Antioxidantes de origen vegetal y su rol en la alimentación saludable fue tema de seminario internacional UBB

La importancia de los antioxidantes en el desafío de la elaboración de alimentos nutracéuticos o benéficos para la salud, y el rol de las tecnologías emergentes en la industria alimentaria, con el propósito de preservar los componentes bioactivos de los alimentos, fue la idea eje que orientó al “Seminario Internacional: Antioxidantes de origen vegetal y su rol en la Alimentación Saludable”. La actividad fue convocada por el Grupo de Investigación de Tecnologías Emergentes y Componentes Bioactivos en Alimentos (TECBAL), que coordina el académico del Departamento de Ingeniería en Alimentos, Dr. Jorge Moreno Cuevas.

El programa de la cita internacional consideró las conferencias “El Maqui, la súper fruta y sus beneficios”, por el Dr. Carlos L. Céspedes; “Los beneficios del aceite de oliva en una alimentación saludable”, por la MSc. Fabiola Jamett Díaz de la Universidad de La Serena; “Polifenoles y su importancia en la Industria del vino”, por Seth Cohen, PhD. de Appalachian State University, USA; y “Tecnologías innovadoras orientadas al desarrollo de alimentos saludables”, por el Dr. Jorge Moreno Cuevas.

En la oportunidad, el Dr. Jorge Moreno explicó que el seminario obedece a una de las motivaciones fundamentales del Grupo de Investigación TECBAL, cual es dilucidar el comportamiento de los antioxidantes en los procesos de tratamiento de los alimentos. “Estamos trabajando en el desarrollo e innovación de alimentos saludables. La línea de investigación considera la aplicación de tecnologías emergentes con el propósito de mantener o potenciar propiedades nutricionales y organolépticas de los alimentos frescos, lo anterior con el propósito de resguardar o incorporar componentes bioactivos tales como antioxidantes, vitaminas y minerales en matrices vegetales”, precisó el especialista.

“El proceso al que se somete un alimento puede deteriorarlo, y eliminar o aminorar la cantidad de antioxidantes en el producto final. En este sentido, las tecnologías emergentes tienen mucho que aportar en el desafío de preservar los antioxidantes y las propiedades de los alimentos. Convencionalmente ha habido un sistema de procesos de transformación de alimentos para conservarlos en función de una mayor estabilidad microbiológica. Últimamente se han generado tecnologías que apunta a desarrollar procesos rápidos, de bajas temperaturas, que dañen lo menos posible aquellos componentes que contribuyen a la alimentación saludable como son los antioxidantes, tanto en la industria del vino como en el procesamiento de berries. Estas tecnologías emergentes como campos eléctricos o pulsos luminosos, entre otras, apuntan a mantener la estabilidad microbiológica y preservar la mayor cantidad de componentes bioactivos”, aseveró el Dr. Moreno.

El Dr. Carlos L. Céspedes Acuña, durante su conferencia “El Maqui, la súper fruta y sus beneficios”, se refirió a las extraordinarias cualidades de Aristotelia chilensis, conocido usualmente como Maqui, considerando su alto aporte de Antioxidantes.

“Los Antioxidantes son sustancias que hallándose presentes en bajas concentraciones respecto a las de un sustrato oxidable (biomoléculas), retardan o previenen la oxidación de dicho sustrato. Los Antioxidantes (AOX), son compuestos exógenos (naturales o sintéticos) y endógenos, que actúan por diversos mecanismos, y pueden actuar donando electrones, eliminando a la especie oxidante o a sus precursores, inhibiendo la formación de las especies reactivas como son los Radicales Libres. La generación y posterior acción de Radicales Libres puede ser regulada por atrapadores o inhibidores: los Antioxidantes (AOX). Los Antioxidantes (AOX) se pueden clasificar en tres grupos principales: AOX preventivos que suprimen la formación de radicales libres; AOX que inhiben la iniciación de las reacciones en cadena, e interceptan la propagación al atrapar radicales libres, y AOX involucrados en los procesos de reparación”, detalló el científico.

Igualmente, el Dr. Céspedes Acuña dio cuenta de una serie de investigaciones que ha liderado y que han permitido caracterizar el fruto. “Recientemente, investigaciones científicas han demostrado que extractos fenólicos del fruto de maqui presentan actividades antioxidantes y cardioprotectoras in vivo. También hemos establecido la composición fitoquímica cualitativa y cuantitativa del fruto; se estableció la actividad antiinflamatoria del fruto. Se tiene establecida la composición fitoquímica de las hojas: flavonoides, cumarinas, triterpenos, y alcaloides de tipo indólicos. Asimismo, se estableció la producción de los alcaloides por medio de cultivo de tejidos ‘in vitro’ de hojas”, detalló el investigador.

En la ocasión, la directora del Departamento de Ingeniería en Alimentos, Dra. María Pía Gianelli Barra, destacó la pertinencia de uno de los desafíos del Grupo de Investigación Tecnologías Emergentes y Componentes Bioactivos en Alimentos, cual es mantener los compuestos bioactivos en los alimentos mediante el uso de tecnologías emergentes, con el fin de mantener y potenciar las propiedades nutricionales y organolépticas de éstos.

“Hemos conocido resultados de investigaciones realizadas en productos tan diversos como el maqui, el aceite de oliva y el vino. Todas ellas tendientes a conocer las reacciones bioquímicas en los alimentos, y así poder comprender los fenómenos de deterioro de estos nutrientes, que podríamos llamar ‘nutrientes preciosos’… Realizar el seminario de antioxidantes de origen vegetal y su rol en la alimentación saludable, es enriquecedor para nuestro Departamento así como para nuestros alumnos de pre y postgrado, pues nos permite abrir espacios hacia la comunidad. Estas actividades extracurriculares, donde nuestros alumnos pueden cultivar el conocimiento, son indispensables para la formación de nuestros futuros profesionales y postgraduados”, valoró la académica.

Actividad del Grupo de Investigación TECBAL

El grupo de investigación TECBAL está compuesto por 5 académicos del Departamento de Ingeniería en Alimentos, quienes vienen desarrollando un trabajo conjunto durante los últimos 7 años, cada uno aportando desde su área de expertiz.

El grupo ha destacado en términos de productividad, lo que se evidencia en la adjudicación de proyectos internos y externos tales como  Fondecyt, Innova Bío-Bío e Innova Chile, junto con numerosas publicaciones en revistas científicas reconocidas (ISI).

Junto a ello se ha logrado una capacidad instalada en espacio físico (105 m2 de laboratorio) y equipamiento de punta suficiente para desarrollar e innovar en actividades de investigación.

Producto de las investigaciones, el grupo ha recibido recientemente un importante reconocimiento: el Premio Henri Nestlé 2014 en la mención Tecnología e Innovación en Alimentos, una distinción significativa puesto que proviene de la principal empresa del sector alimentario del país, como es Nestlé en conjunto con la Sociedad Chilena de Nutrición.




