Investigador UBB analizará construcción del imaginario social sobre criminalidad en proyecto Fondecyt Regular

El académico del Departamento de Ciencias Sociales, Marco León León, logró la adjudicación del proyecto Fondecyt Regular denominado “Criminología, estrategias periodísticas y modernidad. Acercamientos a la construcción de un imaginario social sobre el sujeto delincuente y criminal en Chile (1930-1973)”.

La investigación, que se prolongará entre los años 2017 y 2019, busca abordar un aspecto poco explorado en la temática criminal de Chile, según expresó el académico Marco Antonio León, “el de la construcción de un sentido común o imaginario social, sobre el sujeto delincuente y criminal a través de la cobertura de diversas revistas y diarios, el cual tomaría lugar en Chile durante la época del así llamado Estado de bienestar o etapa de modernidad desarrollista (1930-1973)”, aseveró.

Marco Antonio León explicó que la investigación se propone como objetivos generales: “Examinar el papel de los medios impresos seleccionados, en la construcción de una imagen común de los delincuentes y criminales; y analizar las transformaciones que experimentó la representación discursiva del delincuente-criminal en Chile, revisando tanto las ideas, creencias y prejuicios criminológicos del período, como las diversas estrategias periodísticas que allí tomaron lugar”.

Para el desarrollo de la investigación, el académico seleccionó revistas especializadas pertenecientes a la Policía de Investigaciones: Detective (1934-1937); Revista de Criminología y Policía Científica (1937-1955) y Criminología (1955-1961). También escogió medios de prensa de carácter informativo y sensacionalista: Las Noticias Gráficas (1944-1953); La Tercera de la Hora (1950-1970); y El Clarín (1954-1973); y publicaciones que priorizaron el reportaje gráfico vinculado con la temática delictiva: Manos Arriba (1949-1950); Intimidades y sucesos policiales (1950-1953) o que tuvieron un sentido más misceláneo y magazinesco: Ercilla (1933-1970) y Vea (1939-1970).

El académico Marco Antonio León, precisó que en el proyecto subyace la hipótesis de que las publicaciones seleccionadas se relacionarían con la construcción de un imaginario social sobre la figura del delincuente y el criminal en Chile, durante el periodo en estudio. Lo anterior, independiente de la heterogeneidad de formatos, contenidos, mensajes, duración y públicos destinatarios de estos medios de comunicación.

Dicho imaginario social -entendido como un entramado complejo de ideas, prejuicios, creencias y esquemas valóricos- vincularía dentro de sí, como principales fuentes, tanto a los saberes criminológicos vigentes en ese entonces, como a los diversos enfoques periodísticos de los medios seleccionados.

De este modo, según ilustró el académico Marco Antonio León, la investigación busca conectar tres ejes fundamentales: La criminología como una disciplina que estudia al delincuente o criminal. Las estrategias periodísticas, develando las diversas herramientas que utilizan los medios impresos para intentar transmitir no sólo mensajes, sino también para reiterar discursos visuales y escritos sobre determinados grupos sociales tales como las elites, los sectores populares o las clases medias, entre otros. Por último, el tercer eje está definido por el periodo histórico correspondiente al Chile de la modernidad desarrollista que comienza a configurarse a partir de la década de 1930. Se trata de una sociedad de masas e industrializada, en donde los individuos acceden cada vez a mayor educación y por tanto se convierten en potenciales lectores.

Marco Antonio León, precisa que hacia la época que aborda el proyecto, la ciencia criminológica ha superado el paradigma biológico propio de la época positivista de fines del siglo XIX y comienzos del XX, conocida comúnmente como lombrosiana, en alusión al médico y criminólogo Cesare Lombroso. “Ahora se trata de una criminología académica que busca tener como matriz epistémica principal la sociología más que la biología; y que le interesan otros temas como las subculturas criminales, la falta de estructura social, el estudio de las pandillas, y que concibe al delincuente o al criminal no como un ser atávico, sino como un rebelde contra la sociedad o como un inadaptado o desviado”, ilustró el académico.

Sin embargo, paradójicamente, la imagen criminológica que construyen los medios de comunicación de la época en estudio, sigue considerando válidas las imágenes del delincuente o criminal de la época lombrosiana, manifestó Marco León.

“Uno advierte que este imaginario o sentido común que crean y recrean los medios de comunicación respecto de delincuentes y criminales, sigue siendo el de un sujeto de sectores populares, fundamentalmente hombres más que mujeres. Los delitos económicos están prácticamente invisibilizados y escasamente aparecen las acciones colectivas de bandas o pandillas, centrándose exclusivamente en el delincuente como individuo, en sintonía con lo que practicaba la criminología de la época lombrosiana”, explicó el investigador UBB.

El interés por investigar estas temáticas, según explicó Marco Antonio León, dice relación con que independiente que se sostenga que los medios no reflejan la realidad, sino que construyen una específica, dicha representación es muchas veces más fuerte y proyectual que la imagen construida a partir del conocimiento académico. Esto debido en parte al carácter masivo de los discursos textuales y visuales de los medios de comunicación, versus la naturaleza especializada y focalizada del saber académico.

“En esta época también hay necesidad de crear políticas públicas sobre criminalidad, y lo interesante es lograr desentrañar si estas políticas adoptadas en el periodo, responden a la investigación académica o también obedecen a la imagen y a la percepción construida por los medios impresos, que claro, muchas veces generan una demanda y una presión social mayor que la que pueda generar un instituto, un departamento de criminología de una universidad o de un recinto penal o policial”, enfatizó el académico del Departamento de Ciencias Sociales.

Marco Antonio León comentó que el estudio permitirá igualmente “ponderar el papel de los medios de comunicación escritos dentro de un periodo específico de la historia de Chile contemporáneo; y rescatar el rol de las ideas, creencias, prejuicios, novedades criminológicas y su circulación en nuestro medio, con las asimilaciones, adaptaciones y resistencias que ello implicó”.




Portal web referente mundial en enseñanza de historia “Histodidactica” destaca investigación de académico UBB

El artículo científico del académico del Doctorado en Educación en consorcio de la UBB, Dr. Omar Turra Díaz, denominado “Tensiones en la enseñanza y aprendizaje de la Historia en contexto interétnico: Significaciones y experiencias escolares de jóvenes pehuenches”, fue incorporado al sitio web tras solicitud del destacado académico de la Universidad de Barcelona, Dr. Joaquín Prats Cuevas.

La investigación del Dr. Omar Turra Díaz se desarrolló en el marco del proyecto Fondecyt Regular titulado “La Historia escolar en contextos interétnicos e interculturales. Un estudio desde el sistema escolar en contexto mapuche/no mapuche”.

El Dr. Joaquín Prats Cuevas es autor del sitio web Histodidactica, espacio referencial para los profesores de la asignatura de Historia. Prats Cuevas es académico del Departamento de Didáctica de las Ciencias Sociales de la Universidad de Barcelona; director del Programa de Doctorado Didáctica de las Ciencias, las Lenguas, las Artes y las Humanidades; director del Grupo de Investigación y de innovación en Didáctica de la Historia, la Geografía y otras Ciencias Sociales (DHIGECS), consolidado y financiado por la Generalitat de Cataluña, y miembro de la Junta Consultiva de la Universidad de Barcelona, entre otros connotados méritos.

“Histodidactica es un prestigioso sitio web que reflexiona y discute acerca de la enseñanza de la Historia en el mundo occidental. A dicho sitio acuden la mayoría de los profesores de Historia que participan de la cultura occidental, y de seguro también de otros hemisferios. Ahí es posible consultar artículos científicos, de reflexión y debate, de manera que ingresar al sitio permite contactarse con la red de conocimientos sobre la enseñanza de la Historia que se produce en diversas latitudes” ilustró el Dr. Omar Turra.

El artículo titulado “Tensiones en la enseñanza y aprendizaje de la Historia en contexto interétnico: Significaciones y experiencias escolares de jóvenes pehuenches”, fue publicado durante 2016 en la edición número 513 de la Revista Atenea de la Universidad de Concepción, publicación ISI de alto prestigio en Chile y el exterior.

Los resultados derivados de la investigación realizada en la comuna de Alto Bío-Bío, con jóvenes de enseñanza media, evidencian la escasa significación que adquiere esta asignatura en su proceso formativo, por la impertinencia de su discurso pedagógico, según consignó el Dr. Turra Díaz.  “Los estudiantes consideran que la Historia enseñada no tiene relevancia en sus vidas, y por eso es que apelan a un conocimiento más vinculado a su cultura de referencia”, aseveró.

El estudio también advierte la presencia de una alta conflictividad en los sentidos de la Historia enseñada. Los jóvenes perciben discriminación en la enseñanza, y esto lo asocian con el lenguaje que se utiliza en los discursos de la historia escolar, tanto en los textos escolares como en las narrativas de los profesores.

“En dicho liceo el componente escolar pehuenche asciende a un 85%, y el 15% restante pertenece a los colonos o chilenos, pero el discurso que se impone y predomina es el que muestra el despliegue del Estado nacional chileno. Ese relato resulta ajeno, lejano, ofensivo y discriminatorio desde la perspectiva de los jóvenes pehuenches. Además, hay que considerar que se trata de una zona donde la sociedad y cultura originaria está fuertemente desarrollada y mantiene formas tradicionales de sociabilidad; hay muchos estudiantes hablantes y con alto espíritu crítico, de manera que escuchar conceptos como indígenas, ocupación de la Araucanía, imperio de la chilenidad, resulta ser un lenguaje que en esta etapa inicial es ofensivo para ellos”, ilustró el Dr. Omar Turra Díaz.

El académico del programa de Doctorado en Educación en consorcio de la UBB, expresó que en el marco del proyecto Fondecyt Regular, “se apuesta por realizar una enseñanza de la Historia que aporte a una sociedad intercultural, que supere la mono culturalidad basada en los imaginarios de los estados nacionales, donde imperan los sentidos de una cultura que se despliega en razón de una lógica estatal; un patrón de cultura que se ha impuesto históricamente a través de la violencia material, y que a través del sistema escolar se impone simbólicamente”, argumentó.

El Dr. Omar Turra Díaz recordó que la investigación asume una metodología comunicativa, que primero construye una comunidad de investigación, de manera que cuando se concurre a los contextos con estudiantes de comunidades originarias, los procesos de trabajo se desarrollan en actividades dialógicas grupales, donde además de recoger información se discute y comparten las reflexiones y premisas del equipo investigador.




Escuela de Trabajo Social UBB fomenta participación, ciudadanía y desarrollo local en Chillán y Chillán Viejo

Dirigentes sociales de ambas comunas participaron en tres talleres de capacitación originados en sus propias necesidades: Autocuidado organizacional; Formulación de proyectos sociales, y Computación, totalizando 12 sesiones durante 3 meses. La iniciativa fue posible a través de un proyecto de Extensión relevante.

