Profesor emérito UBB dio charla sobre la pandemia y la psicología de la liberación

“Pandemia y la psicología de la liberación” se denominó la charla online que realizó el profesor emérito UBB y sacerdote, José Luis Ysern de Arce, quien expuso para más de 90 personas. La iniciativa la organizó el Centro Psicosocial de la Escuela de Psicología UBB (Cepsico), a través de su coordinadora, Ana María Reyes Lobos, quien también moderó la presentación y posterior interacción con los participantes.

Según el académico, la psicología de la liberación significa que todas las personas, de alguna manera, “tenemos que liberarnos de la opresión que llevamos dentro, siendo a su vez una psicología que tiene en su mirada a las comunidades que han sido tradicionalmente afligidas, por lo que está muy centrada en la comunidad más que en el individuo”. Es importante destacar que este movimiento basa su análisis en el ver (hechos), juzgar (crítica) y actuar, teniendo además sus cimientos teóricos en Latinoamérica.

En la charla, el sacerdote realizó un ensayo sobre lo que ocurre con la pandemia desde esta metodología y específicamente desde el ver, abordando los aspectos social, psicológico, ético y valórico, respectivamente. En el área social consideró que lo que ocurre con el Covid-19 es un suceso de “consecuencias psicosociales inimaginables, comparado por impactos históricos de grandes proporciones que han pasado por encima de fronteras geográficas, sociales y étnicas, entre otras”.

Respecto al aspecto psicológico del ver, resaltó el miedo obsesivo al contagio, la angustia, el sufrimiento, la desconfianza, y el rechazo neurótico a funcionarios de la salud, por ejemplo. El académico recordó con buen temple cómo le recuerdan otros que está en el grupo de riesgo frente a esta pandemia, “como si no lo supiera me dicen que pertenezco al grupo de alta vulnerabilidad, que ni se me ocurra asomar la nariz a la calle. Por viejo, tarado y cardiópata”, sonrió.

En lo valórico el docente destacó que han aparecido personas “buenísimas que están arriesgando hasta sus vidas para atender a la gente que está afectada”, refiriéndose no sólo al personal de salud, sino a todos quienes hacen que se mantenga la vida cotidiana, recolectores de desechos, panaderías, entre otros.

En el segundo paso, el juzgar, dijo Ysern de Arce, están todos los hechos que vemos y aspectos que tomamos en la primera parte, “en el observar, lo que ahora pasamos por el lente de la crítica”. En esa parte del análisis se permite el apoyo de la teoría de la pirámide invertida, que trata sobre las comunidades populares al poder, con una cosmovisión desde abajo preguntándose a quién perjudica más la situación. Al hacer cualquier análisis, precisó el psicólogo, hay que tomar en cuenta que toda epistemología y teoría del conocimiento surge desde las bases, la experiencia y la praxis.

Es por lo anterior que el análisis crítico se hace para transformar la realidad y, por ejemplo, viendo la actualidad desde la psicología de la liberación se puede considerar la situación de marginación, donde el efecto de la pandemia podría agudizarla. Desde el desarrollo de la conciencia crítica Ysern de Arce ejemplificó la idea con un refuerzo a lo que se viene dando en Chile, ese despertar social que explotó a fines del año pasado. Luego, se llega al consecuente compromiso social comunitario que a su vez deriva en la parte final del proceso, que es el actuar.

“Si hemos realizado bien el análisis, a partir del ver y el juzgar sale sólo el actuar. Aquí sabemos que en el centro de la piscología de la liberación están los pobres, los marginados, los desatendidos, entonces a partir del análisis con ellos y desde ellos, vemos qué hacer”, sostuvo el académico. En este proceso el psicólogo como profesional debe actuar con humildad, agregó, y tener la capacidad de escuchar, admirar, tener respeto por la dignidad de las personas a las que quiera servir.