Académico UBB aportó resultados preliminares de investigación sobre el Maqui en 11° Simposio Latinoamericano de Ciencias de la Alimentación en Brasil

El Dr. José Miguel Bastías del Departamento de Ingeniería en Alimentos, participó en calidad de conferencista y como presidente de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Ciencia y Tecnología de Alimentos (ALACCTA), en la cita continental convocada por la Universidad Estatal de Campinas, Brasil. En el encuentro, expuso sobre “Aristotelia chilensis (Mol.) Stuntz, ‘maqui’, fruto silvestre chileno con comprobados efectos benéficos para la salud”.

Imagen1El Simposio Latinoamericano de Ciencias de la Alimentación (SLACA), patrocinado por la Facultad de Ingeniería de Alimentos de la Universidad Estatal de Campinas en colaboración con la Asociación de Ciencias de los Alimentos en América Latina, versó este 2015 sobre “Ciencia de los Alimentos: Calidad de Vida y Envejecimiento Saludable”.

El SLACA tuvo como objetivos principales la integración de grupos de investigación, la difusión de los conocimientos científicos, la innovación y la profundización de la relación alimentaria, la nutrición y la salud, tanto entre la comunidad científica, como entre la industria y los gobiernos. “La población mundial está envejeciendo y preservar la salud a través de la dieta es uno de los objetivos importantes que se persigue en la sociedad moderna”, destacó el Dr. Bastías Montes.

El académico UBB fue invitado a participar por la Dra. Glaucia Maria Pastore, vicerrector de Investigación de la Universidad Estatal de Campinas.

En dicho contexto dio cuenta de algunos resultados preliminares obtenidos en el marco del proyecto desarrollado a través de aportes de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), en el marco de la Convocatoria Nacional de Estudios y Proyectos de Innovación Agraria 2014-2015, que él lidera.IMG-20151118-WA0004

El referido proyecto pretende desarrollar una nueva tecnología para la obtención de un concentrado microencapsulado de antocianinas de maqui. Se trata de un producto de alto valor agregado, fundamental para la fabricación de alimentos funcionales y productos nutracéuticos, en atención a sus propiedades antioxidantes.

“Presenté algunos resultados preliminares, que fueron compartido por el Dr.  Carlos Céspedes Acuña y por el Dr. Julio Alarcón Enos, respecto de los compuestos químicos naturales del maqui. Diversas investigaciones han demostrado su alto contenido en polifenoles y antocianinas (mayoritariamente delfinidina, 34%), constituyéndose en un poderoso antioxidante, presentando más de 70% de actividad antioxidante que su más cercano competidor. Dentro de las propiedades beneficiosas para la salud, además de su potencial antioxidante, se cuenta su efecto antiinflamatorio, antiagregación plaquetaria, cardioprotector, gastroprotector, hipoglicemiante, efectos preventivos ante diversos tipos de cáncer, retrasa la aparición de enfermedades neurodegenerativas tipo Alzheimer, entre otras. Por estas características el maqui es un producto altamente requerido por el sector exportador, tanto así que la demanda mundial en los últimos años ha aumentado un 7.000 por ciento. Sin embargo, el desarrollo tecnológico, agronómico e industrial del maqui en Chile es bajo”, aseveró el especialista.

IMG-20151118-WA0000El Dr. Bastías Montes precisó que la materia prima proviene principalmente de macales silvestres, situación difícil de sostener debido a su alta demanda, a lo que se suma el riesgo de extinción de la especie debido al destructivo método de recolección. “Se requieren diversas estrategias para enfrentar estas problemáticas como la producción a través de huertos domesticados, además, del desarrollo de alimentos funcionales y productos nutracéuticos en el país. No hay patentes referidas al maqui en Chile, todas se encuentran en el exterior. La idea es que con esta investigación podamos llegar a patentar en Chile”, valoró el académico.

Al respecto, el investigador de la UBB destacó el aporte del agricultor ñublensino Fernando May Colvin, quien posee cultivares de maqui domesticado, y los ofreció a los investigadores de la Universidad para que puedan realizar los estudios pertinentes.IMG-20151118-WA0006

Durante el acto inaugural del Simposio, el Dr. José Miguel Bastías, en su calidad de presidente de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Ciencia y Tecnología de Alimentos (ALACCTA), valoró la realización del evento, toda vez que se incentiva el intercambio científico tecnológico, tanto a nivel de académicos, como entre estudiantes de pre y postgrado, y entre las propias empresas alimentarias.

Entre los múltiples temas analizados en el Simposio se consideró: El impacto de la dieta en la prevención del síndrome metabólico; Los factores que interfieren con el envejecimiento celular; La bioquímica y la fisiología de las mitocondrias y su papel en el mantenimiento de la salud; compuestos bioactivos y prevención de enfermedades; Los antioxidantes en los alimentos: La nueva frontera; Tecnología de fermentación y bioenergía, entre otros.




Escuela de Ingeniería en Alimentos UBB aporta 20 nuevos profesionales al país

La Sala Schäfer del Centro de Extensión de la sede Chillán, otorgó el marco a la ceremonia en que una nueva generación de egresados de la carrera de Ingeniería en Alimentos, recibió el diploma de título que los acredita como profesionales de la Universidad del Bío-Bío.

Emoción y júbilo marcaron la ceremonia de titulación en que la Escuela de Ingeniería en Alimentos hizo entrega de diplomas de título a 20 nuevos profesionales.

El acto solemne, realizado en la Sala Schäfer del Centro de Extensión, fue presidido por la prorrectora de la Universidad del Bío-Bío, Gloria Gómez Vera, junto con la presencia de la decana de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Patricia Letelier Sanz; el director de Docencia Flavio Valassina Simonetta; la directora de la Escuela de Ingeniería en Alimentos, Dra. Graciela Bugueño Bugueño; la directora del Departamento de Ingeniería en Alimentos, Dra. María Pía Gianelli Barra, el jefe del Departamento de Pregrado de la sede Chillán, Álvaro González Concha, el subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel, académicos y familiares de los nuevos titulados.

La decana de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Patricia Letelier Sanz, destacó que las ceremonias de titulación, evidencian el momento culmine del proceso de formación de pregrado, por lo que supone una verdadera satisfacción el presenciar el logro de esta meta por parte de los jóvenes profesionales.

Del mismo modo, la Decana reconoció el trabajo liderado por la directora de la Escuela de Ingeniería en Alimentos, Dra. Graciela Bugueño Bugueño, y tuvo palabras de reconocimiento para los académicos e investigadores del Departamento de Ingeniería en Alimentos, quienes conforman el claustro académico del Programa de Doctorado en Ingeniería de Alimentos, dirigido por la Dra. Gipsy Tabilo Munizaga, que acaba de obtener 3 años de acreditación.

La directora de la Escuela de Ingeniería en Alimentos, Dra. Graciela Bugueño Bugueño, reconoció a los estudiantes y a sus familias, y destacó la calidad y pertinencia de la educación y del conocimiento al que accedieron, lo que se ve respaldado por las acreditaciones logradas por la carrera y por los programas de postgrado sustentados por los académicos del Departamento de Ingeniería en Alimentos.

