Rector Cataldo dio cuenta pública del quehacer institucional del último año

A través de un video enviado a toda la comunidad universitaria el viernes 15 de mayo y en el complejo contexto socio-sanitario mundial, el rector Mauricio Cataldo Monsalves dio cuenta pública del quehacer desarrollado por la Universidad del Bío-Bío durante el último año.

En la oportunidad manifestó que la crisis social y la emergencia sanitaria obligaron a recalendarizar las actividades académicas y a posponer y adelantar algunos hitos institucionales. “Ha sido un tiempo de poner en juego toda nuestra creatividad, capacidad de diálogo y solidaridad”, sostuvo. Y agregó: “Gracias al compromiso y dedicación de todos y todas hemos logrado mantener en movimiento nuestra querida UBB, contribuyendo significativamente a su engrandecimiento y desarrollo … Mi reconocimiento a cada integrante de los tres estamentos, por creer en nuestra Universidad estatal y pública y dar lo mejor de sus talentos y capacidades para poder avanzar con asertividad hacia un mejor Chile”.

La autoridad universitaria destacó los acuerdos triestamentales para resolver situaciones críticas y retornar a las actividades docentes en modalidad a distancia. Puntualizó, igualmente, algunas iniciativas surgidas desde los departamentos y facultades para enfrentar la pandemia del Covid-19 y relevó el redireccionamiento de recursos centrales para apoyar proyectos de investigación vinculados a la emergencia.

En seguida, repasó las realizaciones del último año, como el avance en la reforma de los estatutos de nuestra Universidad. Al respecto, detalló el trabajo de la Comisión Metodológica y mencionó, además, la implementación de un sistema de votación electrónica, un hito asociado a este proceso histórico. También somos testigos, aseveró, de la etapa final de la creación de la Dirección General de Géneros y Equidad, aprobada por el Consejo Académico y a la espera de su sanción final por la Junta Directiva.

El Rector expuso además los adelantos en materia de re-encasillamiento de funcionarios y su consecuente paso a planta administrativa o académica, concursos internos de promoción, ascensos y equidad. Sobre este último punto, apuntó la eliminación de las diferencias en los viáticos nacionales y el establecimiento de un sueldo mínimo de 500 mil pesos para funcionarios de planta y a contrata.

En cuanto a la descentralización territorial, enfatizó que “nuestro propósito es fortalecer la presencia institucional en Chillán y apostar por un sistema de gobernanza que garantice el desarrollo equilibrado entre sedes”. En este sentido, citó el proyecto para el levantamiento de la carrera de Medicina en la sede Chillán y los vínculos institucionales permanentes y directos con municipios, servicios públicos y el gobierno regional de Ñuble. Como parte de la descentralización de recursos, en tanto, señaló los convenios internos de desempeño para reforzar el trabajo de las facultades, por un monto total que, en 2019, ascendió a 300 millones de pesos. Se trata de una experiencia exitosa que se renovará en 2020, aseveró. Aludió también a la adjudicación de fondos del Ministerio de Educación, por 240 millones de pesos, para apoyar la labor de las facultades en gestión curricular, planificación aseguramiento de la calidad y vinculación con el medio.

El Rector advirtió que la implementación de la gratuidad y las severas condiciones resultantes de la ruptura social y los efectos de la crisis por Covid-19, han generado un contexto financiero cada vez menos favorable. Aun así, la situación financiera de nuestra Universidad está controlada, dijo, añadiendo que se persistirá en el diseño de políticas de eficiencia en esta área. En este sentido, se refirió a la necesidad de analizar la implementación de las renovaciones curriculares, la diversificación de la matriz de ingresos, la modernización de la gestión y la digitalización de procesos. Todos debemos actuar con responsabilidad en el manejo de los recursos, sentenció.

Junto con celebrar la acreditación institucional por cinco años en todas las áreas, que la UBB obtuvo en 2019, expresó que es un “logro histórico que no sólo nos sitúa entre las mejores universidades del país, sino que también nos proyecta con fuerza hacia horizontes institucionales de largo plazo, a partir de una planificación estratégica de largo aliento”. En este marco, reiteró el interés por contar con una política de mejoramiento continuo de los procesos de formación, para asegurar la calidad de las carreras de pregrado y alcanzar la acreditación internacional de títulos y grados.

Más adelante, puso de relieve los esfuerzos por mantener abiertas las aulas de nuestra Universidad, cuando la pandemia nos ha relegado al confinamiento domiciliario. En este marco, remarcó la capacitación de 645 de 720 académicos regulares y part-time para la implementación de la docencia a distancia, la adquisición de 220 licencias de software Zoom y la entrega de 2.200 chips con transmisión ilimitada de datos y 560 unidades de equipamiento computacional a estudiantes que no disponen de estos recursos. Relevó además la elaboración triestamental del protocolo para iniciar el primer semestre de 2020 utilizando docencia a distancia, aprobado por el Consejo Académico, así como la puesta en marcha de una biblioteca virtual.

También en el área académica, apuntó el Rector, para 2020 se proyecta continuar con la evaluación del modelo educativo, para lo cual un equipo de la Vicerrectoría Académica ya diseño un plan de acción. Además, en 2019, se retomó el proyecto para la creación de un Centro de Formación Técnica Estatal en la Región del Biobío, que el Ministerio de Educación encomendó a la UBB.

La autoridad universitaria informó asimismo del fortalecimiento de la calidad y acreditación de los posgrados, para lo cual la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado inició la revisión de políticas e instrumentos. Hizo igualmente hincapié en el incremento de la productividad científica y la adjudicación de proyectos Fondecyt y otros fondos externos e internos de investigación, desarrollo e innovación. Recalcó también la consolidación de la Macrofacultad de Ingeniería y la primera fase de la propuesta Ciencia para la innovación 2030. Alianza Sur-Subantártica. Aludió además al estudio cualitativo para el desarrollo e implementación de la creación artística en la UBB.

En vinculación con el medio, resaltó los diálogos y conversatorios internos y con las comunidades aledañas a nuestros campus, impulsados a partir de las movilizaciones de octubre de 2019, así como otras iniciativas que llevaron adelante distintas unidades universitarias. Subrayó también la conformación del Consejo de Rectores de las Universidades Biobío-Ñuble, cuya presidencia fue recientemente asumida por la UBB, y registró las iniciativas desarrolladas en el ámbito de las comunicaciones y la extensión universitaria.

Al finalizar el recuento de la gestión institucional del último año, el Rector resaltó la formulación del Plan General de Desarrollo Universitario 2020-2029, enfatizando su carácter flexible, contextualizado y situacional, que ha permitido y permitirá a nuestra institución enfrentar desafíos de gran complejidad. Anotó además que incorpora nuevas inquietudes surgidas en el contexto social del Chile actual, como la equidad de género, la formación ciudadana y el desarrollo de los territorios.