1

Exalumna UBB complementa Nutrición y Gastronomía para aportar a la dietoterapia

La exalumna de la Escuela de Nutrición y Dietética Luisa Solano Pérez, cursa estudios de Doctorado en la Universidad Complutense de Madrid, y realiza una visita académica en el contexto del proyecto de Extensión “Actualización en Nutrición y Disfagia”, dirigido por la académica Mg. María Angélica González Stäger.

La invitada internacional junto a la directora del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Marcela Ruiz de la Fuente, y las académicas María Angélica González Stäger y Verónica Barrón Pavón, realizaron una visita protocolar a la prorrectora de la Universidad del Bío-Bío, Gloria Gómez Vera, donde se refirieron a los objetivos de su estadía.

Luisa Solano se ha especializado en el área de Disfagia y Deglución, y sus estudios doctorales abordan precisamente los trastornos de la Deglución, pero desde una perspectiva innovadora que complementa los aportes de la Nutrición y la Gastronomía. “La idea es aplicar aspectos de innovación en el tratamiento dietético a través de la Gastronomía como una herramienta de tratamiento en los trastornos de la Deglución”, explicó la profesional UBB.

La académica Solano Pérez precisó que la Nutrición y la Gastronomía pueden contribuir a la dietoterapia, abordando un aspecto que no siempre es considerado pero que resulta fundamental en la calidad de vida y bienestar de las personas: el placer de comer. En este contexto, la adecuada selección de ingredientes y la aplicación de nuevas tendencias de la cocina de vanguardia aparecen como una contribución importante a la dietoterapia.

La académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Mg. María Angélica González, explicó que la Disfagia es un trastorno de la Deglución que consiste en la dificultad para tragar o deglutir los alimentos. No se trata de una enfermedad sino de un síntoma que por lo general es subdiagnosticado y se puede presentar en cualquier etapa de la vida, aunque suele manifestarse más habitualmente en recién nacidos, adultos mayores o en personas con secuelas producto de trastornos neurodegenerativos.

“Desde un punto de vista médico, las consecuencias son las aspiraciones (de alimentos) que luego provocan neumonías aspirativas con mucha facilidad. Desde una perspectiva nutricional, las consecuencias son la deshidratación y la malnutrición, porque las personas empiezan a comer menos o definitivamente evitan algunos alimentos”, explicó la académica González Stäger.

Durante su visita académica, Luisa Solano Pérez sostendrá reuniones con académicos del Departamento de Nutrición y Salud Pública de la Universidad del Bío-Bío, así como con integrantes del Grupo de Investigación en Trastornos de la Deglución UBB.  También brindará conferencias dirigidas a estudiantes de pregrado de la carrera de Nutrición y Dietética, a profesionales Nutricionistas, y además realizará un taller teórico práctico dirigido especialmente a personas con Disfagia y a sus cuidadores.

La académica se referirá a actualizaciones del tratamiento dietético en trastornos de la alimentación, considerando áreas como la dietoterapia y evaluación del estado nutricional, y vislumbrará igualmente los horizontes de investigación en este campo.

“Me referiré a la utilización de nuevos agentes espesantes, modificadores de textura de los alimentos, diferentes niveles de texturización y por supuesto, la necesidad de elaborar nuestra propia estandarización chilena de descriptores utilizados en las dietas de los pacientes. Estimo que el profesional Nutricionista debe tener un rol fundamental y básico en la atención, tanto a nivel hospitalario como en la atención primaria”, aseveró Solano Pérez.

La académica contempla la realización de un taller para personas con dificultades de la deglución abierto a la comunidad. En la ocasión hará demostraciones sobre cómo mejorar la textura de los alimentos para que puedan deglutirlos con mayor facilidad.

En ese marco presentará una gama de aceites de oliva virgen de la varietal Arbequina, desarrollados por la empresa olivarera Castillo de Canena cuyo origen se remonta a 1780 en Jaén, España. Solano Pérez desarrolla su trabajo de investigación doctoral junto a esta compañía, que en su rama de innovación diseñó un aceite al humo de roble y una línea gourmet de cuatro variedades de arbequina fusionados con aceites esenciales de frutas, plantas y flores.

“En nuestro estudio en la Universidad Complutense hemos visto que no solo se aporta un valor gourmet a las presentaciones tradicionales, sino que a través de la gastronomía contribuimos a mejorar la calidad de vida y el sabor, tanto a los adultos mayores como a los niños. La idea es estimular el consumo de algunos alimentos que por la técnica culinaria o por su aspecto son rechazados por los consumidores”, describió.

Master en Nutrición y Dietética Culinaria Aplicada a la Gastronomía

En el contexto de sus estudios doctorales, donde desarrolla la línea de investigación en Gastronomía y Dietética Culinaria aplicada a la Nutrición, Luisa Solano Pérez junto a otros investigadores, crearon una propuesta educativa consistente en un Master profesional en Nutrición y Dietética Culinaria Aplicada a la Gastronomía, que será impartido a partir de octubre al alero de la Universidad Complutense.

“Nuestro objetivo es generar una alternativa para todas aquellas personas interesadas en emprender y crear un proyecto que combine Nutrición y Gastronomía. El grupo de investigación al que pertenezco hace ya 2 años estima necesario entregar, desde la Universidad, una formación más profesional en aspectos como bromatología, técnicas dietéticas y también en nutrición. Muchas veces se habla de gastronomía saludable, pero sin evidencia científica que avale ese postulado, por eso creemos que es necesario aportar fundamentos”, aseveró.




MINSAL monitoreará bacteria Cronobacter sakazakii en alimentos tras investigaciones de académico UBB

Investigaciones del académico del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Dr. Julio Parra Flores, sustentan la incorporación de la bacteria Cronobacter sakazakii al Reglamento Sanitario de los Alimentos. La bacteria, asociada a la leche en polvo como vehículo de transmisión, se vincula con cuadros de meningitis y septicemia en lactantes.

El Dr. Julio Parra Flores participó en una reunion convocada por el Ministerio de Salud en dependencias del ISP, cuyo objetivo era abordar las metodologías de análisis. Previamente, el  Minsal había declarado la alerta alimentaria tras la detección de la bacteria Cronobacter sakazakii en productos de leche en polvo, según informó el subsecretario de Salud Pública, Jaime Burrows.

En dicho encuentro también participaron el Dr. Juan Aguirre García de la Universidad de Chile, los profesionales del Minsal Álvaro Flores y Hugo Schenone; Cristina Jara de la Seremi Metropolitana y la ayudante de investigación UBB, Nicole Valenzuela.