“En nombre de la Universidad y de la Escuela de Ingeniería en Alimentos, les felicito a ustedes queridos graduados y a sus familias, porque graduarse es un trabajo de equipo. Porque nada puede hacerse si el estudiante no se esfuerza, pero tampoco él puede llegar hasta el final de una carrera, si no está apoyado moral, afectiva y financieramente por la familia, Hoy es el día para que todos los graduados aquí presentes agradezcan la comprensión brindada por todos los que hoy les rodean”, precisó la Dra. Bugueño.

“Este momento inolvidable es la culminación de a lo menos cinco años de educación. Es un día que transforma la relación de cada uno de ustedes, graduados con la sociedad. A partir de ahora ya no es la Universidad quien los va a evaluar, sino la sociedad que los va a juzgar como profesionales y como individuos, a través de sus conocimientos, actitudes, de su conducta y de saber ser”.

“Hoy también llevan el sello de calidad de la carrera de Ingeniería en Alimentos de la Universidad del Bío-Bío, que ha logrado 5 años de acreditación ante la CNA. Nuestro Departamento de Ingeniería en Alimentos también es reconocido por sus académicos y por su productividad. Asimismo, el Magíster en Ciencias e Ingeniería en Alimentos ha sido acreditado por tercera vez y el programa de Doctorado en Ingeniería de Alimentos obtuvo su primera acreditación por 3 años. Pueden estar tranquilos; el conocimiento que llevan con ustedes es sólido y los diferenciará como profesionales”, detalló la directora de escuela, Dra. Graciela Bugueño Bugueño.

En la oportunidad se hizo entrega de reconocimientos especiales a los estudiantes que destacaron durante su paso por las aulas universitarias.

El Premio Mejor Alumno de la Promoción 2015 fue para Valeria Soto Pardo, quien recibió la distinción de manos de la prorrectora Gloria Gómez Vera. El Premio Escuela de Ingeniería en Alimentos, que reconoce el desempeño de los estudiantes en actividades extra programáticas tales como el desarrollo de ayudantías, tareas de difusión de la carrera, proyectos con la comunidad, entre otros aspectos, recayó en Karina Zamorano Parrao y en Matías Acuña Cárcamo. En tanto, el Premio Desarrollo Estudiantil, que reconoce el desarrollo integral de los estudiantes, fue para Rocío Aliaga Reddersen, quien recibió el premio de manos del subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel. La Dirección General de Comunicación Estratégica, en tanto, galardonó a Rocío Aliaga Reddersen por su constante apoyo y contribución a través del Staff de Promoción de Carreras.

En representación de los nuevos profesionales, correspondió a Fabiola Romero Vásquez compartir palabras de agradecimiento y recuerdo, que graficaron parte de las vivencias durante la época universitaria, el sacrifico personal y familiar que conllevó esta etapa, y las ilusiones y expectativas que se abren en esta nueva fase de desarrollo personal y profesional.

El dúo de piano y saxofón, integrado por Andrea Silva y Sergio Peralta, brindaron el aporte musical a la ceremonia de titulación.

 




Innovaciones y tendencias en la aplicación de biopolímeros en la industria de alimentos en seminario internacional UBB

El Grupo de Investigación de Biopolímeros en Alimentos (GIBA) del Departamento de Ingeniería en Alimentos, coordinado por el Dr. Ricardo Villalobos Carvajal, organizó el seminario internacional sobre Innovaciones y tendencias en la aplicación de biopolímeros en la industria de alimentos. El encuentro reunió a investigadores de la Universidad Estatal de Campinas de Brasil, Universidad de Buenos Aires, Argentina; Universidad Federal de Santa Catarina de Brasil; Universidad de Quindío de Colombia; Universidad de Santiago de Chile y la propia UBB.

Crear una instancia de intercambio de experiencias y discusión de nuevas técnicas y métodos de investigación en torno al uso y aplicaciones de materiales biopoliméricos en las industrias de alimentos, fue el principal objetivo del seminario internacional sobre Innovaciones y tendencias en la aplicación de biopolímeros en la industria de alimentos.

La actividad fue encabezada por la decana de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos Patricia Letelier Sanz, y contó con la participación de académicos e investigadores del Departamento de Ingeniería en Alimentos de la UBB, así como de universidades invitadas de Brasil, Colombia, Argentina y Chile. Igualmente asistieron estudiantes de pre y postgrado.

Así lo precisó el académico Dr. Ricardo Villalobos Carvajal del Departamento de Ingeniería en Alimentos de la Universidad del Bío-Bío, y coordinador del Grupo de Investigación de Biopolímeros en Alimentos (GIBA).

“Hemos reunido a distinguidos investigadores nacionales e internacionales, representantes del sector industrial, académicos, profesionales del área de alimentos y estudiantes de pre y postgrado. Con esta actividad se pretende difundir a las empresas de alimentos, al sector académico y científico, las diferentes experiencias, metodologías o técnicas utilizadas en sus investigaciones en el área de la microencapsulación de compuestos activos, desarrollo de recubrimientos y películas activas y funcionales, con la finalidad de vislumbrar las potenciales aplicaciones en la industria de alimentos. A su vez, con esta actividad se busca el establecimiento de vínculos y formación de redes con grupos de investigadores nacionales e internacionales, que desarrollan investigación en el área de biopolímeros, permitiendo contribuir a la resolución de problemas que enfrenta la industria de alimentos, tanto nacional como internacional”, aseveró el investigador.

-¿Qué son los biopolímeros?

-“Los biopolímeros son polímeros que pueden ser producidos por diferentes sistemas biológicos, tales como microorganismos, vegetales, animales, animales marinos, o sintetizados químicamente a partir de desechos biológicos o subproductos de actividades industriales agrícolas (azúcar, almidón, grasas, aceites, proteínas, etc.)”.

-¿En qué áreas de la industria alimentaria se proyecta mayormente su desarrollo y aplicación?

-“Ellos pueden ser utilizados como aditivos para alimentos, como emulsionantes, estabilizantes. En la industria de envases, estos materiales pueden ser utilizados para desarrollar bioplásticos que permitan diseñar envases biodegradables, con un bajo impacto medioambiental. Otras aplicaciones incluyen el desarrollo de recubrimientos y películas comestibles, como también la fabricación de micro y nanocápsulas y nanofibras que puedan contener compuestos activos para su uso en alimentos funcionales”.

-¿Qué aporte pueden realizar a los productos alimentarios nacionales en términos de competitividad?

-“Cuando los biopolímeros son obtenidos de subproductos generados por actividades industriales agrícolas (como azúcar, almidón, grasas, aceites, proteínas, etc.), estos materiales pueden ser revalorizados haciendo más competitiva la producción de algunos alimentos. A su vez, el uso de biopolímeros para el desarrollo de bioplásticos para su uso como material de envasado para alimento, actualmente representa una alternativa muy promisoria, ya que pueden reemplazar a los materiales derivados del petróleo que son utilizados para la fabricación de envases, ya que estos materiales no son biodegradables y producen un impacto medioambiental muy importante”.

