Investigación UBB busca fortalecer al docente en su rol transformador

cof

La conferencia “Investigación-Acción: Docentes y mejoramiento de las prácticas pedagógicas” dictada por la académica Isabel Guzmán Eguiguren, dio inicio a la serie de talleres programados en el marco del Proyecto de Investigación UBB “Círculo Virtuoso: Fortaleciendo al docente en su rol transformador”, que lidera la académica Dra. Fancy Castro Rubilar. La iniciativa es patrocinada por el Programa de Fortalecimiento de la Formación Inicial Docente (FID-UBB).

La actividad congregó alrededor de 70 participantes entre estudiantes de Pedagogía de la Universidad del Bío-Bío, académicas y académicos de la Facultad de Educación y Humanidades, y profesoras y profesores de la Escuela de Quinchamalí (Chillán), Liceo Santa Cruz de Larqui (Bulnes), Liceo Polivalente Arturo Pacheco Altamirano (Chillán Viejo), Liceo Técnico Puente Ñuble (San Nicolás), Liceo Técnico Profesional Martín Ruiz de Gamboa (Chillán) e Instituto Superior de Comercio (Chillán).

La profesora Isabel Guzmán dio cuenta del marco teórico-conceptual de la metodología “investigación-acción”, evidenciando la dicotomía existente entre un “profesor técnico” y un “profesor profesional”. Mientras el primero se limita a reproducir conocimiento, el segundo apuesta por aporta conocimientos con el propósito que dicha educación genere cambios y transformaciones.

“Buscamos desarrollar una investigación que genere promoción. Por eso el proyecto pretende fortalecer al docente en su rol transformador, es decir, un profesor que avance a tomar conciencia de la necesidad de los cambios y desarrollar una pedagogía profesionalizante, que no espere recetas sino que sea él o ella la persona encargada de reconocer cuál es su práctica, analizar las problemáticas, identificar problemas pedagógicos clave y ver cómo intervenirlos”, especificó la Dra. Castro Rubilar.

La Dra. Fancy Castro explicó que el proyecto involucra dos aspectos fundamentales: la intervención en el sistema escolar y la generación de investigación. En dicho marco, se trabajará considerando las especialidades de Educación General Básica, Lenguaje y Comunicación, Educación Matemática, Historia y Geografía, Inglés y Ciencias Naturales. “El proyecto tiene como finalidad generar una triada denominada círculo virtuoso, en la que participan profesores del sistema escolar, académicas y académicos de la Facultad de Educación y Humanidades, y estudiantes de Pedagogía de las especialidades ya descritas”, señaló la académica.

El proyecto contempla 5 etapas en su desarrollo, siendo la primera la de Diagnóstico y Motivación. “Hemos considerado necesario realizar una motivación a la investigación. Esta etapa de motivación vislumbra 4 talleres y hemos invitado a distintos especialistas para dicho cometido. En este caso, la profesora Isabel Guzmán dictó una conferencia y además desarrolló un taller”, ilustró.

La Dra. Fancy Castro señaló que el propósito es establecer una línea de investigación que estimule la reflexión crítica respecto de la práctica pedagógica. Esto implica fortalecer ciertos aspectos en términos de observación, capacidad de análisis y reflexión. “Los talleres tienen un carácter preparatorio y el próximo año iniciaremos la investigación con los actores participantes”, comentó la investigadora.

El equipo de académicas y académicos del proyecto liderado por la Dra. Fancy Castro es conformado por Juana Castro y Patricio Chandía del Departamento de Ciencias de la Educación; Sandra Molina y Eladio Donoso del Departamento de Artes y Letras; Ariel Yévenes de CEUR-UBB; y Cecilia Hernández del Departamento de Ciencias Sociales.




