Académico UBB destaca beneficios de la actividad física en los hogares

Semanas en cuarentena, voluntaria u obligatoria, pueden pasar la cuenta a nuestro cuerpo si no se considera tener algunos cuidados básicos, como una buena alimentación y ejercicio físico regular, por ejemplo. Muchas veces los consejos están en nuestra puerta, pero por variadas razones, como el estrés o la preocupación y organización familiar, obviamos intentar al menos mantener una vida sana.

El jefe de la carrera de Pedagogía en Educación Física, Dr. Jaime Pacheco Carrillo, sostiene que “la cuarentena puede ser una muy buena oportunidad para escuchar nuestro cuerpo, conectarse y conocerlo. Como dice un refrán, la vida vive en el cuerpo. El ser humano es un ser biopsicosociocultural y no solo un ser cognitivo”.

Hay consejos básicos que nunca están demás recordarlos, “en general, tomar mucho líquido, en lo posible comer equilibradamente, incluyendo frutas, verduras y legumbres, y disminuir el consumo de alimentos grasos. Ver programas de televisión y videos en internet alegres, positivos y esperanzadores para equilibrar la carga de información negativa”, recomienda el académico.

Con relación a la condición física, explica Jaime Pacheco, lo ideal es tener un programa con actividades que duren por lo menos 30 minutos y que involucren a todo el cuerpo. “Se puede andar en bicicletas estáticas, y si esto no fuese posible lo ideal es buscar información en YouTube relacionada con ejercicios en espacios reducidos. Considerar también ejercicios para los grandes grupos musculares como piernas, brazos, espalda y musculatura del abdomen”.

Antes de comenzar el trabajo físico, no olvidar realizar ejercicios de movilidad de las articulaciones y elasticidad de los grandes grupos musculares ya señalados anteriormente, comenta el docente, también el baile puede ser una muy buena opción. Al terminar la rutina de trabajo, realizar ejercicios de respiración consciente y flexibilidad.

Respecto a cuál considera que podría ser el mayor problema para mantener un buen estado físico, el académico destaca la falta de conocimiento y disposición al movimiento, “la sociedad chilena ya daba señales claras de elevado sedentarismo. Esta situación podría agravar una realidad ya conocida tristemente”.

No es el espacio la principal dificultad, dice, “hay muchos trabajos fiscos que se pueden realizar en espacios reducidos como sentarse y pararse de una silla, las veces que sean posibles, o todas las actividades diarias como limpieza de la casa o del patio”.

Hablando de los niños en casa, los padres son muy importantes para potenciar una actitud positiva frente al ejercicio “participando con ellos. La evidencia científica es clara al demostrar que los niños más activos físicamente lo son por el ejemplo de sus padres. En internet circula mucha información, de calidad y otra no tanto, pero es una fuente de información que puede ayudar para encontrar la forma de ejercitarse físicamente en familia. Opciones hay muchas, pueden bailar juntos, lanzar una pelota en un recipiente y muchas otras tareas motrices, se pueden adaptar usando un poco de creatividad”.

Asimismo, no se puede desestimar la importancia de articular saberes, releva el académico, como pintar, dibujar o recortar, de esta forma se potencia el desarrollo de la coordinación motora fina. La música, en tanto, también puede ser un estímulo importante para desarrollar conductas físicamente activas.




Face UBB crea aplicación que ayudará en detección precoz de Covid-19

Un equipo de profesionales del Departamento de Ciencias de la Computación y Tecnología de la Información (DCCTI) de la Facultad de Ciencias Empresariales (FACE) de la Universidad del Bío-Bío está creando una plataforma con su respectiva aplicación gratuita, denominada AlertC-19. Esta iniciativa, de participación voluntaria, permitirá detectar precozmente el Covid-19 y aportará información relevante a cada usuario del sistema, así como también a las comunidades a las que pertenecen y los responsables de las mismas. 

Asimismo, la información agregada de las comunidades permitirá una mejor orientación a la hora de tomar decisiones, por ejemplo, relacionadas con cuarentenas. La Dra. María Angélica Caro Gutiérrez, académica del DCCTI, quien forma parte del equipo creador de AlertC-19, indica que el trabajo comenzó a fines de marzo y que actualmente está por comenzar una etapa piloto con la primera versión de AlertC-19. Esta versión permitirá que quienes la usen puedan entregar diariamente sus síntomas, pudiéndose, a partir de ellos, calcular el nivel de riesgo de contagio, esto gracias a un algoritmo elaborado con información proporcionada por médicos.

“Queremos motivar a las personas a que una vez que lancemos la aplicación comiencen voluntariamente a entregar sus datos porque de vuelta podrán tener un beneficio, cual es que la aplicación entrega un diagnóstico preliminar y recomendaciones de acciones a seguir, de acuerdo a los distintos escenarios”, manifiesta la académica.