“Fortalecimiento de la participación, ciudadanía y desarrollo local en las comunas de Chillán y Chillán Viejo” se denominó el proyecto de Extensión relevante dirigido por el director de la Escuela de Trabajo Social de la sede Chillán, Mg. Marcelo Gallegos Fuentes, que tuvo como principales beneficiarios a dirigentes sociales de las comunas ñublensinas.

Como corolario de la actividad se realizó la entrega de certificados a los dirigentes que participaron en los talleres de capacitación, junto con los académicos del Departamento de Ciencias Sociales Marcelo Gallegos Fuentes, Héctor Vargas Muñoz y Nelson García Araneda.

El director de la Escuela de Trabajo Social de la sede Chillán, y director del proyecto de Extensión relevante, Marcelo Gallegos Fuentes, destacó que se trató de un proceso de conocimiento mutuo entre la Universidad del Bío-Bío y las organizaciones sociales, a la vez que permitió reflejar la colaboración entre la Universidad y agrupaciones que buscan aportar al desarrollo de la sociedad en general y en específico al desarrollo de la comunidad.

La ejecución del proyecto, según describió el académico Gallegos Fuentes, implicó la vivencia de diferentes momentos. Primeramente, la Universidad invitó a los integrantes de las agrupaciones a construir el proyecto, pues éste no se encontraba definido del todo, puesto que se buscaba conocer y acoger las necesidades de capacitación presentes en las organizaciones sociales.

Tras ello se programó una jornada reflexiva sobre el rol del dirigente social, donde conjuntamente se validó la idea inicial, planificando en detalle las actividades. Posterior a eso se realizaron los tres talleres de capacitación: Autocuidado organizacional, Formulación de proyectos sociales, y Computación.

“Paralelo a la realización de estos talleres de capacitación, muchos de ustedes participaron en un encuentro social, actividad organizada junto a otras instituciones gubernamentales y no gubernamentales,  tales como el Servicio de Salud Ñuble, centros de salud familiar, Fiscalía, colegios, diferentes programas de atención a la infancia, entre otras. El objetivo de este encuentro fue reencontrarnos con nuestros vecinos, con las instituciones que trabajan con nosotros en la comunidad, y dialogar para potenciar el trabajo realizado”, aseveró el director del proyecto Marcelo Gallegos Fuentes.

Los beneficiarios del proyecto de Extensión relevante de la UBB se mostraron conformes con lo aprendido durante las capacitaciones, e igualmente valoraron todo el proceso, particularmente porque se consideraron sus opiniones y reflexiones respecto de las necesidades que ellos realmente experimentaban.

El presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Chillán Viejo, Sergio Torres, hizo hincapié en este aspecto, pues comentó que tradicionalmente son las casas de estudios las que definen los programas de capacitación.

“En esta oportunidad la Universidad fue a recoger lo que nosotros realmente requeríamos como taller o programa de capacitación. Para nosotros es muy positivo porque esto nos permitirá mejorar nuestra gestión y trabajo como dirigentes, porque las necesidades son múltiples y diversas, y nosotros debemos estar preparados para abordar esas contingencias”, aseveró el dirigente.

El profesor Sergio Torres calificó la experiencia como positiva, porque además de adquirir nuevas habilidades, también se logró profundizar la relación con otras agrupaciones comunitarias.

“Me interesaba especialmente la parte digital. Ahora estoy retirado de la actividad de profesor y se me habían olvidado muchas cosas. Hoy todo se hace sobre la base de formulación de proyectos y los trámites son todos online, y si uno no maneja esos conocimientos queda excluido, y pasa a depender de otras personas o agrupaciones que pueden manipular el trabajo de las agrupaciones vecinales”, reflexionó el presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Chillán Viejo.

Por su parte, Raquel Hernández Berríos, presidenta de la Junta Vecinal del sector San Francisco de Chillán; relacionadora pública de la Asociación Nacional de Adultos Mayores, y consejera de la Sociedad Civil de la Municipalidad de Chillán, definió el proceso como una experiencia positiva que tributó al crecimiento personal y al conocimiento y desarrollo de nuevas habilidades.

“Me motivé a participar porque uno nunca debe dejar de aprender, y para poder desempeñarme de mejor manera en mi rol de dirigenta y concretar nuestras ideas y proyectos. Lo más útil para mí fue lo referido a la elaboración de proyectos, así como las orientaciones sobre el autocuidado del dirigente. Además, me fascina la computación porque hasta 4 años y medio no sabía nada, pero mi hijo se fue a trabajar a Iquique y me enseñó a chatear para poder conversar con mis nietas y no extrañarlas tanto. Después fui a la Biblioteca Municipal de Chillán y logré aprobar los tres niveles de un curso de computación. Por eso, cada vez que hay posibilidad de cursos yo me inscribo para motivar a mi directiva, para que también aprendan, porque muchos de ellos son más jóvenes y así pueden trabajar mejor”, concluyó la activa dirigenta social.




Ediciones Universidad del Bío-Bío presentó libro “Utopía y realidad: Franciscanos en Chile, 1750-1850”

La obra de 264 páginas, cuya autoría corresponde al académico del Departamento de Ciencias Sociales, Dr. Cristián Leal Pino, permite apreciar la historia de la Provincia Franciscana de la Santísima Trinidad en los siglos XVIII y XIX, a la vez que disipa algunos mitos en torno al franciscanismo, como la supuesta adherencia irrestricta a la corona española durante el proceso independentista. El Dr. Luis Rojas Donat destacó el aporte de la investigación histórica que profundiza en aspectos desconocidos hasta ahora.

El acto de presentación del libro se realizó en el Salón Andrés Bello del Centro de Extensión de la sede Chillán y contó con la participación de académicos, estudiantes, familiares y cercanos al autor.

El libro se estructura en cuatro capítulos: Del deber ser a la realidad cotidiana de los frailes; La búsqueda del retorno al ideal de vida en comunidad; El impacto de la revolución en los franciscanos: posiciones políticas y participación en las trincheras; y La administración de los recursos económicos en tiempos de revolución y organización de la República.

En “Utopía y Realidad” el Dr. Cristián Leal confronta el ideal franciscano de vivir en pobreza, con la realidad que supone el vivir en medio del mundo, evidenciando las tensiones que testimoniaron los integrantes de la orden, donde ciertamente había distintas percepciones respecto de cómo debían asumir el ideal franciscano.

En esta línea, el Dr. Leal Pino estudia en profundidad la vida económica de los conventos franciscanos en tiempos de la independencia, logrando precisar que estos gozaban de buena salud durante aquella época, a diferencia de lo que se pensaba usualmente. La orden fue lo suficientemente ordenada y hábil para enfrentar con éxito los impactos a la economía que supuso el proceso de guerra independentista.

Asimismo, el Dr. Leal Pino comprende y asume el rol político que desempeñaron los frailes durante el periodo reseñado. “Una cosa era el ideal, el imaginario, pero otra muy distinta era vivir lo cotidiano y además en comunidad. El libro pretende desvelar algunas ideas e imágenes que más bien obedecen a un estereotipo. Es importante comprender el rol político del fraile en aquella época, porque transmitía mensajes a la feligresía, de alguna manera era un aliado de la corona, pero también era financiado por la sociedad, que también buscaba ser parte de la orden a través de las relaciones económicas, que es algo que debemos trabajar más”, expresó el investigador UBB.

“Parte de la tensión que vivían los frailes se explica porque la orden poseía bienes y debían administrarlos. Ellos vivían con cierto confort, y al verse envueltos en el proceso de independencia ellos responden como lo haría cualquier persona, con cierto temor, porque tenían una estabilidad que no estaban dispuestos a arriesgar. Además, ¿qué era la República? Eso no estaba muy claro, y si el brigadier (Antonio) Pareja llegaba a Chillán con 2 mil hombres armados no les quedaba más opción que recibirlo. Los franciscanos adoptaron posturas individuales y cambiantes según se iban demostrando los hechos”, ilustró el Dr. Cristián Leal.

El Dr. Cristián Leal Pino expresó que la reciente adjudicación del proyecto Fondecyt de Iniciación en Investigación denominado “Vida conventual y formas de financiamiento en una Orden mendicante en Chile: Los franciscanos en el tránsito de la Colonia a la República”, le permitirá profundizar en estas materias durante los próximos años.

En la oportunidad, correspondió al académico del Departamento de Ciencias Sociales, Dr. Luis Rojas Donat, realizar la presentación del libro.

“Estimo que el título del libro –Utopía y Realidad- es muy apropiado. El autor intentó indagar cómo hicieron los franciscanos para arreglárselas en medio del fragor político. Ellos poseían muchos bienes, los administraban y también prestaban dinero con muy bajo interés, que luego reintegraban. Eso seguramente producía un poco de incomodidad a algunos frailes que querían vivir el rigor de la pobreza, los llamados “espirituales”, aún en el franciscanismo moderno de la época de la independencia. Hay que recordar que en la Edad Media el franciscanismo se dividió entre “conventuales”, quienes aceptaban vivir la pobreza que fuera posible, y los “espirituales” que eran más rigoristas, es decir, pretendían vivir exactamente como pobres, pidiendo limosna en la calle”, contextualizó el académico Rojas Donat.

El Dr. Luis Rojas también destacó el ejercicio de pensar a los frailes como personas sujetas a los mismos vaivenes que los demás actores sociales, de manera que las propuestas de cambio político surgidas en la época de la independencia suscitaron en ellos los mismos temores y esperanzas que en el resto de la población.

“Hay que tratar de imaginarse que la propuesta de la Independencia es revolucionaria, es ir en contra del orden establecido que daba garantías, porque al fin y al cabo el sistema funcionaba. Entonces, optar de pronto por esta nueva idea era complejo. Tampoco se entendía muy bien esta idea de la democracia, que sólo comprendían algunos iluminados que habían podido conocer la obra de Rousseau, pero ni siquiera directamente sino a través de apuntes o párrafos que alguien había traducido. El Dr. Cristián Leal se hace cargo de aquella imagen que ha quedado acerca de que los franciscanos eran realistas, y lo cierto es que no era tan así, sino que hay matices a considerar”, expresó el Dr. Rojas Donat.




Mesa redonda UBB abordó los desafíos que implica la eventual construcción de la Región de Ñuble

Vislumbrar los desafíos que implica la construcción de la Región de Ñuble en perspectiva de la comunidad ciudadana, la matriz económica, la visión política, y los aspectos de la planificación estratégica territorial, fue uno de los principales objetivos de la mesa redonda denominada “Desafíos y Potencialidades en la construcción de Ñuble Región”.

La actividad, desarrollada en la Sala Schäfer del Centro de Extensión, fue convocada por el Grupo de Estudio de la Realidad Contemporánea de Ñuble que lidera el Dr. Mauricio Rojas Gómez del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad del Bío-Bío, junto a los académicos Dr. Jaime Rebolledo Villagra, Dr. Cristián Leal Pino y Dr. Luis Rojas Donat.