Cátedra UNESCO UBB organizó Seminario de Mediadores en Lectura y Literatura

La conferencia “El mediador escolar de lectura literaria” brindada por el destacado académico Dr. Felipe Munita Jordán, dio el vamos al Seminario de Formación de Mediadores en Lectura y Literatura Infantil y Juvenil: “Leamos en la Región de Ñuble, de cordillera a mar”. El proyecto, financiado por el Fondo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura, fue organizado por la Cátedra UNESCO Lectura y Escritura, Subsede Universidad del Bío-Bío, Escuela de Pedagogía en Castellano y Comunicación, y contó con el patrocinio del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

El director de la Cátedra UNESCO Lectura y Escritura, Subsede Universidad del Bío-Bío, Dr. Federico Pastene Labrín, explicó que el seminario asumió el desafío de formación del actual Plan Nacional de Lectura, tendiente a desarrollar capacitación de mediadores de la lectura. “Este proyecto está dirigido, especialmente, a docentes que se desempeñan en las escuelas rurales de la región de Ñuble y a estudiantes de pedagogía, con la posibilidad de ofrecer oportunidades de aprendizaje a través de la lectura para los niños, niñas y jóvenes, interviniendo en el aula con conocimientos actualizados sobre el proceso lector, la literatura infantil y juvenil y estrategias didácticas innovadoras”, aseveró.

En esta línea, el Dr. Pastene Labrín señaló que es fundamental formar mediadores en lectura, como agentes activos que tiendan un puente entre las diversas prácticas de la lectura y los lectores, facilitando un diálogo entre estos dos mundos que necesitan encontrarse. “Dentro de los objetivos están facilitar un conjunto de herramientas teórico-prácticas acerca del proceso y fomento lector, así como el conocimiento y la selección de un corpus actualizado de literatura infantil y juvenil”, describió.

El Dr. Felipe Munita Jordán expuso la conferencia “El mediador escolar de lectura literaria”. En ella explicó que la figura del mediador escolar de lectura literaria presenta una doble vertiente. “Por una parte, ayuda a los niños y jóvenes con quienes trabaja a superar ciertas dificultades o problemas asociados con su relación con la cultura de lectura y escritura. Estas dificultades pueden originarse en factores sociales, económicos, entre otros, que han privado a niños, niñas y jóvenes de construir una relación personal con la lectura y la escritura, de manera que le permitan apropiarse de esos textos”, precisó.

En segundo término, el Dr. Munita se refirió a la idea de que la sociedad demanda a la Escuela ayudar a los alumnos a progresar como lectores, de manera que surge el desafío no solo de ayudar a superar ciertas barreras, sino también ayudar a niños y jóvenes a realizar lecturas cada vez más complejas e incluso a acceder a libros más exigentes. “Hay una doble vertiente. Por una parte la idea de dificultad o conflicto y por otra la idea de ayudar a otros a progresar. Eso se engloba en la necesidad de que la lectura sea un espacio de construcción de sentido para esos niños y jóvenes que están acercándose recién al mundo de lo escrito”, enfatizó.

El seminario consideró una serie de talleres: “Estrategias de mediación lectora en el aula” por el Dr. Felipe Munita Jordán; “Los enfoques de inclusión, género e interculturalidad en la Literatura Infantil y Juvenil: Estrategias para su mediación en el aula” por la Dra. María Regina González; “LIJ, canon escolar y criterios de selección de obras: Claves para la mediación lectora en el aula” por Mg. Carolina Merino Risopatrón; y “La lectura, el texto multimodal y los recursos TIC en la mediación lectora” por el Dr. Federico Pastene Labrín.

La conferencia de cierre se denominó “Experiencias de mediación lectora: Hacia una didáctica de la diversidad cultural”, y fue dictada por la Dra. María Regina González, coordinadora de la Cátedra Latinoamericana y Caribeña de Lectura y Escritura, Chile.




Comunidad Universitaria homenajeó a víctimas del golpe de Estado de 1973


La comunidad universitaria vivenció un nuevo acto en memoria de las víctimas del golpe militar de 1973. La actividad, realizada en el sector del Memorial de Homenaje a los Detenidos Desaparecidos y Ejecutados Políticos emplazado en el Campus La Castilla, consideró la participación de académicas y académicos, estudiantes, funcionarios, representantes de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Ñuble, del Comité Verdad y Justicia de Ñuble, entre otros.

La académica del Departamento de Artes y Letras, Maritza Aburto Durán, explicó que el acto conmemorativo buscó homenajear a las víctimas de la dictadura militar instaurada tras el golpe de 1973. “La actividad se da en el marco de los 46 años del Golpe Cívico-Militar que terminó violentamente con el gobierno del Presidente Salvador Allende y con el Estado de Derecho en nuestro país, desatando una de las tragedias más grandes de la historia republicana de Chile. Vivimos la persecución, la prisión política, la tortura, muerte y desaparición forzosa de miles de chilenos y chilenas”, reseñó.

