Investigación de alumna UBB constata deficiencias en raciones servidas de JUNAEB licitadas por empresas

La egresada de Nutrición y Dietética UBB, Rocío Torres Hasbun, desarrolló su tesis de grado consistente en realizar un control de calidad de la ración servida que se ofrece a escolares, la que es adjudicada por empresas que atienden instituciones educacionales en la ciudad de Chillán. La investigación desarrollada en 12 establecimientos municipales de dicha comuna, evidenció que las empresas no cumplen con lo estipulado en términos del aporte energético y de nutrientes que se exigen a las raciones en la licitación pública que levanta la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (JUNAEB).

El académico del Departamento de Nutrición y Salud Pública y guía de la tesis, Dr. Patricio Oliva Moresco, precisó que se  solicitaron las autorizaciones correspondientes a la Dirección Regional de JUNAEB, institución que valoró la iniciativa.

“JUNAEB contempla programas de alimentación escolar, entre ellos el programa B700 que se orienta a la educación básica, y que consiste en aportar 700 calorías entre desayuno y almuerzo; hablamos entonces de 250 calorías al desayuno y 450 calorías al almuerzo. Ese aspecto es el que medimos a través de esta investigación”, precisó el Dr. Oliva Moresco.

Según se consigna en el estudio, el aporte energético y de nutrientes es deficitario, y es así como más del 50% de las empresas controladas no cumplían con el requisito contemplado en la licitación pública. “Esto va en directo perjuicio del aporte nutricional de los niños. Se trata de un aspecto muy relevante especialmente en esta etapa de la vida, grupo etario considerado de alta vulnerabilidad, porque eso se  traduce en deficiente rendimiento académico, físico, en los estados de concentración necesarios para el aprendizaje, y si no se cumple con lo mínimo se dificulta el desarrollo global o integral de los estudiantes”, advirtió el académico UBB.

El informe de los resultados será compartido internamente con la Dirección Regional de JUNAEB, que solicitó una retroalimentación a raíz de la información obtenida.

El Dr. Patricio Oliva precisó que por razones de tiempo, recurso económico y humano, la investigación sólo pudo considerar la evaluación de 12 escuelas municipales de enseñanza básica, esto a los ojos de investigadores, podría considerarse una muestra insuficiente, no obstante, a pesar de esa dificultad, lamentablemente una vez más, los resultados encontrados coinciden con estudios previos, de mayor envergadura, más complejos que cubren tres regiones, los cuales han sido realizados anteriormente por laboratorios de la Universidad del Bío-Bío.

“Hasta hace algunos años realizábamos el control de calidad de la ración servida y de los productos de bodega, en establecimientos de las regiones del Libertador Bernardo O’Higgins, del Maule y del Biobío. Eso nos dio una experticia de alto nivel y velábamos porque se cumplieran las exigencias que establece JUNAEB a través de las licitaciones públicas que se adjudican las empresas que postulan. Sin embargo, técnica e históricamente el servicio ha sido deficiente, sin importar que esto va dirigido a nuestros niños y jóvenes”, expresó el Dr. Oliva Moresco.

Según se indicó, la investigación implicó la toma de muestras en terreno entre septiembre y octubre de 2016, basándose en la norma chilena de toma de muestras. “Las muestras de desayuno o almuerzo se traían a laboratorios de la UBB, donde se realizó el análisis químico proximal para determinar la composición química respecto del aspecto nutricional donde se consideran proteínas, lípidos, hidratos de carbono y calorías”, acotó el Dr. Oliva.

Si es necesario, también es posible determinar el nivel de Sodio o de algún otro mineral que parezca pertinente en términos del proceso de crecimiento y desarrollo de niños y niñas.

“Esta es una política pública muy relevante que ha crecido con los años, porque antiguamente solo se orientaba a escolares de enseñanza básica y media, pero ahora también se considera la ración servida en el nivel de la educación superior. Por eso los controles son tan relevantes, pues el Estado invierte ingentes recursos tendientes a favorecer el desarrollo de nuestros niños y jóvenes”, concluyó el académico Patricio Oliva Moresco.

La investigación de Rocío Torres Hasbun también consideró un control microbiológico de la ración servida y de los manipuladores de alimentos que participan en la preparación de los alimentos, incluyendo muestra de manos, utensilios y vajilla. En este caso no se identificó bacterias contraindicadas por el código sanitario de alimentos, lo que da cuenta de un proceso de control higiénico eficiente en las escuelas supervisadas.




Magíster en Salud Pública UBB dio el vamos a proceso de autoevaluación de cara a primera acreditación

La firma del protocolo de compromiso de Acreditación entre el director del Programa de Magíster en Salud Pública, Dr. Julio Parra Flores; la decana de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Patricia Letelier Sanz, y el Jefe de la Unidad de Aseguramiento de la Calidad, Sergio Araya Guzmán, dio el vamos al proceso de autoevaluación de cara a obtener la primera acreditación de este programa de postgrado.

El acto oficial consideró la participación de integrantes del claustro académico, alumnos y graduados.

La decana de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Patricia Letelier Sanz, destacó que se trata del primer programa de postgrado de la Universidad del Bío-Bío que implementa un Lanzamiento del proceso de autoevaluación de cara al proceso de acreditación, tal como fue pionero en crear un Consejo Asesor.

“Debemos relevar que el Programa de Magíster en Salud Pública, al igual que el Programa de Magíster en Ciencias e Ingeniería en Alimentos, son los únicos a nivel institucional que han implementado la renovación curricular de acuerdo al Modelo Educativo UBB, considerando créditos SCT y articulación con las carreras de pregrado”, enfatizó la decana.

