1

ComunitariaMENTE impulsa programa de Mindfulness para la comunidad UBB

La subdirectora de Desarrollo Estudiantil, Andrea Fuentes Méndez precisó que este jueves 22 de julio se dio inicio al programa de Mindfulness, desarrollado por la kinesióloga Mg. en Educación Superior, Josefina Parot De la Sotta, quien semanalmente entregará cápsulas a través de un grupo whatsapp con el objetivo que los/as interesados/as aprendan sobre esta técnica para manejar la ansiedad, sobre todo en estos tiempos de pandemia.

“Estamos seguros que será un éxito, ya que al día de hoy, contamos con más de 80 inscritos en el grupo, los que seguramente irán incrementando. Les invitamos a todos y a todas, independiente del estamento, a que puedan participar de esta hermosa iniciativa”, aseveró la subdirectora.

Andrea Fuentes, recordó que durante el segundo semestre del año 2020 la DDE Chillán organizó y ejecutó Jornadas Reflexivas de Salud Mental con todas las carreras de la sede. “Estas jornadas nos han entregado los insumos necesarios para proponer actividades que le hagan sentido a nuestros/as estudiantes. Una de las propuestas de los/as chicos/as fue justamente poder incluir en este trabajo de salud mental a los otros estamentos. Desde ahí surgió la idea del proyecto ComunitariaMENTE, que tiene como objetivo poder entregar una oferta a toda la comunidad de nuestra universidad para generar un factor protector en salud mental desde iniciativas estudiantiles”, describió.

La kinesióloga Josefina Parot, con especializaciones en Terapia Manual y Yoga Terapia, destacó que Mindfulness es una mirada diferente a la meditación tradicional. “Mindfulness nos invita a contemplar y disfrutar de nuestras actividades cotidianas, llevar la conciencia a cada acción. La meditación formal en cambio es una invitación a detenernos para observar el flujo de pensamientos que surgen. Observarnos para conocernos, aceptarnos, amarnos y desde ese espacio de auto percepción atender a nuestras necesidades y principios. Así este programa de midfulness propuesto por los estudiantes e impulsado por la DDE, busca unir ambas miradas comenzando con herramientas simples como las visualizaciones y poco a poco acercarnos a la práctica formal de meditación”, explicó.

Josefina Parot detalló que semana a semana se enviarán audios para poder seguir la meditación de manera fácil. “Este grupo se mantiene cerrado y se abre para comentarios, preguntas y experiencias los días jueves en la tarde. Nos reuniremos virtualmente cada 15 días para conversar sobre los procesos y generar una comunidad expansiva en este tema”.

La kinesióloga señaló que conoció la meditación tras una maestría de yoga en India. “Después de meses viajando y con una gran cantidad de experiencias por digerir, me encontré en las puertas de un maravilloso monasterio budista en Tailandia. En este lugar me entregaron diversas herramientas para abordar la meditación de una manera amable y respetuosa según mis preferencias. Un viaje hacia el interior sin límites, un camino de aceptación y autoconocimiento. Fue en ese lugar donde aprendí que la meditación no sucede siempre de la misma manera, comer de manera consciente o incluso respirar pueden ser una puerta de entrada hacia una meditación profunda y llena de sentido. En los tiempos que corren necesitamos unirnos en el autocuidado, cuidar de nosotros y de quienes nos rodean. Esta práctica nos invita a ser compasivos con nosotros mismos y empáticos con quienes nos rodean”, reflexionó.

Quienes estén interesados en conocer más sobre esta práctica milenaria, pueden sumarse al grupo en el siguiente link https://chat.whatsapp.com/B9P2HcKogtsFSh108u4b2c

El trabajador social de la DDE, Eduardo Lorenzen, coordinador del Programa Biopsicosocial, comentó que esta iniciativa se enmarca en la línea de abordaje integral “con que se pretende trabajar la salud mental desde la DDE, para contribuir al bienestar de todos y todas nuestros/as estudiantes, sobre todo en este contexto de pandemia. El poder invitar a los tres estamentos es muy importante y significativo, ya que los y las participantes se pueden conocer en otros roles, poder generar lazos fuera del aula y por consiguiente, mejorar nuestras redes de apoyo en salud mental. Es esencial asumir que el cuidado de la salud mental, es tarea de todas y todos quienes conformamos la comunidad Universitaria”, reseñó.




