participaron en la serie de jornadas de trabajo realizadas entre el 26 y el 29 de octubre, con el propósito de avanzar en la la definición de las matrices de riesgo de los procesos universitarios críticos.

El jefe del Departamento de Certificación y Normalización, Freddy Banda Cheuquepán, explicó que la iniciativa se enmarca en la Política de Calidad de la Universidad del Bío-Bío. Agregó que las jornadas de trabajo permitieron analizar en forma explícita los riesgos que afectan a los diversos procesos críticos de nuestra casa de estudios, con el propósito de minimizar sus impactos en el logro de la misión de la Universidad del Bío-Bío, para alcanzar la visión institucional declarada en el Plan General de Desarrollo Universitario.

Banda recordó que la construcción de la Matriz de Riesgo se realiza a partir del estándar planteado en la norma ISO 31000:2012, que define las directrices para la gestión de cualquier tipo de riesgo, de manera sistemática. De esa forma, se aborda la mejora continua a partir de un modelo de evaluación que considera el perfil de riesgo que se está dispuesto a aceptar.

Un aspecto clave de este trabajo -advirtió el jefe del Departamento de Certificación y Normalización- es contar con un diagnóstico de los procesos de la Universidad para abordar los puntos críticos y así estudiar la forma de tratarlos, haciendo de esta forma más eficiente y eficaz la gestión institucional.

El desafío ahora es la integración de los procesos bajo la mirada de la gestión de riesgos para generar aprendizaje organizacional y mejorar el manejo de incidentes, concluyó el directivo.

 




UBB realizó inédito curso triestamental de capacitación sobre equidad de género

El primer curso triestamental de capacitación en técnicas de introducción e implementación de la norma chilena 3262:2012 sobre sistemas de gestión de calidad de igualdad de género y conciliación de la vida laboral y familiar, se llevó a cabo en Concepción el 22 y el 31 de octubre. La actividad contó con un total de 30 participantes, incluyendo nueve estudiantes de Chillán que integraron la mesa de género conformada el primer semestre de este año.

Al dar inicio a la primera jornada del curso, el vicerrector de Asuntos Económicos Reinier Hollander señaló que la iniciativa se enmarca en el interés institucional de avanzar como Universidad y como sociedad hacia la equidad de género, eliminando las brechas que todavía existen. Por su parte, la presidenta de la Asociación de Funcionarios No Académicos de la sede penquista, Olga Ortiz, expresó su satisfacción por la incorporación a este esfuerzo de los distintos estamentos. Hay muchos temas y cambios culturales de los que es necesario conversar y qué mejor que hacerlo todos juntos, dijo.

El director de Recursos Humanos Juan José Valenzuela recordó que el curso triestamental se suma al diploma sobre la normativa nacional en relación con la igualdad de género, conciliación y buenas prácticas laborales, que se está desarrollando en Chillán, donde el año pasado se realizó, además, un curso similar al efectuado ahora en Concepción. El de la sede penquista fue el primero en el que participaron estudiantes y también se adscribió a la franquicia del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo, Sence, para lo cual las jóvenes suscribieron un pre contrato con la Universidad.

Al igual que los otros programas, el curso triestamental estuvo a cargo de la Universidad de Concepción, a través de UdeC Capacita. El relator fue Wilson Cordero y sus objetivos fueron que los asistentes comprendan los elementos conceptuales, prácticos y las transformaciones culturales que implica la aplicación del enfoque de género en el quehacer institucional, los requisitos e implicancias de la norma chilena 3262:2012 y la metodología para la implementación de un sistema de gestión de calidad basado en la normativa. De esta forma, fortalece la formación en este ámbito, desarrollando competencias para la puesta en marcha de los protocolos y acciones que propician la igualdad de género y la conciliación de la vida laboral y familiar en nuestra comunidad universitaria.

