Nutricionistas de la DDE elaboran ebook para alimentación saludable en tiempos de Covid-19

Contribuir a la salud y bienestar de la comunidad estudiantil a través de herramientas prácticas que propicien el autocuidado con temáticas necesarias para conocer y manejar desde los hogares una alimentación sana y segura en tiempos de pandemia, es el objetivo del “Ebook nutri home” elaborado por las nutricionistas del Departamento de Salud Estudiantil de la sede Concepción, Alejandra Cortez Bolados y Solange Ramírez Oporto.

La guía nutricional es descargable, de fácil acceso y revisión dado su diseño y formato, donde se puede encontrar a información sobre generalidades de Covid-19 y nutrición, estilos de vida saludables y responsables, planificación alimentaria consciente, conservación y organización alimentaria, limpieza y desinfección de alimentos, inmunonutrición en cuarentena y un recetario universitario. https://drive.google.com/file/d/1BAC9dSJNIFkygPdlvWh8go31RxKifR2S/view

Las profesionales expresaron que la iniciativa surgió como respuesta al contexto socio-sanitario que vive el país y el mundo, el cual cambió la forma de vivir, de interactuar con el otro y, por ende, la modalidad de trabajo. “Esto, nos llevó a replantearnos de fondo y forma la manera de cómo nos relacionaríamos con nuestras/os estudiantes, respondiendo a la sentida necesidad que nos hacían llegar a través de diversos medios de comunicación”, afirmó Solange Ramírez.

Agregó que la alimentación es inherente al ser humano y por ello un derecho básico. La problemática surge cuando se genera un desequilibrio en algunos de los eslabones de la cadena alimentaria que se ve influenciada por la desigualdad socioeconómica de nuestro país y que se puede ver reflejada en nuestros hogares. Es por eso, indicó, que la alimentación toma un rol significativo como potente herramienta para contribuir a la salud pública desde el cómo nos abastecemos, compramos, cocinamos, higienizamos y cuidamos nuestro estado nutricional.

Por su parte, Alejandra Cortez expresó que el énfasis debe estar en el autocuidado. “Son momentos complejos en los aspectos emocional, físico y social donde muchas veces la alimentación se mal utiliza como vía de escape incurriendo en abusos y malas prácticas para calmar niveles de ansiedad en forma momentánea pero que traen consecuencias como malnutrición por déficit y/o exceso, adicciones, angustias, sentimiento de culpa e incluso afectando el presupuesto”.

Ambas profesionales señalaron que es importante destacar que la obesidad, la hipertensión, la diabetes y enfermedades crónicas en general son factores que aumentan la posibilidad de desarrollar coronavirus en forma grave, por lo cual invitaron a la comunidad a tomar conciencia de sus acciones diarias y de cómo éstas pueden realmente salvar una vida.

Esta iniciativa se suma a la labor que ambas nutricionistas realizan diariamente desde el Departamento de Salud Estudiantil junto a un equipo multidisciplinario de profesionales que atienden las diversas consultas e inquietudes de los estudiantes a través de correos electrónicos, llamadas telefónicas, videos informativos e infografías en redes sociales, transmisiones en vivo a través de Instagram y la realización de webinar con temáticas específicas.

Las profesionales anunciaron que a la atención psicológica que brinda el Departamento se sumará prontamente las consejerías de salud sexual y nutricional a distancia para constribuir de manera personalizada y gratuita al bienestar de los estudiantes.

 




Investigación UBB advierte sobre alimentación de adultos mayores en casas de reposo

“Estado nutricional y su relación con la seguridad alimentaria en adultos mayores institucionalizados en Establecimientos de Larga Estadía de las comunas de Chillán y Chillán Viejo de la Región de Ñuble”, se denomina la investigación desarrollada por las estudiantes de la Escuela de Nutrición y Dietética Josefa Candia Martínez y Julia Flores Sepúlveda, guiadas por las académicas Marcela Ruiz de la Fuente y Verónica Barrón Pavón.

La investigación científica consideró una muestra de 63 personas mayores de 60 años de 15 Establecimientos de Larga Estadía para el Adulto Mayor (ELEAM), ubicados en las comunas de Chillan y Chillan Viejo, entre los meses de junio y diciembre de 2018.