Dicha determinación supone un reconocimiento y respaldo a la actividad investigativa que viene desarrollando el Dr. Parra en este campo desde hace al menos 5 años. “El hecho que Cronobacter sakazakii sea incorporada al Reglamento Sanitario de los Alimentos de Chile obligará a la vigilancia de la bacteria y a mejorar los procesos de las empresas productoras de leche en polvo en Chile. Se estima que en unos dos meses Cronobacter ya estará incorporada al Reglamento”, explicó el académico UBB, quien es parte de la Mesa Nacional del Reglamento Sanitario de los Alimentos.

El Dr. Julio Parra Flores lidera investigaciones sobre Cronobacter en Chile, y mantiene trabajos de colaboración e investigación con académicos de Argentina, Colombia, Inglaterra, España, EE.UU., México, República Checa, y en Chile con el INTA  a través del profesor Guillermo Figueroa y particularmente con el Dr. Juan Aguirre García del Departamento de Agroindustrias y Enología de la Universidad de Chile. Esta colaboración se ha traducido en publicaciones ISI durante 2015 y 2016.

En este contexto también se inserta el trabajo del Grupo de Investigación Epidemiología y Microbiología Molecular en Alimentos listos para el Consumo, que lidera el propio Dr. Parra, junto con la académica del Departamento de Ingeniería en Alimentos Fabiola Cerda Leal; Alejandra Contreras del LECYCA UBB, y la ayudante de investigación, Nicole Valenzuela.

En marzo del año 2015, el Dr. Parra Flores publicó en la Revista Chilena de Nutrición el trabajo denominado “Riesgo de contaminación por Cronobacter Sakazakii en leches en polvo para la nutrición de lactantes”. “Cronobacter sakazakii está presente en las leches en polvo en Chile, lo que reporté en un artículo científico, artículo que el Ministerio de Salud tomó como base para incorporar Cronobacter al Reglamento Sanitario de los Alimentos”, expresó el Dr. Parra Flores.

Actualmente, el Dr. Julio Parra trabaja en investigaciones tendientes a definir el origen fehaciente de las cepas de Cronobacter. “Se estima que uno de los orígenes de las cepas es Singapur y el otro de Chile, pero recién lo tendremos claro cuando tengamos el resultado del genoma que actualmente se está secuenciando en Estados Unidos. Nuestra intención es compararlas con los aislados chilenos que tenemos y ver si las cepas son genéticamente iguales o son diferentes. También solicitamos las cepas para realizar algunas pruebas de virulencia y elaborar un perfil de resistencia a antibióticos”, manifestó el académico UBB.

Las investigaciones del Dr. Julio Parra Flores suponen un aporte a nivel latinoamericano pues las publicaciones científicas sobre Cronobacter aún son escasas.




Destacan aporte de proyecto FONIS UBB en Seminario Regional de Salud Renal

El Seminario Regional de Salud Renal fue convocado por la Mesa Regional Intersectorial de Salud Cardiovascular de la Seremi de Salud de la Región del Biobío, desarrollándose en el Campus Las Tres Pascualas de la Universidad San Sebastián en Concepción.

Más de 100 instituciones del ámbito público y privado de la región se dieron cita en el Seminario Regional de Salud Renal, que tenía por objetivo contribuir de manera significativa a fortalecer las competencias de los equipos de profesionales que participan de los programas de salud cardiovascular, lo cual contribuye a favorecer una atención integral de los usuarios del sistema de salud del Biobío.

La académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Luz Lobos Fernández, expuso la ponencia denominada “Cómo desincentivar el consumo de bebidas azucaradas e incentivar el consumo de agua”, donde dio cuenta del proceso y de los principales resultados del Proyecto FONIS EVS 13I 0016 denominado “Evaluación del efecto de un programa educativo orientado a desincentivar el consumo de bebidas azucaradas y su impacto en el estado nutricional de escolares con sobrepeso y obesidad en comunas de la Provincia de Ñuble”, que fuera liderado por la académica Jacqueline Araneda Flores.

En términos generales, el proyecto de intervención de la UBB consistió en desalentar el consumo de bebidas azucaradas y fomentar el consumo de agua en escolares de 6 escuelas públicas y privadas de la provincia de Ñuble, basándose en un manual generado con este fin, considerando estrategias para abordar temáticas relacionadas con las motivaciones que explican el consumo de bebidas azucaras así como las barreras que impiden un mayor consumo de agua.

La académica Luz Lobos expuso la investigación en el contexto del capítulo de promoción de la salud del seminario, dando cuenta de estrategias que tienden a preservar la salud renal. “Al promover e incentivar el consumo del agua también tributamos al cuidado de la salud renal, pues entre las principales funciones del agua se cuenta el depurar nuestro organismo y contribuye a eliminar los desechos metabólicos, de manera que una buena hidratación es parte fundamental de nuestra salud renal”, explicó la investigadora.

La académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública ilustró a los concurrentes sobre la metodología desarrollada a través de 15 sesiones educativas orientadas a escolares de entre 9 y 12 años, donde se explica a los niños y niñas los efectos negativos que provoca el consumo de bebidas azucaradas, a la vez que se les insta a consumir infusiones de hierbas o simplemente agua, lo que implica beneficios directos en su calidad de vida y en su salud.

“Junto con el material educativo, también obtuvimos otros productos como es el denominado “Súper Pipímetro”, que tiene por sentido incentivar a los niños y niñas a que mediante una acción tan básica como el observar sus desechos metabólicos, tomen conciencia sobre la importancia de la buena hidratación como parte del autocuidado de la salud renal”.

Luz Lobos Fernández explicó que una etapa fundamental del proceso investigativo, fue el desarrollo de los focus group iniciales, donde los propios escolares fueron manifestando sus percepciones respecto de la valoración del consumo de bebidas azucaradas y agua, así como lo referido a estrategias para incentivar la ingesta de agua y favorecer una buena hidratación.

“Los niños y niñas tenían muy claro la relación entre el consumo de bebidas azucaradas y el desarrollo de algunas enfermedades. Asimismo, expusieron algunas estrategias concretas para favorecer el consumo de agua. Todo lo que ellos compartieron en los focus group tributó en el desarrollo del material de las sesiones educativas planificadas”, expresó la académica UBB.

El seminario también contempló, entre otros expositores, la participación del destacado médico Dr. Carlos Zúñiga San Martín, quien expuso los temas “ERC: pesquisa precoz” y “Manejo y derivación secundaria de la Enfermedad Renal Crónica”, considerado entre los principales expertos en esta materia.




