Reconocen trayectorias de funcionarios UBB acogidos a retiro

El rector de la Universidad del Bío-Bío, Dr. Mauricio Cataldo Monsalves, compartió un desayuno de camaradería con funcionarios recién acogidos a retiro de la sede Chillán: Manuel Millar Castillo, Manuel Donoso Herrera, Luis Garrido San Martín y Héctor Caamaño Riquelme, quienes se desempeñaban como auxiliares de distintas reparticiones. Junto al prorrector Dr. Fernando Toledo Montiel, la directora de Administración y Presupuesto, Karina Villarroel Álvarez y la coordinadora de Personal de la sede, Yenniffer Contreras Canto, se valoró el aporte de toda una vida de trabajo.

El rector Dr. Mauricio Cataldo instó a los ahora exfuncionarios a perpetuar su lazo con la Universidad, que les deja las puertas abiertas y reconoce el compromiso y la dedicación demostrada. “Les deseamos mucha suerte en esta nueva etapa que podrán apreciar más junto a sus familias. Como lo hemos dicho en otras oportunidades, la Universidad debe ser el soporte de las trayectorias de nuestros funcionarios y funcionarias, reconociendo y dando valor a las capacidades, saberes, diversidades y experiencias de cada integrante de la comunidad”, comentó.

Manuel Román Millar Castillo ingresó a la Universidad en 1982. Desempeñó funciones en el Campus Fernando May, en el antiguo edificio de calle Constitución, donde se emplazó la rectoría del IPROCH y la biblioteca, y en el actual Centro de Extensión. “Comencé a trabajar a los 15 años en una casa patronal cercana a San Carlos. Ahora quiero descansar un tiempo. La Universidad me sirvió para aprender el trabajo de la construcción y así fue como construí mi casa prácticamente solo. También aprendí de gasfitería y electricidad, cosas muy útiles, y quizás ahora también trabaje en algo de eso. Me voy muy agradecido”, precisó.

Manuel Alberto Donoso Herrera se incorporó en 1981. Inicialmente trabajó en las carreras de Enfermería y Nutrición y Dietética, en distintos espacios físicos como en la Casa del Deporte y en el Campus Fernando May. “Tengo recuerdos muy bonitos de la Universidad, de fiestas y aniversarios. Lo he pasado bien. Yo estudié para agente vendedor, así es que a lo mejor ahora comenzaré a vender algunas cosas y vendré a visitar a mis amigos y amigas de la Universidad. También aprovecharé el tiempo en mi casa, junto a mi hermana y mi hermano ya jubilados, quienes viven conmigo”, compartió.

Luis Bartolomé Garrido San Martín ingresó formalmente a la Universidad en 1982, aun cuando estuvo ligado al Fundo El Mono desde su infancia. Se desempeñó en la mantención de jardines de la Universidad, en el estadio atlético, como guardia en el Campus La Castilla, para volver finalmente al Campus Fernando May. “Don Fernando May nos trajo del Fundo las Pataguas el año 1962; tenía como 8 años. Entré a trabajar como a los 13 años en labores agrícolas. A los 14 años aprendí a trabajar con tractores y cosecheras… Eso sí, no fui más a la escuela”, señaló.

Héctor Caamaño Riquelme tenía 31 años cuando ingresó a la Universidad en 1982. Se declara un agradecido de la vida y de la Universidad. “Por ahora no me he planteado ninguna expectativa. Quiero estar tranquilo y hacer las cosas que antes no he podido. Descansaré tranquilamente un tiempo y después veremos. En la Universidad tuve muy buenos jefes y en general tengo buenos recuerdos porque pude formar una familia; incluso una hija es egresada de Enfermería de la UBB. Ahora comienzo una nueva etapa”, aseveró.

El prorrector Dr. Fernando Toledo Montiel, también manifestó su satisfacción por haber compartido muchos años con los exfuncionarios. “Con algunos de ustedes jugábamos fútbol acá. Les deseo lo mejor a ustedes y a sus familias. Han contribuido mucho a la generación de identidad de nuestra Universidad, al igual que los funcionarios y funcionarias que ya se han ido. Que sean muy buenos tiempos para todos”, compartió.




Estudiantes de guitarra del Conservatorio UBB encantaron con recital

Los alumnos de guitarra clásica del Conservatorio de Música Laurencia Contreras de la Universidad del Bío-Bío, dirigidos por el académico Alex Panes, encantaron con el recital en homenaje al guitarrista clásico y compositor francés, Roland Dyens. La actividad se realizó en el Instituto Chileno Norteamericano de Cultura de Concepción.

Ángel López, Christopher Osorio, Cristopher Carrillo, Leonardo Fierro, Pedro Toledo y Alexis Aguilera, fueron los seis estudiantes avanzados de guitarra clásica quienes interpretaron las obras de Roland Dyens, entre otras composiciones de célebres guitarristas.

Al respecto Alex Panes, ex estudiante y académico del Conservatorio desde 2016, manifestó que Dyens es un autor con un repertorio muy cercano a los jóvenes, pues mezclaba el jazz con la guitarra clásica. “Es positivo el estar guiando a estos jóvenes, pues en Concepción hay muchos talentos  y el Conservatorio les da las herramientas de base necesarias para quienes quieran proyectarse en una carrera musical a nivel profesional”.

“El volver a este lugar donde me formé es bonito porque es un espacio que tiene mucha trayectoria y cumple una gran labor de profesionalizar la música. Lamentablemente en la ciudad no hay posibilidad de estudios de pregrado, pero el Conservatorio Laurencia Contreras representa esa posibilidad para adelantar a lo chicos antes de que postulen a las universidades”, detalló.

Cabe señalar que la actividad corresponde al octavo concierto, enmarcado en la décima “Temporada de Jóvenes Músicos” del Conservatorio UBB.

 




Repentino deceso del académico Mario Solís

El lunes 8 de julio falleció, en Concepción, el académico de la Facultad de Ciencias Dr. Mario Enrique Solís Jara. Sus funerales se realizarán el miércoles 10, luego de una misa que se oficiará, a las 15.30 horas, en la Iglesia Las Carmelitas de San Fernando, saliendo el cortejo hacia el cementerio Parque El Sendero de la misma ciudad.

Solís Jara nació el 6 de enero de 1947. En 1973 se tituló de Químico en la Universidad de Chile y posteriormente obtuvo el grado de Doctor en Ciencias con mención en Química en la Universidad de Concepción.

Se incorporó a nuestra institución en marzo de 1984, desarrollando labores de docencia, investigación y extensión. Del 15 de abril de 2013 al 14 de abril de 2016, fue director del Departamento de Química, donde alcanzó además la jerarquía académica de profesor asociado.

El sorpresivo deceso de Mario Solís Jara causó gran aflicción entre sus colegas, compañeros de labores y alumnos. La Rectoría de la Universidad del Bío-Bío adhiere al dolor que aflige a sus familiares y a todos quienes le conocieron, compartiendo con ellos el pesar de su repentina partida.