Al respecto valoró el aporte de la Unidad de Gestión Curricular y Monitoreo en lo concerniente a la implementación de la renovación curricular, y de la Unidad de Aseguramiento de la Calidad en lo referido al proceso de acreditación.

“Al concretarse este proceso la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos contará con todos los programas de pre y postgrado acreditados. En pregrado nuestra media de acreditación es de 6 años, en tanto que la media institucional alcanza los 5.2 años”, comentó la decana.

El documento de Compromiso de Acreditación, según explicó el Dr. Julio Parra Flores, consigna que el programa de Magíster en Salud Pública se compromete a llevar a cabo su proceso de autoevaluación con el propósito de presentarse a una primera acreditación, según las políticas establecidas institucionalmente y bajo las consideraciones definidas por la Comisión Nacional de Acreditación. “El programa efectuará todas las etapas y actividades consideradas en el proceso de autoevaluación, haciendo partícipe a estudiantes, académicos, administrativos y directivos asociados al programa, así como a graduados y empleadores correspondientes”, precisó.

En tanto, la institución se compromete a brindar el apoyo necesario para que este proceso de autoevaluación con fines de acreditación se desarrolle en forma normal, de manera de cumplir con el objetivo propuesto.

El jefe de la Unidad de Aseguramiento de la Calidad, Sergio Araya Guzmán, realizó una presentación donde dio cuenta del significado de la Acreditación, el contexto en que se da y los beneficios que supone, así como describió las etapas y fases que implica. Del mismo modo, llamó a la comunidad que integra el Programa de Magíster en Salud Pública, a ver el proceso como una oportunidad para revisar, actualizar y mejorar su pertinencia.

De igual forma, Sergio Araya destacó que este es el primer programa de postgrado que efectúa un acto de lanzamiento de su proceso de autoevaluación con fines de acreditación, actividad que se comenzará a realizar con los demás programas que lleven a cabo estos procesos, tal como ocurre a nivel de carreras, con el objeto de aportar al fortalecimiento de la cultura de autoevaluación y acreditación de nuestra Institución.

Fotografías: Víctor Figueroa




Feria de Calidad de Vida Saludable UBB invitó a la comunidad a asumir la responsabilidad del cuidado de su salud

Amplio interés en la comunidad universitaria del Campus Fernando May concitó la Feria de Calidad de Vida Saludable, organizada por la Dirección de Desarrollo Estudiantil a través del Departamento de Actividad Física, Deportes y Recreación de la sede Chillán y la colaboración del Programa UBB Saludable.

La actividad consideró la participación de los departamentos de Salud Estudiantil; Actividad Física, Deportes y Recreación; Bienestar Estudiantil; Escuela de Nutrición y Dietética y Departamento de Nutrición y Salud Pública; Escuela y Departamento de Enfermería; Bienestar del Personal; Programa PIESDI, junto a instituciones externas como Carabineros de Chile y la Primera Compañía de Bomberos de Chillán.

A través de Salud Estudiantil se realizaron actividades de medición de riesgo cardiovascular, autoexamen bucal para prevenir el cáncer oral, examen de identificación de placa bacteriana y orientación sobre alimentos cardioprotectores.

Por su parte, el Departamento de Actividad Física, Deportes y Recreación exhibió equipos de montaña, bicicletas estáticas  y utilización de mancuernas y tenis de mesa recreativo.

Bienestar estudiantil coordinó la recreación de prácticas de rescate e inmovilización de accidentados y manejo de trauma, actividad dirigida por la Primera Compañía de Bomberos de Chillán, así como simulación de conducción bajo los efectos del alcohol. Igualmente se contempló el taller de relajación con cuencos tibetanos.

La directora del Programa UBB Saludable, académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Dra. Orietta Segura Badilla, precisó que a través de estas actividades, se busca contribuir a la instalación de prácticas de vida saludable en la comunidad de la Universidad del Bío-Bío , con el fin de disminuir los factores y conductas de riesgo asociados a las enfermedades crónicas no trasmisibles tales como diabetes, hipertensión arterial, enfermedad cardiovascular, entre otras.

Es por ello que se pretende sensibilizar y fomentar la alimentación saludable, la práctica de actividad física, y el constante contacto con la naturaleza y la vida al aire libre. Asimismo, se instó a prescindir de hábitos perjudiciales como el consumo problemático de alcohol, tabaco y otras drogas.

El jefe del Departamento de Actividad Física, Deportes y Recreación de la sede Chillán, Pedro Pablo Campo del Pino, destacó que la práctica de actividad física regular mejora el rendimiento y desarrollo físico y contribuye al bienestar mental y social. De ahí la importancia de generar una cultura donde niños, jóvenes y adultos se vinculen con el deporte recreativo en el tiempo libre, con exigencias al alcance de cada persona, de acuerdo a su estado físico y edad, todo esto con el propósito de mejorar la calidad de vida y la salud de la comunidad universitaria, así como fomentar la convivencia familiar y social.

Carabineros de Chile, por medio de sus unidades especializadas de SIAT y OS7, hicieron especial énfasis en la necesidad de adoptar medidas de autocuidado, sobre todo ahora que se aproximan las celebraciones de Fiestas Patrias. El consumo de alcohol y de otras drogas implica graves perjuicios, de manera que la recomendación es clara: si va a beber no conduzca o entregue las llaves del vehículo a quien se encuentre sobrio. Pese a las permanentes campañas de sensibilización, cada año deben lamentarse numerosas muertes producto de la imprudencia y de conducir bajo los efectos del alcohol.

