Presentan libro “Intervención Social: un ensayo crítico, descolonizador y radical”

La presentación se dio en el marco de las actividades preparatorias del “Congreso de Pensamiento Crítico en las Ciencias Sociales: tensión entre resistencia y reproducción”, patrocinado por la Dirección de Extensión de la Universidad del Bío-Bío, que organiza la académica del Departamento de Ciencias Sociales, Dra. Carmen Gloria Jarpa Arriagada, Coordinadora Académica de CIISETS e integrante del Grupo de Investigación Familia, Escuela y Sociedad (FESOC).

“Intervención Social: un ensayo crítico, descolonizador y radical” es obra del académico de la Universidad Tecnológica Metropolitana, Pablo Suárez Manrique, autor de los libros “Trabajo social arte y poética: una visión transgresora” y “Sistematización y la producción de conocimientos en el Trabajo Social: des-atando al sujeto”.

El académico Pablo Suárez plantea que la intervención social actual contribuye a perpetuar las injusticias sociales, dado que las políticas sociales regulan el espacio social, atribuyendo ciertas tareas y funciones específicas a los trabajadores sociales en el marco del trabajo con las personas.

“Cada política social determina la tarea que tiene que hacer (el trabajador social), el indicador que debe lograr, la metodología que debe utilizar. Las personas que tenemos un referente crítico, observamos con preocupación que esas políticas están colapsando y fracasando en diversos ámbitos, como en la prevención del consumo de drogas, de la vivienda, de la previsión, del adulto mayor, entre otras”, expresó.

Suárez Manrique comentó que “intervención social” asoma como un concepto instrumental que no reflexiona la realidad, sino como una acción pragmática y operativa. Por ello levanta una crítica y sostiene que eso es producto de una lógica colonial que intenta perpetuar el sistema. Propone entonces un “nuevo” tipo de acción que ya existe y que se nutre de otras tradiciones teóricas y epistemológicas: la praxis.

“El concepto praxis, que también está asociado a la acción, no dice relación exclusiva con la situación instrumental, sino que plantea una filosofía de la praxis. Para poder hacer una acción, tienes que reflexionar sobre la existencia del otro u otras. Y cuando hablas de existencia, hablas de dignidad, proyecto histórico, democracia, participación… La acción que nosotros realizamos no es puramente instrumental, sino que tiene un sentido de futuro donde tenemos que contemplar al otro u otra en un proceso de mejoría de las injusticias sociales. La actual intervención social no logra eso y lo trato de demostrar en el libro”, argumentó.

El académico Pablo Suárez Manrique también relevó el valor de los diversos tipos de pensamiento crítico, advirtiendo que no existe uno solo. Entre ellos identifica la línea des-colonial, así como el feminismo, ecologismo, sindicalismo, entre otros. Cada uno se sitúa en realidades concretas, diferentes en sus demandas y situaciones puntuales.

“Es necesaria la distinción porque también existe un pensamiento crítico sistémico, del cual se vale el sistema y las políticas públicas. Es decir, la política pública que está incentivando este tipo de intervenciones también requiere un tipo de pensamiento crítico para mejorar sus prácticas colonizadoras”, aseguró.

En su caso, el académico Suárez Manrique plantea el pensamiento crítico con el objetivo de generar un mundo posible distinto al actual, lo que implica un sistema diferente al hoy predominante. “Requerimos construir otro mundo posible. No sólo tenemos una situación asociada al mundo neoliberal, donde el ser humano es transformado en un recurso capital humano. Las personas también existimos en función de una espiritualidad y donde la calidad de vida dice relación con un buen vivir, con un existir bien, y para eso no requieres consumir o transformarte en un capital para el empresario, sino que te ubicas en una relación social distinta”, reflexionó.