Investigadores participantes

El Dr. Ricardo Villalobos expuso el trabajo denominado “Estudio preliminar: Evaluación de proteína para la obtención de bioplásticos”. “Este estudio fue realizado durante mi última estadía postdoctoral en la Escuela de Envases de la Universidad Estatal de Michigan, Estados Unidos. Actualmente, se está investigando el uso de biopolímeros obtenidos de diferentes fuentes naturales y renovables para la producción de bioplásticos que sean biodegradables. Esto, con el objetivo de reemplazar a los plásticos fabricados a partir de derivados del petróleo, que pueden considerarse no biodegradables. En este estudio se evalúa el efecto de altas presiones hidrostáticas sobre las propiedades térmicas y estructurales de proteína de clara de huevo, para ser utilizadas en desarrollo de bioplástico”, detalló el investigador.

En tanto, el Dr. Guillermo Petzold Maldonado, del Departamento de Ingeniería en Alimentos de la UBB, expuso sobre “Alginato de calcio como encapsulante: fundamentos y algunas aplicaciones”.

“El alginato de calcio es un derivado de algas pardas que posteriormente se solubiliza. Estas algas están en todo el mundo, y Chile podría ser productor mundial de alginato de calcio, lo que supone una oportunidad. Tiene múltiples usos en la industria de alimentos como emulsificante, estabilizante, puede formar geles, y puede tener usos interesantes como encapsulante de algunos compuestos de interés. En particular hemos encapsulado humo líquido y algunos extractos de berries”, describió el investigador.

IMG_0226Igualmente, el seminario consideró la participación del Dr. Carlos Ferreira Grosso con la ponencia “Alginate and whey protein based-multilayer particles: production, characterization and evaluation of resistance against pH, ionic strength and gastrointestinal in vitro conditions” de la Universidad Estadual de Campinas, Brasil; “Biopolímeros de fuentes no convencionales para la preparación de sistemas de encapsulación” por la Dra. María del Pilar Buera de la Universidad de Buenos Aires, Argentina; “Propiedades de transporte de recubrimientos en base a hidrocoloides” del Dr. Fernando Osorio Lira de la Universidad de Santiago de Chile; “Scale up of starch-fibers films by tape-casting” por el Dr. João Borges Laurindo de la Universidad Federal de Santa Catarina, Brasil; “Aplicación de recubrimientos activos en alimentos” de la Dra. Begoña Giménez Castillo de la Universidad de Santiago de Chile; y “Uso de almidones de productos andinos como matriz polimérica de recubrimientos comestibles” de la Dra. Magda Ivonne Pinzon Fandiño de la Universidad del Quindío, Colombia.

El seminario internacional contó con el auspicio de la Dirección de Extensión de la UBB a través del proyecto de Extensión Académica Universitaria PREAUS-05-2015 ; la Dirección de Investigación; Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos; Departamento de Ingeniería en Alimentos, Magíster en Ciencias e Ingeniería en Alimentos, y del propio Grupo de Investigación de Biopolímeros en Alimentos (GIBA).

El seminario ha sido una instancia para la discusión de nuevas técnicas y métodos de investigación, y lo más importante, para el intercambio de experiencias en torno al uso y aplicaciones de materiales biopoliméricos en las industrias de alimentos. Discutir sobre el desarrollo de recubrimientos, películas activas y funcionales, y sus potenciales aplicaciones en la industria de alimentos, nos ha permitido reunir a distinguidos investigadores internacionales y nacionales, académicos, profesionales del área de alimentos y estudiantes de pre y postgrado, lo que contribuye a enriquecer la formación de nuestros alumnos principalmente, y el intercambio de información tan común en estos días, pero donde la relación personal se ve enriquecida con estas actividades.




XX Congreso Chileno de Ciencia y Tecnología de los Alimentos en la UBB

Clase inaugural fue brindada por el Dr. Fernando Monckeberg Barros, Premio Nacional de Ciencias Aplicadas y Tecnológicas 1998 y Premio Nacional de Medicina 2012. El congreso, organizado por la Sociedad Chilena de Tecnología de los Alimentos, SOCHITAL, y por el Departamento de Ingeniería en Alimentos de la UBB, busca promover la cultura de la investigación y la integración de los distintos actores del sector alimentario, con el objetivo de generar un espacio de reflexión y debate, para la inserción de la fórmula I+D+i, como alternativa de solución a los problemas del sector, la transferencia tecnológica en la industria de alimentos y la conformación de redes de conocimiento.

Académicos, investigadores y estudiantes de pre y postgrado de universidades de distintos países de América, Europa y del propio Chile se dan cita por estos días en la sede Chillán de la Universidad del Bío-Bío en el marco del XX Congreso Chileno de Ciencia y Tecnología de los Alimentos, convocado por la Sociedad Chilena de Tecnología de los Alimentos, SOCHITAL, y por el Departamento de Ingeniería en Alimentos de la UBB.

El acto inaugural, realizado en el Salón Claudio Arrau del Gran Hotel Isabel Riquelme de Chillán, fue presidido por el Rector de la Universidad del Bío-Bío, Dr. Héctor Gaete Feres, junto con la presencia de la prorrectora Gloria Gómez Vera, la decana de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Patricia Letelier Sanz, el director general de Investigación, Innovación y Desarrollo, Dr. Mario Ramos Maldonado, el jefe de gabinete de Rectoría, Álvaro Acuña Hormazábal, el presidente del Congreso Dr. José Miguel Bastías Montes, la presidenta de SOCHITAL Dra. Gipsy Tabilo Munizaga, la directora del Departamento de Ingeniería en Alimentos, Dra. María Pía Gianelli Barra, junto a otras autoridades universitarias e invitados especiales.

En la oportunidad, el rector Dr. Héctor Gaete Feres destacó el esfuerzo que supone para el Departamento de Ingeniería en Alimentos el realizar esta amplia convocatoria, así como agradeció a SOCHITAL el permitir que la UBB cobije esta importante cita. Igualmente, destacó el aporte y compromiso con el desarrollo de Chile, realizado por el conferencista inaugural, Dr. Fernando Monckeberg Barros, quien representa un claro ejemplo de la fórmula que permite generar conocimiento científico, que además de fortalecer la disciplina, permite implementar políticas públicas que impactan en la calidad de vida de las personas e inciden en el progreso y desarrollo nacional. Esto en alusión al amplio trabajo investigativo y aplicado desplegado por el Dr. Monckeberg, que permitió acabar con el flagelo de la desnutrición en Chile.

“Hace unos días se conoció el último informe de competitividad 2015-2016 del Foro Económico Mundial. Chile ocupa el lugar 35 entre 144 países, es decir, es uno de los países más competitivos del mundo. Es cierto, Chile tiene una economía que ha entregado resultados importantes a nivel macroeconómico. En 1990 teníamos un ingreso per cápita de 2 mil 800 dólares y hoy tenemos un ingreso de 22 mil dólares per cápita. Sin embargo, Chile es uno de los países con la peor distribución de la riqueza. La OCDE compartió un estudio sobre la desigualdad entre sus países miembros, donde solo hay dos latinoamericanos, y en primer lugar figura México y luego Chile. Considerando otras fuentes, Chile es el tercer país más desigual en Latinoamérica tras Brasil y México, pero qué significa tener una desigualdad de ese nivel. Hay varios indicadores, entre ellos el índice de Gini que muestra un 0,52 en el caso de Chile donde 0 es igualdad perfecta y 1 desigualdad perfecta, y con esos resultados no vamos a lograr el desarrollo”, explicó el Rector.