La Feria de Calidad de Vida Saludable UBB se replicará el próximo miércoles 6 de septiembre en dependencias del Campus La Castilla.




Estudiantes de Nutrición y Dietética UBB vivirán experiencia de intercambio en Universidad de Valencia, España

Los estudiantes de cuarto año de Nutrición y Dietética, Bárbara Silva Aedo y Matías Saavedra Inostroza, emprenden rumbo a España este sábado 2 de septiembre, para cumplir uno de sus más anhelados sueños: vivir la experiencia del intercambio estudiantil en la Universidad de Valencia, donde esperan adquirir nuevos conocimientos y ampliar la mirada sobre su desarrollo futuro.

Bárbara Silva Aedo aseguró que siempre tuvo en mente el interés por conocer otro país a través de intercambio estudiantil, pero no fue hasta que Matías Saavedra expresó el mismo afán en una publicación de Instagram, que se decidió finalmente a emprender el desafío.

“En enero de este año, Matías publicó en Instagram, -¿quién me acompaña a realizar un intercambio estudiantil?– Yo le hablé y le dije que a mí me gustaría y desde este momento empezamos a hacer las averiguaciones”, precisó Bárbara.

Matías Saavedra reconoce que desde sus tiempos de escolar se ilusionaba con estudiar en el exterior y era un tema frecuente de conversación con sus amigos. “Una amiga siempre decía que quería ir a España a ver la blanca Navidad. Yo desde primer año de Universidad, me esforcé por rendir académicamente, pensando en que alguna vez podría irme de intercambio”, aseveró.

Matías se contactó entonces con la exalumna Pía Bastías, quien realiza estudios de Doctorado en España, al igual que el exalumno de Enfermería, Felipe Asfura. Por su parte, Bárbara hizo lo propio con la exalumna Denise Herrera, quien también realizó un intercambio estudiantil el año 2015 en la Universidad de Valencia.

Luego, consultaron opciones en la Dirección General de Relaciones Institucionales y desde ahí se les incentivó a integrarse a un grupo de tutoría para estudiantes extranjeros que arribaban a la UBB. Apadrinaron a jóvenes mexicanas y las orientaron durante su estadía en Chile, acompañándolas incluso a lugares turísticos. Según expresan, el ser tutores les permitió anticipar cómo podría ser la experiencia que ellos vivirán a partir de este mes y que culminará en febrero del próximo año.

“Quiero vivir la experiencia de estar lejos del hogar, porque nunca he estado lejos de mi casa, entonces creo que esto me ayudará a ser más independiente. Además quiero conocer una cultura diferente, porque sabemos que a España llegan muchas personas de diferentes países. También aprenderemos otras metodologías de estudio y eso nos abrirá puertas más adelante, para poder hacer un magíster o doctorado en el exterior”, comentó Bárbara.

Por su parte, Matías asume lo que vendrá como un desafío para probar sus capacidades, madurar y crecer como persona. “Me gustaría adquirir una nueva perspectiva a partir de lo que viva en España, y volver con una mentalidad distinta, porque conoceremos un mundo nuevo, y eso quiero complementarlo con la experiencia del estudio. Claramente, me gustaría mucho generar lazos y vínculos. Siempre me preocupo porque me vaya bien en los estudios, pero allá me preocuparé el doble porque quiero dejar bien posicionado el prestigio de la Universidad del Bío-Bío”, precisó.

La directora de la Escuela de Nutrición y Dietética, María Trinidad Cifuentes, explicó que los jóvenes cursarán las asignaturas de Nutrición Comunitaria, Metodología y trabajo de Tesis, junto a las asignaturas a distancia de Cibernética y Economía.

“Ambos son muy buenos alumnos y además son jóvenes integrales, muy participativos y siempre dispuestos a colaborar en actividades de la carrera y de vinculación con el medio. Sé que dejarán muy bien puesto el nombre de la Escuela de Nutrición y Dietética y de la Universidad del Bío-Bío. Les irá muy bien porque tienen la formación requerida, así como a sus compañeras que también realizaron una pasantía en España, Pía Bastías el 2014 y Denise Herrera el 2015”, ilustró la académica.

La directora de escuela destacó que Bárbara y Matías también brindan un ejemplo a sus compañeros de carrera, porque se propusieron un objetivo y perseveraron en la tarea hasta hacerlo realidad. “Les aconsejo que desarrollen todas sus capacidades y que fomenten su vida extra programática, porque también deben generar lazos, para que a futuro también vislumbren realizar un postgrado en el exterior”, concluyó la académica María Trinidad Cifuentes.




Magíster en Salud Pública UBB conforma primer Consejo Asesor de programas de postgrado

El Consejo Asesor del Programa Magíster en Salud Pública quedó constituido por representantes de graduados, empleadores y de académicos de la UBB. En la oportunidad de destacó que el principal objetivo del Consejo Asesor es “mantener, desarrollar y fortalecer el vínculo permanente del mundo académico con el laboral, colaborando con el desarrollo del Programa en aspectos curriculares, en sus proyecciones estratégicas y en su relación con el medio laboral y entorno en general”.

El acto de constitución se desarrolló en dependencias de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos y fue presidido por la decana Patricia Letelier Sanz, quien agradeció la presencia de los profesionales integrantes del Consejo Asesor.

“Necesitamos la retroalimentación de todos ustedes para cumplir el desafío de acreditar nuestro Programa de Magíster en Salud Pública, mantener su calidad y mejorar permanentemente. Creemos que es necesario reconocer las oportunidades de mejora porque eso nos permite trabajar sobre ellas y perfeccionar esas áreas”, valoró.

