Retos de la investigación educativa planteó investigador en conferencia a estudiantes del Doctorado de Educación UBB

“Observar, escuchar y comprometerse: retos de la investigación educativa para la defensa del territorio” se denominó la conferencia brindada por el académico de la Universidad Veracruzana de México, Dr. Bruno Baronnet, quien visitó la Universidad en el marco del Proyecto Fondecyt “Contextualización y territorialización de la gestión educativa de la escuela en La Araucanía”, que dirige el académico del programa Dr. Héctor Torres Cuevas.

La conferencia se desarrolló en el Salón Miguel Jiménez Cortés de la Facultad de Educación y Humanidades y consideró la participación de académicos y de estudiantes de pre y postgrado.

El Dr. Bruno Baronnet precisó que en los temas de investigación educativa resulta fundamental tener claridad sobre el sentido y el “para qué” de dichas iniciativas, pues de este modo se logran comprender las propias intensiones detrás de los objetivos y prácticas de investigación, aspectos que los investigadores no siempre son capaces de explicitar, sobre todo en etapas iniciales, según expresó.

“Las intenciones deben explicitarse no sólo en términos de ética, sino también en términos de procedimientos para levantar datos de campo, pero también para realizar el análisis de la información y luego la restitución de la información a las comunidades con quienes hemos trabajado o en la difusión del conocimiento producido en un marco universitario. Si tenemos objetivos es porque realmente tenemos una justificación de la investigación, pero también a veces tenemos temor de explicitar el compromiso social, político, cultural que tenemos con los sujetos asociados en la investigación”, aseveró.

El Dr. Baronnet explicó que los métodos de investigación empleados por las ciencias sociales proceden de las denominadas “ciencias duras”, que no se adaptan al estudio y naturaleza de los seres humanos, poseedores de conciencia, estrategias, cultura, además de ser eminentemente seres políticos.

“En la sociedad los actores tienen ideales, sueños, sobre todo cuando trabajamos con niñas, niños, adultos, que están implicados en movimientos sociales, luchas colectivas. Entonces, no explicitar nuestras intenciones sería un gran error metodológico, porque las personas con quienes trabajamos tienen muy claro porqué están luchando y para qué transformar la escuela”, ilustró.

El académico de la Universidad Veracruzana tomó como ejemplo los pueblos originarios del sur de México, entre ellos, pueblos zapatistas, aunque destacó que en América Latina y otros continentes existen diversos pueblos y culturas que luchan por transformar su educación, lo que demanda transformar igualmente los métodos de investigación para explicitar los compromisos del propio investigador.

La definición del “para qué” también se condice con el afán de descolonización de las ciencias sociales y de la educación, considerando el pluralismo epistemológico en los protocolos de investigación, lo que se vuelve aún más necesario cuando el investigador pretende trabajar con pueblo originarios. “Esta exigencia de tomar en cuenta el pluralismo, la diversidad epistemológica en nuestros protocolos de investigación, no es meramente una cuestión ética, sino también es una cuestión que tiene que ver con la honestidad y con las transformaciones necesarias que tenemos que hacerle a nuestras ciencias, que hay que recordar, provienen de un marco colonial, eurocéntrico y hasta ahora las ciencias han servido para dominar, someter, diferentes sujetos”, expresó.

El Dr. Baronnet también señaló que los investigadores deben dar cuenta de una responsabilidad social, cultural, política y científica, más aún si se trabaja en el contexto de las educaciones, puesto que hay diversas formas de hacer educación, según indicó.

Una de esas responsabilidades, explicó el académico, consiste en denunciar, y para ello es necesario comprender lo que ocurre mediante el análisis de los efectos e impactos de las políticas de educación pública en las escuelas, “que siguen haciendo lo que nos decía el fundador de la sociología de la educación, Emile Durkheim, quien hablaba de la educación a manera de moldear al futuro ciudadano. La educación está fabricando el hombre nuevo, y desde distintas ideologías estamos viendo que siempre hay un afán de los adultos por moldear a los niños según la manera que responde a un proyecto político, que en el siglo pasado fue un proyecto de construcción de naciones en América Latina, proyectos nacionalistas”, ilustró.

Sobre este punto, el Dr. Bruno Baronnet hizo referencia a la naturaleza adultocéntrica de las sociedades, donde las decisiones se toman desde las necesidades y prioridades que formulan los adultos hacia los niños. “Se nos olvida observar, mirar, escuchar activamente la palabra de los niños, cómo quieren jugar, cómo se aburren los niños de las formas de dar las clases. Se nos olvida observar  cómo les estamos inculcando valores y prácticas hegemónicas que tienen que ver con cantos, cuentos y contenidos escolares que son ajenos a su realidad, es decir, estamos en una situación donde la educación está descontextualizada, desterritorializada”, enfatizó.