El jefe de gabinete de Rectoría, Juan Saavedra Vásquez, señaló que es fundamental cultivar la memoria, más aún en una institución como la Universidad. “Nuestros mártires lo exigen. Muchas veces se ha intentado ocultar la memoria, los horrores y el terror que dominó la vida política durante mucho tiempo. Recordar junto con nuestros estudiantes, académicas y académicos, funcionarios y agrupaciones es un deber ético y una responsabilidad con la historia que construimos a diario”, señaló.

El decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, expresó que el golpe militar marcó a toda una generación y supuso el quiebre de un proceso histórico y social. “Éramos jóvenes universitarios que estábamos construyendo universidad, la Universidad de Chile en su sede regional de Ñuble. Todos teníamos anhelos, sueños y esperanzas. Además de ser académicos éramos luchadores sociales. Ese día se nos derrumbó la historia. Quiero expresarles nuestro compromiso con la memoria histórica y con los Derechos Humanos. La memoria histórica no es solo un recuerdo, tiene que ser pedagógica, ética y moral”, manifestó.

La representante de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Ñuble, Teresa Retamal, valoró el compromiso de la UBB por mantener vivo el recuerdo de las víctimas de prisión, tortura, así como de los desaparecidos. “En esta Universidad siempre nos hemos sentido acogidas y respetadas. Han pasado 46 años desde el golpe y se nos ha ido la vida. Seguimos esperando la verdad y la justicia. Nosotros sabemos que quizás no vamos a lograr justicia, pero sí queremos saber qué hicieron con nuestros compañeros, padres, hermanos, esposos, nuestras familias desaparecidas y ejecutadas”, comentó.

Durante el acto también compartieron sus experiencias el integrante del Grupo por la Memoria Parque Brasil de Chillán, Jorge Ferrada; la profesional del Programa de Reparación y Atención Integral de Salud (PRAIS) Bárbara Elgueta; y el sacerdote de la parroquia de Chillán Viejo, Fernando Varas, quien fuera estudiante de la Universidad Técnica del Estado de Concepción en 1973,

La académica del Departamento de Ciencias de la Educación, Fancy Castro Rubilar, valoró la amplia participación de la comunidad y particularmente de las nuevas generaciones. “Creemos que estamos haciendo pedagogía de la memoria, porque si no estuvieran los jóvenes sería muy lamentable y siento que cada día se van motivando más. Ellos han sido los protagonistas. Han hecho una serie de trabajos y han estado preocupados todo este periodo. Eso significa que tenemos esperanza y futuro; un futuro de paz porque la educación para la paz se construye a partir de la memoria para no repetir los episodios del pasado. Necesitamos que haya luchadores por la justicia, por la verdad y por la paz”, reflexionó.

El programa del acto conmemorativo consideró una serie de expresiones artísticas como la presentación de la agrupación de danza Trabun, liderada por el profesor y director Camilo Bravo Núñez. La alumna Rocío Godoy de primer año de Pedagogía en Inglés interpretó “Te recuerdo Amanda” de Víctor Jara. Estudiantes de la carrera de Pedagogía en Educación General Básica representados por Karen Garrido de cuarto año y Carlos Alarcón de primer año, interpretaron la Cueca Sola con letra de Gala Torres. La estudiante de Pedagogía en Inglés Aline Aitken y Rodrigo Peralta, interpretaron el tema “Un viejo comunista” de Manuel García.




Estudiantes UBB aportan “Matemáticas para la vida” a internos de Chillán y San Carlos

  Estudiantes de Pedagogía en Educación Matemática desarrollaron el programa “Matemáticas para la vida”, que benefició a 29 personas del Centro de Cumplimiento Penitenciario de Chillán y del Centro de Detención Preventiva de San Carlos.

El estudiante Rubén Quezada, quien lideró la iniciativa, precisó que la actividad se realizó a través de un proyecto FADE de la Dirección de Desarrollo Estudiantil y contó con la colaboración de Gendarmería de Chile y de la propia Escuela. “Las personas de las unidades penales cuentan con cursos de nivelación para enseñanza básica y media. Sin embargo, los contenidos teóricos, en ocasiones, no necesariamente son los que ellos necesitan cuando recuperan su libertad. Por eso, queríamos entregar conocimientos prácticos y útiles en matemática doméstica y economía familiar, que les sirvan para enfrentar con éxito futuras situaciones”, ilustró.