Académico UBB integra investigación de análisis bibliométrico sobre Covid-19

Analizar la producción científica mundial relacionada con el COVID-19, a partir de la búsqueda bibliográfica desde la base de datos Scopus, fue el principal objetivo de la investigación denominada “Nuevo coronavirus (COVID-19). Un análisis bibliométrico”, publicada en un número especial de la Revista Chilena de Anestesia. El académico del Departamento de Ciencias Sociales, Dr. José Sandoval Díaz, integró el equipo compuesto por académicos de la Universidad de Valparaíso, Universidad Católica del Maule, Pontificia Universidad Javeriana (Colombia),  y Universidad Privada del Norte (Perú).

El Dr. José Sandoval explicó que el estudio aporta una primera aproximación a los esfuerzos desplegados a nivel mundial respecto de esta nueva área de investigación, que en alrededor de 3 meses se ha incrementado notablemente, toda vez que el nuevo coronavirus se ha extendido a 180 países, con más de medio millón de casos confirmados y más de 40.000 muertes, según indicó.

El estudio fue publicado en un número especial de la Revista Chilena de Anestesia https://revistachilenadeanestesia.cl/ de acceso abierto, donde se grafican investigaciones sobre COVID-19 desde distintos abordajes.

“El equipo es liderado por el Dr. Gonzalo Salas de la Universidad Católica del Maule, quien hace bastante tiempo realiza análisis de carácter bibliométrico. Se me invitó a participar en atención a que trabajo en la línea de Riesgos y Desastres Socio-naturales”, precisó.

El Dr. Sandoval Díaz señaló que se realizó una búsqueda bibliográfica utilizando la base de datos Scopus. “Se identificó un total de 547 documentos publicados, analizándose características tales como: modalidad de publicación, los índices de colaboración, los países más productivos, las revistas científicas, las instituciones que más están publicando sobre el tema, e indicadores de citación e impacto”, ilustró.

Es así como “se identifica a China como el país que ocupa el primer lugar con 213 (20,9%) documentos publicados. Por su parte, The Lancet, British Medical Journal y el Journal of Medical Virology, son las revistas con mayor número de documentos publicados. A su vez, se identifica a la Wuhan University como la institución que presenta mayor liderazgo respecto al número de publicaciones. El número total de citas de todas las publicaciones fue de 1.685; el índice h de los artículos recuperados fue de 42 y se ubican cuatro artículos con más de 100 citas”, describió.

El Dr. José Sandoval comentó que la publicación es un insumo relevante para quienes investigan sobre Covid-19, dado que podrán acceder a un acucioso registro de revistas, autores, así como de  los contextos en que se está estudiando el tema. “En general, la mayoría de los estudios analizados son de marcado perfil biomédico, exploratorios, estudios de caso, reportes breves, y son realizados en países y universidades con un importante desarrollo en el área de la medicina. Muchos de ellos establecen algunas comparaciones con los casos de SARS originados en el sudeste asiático (2003) y con otras pandemias como la gripe A H1N1 (2009)”, ilustró.

El académico UBB comentó que los resultados del estudio también permiten visualizar en qué aspectos de la investigación se está profundizando y en cuáles no.

“Las Ciencias Sociales y las Ciencias de la Salud, en términos del cuidado, no están presentes. Por ahora, la investigación realizada es de carácter biomédico, pero también será necesaria la investigación con un enfoque biopsicosocial, de manera que ahí hay un nicho que abordar. Sólo por mencionar un ejemplo, está claro que el confinamiento es una de las estrategias más seguras para evitar el contagio, pero éste también tiene algunos efectos colaterales vinculados con la salud mental, y hasta ahora no hay investigación sobre ello, probablemente, por lo emergente de esta situación”, detalló.

El Dr. José Sandoval explicó que el estudio también refleja el desigual desarrollo de la investigación científica puesto que los países más productivos: China (213), Estados Unidos (103), Reino Unido (53), Italia (31), Canadá (26), Francia (26), Hong Kong (26), Alemania (24), Taiwán (20) y Suiza (19), son aquellos con una mirada de largo plazo en términos de inversión en ciencia y tecnología.

Asimismo, se pueden vislumbrar cambios geopolíticos desde la perspectiva de la generación del conocimiento. Es así como son instituciones chinas las que lideran en materia productiva sobre la temática, lo que también llama a reflexionar sobre la forma de comunicar la ciencia en el corto y mediano plazo.