Nutricionistas UBB conmemoraron su día y destacaron importantes logros académicos e investigativos

La carrera se imparte en la Universidad del Bío-Bío desde hace 50 años. Fue la primera en alcanzar 7 años de acreditación, entre diciembre de 2015 y diciembre de 2022.

El acto conmemorativo se desarrolló en la Sala Schäfer y fue presidido por la prorrectora Gloria Gómez Vera, junto con la decana de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Patricia Letelier Sanz; la secretaria académica Ximena Sanhueza Riquelme; la directora del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Marcela Ruiz de la Fuente; la directora de la Escuela de Nutrición y Dietética, Trinidad Cifuentes Muñoz; la directora del Departamento de Enfermería, Juana Cortés Recabal; el director del programa de Magíster en Salud Pública, Julio Parra Flores, académicos y académicas de la carrera y estudiantes.

La decana de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Patricia Letelier Sanz, destacó que la carrera se imparte profesionalmente desde hace 78 años en Chile, y en la UBB desde hace 50 años, lo que supone una importante tradición académica. Asimismo, puso énfasis en los 7 años de Acreditación obtenidos por la carrera, entre diciembre de 2015 y diciembre de 2022, el máximo otorgado por la CNA.

La decana Letelier Sanz también se refirió a la implementación del nuevo plan de estudios de la carrera, que hoy se encuentra en su tercer año, y que ha sido motivo de preocupación permanente de la dirección de Escuela, que ha comprometido en conjunto con los académicos del Departamento, su mayor esfuerzo por realizar un seguimiento a cada una de las actividades curriculares que contempla la trayectoria formativa de los futuros Nutricionistas UBB.

“Consciente de los cambios demográficos y epidemiológicos de nuestra población, el Nutricionista enfrenta desafíos tales como conocer las teorías del envejecimiento y trabajar en los ámbitos preventivos y curativos, por medio de una alimentación adecuada, retardando así la aparición de enfermedades crónicas inducidas por la dieta, previniendo las deficiencias o excesos dietéticos, interviniendo en pro de una  mejor calidad de vida, de un incremento en expectativas de vida, fomentando así la autonomía de las personas”, ilustró la decana.

La decana Patricia Letelier explicó además que desde un punto de vista epidemiológico, el Nutricionista debe mantenerse firme en la lucha contra la obesidad y enfermedades asociadas, contribuyendo así a mejorar la salud de los habitantes de nuestro país. “Siendo la nutrición uno de los pilares fundamentales para el desarrollo integral de la persona, en la UBB y especialmente en nuestra Facultad, valoramos a quienes mediante la formación profesional, la educación alimentaria, la investigación, la difusión de sus resultados, así como la intervención, contribuyen a mejorar los estilos de vida, a promover hábitos saludables y a fomentar buenas prácticas, elevando con ello la calidad y expectativas de vida de nuestra población”, concluyó.

La directora del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Marcela Ruiz de la Fuente, recalcó que el Nutricionista es un profesional que está capacitado en el ámbito alimentario-nutricional, para realizar el diagnóstico nutricional integral; evaluar la intervención alimentaria nutricional, y realizar educación alimentaria nutricional a nivel individual o grupal en condiciones de individuos sanos o enfermos a lo largo del ciclo vital, considerando aspectos biopsicosociales. Además cuenta con las competencias para evaluar planes de gestión alimentario nutricional acotados, de acuerdo a las normativas vigentes y diagnóstico técnico administrativo.  Igualmente, asocia el conocimiento científico con los desafíos de la disciplina, a fin de dar respuesta a los problemas alimentario-nutricionales actuales, con fines de promoción, prevención y/o curativos.

Para dar cumplimiento a lo anterior, la directora Ruiz de la Fuente explicó que se cuenta con el Plan de Desarrollo Departamental 2015-2019, el cual se enmarca en el Plan de Desarrollo de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos en igual periodo, cuyo fin es orientar y establecer los objetivos estratégicos y líneas de acción en los próximos años.

“El cultivo de la disciplina de Nutrición y Salud Pública se desarrolla mediante cinco líneas de investigación: Epidemiología alimentaria nutricional; Valoración nutricional en el ciclo vital; Nutrición aplicada; Seguridad alimentaria y Alimentación y Salud Pública. Nuestro Departamento cuenta con una masa crítica integrada por 18 académicos, todos con grado académico de Magíster y cuatro de ellos con grado de Doctor”, describió la directora del Departamento de Nutrición y Salud Pública.

La directora Marcela Ruiz de la Fuente también dio cuenta del plan de capacitación y perfeccionamiento 2015-2019, que ha permitido, por ejemplo, que el académico Lautaro Briones de inicio a estudios doctorales en el INTA de la Universidad de Chile, así como se contemplan otros dos perfeccionamientos similares.

La directora comentó que durante 2016 académicos del Departamento lideraron 5 proyectos de investigación, 3 de iniciación y 2 regulares, con participación académica en 3 grupos de investigación de la Universidad.

“El conocimiento científico generado a través de la investigación, debe ser difundido. En relación a ello se lograron 11 publicaciones científicas el año 2016, cuatro más que el 2015. También nos interesa tener una activa vinculación con el medio. Por ello, el año 2016 se desarrolló un seminario denominado Jornada de Actualización en Ley 20.606 sobre la Composición Nutricional de los Alimentos y su Publicidad. Asimismo, nuestros académicos presentaron 12 ponencias en congresos científicos nacionales e internacionales”, recordó la directora de departamento.

Finalmente, se destacó la representación académica en el Comité Ético Científico del Hospital Clínico Herminda Martín; en la Red Nacional de Instituciones Formadoras en Salud Pública; en la Mesa Regional Cardiovascular; en la Mesa Regional de Lactancia Materna; y en la Representación del Consejo de Rectores CRUCh, ante la Comisión Asesora de Programas Alimentarios del Minsal.

En la oportunidad, la académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Mg. Verónica Barrón Pavón, dio cuenta de los principales resultados de la investigación denominada “Hábitos Alimentarios, estado nutricional, y estilos de vida en adultos mayores activos de la ciudad de Chillán”, correspondiente al Proyecto DIUBB 143920 2/R, que también integraron las académicas Mg. Alejandra Rodríguez Fernández y Mg. Pamela Chavarría Sepúlveda.

La académica Barrón Pavón precisó que en Chile, el 15,6% de la población pertenece al grupo de los adultos mayores, y se estima que el año 2020 dicho porcentaje se elevará a un 17,5%. “Actualmente el envejecimiento se caracteriza por un retiro temprano del mercado laboral, seguido de un largo periodo de buena salud posterior al retiro”, ilustró.