Rubén Quezada destacó que incursionar en la enseñanza en el interior de los recintos penitenciarios, permite a los futuros docentes derribar mitos y fortalecer el concepto de la educación como uno de los factores determinantes para lograr la rehabilitación y la reinserción en la sociedad. “Para nosotros era muy importante vincularnos con una realidad distinta a la que observamos tradicionalmente en nuestra formación académica. Como futuros profesores creemos que podemos aportar algunas herramientas útiles de la matemática que pueden ser de provecho para los internos”, manifestó.

El director de la Escuela de Pedagogía en Educación Matemática, Rodrigo Panes Chavarría, enfatizó el sentido pedagógico y social del proyecto impulsado por los estudiantes, lo que llevó a la Escuela a gestionar distintas acciones de acompañamiento y coordinación. “Se trata de una iniciativa muy relevante porque la idean y lideran profesores en formación que logran vincular a la Universidad con instituciones del entorno, y al mismo tiempo ven fortalecidas sus competencias disciplinarias y pedagógicas. Creemos que en los escenarios ‘no tradicionales’ de enseñanza, como puede ser un centro de detención o penitenciario, nuestros profesores en formación también encuentran un camino de desarrollo profesional acorde a sus intereses y motivaciones”, aseguró.

El alcaide del Centro de Detención Preventiva de San Carlos, capitán de Gendarmería Agustín Gutiérrez, explicó que en dicho caso fueron 14 los usuarios que accedieron a las clases. “Fue una actividad bastante provechosa porque permitió a los usuarios del sistema conocer una matemática diferente, activa, práctica y no tan teórica. Para nosotros como Gendarmería estas son acciones poderosas en el lineamiento de la rehabilitación y reinserción, ya que el conocimiento para las personas que están privadas de libertad es una herramienta fundamental”, ilustró.




Adultos mayores valoraron alfabetización digital junto a estudiantes UBB


Adultos mayores del Programa Vínculos de la comuna de Chillán Viejo destacaron los aprendizajes obtenidos a través del proyecto de Vinculación con el Medio “Alfabetización digital en adultos mayores con el apoyo de alumnos de Pedagogía en Inglés”, dirigido por la académica del Departamento de Ciencias de la Educación, Dra. Nancy Castillo Valenzuela.

La Facultad de Educación y Humanidades cobijó el acto de cierre del proyecto que permitió capacitar a un grupo de 25 personas adultos mayores en nociones básicas sobre el uso del celular, manejo de WhatsApp, captura y envío de imágenes, registro y búsqueda de contactos telefónicos, búsqueda de información a través de Google, entre otras tareas que les permitirán involucrarse en forma más activa en los entornos digitales.

La integrante del Programa Vínculos de Chillán Viejo, Mireya Sandoval Medina, destacó que la invitación de las académicas de la Universidad, Nancy Castillo y Sandra Molina, representó una gran oportunidad.

“Sin duda los resultados han sido diversos, pero hemos ido perdiendo el temor a –no poder– pues gracias a esta oportunidad hemos sido capaces de comprender que envejecer no significa perder la capacidad de adaptarse al cambio, ni quedar anclado en el pasado. Gracias a la alfabetización digital hay un mundo de opciones para las personas mayores en el que es posible crecer, aprender y ampliar los horizontes”, comentó.

Mireya Sandoval destacó que los adultos mayores tienen mucho que aportar a la sociedad y están ávidos por aprender e integrarse activamente. “Hay un gran desafío para esta Universidad pública y estatal. Hay que atreverse a abrir las puertas a este grupo etario que en un tiempo más representaremos casi un 30% de la población del país. Las necesidades educativas abren un mar de oportunidades, pues no solo somos pasado, sino que también presente y queremos aprender”, reflexionó.

A su vez, los estudiantes de tercer año de Pedagogía en Inglés, Nicolás Contreras y Geraldine Maldonado, destacaron la actitud de los participantes. “Además de compartir contenidos, compartíamos anécdotas y vivencias de nuestras vidas; muchas veces nos asombrábamos por las similitudes que existían en algunos aspectos. Queremos agradecer que nos hayan entregado la confianza para ser sus monitores”, comentaron.