“En Dinamarca, la diferencia del ingreso entre el 10% más rico, y el 10% más pobre es de 5,2 veces, y en Chile la diferencia es del orden de 30 veces. Eso se traduce en mala calidad de educación, mala calidad de acceso a salud en algunos casos, y en mala calidad de alimentación para otros. Esa es la razón de porqué es necesario que en este Congreso también se pronuncien respecto de la política pública en Chile, porque ayudaría para que la gente que toma decisiones en nuestras universidades y a nivel país tengan insumos para ver cómo avanzamos en este desafío”, ilustró el rector Héctor Gaete.

IMG_7804

Conferencia “De la desnutrición a la obesidad”

El Dr. Fernando Monckeberg Barros dio cuenta del proceso que transitó Chile desde mediados del siglo XX hasta fines de la década de 1980, cuando se logra terminar con la desnutrición infantil, tras años de inversión sostenida en políticas públicas de salud, para luego visibilizar un nuevo problema asociado a la malnutrición por exceso como la obesidad.

El Dr. Monckeberg dio cuenta de una serie de investigaciones científicas que permitieron evidenciar el severo impacto y daño provocado por la desnutrición en Chile durante el periodo ya citado, pues dicho flagelo no solo dejaba huellas físicas y mentales en quienes la padecían, sino que también estaba directamente relacionada con la hipoteca de las expectativas de crecimiento y desarrollo nacional.

“La desnutrición, según las distintas investigaciones que realizamos, afectaba fundamentalmente al niño durante las primeras etapas de la vida, cuando el crecimiento y desarrollo son acelerados, es decir, durante las últimas semanas del embarazo y primeros años de vida extrauterina. En este período crítico, al disminuir el gasto calórico por menor aporte, se afecta el crecimiento, resultando en definitiva una menor talla con desproporciones antropométricas pues se afectan más los huesos largos. La disminución del gasto calórico impacta en el crecimiento y desarrollo cerebral, dejando secuelas que más tarde se detectan durante el proceso de aprendizaje”, manifestó.

Igualmente, el Dr. Monckeberg se refirió a las consecuencias económicas y sociales derivadas de esta situación. “Los daños físicos y mentales producidos durante los primeros años de vida, constituyen un obstáculo para la incorporación de las personas en la demandante sociedad actual. El daño crónico sufrido por generaciones de pobreza y mal nutrición, demora más de una generación en recuperarse. Si el daño afecta a un porcentaje alto de la población, daña a la sociedad toda, dado que constituye un obstáculo para el desarrollo económico y social al disminuir la competitividad frente al actual escenario de globalización económica mundial”, ilustró.

A partir de dicha evidencia científica, el Dr. Monckeberg comentó que a partir de 1975 se adoptó una serie de medidas para prevenir el riesgo de desnutrición, entre las que se puede identificar el Programa de control de niño sano de 0 a 5 años de edad, Programa de control del embarazo, Parto hospitalario, Programa de jardines infantiles, Programa de tratamiento de niños con desnutrición grave, Programa de alimentación escolar, y Programa de saneamiento ambiental básico, entre otros.

Tras dicha descripción el Dr. Monckeberg presentó una serie de antecedentes mundiales donde se da cuenta del actual problema de salud que supone la obesidad. “Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la erradicación de la obesidad permitiría reducir la prevalencia de las siguientes enfermedades: Diabetes 60%, Afecciones coronarias 20%, Accidentes vasculares 20%, Hipertensión 30%”, ilustró.

La visión de SOCHITAL

La presidenta de la Sociedad Chilena de Tecnología de los Alimentos, SOCHITAL, académica del Departamento de Ingeniería en Alimentos de la UBB, Dra. Gipsy Tabilo Munizaga, destacó que Chile realiza grandes esfuerzos para promover y fortalecer la investigación científica y tecnológica aplicada, con el propósito de desarrollar nuevas áreas del conocimiento y lograr en el corto y mediano plazo innovaciones en el sector productivo.

En este sentido, la investigadora abogó por establecer una acción coordinada entre el sector productivo, el Estado y los científicos, con el propósito de focalizar áreas potenciales de desarrollo de la región y el país.

“El sector alimentario es un actor relevante para la economía de nuestro país, ya que es una de las principales fuerzas exportadoras de Chile. Como consecuencia de la suscripción de acuerdo comerciales, este es un sector altamente dinámico que debe adaptarse constantemente a las nuevas exigencias de los mercados internacionales para mantener su competitividad. En este sentido destaca el desarrollo alcanzado por la fruticultura, la industria del salmón y del vino. Por esta razón, el Ministerio de Agricultura ha propuesto transformar nuestro país en una potencia alimentaria, y posicionarse entre los 10 principales exportadores mundiales de alimentos”, aseveró la Dra. Tabilo Munizaga.

IMG_2865

Integración de actores del sector alimentario

El Dr. José Miguel Bastías Montes, presidente del Comité Organizador del XX Congreso Chileno de Ciencia y Tecnología de los Alimentos destacó que las instituciones convocantes se propusieron ofrecer un programa científico de alta calidad, con una cobertura en temas de actualidad enmarcados en la Ingeniería, Ciencia y Tecnología de Alimentos, siendo sus conferencistas, invitados de reconocida trayectoria nacional e internacional. Entre las áreas temáticas a abordar se consideran: Ingeniería de Procesos en Alimentos; Propiedades Físicas y Fisicoquímicas en Alimentos; Alimentos Funcionales y Nutrición; Microbiología e Inocuidad en Alimentos; Bioquímica y Bioprocesos en Alimentos; Microestructura y Nanotecnología en Alimentos.

“El Departamento de Ingeniería en Alimentos de la Universidad del Bío-Bío, y la Sociedad Chilena de Ciencia y Tecnología de Alimentos (SOCHITAL), organizaron este congreso bajo el lema ‘Innovación Tecnológica para una Alimentación Saludable y Sustentable’. A través de esta instancia buscamos promover la cultura de la investigación y la integración de los distintos actores del sector alimentario, con el objetivo de generar un espacio de reflexión y debate, para la inserción de la fórmula I+D+i (Investigación + Desarrollo + innovación) como alternativa de solución a los problemas del sector, la transferencia tecnológica en la industria de alimentos y la conformación de redes de conocimiento”, explicó el investigador de la UBB.

 




Investigador UBB apuesta por producto alimentario que conserva propiedades de arándanos frescos por mayor tiempo

El proyecto denominado “Obtención de un alimento funcional a partir de arándanos parcialmente deshidratados como una alternativa de generar valor agregado para la exportación”, será desarrollado a través de financiamiento de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), en el contexto de la Convocatoria Nacional de Estudios y Proyectos de Innovación Agraria 2014-2015. La iniciativa refleja los esfuerzos de la industria y de los investigadores chilenos, por desarrollar tecnologías de procesamiento que permitan llegar con fruta en buenas condiciones y calidad a los mercados de destino.

