Académico de la U. de La Frontera dio a conocer propiedades químicas del Canelo

Química medicinal de Canelo fue el tema que abordó el investigador de la Universidad de La Frontera, Dr. Cristian Paz, ante académicos y estudiantes de la Facultad de Ciencias, el viernes 14 de diciembre.

El Dr. Paz comenzó su exposición destacando que el Canelo es un árbol nativo del centro-sur de Chile, considerado sagrado por el pueblo mapuche y una especie nativa muy importante, pues sus moléculas tienen acciones terapéuticas capaces de combatir el cáncer, la adicción a las drogas, principalmente a la nicotina, y la depresión, por ejemplo.

El académico expresó que el estudio sobre la química medicinal en el Canelo requiere seguir buscando nuevas moléculas que tengan acciones terapéuticas y eso se realiza a través de dos ramas: la química orgánica sintética y con moléculas naturales, que son producidas por organismos.

El Canelo, afirmó, es un antifúngico muy poderoso, sirve para tratar heridas y hongos. Sin embargo, se ha comprobado que tiene un efecto de inhibición de receptores nicotínicos y por eso se utiliza también para la terapia de dejar el tabaco.

Esto es un ejemplo, dijo, que debemos continuar estudiando muestras especies nativas, pues sabemos poco de ellas. “Hay una gran potencialidad sobre nuestras plantas nativas que está poco estudiada, debe incrementarse el estudio molecular, químico, para saber dónde está actuando la molécula y cómo podemos modificar esa molécula. Esa es la información que nos sirve para llegar a un medicamento final. Para ello se necesitan más investigadores, gente especializada y recursos para descubrir nuevas moléculas naturales con una aplicabilidad”, precisó.

El Dr. Paz enfatizó que recurrir a la medicina natural es lo recomendable y que Chile puede ser líder mundial en ello, pues “nadie en el mundo tiene las moléculas que posee nuestro país”.

Por su parte, el director del Departamento de Química, Dr. Christian Núñez, agradeció el aporte del académico y manifestó que esta conferencia es parte de un ciclo de exposiciones sobre diversos temas de interés para la comunidad donde se den a conocer avances o resultados sobre investigación aplicada.

 




Balance positivo tuvo nueva versión de Vivamos las artes

Balance positivo realizaron desde la Dirección de Desarrollo Estudiantil hacia la nueva versión del ciclo Vivamos las artes, que en esta oportunidad congregó  a cerca de dos mil personas en las diversas actividades que se desarrollaron, como exposiciones, obras de teatro, conciertos, entre otras.

Al respecto la directora de Desarrollo Estudiantil, Ximena Torres, manifestó que se cumplió el objetivo de este nuevo ciclo, que es lograr una formación integral de los estudiantes, “ya que las expresiones artísticas tributan además en los jóvenes, pues ellos se van formando no sólo a nivel profesional, además cada año queda de manifiesto la consolidación de este espacio”.

En tanto el jefe del Departamento de Arte, Cultura y Comunicación, Nelson Muñoz, destacó la alta convocatoria tanto de estudiantes como de la comunidad aledaña y regional que participó de la variada parrilla de iniciativas, “hay tres cosas fundamentales, este es un evento relevante dentro de nuestro Departamento, que cumple la función de tener una oferta permanente de acceso a la cultura para nuestros estudiantes. El hecho de aplicar encuestas a nuestros asistentes también nos ha permitido ver qué es lo que buscan y qué seguir ofreciendo según los intereses de los propios asistentes y así ir mejorando cada versión. Además buscamos que estos ciclos sean una plataforma para que los artistas locales puedan aprovechar y que sientan este espacio como propio”.

Comentó además que para el próximo ciclo, que se desarrollará en abril del 2019, se congregará a elencos estudiantiles de la Red integrarte, al cual estamos adscritos, y con esto realizar un Vivamos las artes más interinstitucional. “nuestro objetivo central es poner en valor los talentos universitarios”, precisó

El programa de actividades contempló seis obras de teatro, “La mano”, “Extramuros” del teatro estudiantil UBB; “Geografía de las leyendas y los mitos de Chile” y “Odisea, círculo de lectura”, de la compañía La otra zapatilla; “El hombre que calculaba”, de la compañía La Concepción, y finalmente “La zapatera prodigiosa”, del teatro de Funcionarios UBB.