Entre los panelistas se consideró al académico UBB, jefe de carrera de Ingeniería Comercial de la sede Chillán, Álvaro Acuña Hormazábal; el dirigente de la agrupación ciudadana Ñuble Región, Hérex Fuentes Mardones; los ex gobernadores de la Provincia de Ñuble, Patricio Huepe García y Lorena Vera Arriagada; el académico de la Universidad de Concepción e integrante del equipo generador del Estudio de Viabilidad Técnica para la Región de Ñuble encargado por la Subdere, Ricardo Utz Barriga; y el coordinador de la actividad, académico UBB, Jaime Rebolledo Villagra.

Asimismo, se contó con la participación de académicos, concejales e integrantes de la agrupación ciudadana Ñuble Región.

“La idea es explorar la realidad contemporánea de Ñuble y proyectarla hacia el futuro, es decir, como se ve y se verá esta región una vez que se estabilice. Creemos que la comunidad de Ñuble, en general, conoce poco acerca de lo que significa ser una región, y más bien son ideales. Falta trabajar lo que significa conformar la región desde el punto de vista técnico”, expresó el coordinador de la mesa, Dr. Jaime Rebolledo Villagra.

Territorio más pequeño y fácil de administrar

El académico de la Universidad de Concepción, Arquitecto Ricardo Utz Barriga, reconoció que como integrante del equipo de la UdeC, que debió realizar el estudio de viabilidad técnica para la Región de Ñuble encargado por la Subdere, en principio no se mostraba partidario de la medida, lo que fue variando según avanzada la construcción del informe.

“Entre los aspectos positivos del proyecto se cuenta que es un territorio más pequeño y por lo tanto más fácil de administrar en relación a la Región de Biobío que hoy cuenta con 54 comunas. Es una concepción básica, pero así se ha visto también cuando se conformó la comuna de Chiguayante, pues le ha ido mejor por separado que como parte de Concepción. La Región de Ñuble por, tanto, podría enfrentar de mejor forma los problemas de la pobreza con una mejor focalización de los recursos”, explicó Utz Barriga.

Asimismo, Ricardo Utz comentó que se alcanzaría una mejor administración del territorio y una mayor eficiencia al acercarse a los problemas propios del territorio de Ñuble. Además, la región podría abocarse de manera más eficiente a los problemas propios de un territorio con una vocación productiva diferente, desplegando de mejor forma las potencialidades productivas.

De hecho, Utz destacó que Ñuble alberga las mejores tierras de la región, que destacan incluso a nivel nacional, lo que supone una riqueza y potencialidad importante, pero se debe ser capaz de generar una estructura de riego que permita contar con mayor disponibilidad del recurso hídrico que hoy es escaso.

Al abordar el tema de los recursos destinados a la nueva región, el académico de la UdeC explicó que durante la etapa de elaboración del informe técnico, desde la Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda se les indicó que la cantidad de recursos destinados a la zona sería la misma que hasta ahora. Sin embargo, Utz Barriga hizo ver que la distribución de esos recursos al interior de la región pudieran reflejar aspectos del centralismo nacional, favoreciendo a la capital regional por sobre las demás provincias. Por ello, el contar con una asignación directa de recursos podría percibirse en la futura región como una mayor disponibilidad de éstos.

Entre los aspectos débiles de la nueva región se cuenta su tamaño y población que quedaría reducida a 438 mil 103 habitantes según el censo del año 2002.

La actual Provincia de Ñuble también registra numerosas comunas con índices de pobreza que superan el 20%, y en algunos casos más del 30%. “Lo ideal sería que la creación de la región contribuya a disminuir estos porcentajes, porque si las comunas siguen siendo tan pobres como lo son ahora, no habría valido la pena crear una nueva Región de Ñuble que replique las dinámicas centralistas”, expresó Ricardo Utz Barriga.

Visión estratégica del territorio

El Dr. Jaime Rebolledo Villagra aportó un visión desde la dimensión del desarrolló ambiental y sustentable. En esta línea Rebolledo Villagra expresó que la imagen de futuro diseñada, con o sin región, constituyeron elementos del análisis, como asimismo la identificación de las fortalezas y oportunidades que el territorio de Ñuble posee, según la mirada de actores sociales relevantes. Es así como destaca su clima Mediterráneo óptimo en temperaturas medias y precipitaciones; la diversidad de suelos y variedades de alta productividad, ricos en nutrientes, asociado esto con la multiplicidad de usos actuales y potenciales, entre otros componentes altamente significativos, tales como la disponibilidad de agua, pero instalando una alerta en torno al manejo y aprovechamiento de la misma, coincidiendo con otros integrantes de la mesa en dicha materia, ya que el recurso hídrico resultará de vital trascendencia para la planificación estratégica territorial de la futura región de Ñuble.

El Dr. Jaime Rebolledo también estimó de gran trascendencia el considerar el cambio climático, la variabilidad cada vez más creciente de las precipitaciones, el aumento de las temperaturas, lo que traerá como consecuencias cambios en los cultivos y nuevas formas de explotación, por lo que hizo especial énfasis en el capital humano y tecnológico que requerirá la región de Ñuble para su estabilidad económica y ambiental en el mediano y largo plazo, otorgando vital importancia al rol de Universidades, Instituto Profesionales, Centros de Formación Técnica, Liceos Técnicos y del sistema educacional en general.

“Los antecedentes de capacidad de uso del suelo, aptitud agrícola, aptitud frutícola y los impactos que esto ha generado y continuarán produciéndose en los años venideros, entregan luces frente a lo que en materia de agroproducción y agroindustrias se pueda desarrollar, con un gran potencial en el territorio.  La cartografía expuesta y la base de datos, muestra evidencias auspiciosas en materia de estabilidad de la producción, siempre y cuando se ordene adecuadamente el territorio. En este sentido compartí un análisis basado en el inventario de los recursos naturales, similar a lo realizado por la CORFO en la década de los 50 en Chile, indicando que el relevamiento de las bases económicas-productivas resulta trascendental para la nueva región, orientando hacia la realización de estudios, una nueva geografía regional de Ñuble no construida, un atlas, entre otras ideas”, manifestó el especialista UBB.

Hacia el final de su presentación, el Dr. Jaime Rebolledo Villagra presentó una propuesta de usos y ordenamiento del territorio de la nueva región, expresado en imágenes, cartografía y bases de datos. “La propuesta tiende a orientar la planificación del territorio en forma estratégica, cautelando sus usos y logrando los ajustes necesarios para que las autoridades puedan efectuar una buena gestión territorial y administrativa, económica y social, sobre todo si se considera que hay indicadores de fragilidad y vulnerabilidad de la actual provincia que deben alertar a las nuevas autoridades regionales, respecto de los desafíos en la construcción de espacios más competitivos, que faciliten la conservación de los recursos naturales y la disminución de la pobreza, especialmente en ámbitos rurales muy inestables, con índices de aridez y de desertificación francamente preocupantes y graves”, concluyó el Dr. Rebolledo Villagra.

Considerar la identidad de las comunidades territoriales

La ex gobernadora de la Provincia de Ñuble, Lorena Vera Arriagada, destacó que el apostar por el desarrollo de la industria agroalimentaria aparece como el mayor potencial de la futura Región de Ñuble. Sin embargo, el contar con un territorio rico en recursos no asegura romper con situaciones de desigualdad y pobreza que hoy son patentes.

“Me llamaba la atención cuando visitábamos los territorios y conversamos con distintas personas, muchos de ellos dirigentes, quienes plantean que en las comunas o en los territorios se administra pobreza. Llama la atención porque es un territorio muy rico y hay actores con mucho recurso económico, entonces ¿Por qué no se construye esa igualdad o justicia económica para todos? Porque el desarrollo de la industria agroalimentaria es una posibilidad pero ¿cómo la vamos a planificar de manera que el capital humano perciba los beneficios y el desarrollo?”, expresó.

Para la ex gobernadora resulta importante comenzar a delinear el potencial del recurso humano. “Es importante definir cuál es el camino que vamos a seguir en materia de formación de capital humano, en materia por ejemplo, de proyección de la educación y de la formación académica. No solamente incorporando a las universidades, sino que también a los centros técnicos y a los liceos técnicos, porque muchos jóvenes salen de los liceos técnicos con herramientas que no son las suficientes para desempeñarse en el mundo laboral y en el trabajo que necesitamos desarrollar en el territorio”, aseveró.

La ex gobernadora Vera Arriagada también hizo ver la necesidad de considerar las visiones de las comunidades y sus territorios, pues el riesgo es querer imponer modelos o esquemas impuestos desde Santiago, Concepción o de la propia ciudad de Chillán, constatándose muchas veces un choque entre las propuestas técnicas y las identidades locales, lo que impide avanzar hacia el desarrollo.

“La gente de nuestro territorio se ha quedado atrás en el tiempo, no solamente porque no existe la conectividad vial necesaria, sino también porque no hemos sido capaces de conversar y hacer un diálogo real, de hacer la conexión entre la gente que está en su casa, en un sector apartado de Quirihue o de Trehuaco, Coelemu, o Ñiquén o de San Carlos, o incluso de la misma ciudad de Chillán; trabajamos con la misma mentalidad centralista desde la comuna de Chillán y eso requiere que políticamente hagamos un cambio, y adoptemos una visión que nos permita ser capaces de recoger desde el territorio lo que necesitamos para construir esta nueva región”, ilustró.

“Un tema relevante es el del potencial político y no me refiero a los partidos, sino a las políticas que nos van a permitir desarrollarnos en el corto, mediano y largo plazo, que nos permitan visualizar nuestro territorio, planificarlo, y también darle a las personas el acceso a la participación, a la discusión y a aportar a esa discusión”, concluyó Lorena Vera.

La comunidad espera progreso, crecimiento y desarrollo

 

A su turno, el presidente de la agrupación ciudadana Ñuble Región, Hérex Fuentes Mardones, comentó que progreso, crecimiento y desarrollo son conceptos clave para la nueva Región de Ñuble, y eso lo han asumido desde un principio en la agrupación ciudadana.

“Tenemos la fuerza, las personas, la capacidad para administrar política y económicamente la nueva Región de Ñuble. Tenemos académicos, políticos, profesionales de distintas áreas para poder dirigir los destinos de la nueva Región de Ñuble. Nosotros hemos trabajado una serie de hitos, somos conscientes que tenemos mucho por hacer, y mucho por cambiar, y ahí está toda nuestra fuerza. Estamos muy conscientes que revertir los indicadores de pobreza en nuestras comunas es una tarea que se debe abordar en el corto y largo plazo”, ilustró Fuentes.