Los estudiantes también advirtieron que no solo alcanzaron aprendizajes al ejercer la docencia. “Aprendimos mucho de ustedes como grupo, pero también de forma más personal. Nos quedamos con muchas enseñanzas como su motivación, organización, humildad, entre muchas otras cosas que guardaremos por siempre. Nos sentimos muy afortunados de ser parte de este hermoso proyecto y de haberlos conocido. Sigan siempre con el deseo de aprender”, aseveraron.

El coordinador del Programa Vínculos de Chillán Viejo, trabajador social UBB, Maximiliano Duque, enfatizó que las casas de estudios superiores deben abrir espacios orientados a los adultos mayores, puesto que se trata de una responsabilidad país que trasciende a los municipios o instituciones específicas.

La académica del Departamento de Ciencias de la Educación, Dra. Nancy Castillo, destacó el rol de la tecnología como elemento de interés común para distintas generaciones. “La tecnología es parte de la vida cotidiana, ha impacto incluso en nuestras relaciones familiares. Esperamos que mantengan su motivación para continuar en futuros proyectos de esta naturaleza. Concluimos una etapa de nivel básico, pero hay otros elementos como las precauciones y los riesgos que se deben considerar cuando trabajamos con la tecnología y los entornos digitales”, argumentó.




Pedagogía en Educación General Básica tituló a nuevas profesoras y profesores UBB

La Facultad de Educación y Humanidades vivenció la ceremonia de titulación de 45 nuevas profesoras y profesores de Pedagogía en Educación General Básica. El Premio Universidad del Bío-Bío, máxima distinción académica, recayó en Juanita Riveros Ponce, en tanto que el Premio Desarrollo Estudiantil fue para Sujey Norambuena Acuña.

El acto solemne se realizó en el Aula Magna del Campus Fernando May y fue presidido por el Prorrector de la Universidad del Bío-Bío, Fernando Toledo Montiel, junto con el secretario académico Carlos Ossa Cornejo; el director del Departamento de Ciencias de la Educación, Miguel Friz Carrillo; la subdirectora de Desarrollo Estudiantil, Andrea Fuentes Méndez; la presidenta de la Federación de Estudiantes de la UBB, Catalina Crisóstomo Henríquez; académicas y académicos, así como familiares de los nuevos profesionales.

El director de la Escuela de Pedagogía en Educación General Básica, Rogelio Navarrete Gahona, destacó que la responsabilidad académica asumida por los jóvenes al ingresar a la Universidad, implicó esfuerzo, constancia en el estudio y sacrificios que hoy concluyen con éxito.

“A través de estos años de estudio habrán aprendido a valorar la labor del maestro; labor incomparable, por cuanto implica educar a las generaciones venideras de niños y jóvenes de esta patria. La profesión de educador tal vez sea la única que abrigue poderosas herramientas y mecanismos para la transformación de la sociedad en su conjunto; no existe ninguna otra llave más eficaz que permita abrir nuevos horizontes, nuevas perspectivas, nuevos mundos, a esos pequeños universos dinámicos y cambiantes que son los niños. Por esto, la misión del maestro no es cualquier misión; lleva instalada en su estructura más profunda imperativos éticos intransables”, aseveró.

La toma de juramento de rigor, que realizan los profesionales de la Educación egresados de la Universidad del Bío-Bío, fue oficiada por el secretario académico de la Facultad, Carlos Ossa Cornejo.

La máxima distinción del nivel de pregrado, el Premio Universidad del Bío-Bío, considerado un estímulo en la formación y la excelencia en el saber, fue para Juanita Riveros Ponce. Hizo entrega del galardón el Prorrector Fernando Toledo Montiel.

El Premio Desarrollo Estudiantil, que distingue al egresado o egresada que durante su formación profesional se ha destacado en atención a sus características integrales, se otorgó a Sujey Belén Norambuena Acuña, quien lo recibió de manos de la subdirectora de Desarrollo Estudiantil, Andrea Fuentes Méndez.

En la oportunidad se contó con la participación artística del concertista en guitarra clásica y profesor de Música, Javier Avarias Lara, junto con el estudiante de Pedagogía en Educación General Básica de la UBB, Carlos Alarcón.