Por estos motivos, explicó el Dr. Baronnet, es necesario mirar a los pueblos originarios, que desde el norte de América hasta Tierra del Fuego enfrentan la dominación hegemónica colonial y apuestan por construir experiencias curriculares pertinentes, culturalmente atrevidas y dignificantes, aseveró. “Son experiencias políticamente relevantes, porque responden a un proyecto propio, tienen sus proyectos de educación propios; en Chiapas hablan de proyectos de educación autónoma, porque los deciden de manera autónoma a través de asambleas, desde sus visiones de mundo”, manifestó.

En línea con lo anterior, el investigador argumentó que es necesario deconstruir las propias perspectivas de ver la escuela y los actores de la escuela. “Quienes están marcando pautas innovadoras para las escuelas, son justamente estas organizaciones indígenas que luchan para transformar la escuela; a veces lo hacen de manera muy callada, silenciosa, pero también quisiera decir silenciada, porque no son pueblos vulnerables, son pueblos vulnerados, y son pueblos que se atreven a construir alternativas que nos pueden enseñar mucho a quienes no somos indígenas”, acotó.

“¿Para quiénes y para qué una educación intercultural? ¿Para los pueblos indígenas? ¿Necesitan ellos interculturalizarse? No. Ciertamente, quienes tienen más necesidad de descolonializarse, ser menos racistas e interculturalizar sus maneras de ver el mundo somos quienes vivimos en los centros urbanos, a quienes se nos olvida voltear hacia estas innovaciones de pueblos, organizaciones campesinas, organizaciones barriales, que muestran que otro mundo es posible”, argumentó.

El Dr. Bruno Baronnet comentó que por eso se habla de “otras formas de construir educación”, que surgen desde prioridades más cercanas a los proyectos políticos que tienen los pueblos, los barrios y las comunidades que buscan liberarse de la dominación del Estado o que buscan negociar con el Estado mejores condiciones de aprendizaje para la niñez.




Grupo de Química y Biotecnología de Productos Naturales Bioactivos acogió pasantía de estudiante de postgrado de la USM

El estudiante del programa de Magister en Ciencias mención Química de la Universidad Técnica Federico Santa María (USM) de Valparaíso, Ernesto Valdés Espinoza, realizó una pasantía de investigación junto al Dr. Julio Alarcón Enos del Grupo de Química y Biotecnología de Productos Naturales Bioactivos. Durante su estadía académica, el estudiante de postgrado pudo interiorizarse sobre metodologías de evaluación de actividad insecticida desarrolladas en la UBB.

El Dr. Julio Alarcón Enos explicó que la estadía del estudiante se gestó a través del vínculo existente con el académico del Departamento de Química de la USM, Dr. Lautaro Taborga, quien desarrolla líneas investigativas sobre Química Orgánica, Síntesis de Compuestos con Actividad Biológica y Determinación de Estructuras por Espectrometría.

“El Dr. Taborga me invitó a participar como evaluador externo de la tesis de magister de Ernesto Valdés, pues ambos integramos la División de Química de Productos Naturales de la Sociedad Chilena de Química. Fue así como en el marco del IX Simposio Internacional de Química de Productos Naturales y sus Aplicaciones, organizado el 2016 por la División de Productos Naturales de la Sociedad Chilena de Química, la Universidad del Bío-Bío y la Universidad Técnica Federico Santa María, vislumbramos la posibilidad de esta pasantía”, explicó el investigador UBB.

Durante su estadía, Ernesto Valdés Espinoza, se abocó al aprendizaje de metodologías de evaluación de actividad insecticida, toda vez que evalúa el potencial uso de las plantas Calceolaria morisii y Calceolaria polifolia como insecticidas naturales.

“Ernesto está realizando estudios químicos y biológicos con un grupo de plantas Calceolarias que también hemos investigado junto al Dr. Carlos Céspedes Acuña. En nuestro caso nos referimos a Calceolaria integrifolia sensu lato y Calceolaria talcana”, aseveró el Dr. Alarcón Enos.

El estudiante de postgrado Ernesto Valdés, explicó que las especies Calceolaria morisii y Calceolaria polifolia han sido poco estudiadas científicamente, pero entre sus características se reconoce que no se ven afectadas por plagas o insectos, lo que daría cuenta de particularidades de sus mecanismos de defensa.

“Pretendo estudiar mayormente estas especies y realizar pruebas anti fúngicas, antioxidantes y ahora en particular estoy realizando una prueba insecticida. Así podría confirmar o descartar su potencial actividad como insecticida en la línea de la química de productos naturales”, aseguró.

Es así como ya efectuó ensayos de bio repelencia y de mortalidad contra los insectos Drosophila melanogaster, Cydia pomonella, Tenebrio molitor y Acanthoscelides obtectus.

“Nunca había hecho pruebas insecticidas. Estoy aprendiendo la técnica desarrollada por el Dr. Julio Alarcón, que está totalmente probada, según refieren diversas publicaciones científicas. Los resultados preliminares han sido bastante promisorios”, manifestó.