Hérex Fuentes explicó que la comunidad local tiene cifradas grandes esperanzas en la creación de la Región de Ñuble, pues esperan alcanzar mayor bienestar u oportunidades de desarrollo, según indican sondeos de opinión generados por la UBB y la UdeC. Asimismo, tomó como ejemplo el caso de la creación de la comuna de Chillán Viejo, que hasta antes de ese hito era un sector postergado de Chillán, en tanto que una vez convertida en comuna logró importantes avances que llevaron mayor bienestar a sus vecinos tales como alcantarillado, agua potable, y construcción de aceras y calles, sin considerar otro tipo de infraestructura educacional y de salud.

“También debemos trabajar por revertir la falta de conectividad vial en Ñuble. Hay siete u ocho carreteras proyectadas para los futuros años en la Región de Ñuble, Chillán-Yungay; Chillán-Cobquecura; Chillán-Coelemu vía Portezuelo; que son las comunas más apartadas y que necesitan mayor conectividad”, expresó Fuentes Mardones.

“Nosotros tenemos una visión; una región agroalimentaria que debe potenciar el turismo, las energías limpias que están proyectadas generar en Ñuble como la geotermia, mareomotriz, la termoeléctrica, porque queremos una región limpia”, concluyó.

Potenciar la verdadera vocación productiva

El académico de la Facultad de Ciencias Empresariales de la UBB y jefe de carrera de Ingeniería Comercial de la sede Chillán, Álvaro Acuña Hormazábal, precisó que la creación de la Región de Ñuble es una gran oportunidad para potenciar la verdadera vocación productiva de la zona que es la agroalimentaria, evitando así que muchos de los ricos terrenos de la provincia se conviertan al rubro forestal. “Muchas persona han debido migrar al rubro forestal porque hoy no existen los recursos suficientes para potenciar el área agrícola, y bien sabemos que los lineamientos regionales se orientan a lo forestal, de manera que amplias zonas de Ñuble hoy están plantados con pinos y eucaliptos”, describió

Por ello, el académico Álvaro Acuña llamó a ser conscientes sobre la necesidad de generar un modelo sustentable para la futura región y reflexionar muy bien acerca de lo que se quiere y es factible de realizar. “No queremos convertirnos en una de las regiones más pobres, ni en una región subsidiada por el Estado. Se ha hablado de crear universidades y otras cosas cuando seamos región, pero sin ningún sustento técnico, y eso no puede ser porque no tenemos los recursos para ello. Ya sabemos lo complejo que ha sido crear dos universidades estatales en Rancagua y Aysén, y no es fácil crear una universidad que además de formar profesionales, genere investigación científica respecto del territorio. La Universidad del Bío-Bío y la Universidad de Concepción están en el territorio, tienen tradición y calidad y han realizado mucha investigación científica al respecto”, aseveró Acuña Hormazábal.

El jefe de carrera de Ingeniería Comercial de la sede Chillán, hizo hincapié en la posibilidad de asignar mayores recursos a proyectos de fomento agrícola, y para ello se hace necesario preparar una estrategia clara, técnica y socialmente bien construida.

“Muchos países con recursos como China, Europa, están pidiendo bajo el paraguas de la calidad de vida, alimentos saludables que nosotros podemos generar. La Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos de la UBB está trabajando en eso con su Departamento de Ingeniería en Alimentos. Creo que en conjunto las universidades podemos darle sustento técnico a una estrategia regional que pueda potenciar aquello en que realmente somos fuertes, que es lo agroalimentario”, enfatizó Acuña.

El académico Álvaro Acuña Hormazábal destacó la necesidad de sumar las capacidades de las universidades y de agrupaciones locales como la Corporación de Adelanto y Desarrollo de Ñuble de cara a aglutinar el trabajo que se viene por delante y contar con las estrategias más idóneas y eficaces.




La Diócesis de Chillán y el Concilio Vaticano II en voz de los protagonistas fue tema de análisis en seminario UBB

El Grupo de Estudio de la Realidad Contemporánea de Ñuble de la Universidad del Bío-Bío, junto al Instituto Santa María de Chillán, convocaron el seminario “La Diócesis de Chillán y el Concilio Vaticano II. El testimonio de los protagonistas”, que tuvo como principales expositores a monseñor Juan Luis Ysern de Arce, Obispo emérito de la Diócesis de Ancud; el ex vicario general de la Diócesis de Chillán, sacerdote Raúl Manríquez Ibáñez; y al Dr. en Psicología y profesor emérito de la Universidad del Bío-Bío, José Luis Ysern de Arce.

El Grupo de Estudio de la Realidad Contemporánea de Ñuble de la Universidad del Bío-Bío es integrado por los académicos del Departamento de Ciencias Sociales, Dr. Mauricio Rojas Gómez; Dr. Jaime Rebolledo Villagra, Dr. Luis Rojas Donat, y Dr. Cristián Leal Pino.

El Grupo de Estudio, según explicó el coordinador del seminario, Dr. Cristián Leal Pino, pretende contribuir al conocimiento científico desde diferentes líneas de investigación: geográfica, histórico-cultural y educacional. Se trata de una propuesta globalizadora que integra diversas áreas, a fin de comprender la realidad contemporánea de la provincia de Ñuble.

El seminario, realizado en el Salón María Ward del Instituto Santa María de Chillán, fue presidido por la directora del establecimiento educacional, profesora Angélica Caro Rodríguez, y contó con la amplia participación de la comunidad del colegio, considerando padres, profesores, estudiantes, integrantes de comunidades de base de parroquias locales, y académicos y funcionarios de la propia Universidad.

La encargada de Pastoral del Instituto Santa María, Claudia Jarpa Jiménez, dio la bienvenida en nombre del colegio y destacó la centralidad del Concilio y su influjo en la Iglesia.

“El gran acontecimiento de nuestra era moderna en el ámbito de la Iglesia fue el Concilio Vaticano II convocado por el Papa Juan XXIII, seguido y clausurado por el Papa Pablo VI. El Concilio se convocó bajo los principios de promover el desarrollo de la fe católica; lograr una renovación moral de la vida cristiana de los fieles; adaptar la disciplina eclesiástica a las necesidades y métodos de nuestro tiempo. Proporcionó una apertura dialogante con el mundo moderno, incluso con un nuevo lenguaje conciliatorio frente a las problemáticas actuales y antiguas”, contextualizó Claudia Jarpa.

A su vez, el Dr. Cristián Leal Pino, destacó la disposición de los expositores para compartir sus experiencias y valoraciones como protagonistas directos de la época en que se desarrolló el Concilio, y luego en el desafío que implicaba aplicar lo acordado en dicho cónclave.

“Lo que buscamos es básicamente poder reflexionar sobre este acontecimiento que es el más importante del siglo XX en la Iglesia. Hay un concepto que nos ha llamado la atención y es el de cómo ha sido recepcionado el Concilio Vaticano II a nivel de los obispos, del presbiterio y de los laicos (…) Uno de los desafíos tiene que ver con escuchar más que con enseñar algo y creo que eso es muy importante en la sociedad en la que estamos viviendo hoy en día”, expresó el académico.

El Dr. Leal Pino comentó que si bien, para algunos sectores el Concilio fue una ruptura, para otros significó una reforma; e incluso hoy, algunos actores estiman necesario un nuevo concilio, en tanto que otros precisan que se debe cumplir lo establecido en el Concilio Vaticano II y que no es necesario realizar otro.

“Pero ¿qué pasó en Chillán desde los tiempos del obispo Eladio Vicuña en adelante? Creo que falta conocer cómo vivieron y sintieron los protagonistas el Concilio Vaticano II acá en Ñuble. Es el momento de escucharlos, con la experiencia que ellos tienen”, aseguró el Dr. Leal Pino.

El clamor de la humanidad y los designios de Dios

Monseñor Juan Luis Ysern de Arce, Obispo emérito de la Diócesis de Ancud, ejercía su magisterio en Ñuble en la época en que se desarrolló el Concilio, y aseguró que aquel hito demandó un profundo cuestionamiento por parte de todos los miembros de la Iglesia, fueran estos integrantes de la jerarquía, presbíteros o laicos.

“Nosotros antes del Concilio poníamos mucha atención a la salvación de las almas, pero el Concilio Vaticano II nos dice que la persona es cuerpo y alma (…) El Concilio hace un planteamiento que continuamente para mí es un estímulo muy fuerte, cuando plantea que debíamos escuchar el clamor de la humanidad y los designios de Dios, pero ¿qué es el clamor de la humanidad y los designios de Dios? ¡Qué importante es comprender que ese clamor nace de cada persona y que debemos entender a cada persona! ¡Qué importante es saber distinguir cuál es el clamor auténtico de la humanidad en cada persona, y cómo eso no se puede confundir con otros clamores que no tienen nada de auténtico y que no son clamores de la humanidad!”, advirtió.

Asimismo, el obispo emérito destacó que la idea de Iglesia concebida como pueblo de Dios, que camina en medio de la realidad del mundo, fue una poderosa imagen que inspiró muchas de sus reflexiones.

“En la Iglesia somos concaminantes, somos sínodo permanente. Ahora, si somos todos concaminantes, pueblo de Dios en marcha, entonces nuestra forma de relacionarnos debe ser muy distinta, porque antes concebíamos la Iglesia como una pirámide, donde quien está arriba manda. El Concilio no lo plantea así, porque todos somos pueblo de Dios con la misma dignidad de bautizados, y es ahí donde recibimos el Espíritu Santo, y el Espíritu Santo que está en mí no es más que el Espíritu Santo que está en cada uno de ustedes. Cada uno tenemos una misión especial según el lugar”, ilustró.

El obispo Juan de Dios Ysern recordó que a través de la publicación “Nuestro Camino”, se realizó un amplio trabajo de consultas y encuestas a las comunidades de las parroquias de Ñuble, en consonancia con lo que demandaba el Concilio. Se buscaba recoger desde las mismas bases los pareceres de la feligresía. “A través de “Nuestro Camino” hacíamos preguntas a las parroquias para que las respondieran y llegaban muchas respuestas, y con ello hacíamos documentos de trabajo. Era una forma de expresar que debíamos descubrir entre todos lo que la Iglesia debía hacer”, aseguró Ysern de Arce.

Asimismo, destacó el trabajo emprendido por el Equipo Diocesano de Pastoral que conformaban junto a él, los sacerdotes Osvaldo Salgado y José Antonio Ortega, quienes bregaban por otorgar estructura a los acuerdos que tomaban las comunidades parroquiales, de manera que lo teorizado no se quedara en las ideas y se emprendieran acciones y trabajos concretos. Se trataba en síntesis de aportar herramientas concretas de planificación del trabajo para empoderar a las comunidades parroquiales.