Es importante destacar que AlertC-19 necesitará datos esenciales como nombre, dirección, rut y el número de documento, por ejemplo, y en las próximas fases se pedirá información más detallada, como enfermedades de base, situación geográfica, teniendo en cuenta que, habiendo más información, será posible entregar mejores recomendaciones.

La idea es ir escalando, indica la Dra. Caro, “y en la medida que más personas usen la aplicación podremos contar con mejor información agregada que permita gestionar comunidades. Todo esto poniendo especial atención en la confidencialidad, ya que los datos agregados de comunidades o zonas serán generales y nunca revelaremos la información de una persona pues esta se considera privada”.

Además, agrega la docente, es vital dejar claro y dar tranquilidad a los usuarios respecto del rol neutral que cumple una institución como la Universidad del Bío-Bío, “creemos que es importante el rol de la Universidad en ese sentido, que va a resguardar los datos en un entorno que es neutral. La UBB no tiene fines de lucro, no tiene interés de sacar provecho de esos datos, ni vender la base de datos a otra organización. Ese es un respaldo también para las personas”.

Actualmente la plataforma y aplicación se ha gestado gracias al aporte de los voluntarios que participan, tanto en la UBB como egresados y otros profesionales que se encuentran ubicados en distintas ciudades y países. Entre los beneficios que tendrá la aplicación están: notificación personal de riesgo y entrega de consejos de protección personal, evaluación periódica de riesgos espaciales y temporales de comunidades, ayuda a gestión logística de bienestar de las personas, entre otras.




Magíster en Salud Pública UBB dio inicio al año académico en modalidad telemática

La directora del Magíster en Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores, destacó que el 90% de los seleccionados de la cohorte 2020 optaron por matricularse, pese a las complicaciones derivadas del escenario de alerta sanitaria por Covid-19. El programa se encuentra acreditado por la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), por un periodo de 3 años, entre julio de 2018 y julio de 2021.

El decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Dr. Jorge Moreno Cuevas, destacó que para la Facultad y el propio programa supone un desafío impartir docencia a distancia, al tiempo que también revela las fortalezas y capacidades institucionales para hacer frente al escenario con pertinencia y calidad. “Ciertamente, los/as profesionales requieren adquirir nuevos conocimientos y competencias, y creemos que el Magíster en Salud Pública UBB les otorgará las facultades necesarias para liderar equipos de trabajo en esta relevante área”, aseveró.

En tanto, la directora de Postgrado UBB, Dra. Carmen Luz Muñoz Mendoza, precisó que la Universidad, con sus 73 años de existencia, vive un hito al inaugurar el año académico en modalidad virtual tanto a nivel de pregrado como de postgrado.  Asimismo, recordó a los estudiantes del magíster, el gran paso que supuso la cuarta acreditación institucional por un periodo de 5 años (2019-2024).

“En este último proceso se logró la acreditación de la docencia de Postgrado, aspecto del todo relevante porque reconoce la calidad en la formación de capital humano avanzado a través de los programas de magíster y doctorado que imparte la Universidad. Nuestra institución cuenta con 6 programas de Doctorado y 12 programas de Magíster en las áreas de Arquitectura, Construcción y Diseño; Ingeniería, Educación, Ciencias, Ciencias Empresariales, y Ciencias de la Salud y de los Alimentos”, destacó.

A su vez, la directora del programa de Magíster en Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores, expresó un reconocimiento a los alumnos/as del programa, toda vez que la gran mayoría aporta con su trabajo diario, en diversos centros de salud, a hacer frente a la pandemia de Covid-19.

La Dra. Araneda Flores, manifestó que la pandemia ha obligado a las universidades, entre ellas a la Universidad del Bío-Bío, a implementar modalidades de docencia a distancia, homologando las actividades académicas que se realizan en un contexto presencial de normalidad. Esto, con el fin de resguardar la salud de alumnos/as y académicos/as.

“A pesar de esta situación, en que el mundo se detuvo, para la cohorte 2020 se ha matriculado el 90% de los seleccionados. Esta confianza que han depositado los nuevos alumnos, así como los de la cohorte 2019, la valoramos enormemente y nos compromete a seguir trabajando con excelencia, ahínco y centrados en nuestro objetivo, que es formar especialistas en salud pública en un contexto complejo y global que contribuya a mejorar las condiciones biopsicosociales de la población nacional, regional y local, a través del diagnóstico, ejecución, y evaluación de programas mediante la intervención o investigación aplicada en salud, considerando un enfoque por competencia profesional, holístico e interdisciplinario. Es decir, ser un aporte a esta sociedad que tanto nos necesita, especialmente en esta época de crisis”, argumentó.

La Dra. Jacqueline Araneda, también destacó que muchos de los graduados del programa, hoy se encuentran liderando equipos de trabajo y tomando decisiones en torno al escenario planteado por el Covid-19. “Con mucho esmero, desde hace ya 20 años, hemos intentado cumplir con el objetivo del programa de Magíster en Salud Pública. Nos enorgullece la preferencia incondicional de alrededor de 400 alumnos de diversos lugares del país, que han preferido nuestra casa de estudios para recibir formación de Postgrado en el área de salud pública”, describió.




