Director Doctorado en Matemática: “Esperamos para el 2021, acreditar por seis años”

El Doctorado  en  Matemática Aplicada que imparte el Postgrado de la Universidad del Bío-Bío  se acreditó por primera vez el 2015 por dos años y el 2017 por cuatro años, su director el Dr. Ricardo Oyarzúa Vargas, lo dirige desde mayo del 2017, entre sus objetivos esta aumentar sus años de acreditación.

Por Dagoberto Pérez.

El Dr. Oyarzúa, es el tercer director del programa desde su creación el años 2013 (el primero en dirigirlo fue el Dr. Claudio Vidal, luego el Dr. Igor Kondrashuk).

El periodo del Dr. Ricardo Oyarzúa, le tocó enfrentar el proceso de su segunda acreditación, logrando cuatro años (2017 al 2021) tiempo que calificó como intenso y acelerado. “Fue desafiante, porque hubo que levantar una serie de datos. Eso nos permitió ordenar un poco todo lo que veníamos haciendo, especialmente nuestros procesos internos  que llevamos como programa. La idea era dar una buena entrevista en el proceso de acreditación”, señala.

La motivación para asumir este cargo tiene que ver con su trabajo que estaba realizando en el Comité del Programa de Doctorado. “En ese momento el decano (Dr. Mauricio Cataldo) me pide que como miembro de este Comité me involucre en el proceso de acreditación del programa. Como yo venía trabajando en los informes, fue como de forma natural que asumiera esta responsabilidad”,  resalta el investigador.

El trabajo especifico que realiza un director de programa, indica el Dr. Oyarzúa, es conducir un equipo de colegas  y administrativos, de aproximadamente 19 personas, con quienes debemos aplicar ciertas directrices y velar por el buen cumplimiento de los objetivos que nos proponemos, acota el investigador.

Entre estos desafíos esta también buscar nuevos convenios y alianzas (nacionales e internacionales) que potencien el programa, custodiar el buen desarrollo de cursos y electivos que se dictan cada semestre, analizar las postulaciones y entrevistas que realizan a los estudiantes para su selección, ver la difusión para la atracción y posicionamiento del programa.

Además el director cuenta con un Comité del programa que esta vez está compuesto por 4 académicos (en Concepción: Dante Carrasco y Erwan Hingant; y en Chillán: Yuki Yayama e Igor Kondrashuk). También es responsabilidad del director del programa preocuparse de la gestión de fondos para becas de los estudiantes y para la participación en estadías, congresos y seminarios de estos, tanto a nivel nacional como internacional.

El Dr. Oyarzúa, destaca entre las diversas actividades y eventos que llevan a cabo  la “Escuela de Primavera en Matemática Aplicada” realizada por primera vez en noviembre de 2018, un esfuerzo conjunto entre los programas de Doctorado en Matemática Aplicada y de Magister en Matemática dirigido a estudiantes de cursos avanzados de pregrado y de magister en matemática y ciencias afines, de Chile y Latinoamérica, con el objetivo de invitar a nuevos estudiantes que quieran seguir estudios de postgrados en la Universidad del Bío-Bío, destaca su director.

El Dr. Ricardo Oyarzúa a dos años de dirigir el Programa de Matemática Aplicada subraya una mirada positiva del trabajo realizado a la fecha resaltando la acreditación reciente por cuatro años que cuenta el programa, lo que significa contar con beneficios para los estudiantes a través de las becas Conicyt, y fondos para que el programa pueda seguir funcionando satisfactoriamente.

Además menciona como un valor el contar con un orden administrativo y de gestión que le permite realizar su trabajo en mejores condiciones, contar con los necesarios recursos para una mayor difusión, y un trabajo que ha sabido responder a las observaciones que se le hizo al programa en su último proceso de acreditación por parte de sus pares evaluadores, esto le impulsa al Dr. Oyarzúa a señalar nuevos desafíos para su programa. “Esperamos para el 2021 acreditar por seis años”, concluye.

 




Escuela de Ingeniería en Alimentos UBB capacitó a vecinas de Florida

Alrededor de 20 vecinas y vecinos participaron en el proyecto “Capacitación en procesamiento y desarrollo de frutas y hortalizas para el Comité de Fomento Productivo de la comuna de Florida”, iniciativa de vinculación bidireccional con el medio realizada en el marco de la asignatura de Procesos de Frutas y Hortalizas de la carrera de Ingeniería en Alimentos.

El decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Dr. Jorge Moreno Cuevas, destacó que la actividad se desarrolla en el contexto del modelo de vinculación bidireccional con el medio institucional, que busca generar estrategias para fomentar, sistematizar y evaluar las acciones y actividades que relacionan a la Universidad y los entornos regionales.

“La carrera de Ingeniería en Alimentos tiene mucho que aportar a la comunidad y al desarrollo de las regiones. En este caso las vecinas y vecinos aprendieron sobre los procesos de conserva de frutas y congelamiento de hortalizas, lo que les permitirá aprovechar las materias primas de la zona y realizar algunos emprendimientos”, comentó el decano.

El decano Moreno Cuevas, quien dicta la asignatura de Procesos de Frutas y Hortalizas, también destacó el rol de los estudiantes de quinto año de la carrera, quienes oficiaron como monitores y debieron entregar sus conocimientos y orientar a los participantes en la capacitación.

En tanto, el alcalde de Florida, Jorge Roa Villegas, valoró la disposición de la Universidad al acoger en sus aulas y laboratorios a vecinos del Comité de Fomento Productivo de dicha comuna. “Alrededor del 70% de la población de nuestra comuna vive en zonas rurales. Florida produce muchos frutos, pero es necesario aportar valor a esa producción para que las vecinas y vecinos puedan vender a mejor precio y lograr un mayor sustento. Agradecemos a la Universidad por abrir sus puertas y permitir que nuestros vecinos tuvieran clases en estos espacios; para nosotros es muy importante que vivan esta experiencia”, aseveró.

El director de la Escuela de Ingeniería en Alimentos, Dr. José Miguel Bastías, manifestó que el proyecto permite alcanzar un doble objetivo: por una parte se entregan contenidos y herramientas a un grupo de personas que podrán aplicarlas en sus emprendimientos, y al mismo tiempo, los estudiantes de la carrera demuestran sus habilidades y conocimientos en una actividad de capacitación que anticipa algunas de las experiencias que vivirán como futuros profesionales. “Las puertas de la Escuela de Ingeniería en Alimentos están abiertas para seguir colaborando en actividades similares y fortalecer aún más el vínculo con la comunidad”, expresó.

La vecina de Florida e integrante del Comité de Fomento Productivo, Benita Cabrera Segura, destacó que los conocimientos adquiridos le permitirán aprovechar de mejor manera los productos de su invernadero, ubicado a 8 kilómetros del sector urbano. “Tengo cultivos orgánicos que luego vendo en un local frente a la plaza de Florida. Para nosotros ha sido muy gratificante participar en esta capacitación porque es muy útil. Me interesó mucho el proceso de congelado de hortalizas. Yo congelaba, pero no de la manera que nos enseñaron aquí. Agradezco a la Universidad del Bío-Bío porque ha sido una linda experiencia. Fue muy entretenido y los jóvenes fueron muy claros”, aseguró.

Correspondió al profesor Guido Sáez Trautmann hacer entrega de los certificados de participación.