El obispo emérito Juan Luis Ysern comentó que a la luz del Concilio Vaticano II cobran plena actualidad cuestionarse sobre los dolores y urgencias de la sociedad actual. “Nuestro egoísmo es la urgencia de hoy. Cuántas veces el ambiente dominante es masificador, y el egoísmo se hace cómplice, y nos lleva al individualismo en que cada uno ve su interés, y a como dé lugar. Eso es construir la propia destrucción de la comunidad, es la Torre de Babel donde nadie se entiende. Mientras que si somos cuerpo de Dios, somos Pentecostés, y cada uno habla los idiomas de los demás. El egoísmo se hace cómplice y el sistema hace masa, pero masa de soledades, y no estamos hechos para la soledad. El ser humano es ser relacional; ser humano a imagen de Dios, que es libre para amar”, expresó.

Una Iglesia en medio del mundo que comparte esperanzas y tristezas

El ex vicario general de la Diócesis de Chillán, Raúl Manríquez Ibáñez, recordó que hasta antes del Concilio se tenía un concepto de Iglesia como una “sociedad perfecta” paralela al mundo, distinta a las sociedades humanas, y muchas veces se concebía como una sociedad por sobre el mundo, debido a que la Iglesia fue considerada por siglos como una autoridad irrefutable y todo el mundo, incluido el poder político, obedecía lo que ésta determinaba.

“Pero hacia mediados del siglo XX eso ya no era aceptado con facilidad, y la Iglesia se sentía bastante abandonada por las muchedumbres. El mundo estaba viviendo en situaciones muy precarias. Hay que tomar en cuenta que la Segunda Guerra Mundial terminó el año 1945, y el Concilio fue convocado el año 1959, y en poco más de 10 años el mundo no se podía reponer y se había dividido enormemente; habían surgido bloques con un Partido Comunista establecido en muchas naciones, con un ateísmo militante. La Iglesia se sentía cada vez más sola y con menos autoridad en relación con la que había tenido. Había un desencanto muy grande en la humanidad; todo ese vacío existencial que se crea luego de la guerra; qué sentido tiene vivir, trabajar, esforzarse por progresar si todo puede destruirse en un momento. Había desánimo, divisiones, dispersión”, recordó.

En ese contexto, precisó el ex vicario general, surgió la figura del Papa Juan XXIII, quien dándose cuenta de esta situación estimó necesario que la Iglesia debía detenerse y mirar en profundidad desde el Evangelio, lo que Cristo quería de su Iglesia.

“Recuerdo que uno de los primeros documentos que llegaron a las diócesis cuando se convocó al Concilio Vaticano II solicitaban pedirle a los obispos que ellos, con toda libertad y sinceridad, dijeran qué era lo que les preocupaba de la vida de la Iglesia; en qué les parecía que la Iglesia tenía que cambiar, y que para eso escucharan a su pueblo, a los fieles, a los sacerdotes. Y esa misma pregunta que se hizo a todos los episcopados, se formuló también a todas las instituciones católicas, universidades y órdenes religiosas. Se recibió un caudal enorme con opiniones sobre lo que la Iglesia debiera ser en este mundo, en esa época, para cumplir realmente el designio de Jesucristo sobre ella”, recordó el presbítero.

Así, a la luz del Concilio Vaticano II y del trabajo emprendido en todos los niveles de la Iglesia, fue surgiendo un nuevo concepto que pretendía dar cuenta de ella, de su razón de ser, sus misiones y desafíos en el mundo de hoy.

“La Iglesia es como un misterio. Es una realidad humana de personas creyentes, pero a través de estas personas Dios nos está diciendo lo que quiere de la humanidad entera. Este pequeño grupo de creyentes nos está diciendo que lo que Dios quiere de la humanidad es que todos se miren con dignidad, como hijos de Dios y como hermanos. Que haya paz y se viva la fraternidad, que vivan con la dignidad propia de hijos de Dios. La Iglesia es algo misterioso… Esta comunidad entre creyentes, que naturalmente tiene que tener algunos guías y pastores, por eso la definición de la Iglesia como pueblo de Dios. Esa idea de una jerarquía de la cual depende todo el pueblo cristiano, se fue transformando en el sentido que debe tener la autoridad de acuerdo al Evangelio, y autoridad es servicio, no es para imponer, la autoridad es para ayudar a crecer, y se fue recuperando esa imagen de Jesucristo –Ustedes me llaman a mí maestro y señor, pero yo estoy aquí en medio de ustedes como un servidor-“, evocó el ex vicario general.

“Lo que constituye a la Iglesia es esta fe y esta certeza de que todos somos hijos de Dios. No hay ninguna dignidad superior a la de ser hijos de Dios. No hay en la Iglesia alguien que sea más digno que otros, todos somos igualmente dignos y por eso tenemos que vivir en comunión de hermanos. Lo que nos distingue son los roles que cada uno debe cumplir para que la Iglesia entera pueda cumplir su misión. Entonces, tienen un rol específico los pastores, los sacerdotes, los diáconos, las religiosas, los laicos, pero no dignidad distinta, no hay escalafones ni jefes en la vida de la Iglesia.  No debe haber jefes sino pastores que tienen un rol de acompañar a sus hermanos en este caminar”, reflexionó.

“Esa renovación profunda de la mirada sobre la Iglesia fue una de las primeras conquistas del Concilio Vaticano II, y en seguida su relación con el mundo. Estamos en el mundo y no somos distintos del mundo. El gozo y la esperanza, las tristezas y las alegrías de los hombres de nuestro tiempo, especialmente de los pobres y necesitados son también el gozo y la esperanza, las angustias y las tristezas de los discípulos de Cristo, porque no hay nada verdaderamente humano que no haga eco en su corazón. Por eso tenemos una misión que cumplir en el mundo en el cual estamos y del cual formamos parte. Por eso la Iglesia se siente íntimamente solidaria del hombre y de su historia”, concluyó el sacerdote Raúl Manríquez Ibáñez.

Fe cristiana, Psicología y Liberación

Por su parte el sacerdote, Dr. en Piscología y profesor emérito de la Universidad del Bío-Bío, José Luis Ysern de Arce, recordó que al arribar a Chile en 1959, el afán misionero le impulsaba a generar una Iglesia más atractiva, acogedora y sencilla, de manera que el llamado del Papa Juan XXIII fue prácticamente providencial, pues interpretaba el sentir de muchos.

“En las primeras entrevistas se le consulta al Papa qué espera del Concilio, y Juan XXIII, que estaba en su biblioteca privada, abre una ventana y dice –que entre aire fresco-. Y de verdad aquella imagen nos interpretó a todos”, comentó el sacerdote.

“Muy pronto me di cuenta que esa era la Iglesia que queríamos. Lo conversábamos entre nosotros, nos entusiasmaba, y muy pronto me di cuenta que no valía solamente la buena voluntad y la buena doctrina. A mí siempre me había gustado la Psicología, y entonces me decidí a estudiar una Psicología orientada a los jóvenes, y decidí ver cómo las ciencias humanas podían aportar (…) Me acuerdo que además, siempre me fascinó el concepto de la libertad. Siempre había en mí, como cura, algo que me hacía ruido. Que cuando alguien se confesaba y se acusaba de tal cosa, de acuerdo a los catálogos uno decía eso es pecado, pero tú conversabas con la persona y ella te decía –pero para mí no es pecado– y yo pensaba, bueno ¿no será verdad que no es pecado?”, reflexionó.

“Mi tesis en Lovaina, cuando hice el Magíster en Psicología se llamó “Liberación y fe cristiana en los jóvenes chilenos”. Para mí, ya empezó a haber una asociación entre liberación y fe, y sentía que lo más libre que había era el Evangelio de Jesucristo, y lo más respetuoso que había era Jesucristo, y por eso he profundizado cada vez más en una Psicología al servicio de la libertad humana, que supone responsabilidad humana. El hombre más libre es cada vez más responsable. Y vi cómo la Teología de la Liberación que surge en aquellos tiempos, va de la mano con la Psicología de la Liberación que es la atención al hombre, a la mujer, el sentido social, la sensibilidad social, la fe cristiana, que va a profundizar ese sentido comunitario, ese sentido de fraternidad, y en una palabra, la fe al servicio, promotora y profundizadora de la dignidad de la persona, de la dignidad humana. Entonces, uno comprende que por supuesto, la Iglesia no puede sino ser servidora de la persona humana, especialmente si esta persona está afligida, está ofendida en sus derechos, está atropellada etc. Y a su vez, respetar la libertad interior, y por eso me fascina una frase anterior al concilio, pero que la teoría del Concilio la toma aunque no la explicite, –el primer vicario de Cristo no es el Papa, el primer vicario de Cristo es la propia conciencia-, y por tanto debemos formar conciencias, porque tu conciencia es la que te tiene que ayudar a tomar decisiones”, manifestó Ysern de Arce.

“Creo que vivíamos toda una alegría y una jovialidad grande en el presbiterio y en los laicos, en este colegio Santa María, en los jóvenes de AUC, todos creo que se sentían interpretados por una Iglesia así. La revista Nuestro Camino, que va respondiendo a las bases que vienen de las parroquias más rurales de Ñuble, hasta los intelectuales de las universidades, que va recogiendo todo ese concepto. Don Eladio tuvo la buena idea de enviarnos al Instituto Superior de Pastoral Latino Americana (ISPLA) por tres meses, para hacer un curso de actualización de acuerdo al Concilio. Sentíamos que esta Iglesia era la que nos representaba y que era la Iglesia que queríamos”, comentó el académico UBB.

“Desde mi experiencia personal, y con dolor lo digo, tengo la impresión de que esa Iglesia pegó un frenazo, y no sé si hasta marcha atrás. Es la percepción que tengo ahora. Que este seminario nos sirva de impulso para retomar el Concilio. Yo no soy partidario de otro Concilio, soy partidario de que el Concilio Vaticano II lo pongamos en marcha, porque creo que no lo hemos puesto en marcha. Una mirada a los oprimidos, una Iglesia servidora, que vuelva al pueblo, a las bases, que sea verdaderamente agente de liberación, de dejar a la gente sentir que cada persona es autónoma, libre, que tiene sentido crítico, que es dueña de sí misma”, concluyó el académico José Luis Ysern de Arce.

Tras las exposiciones, los concurrentes formularon consultas y reflexiones que complementaron lo compartido por los sacerdotes.




Investigador UBB aporta luces sobre representaciones sociales de la relación familia-escuela en la formación inicial docente

El director del Departamento de Ciencias Sociales, Dr. Héctor Cárcamo Vásquez, participó en el XXIII Encuentro Nacional de Investigadores en Educación “ENIN 2016”, con la ponencia denominada “Representaciones sociales de la relación familia-escuela desde la formación inicial docente”.

55

El encuentro fue organizado por la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Playa Ancha de Valparaíso, y por la Comisión Organizadora de Encuentros y Coloquios de Investigadores en Educación, COENIN, presidida por el Dr. Eduardo Cabezón, quien destacó la temática de la investigación formulada por el Dr. Héctor Cárcamo.