La decana Letelier Sanz también hizo hincapié en la heterogeneidad de profesiones de quienes integran el Consejo, donde se cuentan químico farmacéuticos, nutricionistas, odontólogos, enfermeras, entre otros, lo que de seguro hará más rico el análisis en las sesiones de trabajo.

“Las miradas diferentes enriquecen el trabajo. Las puertas de la Universidad están abiertas para los requerimientos que ustedes tengan y trataremos de cumplir algunas de las expectativas que tengan en la medida que estén dentro de nuestras posibilidades”, expresó la decana.

En la ocasión, el coordinador de la Unidad de Aseguramiento de la Calidad, Sergio Araya Guzmán, describió en términos generales las funciones específicas del Consejo Asesor, tendientes a contribuir en la “definición, revisión, ajuste y/o modificación de aspectos o temas curriculares del Programa (perfil de egreso, plan de estudio, malla curricular, programas de asignaturas, entre otros), considerando las características y requerimientos del medio laboral, los avances de la disciplina, los lineamientos y orientaciones de la Unidad Académica de la que depende el Programa, y de la institución”, explicó.

Según se indicó, el Consejo Asesor también colaborará en: “La definición de orientaciones de desarrollo del Programa y de las Unidades Académicas involucradas, relacionadas con la Misión, Visión y Objetivos que guiarán su accionar. La definición de temas y/o áreas de interés para el desarrollo de proyectos de estudiantes, especialmente en el ámbito del proceso de graduación. La definición, creación y desarrollo de redes de colaboración que faciliten o promuevan la instauración de fuentes de prácticas y de trabajo para estudiantes, egresados y graduados, según corresponda. La definición de actividades que colaboren en la vinculación del Programa y de las Unidades Académicas involucradas con el medio laboral y el entorno en general, bajo una perspectiva de mutuo interés y beneficios (por ejemplo, desarrollo de Asistencia Técnica, Investigación aplicada, etc)”.

El director del Programa de Magíster en Salud Pública, Dr. Julio Parra Flores, precisó que como programa de magíster profesional, se busca responder a las necesidades del ambiente laboral para ofrecer un perfeccionamiento de calidad.

“Constituir este Consejo Asesor nos permite hacer este nexo con el sistema de calidad. Venimos trabajando en la modificación inicial de la malla curricular. Definimos un nuevo perfil de egreso y estaremos formulando un proyecto nuevo de renovación a partir de 2018. Este Consejo nos ayudará a retroalimentar este trabajo y a configurar de mejor manera las expectativas que tiene el alto número de profesionales interesados en este magister a nivel regional y en el centro sur del país, porque tenemos alumnos de Ñuble, Concepción, Talca, Linares, Parral, entre otras ciudades”, aseveró.

El Dr. Parra Flores comentó que buscarán generar un vínculo bidireccional con el medio, de manera que el programa de Magíster también pueda colaborar o responder a requerimientos específicos.

La constitución del Consejo Asesor también busca contribuir al proceso de acreditación del programa. Dicha acreditación implicaría, además de un reconocimiento a la calidad académica, la posibilidad de los estudiantes de acceder a becas CONICYT.

Inicialmente, el Consejo Asesor se reunirá dos veces al año o cada vez que se requiera, para tratar los temas asociados al cumplimiento de sus funciones.

El Consejo Asesor del Programa de Magíster en Salud Pública de la Universidad del Bío-Bío quedó conformado por Sandro Barría Ruiz del Centro de Salud Familiar (CESFAM) Los Volcanes; Cristian Montecino Zúñiga, director del CESFAM de Pinto; Carmen Ortega Corrales, jefa del Servicio de Alimentación y Nutrición del Hospital Herminda Martín; María Jesús Salazar Soto del CESFAM Violeta Parra; Jacqueline Araneda Flores, académica del programa; Julio Parra Flores, director del programa de magíster y Patricia Letelier Sanz, decana de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos (FACSA).




Estudiantes de Ingeniería en Alimentos UBB realizarán pasantía en España y México

La estudiante de cuarto año Nicole Andrea Galdames Zúñiga, cursará un semestre académico en la Universidad de Jaén, España, mientras que Ivo Franco Gajardo Poblete, del mismo nivel, realizará lo propio en la Universidad de Guadalajara, México. Directora de escuela, académica Fabiola Cerda Leal, destacó apoyo de la Dirección General de Relaciones Institucionales.

Adquirir nuevos conocimientos disciplinares y múltiples experiencias personales son los principales objetivos que se han propuesto los estudiantes de Ingeniería en Alimentos, Nicole Galdames Zúñiga e Ivo Gajardo Poblete, en el contexto del intercambio estudiantil que cursarán entre el presente mes de agosto y enero del próximo año, en la Universidad de Jaén, España, y en la Universidad de Guadalajara, México, respectivamente.

Nicole Galdames asegura que desde que ingresó a la Universidad en primer año, tuvo como propósito buscar las opciones que le permitieran cumplir su sueño de realizar una pasantía en España. “Era una de mis principales motivaciones y por eso me esforzaba mucho en los estudios. Luego, con Ivo vimos esta posibilidad en el Facebook de la carrera y nos animamos a postular. Fue más estimulante aún saber que todo era subvencionado. Yo tengo la capacidad para cumplir este desafío que además era un sueño”, compartió la joven estudiante.