Correspondió a la profesora Sujey Belén Norambuena brindar el mensaje de despedida en representación de sus compañeras y compañeros de promoción.




Congreso internacional en España destaca modelo de prácticas pedagógicas UBB

El XXVI Congreso Internacional de Psicología INFAD, celebrado en la Universidad de Salamanca, fue el marco en que la Dra. Juana Castro Rubilar, dictó la conferencia magistral “Formación Inicial docente y sus motivaciones en la Formación Práctica”, donde graficó la experiencia de la Facultad de Educación y Humanidades de la Universidad del Bío-Bío.

La conferencia de la Dra. Juana Castro dio cuenta del modelamiento de formación práctica levantado en la Facultad, donde se diseñó un itinerario de prácticas iniciales, intermedias y avanzadas, que transita en paralelo y se amalgama con la formación disciplinar y pedagógica de los estudiantes.

La Dra. Castro, quien lidera la Unidad de Prácticas de la Facultad de Educación y Humanidades, destacó que las motivaciones que los estudiantes de pedagogías evidencian frente a la formación práctica, representan un aspecto fundamental.

“Los estudiantes tienen una tremenda motivación por hacer su práctica en los centros escolares, porque así pueden confirmar si tienen o no vocación por convertirse en profesores y profesoras. El tema de las motivaciones surgió en el diagnóstico inicial que realizamos en la Unidad de Prácticas en la Facultad. Para nosotros es fundamental acoger esas motivaciones y conocer de los propios estudiantes cuáles son las necesidades que ellos tienen, para fortalecer su rol de profesores y profesoras en formación”, comentó.

Por esta razón, en las prácticas iniciales, las futuras y futuros docentes conocen los contextos escolares, analizan los establecimientos educacionales y aprenden sobre la forma en que se gestionan y administran dichos centros. En las prácticas intermedias, como son las prácticas pedagógicas en contextos diversos, los jóvenes ya se aprontan a hacer clases, de manera que al realizar la práctica avanzada o profesional ya poseen experiencias importantes.

La Dra. Juana Castro explicó que llamó la atención cómo Chile, a través de la Ley 20.903, ha fortalecido la formación práctica en las mallas curriculares de formación de profesores y profesora. “Alrededor de un tercio de las mallas de formación de profesores debe orientarse hacia la formación práctica de estudiantes. Esto llamó la atención porque incluso en España los jóvenes llegan a las prácticas el último año de formación disciplinar. Fue muy agradable constatar que como país, y como Universidad particularmente, estamos avanzando en un modelamiento de prácticas que nos permite llevar a los estudiantes tempranamente a los centros escolares”, enfatizó la académica.

También se valoró el sistema de convenios existentes entre la Universidad y la Facultad de Educación y Humanidades, y las 21 comunas de la Región de Ñuble, lo que permite contar con centros de práctica y afianzar la vinculación bidireccional con establecimientos educacionales, cuyos profesores y profesoras pueden concurrir a los seminarios y congresos organizados por la UBB. “Eso se ha logrado sistematizar y es muy relevante porque esos docentes son quienes trabajan con nuestros y nuestras estudiantes en práctica”, acotó la académica UBB.

La Dra. Juana Castro indicó que tras la conferencia fue invitada a participar en seminarios y congresos en Portugal, Uruguay, Venezuela, entre otros países. También se avizoró la suscripción de convenios de colaboración con la Facultad de Historia y Geografía de la Universidad de Salamanca, con la Facultad de Educación de Alicante y con la Universidad de Extremadura, lo que tributa directamente al plan de Fortalecimiento de la Formación Inicial Docente (FID) de la UBB.

“Habitualmente pensamos que en otros países estos temas ya están zanjados. Sin embargo, constatamos que poseen preocupaciones similares a las nuestras y que nosotros las hemos asumido de acuerdo a nuestro contexto. Hoy podemos decir con claridad que tenemos un Modelo de Prácticas a seguir en nuestra Facultad”, aseveró la Dra. Castro Rubilar.




Estudiantes de Grand Valley State University valoran aprendizajes en la UBB

El Programa de Español para Extranjeros de la Facultad de Educación y Humanidades, que dirige la académica Florencia Casanova Luna, del Departamento de Artes y Letras, recibe por sexto año consecutivo a 14 estudiantes de la casa de estudios norteamericana, quienes realizan una pasantía académica durante 3 meses, periodo en el que profundizan sus habilidades en el idioma español y sobre cultural latinoamericana.