 

 

 

 

 

 




Directora de Enfermería UBB releva importancia de cumplir con medidas sanitarias por Covid-19

La situación actual derivada por la pandemia de Covid-19, donde las cuarentenas y cordones sanitarios varían según la región, genera la necesidad imperativa del autocuidado. Es por lo anterior que la reiteración en medidas básicas es oportuna en cualquier momento frente a la realidad del país y el mundo.

La directora de la Escuela de Enfermería de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Pamela Montoya Cáceres, releva la importancia de cumplir las normativas emanadas de la autoridad sanitaria. La mascarilla es de uso obligatorio y debe cubrir completamente la nariz y la boca, recuerda la académica. “No confundir la falsa seguridad”, dice, por lo que se deben usar guantes por la contaminación de superficies al no saber el tiempo que el virus sobrevive en ellas.

Asimismo, insiste la profesional de la salud, lo básico es reforzar las medidas de cuidado personal como no refregarse los ojos con las manos sucias, o posterior al contacto de superficies o elementos externos. Mantener un lavado de al menos 20 segundos con agua y jabón, y taparse con el antebrazo la boca al estornudar y toser, es algo que se debe integrar obligatoriamente a las conductas personales.

Al no haber certeza de la duración del virus en las superficies, explica la directora de Enfermería, “la recomendación es lavar con detergente a más de 60 grados de temperatura para asegurar desinfección, y nunca sacudir la ropa antes de iniciar el lavado”. Si las prendas no se pueden exponer a esa temperatura se deben usar los desinfectantes como amonio cuaternario, cloro o alcohol al 70 °, elementos que se deben utilizar a temperatura ambiente.

Respecto a las rutinas sociales, estas deberán retomarse con las medidas que ya están establecidas, sostiene Montoya, distancia física de más de un metro, uso de mascarillas, guantes, y la ropa que debe ser desinfectadas cada día. En cuanto a nuestra manera de relacionarnos, destaca que se deberá evitar el saludar de beso y de manos, “tendremos que desarrollar nuevas costumbres para reunirnos, así como aprovechar el uso de la tecnología para evitar el traslado de personas si no es necesario”.

La enfermera precisa que, si se debe realizar trabajo presencial lo ideal es horario continuado de 08 a 17 horas, por ejemplo, con colación en el lugar de trabajo para no exponer a la familia y generar una rutina de ingreso a la casa. A ello se debe integrar el desinfectar de ropa, así como cumplir las recomendaciones que ya ha entregado la autoridad, las cuales “pueden ir cambiando según la nueva evidencia que se presenta del virus”.

El mantener los hábitos de higiene ya mencionados, recuerda la docente, así como el uso de pañuelos desechables y no compartir utensilios para alimentarse, no es algo nuevo, sino la forma de prevenir las enfermedades respiratorias que por años se viene informando a la comunidad.




Académico UBB destaca efectos de la pandemia en el medioambiente

Profundos cambios en el estilo de vida de la población mundial ha provocado la pandemia del Covid-19, lo que ha generado una significativa disminución en la emisión de contaminantes y diversos efectos sobre el medioambiente.

Así lo explica el académico de Ingeniería en Recursos Naturales de la Facultad de Ciencias de nuestra Universidad, Dr. Patricio Neumann, al señalar que algunos estudios han mostrado que la concentración atmosférica de dióxido de nitrógeno ha disminuido en regiones donde se han implementado medidas de cuarentena, tales como China o el norte de Italia. “Eso es importante, porque la exposición a los óxidos de nitrógeno puede favorecer la generación de infecciones respiratorias y existen estudios preliminares que vinculan la presencia de este contaminante con la mortalidad del Covid-19”, acota.

Sin embargo, el académico sostiene que, en el caso de países como Chile y específicamente en ciudades como Chillán, es posible que el confinamiento lleve a un aumento en los episodios de contaminación por material particulado, debido a que la principal fuente de dichos contaminantes es la calefacción domiciliaria a leña.