“El estudio evaluó el estado nutricional a través de la composición corporal y su relación con la seguridad alimentaria, esta última definida a través de cuatro componentes básicos: el acceso, utilización, disponibilidad y estabilidad de los alimentos, medida a través de la encuesta Escala Brasileña de Inseguridad Alimentaria Adaptada y validada en Chile”, explicó la académica Marcela Ruiz de la Fuente.

Las estudiantes Josefa Candia Martínez y Julia Flores Sepúlveda precisaron que los resultados arrojaron que un 55,6% de los participantes manifestó inseguridad alimentaria leve, de los cuales un 42,9% clasificaron con estado nutricional enflaquecido. La prevalencia de adultos mayores institucionalizados -ubicados en los centros considerados en el estudio- con algún grado de inseguridad alimentaria representa el 77,8%, por lo tanto solo el 22,2% de los adultos tiene seguridad alimentaria.

“Cabe señalar que una de las situaciones frecuentemente observadas en los centros, es que los adultos mayores no se atreven a pedir más alimentos en el caso de sentir hambre. Esta situación se identificó a través de la consulta directa a los adultos mayores, donde se les preguntó directamente: ‘En el último mes, ¿Alguna vez por hambre solicitó alimentos y se los negaron?’. Ante la consulta, la mayoría respondió que no pedía, asociado a dos razones: sentir vergüenza en un 45,8% y sentir miedo a la negación en un 29,2%.”, ilustraron.

Asimismo, la investigación evidenció que la alimentación entregada en la mayoría de estas instituciones no consideraba la presencia de alguna enfermedad de las personas, el monto que cancelan, el estado nutricional e incluso sus gustos y preferencias.

La académica Marcela Ruiz de la Fuente manifestó que el estudio “concluye en la urgencia y necesidad de una mayor fiscalización por parte de la Seremi de Salud a los centros de larga estadía de las comunas analizadas, de manera de resguardar las condiciones de calidad de vida y salud de este grupo vulnerable”.

Las estudiantes Josefa Candia y Julia Flores también alertaron sobre la necesidad de realizar más estudios científicos en el área de nutrición, enfocados en adultos mayores institucionalizados, lo que permitiría contar con información actualizada respecto del grupo etario, considerando el gran crecimiento de esta colectividad. “Dichos estudios significarían la aplicación de tratamientos nutricionales con bases confiables para la implementación de legislación que permita la atención oportuna del adulto mayor. Además, es urgente la necesidad de que el Estado de Chile se involucre más con el adulto mayor institucionalizado, ya que si bien la ley los protege, falta mayor información y actualización de los centros por parte de las instituciones encargadas”, advirtieron las jóvenes.




Escuelas de Chillán se suman a investigación FONIS sobre ambientes alimentarios

  Alrededor de 235 niños y niñas de 9 escuelas de Chillán serán parte de la investigación del proyecto FONIS SA18I0127 sobre “Exposición a ambientes alimentarios no saludables y calidad de la dieta en escolares obesos y eutróficos de la Región de Ñuble”, liderado por la Dra. Jacqueline Araneda Flores.

La académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores, precisó que el proyecto FONIS busca evaluar la exposición a ambientes alimentarios no saludables y calidad de la dieta, en escolares obesos y eutróficos de la Región de Ñuble. En ese marco fue necesario elaborar una pauta de observación validada por expertos, que permitirá medir la exposición a ambientes alimentarios, un instrumento que hasta ahora no estaba disponible en el país.

“Este tema nos parece del todo relevante porque los ambientes alimentarios tienen incidencia en el estado nutricional de las personas. Es así como nos reunimos con los directores y directoras de las escuelas Reyes de España, Marta Colvin, Palestina, La Castilla, Rosita O´Higgins, Quilamapu, Las Canoas, Juan Madrid Azolas, y del Liceo República de Italia, con el propósito de explicarles el sentido de la investigación. Todos se mostraron muy dispuestos a colaborar y expectantes por los resultados que se puedan obtener”, precisó.

El director de Educación Municipal de Chillán, Nelson Marín Ávila, destacó el interés de la UBB por contribuir con investigaciones concretas al mejoramiento de la salud de los estudiantes y de la comunidad. “Es un privilegio haber sido considerados esta iniciativa. Se está trabajando de una manera muy seria y lo más importante es que tiene una realización en la práctica, que desde nuestro punto de vista, le da un valor agregado a cualquier investigación, porque nos permite operar con estudios empíricos y en una materia en que el país tiene un enorme desafío, tanto en el ámbito educacional como en la política pública de salud a nivel de Estado”, aseveró.