La Mg. Verónica Barrón explicó que se trató de un estudio cuantitativo, observacional, analítico de corte transversal. Fue así como se consideró a 183 adultos mayores de la ciudad de Chillán, pertenecientes a tres centros de actividades recreativas/cognitivas, con las que se tomó contacto formal de acuerdo a las consideraciones del Comité de Ética de la Universidad del Bío-Bío. Para efectos del estudio se realizaron mediciones antropométricas y estado nutricional según IMC de acuerdo a los criterios de Lohman y cols. para adultos mayores.

En tanto, el estilo de vida se evaluó con el cuestionario FANTASTICO, instrumento genérico adaptado en Chile, mediante el convenio de Promoción de Salud Guía para Universidades Saludables del Gobierno de Chile, a través de Vida Chile.

“La participación social de adultos mayores en grupos organizados de la comunidad, es un elemento protector de la salud que promueve estilos de vida saludables relacionados a la alimentación, actividad física y adecuado estado nutricional, favoreciendo un envejecimiento saludable o exitoso. Se recomienda intervenir en los grupos menos favorecidos educacionalmente, respecto de hábitos saludables y participación activa, como elementos protectores de una buena salud a los largo de la vida”, concluyó la académica Verónica Barrón Pavón.

La presidenta del Centro de Estudiantes de la carrera, Carolina Palma Valdés, destacó que los desafíos que se proyectan para los actuales estudiantes de Nutrición y Dietética son amplios y cautivantes, pues la disciplina cada vez adquiere mayor relevancia, y hoy es la llamada a atender grandes problemáticas de salud pública en nuestra sociedad.

“Nuestra Escuela de Nutrición y Dietética así lo ha entendido, renovando las fuerzas para formar profesionales de la más alta calidad, lo que se constata en nuestra actual y máxima acreditación alcanzada, ratificada por la experiencia de estudiantes, egresados y académicos, quienes asumen que el proceso de mejoramiento continuo nunca termina. Desde la mirada de los estudiantes, estamos expectantes de los cambios que ha generado la implementación de la nueva malla curricular, esperando que dichos resultados se condigan con los objetivos que en principio se fijaron”, precisó.

Carolina Palma aseveró que actualmente los estudiantes de Nutrición y Dietética, participan activamente en discusiones referidas a la propia carrera así como en materias de la coyuntura nacional. “También nos encontramos participando activamente en la Federación de Estudiantes de Nutrición y Dietética de Chile, y empoderándonos desde esta plataforma a nivel nacional. Es así que seremos los próximos anfitriones de las Olimpiadas de Nutrición y Dietética 2017, lo que nos llena de orgullo y representa un desafío para el Centro de Estudiantes que represento, para cada uno de nuestros compañeros y compañeros, docentes, funcionarios administrativos y directivos de la carrera. Hago un llamado para seguir trabajando juntos para hacer crecer a nuestra carrera. El llamado es a trabajar con solidaridad y fuerza para fortalecer nuestro gremio a nivel local y nacional”, argumentó la presidenta del Centro de Estudiantes.




Investigación UBB analizará relación entre salud mental, hábitos alimentarios y estilos de vida en Ñuble

El estudio considera una muestra de 450 usuarios adultos del Programa de Salud Mental -con diagnóstico de Depresión- del Centro de Salud Familiar Violeta Parra de Chillán. El proyecto es liderado por la académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Luz Lobos Fernández, y forma parte de las actividades del Grupo de Investigación Epidemiología Alimentaria Nutricional (EPIAN).

“Estudio línea de base en patologías de salud mental y su asociación con hábitos alimentarios, composición de la dieta y estilos de vida en usuarios de la provincia de Ñuble” se denomina la investigación liderada por la académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Luz Lobos Fernández, cuyo propósito principal es “evaluar la presencia de trastornos depresivos y su asociación con hábitos alimentarios, composición de la dieta y estilos de vida en usuarios de la provincia de Ñuble”, según explicó la especialista.

“En los últimos años, la relación entre la depresión y los factores de estilo de vida modificables, como la dieta, la actividad física, el tabaquismo o el sueño, ha sido un área clave de interés. En este contexto, la evidencia creciente sugiere una compleja relación entre la dieta y la depresión. La dieta puede tener un impacto en el desarrollo y el curso de la depresión, y los casos de depresión, a su vez pueden desarrollar hábitos alimentarios poco saludables. En general los resultados indican que la nutrición es importante no sólo para su desarrollo físico, sino también para la salud mental”, aseveró la académica Lobos Fernández.

Según expresó la investigadora del Departamento de Nutrición y Salud Pública, diversos estudios científicos refieren que  “la presencia de síntomas depresivos se asocia con la elección de alimentos poco saludables, por ejemplo, un mayor consumo de comida rápida y dulces con alto contenido calórico, así como un menor consumo de frutas y vegetales”, comentó. Pese a ello, las investigaciones referidas a la relación entre depresión y calidad general de la dieta y estilos de vida saludable, son aún muy escasas.

El estudio, que se encuentra en su fase inicial, considera una muestra de 450 usuarios adultos del Programa de Salud Mental -con diagnóstico de Depresión- del Centro de Salud Familiar Violeta Parra de Chillán. Un rol fundamental en el desarrollo de la investigación desempeñarán estudiantes de último año de la carrera de Nutrición y Dietética, quienes podrán ejercitar habilidades investigativas, y dar cuenta de características actitudinales.

La investigación también se plantea una serie de objetivos específicos tales como: “Estimar hábitos alimentarios de población adulta que presenta trastornos depresivos en la provincia de Ñuble; Analizar la composición de la dieta y estilos de vida de la población adulta que presenta trastornos depresivos en la provincia de Ñuble; Evaluar la asociación entre trastornos depresivos, los hábitos alimentarios y la composición de la dieta de población adulta de la provincia de Ñuble; y Evaluar la asociación entre trastornos depresivos y estilos de vida de población adulta de la provincia de Ñuble”, ilustró la académica Luz Lobos Fernández.

Según describió la docente del Departamento de Nutrición y Salud Pública, diversos estudios que examinan los efectos de la depresión en los hábitos de vida, sugieren que las personas con diagnóstico de depresión muestran comportamientos alimentarios y de estilos de vida más desfavorables que las no deprimidas.

“En Chile no se han realizado estudios que analicen la asociación de la depresión y la calidad general de dieta y estilos de vida, por lo que resulta importante evaluar esta realidad y contar con antecedentes que permitan aportar evidencia científica nacional en temas de salud mental, y la presencia de factores de riesgo o protectores desde la alimentación y los estilos de vida para proponer acciones y políticas de intervención tendientes a mejorar la salud y calidad de vida de la población”, manifestó la académica Luz Lobos Fernández.