En tanto, Ivo Gajardo explicó que no avizoraba la alternativa de cursar un semestre académico en el exterior, pero al saber de la oportunidad comenzó a realizar los trámites pertinentes. “Siempre he sido un estudiante motivado y me gusta participar en distintas actividades. Sobre esta postulación, debo decir que la profesora Fabiola Cerda nos animó en todo momento a que lo hiciéramos, así es que ella fue un apoyo muy importante”, explicó.

La directora de escuela, académica Fabiola Cerda Leal, comentó que las alternativas surgieron tras indagaciones en la Dirección General de Relaciones Institucionales, dirigida por la académica Maureen Trebilcock Kelly. “Plantee la necesidad de nuestros estudiantes de realizar intercambios académicos en el exterior. Estos jóvenes, al igual que muchos de nuestra carrera, poseen un desempeño académico notable y están muy bien preparados para vivir una experiencia de este tipo. Desde el punto de vista de la Escuela de Ingeniería en Alimentos, esto es muy relevante, porque afianzamos y fortalecemos las posibilidades de nuestros estudiantes para que salgan al exterior”, aseguró la académica.

La directora de escuela destacó que la sólida formación en las áreas de ciencias básicas y en ciencias de la ingeniería permite a los estudiantes de la carrera asumir este desafío con mayor confianza.

Nicole Galdames señaló que cursará su intercambio en la carrera de Ingeniería Ambiental de la Universidad de Jaén. Precisa que si bien no es su misma especialidad, sí está segura que obtendrá muchos aprendizajes en las áreas de innovación y restauración ambiental, así como en tratamiento de efluentes, lo que puede ser de gran utilidad en la industria alimentaria.

“En Jaén son los mayores productores de aceite de oliva, entonces, conocer ese proceso y traer información a Chile sería maravilloso. Antes no quería trabajar en una empresa, pero después de hacer mi práctica me encantó ese trabajo y lo único que quiero es ser jefa de control de calidad en alguna industria. Quiero nutrirme de conocimientos y relacionarme con muchas personas de otras culturas, con otras formas de mirar las cosas, porque eso también enriquece en lo personal”, enfatizó.

Ivo Gajardo por su parte, realizará su intercambio en la carrera de Ingeniería en Alimentos y Biotecnología de la Universidad de Guadalajara. “Espero conocer distintas ramas de la carrera. Me interesa mucho conocer más sobre la rama de Biotecnología. Sé que la Universidad de Guadalajara es muy grande y conoceré muchos tipos de personas, culturas, conocimientos… Por ejemplo, las plantas de tratamiento del agua de México son muy distintas a las nuestras, lo mismo que la comida, el ritmo de vida. Pienso que eso abrirá mi mente y me presentará muchas dudas e interrogantes, y sé que deberé buscar las respuestas en el camino. Podría ampliar mucho más mis alternativas de futuro”, reflexionó.

La directora de escuela, Fabiola Cerda, coincidió con los jóvenes acerca de las múltiples expectativas de proyección que se pueden abrir a partir de este intercambio. “Es bueno que ellos adquieran una mirada global respecto de la necesidad de los alimentos y el desarrollo de la industria alimentaria. Chile debe dejar de ser un país productor y exportador de materias primas, y por eso hay que ver cómo lo hacen otros países más grandes o más desarrollados”, ilustró la docente.

La académica Fabiola Cerda también se refirió al ejemplo que Nicole e Ivo proyectan a sus compañeros de carrera. “Esto ha abierto expectativas de otros jóvenes. Un estudiante de primer año me decía que él quiere viajar a Alemania cuando curse cuarto año, y le comenté que hay que buscar y gestionar las oportunidades que brinda la Universidad. Eso es bueno porque otros jóvenes se sentirán estimulados para buscar opciones de desarrollo en otros espacios”, valoró la directora de escuela.




Jornada UBB abordó actualización en evaluación y tratamiento dietético en trastornos de la deglución

La académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Mg. María Angélica González Stäger, precisó que en el marco del proyecto de Extensión que lidera, denominado “Actualización en Nutrición y Disfagia”, se realizó el “Curso de actualización, evaluación y tratamiento dietético en trastornos de la deglución”, donde participaron nutricionistas y fonoaudiólgos de diversos centros de salud de Ñuble, así como alumnos y exalumnos de la Universidad.

En la oportunidad, la exalumna de Nutrición y Dietética UBB y actual candidata a Doctor por la Universidad Complutense de Madrid, Luisa Solano Pérez se refirió a la utilización de nuevos agentes espesantes y modificadores de textura de los alimentos, ideados especialmente para personas que sufren trastornos de la deglución y en específico de disfagia.

La actividad se desarrolló en dependencias del Laboratorio de Nutrición y contó con la participación de la secretaria académica de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Ximena Sanhueza Riquelme; la directora del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Marcela Ruiz de la Fuente, académicos de Nutrición y Salud Pública, de Ingeniería en Alimentos y de Fonoaudiología, así como de exalumnos y alumnos de las carreras de Fonoaudiología y de Nutrición y Dietética.

Luisa Solano, quien dictó el curso de actualización, se ha especializado en el área de Disfagia y Deglución, y sus estudios doctorales abordan precisamente los trastornos de la Deglución, pero desde una perspectiva innovadora que complementa los aportes de la Nutrición y la Gastronomía. “La idea es aplicar aspectos de innovación en el tratamiento dietético a través de la Gastronomía como una herramienta de tratamiento en los trastornos de la Deglución”, explicó la profesional UBB.