Con respecto a las emisiones de gases de efecto invernadero, afirma que éstas han disminuido alrededor de un 5.5% a nivel global, principalmente asociado a la disminución en los vuelos y otros medios de transporte de pasajeros. A pesar de ello, existe incertidumbre sobre lo que sucederá una vez superada la crisis sanitaria, pues es posible que se genere un efecto rebote que incremente las emisiones a niveles más altos que los que teníamos antes de la pandemia. “Esto sería gatillado por la crisis económica y el posible ablandamiento de las agendas ambientales en favor de la reactivación de la economía, la que se enfocará en re-incentivar el consumo y probablemente implique un retorno a la generación sucia de energía”.

Preocupante también -enfatiza- es el incremento del consumo de plásticos de uso sanitario. “Debido a las necesidades de protegerse del contagio, el uso de guantes, mascarillas, protectores faciales y otros elementos de protección personal ha aumentado de manera exponencial durante las últimas semanas, siendo la mayor parte de estos del tipo ‘usar y tirar’.  Esto va directamente en contra de los esfuerzos que se han realizado a nivel mundial y nacional para disminuir el uso de productos plásticos de un solo uso, y considerando la incertidumbre generada por la pandemia resulta difícil proyectar que pasará con esto en el futuro”, asevera.

El Dr. Patricio Neumann subraya que es fundamental la conciencia medioambiental que deben tener las personas adoptando todas las medidas para enfrentar el Covid-19. Al respecto explica que recientemente se ha establecido un endurecimiento en la fiscalización de la calidad de la leña vendida en las ciudades del centro sur de Chile, debido a que la leña con un mayor contenido de humedad se combustiona de manera menos eficiente y por lo tanto genera una mayor cantidad de contaminantes. Considerando que alrededor de un 90% del material particulado fino presente en ciudades como Chillán proviene de la quema de leña, esta es una medida necesaria para enfrentar el invierno de manera responsable y mitigar los impactos del Covid-19. “Es importante entender que todos somos parcialmente responsables por el problema de la contaminación atmosférica de Chillán y, por ende, debemos contribuir con nuestro granito de arena para su solución. Por lo mismo, en la medida que nuestra situación socioeconómica nos lo permita, debemos migrar a sistemas de calefacción menos contaminantes, invertir en mejoras de aislamiento térmico en nuestros hogares o, al menos, asegurarnos que la leña que compramos ha sido certificada con un bajo porcentaje de humedad”.

Agrega que es necesario entender que el cuidado de la biósfera es fundamental para la supervivencia de nuestra propia especie. Para que eso ocurra, se requiere una mayor educación ambiental y una nueva perspectiva de nuestra relación con el medioambiente. “Una de las cosas que nos ha mostrado esta pandemia es que para enfrentar los problemas ambientales globales necesitamos más que solo disminuir nuestras huellas personales. Es posible que este sea el momento de cuestionar la estructura de nuestra economía y la forma en que producimos los bienes que consumimos, lo cual requiere de esfuerzos mancomunados por parte de los gobiernos y el sector privado, y el desarrollo de políticas ambientales que realmente sean sustentables y que no solo lleven ese logo como una estrategia comunicacional”, concluye.




Programa Tutores acompaña a estudiantes UBB en modalidad a distancia

Un trabajo colaborativo enfocado en el acompañamiento a la vida universitaria de los estudiantes de primer año a través de una modalidad a distancia y virtual está realizando el Programa Tutores de la Universidad del Bío-Bío, respondiendo a los desafíos que ha implicado la crisis socio-sanitaria que enfrenta el país.

Las actividades comenzaron con la Semana de Inducción del 24 al 26 de marzo, tal como se tenía previsto. Sin embargo, debido a las medidas extraordinarias adoptadas por la Universidad producto de la pandemia se emprendió un plan de contigencia que permitió vincular a los estudiantes con la UBB, considerando la postergación en el inicio de sus clases y las posibles dudas e incertidumbre ante este escenario sociosanitario. Así lo explicaron las encargadas de esta estrategia Paola Saldías y María José Espinoza, de las sedes Chillán y Concepción, respectivamente.