La investigadora precisó que los estilos de vida serán analizados mediante la aplicación del cuestionario “Fantástico”, instrumento diseñado en el Departamento de Medicina Familiar de la Universidad McMaster de Canadá,  y validado en población chilena, el cual permitirá identificar aspectos relacionados con los estilos de vida de la muestra en estudio.

El proyecto es parte de las actividades que desarrolla el Grupo de Investigación Epidemiología Alimentaria Nutricional (EPIAN), al alero del Departamento de Nutrición y Salud Pública de la Universidad del Bío-Bío.




UNICEF destaca investigación sobre etiquetado de alimentos para niños y adolescentes integrada por académica UBB

“Análisis de regulaciones y prácticas para el etiquetado de alimentos y bebidas para niños y adolescentes en algunos países de América Latina (Argentina, Chile, Costa Rica y México) y recomendaciones para facilitar la información al consumidor”, se denomina el estudio liderado por el Dr. Simón Barquera del Instituto Nacional de Salud Pública de México, cuyo equipo integró la académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores.

La académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores explicó que el estudio tuvo como objetivos fundamentales analizar las reglamentaciones actuales de etiquetado de alimentos y prácticas voluntarias sobre productos dirigidos a niños y adolescentes en cuatro países de América Latina: México, Chile, Costa Rica y Argentina; Identificar modelos clave de etiquetado, regulados o voluntarios; Probar el uso, la percepción y la preferencia de tales sistemas de etiquetado en padres y cuidadores; y Proporcionar recomendaciones específicas a las principales partes interesadas de la región.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la tasa de prevalencia de sobrepeso y obesidad en América Latina es del 25% en niños y adolescentes, lo que se vincula con el aumento de Enfermedades Crónicas No Transmisibles tales como la diabetes.

De ahí la relevancia del estudio realizado por académicos del Instituto Nacional de Salud Pública de México, la Universidad de Costa Rica, la Fundación Interamericana del Corazón de Argentina y la Universidad del Bío-Bío.

La Dra. Araneda Flores alertó que América Latina presenta la mayor prevalencia de obesidad del mundo, incluidos niños y adolescentes, de manera que el etiquetado de alimentos contribuye positivamente en la reducción de los niveles de obesidad en toda la población, de acuerdo a los resultados obtenidos en la investigación.

“El etiquetado nutricional frontal de nutrición es un medio prometedor para influir en las opciones de alimentos envasados hacia alternativas más sanas y mejorar las dietas de una población con creciente sobrepeso y obesidad. El estudio recomienda el uso de un etiquetado frontal simple y consistente, con criterios claros y una mejor regulación de todos los componentes del empaque, incluyendo el uso de leyendas, promociones, ofertas y personajes. El sistema de regulación debe estar respaldado por evidencia científica e instituciones de salud sin conflictos de interés, acompañado de una campaña educativa continua para influenciar elecciones saludables en toda la población, especialmente la más vulnerable”, explicó la académica UBB.

Metodológicamente, el estudio se basó en el análisis de los componentes del empaque frontal de 1.973 alimentos y bebidas industrializados dirigidos a la niñez en México, Argentina, Chile y Costa Rica a los que cuatro universidades de la región, entre ellas la Universidad del Bío-Bío, fotografiaron y analizaron. En dicho contexto se realizaron entrevistas a una muestra de 977 padres o cuidadores a quienes se aplicó un cuestionario cerrado para recopilar datos sobre el uso, la percepción y la preferencia del etiquetado frontal de los alimentos.

En el estudio se detalla una serie de recomendaciones y acciones para mejorar las regulaciones y prácticas vigentes del etiquetado de alimentos y bebidas industrializadas dirigidas a la niñez y la adolescencia en la región, lo que constituye un aporte relevante a los gobiernos e instituciones de salud, toda vez que se reconoce que el sobrepeso y la obesidad en la niñez son problemas de salud pública muy relevantes.

“En Chile estamos en una situación de ventaja respecto de otros países de América Latina, que no tienen un sistema de alerta de fácil comprensión. De hecho, los encuestados consideraron que el sistema de semáforo que se emplea en Ecuador, y los sellos octogonales “Alto en” de Chile son los de más fácil comprensión, logrando el objetivo de orientar a las personas en sus opciones de compra”, ilustró la Dra. Araneda Flores.

De este modo, el estudio aporta recomendaciones vitales a la comunidad, según explicó la académica de la Universidad del Bío-Bío. “El etiquetado frontal es efectivo cuando se muestra de manera simple, consistente, llamativa y que se pueda interpretar rápidamente. Para esto se propone dirigir esfuerzos a la regulación del etiquetado frontal a los grupos más vulnerables, quienes tienen menor nivel educacional, menor nivel socioeconómico y viven en zonas rurales, entre otros. La idea es promover la implementación de un etiquetado frontal de alimentos y bebidas industrializadas, simple, llamativo, que no requiera de habilidades matemáticas, que tome poco tiempo para interpretarlo y que sea consistente en toda la región. Además, es fundamental que el desarrollo del etiquetado sea respaldado y elaborado con evidencia científica, generada por instituciones que no tengan conflicto de interés”, advirtió la Dra. Flores Araneda.

El trabajo de investigación se desarrolló durante el año 2016, logrando aportar a UNICEF un insumo de carácter científico muy relevante que puede ser consultado por todos los gobiernos e instituciones de salud de América Latina.

El equipo de investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública de México, la Universidad de Costa Rica, la Fundación Interamericana del Corazón de Argentina y de la Universidad del Bío-Bío, se abocarán ahora al desarrollo de publicaciones científicas a partir de la relevante información obtenida en el estudio, aseveró la Dra. Jacqueline Araneda.




Académico UBB integra equipo editorial de revista científica Frontiers in Microbiology

El académico del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Dr. Julio Parra Flores, fue invitado a participar en calidad de editor asociado del journal Frontiers in Microbiology, revista científica de origen suizo, cuyo factor de impacto de 4.165 (Thomson Reuters Journal Citation Report, 2015) la sitúa como la segunda revista open access más citada en el área de Microbiología.

El Dr. Julio Parra Flores, junto con valorar la invitación, comentó que también integrará el equipo editorial de la Revista Frontiers in Nutrition de la misma casa editora. “La Revista Frontiers in Nutrition se encuentra en proceso de indexación. Frontiers Media, el sello editorial que cobija a estas revistas, sólo las indexa una vez que las publicaciones alcanzan los 5 años de existencia y por lo tanto, logran registrar un mayor factor de impacto”, expresó el académico del Departamento de Nutrición y Salud Pública.