IMG_2011Elaborar un producto procesado que permita preservar por mayor tiempo las propiedades del arándano fresco, cualidades altamente valoradas por los consumidores del mercado estadounidense y europeo, en atención a sus propiedades antioxidantes, es la principal meta de la investigación que lidera el Dr. Guillermo Petzold Maldonado, académico del Departamento de Ingeniería en Alimentos de la UBB.

Diversas fuentes científicas precisan que la recomendación de aumentar el consumo de alimentos ricos en antioxidantes naturales, es en la actualidad una de las formas más efectivas de reducir el riesgo de desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles que más limitan la calidad y las expectativas de vida de la población mundial.

El Dr. Guillermo Petzold comentó las oportunidades y desafíos que plantean estos antecedentes.  “Las innovaciones en la cadena productiva de los alimentos, actualmente están alineadas con los requerimientos de los consumidores, donde las tendencias predominantes son el consumo de alimentos saludables y que contengan características funcionales. Por ello, nuestra investigación apuesta por innovar en el proceso de transformación de los arándanos frescos, para obtener un producto procesado con características funcionales, características que son altamente apreciadas por los consumidores”, explicó.

El proyecto será desarrollado a través de financiamiento de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), en el contexto de la Convocatoria Nacional de Estudios y Proyectos de Innovación Agraria 2014-2015. Igualmente, se considera el valioso aporte de la Sociedad Agrícola, Ganadera y de Transportes Lomas de Quinchamalí Ltda., así como del equipo técnico liderado por el Dr. Petzold, y compuesto por investigadores del Departamento de Ingeniería en Alimentos y del Centro de Agronegocios de la Universidad del Bío-Bío.

“El cultivo de arándanos representa una fuente importante de ingresos para productores nacionales, pero cada vez más, Chile enfrenta amenazas de competidores emergentes que llegan con productos altamente competitivos a los mercados internacionales. De esta forma, el escenario favorable de las últimas temporadas ha sufrido importantes cambios, generando preocupación para la industria nacional. Tal panorama debe llevar a la industria nacional a replantear sus estrategias y apostar fuertemente en tecnologías que permitan innovar y aumentar el valor agregado de las materias primas”, ilustró el Dr. Petzold Maldonado.IMG_2021

Efectivamente, en el último tiempo, y según describe Conicyt en su portal web, se han desarrollado diversos estudios, tanto nacionales como extranjeros, donde se indica el potencial de Chile en el sector alimentario, lo que permitiría obtener productos con un alto valor económico y con un gran valor en la prevención de ciertas enfermedades de alto impacto en Chile y el mundo, si se consumen en las cantidades y las periodicidades adecuadas. A esto se suma, la tendencia mundial a poblaciones más longevas, que exigen alimentos más sanos y con atributos que beneficien a la salud.

Comité de Arándanos de Chile

Según consigna la Asociación de Exportadores de Frutas de Chile A.G. (ASOEX), y el Comité de Arándanos de Chile, la temporada de exportaciones de arándanos frescos, 2014-2015, terminó con más de 91 mil toneladas enviadas a diferentes mercados de destino, cifra que representa un incremento de 22% con respecto a lo registrado durante el ejercicio 2013-2014.

 IMG_2020“En cuanto a los mercados de destino, Norteamérica (Estados Unidos y Canadá) sigue siendo el principal mercado, concentrando el 67% de las exportaciones, y es donde se juega la mayor parte de los resultados de la temporada. Por otra parte, Europa y Asia, siguen creciendo en participación, alcanzando esta temporada incrementos de 23% y 10% respectivamente. El aumento de los despachos a Asia en la temporada fue de 40% y a Europa de 27%, mientras que Estados Unidos y Canadá crecieron un 20%”, precisó el Comité de Arándanos de Chile a través de su portal institucional.

De acuerdo a información del Comité de Arándanos, si bien no se llegó al volumen estimado al comienzo de la temporada de alrededor de 100 mil toneladas; la cifra alcanzada (91 mil toneladas) refleja el retorno del crecimiento de la industria y un nuevo récord histórico, superando en 5% los envíos de la temporada 2012-2013.

Dichas cifras también reflejan los esfuerzos de la industria y de los investigadores chilenos, por desarrollar tecnologías de procesamiento que permitan llegar con fruta en buenas condiciones y calidad a los mercados de destino.




Nano-emulsión para reducir la partidura de la cereza desarrollarán en laboratorios de la UBB

El proyecto liderado por el Dr. Ricardo Villalobos busca desarrollar una nano-emulsión basada en compuestos naturales extraídos de desechos agroindustriales del tomate, con el propósito de reducir la partidura en cerezas y mantener su calidad en la postcosecha. El proyecto es desarrollado a través de los aportes de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), en el marco de la Convocatoria Nacional de Estudios y Proyectos de Innovación Agraria 2014-2015.

La partidura de la cereza o “cracking” ocasionada por las lluvias en épocas previas a la cosecha, o por la condensación del vapor de agua cuando la fruta es envasada en atmósferas modificadas para su exportación, representa un verdadero problema para los productores.

Este fenómeno fisiológico asociado al ingreso de agua a través de la cutícula del fruto, puede provocar un impacto económico importante entre los agricultores, pues en algunos casos dicha situación ocasiona la pérdida de hasta el 90% de la producción, afectando de paso a la industria exportadora nacional, ya que las cerezas pierden su valor comercial para el mercado de exportación en fresco.

Por esta razón, el Dr. Ricardo Villalobos, académico del Departamento de Ingeniería en Alimentos, se encuentra desarrollando una nano-emulsión comestible basada en compuestos naturales extraídos de desechos agroindustriales, lo que permitiría reducir la mentada partidura y preservar durante mayor tiempo la calidad del producto una vez cosechado. El proyecto es co dirigido por la investigadora Dra. Gipsy Tabilo Munizaga.

Según describió el especialista, urge desarrollar una alternativa apropiada pues las empleadas hasta ahora no han logrado soslayar el problema adecuadamente. “Varias estrategias han sido utilizadas con la finalidad de reducir las partiduras en cerezas, entre ellas destacan el uso de helicópteros y grandes ventiladores, aplicaciones foliares de soluciones de calcio para reducir el potencial osmótico, uso de cobertores plásticos fijos o móviles para proteger el fruto de la lluvia, aplicación de fitohormonas, compuestos hidrofóbicos y silicona por aspersión. Sin embargo, la efectividad de estos métodos ha sido muy variada, logrando algunos de ellos sólo una reducción parcial, con efectos secundarios indeseables y en algunos casos de alto costo de implementación”, valoró.

El Dr. Villalobos explicó que a través del proyecto se pretende reforzar las propiedades de barrera al agua que tiene la cutícula natural mediante la formación de un recubrimiento en su superficie a partir de una nano-emulsión. “El objetivo planteado en este proyecto es desarrollar nano-emulsiones basadas en compuestos cuticulares extraídos de desechos de tomates, que sean químicamente similares a los de la cutícula de las cerezas y evaluar su efectividad en el control de la partidura de las cerezas y su impacto en la calidad postcosecha”, describió.