Expertos/as internacionales abordaron desafíos en el área de contabilidad y costos

Una amplia convocatoria de académicos/as, estudiantes y representantes del sector público y privado tuvo la séptima versión del Seminario internacional de contabilidad y costos que contó con las ponencias de especialistas de Argentina, México y Uruguay. La actividad fue organizada por la Escuela de Contador Público y Auditor (CPA) de la Facultad de Ciencias Empresariales (Face) de nuestra Universidad.  

La bienvenida al seminario estuvo a cargo del decano de la Face, Benito Umaña, quien valoró el trabajo que realizan los y las organizadores de este seminario por séptimo año consecutivo, con el fin de contribuir a la formación profesional y a la generación de redes de colaboración nacionales e internacionales.

La actividad contó con las exposiciones “Procesos contables en nanoempresas y su relación con el principio de negocio en marcha”, dictada por los docentes de la Universidad Veracruzana de México, José Luis Sánchez y Helena Zapata; “Sector creativo en entornos digitales: un reto para el analista en costos y gestión”, a cargo de la académica de la Universidad de la República de Uruguay, Carolina Asuaga; y “La contabilidad en el marco del paradigma de la incertidumbre”, presentada por el académico de la Universidad Nacional de Cuyo, Argentina, Juan Pablo Romano.

La jefa de Carrera, Estela Rodríguez, destacó el aporte de los expositores quienes dieron a conocer los avances en materias de contabilidad y gestión, y abrieron un espacio de conversación para analizar temas importantes para la disciplina como la generación y uso de la información contable en microempresas y la importancia del rol de los y las profesionales de la contabilidad para aportar al crecimiento de las misma. Asimismo, se refirieron a la industria creativa y su impacto en los procesos de análisis y gestión de los costos a cargo de los y las contadores; y cómo los nuevos escenarios de incertidumbre van generando nuevas teorías en el proceso de generación y análisis de la información presentada en los estados financieros de las compañías.

La académica aseveró que el diálogo que se generó en el seminario internacional permitió avizorar los desafíos para la carrera, “como el rol social que deben cumplir las instituciones educativas y en virtud del cual, deberíamos apoyar aún más a las microempresas, por ejemplo, en sus procesos de generación y análisis de la información contable. En este contexto, es urgente el proyecto de creación de las clínicas empresariales, que se ha venido trabajando desde hace ya un tiempo en la Facultad, además de las instancias de trabajo con la comunidad que la carrera ya cuenta, como son la gestión de sala con el Servicio de Impuestos Internos, operación renta, programa aprendizaje servicio, entre otras”, expresó.

En cuanto al rol del contador público y auditor afirmó que éste “ha ido evolucionando en los últimos años pasando de ser un sostenedor de libros o proveedor de información a convertirse en un asesor de negocios. Esto implica formar profesionales integrales que consideren aspectos como la visión global de negocios, el dominio del idioma inglés y trabajar las competencias conductuales como son el pensamiento crítico, la adaptabilidad y aprendizaje permanente, que les permita responder a los cambios tecnológicos y las nuevas formas de trabajo, sin dejar de lado aspectos tan fundamentales como son el comportamiento ético y social”.




Inéditos antecedentes sobre la Escuela Normal de Preceptoras del Sur de Chillán aporta investigador UBB

“La Escuela Normal de Preceptoras del Sur. Inicios de la formación de ‘maestras de primeras letras’ en contexto regional: Chile en el siglo XIX”, se denomina la investigación publicada recientemente en la Revista História Unisinos, publicación WOS de alto impacto en el ámbito de las humanidades, cuya autoría corresponde al Dr. Omar Turra Díaz, coordinador del Doctorado en Educación en Consorcio UBB. El académico expone “las características histórico-educativas de la Escuela Normal de Preceptoras del Sur, como primera institución formadora de docentes establecida en regiones, específicamente en la ciudad de Chillán, provincia de Ñuble a la época”, iniciadora de la profesionalización docente en perspectiva regional.

El Dr. Omar Turra Díaz explicó que la investigación estudia “la institucionalización de la formación del profesorado en el país, en un contexto de expansión de la instrucción primaria pública durante la segunda mitad del siglo XIX”, y presenta resultados del Proyecto DIUBB 181723 1/R “Rastreando los orígenes de la formación de profesores en Ñuble. Las Escuelas Normales en Chillán del siglo XIX” y DIUBB CI 195623/ VC, “Profesorado: Políticas de formación y praxis profesional (PROFOP)”.