Frontiers in Microbiology consideró al Dr. Julio Parra Flores en atención a su producción científica y a que conocían de su trabajo pues previamente el académico UBB publicó investigaciones en Frontiers in Pediatrics, otra de las revistas de Frontiers Media.

“Ser editor implica que deberé realizar la tarea de edición de artículos científicos, definir si los trabajos presentados cumplen o no con los requerimientos para ser publicados, y articularme con referees de distintos puntos del mundo. Pero también puedo proponer tópicos de investigación como editor de un número especial y proponer temáticas específicas de eventuales publicaciones. Frontiers in Microbiology es una revista de alto impacto, y con alta tasa de rechazo, en atención a que su estándar es muy exigente”, expresó el Dr. Parra Flores.

El académico del Departamento de Nutrición y Salud Pública precisó que el formar parte de dicho journal también le permitirá interactuar con diversos investigadores, abriendo la posibilidad de emprender nuevas investigaciones conjuntas. “Actualmente registro una colaboración muy estrecha con el Dr. Juan Aguirre García del Departamento de Agroindustrias y Enología de la Universidad de Chile y con Stephen Forsythe de Nottingham Trent University de Inglaterra, lo que se ha traducido en publicaciones ISI durante 2015 y 2016 principalmente”, expresó el Dr. Julio Parra Flores.

Actualmente Frontiers Media publica varias de las revistas open acces más citadas del mundo. El año 2014 recibió el Premio de Oro ALPSP a la Innovación en Publicaciones. La casa editorial registra acuerdos con diversas universidades y  colabora con Nature Publishing Group, Scientific American, Ciencia Digital, OpenAire, CrossRef, la Fundación Jacobs, entre otras, con el propósito de promover la ciencia abierta en todo el mundo.




Investigación de académico UBB sustenta incorporación de bacteria Cronobacter sakazakii al Reglamento Sanitario de los Alimentos

El académico del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Dr. Julio Parra Flores, precisó que Cronobacter sakazakii es la especie clínica más reportada y asociada a meningitis y septicemia en lactantes. La bacteria está asociada a la leche en polvo como vehículo de transmisión, por lo que la OMS recomienda su ausencia en este producto.

La investigación denominada “Riesgo de contaminación por Cronobacter Sakazakii en leches en polvo para la nutrición de lactantes” fue publicada en marzo de 2015 en la Revista Chilena de Nutrición, y actualmente es parte del sustento teórico que aboga por la incorporación de la bacteria al Reglamento Sanitario de los Alimentos de Chile, que sólo considera la ausencia de Salmonella, descartando a Cronobacter spp y Enterobacteriaceae en su normativa.

Pero esa no es la única investigación desarrollada por el Dr. Julio Parra respecto de esta bacteria. En el marco del XIII Congreso Latinoamericano de Microbiología e Higiene de los Alimentos realizado en Medellín, Colombia, el investigador presentó la ponencia “Riesgo de enfermar por Cronobacter sakazakii asociado al consumo de leche en polvo en niños chilenos menores de 2 años”, donde además tomó contacto con académicos de Colombia y Argentina para profundizar en investigaciones relacionadas.

Cronobacter es un género bacteriano con 7 especies, siendo Cronobacter sakasakii la más relacionada a meningitis y septicemia en lactantes. Su transmisión está asociada a leche en polvo, por lo que la OMS recomienda su ausencia en este producto. Cronobacter sakazakii está presente en las leches en polvo en Chile, lo que reporté en un artículo científico, artículo que el Ministerio de Salud tomó como base para incorporar Cronobacter al Reglamento Sanitario de los Alimentos. Existe un riesgo presente en las leches en polvo, y actualmente estamos desarrollando investigaciones con otros doctores de la Universidad de Chile y de la propia UBB, para determinar qué tan alto es ese riesgo, en términos de la prevalencia de enfermar en grupos susceptibles, especialmente niños”, expresó el Dr. Parra Flores.

Por lo pronto, la forma más eficaz de prevenir, según expresó el Dr. Julio Parra, es preparar las leches en polvo tal como lo sugiere la Organización Mundial de la Salud (OMS), que precisa que éstas deben ser preparadas con agua a 70ºC. “Lamentablemente, en las etiquetas de las latas y envases de leche en polvo para niños, se indica que debe prepararse con agua hervida y tibia. Esto también debemos investigarlo para ver si una temperatura distinta afecta otras propiedades de la leche”, comentó el Dr. Parra.

El hecho que Cronobacter sakazakii sea incorporada al Reglamento Sanitario de los Alimentos de Chile obligaría a la vigilancia de la bacteria y a mejorar los procesos de las empresas productoras de leche en polvo en Chile. “En Argentina, EE.UU., México y en Europa, Cronobacter sakazakii está dentro de las legislaciones, y en Chile recién está en proceso de ser incorporada como patógeno”, manifestó el investigador UBB.

Cabe destacar que el Dr. Parra Flores mantienen trabajos de colaboración e investigación con académicos de Inglaterra, España, EE.UU., México, República Checa, y en Chile con el INTA y particularmente con el Dr. Juan Aguirre García del Departamento de Agroindustrias y Enología de la Universidad de Chile. Esta colaboración se ha traducido en publicaciones ISI durante 2015 y 2016.

Nestlé interesada en investigaciones

La expertiz alcanzada por el Dr. Julio Parra Flores en este tema, le valió ser invitado a la Planta de Nestlé en Ocotlán, cercana a Guadalajara, Estado de Jalisco, México. Dicha planta produce la leche en polvo de Nestlé para los mercados de Sudamérica y EE.UU.

En la ocasión tuvo la posibilidad de entablar un diálogo con el gerente de calidad de Nestlé Chile Marcelo Faure, y con el jefe de Microbiología de Nestlé, Pister Breeuwer.

“El propósito es que conociera la planta en atención a que Cronobacter será incorporada al Reglamento Sanitario de los Alimentos en Chile. Desde el punto de vista de los sistemas de control de calidad trabajan con sistemas muy avanzados; poseen muy buenos sistemas de aseguramiento de la inocuidad microbiana de los alimentos. La idea es realizar algún tipo de trabajo colaborativo entre la Universidad del Bío-Bío y Nestlé Chile o Nestlé México, básicamente, estudios respecto enterobacterias de leche en polvo y específicamente Cronobacter, que es el patógeno más importante en las leches en polvo, causante de brotes y casos asociados a enfermedad a nivel internacional”, lustró el Dr. Julio Parra Flores.