El investigador de la UBB manifestó que la idea es que la nano-emulsión a desarrollar “pueda ser utilizada por pequeños, medianos y grandes productores de cerezas, para reducir en forma efectiva la partidura de cerezas. Estos resultados permitirían a los productores de cerezas, reducir las pérdidas económicas asociadas a la partidura y así hacer más sustentable y competitiva su actividad agrícola”, argumentó.

El desarrollo del proyecto implicará la integración de diversas tecnologías emergentes. Igualmente, demandará un trabajo colaborativo con investigadores de otras universidades nacionales como la Universidad de La Serena y la Universidad de Concepción. Igualmente se potenciará el vínculo con el sector productivo al incluir el aporte de la empresa productora de pasta de tomate y pulpa de fruta Sugal Chile Ltda y de la productora de cerezas Sociedad Agrícola Millahue Ltda.

El proyecto es desarrollado a través de los aportes de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), en el marco de la Convocatoria Nacional de Estudios y Proyectos de Innovación Agraria 2014-2015.

Entre los 28 proyectos seleccionados por FIA, donde 9 corresponden a investigación del ámbito frutícola, el trabajo de investigación que lidera el Dr. Ricardo Villalobos fue considerado uno de los más innovadores.




Investigadores de la UBB elaborarán concentrado de maqui para fabricación de alimentos funcionales

IMG_0063El equipo desarrollará una nueva tecnología para la obtención de un concentrado microencapsulado de antocianinas de maqui. Se trata de un producto de alto valor agregado, fundamental para la fabricación de alimentos funcionales y productos nutracéuticos, en atención a sus propiedades antioxidantes.

“Súper Fruta”, así denominan al maqui chileno (Aristotelia chilensis) en el mundo, en atención a sus múltiples propiedades benéficas para la salud. Y es precisamente esa característica, la que ha llevado a un grupo de investigadores de la UBB, liderados por el Dr. José Miguel Bastías del Departamento de Ingeniería en Alimentos, a desarrollar nuevos equipos y procesos para la obtención de un concentrado microencapsulado de antocianinas de maqui, un producto muy valorado en atención a sus propiedades antioxidantes.

“Buscamos obtener un concentrado microencapsulado de antocianinas, que podrá emplearse en la elaboración de alimentos funcionales y productos nutracéuticos. Para ello, proponemos un nuevo método que permitirá obtener un concentrado de jugo de maqui por congelación, y otro método para secar dicho concentrado, a través de aspersión. El producto que obtendremos, respecto a los que ya existen en el mercado, presentaría una mayor estabilidad de las antocianinas al encontrarse protegidas por las microcápsulas. Además, el costo sería bastante menor, pues hoy para obtener productos similares se emplea el proceso de liofilización, que resulta ser demasiado caro y hace menos asequible el producto”, describió el Dr. Bastías.IMG_0072

El proyecto será desarrollado gracias a los aportes de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), en el marco de la Convocatoria Nacional de Estudios y Proyectos de Innovación Agraria 2014-2015.

El equipo de investigadores de la UBB está compuesto igualmente por el Dr. Jorge Moreno Cuevas como director alterno, y por los co investigadores Dr. Guillermo Petzold, Dr. Rodrigo Romo M., Dr. Julio Alarcón E. y Dr. Carlos L Céspedes A.

El Dr. José Miguel Bastías explicó que diversos estudios identifican al maqui como una súper fruta debido a su alto contenido de antocianinas y polifenoles, entre los que se encuentran poderosos antioxidantes. “Las personas hoy buscan alimentos saludables que además de satisfacer una necesidad impliquen un beneficio para su salud. Esa es una tendencia mundial, y por lo mismo, los consumidores están dispuestos a pagar más por aquellos alimentos que tengan estas características. Entre las múltiples propiedades benéficas del maqui se cuenta su efecto antiinflamatorio, cardiprotector, gastroprotector, hipoglicemiante, además de retrasar la aparición de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer, entre otras”, explicó el académico.

IMG_9989Los investigadores de la UBB trabajan en alianza con la empresa agrícola familiar de Fernando May Colvin, quien posee cultivares de maqui domesticado en su predio, un elemento importante, toda vez que el maqui crece en forma silvestre. Por lo mismo, y en atención a la alta demanda que se vislumbra de este producto, se hace necesario estimular la plantación de maquis en predios y huertos para lograr satisfacer una demanda que se estima creciente, y que podría implicar importantes recursos a los agricultores.

“Pretendemos incentivar a la pequeña y mediana agricultura en el cultivo de huertos domesticados de maqui, y a la pequeña y mediana agroindustria para que elabore nuevos productos a partir de esta materia prima con alto valor agregado, valiéndose de la nueva metodología que propondremos”, precisó el Dr. Bastías.




Arquitecto e ingeniera en alimentos de la UBB recibieron el Premio Líderes del Sur 2014

El arquitecto Carlos Coronado Plasencio y la ingeniera en alimentos Constanza Pavez Guajardo, ambos titulados en la UBB, recibieron el premio Líderes del Sur con que el diario El Sur destaca anualmente el trabajo y talento de 50 jóvenes de la región. La entrega del reconocimiento tuvo lugar el miércoles 17 de diciembre, en Concepción, en un acto encabezado por la gobernadora Andrea Muñoz, el director del diario Mauricio Rivas y directivos de instituciones locales.

Rivas recordó que el galardón se creó hace ocho años en el objetivo de innovar y refrescar las políticas editoriales de El Sur, estrechando sus lazos con la comunidad local y sus organizaciones. A lo largo de sus distintas versiones -agregó- se ha consolidado como una instancia ejemplar de complicidad entre el periódico, los lectores y su entorno, así como de valoración de los representantes más destacados de las generaciones de relevo.

El Premio Líderes del Sur distingue a hombres y mujeres menores de 35 años, que sobresalen en algún área del saber o por su compromiso social, trayectoria deportiva o cultural. Para conferirlo, El Sur convoca a establecimientos de educación superior, fuerzas armadas, de orden y seguridad, corporaciones municipales, organismos gremiales y de voluntariado, entre otros, para nominar a quienes estiman merecedores del reconocimiento.

Para Constanza Pavez, en su caso se trata de un galardón que comparte con el equipo que integra junto a otros investigadores de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos de nuestra Universidad, liderado por el Dr. Jorge Moreno Cuevas. Soy parte de este grupo desde el año 2011 y con ellos he crecido profesionalmente, manifestó.

Por su parte, Carlos Coronado dijo sentirse orgulloso de recibir el premio que, más que reconocer un hecho particular, distingue una sumatoria de esfuerzos en una línea de trabajo vinculada a sus inquietudes e intereses. Expresó asimismo su confianza en que el reconocimiento pueda transformarse en un incentivo para que otros jóvenes perseveren en afanes similares. Hay que persistir, tozudamente, sentenció.

Coronado se tituló de arquitecto en 2010 y desde 2011 se desempeña como profesor del ramo Taller Arquitectónico de la Escuela de Arquitectura. Actualmente cursa estudios en el programa de doctorado en Arquitectura y Urbanismo.