La presidenta de la Federación de Estudiantes de la sede Chillán, Evelyn Villagra –quien participó en el curso y, anteriormente, en la mesa de género-, se manifestó complacida con el curso. Pudimos certificar los conocimientos y experiencia adquirida en los distintos espacios, afirmó. Agregó que el carácter triestamental constituye un plus, ya que las visiones se complementan y se pueden analizar escenarios desde las diversas miradas.  La Universidad del Bío-Bío se ha tomado en serio la igualdad de género y está avanzando en estas temáticas, asumiéndolas como un asunto institucional y no sólo de los movimientos feministas, advirtió la dirigente. Valoró igualmente la integración a este desafío de diferentes organizaciones estudiantiles, más allá de la Federación.

En tanto Susana Riquelme, de la Dirección General de Análisis Institucional, destacó la incorporación del enfoque de género a la gestión de calidad de la Universidad y lo que ello implica para la disminución de las brechas y desigualdades, con la aplicación de medidas y mediciones concretas. Reconoció asimismo que la participación triestamental enriqueció el desarrollo del curso de capacitación. Particularmente, el aporte de las alumnas permitió ahondar más en los contenidos teóricos, conceptuales e históricos, indicó la profesional.

 




Estudiante UBB participa en construcción del lineamiento estratégico de CorÑuble

El estudiante de quinto año de la carrera de Ingeniería Comercial Josué Jara Acevedo, integra el equipo que definirá el lineamiento estratégico de la Corporación de Adelanto y Desarrollo de Ñuble, CorÑuble, tarea que deberá concluir en diciembre.

El estudiante Josué Jara Acevedo fue seleccionado desde la Facultad de Ciencias Empresariales para representar a la Universidad en este importante trabajo emprendido por un equipo que también conforman los estudiantes Juan Bermúdez de la Universidad de Concepción y Pablo Gazmuri de la Universidad Inacap.

El nuevo equipo directivo de CorÑuble, presidido por Patricio Poblete Caro, pretende actualizar el rol de la corporación en el contexto de la nueva región de Ñuble y en ese marco resulta fundamental definir el lineamiento estratégico.

El trabajo considera 3 etapas: formulación de diagnóstico, propuesta de objetivos y propuesta sobre cómo lograr los objetivos. Inicialmente, las dos primeras etapas se realizarán este año, mientras que la tercera fase deberá trabajarse durante 2019.

“Deberemos construir el lineamiento estratégico de CorÑuble. Técnicamente eso implica una revisión de lo que la corporación realiza actualmente y de lo que quiere ser y hacer en el futuro. Al momento de identificar lo que es la corporación y lo que quiere ser, cómo quiere ser percibida y qué alcances quiere lograr, se empiezan a trazar líneas estratégicas para abordar distintos focos a los que la corporación debería apuntar. Una vez definido el norte de la Corporación se proponen objetivos vinculados con acciones concretas que permitan el logro de los mismos”, explicó Josué Jara.

El estudiante UBB precisó que al contar con el lineamiento estratégico, la Corporación podrá postular a fondos que le permitan cumplir con la propuesta de trabajo elaborada por las universidades. “Para concretar los objetivos hay que postular a fondos y CorÑuble no puede postular a fondos hasta que no tenga claro qué quiere hacer, cómo lo quiere hacer y cuándo lo quiere hacer. Por eso este trabajo es tan necesario”, ilustró.

Josué Jara reconoció que representar a la Universidad del Bío-Bío, institución pública y estatal, implica una gran responsabilidad, no sólo por la exigencia técnica que se espera de un estudiante de esta casa de estudios, sino también por la impronta que deberá plasmar. “Nuestro afán es aportar una visión de carácter sustentable. Si bien el desarrollo económico es muy necesario, debemos considerar igualmente el desarrollo social y el cuidado del medio ambiente”, manifestó.

Josué Jara Acevedo destacó que el equipo de estudiantes coincide en la necesidad de generar las condiciones para retener capital humano en la región, lo que va de la mano con un mayor desarrollo económico y social.  “Creemos que CorÑuble, desde esta revisión estratégica, puede contribuir a generar mayor inversión en la zona, propiciar la retención de capital humano, y generar dinámicas de mayor interacción entre instituciones privadas, públicas y con las propias universidades”, reflexionó.