El trabajo expuesto en el encuentro nacional dio cuenta de resultados preliminares derivados del proyecto de investigación interno DIUBB 161224 3/R, que se articula directamente con el proyecto Fondecyt Nº 11160084 recién iniciado este año 2016.

“El objetivo de estas investigaciones es lograr descubrir cuáles son las representaciones sociales que tienen los futuros profesores respecto de las familias, y las relaciones que las familias pueden establecer con la escuela”, expresó el Dr. Cárcamo Vásquez.

Según ilustró el Dr. Héctor Cárcamo, la ponencia se centró en prestar atención a los roles que los futuros profesores estiman que deben cumplir las familias, lo que no deja de ser interesante puesto que se trata de estudiantes de pedagogías que aún no poseen el título de profesor, pero que sin embargo, ya van modelando una representación respecto del “deber hacer” de las familias con las que se encontrarán en el futuro.

El Dr. Cárcamo Vásquez comentó que de acuerdo a las indagaciones preliminares, se identifican tres fuentes que contribuyen a configurar las representaciones de los estudiantes de pedagogías respecto de la relación familia-escuela.

La primera dice relación con la propia experiencia de los estudiantes de pedagogía, haciendo alusión a su rol de hijos e hijas, y valorando lo que sus propias familias hacían cuando ellos se encontraban en la etapa escolar, experiencia que por cierto, se tiende a sobre valorar.

Otra de las fuentes reconocidas se vincula con la propia formación inicial que los jóvenes se encuentran cursando, y que tendría una doble vertiente. Una de ellas corresponde a los discursos de los propios docentes que trabajan con los futuros profesores, de manera que cobra una importancia vital lo que los docentes dicen y transmiten respecto del rol que ellos deberán cumplir. “Nosotros, los mismos docentes, vamos modelando consciente o inconscientemente un perfil profesional que busca, de alguna manera, delimitar muy bien sus fronteras de competencia profesional”, expresó el Dr. Cárcamo.

La segunda vertiente identificada en la propia formación inicial opera por ausencia, según explicó el Dr. Cárcamo Vásquez.

“Cuando uno trabaja sobre tramas culturales, puede reconocer que hay silencios que hablan, ¿en qué sentido?, cuando la temática de la relación familia-escuela no está presente en la formación del profesorado, también estamos modelando una representación, porque estamos diciendo que no es del todo relevante, de otro modo, se explicitaría en los programas de formación. La temática relación familia-escuela no se explicita en los programas, no se visualiza, al menos en este primer avance”, ilustró el investigador de la UBB.

Una tercera fuente que contribuye a configurar las representaciones de los estudiantes de pedagogías respecto de la relación familia-escuela, la constituye la propia práctica profesional de los jóvenes a través de sus observaciones, prácticas rurales y prácticas profesionales.

“El observador lo hace desde una matriz específica que es su propia formación inicial. Entonces, la práctica está muy vinculada con la segunda fuente. Entonces, si la temática de la relación familia-escuela está ausente, o si los profesores le dicen cómo va a ser esa relación, obviamente el estudiante llega a su práctica “prevenido”, explicó el Dr. Cárcamo.

Roles asignados a las familias

Junto con lo anterior, el Dr. Héctor Cárcamo también dio cuenta de los tipos de roles deseables que los futuros profesores asignan a las familias, aún sin desempeñarse profesionalmente.

Uno de esos roles es de carácter pedagógico, pues se espera que las familias ayuden en los deberes escolares, reforzando lo que se realiza en la sala de clases. “Lo interesante es que ese apoyo se pide desde fuera de la escuela, porque en definitiva, lo que el profesor hace aquí (en la escuela), se pide que sea reforzado desde acá (en la casa), pero siempre desde fuera de la frontera de la escuela”, comentó el investigador UBB.

Un segundo rol que los estudiantes, futuros profesores, estiman que deben desempeñar las familias, es el modelamiento de hábitos. Pero no se trata de cualquier tipo de hábito, sino de aquellos que contribuyen a la mantención del orden y al normal desempeño dentro del aula de clases. “Los futuros profesores valoran que los niños escuchen con atención, que se mantengan en sus puestos, que se comporten muy bien, porque eso permite que el profesor pueda cumplir las exigencias que le formulan, como pasar adecuadamente las materias del currículum (…) No piden gran creatividad o capacidad de innovación, sino orden, respeto, empatía, y este tipo de hábitos van de la mano con la necesidad de fortalecer lo pedagógico”, aseveró el Dr. Cárcamo Vásquez.

Considerando lo anterior, el investigador de la UBB plantea que mediante estas acciones el espacio escolar se extiende fuera de lo escolar, más de lo deseable. “Esto llamó mucho la atención en el congreso, y es que los futuros profesores esperarían que las familias asuman acciones tendientes a extender figurativamente el tiempo dedicado a la escolarización. Eso es muy fuerte, porque finalmente se termina naturalizando una figura del niño, el niño ya no es tal, se naturaliza su alumnización, el niño-alumno”, expresó el Dr. Cárcamo.

Lo anterior se ve reforzado con la valoración que hoy se otorga a que niños y niñas integren talleres extra programáticos, que según el Dr. Cárcamo, también tienen mucho de disciplinamiento, y de alguna forma se va modelando a un sujeto pero desde la perspectiva del sujeto alumno. “El niño ya no es niño, es el niño-alumno. Por eso digo que cuando se extiende figurativamente lo escolar a diferentes áreas de la vida, se termina alumnizando al sujeto”, confirmó el investigador de la UBB.

Sobre institucionalización de la biografía de niños y niñas

Según explicó el Dr. Héctor Cárcamo, las situaciones descritas dan cuenta de una sobre institucionalización de la biografía del niño, pues ésta se iría construyendo exclusivamente en espacios fuertemente normados, lo que tiene repercusiones en la construcción de un sujeto moral con capacidad de autonomía, y en torno a cómo se ejerce la ciudadanía.

“Cuando los espacios están sumamente institucionalizados, siempre se da la mediación de un adulto. Entonces, cuando hablamos de baja tolerancia a la frustración, de poca capacidad de resolución de conflictos, de problemas de convivencia escolar, estamos hablando de sujetos que no son capaces de enfrentar situaciones adversas si no es por la mediación de un adulto”, explicó el Dr. Cárcamo.

“Lo que ocurre con esta sobre institucionalización, estimo, es que se va sobrevalorando el adulto centrismo, porque pareciera ser que estos niños son incapaces de resolver sus asuntos y siempre están resguardados y protegidos por un sujeto adulto. Por lo tanto, la capacidad de asumir responsabilidades para la construcción de la propia vida en un espacio público se reducen. Y esto tiene un cruce muy fuerte con las necesidades de formar ciudadanía hoy”, aseveró el Dr. Cárcamo.

El Dr. Héctor Cárcamo llamó la atención sobre la necesidad de intervenir en la formación inicial docente respecto de la relación familia-escuela, aun cuando no esté explícito en el currículum. De igual manera, se deberían articular contenidos referidos a la formación de ciudadanía.

“Estimo que de alguna manera hay que relativizar la importancia que le estamos otorgando a lo escolar en tanto institución, porque la educación se vive en todos lados. Pareciera ser que en nuestro contexto chileno sobrevaloramos lo escolar-institucional. No digo que está mal, digo que está bien, pero también hay que dar espacios para que el niño sea niño. La discusión sobre si se deben regular las tareas para la casa no es casualidad ni es trivial. Hay una necesidad urgente de tender hacia la humanización, y no a estas lógicas de eficacia y efectismo que están primando. Ese proceso implica tener la capacidad de interactuar en un espacio que no esté fuertemente normado”, ilustró el Dr. Cárcamo.

El Dr. Héctor Cárcamo también hizo alusión a un tema pendiente, que se vincula con el de la relación familia-escuela, y es el referido a la necesaria conciliación entre el mundo laboral y familiar en Chile, que se encontraría prácticamente quebrada. “Las extensas jornadas laborales también intervienen en que los padres y madres establezcan un determinado tipo de relación con la escuela, porque tampoco pueden dedicar mucho tiempo a hacer vida familiar. Hay varios factores que se entrelazan y siempre están bajo el mismo concepto y paraguas ideológico”, advirtió el investigador del Departamento de Ciencias Sociales.




Académicos UBB presentaron libro “Historia de la comuna de San Nicolás, en busca de nuestra identidad comunal”

Equipo liderado por el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, e integrado por los académicos del Departamento de Ciencias Sociales, Mg. Cecilia Hernández Sandoval y el Dr. Félix Briones Quiroz; junto al jefe del Departamento de Desarrollo y Transferencia Tecnológica, Domingo Sáez Beltrán, y los profesores de Pedagogía en Historia y Geografía egresados de la UBB, Natividad Silva Bustos y Rodrigo Martínez Nova, dieron vida a la obra referida al origen e historia de la comuna de San Nicolás.

 

La publicación de 335 páginas ilustradas, indaga en los orígenes del otrora caserío formado en los márgenes del río Changaral en la provincia de Ñuble, en terrenos concedidos por Rosario Lantaño, y profundiza en aspectos de su vida política, social, religiosa, deportiva y cultural.

El acto de presentación del libro “Historia de la comuna de San Nicolás, en busca de nuestra identidad comunal”, se desarrolló en el Salón Miguel Jiménez Cortés del Campus La Castilla, y fue presidido por el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, junto a la asistencia del alcalde de la comuna de San Nicolás, Víctor Toro Leiva; el director de educación municipal de la comuna, Luis Lepe Jeldres; el director del Liceo Bicentenario de Excelencia Polivalente San Nicolás, Víctor Reyes Reyes; el secretario académico (s) de la Facultad, Carlos Ossa Cornejo; el director del Departamento de Ciencias de la Educación, Dr. Miguel Friz Carrilo; la directora del Departamento de Artes y Letras, Rosa Díaz Chavarría; estudiantes de la Escuela Manuel Martín de San Nicolás, profesores de establecimientos educacionales de Ñuble, y académicos y estudiantes de la Universidad.

En la oportunidad, el jefe del Departamento de Desarrollo y Transferencia Tecnológica de la UBB, Domingo Sáez Beltrán, precisó que la Universidad del Bío-Bío desarrolló la tarea investigativa para dotar a la comuna de un estudio histórico, tras adjudicarse la licitación pública emanada desde el municipio en febrero del año 2011.

“El proyecto, que tuvo una duración de tres años, fue dirigido administrativamente por el Departamento de Desarrollo y Transferencia Tecnológica de nuestra Universidad, el cual establece sus protocolos en este tipo de servicios de asistencia técnica. La iniciativa contempló las etapas de recopilación de antecedentes históricos de la comuna de San Nicolás, recuperación de memoria histórica, geografía y arquitectura, análisis y selección de la información, redacción e inclusión de material iconográfico. Se trató de una propuesta de investigación histórica que tenía por finalidad dar identidad a la comuna de San Nicolás”, expresó Domingo Sáez Beltrán.

El Decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes, al realizar la presentación general de la obra, destacó el virtuosismo de la alianza generada entre la Universidad del Bío-Bío y el municipio de San Nicolás, que ha permitido promover el desarrollo cultural de la comuna.

“Este trabajo lo hemos hecho con una municipalidad que busca y valora la identidad comunal. Esta obra es fruto de una tremenda tarea emprendida por un grupo pequeño de personas. Nosotros nos dedicamos a escarbar, desenterrar todo lo relativo a la historia y de una manera muy focalizada. Vivimos en un país tremendamente centralizado, y tan centralizado que muchas veces las regiones y las comunidades más pequeñas pasan inadvertidas. Por eso comenzamos desde el valle de Quillengüe, como lo llamaban las culturas precolombinas, antes de la llegada de los conquistadores españoles. Esta es la historia de un caserío, que era una posta, y servía para las comunicaciones hacia la costa, que rápidamente en el siglo XIX pasó a ser una comuna, quizás de forma forzada”, comentó el historiador Reyes Coca.

Por su parte, el alcalde la comuna de San Nicolás, Víctor Toro Leiva, se refirió al sentido y propósito que dicho municipio imprimió al proyecto de contar con una historia que indagara en los orígenes de aquel territorio.

“San Nicolás no tenía una historia escrita, y nosotros pensamos que no debíamos conformarnos solamente con tener más infraestructura para que la gente tuviera una mejor calidad de vida, sino que también debíamos considerar aquello que alimenta el espíritu y las emociones, aquello que es un reconocimiento a aquellas personas, vecinos, que hicieron un aporte para que San Nicolás esté hoy en el umbral en el que nos encontramos. Por ello se tomó la decisión de tener nuestra propia historia, y creo que se cumplió el objetivo porque hoy todos los habitantes de San Nicolás, de la provincia y del país, podrán conocer la historia de San Nicolás. Fue un trabajo serio, responsable, esforzado y que se hizo con mucho cariño por la Universidad del Bío-Bío. Por eso, se agradece a don Marco Aurelio Reyes y a todo su equipo”, aseveró el alcalde.

La académica del Departamento de Ciencias Sociales e integrante del equipo investigativo, Mg. María Cecilia Hernández, al realizar su presentación sobre la Hacienda Puyaral, destacó que la obra busca ser un aporte al estudio de la historia nacional desde la historia local, presentando una trayectoria de los principales procesos de la Historia de Chile, desde la óptica de lo acontecido en la Provincia de Ñuble.

“Sin lugar a dudas, todos los rincones de nuestro país se encuentran repletos de grandes tesoros vivenciales y de historicidades propias y particulares. El caso de San Nicolás, es un buen reflejo de lo que se vivió en gran parte de los campos de nuestro territorio en los siglos XIX y XX. Se advierte allí, en primer lugar, cómo la superposición de las cartografías familiares coincide con la cartografía de tenencia y propiedad de la tierra, y cómo esta, al mismo tiempo, coincide con altos niveles de influencia política y social. De hecho, el pueblo del actual San Nicolás, surge de la donación de terrenos de doña Rosario Lantaño, una de las mujeres de esta familia de vida longeva. Su hija, doña Isidora llegó a ser inmensamente rica y, a pesar de que su herencia se dividió entre sus nueve hijos, el poder de la familia continuó existiendo en todas las esferas. De hecho y , aunque en este artículo el tema no se trató, el principal centro de salud de Ñuble, el Hospital de Chillán, lleva el nombre de Herminda Martín, una de sus hijas, recordada como una gran filántropa e inmortalizada además en el nombre de una céntrica calle de la ciudad”, reflexionó.

La académica Hernández Sandoval también se refirió al rol jugado por antiguas familias ñublensinas tales como los Lantaño, Mieres y Martín, quienes al vincularse mediante matrimonios, “incrementaron su poderío y fortuna, el que se extendió más allá de las fronteras de la comuna de San Nicolás, puesto que la presencia de la familia recorre prácticamente completa la Provincia de Ñuble. Entre sus integrantes, figuran personajes que contribuyeron a la fundación de organismos e instituciones de importancia social, cultural y económica. La imagen que el último de estos poderosos deja en San Nicolás, nos referimos a don Ismael Martín Urrutia, es la de un hombre presente, que al contrario de muchos de los hacendados de la época, permaneció en sus campos, al pie de la faena, supervisando, instruyendo, disfrutando; lo que no significó que no tuviera una interesante y nutrida vida social que lo llevó a viajar y relacionarse. Ejerció en quienes lo conocieron, una especie de influjo y no pasó inadvertido para ninguno de los habitantes de la zona”, expresó.

Igualmente, el académico Dr. Félix Briones Quiroz, expuso brevemente sobre la Hacienda Coipín, localizada en la comuna de San Nicolás, que tras el proceso de Reforma Agraria pasó a manos de otros propietarios, los antiguos trabajadores.

“Según el decir de uno de ellos, que tuvimos la suerte de entrevistar, don Ramón Parra Fuentes, –de simples trabajadores pasamos a ser propietarios-”, destacó el Dr. Félix Briones.

Asimismo, el académico Briones Quiroz aseveró que el propósito de realizar la investigación de la Historia de la comuna de San Nicolás, fue desarrollar la historia de una comuna que no tenía un registro escrito, en forma sistematizada. “Constatar que los procesos que se estaban viviendo en la zona central del país, también se verificaban en esta región. Este proceso histórico nacional, desde la llegada de los conquistadores españoles e incluso desde antes, se pudo verificar a través de la investigación histórica en diferentes archivos como: Actas Municipales, Conservador de Bienes Raíces de Chillán y San Carlos, y documentación existente en el Archivo del Obispado de Chillán. Además, la entrevista a personajes claves y bibliografía referente a la historia nacional y local, permitió llevar a cabo la investigación propuesta. No cabe duda que este primer paso es importante, pues permitirá dilucidar nuevas líneas de investigación y motivar a los habitantes de San Nicolás, a estudiar y conocer su historia, en especial, a los jóvenes estudiantes de enseñanza básica y media”, concluyó el Dr. Félix Briones.




UBB congregó a especialistas en XI Jornadas de Estudios de Historia Clásica y XII Coloquio de Estudios Medievales

El Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad del Bío-Bío, junto al Centro de Estudios Clásicos y la Sociedad Chilena de Estudios Medievales, organizaron una nueva versión de estos tradicionales encuentros liderados por el destacado medievalista UBB, Dr. Luis Rojas Donat y el miembro de número de la Academia Chilena de la Historia, Dr. Alejandro Bancalari Molina, académico del Programa de Magíster en Historia de Occidente de esta casa de estudios superiores.

El bicongreso se desarrolló en dependencias del Centro de Extensión de la sede Chillán y contempló la presentación de 34 trabajos de investigación sobre Historia Clásica y Medieval de académicos e investigadores de universidades nacionales y de Argentina y Brasil.

El Dr. Luis Rojas Donat destacó que las Jornadas de Estudios de Historia Clásica nacen por iniciativa del Dr. Alejandro Bancalari Molina en 1991, en tanto que los Coloquios de Estudios Medievales surgen en 1992, de acuerdo a su interés en dicho campo investigativo. Desde entonces se han constituido como importantes espacios de reflexión histórica de prestigio nacional e internacional.

“Este año logramos comprometer la participación de cuatro investigadores extranjeros; las académicas Nélida Mampel y Cristina Lucero de la Universidad Nacional de Cuyo, Argentina, casa de estudios con la que tenemos vínculos muy estrechos y es así como confirmamos movilidad estudiantil y académica. También nos visita el académico Gerardo Rodríguez de la Universidad Nacional de Mar del Plata, Argentina, con quien he entablado vínculos; y la actual presidenta de la Asociación Brasileña de Estudios Medievales, Adriana Vidotte, de la Universidad Federal de Goiás, Brasil”, comentó el Dr. Rojas Donat.

El Dr. Luis Rojas, presidente honorario de la Sociedad Chilena de Estudios Medievales, expresó que las jornadas y el coloquio pueden considerarse un verdadero patrimonio cultural de la ciudad de Chillán, pues el mundo académico vinculado ha convenido que estos encuentros se realicen invariablemente en la ciudad.

“Han pasado 25 años desde la primera versión de las Jornadas de Estudio de Historia Clásica y 24 años de la primera edición del Coloquio de Estudios Medievales, y los propios académicos no han querido que el proyecto migre, de manera que estimo que es un capital que hemos logrado. Chillán muestra su cordialidad y con los académicos invitados se logra vivenciar un compañerismo y una integración especial”, expresó el Dr. Rojas Donat.

En el marco de las XI Jornadas de Estudios de Historia Clásica, el Dr. Alejandro Bancalari Molina, expuso la ponencia “Identificación y control de personas en la antigua Roma”.

Al margen de la ponencia, el Dr. Bancalari Molina comentó el sentido que tiene para los académicos y estudiosos el escudriñar en la Historia Antigua.

“Los ejemplos que encontramos en la Antigüedad o en otro periodo, no se repetirán exactamente hoy. Pero dichos ejemplos podrían, eventualmente, traducirse en situaciones similares en la actualidad. Entonces, si hace 2 mil años se actuó de una manera, con más o menos prudencia, con mayor o menor discriminación o tolerancia, hay que analizar cómo ese ejemplo pudo servir en la Antigüedad, y como nos puede ayudar ahora, en forma ciertamente indirecta, porque no siempre deberá ser igual. Ahí es donde está el diálogo entre la Historia Antigua y la historia actual. Los hechos son únicos e irrepetibles, pero sí hay ciertas situaciones que se pueden cambiar”, expresó.

Igualmente, el Dr. Alejandro Bancalari destacó la utilidad que estos encuentros suponen para los estudiantes de Pedagogía en Historia y Geografía, así como para los investigadores más jóvenes quienes van adquiriendo experiencia sobre cómo abordar trabajos históricos. “Estas Jornadas de Historia Clásica se crearon en la Universidad del Bío-Bío el año 1991, hace ya 25 años, y se han mantenido por bastante tiempo. Asisten historiadores de todo Chile y de Europa, así es que eso ha sido muy bueno pensando sobre todo en los alumnos”, valoró el investigador.

En tanto, el académico del Instituto de Historia de la Pontificia Universidad Católica de Chile, y profesor titular de la misma, Dr. Nicolás Cruz Barros, expuso el trabajo denominado “Una historia de Roma”.

También en plano reflexivo y fuera de su conferencia, el académico e investigador se refirió al sentido de estudiar Historia Antigua, y sobre porqué dicha materia sigue concitando tanto interés.

“Creo que hay aspectos de la Historia Antigua, tanto griega como romana, que tienen una capacidad de establecer una conversación y despertar una inquietud en el mundo actual. Ciertos aspectos de la historia de Roma nos interpelan hoy en día y nos invitan a una discusión, a una reflexión, y por tanto, cada generación va realizando esa reflexión, no sólo con el caso de Roma sino con la totalidad de la historia. Hay otros momentos que también son muy importantes y muy centrales”, expresó el Dr. Cruz.