La Dra. Jacqueline Araneda explicó que la literatura científica ha definido 5 tipos de ambientes alimentarios: doméstico, institucionalizado, vía pública, abastecimiento y restauración, sin embargo, en Chile no existía una pauta validad que permitiera evaluar la exposición a dichos ambientes.

“Nosotros realizamos una primera Jornada de Validación de Pautas de Observación de Ambientes Alimentarios (POAA), oportunidad en que se consideró el aporte de destacados académicos, investigadores y especialistas de todo el país. Al aplicar este instrumento obtendremos información relevante que nos permitirá realizar análisis estadísticos. Por ejemplo, podríamos encontrar que existen zonas en que los estudiantes están más expuestos a alimentación no saludable respecto de otra. Ello puede orientar a las autoridades municipales y de salud para adoptar estrategias o políticas específicas”, reseñó.

Si bien, la investigación considera a estudiantes de escuelas municipales de Chillán, la Dra. Araneda Flores precisó que la Pauta de Observación de Ambientes Alimentarios ya validada, puede emplearse en diferentes grupos etarios. “Se abre un amplio campo de investigación en un área particularmente sensible, porque se ha comprobado que la exposición a ambientes alimentarios no saludables, aumenta la probabilidad de tener una mala calidad de la dieta y generar obesidad”, aseveró la investigadora UBB.




Especialista del INSP de México colabora en investigación de académica UBB

La investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública de México, Lizbeth Tolentino Mayo, quien se desempeña en el Centro de Investigación en Nutrición y Salud de dicha institución, colabora con el proyecto “Exposición a ambientes alimentarios no saludables y calidad de la dieta en escolares obesos y eutróficos de la región de Ñuble” que lidera la académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores.

La iniciativa fue seleccionada en el XVº Concurso Nacional de Proyectos de Investigación y Desarrollo en Salud FONIS 2018, FONDEF de CONICYT, y tiene como objetivo “Evaluar la exposición a ambientes alimentarios no saludables y calidad de la dieta, en escolares obesos y eutróficos de la Región de Ñuble”.

La Dra. Jacqueline Araneda precisó que se busca generar una pauta que permita medir ambientes alimentarios y que pueda ser utilizada en diferentes ámbitos. “Esta pauta puede ser de utilidad para académicos e investigadores, así como para personal del área de salud que quiera determinar el estado del ambiente alimentario de su zona geográfica de referencia. También puede ser un insumo relevante para determinar o decidir aquellos lugares en que es necesario generar centros de alimentación saludables que permitan a las personas una mayor disponibilidad de este tipo de alimentos”, aseveró.

La investigadora UBB señaló que si bien a nivel internacional existen pautas de este tipo, lo aconsejable es contar con una que se adapte a la realidad chilena considerando el contexto nacional socio-cultural y político.

La nutrióloga Lizbeth Tolentino Mayo posee una Maestría en Ciencias en el Área de Nutrición y estudios de doctorado en el área de Demografía y cuenta con amplia experiencia en este tipo de investigaciones.

“Desde 2011 hemos desarrollado una línea de investigación para evaluar entornos saludables. En estas evaluaciones hemos medido diferentes aspectos relacionados con la alimentación y el estado de salud y nutrición de la población, entre ellos, etiquetado, publicidad y actividad física. En mi caso me he especializados en Publicidad, Etiquetado y Evaluación de entornos internos y externos de Escuelas”, reseñó.

A partir de estas investigaciones es posible identificar algunas estrategias empleadas por la industria alimentaria para promocionar alimentos que no siempre pueden considerarse saludables. “Advertimos que los productos que van dirigidos a los escolares utilizan frecuentemente a personajes que son reconocidos por estar en películas de moda o personajes que ya son de referencia para la población infantil en general”, ilustró.

La investigadora Lizbeth Tolentino Mayo comentó que entre los ámbitos que debe considerar una pauta para evaluar entornos saludables se debe considerar: el acceso a los alimentos (si se puede o no comprar), la disponibilidad (si hay o no), el costo, la calidad y las estrategias de publicidad que se utilizan en diferentes ambientes en los cuales se desarrollan los escolares. Entre estos últimos se identifican el hogar, la institución (escuela), los restaurantes y los alimentos y bebidas que se expenden en la vía pública.