La profesional Solano Pérez realizó igualmente un taller para cuidadores de personas con dificultades de la deglución. En la ocasión hizo demostraciones sobre cómo mejorar la textura de los alimentos para que puedan deglutirse con mayor facilidad.

La académica Mg. María Angélica González destacó la óptima evaluación de la jornada realizada por los concurrentes. “Hay mucho interés por parte de las nutricionistas y los planteamientos de Luisa Solano han resultado ser muy novedosos para todos los asistentes. Hemos aprendido más sobre algunos espesantes y tipos de textura, porque en general las nutricionistas no profundizamos tanto en el ámbito de las texturas de los alimentos, en relación a lo que requiere un fonoaudiólogo. Por ello se hizo hincapié en la necesidad de lograr texturas exactas para los distintos tipos de pacientes”, expresó la académica.

La académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, también destacó el apoyo recibido por parte de algunos laboratorios que aportaron con espesantes que fueron compartidos con los asistentes.

Entre las concurrentes se contó la nutricionista UBB Dina Sandoval Canto, quien se desempeña en el Centro de Responsabilidad de Pediatría del Hospital Clínico Herminda Martín de Chillán. La profesional valoró la preocupación de la carrera por mantener el vínculo con los exalumnos, además de propiciar espacios de perfeccionamiento y actualización disciplinar.

“Vine porque trabajo con niños. He adquirido nuevas visiones. Además, es muy agradable ver cómo algunas exalumnas como Luisa Solano, continúan formándose a nivel internacional. La experiencia de Luisa es muy relevante porque ella se desempeña en España, país que debido a su composición demográfica, con un alto porcentaje de adultos mayores, se encuentra más adelantado en ámbitos como los trastornos de la deglución y la generación de alimentos especiales”, aseveró Dina Sandoval.

Respecto del curso de capacitación, Dina Sandoval explicó que pudo conocer otros productos y formas de preparaciones. Habitualmente, precisó, se orienta a las familias de pacientes con trastornos de la deglución para que empleen espesante como las papas o el usual producto Nestum, pero en la jornada conocieron otros productos que se encuentran disponibles en el mercado a precios muy asequibles.

“Yo me desempeño en un hospital público, y nuestros usuarios no disponen necesariamente de tantos recursos para adquirir productos muy caros, de manera que las opciones que nos presentaron aquí son bastante apropiadas”, comentó.

Dina Sandoval relevó otro aspecto tratado en la jornada que le parece del todo pertinente. Los profesionales nutricionistas tienen muy claro que deben cubrir las necesidades nutricionales de los pacientes, sin embargo, en ocasiones no se considera el factor de la aceptabilidad de dichas preparaciones. “Ese es un elemento muy importante porque nosotros podemos planificar muy bien, pero si nuestro paciente no consume el 100% de lo que le damos, tampoco se logra el objetivo” reflexionó.




III Jornada Interdisciplinaria de Investigación en Deglución y sus Trastornos UBB reunió a especialistas

La jornada fue convocada por el Grupo de Investigación en Trastornos de la Deglución liderado por el académico del Departamento de Ciencias de la Rehabilitación en Salud, Mg. Rodolfo Peña. La actividad, tal como en sus anteriores versiones, busca constituirse en un espacio de difusión y análisis de conocimiento científico generado por profesionales, académicos e investigadores.

El académico Rodolfo Peña explicó que la jornada, realizada por tercer año consecutivo, ha logrado posicionarse como un espacio de difusión académica y científica relevante, y es así como en esta oportunidad se contó con la participación de una expositora internacional, la nutricionista y candidata a Doctor en la Universidad Complutense de Madrid, Luisa Solano Pérez, quien se refirió al “Protocolo de intervención nutricional en personas con disfagia” y a “Tópicos o avances en investigación relacionados con nutrición y alteraciones de la deglución”.

Luisa Solano se ha especializado en el área de Disfagia y Deglución, y sus estudios doctorales abordan precisamente los trastornos de la Deglución, pero desde una perspectiva innovadora que complementa los aportes de la Nutrición y la Gastronomía.

El académico del Departamento de Ciencias de la Rehabilitación en Salud, Rodolfo Peña Chávez explicó que la Disfagia es un trastorno de la Deglución que consiste en la dificultad para tragar o deglutir los alimentos. Es un síntoma que por lo general es subdiagnosticado y se puede presentar en cualquier etapa de la vida, aunque suele manifestarse más habitualmente en recién nacidos, adultos mayores o en personas con secuelas producto de trastornos neurodegenerativos. La disfagia puede ser incluso causa de muerte cuando provoca neumonías aspirativas.

Es por ello que como Grupo de Investigación, los académicos UBB buscan generar soluciones alimenticias para este grupo de pacientes que producto de la dificultad para tragar o deglutir los alimentos, comienzan a evitar algunos de ellos, con los problemas de malnutrición que ello implica.

“Se plantea que alrededor del 50% de los pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular tienen disfagia. Igualmente, el 80% de las personas que han sido asistidas con ventilación mecánica quedan con disfagia. El 60% de los pacientes con traumatismo encéfalo craneano presentan disfagia. Como se ve, diversas patologías neurológicas dan paso a la disfagia, como la Demencia, el Alzheimer o el Parkinson. Las personas diagnosticadas con cáncer de cabeza y cuello, luego de quimioterapia o radioterapia, también presentan este síntoma”, aseveró el especialista de la UBB.

La tercera versión de la jornada, según explicó el académico Peña Chávez también concitó el interés de algunas empresas que producen alimentos específicos para personas que sufren trastornos de la deglución, las que participaron en calidad de auspiciadores.