Equipo de Bienestar Estudiantil contribuye al desarrollo de los jóvenes UBB

Generar espacios y redes de apoyo a los estudiantes para enfrentar los factores de riesgo sociales y económicos producidos por la emergencia sanitaria a raíz del Covid-19, a través de herramientas de orientación y beneficios, es la labor que están realizando los profesionales de los departamentos de Bienestar Estudiantil en las sedes Chillán y Concepción de nuestra Universidad.

La respuesta ante la emergencia ha sido coordinada con diversas autoridades y unidades de la UBB para permitir la adecuada ayuda asistencial y bienestar integral de los jóvenes en este periodo que deben enfrentar su vida universitaria desde sus hogares, en modalidad virtual.

Desde ambas sedes el trabajo ha estado enfocado en dar continuidad a la gestión de beneficios en los cuales se cumple una función vital como son la renovación y/o postulación a los beneficios Junaeb (becas Presidente de la República, Indígena, Residencia Indígena, entre otras); la actualización de datos para cargar la tarjeta de alimentación BAES, la renovación de becas internas entre las que se encuentran las que abarcan temas de residencia, movilización, gastos universitarios o materiales de estudio; y la renovación o entrega de la Tarjeta Nacional Estudiantil (TNE).

Asimismo, para un bienestar integral del estudiante la Universidad ha entregado beneficios de emergencia, ampliando la cobertura en la asignación de becas Hermanos y Rectoría para el pago de la cuota básica, gestionado préstamos y ayudas eventuales que permitan enfrentar dificultades socioeconómicas, de salud y de estudio. También se ha apoyado fuertemente el proceso de asignación de notebook y de chips para conectividad a internet, contactando telefónicamente a cada estudiante que ha reportado la necesidad de conectividad y que cumple requisitos socioeconómicos.

Un punto importante ha sido la atención de las necesidades emocionales y de salud mental de los estudiantes mediante una comunicación permanente con quienes presenten alguna dificultad a través de orientaciones psicológicas y sociales.

Así lo destaca la jefa del Departamento de Bienestar Estudiantil en la sede Chillán, Marcia Inostroza, al señalar que la Dirección de Desarrollo Estudiantil está haciendo un esfuerzo tremendo en digitalizar la atención de estudiantes, a través de redes sociales, contacto telefónico, correo electrónico, plataformas de videochat y transmisiones en vivo en Instagram, “con el fin de acercarnos a nuestros/as estudiantes y que sientan realmente que la Universidad, aunque ha postergado sus funciones presenciales, está cerca de ellos/as. Los y las profesionales de nuestro Departamento han sido claves en el desarrollo de esta nueva metodología de trabajo, demostrando su compromiso con la labor social y entregando su mejor esfuerzo para que este trabajo se lleve a cabo”.

Similar opinión sobre el proceso tiene el jefe del Departamento de Bienestar Estudiantil de la sede Concepción, Richar Rocha, quien enfatiza que el trabajo en equipo ha sido clave, “teniendo que enfrentarnos a situaciones con la capacidad de ser flexible y adaptarse a la contingencia, poniendo lo mejor de cada uno al servicio de quienes lo necesitan. Creo que esa voluntad de trabajo es la que permite salir adelante y superar las emergencias”.

Con respecto a la respuesta que ha tenido la comunidad estudiantil, Richar Rocha expresa que ésta ha sidorespetuosa y madura, poniendo énfasis en los factores humanos que se ven afectados ante situaciones como la que estamos viviendo. Han demostrado un nivel de conciencia y de preocupación por cada uno/a de sus compañeros y un nivel de solidaridad que, por ejemplo, se demuestra cuando hemos tomado contacto con alguno de ellos para evaluar la entrega de un beneficio y nos señalan que mejor lo cedamos a otros compañeros. De ahí la importancia de estar más juntos y de pensar acciones de manera conjunta. En este sentido resalto la buena comunicación que tenemos con la Federación de Estudiantes”.

Por su parte, Marcia Inostroza, valora que los/as estudiantes han demostrado una actitud solidaria, al preocuparse de sus compañeros/as que no tienen condiciones económicas para cursar las clases a distancia, manifestando su preocupación y haciendo gestiones, para que cada uno/a de ellos/as, puedan tener condiciones óptimas. Así también, los centros de estudiantes, representantes de nivel o tutores/as se comunican directamente con nosotros, en el caso que detecten otro tipo de necesidades entre sus compañeros/as en las que podamos intervenir, sobre todo, en tiempos de incertidumbre económica por las que atraviesan algunas familias.

Por último, Richar Rocha afirma que los desafíos hoy son fortalecer la comunicación con los estudiantes, responder oportunamente a sus requerimientos, gestionar de mejor forma cada uno de los procesos y entregar herramientas para que cada estudiante pueda acceder a sus estudios en condiciones dignas.