La académica Florencia Casanova explicó que los jóvenes, además del idioma, también se interesan por conocer aspectos de la cultura y sociedad chilena y latinoamericana. La estadía se da en el marco del convenio existente entre la UBB y Grand Valley State University, a través del Programa de Español para Extranjeros.

“Los jóvenes son acogidos por familias de Chillán, lo que facilita su inserción en la comunidad. El Programa considera asignaturas referidas a Literatura y cultura latinoamericana; Lengua española y Gramática, y Español para Ciencias Médicas. Los alumnos y alumnas también disponen de tiempo para conocer distintos lugares del país y empaparse mayormente de la cultura e idiosincrasia de Chile”, describió la académica.

La nómina de estudiantes está compuesta por Barbara Clark, Stephanie Whitaker, Rebeccah Muir, Courtney Murray, Emily Goward, Gabriella Hancock, Sidnie Jackson, David St. Aubin, Natalie Najmy, Lily Plummer, Taylor Hinson, Hannah Rojas, Lexi Guerra y Alejandra Salinas.

Stephanie Whitaker estudia Medicina y optó por venir a Chile porque consideraba que podía ser una experiencia distinta a lo común y el programa también le permitía aprobar varios créditos. El español es útil porque trabajo con personas que hablan el idioma y a mí me gusta hablarlo. Ahora entiendo el español chileno y no es tan diferente”, precisó.

“Me gusta Chillán porque es pequeña. Hay muchos lugares interesantes y puedo caminar a todas partes. En mi ciudad en EE.UU. debo conducir a todos los lugares. Acá veo más transporte público”, señaló.

En tanto, David St. Aubin estudia Negocios Internacionales. Vino a Chile porque le agrada conocer culturas diferentes y porque le parece útil aprender el idioma. “La experiencia ha sido muy buena. Aquí es muy tranquilo y me gusta la familia que me recibe. Me gustan mucho los viajes porque los paisajes son hermosos y las experiencias son muy diferentes a lo que he vivido en EE.UU. He escalado un volcán y también practiqué paracaidismo”, precisó.

A su vez, Barbara Clark, estudiante de Negocios Internacionales, comenta que el español es un idioma común en EE.UU. Tuvo clases del idioma en el colegio y siempre le pareció atractivo. “Mi experiencia en Chile ha sido como una montaña rusa. Hay muchas cosas diferentes; hay cosas mejores y otras que no me gustan. Ahora estoy muy cómoda con mi familia, pero las primeras 3 semanas era muy frustrante, porque no me podía comunicar efectivamente con otras personas. Yo había estudiado español por muchos años y al llegar no entendía mucho porque el español de Chile es diferente. Ahora estoy muy feliz”, aseguró.

La joven Sidnie Jackson estudia Bioquímica y precisa que desea aprender más español puesto que su madre es originaria de Puerto Rico. “Quiero aprender mejor español para comunicarme con mi familia y también porque mi pololo es de Puerto Rico. Aquí es muy diferente a EE.UU., la gente es más relajada. En EE.UU. tengo un horario muy estricto pero aquí puedo hacer más cosas. Me gusta mi familia, el cariño de la gente y la comida acá es más sana y más barata que en EE.UU. No me gustan los perros en la calle, eso me llamó la atención. Yo vivo en Detroit y para mí Chillán es pequeña. Me gusta mucho y volvería a Chile con mi familia”, reflexionó.




UBB se suma a la Red de Universidades Unidas por la Infancia

La académica del Departamento de Ciencias de la Educación, Patricia Arteaga González, representará a la Universidad del Bío-Bío ante la Red de Universidades Unidas por la Infancia, iniciativa liderada por la académica de la Universidad de La Frontera (UFRO) Mahia Saracostti. La red de colaboración tiene como propósito aunar los esfuerzos de universidades, instituciones públicas y privadas, en la promoción y protección de los derechos de la niñez mediante la docencia, investigación y vinculación con el medio.