Para mayor información de las investigaciones y programas de estudio del INSP, visitar https://www.insp.mx




Académicas UBB lideran formación de promotores de salud en escuelas de Chillán

La académica del Departamento de Enfermería, Mg. Ana Pincheira Rodríguez, lideró el proyecto denominado “Formación de monitores en conductas promotoras de la salud en escuelas básicas de Chillán”, junto con la académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Mg. Luz Lobos Fernández. La experiencia permitió el desarrollo de un manual y metodología de trabajo para formación de monitores de salud en escuelas básicas.

Alrededor de 30 estudiantes de sexto año básico de la Escuela Palestina y de la Escuela Grupo Escolar, dependientes de la Municipalidad de Chillán, fueron capacitados como monitores en conductas promotoras de la salud en temas de alimentación saludable y ambientes libres de tabaco.

La académica Ana Pincheira Rodríguez, explicó que las escuelas son entornos propicios para desarrollar estrategias educativas en temas de autocuidado, salud y calidad de vida, de ahí la relevancia y pertinencia del trabajo con niños y niñas que se encuentran en etapa de formación de hábitos y que pueden sensibilizar a sus compañeros y a sus propios ambientes familiares.

“Este proyecto consideró temas priorizados por el Ministerio de Salud y de Educación, así como políticas públicas nacionales expresadas en la Ley N°20.606 Sobre Composición Nutricional de los Alimentos y su Publicidad, y la Ley N° 20.660 referida a los Ambientes Libres de Humo de Tabaco. Creemos que la ejecución de este proyecto fue una exitosa iniciativa que ha logrado empoderar a los niños y niñas potenciando sus capacidades de autocuidado, trabajo en equipo, colaboración, respeto y participación; de hecho, durante este segundo semestre ellos desarrollaron sesiones educativas con sus pares de cuarto y quinto año básico, trabajando activamente con unos 100 escolares aproximadamente, promoviendo conductas que favorecen una alimentación saludable y ambientes libres de tabaco”, explicó la académica Ana Pincheira.

En esta línea, el pasado 6 de diciembre los niños y niñas recibieron su certificación como monitores de salud, actividad que dio término al proyecto, ilustró.

La académica Luz Lobos Fernández, en tanto, reveló que la iniciativa se constituyó en una oportunidad para difundir conocimientos en salud con la participación de académicos y estudiantes en práctica de las carreras de Enfermería y Nutrición y Dietética, tributando a la formación y logro de los objetivos académicos de la docencia de pregrado.

“Este proyecto, además, permitió la creación de una metodología educativa innovadora, plasmada en un manual para formación de monitores de salud en escuelas básicas, que surge como una herramienta educativa para establecimientos de educación básica que contribuya a la salud y la calidad de vida en comunidades educativas de Chillán o la región”, valoró Luz Lobos.

El proyecto de Vinculación con el Medio consideró la participación de estudiantes del programa de Magister en Salud Pública UBB, junto a profesionales nutricionista y enfermera del CESFAM Violeta Parra de Chillán, quienes colaboraron en la elaboración e implementación de metodologías educativas activas pertinentes para escuelas básicas con el sello institucional de la Universidad del Bío-Bío.




Experta internacional abordó “Tendencias y Regulaciones para Ingredientes Funcionales” en seminario UBB

La exalumna de Nutrición y Dietética de la Universidad del Bío-Bío, radicada en Madrid, España, Luisa Solano Pérez, expuso sobre el marco legislativo de los Alimentos Funcionales y la regulación europea en torno a ingredientes especializados y tendencias gastronómicas. La especialista, Máster en Ciencias de la Nutrición, mención Nutrición Clínica Adulto del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile, realiza estudios de Doctorado en Nutrición en la Universidad Complutense de Madrid.

El Seminario “Marco Legislativo Europeo de Alimentos Funcionales” convocado por el Grupo de Investigación Alteraciones de la Deglución, de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, concitó el interés de académicos, estudiantes de pre y postgrado, así como de empresarios de la agroindustria regional.

El Grupo de Investigación Alteraciones de la Deglución es dirigido por la académica del Departamento de Ciencias de la Rehabilitación en Salud, Virginia García Flores y es integrado por académicos del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Departamento de Ciencias de la Rehabilitación en Salud, Departamento de Ingeniería en Alimentos y Departamento de Gestión Empresarial de la Universidad del Bío-Bío.

Luisa Solano Pérez replicó en la UBB la conferencia brindada en el “Seminario Internacional de Legislación Alimentaria aplicada a los Ingredientes Naturales y Alimentos Funcionales”, organizado por ProChile y el Ministerio de Relaciones Exteriores en Santiago y Puerto Varas.