Nutrición UBB analizó ley sobre composición nutricional de los alimentos y su publicidad

La Jornada de Actualización del Reglamento de la Ley 20.606 sobre la Composición Nutricional de los Alimentos y su Publicidad fue organizada por el Departamento de Nutrición y Salud Pública a través de un proyecto del Fondo de Apoyo a la Planificación y Estudios (FAPE), liderado por el académico Lautaro Briones Suárez.

La jornada, desarrollada en la Sala Schäfer del Centro de Extensión de la sede Chillán, contó con el patrocinio del Colegio de Nutricionistas Universitarios de Chile A.G. filial Ñuble, presidido por Dina Sandoval Campos y por la Delegación Provincial Ñuble de la Seremi de Salud de la Región del Biobío, representada por Luis Rivera Madariaga.

Asimismo, contó con la participación de académicos, egresados y estudiantes de la UBB y de otras instituciones de educación superior.

La decana (s) de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Mg. Ximena Sanhueza Riquelme, destacó la pertinencia de la jornada toda vez que se aborda una temática relevante que incide directamente en el estado de salud de la comunidad, de manera que los profesionales nutricionistas deben conocer los alcances de la ley así como las estrategias más apropiadas para comunicar adecuadamente a las personas el sentido del etiquetado nutricional de alimentos.

“El objetivo de esta jornada es aportar herramientas que faciliten el trabajo que tenemos que realizar a diario con la comunidad. Es nuestro compromiso como Universidad del Bío-Bío, como Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos y como Departamento de Nutrición y Salud Pública”, expresó, la académica.

El académico coordinador de la jornada, Mg. Lautaro Briones Suárez, comentó que la actividad también evidencia el compromiso del Departamento de Nutrición y Salud Pública con el desarrollo de la disciplina, la socialización del conocimiento científico, y el fortalecimiento de la vinculación con el medio.

“La jornada obedece a la necesidad de actualización de conocimientos de los profesionales del área. Diversos hallazgos científicos relacionan ciertos nutrientes críticos, que son abordados por esta ley, con patologías predominantes en estados de malnutrición. Esta situación hace pertinente el propiciar un espacio que permita la reflexión sobre el rol del profesional Nutricionista en el área de la salud. Esta actividad pretende generar una serie de herramientas con las cuales se podrá trabajar en la comunidad, contribuyendo a mejorar la salud de la población, especialmente en aquellos que recién están desarrollando sus hábitos alimentarios”, aseveró el académico Briones Suárez.

En la oportunidad la Nutricionista del INTA de la Universidad de Chile, Carmen Gloria González, expuso la ponencia denominada “Transición del etiquetado nutricional en Chile. Aspectos relevantes en su implementación”.

“El etiquetado nutricional es importante porque la mayoría de los alimentos que consumimos en Chile son envasados. Se estima que 2/3 de los productos que consumen los chilenos son envasados, de manera que el etiquetado es una herramienta sumamente eficiente para entregar información. Además, se trata de alimentos altamente procesados que tienen gran cantidad de nutrientes adicionales que consumidos en grandes cantidades no son buenos para la salud”, aseveró la especialista.

De ahí la importancia de acercar la información a los consumidores de manera clara, para que adopten decisiones de compra más conscientes e informados.

“La idea es buscar alternativas y formas simples que nos permitan llegar al consumidor, de manera que nuestra comunicación sea efectiva y las personas puedan efectivamente cambiar sus hábitos. El enfoque de la ley está puesto en la protección de los niños. Por ello, en las escuelas y colegios no se puede vender ningún producto que tenga un mensaje de advertencia. Esto ha llevado a que los quioscos cambiaran rotundamente la oferta de sus productos. Se espera que el niño o niña, estando en un ambiente protegido de 6 a 8 horas en el colegio, no tenga acceso a comprar estos productos que son de alta densidad de nutrientes críticos y de energía”, ilustró la Nutricionista del INTA.

En tanto, el académico del Departamento de Nutrición y Salud Pública de la UBB, Dr. Julio Parra Flores, expuso la ponencia sobre “Fundamentos de los descriptores de la Ley 20.606 para su utilización en Chile”.

El investigador UBB precisó que existe amplio consenso respecto a que se advierte un exceso de consumo de nutrientes críticos que en Chile se identifican como calorías, grasas saturadas, sodio y azúcares totales.

“La evidencia científica señala que para efecto de calorías, en Chile y en otras partes del mundo, existe un consumo excesivo de alimentos procesados y ultraprocesados listos para el consumo, que entregan una cantidad calórica muy superior a lo que necesita el ser humano. En el caso de los azúcares totales, la evidencia científica chilena como extranjera, establece lo mismo, un consumo excesivo de azúcar. La Encuesta Nacional de Salud de 2013 ya planteaba que inclusive, en las bebidas azucaradas, los rangos de consumo iban desde un mínimo de 90cc diarios a casi medio litro. El tema del azúcar es un problema y está bien que se regule, e incluso que se baje un poco el nivel que se permite correspondiente actualmente a22,5 gramos, por cada 100 gramos”, expresó el investigador de la UBB.

Respecto del sodio, el Dr. Parra Flores explicó que la evidencia arroja una relación directa entre dicho nutriente y la enfermedad cardiovascular y el infarto al miocardio. “Estudios del año 2015 en Estados Unidos plantean que si uno aumentaba 500 miligramos de sodio, la probabilidad de tener un problema cardiovascular cercano era de un 17%. Aquí debemos considerar en disminuir aún más la cantidad de sodio, pensando que la Encuesta Nacional de Salud de Chile planteó que los chilenos consumen entre 10 y 12 gramos de sal diarios, y eso es más del 100% de lo que recomienda la Organización Mundial de Salud”, comentó.

Respecto de las grasas saturadas, el Dr. Parra expresó que los últimos estudios han desestimado el efecto del consumo de grasa saturada por sobre lo recomendado como un factor de riesgo. Por ello sería conveniente mirar los tipos de grasa constituyentes.

El Dr. Julio Parra advirtió además sobre la falta de evidencia científica en Chile respecto del tema del etiquetado nutricional de alimentos envasados, que permita a las autoridades adoptar decisiones más ajustadas a la realidad nacional. “Ese es un desafío para todos quienes investigan en Nutrición en nuestro país, el generar mayor cantidad de información científica respecto de los hábitos alimentarios. También es importante identificar las estrategias para acercar esta información a la población en general, de manera que cuando las personas concurran al supermercado sepan bien qué deben comprar, porque esa decisión se va a traducir en una mejor salud a futuro”, ilustró el investigador del Departamento de Nutrición y Salud Pública.

Durante la mañana se analizó desde la teoría los puntos relevantes de la ley y en la Jornada de la Tarde se desarrolló una actividad práctica que permitió poner en práctica los conocimientos aportados por los especialistas.