En esta línea, el Dr. Turra señaló que la Escuela Normal del Sur se erige como la primera formadora regional “en un contexto donde la presencia de maestras competentes e idóneas, representaba una necesidad para avanzar en la expansión de la instrucción pública en el territorio”, aseveró.

Dado este contexto “las autoridades gubernativas decidieron fundar la Escuela Normal de Preceptoras del Sur, estableciéndose, con ello, la primera institución formadora de docentes de carácter regional. Por decreto del 9 de marzo de 1871, se estipuló su establecimiento en la ciudad de Chillán, aunque en el mismo decreto de fundación se puede evidenciar que era de interés gubernativo que la Escuela incorporase estudiantes de las provincias aledañas del sur, para ampliar hacia territorios fronterizos su influencia educativa”, describió.

La organización y dirección de la Escuela “fue concedida a la educadora Mercedes Cervelló quien poseía una trayectoria como formadora en Chillán y había demostrado un destacado desempeño docente, según lo expresaban sistemáticamente los informes de los Visitadores del Departamento a fines de los años 50 y comienzos de los años 60 (…) La maestra Cervelló había fundado en 1845 un colegio de niñas que sostuvo por un tiempo de diez años y, desde 1855 a 1871, dirigió la Escuela Superior de Chillán”.

A partir de 1874, explicó el Dr. Turra, se entregó la dirección de la Escuela Normal de Preceptoras del Sur a las religiosas del Sagrado Corazón, las mismas que dirigían la Normal de Santiago. “A la educadora Cervelló, por su parte, el gobierno la envió a organizar y dirigir la Escuela Normal de La Serena, cuya apertura ocurrió en 1874”.

El Dr. Omar Turra precisó que “no obstante, el aporte educativo regional que generaba la Escuela Normal del Sur, el ministro de Instrucción de la época don Miguel Luis Amunátegui informaba en la Memoria Anual del Ministerio sobre la suspensión de su funcionamiento, a partir de marzo de 1878, por las necesidades económicas que tenía el gobierno”.

“Con posterioridad se inauguró una nueva institución formadora de preceptores en la ciudad, la Escuela Normal de Hombres de Chillán, el año 1888, institución que en ningún caso puede considerarse como una continuación de la Normal del Sur, pues su propósito era la formación de un preceptorado masculino bajo la filosofía educativa de la pedagogía alemana, que por entonces se introdujo con gran entusiasmo en el país”, describió el investigador UBB.

El Dr. Turra Díaz aseveró que “la fundación de la Escuela Normal de Preceptoras del Sur, sin duda marca un hito en la historia de la formación del profesorado en Chile, puesto que con ella se inicia un proceso de descentralización de la institucionalidad formadora de docentes que conducirá a la creación de una serie de escuelas normales a los largo del país, en lo que resta del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX”.

Asimismo, “que haya sido Chillán la elegida, no es producto de la casualidad, sino fruto de una larga tradición educativa y formadora que proviene desde la época colonial e inicios de la República y por ser representada como un centro urbano estratégico para la expansión cultural y educativa hacia las poblaciones del sur, bastión de la chilenidad ubicada al borde norte de la frontera chileno-mapuche, territorio indígena hacia donde el Estado chileno buscó expandirse, particularmente, durante la segunda mitad de la centuria decimonónica”.

El investigador UBB comentó además que “la organización y plan formativo de esta Escuela constituyó una expresión de la influencia educativa francesa en el país, dada su impronta curricular enciclopédica que colocaba énfasis en la repetición y memorización en los procesos de aprendizaje, así como el uso del método de enseñanza simultánea para la instrucción en escuelas primarias”.

Por último, enfatizó el Dr. Omar Turra “es de justicia relevar la especificidad histórica y educativa de esta institución formadora de maestras en el país y su aporte al desarrollo educativo de las regiones del sur, para destacarla como una institución singular y pionera en la provincia de Ñuble, con propósitos y características específicas que la harán distinta a la posterior Escuela Normal de Hombres que se formará en la ciudad de Chillán, a fines de los ochenta del siglo XIX”, reflexionó.