Entre los expositores también se consideró el Dr. Ricardo Valdés, médico del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Clínico Herminda Martín y de la Unidad de Evaluación de Deglución. En la ocasión, el especialista expuso sobre “Evaluación nasofibroscópica de la deglución”.

“La evaluación nasofibroscópica es una herramienta muy útil, económica y versátil. Nos permite cubrir un área que es muy desconocida para la mayoría de los profesionales clínicos, justamente, porque nos orientamos a áreas distintas de la salud. Los sistemas de salud se centran en aspectos curativos en una primera etapa, pero son deficitarios a la hora de abordar la rehabilitación en el largo plazo”, comentó el profesional.

El Dr. Valdés explicó que la población hoy demanda una rehabilitación efectiva que les permita retomar sus vidas de la forma más normal posible y en ese plano, la evaluación nasofibroscópica juega un rol relevante.

El Dr. Ricardo Valdés expresó que para abordar problemas de salud como los trastornos de la deglución, entre otros, lo ideal es conformar equipos interdisciplinarios donde nutricionistas y fonoaudiólogos tienen mucho que aportar.

“Mi opinión como especialista médico tiene el mismo valor que la opinión de mi colega fonoaudiólogo o nutricionista. Si tuviésemos equipos ideales con todas estas profesiones, nuestras respuestas en términos de rehabilitación serían más óptimas. Esto permitiría una reincorporación más rápida de los pacientes a su vida cotidiana. En términos económicos también sería más barato para el Estado porque se ahorraría mucho dinero haciendo buenos equipos de rehabilitación con respuestas rápidas y efectivas”, aseveró.

La jornada también consideró las conferencias: “Percepción del fenómeno de alimentación y de las propiedades organolépticas de los alimentos realizada por adultos mayores con presbifagia y disfagia”, por la académica del Departamento de Ciencias de la Rehabilitación en Salud, Virginia García Flores; “Manejo deglutorio en neonatos” por la académica de Fonoaudiología UBB, Colette Cid Martínez; e “Higiene bucal y disfagia” por el Dr. Filemón Fuentes.




Proceso de inclusión educativa en Chile y Colombia, y rol del fonoaudiólogo/a investigará académica UBB

La académica del Departamento de Ciencias de la Rehabilitación en Salud, Yuri Vega Rodríguez, junto con su par de la Corporación Universitaria Iberoamericana de Colombia, Yenny Rodríguez Hernández, impulsan investigación tendiente a conocer cómo es el proceso de inclusión educativa en Chile y Colombia, y cuál es el rol del fonoaudiólogo/a,  en dicho proceso.

Las especialistas explicaron que a través de la investigación se busca describir  el proceso de  inclusión educativa, identificar las funciones que el fonoaudiólogo desempeña en dicho proceso, considerando a actores relevantes dentro del contexto escolar, y finalmente entregar una asesoría a las instituciones para apoyar la labor no solo de los y las fonoaudiologos/as, sino a la comunidad educativa en general.

“La propuesta de la Dra. Yenny Rodríguez consiste en dilucidar cómo se da el proceso de inclusión educativa en Colombia y cómo se da en Chile. “Más que hacer comparaciones, la idea es identificar qué hace falta para mejorar el proceso. Una vez que tengamos claro ese aspecto, pretendemos levantar una propuesta o asesoría orientada al profesional fonoaudiólogo que se desempeña en este ámbito para que haga su aporte de manera más pertinente”, explicó la académica de la Corporación Universitaria Iberoamericana.

La docente de Fonoaudiología UBB comentó que también forma parte del equipo investigador, la académica Angélica Torres de la Universidad San Sebastián sede Santiago.

“Nos contactamos periódicamente a través de las alternativas que permite la tecnología. Un aspecto muy relevante es que en el caso de Chile, hemos optado por estudiar contextos educativos de Chillán y Santiago, porque entendemos que la realidad de un área metropolitana es muy distinta a la que puede darse en regiones o en provincias, por ello el aporte de la Académica Angelica Torres es relevante”, argumentó Yuri Vega.

La Dra. Yenny Rodríguez Hernández aseveró que la investigación también busca identificar las estrategias exitosas de Chile y Colombia para intentar comprender cómo se vive la inclusión educativa en realidades completamente diferentes.

En este marco, las investigadoras sostuvieron reuniones de coordinación con representantes de la Dirección de Educación Municipal (DAEM) de Chillán: la coordinadora PIE Carolina Cofré y la fonoaudióloga Silvana Mellado, a  quienes explicaron el sentido del proyecto académico, a la vez que evaluaron la posibilidad de levantar información relevante desde establecimientos educacionales de dicha dependencia.

La metodología de investigación cualitativa considerada en la investigación implicará la realización de entrevistas en profundidad que permitirán identificar algunas categorías específicas del discurso de los actores. Es así como se considerará a niños que presenten algún tipo de necesidad educativa especial, sus compañeros, los docentes de esos niños y los/as fonoaudiólogos/as que trabajan en ese contexto.

“Otro de los aspectos en los que hemos estado trabajando consiste en definir cómo vamos a analizar la información. Frente a eso, se decidió que la mejor estrategia es plantearse desde la metodología de la Teoría Fundamentada, lo cual implica codificar los discursos a partir de la identificación de palabras y frases clave. Esa información nos ayudará a establecer un esquema hermenéutico que al final nos va a posibilitar la creación de una teoría, que en un futuro se convertirá en una base de lo que desde el diario vivir es un proceso de inclusión en el sector educativo”, concluyó la académica de la Corporación Universitaria Iberoamericana de Colombia, Yeny Rodríguez Hernández.