La académica explicó que “un alimento puede ‘ser considerado funcional’ si se ha demostrado de manera satisfactoria que posee un efecto beneficioso sobre una o varias funciones específicas en el organismo, más allá de los efectos nutricionales habituales, siendo esto relevante para la mejoría de la salud y el bienestar y/o reducción del riesgo a enfermar”, según consigna European Commission Concerted Action on Functional Food Science in Europe (FUFOSE).

En esta línea, Luisa Solano dio cuenta del Reglamento Nº 1924/2006 del Parlamento Europeo de 2006, relativo a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos, soporte legislativo que permite, por ejemplo, rotular los envases de alimentos con declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos tales como “Bajo contenido”, “Fuente de”, “Exento de”, entre otros.

Asimismo, durante la conferencia se refirió a las tendencias gastronómicas y de consumo actual, espacios donde el profesional Nutricionista desempeña un importante rol como agente de cambio y promotor de la salud y de la educación alimentaria nutricional.

Las académicas del Departamento de Nutrición y Salud Pública e integrantes del Grupo de Investigación Alteraciones de la Deglución, María Angélica González Stäger y Verónica Barrón Pavón gestionaron la visita académica de Luis Solano Pérez, quien vino a Chile invitada por la agencia de ProChile. La repartición dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores valoró la visión global de la profesional e investigadora, que logra aunar áreas diversas pero confluyentes tales como legislación, gastronomía, ciencias de la salud, alimentación y nutrición.

La académica María Angélica González explicó que además de la conferencia, la investigadora Solano Pérez desarrollará un completo programa de trabajo con el Grupo de Investigación Alteraciones de la Deglución.

“La académica Luisa Solano es parte del proyecto regular de investigación denominado -Relación entre la nutrición, salud oral y envejecimiento de adultos mayores con alteraciones de la deglución-, y colabora en una serie de tareas que llevamos adelante”, expresó la académica.

Entre ellos se cuenta la adaptación chilena de la Guía de Alimentación para Personas con Disfagia del Centro de Referencia Estatal de Atención al Daño Cerebral (CEADAC) de Madrid, que compartió dicho documento con las académicas María Angélica González y Verónica Barrón Pavón durante la visita académica que ambas realizaron hace unos meses.

“La idea es adaptar dicho documento a las necesidades y a la realidad nacional. Chile cuenta con una guía que se aplica a los trastornos de la deglución que es anterior al año 2000. Pretendemos aprovechar el avance científico que ha habido en relación a los trastornos de la deglución y realizar la primera guía chilena, considerando alimentos chilenos, considerando como base los estándares americanos, ingleses y australianos, que son los que se utilizan en este minuto. Es necesario adaptar la terminología y el lenguaje empleado en Chile, en términos culinarios y dietéticos, y por supuesto agregar alimentos que en la guía de CEADAC no están pero que Chile sí los tiene como el maíz, la palta, entre otros”, aseguraron las académicas UBB.

González Stäger también explicó que el Grupo de Investigación, que integra a académicos de Nutrición y Dietética, Ingeniería en Alimentos y Fonoaudiología, proyecta la conformación de una unidad de diseño y formulación de alimentos especialmente dirigidos a pacientes con trastornos de la deglución. Del mismo modo, se planea formular una unidad de atención a pacientes derivados por daño neurológico por causa cerebrovascular en Hospital Clínico Herminda Martín de Chillán, quienes habitualmente, como secuela, presentan alteraciones en la deglución.

“Durante esta visita estableceremos directrices generales en términos de flujogramas, algoritmos, definición de funciones de los diferentes profesionales que debería considerar esta unidad, para posteriormente hacer los estudios de viabilidad. La Universidad puede elaborar una propuesta y luego eso se aterriza al contexto del Hospital. El nutricionista desempeña un rol fundamental, así como el fonoaudiólogo, la enfermera, el otorrino o el neurólogo, porque la Disfagia es un signo clínico que debe ser tratado en forma transdisciplinar”, expresó Luisa Solano.

