Reconocen trayectorias de funcionarias UBB acogidas a retiro

Las ahora exfuncionarias Judith Suárez Vera y Emperatriz Nova Bustos fueron reconocidas en el marco de su reciente acogida a retiro. El prorrector Dr. Fernando Toledo Montiel, destacó el sentido de responsabilidad y el compromiso institucional evidenciado en casi 40 años de servicio.

El desayuno de reconocimiento realizado en la Prorrectoría consideró la participación de la directora de Administración y Presupuesto, Karina Villarroel Álvarez; la coordinadora de Personal de la sede, Yenniffer Contreras Canto y la directora de Bibliotecas UBB, Mónica Erazo Alcayala

El prorrector Dr. Fernando Toledo señaló que Judith Suárez Vera y Emperatriz Nova Bustos dejan el mejor recuerdo en la institución, lo que se grafica en las múltiples invitaciones de despedida que distintas unidades les han formulado. “Les expresamos nuestro cariño y reconocimiento porque ustedes desarrollaron su labor con absoluta responsabilidad y entrega. Por nuestra Universidad han pasado excelentes personas y entre ellas sin duda se encuentran ustedes. Mi cariño y un gran abrazo. Queremos que se sientan cerca de la institución y desearles lo mejor junto a sus familias”, acotó.

Judith Suárez Vera ingresó al entonces Instituto Profesional de Chillán (IPROCH) en diciembre de 1981 para desempeñarse como auxiliar de párvulo de la Sala Cuna Tuttito durante 35 años. A contar de febrero de 2016 integra el equipo de la Escuela de Graduados y posteriormente en la Biblioteca del Campus Fernando May, donde culmina su etapa laboral con 37 años de servicios.

“La Universidad me ha dado todo, me ha abierto muchas puertas. Pude salir adelante con mi familia y en lo laboral me siento realizada. Quizás me faltó mucho por aprender pero en este espacio me he sentido muy a gusto. Llegué a la biblioteca y tuve que aprender un trabajo nuevo. Mi hija es egresada de Pedagogía en Inglés de la UBB de manera que los vínculos y sentimientos son grandes con la institución”, precisó.

En tanto, Emperatriz Nova Bustos, arribó al IPROCH en agosto de 1981 alcanzando una trayectoria de 38 años. Se desempeñó en el área de Administración y Finanzas, en la Biblioteca del IPROCH, Biblioteca de La Castilla, y luego como encargada de la Biblioteca Marta Colvin del Campus Fernando May.

“Tengo una eterna gratitud con la Universidad porque me permitió desarrollarme como persona y adquirir nuevos conocimientos. Formé una familia y pude tener una vida digna. Ahora espero descansar y luego visualizar lo que será el futuro. De mis cuatro hijos, 2 son egresadas de Enfermería y de Pedagogía en Inglés de la UBB”, comentó.

Ambas funcionarias enfatizaron en el espíritu de colaboración existente en la sede Chillán, advirtiendo que siempre se sintieron valoradas y consideradas.