Es fundador de Oficina Común, práctica profesional de arquitectura y urbanismo, enfocada en proyectos que exploran la relación entre arquitectura y ciudad, viviendas de interés público y privado, edificios de impacto social y espacio público. La oficina participa constantemente en concursos nacionales e internacionales. Entre los galardones alcanzados, destacan los primeros lugares en el concurso de arquitectura Vivienda social en ladrillo, organizado por la XVII Bienal de Arquitectura Chilena, y en el concurso nacional Arquitectura social: Una nueva mirada a la vivienda pública. Recientemente fue seleccionada entre las finalistas para el desarrollo del concurso internacional Mendoza Art District en Argentina.

El joven visualiza a Oficina Común como una instancia de reflexión en torno a las problemáticas que afectan a nuestro país y cómo la arquitectura puede aportar a su solución, en lo constituye una experiencia original en Concepción.

Constanza Pavez, en tanto, es candidata a Magister en Ciencias e Ingeniería de los Alimentos y estudiante del Doctorado en Ingeniería en Alimentos de la Universidad del Bío-Bío. Junto a su grupo de investigación, este año obtuvo el Premio Henri Nestlé en Investigación, mención Tecnología e Innovación en Alimentos, con el trabajo Influencia de los tratamientos de calentamiento óhmico y deshidratación osmótica en la inactivación de polifenoloxidasa, propiedades físicas y estabilidad microbiana de las manzanas (cv. Granny Smith).

Se ha enfocado en la investigación aplicada en ámbitos del desarrollo regional, buscando soluciones innovadoras a problemas del sector productivo, en un esfuerzo conjunto con empresas de la zona. Ha participado en proyectos apoyados por Innova Chile e Innova Bío Bío, para la obtención de snacks de manzana, la guarda submarina y el uso de maderas nativas para el envejecimiento de vinos. Ha sido parte también de proyectos de asesoría y de publicaciones en revistas científicas.

Ha presentado su trabajo en congresos, seminarios y talleres nacionales e internacionales, tales como la International Conference of Food Innovation (Concordia, Argentina, 2014); el International Nonthermal Processing Workshop (Ohio, Estados Unidos, 2014); el IX Congreso Iberoamericano de Ingeniería de Alimentos (Valencia, España, 2014) y el XIX Congreso de la Sociedad Chilena de Tecnología de los Alimentos (Antofagasta, Chile, 2013).

En la imagen exterior, de izquierda a derecha, el director de la Escuela de Arquitectura Hernán Barría, Carlos Coronado, Constanza Pavez y el académico Jorge Moreno Cuevas. En el interior, premiados de este año, entre los que figuraron los jóvenes con síndrome de Down participantes en el proyecto Lavandería 21.




Académico UBB obtuvo el Premio Henri Nestlé Científico 2014 por investigación en Tecnología e Innovación en Alimentos

Foto1

El Dr. Jorge Moreno recibe el premio de manos de Marcial Peña y Lillo, Wellness Unit Manager at Nestle Chile.

El Dr. Jorge Moreno Cuevas del Departamento de Ingeniería en Alimentos, fue galardonado por la empresa internacional por el desarrollo de la investigación sobre “Influencia de los tratamientos de calentamiento óhmico y deshidratación osmótica en la inactivación de polifenoloxidasa, propiedades físicas y estabilidad microbiana de las manzanas (cv. Granny Smith)”. Este jueves 4 de diciembre el investigador recibió el premio en la XIX Jornada de Nutrición de la Sociedad Chilena de Nutrición. En tanto, el martes 16 de diciembre se celebrará la ceremonia oficial del Premio Henri Nestlé en Santiago.

La aplicación de tecnologías emergentes en el área de alimentos, correspondientes a calentamiento óhmico, deshidratación osmótica e impregnación a vacío para la conservación de propiedades nutricionales y características sensoriales de manzanas mínimamente procesadas, le valió al Dr. Jorge Moreno Cuevas, académico del Departamento de Ingeniería en Alimentos y Director del Magíster en Ciencias e Ingeniería en Alimentos, la obtención del Premio Henri Nestlé Científico 2014 en el área de Investigación en Tecnología e Innovación en Alimentos.

El concurso, que concitó el interés de investigadores de todo el país, tiene como objetivo fomentar la investigación científica en áreas vinculadas a la nutrición, salud, y tecnología e innovación en alimentos. Es así como en el marco de su décimo aniversario, Nestlé y la Sociedad Chilena de Nutrición, Bromatología y Toxicología, invitaron a participar en el certamen.

El investigador precisó que la investigación galardonada es parte del proyecto Fondecyt 1130453, cuyo propósito más amplio es “estudiar el efecto del tratamiento combinado de deshidratación osmótica y calentamiento óhmico en frutas con alto contenido en antioxidantes sobre compuestos fenólicos, aromas y propiedades sensoriales; esto, acoplado con una optimización del almacenamiento en refrigeración al aplicar un método de optimización multi-objetivo del proceso”, detalló.

El Dr. Jorge Moreno comentó que en el caso de la investigación galardonada se consideró, junto con lo descrito anteriormente,  la evaluación de la estabilidad microbiana.foto3

“El proyecto general incluye investigación en varias frutas, pero la investigación galardonada se concentra en manzanas. Nos abocamos al estudio de muestras de manzana para inactivar la acción de la polifenoloxidasa, tratar de mantener al máximo las propiedades de textura y color, y principalmente lograr una mejor estabilidad microbiana. Es decir, prolongar la vida útil de un producto conservando al máximo las propiedades de una fruta fresca, a través de eliminación parcial del agua, y en algunos casos incorporando algunos elementos utilizando las tecnologías de calentamiento óhmico, impregnación a vacío y deshidratación osmótica.  Esas son tres tecnologías emergentes que permiten prolongar la vida útil del producto fresco, conservando sus propiedades nutricionales, y sus características sensoriales”, aclaró el académico.

El Dr. Jorge Moreno comentó que dichas tecnologías emergentes le han permitido innovar en distintas formas para conservar el alimento y también para enriquecerlo pues la impregnación a vacío permite incorporar elementos como vitaminas, polifenoles, antioxidantes y minerales.

Foto2El especialista explicó que el calentamiento óhmico es una tecnología limpia que genera un campo eléctrico en el cual se introduce el alimento, produciendo el calentamiento de éste por la resistencia que ofrece dicho alimento al paso de la electricidad. Como consecuencia de esto, se genera un efecto de apertura de las membranas para dejar entrar o salir agua. Es decir, acelera los procesos de pérdida de agua o de incorporación de componentes bioactivos al tejido vegetal.

“Actualmente, el calentamiento óhmico se utiliza para esterilizar o pasteurizar leche, o esterilizar cubos de fruta. En la Impregnación a vacío el alimento se somete a una reducción de presión, y se produce una salida del aire que se encuentra en el tejido vegetal. Luego, al romper el vacío, el espacio que ocupaba el aire lo ocupa la solución, entrando más rápido al interior de la célula. También permite acelerar los procesos de pérdida de agua por el proceso de osmosis. A su vez, la deshidratación osmótica permite eliminar el agua de los alimentos. Esto, en términos muy generales”, explicó el Dr. Jorge Moreno.