Además se realizó una exposición de los trabajos de los estudiantes de los Talleres de Pintura, Grabado, Fotografía, Cerámica y Grabado, un concierto de jazz, la presentación del EP “Tentempie” de Lalo Salas y finalmente el encuentro de escritores, donde se presentó el libro de Maikel Sandoval El fin de las Flores.




Máxima acreditación por 7 años alcanzó Pedagogía en Educación Parvularia UBB

La Comisión Nacional de Acreditación (CNA), otorgó el máximo de acreditación a Pedagogía en Educación Parvularia, convirtiéndose en la primera de las pedagogías UBB en alcanzar dicho logro y en la segunda carrera de la Universidad tras Nutrición y Dietética, también de la sede Chillán.

La directora de Escuela, Carmen Mena Bastías, destacó que de este modo se corona un proceso que ha demandado un alto compromiso por parte de directivos, académicas y académicos, funcionarios administrativos, estudiantes y exalumnas. “Estamos muy felices y nos llena de orgullo obtener los 7 años. Sabíamos que desde que los procesos fueron asumidos por la CNA, las carreras a nivel nacional han tendido a bajar el número de años de acreditación. En nuestro caso logramos subir un año y eso nos conforta mucho”, expresó la directora.

La académica Carmen Mena señaló que la Escuela ha innovado en su forma de relacionarse y comunicarse con la comunidad, evidenciando un afán colaborativo que a su vez se convierte en fortaleza. Ejemplo de ello es la conformación de la Red de Centros Formadores de la Región del Biobío el año 2014, que ha permitido impulsar la producción de conocimiento científico, metodológico y crítico para una Educación Parvularia que favorezca el desarrollo integral y la transformación social.

“En otro plano, hemos generado una red de educadoras guías de práctica con quienes trabajamos estrechamente las prácticas pedagógicas y profesionales. Es un gran equipo que sesiona cada mes, monitoreando estos procesos. Esta es una innovación generada en la propia carrera y creemos que es una de nuestras fortalezas”, explicó.

La directora de Escuela Carmen Mena también valoró el vínculo con las estudiantes de pregrado. En este sentido destacó el adecuado funcionamiento del Consejo de Escuela que sesiona mensualmente y es un espacio que permite conocer oportunamente las inquietudes y expectativas de las alumnas. El Consejo Asesor Externo de la carrera y el Centro de Tituladas de Pedagogía en Educación Parvularia UBB, también son percibidos en términos positivos.

La Dra. Carolina Flores Lueg, integrante del comité de autoevaluación,  destacó que el equipo académico ha logrado avanzar paulatinamente en tareas de investigación en Educación, así como en la especialidad de Educación Parvularia. “Muchas integrantes del equipo integramos grupos de investigación y eso nos ha permitido fortalecer esa línea, que era un aspecto que debíamos mejorar de acuerdo al anterior informe de acreditación. Estamos muy conscientes que aún nos falta, porque queremos contribuir más al desarrollo de la Educación en general”, comentó.

La Dra. Flores Lueg también identificó como una característica importante de la carrera, la línea de prácticas instalada en el plan de formación de las estudiantes. Si bien, desde 2017 el Ministerio de Educación ha puesto especial énfasis en la promoción de prácticas tempranas, la Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia ya lo venía haciendo desde hace años.

“Nuestras estudiantes comienzan a insertarse en la realidad escolar a partir del segundo semestre del primer año de estudio. Ciertamente, se da en forma progresiva. Asimismo, la práctica profesional dura 1 año, lo que también es un elemento distintivo de nuestra carrera”, ilustró.

El comité de autoevaluación estuvo conformado por las académicas Carmen Mena Bastías, Patricia Arteaga Gonzalez, Carolina Flores Lueg, Ana Gajardo Rodríguez, Lucía Navarrete Troncoso y María Fernanda Yáñez Barrientos.