Al respecto, la académica González Stäger expresó que el Grupo de Investigación se encuentra desarrollando una investigación en el Servicio de Neurología del Hospital Clínico Herminda Martín con el propósito de evidenciar la necesidad de implementar un seguimiento a los pacientes con daño neurológico, situación que hoy no se da cabalmente. “En la investigación se está midiendo la hidratación y la composición corporal de las personas desde el momento en que son atendidos por Accidente Cerebrovascular (ACV), luego cuando se van de alta, y posteriormente se considera el seguimiento en el hogar. Esto servirá de insumo para ver qué funciones deberá desempeñar el equipo de salud, así como las necesidades que surgen en este tipo de pacientes”, manifestó.

En concordancia con lo anterior, el Grupo de Investigación se apronta a iniciar otro estudio donde se analizará la presbifagia, signo clínico similar a la disfagia que afecta a las personas por efecto del envejecimiento normal. “En este caso trabajaremos una muestra de personas que pertenecen a clubes de adultos mayores de la Municipalidad de Chillán. Queremos identificar las dificultades de la deglución en este grupo etario específico”, aseveraron las académicas Verónica Barrón Pavón y Angélica González Stäger.

La investigadora Luisa Solano Pérez también consideró una conferencia especial a los estudiantes de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad del Bío-Bío, que tuvo como eje central la Gastronomía como área convergente entre la Nutrición y la Dietética, lo que se considera una tendencia internacional.

“El objetivo fue mostrar los avances de la Gastronomía en Madrid, España, que es el escaparate internacional del acontecer gastronómico. Alrededor de un 12% del PIB de España corresponde na la industria del turismo y un 7% del PIB corresponde al sector hostelería. Eso significa que la gente visita el país porque quiere conocer sus lugares históricos, pero el turista también quiere comer sano, rico y lo tradicional. Ahí el Nutricionista tiene un nuevo escenario de acción orientado a potenciar el patrimonio gastronómico”, ilustró.

“La cocina de España se conoce como la cocina de la libertad, donde se ha puesto en valor no sólo las técnicas de vanguardia, que hace cuatro o cinco años era la tendencia. Hoy la cocina releva el producto y en ese marco adquiere mucha importancia la tradición, la innovación y ciertamente el emplatado. En ese sentido me ha provocado gran gusto ver que en restaurantes 5 estrellas de Santiago se destacan productos chilenos de proximidad, de temporada y también legumbres, lo que hace un tiempo era impensado”, precisó.

Solano Pérez destacó que Chile es un exportador importante de materias primas naturales de una riqueza nutricional excepcional, como es el caso del maqui, y en esos contextos el Nutricionista debe ejercer su rol referente en consultoría.

Durante su estadía en el país, Luisa Solano también dictó un curso especial de cata dirigido a profesionales con el objetivo de demostrar empíricamente las fases de una cata profesional que permite valorar y definir lo que sería un aceite de oliva virgen extra. “Haremos énfasis en los pasos que incluyen la evaluación visual, olfativa y gustativa. Apreciamos un aceite virgen extra chileno y lo comparamos con un aceite de maravilla. De este modo, los asistentes pudieron identificar los tres atributos fundamentales de un aceite virgen extra: frutado, picante y amargor”, ilustró.

La académica Luisa Solano relevó que la prestigiosa Guía Internacional Flos Olei, considera a 6 aceites chilenos entre los mejores del mundo, lo que también da cuenta del crecimiento de la industria olivarera en el país.

La investigadora también consideró una muestra de aceites de oliva virgen extra de la varietal Arbequina Castillo de Canena originaria de Jaén, España. Luisa Solano desarrolla su trabajo de investigación doctoral junto a esta compañía, que en su rama de innovación diseñó un aceite al humo de roble y una línea gourmet de cuatro variedades de arbequina fusionados con aceites esenciales de frutas, plantas y flores. “En esta investigación el apoyo de la directora de Marketing, Rosa Bañó y del director general de Castillo de Canena, Francisco Bañó, ha resultado fundamental”, precisó.

Asimismo, Solano Pérez realizó una muestra de utensilios y elementos diseñados especialmente para la cata de aceites por la empresa española Elaia Zait, a través de su rama I+D+i, junto con la Universidad de Jaén.

“Ellos han creado un mundo alrededor del aceite de oliva, que también requiere elementos de degustación y cata. Por ejemplo, el nuevo vaso color rojo granate autorizado por el Consejo Oleico Internacional. Su color tiene un fundamento técnico, pues anula en el catador el factor visual que puede interferir en la evaluación final de un aceite”, aseveró la especialista, quien también valoró el apoyo del socio fundador de Elaia Zait, Daniel Millán y de Juan Carrillo.