La labor contempló la coordinación con diferentes actores institucionales con el fin de poner a disposición de los estudiantes una página web con la información necesaria para conectarles con los profesionales, docentes, tutores y compañeros que forman parte de la  red de apoyo fundamental para sus primeras semanas de vida universitaria. La web de inducción aún se mantiene activa y actualizada en https://ubiobio.cl/induccion2020/

Las profesionales enfatizaron que, de acuerdo a lo excepcional del formato a distancia, la experiencia fue satisfactoria, pues lograron alcanzar a un gran número de estudiantes, quienes establecieron contacto con sus pares, con unidades clave de la red universitaria y con sus directores de Escuela o jefes de Carrera, además de encargados de carrera del Programa Tutores. La utilización de la página derivó en 6 mil 309 visitas solo durante la semana de inducción y múltiples consultas mediante foros y correos electrónicos, las que fueron resueltas por las distintas unidades. El proceso ha sido reforzado a través de las redes sociales con que cuenta el programa, tales como Facebook, Instagram y  Twitter.

Una experiencia nueva ha sido también las tutorías virtuales que tienen como objetivo acompañar, generar y potenciar competencias individuales y colectivas, con instancias de creación de vínculos, aprendizaje y colaboración entre estudiantes de primer año y sus tutores, todo esto para lograr en un proceso exitoso de transición a la vida universitaria.

El proceso está a cargo de Constanza Baeza, en Chillán y Jéssica Jeréz, en Concepción, quienes informaron que se diseñó un curso en la plataforma Moodle, donde el encargado de carrera y tutores apoyan un proceso de aprendizaje activo, por medio de estrategias sincrónicas y asincrónicas, generando contenidos fundamentales para las primeras interacciones en la universidad. Así se favorece que estudiantes que aún no comparten un espacio físico, si lo hagan en un entorno virtual utilizando herramientas como padlet, mentimeter, kahoot y otros recursos propios de Moodle. De esta forma, se contribuye a restituir el tejido social, generar comunidad y aprender colaborativamente, explicaron.

Lo anterior no sería posible sin el rol esencial que cumplen los tutores de la UBB con sus compañeros de primer año. Así lo destacó el coordinador del Programa Tutores, Rodrigo Fuentes, quien afirmó que “los tutores han extremado los recursos virtuales para acompañar a todos los estudiantes de primer año que se encuentran con dificultades propias de la delicada crisis que estamos viviendo. Este trabajo entre pares ha sido fundamental para colaborar con las carreras en el primer vínculo con sus estudiantes, tan importante en estos días y que a pesar de las dificultades que los mismos tutores y tutoras están viviendo, sigue siendo uno de los sellos del acompañamiento UBB”, aseveró.

Para el tutor y estudiante de Ingeniería Civil en Informática de la sede Chillán, Matías Robles, esta experiencia ha sido un desafío. “Este semestre brindamos un apoyo académico, pero nuestros esfuerzos están concentrados también en el apoyo emocional y vocacional de los tutorados, tratando de generar confianza en ellos y un vínculo de amistad en la que puedan confiar cuando necesiten ayuda, sin mencionar el generar instancias para que se conozcan entre ellos y generen grupos de trabajo, que ya hemos confirmado, se conservan durante todo el periodo que los alumnos permanecen dentro de la carrera”.

Similar opinión tuvo Sebastián Larrere, tutor y estudiante de Ingeniería Civil Química de la sede Concepción, quien reconoció que esta ha sido una situación inestable, que ha implicado estar atentos a apoyar a sus compaleros en aspectos mas personales y de conectividad, ocupandose de transmitir de mejor forma nuestra experiencia y tranquilidad. “Lo que más destaco de la modalidad virtual son las realidades de cada uno como persona, ya que se han sido muy reflejadas, por ejemplo, las situaciones de desigualdad, ansiedad y estrés”, expresó.