El propio concepto de imperialismo, o el de ciudadanía, son ejemplos de estas oportunidades de entablar diálogos que permite la historia de Roma, y que siguen siendo del todo vigentes, según ilustró el Dr. Cruz Barros.

“Si uno habla hoy de temas como el imperialismo, me parece un hecho que el primer gran ejercicio de imperialismo fue el imperialismo romano, entonces ahí se establece un diálogo con este aspecto (…) Uno de los motivos centrales del desarrollo romano fue el tema de la ciudadanía (…) Hoy, una de las grandes discusiones en el mundo es definir a quién se le concede la ciudadanía, a propósito de todos los grupos migratorios. Bueno, el caso romano no es que sirva como un ejemplo, pero sí como una ocasión que se puede estudiar, debatir, y discutir”, aseveró el investigador.

El Dr. Nicolás Cruz Barros también se refirió a los avances de la ciencia que facilitan y permiten nuevos descubrimientos arqueológicos, que a su vez dan cabida a nuevas reinterpretaciones y enriquecen los análisis tradicionales.

“Los descubrimientos arqueológicos permiten completar la visión que teníamos de la Antigüedad, ya no sólo de los grupos que podían dejar sus recuerdos o experiencias por escrito, sino que también de otros sectores de la población a los cuales teníamos menor acceso. Las formas más científicas de arqueología que se han ido desarrollando, nos permiten llegar a esos sectores, conocer a esos grupos y llevarnos sorpresas. Hoy tenemos un acceso más completo y vemos que no eran tan distantes o distintos, sino que también había muchos puntos comunes”, aseveró el Dr. Nicolás Cruz.

Entre los investigadores jóvenes se contó la abogada Rocío Esteban López, de la Universidad de Concepción, quien expuso “Peregrinos en la Urbe. Algunos aspectos de los extranjeros en Roma durante el Alto Imperio”.

Esteban López aseveró que estos espacios brindan la oportunidad de compartir y entablar vínculos con investigadores y académicos de diversas especialidades y áreas, que en el campo de la Historia son complementarias.

“Es interesante compartir temas que son comunes desde la perspectiva del Derecho, la Historia o la Filosofía. Es una oportunidad para establecer contactos para eventuales investigaciones y sobre todo hoy en día, considerando que se tiende a estudiar los temas desde distintas disciplinas. Es una oportunidad para compartir con académicos, compartir puntos de vista y establecer vínculos. En mi ponencia intenté analizar un tema histórico desde una doble perspectiva, tanto histórica como jurídica, que ciertamente se complementan y van de la mano. Es necesario continuar realizando este tipo de investigaciones”, expresó Rocío Esteban.

Las XI Jornadas de Estudios de Historia Clásica y el XII Coloquio de Estudios Medievales contemplaron la participación de académicos e investigadores de la Universidad de Chile, Universidad Adventista de Chile, Universidad de Concepción, Pontificia Universidad Católica de Chile, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Universidad de La Frontera, Universidad Adolfo Ibáñez, Universidad de Santiago de Chile, Universidad de Valparaíso, Universidad Nacional de Cuyo, Argentina; Universidad Nacional de Mar del Plata, Argentina; Universidad Federal de Goiás, Brasil; Universidad de Los Andes, Universidad Católica de la Santísima Concepción, Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, Universidad Gabriela Mistral, Universidad Diego Portales, y de la Universidad del Bío-Bío.




Académicas UBB comparten en la FAO experiencias en trabajo con mujeres rurales y agentes de desarrollo local

“Relevancia de los agentes de desarrollo local y del trabajo con mujeres rurales” se denominó el póster científico presentado por la académica del Departamento de Ciencias Sociales, profesora titular Julia Fawaz Yissi, y por la profesional del Departamento de Ciencias Sociales, Cristina Martín Sáez, en el marco del II Foro Regional sobre Sistemas de Innovación para el Desarrollo Rural Sostenible, convocado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO.

“Generar un espacio de discusión y acuerdos que contribuya al establecimiento, promoción y difusión de políticas y mecanismos institucionales para el fortalecimiento de los sistemas de innovación ligados a la agricultura familiar, bajo un marco de acción de desarrollo sostenible, tanto a nivel nacional como regional, en los ámbitos de innovación social; mercados justos, eficientes y sostenibles; producción y extensión”, fue el principal objetivo del II Foro Regional Sistemas de Innovación para el Desarrollo Rural Sostenible, convocado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, en Santiago.

En dicho encuentro participó la académica del Departamento de Ciencias Sociales, profesora titular Julia Fawaz Yissi, junto a la profesional del Departamento de Ciencias Sociales, Cristina Martín Sáez, ocasión en la que presentaron el póster científico denominado “Relevancia de los agentes de desarrollo local y del trabajo con mujeres rurales”. Dicho trabajo también consideró los aportes de la profesional Rosana Vallejos Cartes, que al igual que las docentes iniciales integran el Grupo de Investigación en Desarrollo Local de la Universidad del Bío-Bío.

La académica Julia Fawaz Yissi expresó que hoy se entiende que el desarrollo local debe asumir una mirada multisectorial para impulsar el bienestar social, económico, y cultural. “En ese ámbito hemos desarrollado tres líneas de trabajo que integran investigación, innovación y desarrollo y formación y extensión, visibilizados en tres proyectos que actualmente se desarrollan. En primer término identificamos el Proyecto Fondecyt Regular 1140579 (2014-2016), cuyo objetivo general es estudiar las trayectorias laborales y familiares, y analizar las significaciones diferenciales del trabajo, la familia, el campo y la ciudad, y sus implicancias en las identidades personales, de género y territoriales, en distintos contextos socioespaciales de la región del Bío-Bío”, ilustró.

La académica Fawaz Yissi también dio cuenta del Proyecto INNOBA Biobío I+D 1521 orientado a generar capacidades en microempresas femeninas rurales de Ñuble. “El objetivo general apunta a desarrollar modelos de gestión basados en un enfoque participativo de innovación y negocios en los ámbitos agropecuarios, patrimonio cultural y turismo, y emprendimientos innovadores, con el fin de mejorar la competitividad y fortalecer la sostenibilidad del microemprendimiento encabezado por mujeres rurales”, aseveró.

Por último, la profesora titular Julia Fawaz, se refirió al Diplomado en Gestión Local y Desarrollo Rural Sostenible de la UBB, que se dirige a profesionales y técnicos de áreas productivas y sociales del mundo rural, relevando los temas de innovación y de modernización que la agricultura y los productores enfrentan, en el marco de enfoques centrados en el Desarrollo Rural Sostenible, según describió la investigadora.

La académica Julia Fawaz explicó que los proyectos e iniciativas descritas se circunscriben a un contexto específico como es la provincia de Ñuble, “que se caracteriza por una alta ruralidad y crecientes procesos de urbanización en torno a ciudades pequeñas e intermedias, con una vinculación estructural y simbólica significativa con la agricultura y el medio rural, que no sólo constituyen bases del desarrollo y dinámicas económicas y laborales de la provincia, sino también de la construcción identitaria de sus habitantes”.

Es por ello que la académica Fawaz Yissi, desde la perspectiva del desarrollo rural sostenible, plantea que es necesario repensar lo rural, lo urbano y la interacción que se produce entre ambos espacios, apoyando planteamientos teóricos respecto a una nueva ruralidad, dinámica, compleja y polifuncional, y es en ese marco en que se da el desarrollo de los proyectos e iniciativas descritas.

“En este contexto, destaca la creciente visibilización de la mujer rural como sujeto relevante en el desarrollo local, en tanto aumenta su incorporación al mundo laboral y su integración en las políticas y programas de fomento productivo y de participación social, complementando sus roles tradicionales. En estos ámbitos adquiere especial relevancia el papel de los agentes de desarrollo local, que articulan en terreno las iniciativas orientadas al empoderamiento de las mujeres rurales, tanto en el ámbito laboral y productivo como social”, argumentó la investigadora del Departamento de Ciencias Sociales.

A partir de las dinámicas y trabajos emprendidos en los proyectos de investigación vinculados con las mujeres trabajadoras rurales, así como con los agentes de desarrollo local, las integrantes del Grupo de Investigación en Desarrollo Local, han adquirido una  rica experiencia, tanto a través de las tareas propias de la acción investigativa, como mediante la ejecución de actividades prácticas específicas.

En esta línea se pueden identificar el Diplomado en Gestión Local dictado por la UBB, actualmente en su segundo año de ejecución; la implementación de 9 modelos de negocios innovadores y participativos en el medio rural para mujeres microempresarias rurales; la capacitación de 25 mujeres rurales y la orientación a 40 mujeres rurales asociadas a un proyecto de apoyo al microemprendimiento; trabajo colaborativo y vinculación con servicios públicos como INDAP y SERNAM, en el ámbito del desarrollo rural; y diversas publicaciones académicas y de difusión al medio.

A ello se adicionan proyectos complementarios surgidos a partir de las líneas desarrolladas por el Grupo de Investigación en Desarrollo Local de la Universidad del Bío-Bío, así como la participación en la Red Iberoamericana de Indicadores de Sostenibilidad en Espacios Rurales Iberoamericanos, en conjunto con la Universidad de Almería (España) y diez universidades latinoamericanas.

Según manifestaron las investigadoras, el trabajo desplegado ha permitido “construir una mirada analítica de los espacios rurales en general y de la provincia de Ñuble en particular”, precisaron.

Las investigadoras también asumen algunas lecciones a considerar llegado el momento de abordar esta temática. “Como base para las políticas públicas orientadas a este sector, se deben considerar las características particulares de los microemprendimientos femeninos rurales y su amplia diversidad. Estimamos como fundamental apoyar el trabajo en terreno en pos de un desarrollo rural sostenible en la investigación sobre la ruralidad actual, sus funciones, características y dinámicas actuales, los actores y sujetos relevantes y las nuevas vinculaciones y complementariedades con los sectores urbanos, entre otras. Ciertamente, se debe reconocer la importancia del rol productivo y social de las mujeres rurales en el desarrollo sostenible, y es evidente la necesidad de mayor generación de capacidades en los agentes de desarrollo local con enfoque de género”, concluyeron las investigadoras del Grupo de Investigación en Desarrollo Local.

Según se expresó en la convocatoria, la FAO organizó el II Foro Regional Sistemas de Innovación para el Desarrollo Rural Sostenible en América Latina y el Caribe, respondiendo al compromiso de la Organización para apoyar la implementación del Plan de Acción 2016 del Grupo de Trabajo ad hoc de Agricultura Familiar y Desarrollo Rural Territorial de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), y contribuyendo directamente al Plan de Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre de la CELAC 2025.