Por su parte, la Ingeniera en Alimentos de la Delegación Provincial Ñuble de la Seremi de Salud de la Región del Biobío, Carolina Urrejola, se refirió a “Fiscalización e implementación de la Ley 20.606 en la región”.

“Lo que buscamos al realizar fiscalizaciones con una programación con enfoque de riesgo es priorizar, de acuerdo a los recursos que tenemos, qué espacios vamos a fiscalizar. Para nosotros lo más prioritario son los establecimientos educacionales, los supermercados con mayor cantidad de productos alimenticios, y las plantas elaboradoras de alimentos. De este modo abarcamos una mayor cantidad de productos a nivel de la población”, expresó la profesional.

Igualmente, Carolina Urrejola explicó que las fiscalizaciones se realizan de acuerdo a un sistema informático que permite vislumbrar el nivel de riesgo de todas las instalaciones del país. “De acuerdo a los resultados que se da a las instalaciones el sistema clasifica según el nivel de riesgo y así se definen los espacios a fiscalizar”, comentó.

Durante la jornada, la académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública de la UBB, Dra. Jacqueline Araneda Flores, también dio cuenta del trabajo denominado “Revisión de las actuales regulaciones y prácticas de etiquetado para alimentos y bebidas dirigidas a niños y adolescentes en países latinoamericanos y recomendaciones para facilitar la información al consumidor”.

El encuentro también consideró la realización de un trabajo práctico referido a cómo realizar el etiquetado nutricional de los alimentos, según modificaciones a partir de la Ley 20.606.




UBB llamó a la comunidad a prevenir enfermedades cardiovasculares al finalizar el Mes del Corazón

La Escuela de Enfermería, el Departamento de Nutrición y Salud Pública y la Sala de Primeros Auxilios de la ACHS en la UBB, realizaron actividades de difusión y promoción de la salud orientadas a estudiantes, académicos y funcionarios administrativos. En Chile, las enfermedades cardiovasculares representan el 30% de las muertes a nivel general, siendo la primera causa de muerte entre los hombres mayores de 35 años y entre mujeres mayores de 50 años.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en Chile con un 30%, cifra similar a la de la Región del Biobío.

Considerando este inquietante indicador y en el marco del Mes del Corazón que ya finaliza, la Escuela de Enfermería, el Departamento de Nutrición y Salud Pública y la Sala de Primeros Auxilios de la ACHS en la UBB realizaron una actividad con el propósito de sensibilizar a la comunidad universitaria sobre las medidas de prevención para evitar estas patologías.

La académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Luz Lobos Fernández, quien además es representante ante la Mesa Regional Intersectorial de Salud Cardiovascular, expresó que es fundamental sensibilizar a la comunidad sobre materias de autocuidado, mediante la práctica de estilos de vida saludable e identificando factores protectores para evitar el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

“Las estudiantes de Nutrición y Dietética, así como las estudiantes de Enfermería y personal del Policlínico han realizado acciones de evaluación del estado nutricional, medición del índice de glicemia, estimación del riesgo cardiovascular con medición de perímetro de cintura, toma de presión arterial, medición de peso y talla, y consejería. Por ejemplo, debemos conocer aspectos de la nueva Ley de Etiquetado Nutricional para sensibilizar sobre la necesidad de realizar una compra consciente de los alimentos que estamos consumiendo a diario, entendiendo que hay límites del aporte nutritivo de los alimentos que establece la ley. También debemos aprender a estar más alerta sobre lo que nos sucede, conocer y entender que los síntomas como la paralización de un costado del cuerpo, el hablar en modo incoherente, entre otros, son un llamado de alarma para responder oportunamente y evitar secuelas”, comentó la académica Luz Lobos.

Por su parte, la académica del Departamento de Enfermería, Natalia Bello Escamilla, también integrante de la Mesa Regional Intersectorial de Salud Cardiovascular y de la Mesa Provincial de Salud Cardiovascular. Destacó que junto con las acciones ya descritas, se orientó a la comunidad sobre la necesidad de realizarse el Examen de Medicina Preventiva que se brinda en forma gratuita en los Centros de Salud Familiar (Cesfam) o bien a través de los centros que defina la Isapre, dependiendo el caso.

“Básicamente nos hemos orientado a la prevención de la Hipertensión Arterial (HTA) mediante la toma de presión. Si se detecta alguna presión arterial elevada nuestras estudiantes derivan a la persona para que se practique el Examen de Medicina Preventiva (EMP) que se realiza en los Centros de Salud Familiar (Cesfam) o a través de su Isapre. Dicho examen, que se practica en forma gratuita a las personas entre 15 y 65 años, detecta los factores de riesgo cardiovascular, no sólo Hipertensión, sino también Diabetes, Dislipidemia, Tabaquismo, entre otros. La idea es prevenir estos factores de riesgo y tratarlos oportunamente. La primera causa de mortalidad en Chile corresponde a Accidentes Cerebrovasculares, por lo tanto es muy importante prevenir su ocurrencia y alertar sobre todo en el caso de la Hipertensión Arterial, que es el principal factor de Accidente Cerebrovascular en la población”, describió la académica Natalia Bello.

Igualmente, la académica Bello Escamilla describió que en el caso de las personas mayores de 65 años, se aplica el Examen de Medicina Preventiva del Adulto Mayor (EMPAM), también gratuito, que además de la pesquisa de riesgos cardiovasculares incluye una evaluación funcional del adulto mayor.

Por su parte, la Técnico en Enfermería de Nivel Superior de la Sala de Primeros Auxilios de la Empresa de Servicios de la Asociación Chilena de Seguridad (ESACHS), emplazada en el Campus Fernando May, Claudia Parra Navarrete, hizo hincapié en que el autocuidado, la prevención y diagnóstico temprano disminuyen el riesgo coronario. “Por eso nosotros desarrollamos acciones de prevención orientadas a los funcionarios de la Universidad. Queremos que todos conozcan los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares y los hábitos saludables que permiten evitar esos factores de riesgo.

La prevención siempre será el mejor y más eficaz consejo para evitar un infarto al corazón. Por ello, la recomendación es modificar aquellos factores de riesgo. Entre los más importantes se cuentan: abandonar el hábito de fumar, mantener un peso adecuado realizando actividad física diariamente, mínimo 30 minutos al día y alimentarse saludablemente disminuyendo azúcares y grasas, y aumentado el consumo de pescados, frutas y verduras.

Entre los factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares se encuentran la hipertensión o presión alta, la diabetes tipo 2 y el colesterol elevado, destacó Claudia Parra.