El equipo del Programa Tutores está integrado por su coordinador Rodrigo Fuentes, Rita Bustos, secretaria; Martha Venegas, Paola Saldías y Constanza Baeza, encargadas de carrera en la sede Chillán; y Jorge Sáez, Jéssica Jerez, Verenna Tampe, Cinthia Espinoza y María José Espinoza, a cargo de las carreras en la sede Concepción.




Exitoso encuentro Universidad-Empresa impulsada por OTL UBB y Macrofacultad

Recientemente la Oficina de Transferencia y Licenciamiento de la Universidad del Bío-Bío (OTL-UBB) en conjunto a la Macrofacultad, llevaron a cabo una mesa de trabajo On line “Desafíos 2020 en Economía Circular” con destacadas empresas regionales con el objetivo de generar espacios de acercamiento entre la academia y las empresas a fin de identificar desafíos tecnológicos que puedan ser abordados colaborativamente.

Por Dagoberto Pérez .

Andrea Bustos, coordinadora de la OTL-UBB destacó este encuentro y la excelente respuesta de los representantes de la academia y de las empresas locales. “Nuestra motivación fue hacernos parte de la reactivación de los principales sectores productivos a través de la economía circular para seguir impulsando oportunidades laborales tan necesaria en estos tiempos de crisis sanitaria a raíz de COVID-19, y la respuesta que tuvimos de parte de los empresarios y académicos fue excelente y de mucha inspiración para seguir vinculados a través de nuestras capacidades científico-tecnológicas en colaboración mutua con la industria”, resalta la responsable de esta iniciativa.

La actividad denominada “Desafíos 2020 en Economía Circular”, contó con la presencia de los investigadores UBB, Christian Núñez, Ramón Ahumada, Francisco Vergara, Claudia Muñoz, Mabel Vega y Aldo Ballerini quienes valoraron este encuentro por la relevancia que tiene para el desarrollo del país y como la academia en coordinación con la industria pueden hacer su aporte.

Y desde el mundo de la empresa participaron Yani Eistrupp, jefe de Operaciones de MADESAL Circular; Rodrigo Olguín, de Forestal Foresol.; Cristino Stange, de Sur Inversiones; Francisca Migryk, Comercializadora Unión y Walter Vidal, de ASYSFOR. Todos agradecieron esta invitación y resaltan el valor de la colaboración y el aporte que pueden hacer junto a la academia para la realización de iniciativas productivas con alto impacto comercial.

El Dr. Christian Núñez, académico del Departamento de Química, subrayó la importancia de este encuentro y para eso lo primero que se debe hacer –indica el investigadores identificar en que parte del proceso productivo pueden aportar con sus conocimientos.

En similares términos se refiere a este encuentro la Dra. Claudia Muñoz, académica del Departamento de Ciencias de la  Construcción. “Para intencionar una efectiva vinculación Universidad–Empresa se debe sustentar en un trabajo integrado, colaborativo, evidentemente bidireccional”, indica a investigadora UBB.

Por su parte el investigador Dr. Aldo Ballerini académico del Departamento de Ingeniería en Maderas, comenta que la relación Universidad-Empresa es clave para transitar de manera efectiva desde una economía basada en materias primas a una basada en conocimiento y, por lo tanto, generadora de productos innovadores de alto valor.

“Es una excelente oportunidad para conocer qué están realizando otras empresas y poder ser asesorado en tiempo real con académicos expertos en cada disciplina, lo que genera sinergias y fomenta la colaboración entre empresas participantes y Universidad”, enfatiza Yani Eistrupp, de MADESAL.

Para  Rodrigo Olguín, de Forestal Foresol este acercamiento lo califica de muy importante. “Nos ayudan a los empresarios a tomar mejores decisiones y nos muestran otros caminos de la mano de la investigación”.

Y finalmente, Francisca Migryk, de Comercializadora Unión, considera que esta vinculación permite a la academia conocer las necesidades de las empresas y saber cómo desde la investigación científica-tecnológica puede ayudar a obtener un proceso más eficiente mejorando así la productividad de la industria.

Ver nota completa. www.vrip.ubiobio.cl