La académica del Departamento de Ciencias de la Educación, Patricia Arteaga González, explicó que ser parte de la Red de Universidades Unidas por la Infancia es fundamental, pues se podrá contribuir desde una perspectiva integral. “Es un tema transversal al que podemos contribuir desde distintos enfoques disciplinarios. El rol de la academia en el ámbito del desarrollo de la niñez es fundamental porque se puede aportar mediante la formación de profesionales cada vez más capacitados para trabajar con un enfoque de promoción y defensa de los derechos de la niñez, incorporando contenidos en la formación de pre y postgrado o generando herramientas e insumos para orientar el trabajo en este ámbito”, ilustró.

La directora de la Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia, académica Carmen Mena Bastías, comentó que se abren opciones para mostrar y compartir las investigaciones de las académicas de la carrera. Asimismo, se vislumbra la opción de generar vínculos para formular nuevas investigaciones en red.

“En virtud de nuestra experiencia como carrera acreditada por 7 años, tenemos mucho que decir y aportar a las políticas y lineamientos que se dan a nivel país respecto del trabajo con la infancia. Actualmente, estamos trabajando en una investigación de carácter interuniversitaria en Ñuble y Biobío relacionada con el juego en el primer ciclo. La Red nos ofrece una plataforma para compartir ésta y otras experiencias, y saber qué están investigando distintas universidades del país”, aseveró.

La iniciativa corresponde a una propuesta levantada por la Universidad de La Frontera definiendo una alianza que convoca a casas de estudio públicas, privadas y entidades gubernamentales. “La red de universidades está interesadas en promover los derechos de la niñez a través de la investigación científica, la docencia y la vinculación con el medio, poniendo a disposición de la política pública el bagaje cultural que poseen las universidades chilenas en colaboración con las instituciones internacionales de vanguardia en la temática”, describió la académica Arteaga González.

Hasta ahora, la red es conformada por académicas y académicos de la Universidad de la Frontera, Universidad de Tarapacá, Universidad de Valparaíso, Universidad Católica del Maule, Universidad Arturo Prat, Universidad de Los Lagos, Universidad de Aysén, Universidad Católica de Temuco y la Universidad del Bío-Bío.

Igualmente, se convoca a la Defensoría de la Niñez, UNESCO Chile, la Red de Empresas Unidas por la Infancia y universidades de Australia, Colombia y Reino Unido.




Académica UBB integra mesa técnica del Plan de Lectura Leo Primero

La académica del Departamento de Ciencias de la Educación de la Facultad de Educación y Humanidades, Mg. Ana Carolina Maldonado Fuentes, integra en calidad de especialista la Mesa Técnica sobre Lectura Inicial, convocada por el área de Formación Inicial de Educadoras y Docentes del Ministerio de Educación en el contexto del Plan de Lectura Leo Primero.

El Plan de Lectura “Leo Primero” considera entre sus objetivos que todos los niños y niñas del país aprendan a leer adecuadamente en sus niveles iniciales, puesto que diversos estudios precisan que un niño con mejor desarrollo de lectura logra mejores resultados de aprendizaje en las distintas asignaturas.

La académica Ana Carolina Maldonado explicó que el reciente encuentro se desarrolló en el Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas (CPEIP) del Ministerio de Educación y “tuvo por objetivo apoyar el Plan Leo Primero como política pública impulsada por el Ministerio de Educación de Chile, que tiene como meta que todos los alumnos y alumnas aprendan a leer en el nivel esperado, mejorando la calidad de los aprendizajes de niños a nivel preescolar y escolar”, señaló.

La Mg. Maldonado Fuentes sostuvo que la jornada de trabajo reunió a académicas y académicos especialistas en lenguaje para la Formación Inicial Docente, permitiendo dialogar respecto de la enseñanza de habilidades pre-lectoras en la Educación Parvularia y de las habilidades de comprensión lectora en la Educación Básica desde el enfoque psicosocial. “Se pretende impactar en los aprendizajes lectores de niños y niñas en los primeros años de escolarización, a partir de evidencias derivadas tanto de la investigación académica como de estudios sobre lectura inicial realizados en el marco de la calidad de la educación”, reseñó.

La Mesa Técnica también se constituye en un espacio para que dialogar y analizar las oportunidades de aprendizaje a partir de los programas formativos de las universidades y compartir potenciales mejoras a la actual propuesta formativa de las instituciones que forman docentes, aseveró la académica UBB.