Escuela de Enfermería UBB vivenció solemne ceremonia de titulación

El Premio Universidad del Bío-Bío, el reconocimiento académico más importante del nivel de pregrado recayó en la egresada Jocelyne Chandía Bustos. Dicho galardón fue entregado por el rector de la Universidad, Dr. Héctor Gaete Feres. En tanto, el Premio Desarrollo Estudiantil fue para Marina Paz Castillo Pardo.

El acto, realizado en la Sala Schäfer del Centro de Extensión, fue presidido por el rector de la Universidad del Bío-Bío, Héctor Gaete Feres, junto con la prorrectora Gloria Gómez Vera; la decana de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Patricia Letelier Sanz; la directora del Departamento de Enfermería, Juana Cortés Recabal, la directora de la Escuela de Enfermería, Pamela Montoya Cáceres, además de la presencia de directivos universitarios, de escuelas y departamentos de la Facultad y familiares de los recién titulados.

En la oportunidad, la directora de la Escuela de Enfermería, Pamela Montoya Cáceres, destacó el carácter especial y solemne que implica un ceremonia de titulación, momento en que cobran pleno sentido todos los esfuerzos realizados durante los años de estudio, no solo por los estudiantes que se convierten en profesionales, sino también por sus familiares quienes son igualmente protagonistas.

“Sin duda, nada ha sido fácil y se ha tenido que transitar por caminos agrestes, pero ello tiene un aspecto favorable, sólo así se templa el espíritu y se forjan los grandes hombres y mujeres que aportarán al país sus renovados conocimientos profesionales y su experiencia”, expresó.

La directora Pamela Montoya, enfatizó que la Universidad del Bío-Bío ha puesto sus mejores esfuerzos, a la vez  que los recursos profesionales, académicos, de infraestructura y de apoyo docente con el propósito de contribuir a la formación de los ahora profesionales.

“Los académicos de la carrera de Enfermería se han dedicado a la formación integral que requieren nuestros titulados y para que este proceso formativo pudiera convertirse en una realidad, se aplicó el instrumento fundamental: una educación basada en valores y sólidos conocimientos científico–humanistas, que son la base estructural que permite modelar y construir  sobre terrenos firmes”, describió.

Tras el mensaje de la académica Pamela Montoya, las egresadas y egresados recibieron la Luz, por parte de las docentes Sonia Contreras Contreras, en representación del área Intrahospitalaria y de Aurora Henríquez Melgarejo, representando el área Comunitaria. Dicha Luz representa el conocimiento y la experiencia en el desempeño profesional.

Correspondió a la académica Ángela Astudillo Araya dirigir la toma de juramento profesional que tradicionalmente realizan las nuevas y nuevos enfermeros de la Universidad del Bío-Bío.

Posteriormente, los jóvenes recibieron su diploma de título profesional de manos de los académicos del Departamento de Enfermería, Carmen Luz Muñoz Mendoza, José Leiva Caro, Sonia Contreras Contreras y Juana Cortés Recabal.

Durante el acto se hizo entrega de reconocimientos institucionales con el propósito de relevar los aportes y trayectorias de los estudiantes más destacados.

El Premio Universidad del Bío-Bío, el reconocimiento académico más importante del nivel de pregrado recayó en la egresada Jocelyne Chandía Bustos. Dicho galardón fue entregado por el rector de la Universidad, Dr. Héctor Gaete Feres.

En tanto, el Premio Desarrollo Estudiantil fue para Marina Paz Castillo Pardo, quien lo recibió de manos del subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel.

El Premio Escuela de Enfermería, otorgado por la propia carrera, distinguió a los estudiantes Francisco Javier Fuentes Cartes, José Manuel León Pino, Francisco Sebastián Márquez Ortega, Claudio Alberto Mendoza Bustamante, Francisca Andrea Moreno Bugueño, Jaime Joaquín Neira Bustos y Abigail Andrea Orellana Navarrete.

El Colegio de Enfermeras Sub-Sede Ñuble también estuvo presente en la jornada y reconoció a la estudiante con el mejor rendimiento académico en las asignaturas profesionales. Jocelyne Chandía Bustos obtuvo dicho reconocimiento, el cual fue conferido por la presidenta del colegio, enfermera Rossy Cofré del Pino.

Jocelyne Chandía Bustos también recibió el premio que anualmente otorga la empresa transnacional 3M Chile, a través de su División Médica.

La Dirección General de Comunicación Estratégica, por medio de la Unidad de Difusión y Promoción de Carreras, distinguió a Francisco Javier Fuentes Cartes y José Manuel León Pino.

En representación de la nueva generación de profesionales de la salud, la enfermera Daniela Paredes Poblete brindó el discurso de despedida, reconociendo la trascendencia de la etapa formativa en los ámbitos disciplinar y personal vivenciada en la Escuela de Enfermería de la Universidad del Bío-Bío.

La velada consideró la presentación artística de las estudiantes Evelyn Ferrada Riquelme de la carrera de Enfermería (violín 1°); Vasny Hernández de la carrera de Nutrición y Dietética (violoncello) y Nicole Ancamán de la carrera de Fonoaudiología, (violín 2°), quienes compartieron una interpretación del tema “Canon” de Pachelbel.

Igualmente, los estudiantes de la carrera de Enfermería, Melisa Fuenzalida Fuentes en flauta traversa y Bastián Palma Riquelme en voz y guitarra clásica, interpretaron dos temas de la destacada folclorista e investigadora nacional, Violeta Parra Sandoval.