UBB y Universidad Politécnica de Wuhan delinean primeras investigaciones conjuntas

Una serie de entrevistas, reuniones y charlas sostuvo el académico del Departamento de Ciencias Básicas, Dr. Carlos Céspedes Acuña, en su estadía de investigación en la Universidad Politécnica de Wuhan, en el marco del memorándum de acuerdo suscrito entre la UBB y dicha casa de estudios superiores de la Provincia de Hubei, China.

Durante el mes de agosto recién pasado, la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado coordinó la visita a la Universidad del Bío-Bío de una delegación de Hubei, liderada por el director general del Departamento Provincial de Ciencia y Tecnología de Hubei, Yun Du, también integrada por Jinju Wang de la misma repartición; por el ingeniero de la Facultad de Biología y Farmacéutica de la Universidad Politécnica de Wuhan, Hongxun Wang, entre otros personeros chinos.

En la oportunidad se firmó un memorándum de entendimiento entre la UBB, el Departamento Provincial de Ciencia y Tecnología de Hubei y la Universidad Politécnica de Wuhan con el objetivo de trabajar colaborativamente en la creación de un Centro de Transferencia de Tecnología de Productos Agrícolas.

La estadía académica del Dr. Carlos Céspedes Acuña constituye el primer acto concreto de vinculación al alero del memorándum suscrito. “La UBB y la Región de Ñuble apuestan por fortalecer la colaboración con la provincia china de Hubei, con la Universidad Politécnica de Wuhan y especialmente con la Facultad de Biología y Farmacéutica. Esto ya es un hecho y la colaboración está en marcha” señaló el investigador.

El Dr. Céspedes Acuña sostuvo una serie de reuniones con investigadores de la Facultad de Ciencias de los Alimentos e Ingeniería y de la Facultad de Biología e Ingeniería Farmacéutica, donde igualmente brindó charlas y conferencias a estudiantes de pre y postgrado de esas facultades de la casa de estudios superiores. “La idea es impulsar la colaboración científica mediante el intercambio de académicos y de estudiantes de pre y postgrado. Poseemos algunas áreas de desarrollo similares y podemos colaborar en forma simbiótica. También dialogamos sobre posibles investigaciones futuras”, señaló.

El acuerdo firmado entre la UBB, la Provincia de Hubei y la Universidad Politécnica de Wuhan busca “promover el intercambio de estudiantes y académicos entre la provincia de Hubei y la Región de Ñuble; trabajar en obtener apoyo financiero para infraestructura y equipos tecnológicos para establecer el Centro de Transferencia de Tecnología de Productos Agrícolas; avanzar en la ejecución de proyectos con los sectores público y privado, para mejorar las relaciones y el desarrollo entre la provincia de Hubei, la Región Ñuble y otras regiones de Chile”, según se indicó inicialmente.

Asimismo, se definen áreas prioritarias de trabajo para el Centro de Transferencia Tecnológica de Productos Agrícolas: “Procesamiento de Alimentos; Logística; Procesos de Preservación; Tecnología de Procesamiento de Alta Calidad; Componentes Funcionales, Nutrición y Salud; Investigación Aplicada a Productos Agrícolas Chilenos; Economía Agroalimentaria; Ciencias de la Computación e Ingeniería de la Información; Desarrollo Rural y Enseñanza de Idiomas”.

Finalmente el Dr. Céspedes Acuña indicó que ya existen varios campos de investigación en áreas científicas y aplicadas. “Ellos están muy conscientes de la gran implicancia y absoluta necesidad de conocer profundamente el funcionamiento de los procesos químicos y bioquímicos de recursos naturales, con el fin de aplicarlos después a la innovación de nuevos productos de origen vegetal y animal, mirando hacia la importación y exportación de diversos productos. Están muy preocupados de generar nuevos conocimientos y buscar sus aplicaciones”, enfatizó.

El Dr. Carlos Céspedes Acuña también destacó y agradeció el apoyo recibido por parte de los profesores Dr. Xi Bondy y Dr.  Hongxun Wang, entre otros colegas investigadores de las facultades visitadas, según expresó.




Destacado académico italiano brindó conferencia sobre histórica Congregación religiosa Propaganda Fide en la UBB

El Dr. Mario Grignani, académico de la Pontificia Universidad Urbaniana de Ciudad del Vaticano y de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, desarrolló un completo programa de trabajo en la Universidad Adolfo Ibáñez y en la Universidad del Bío-Bío, en el marco del Proyecto Fondecyt 11160795 que dirige el Dr. Cristián Leal Pino, denominado “Vida conventual y formas de financiamiento en una Orden mendicante en Chile: Los franciscanos en el tránsito de la Colonia a la República”.

“La Congregación para la Evangelización de los pueblos o de Propaganda Fide” se denominó la conferencia abierta dictada por el Dr. Mario Grignani en el Auditorio Miguel Jiménez Cortés de la Facultad de Educación y Humanidades.

El profesor Mario Grignani es Doctor en Historia Eclesiástica por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma; licenciado en Historia Eclesiástica en la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma; bachiller en Teología en la Universidad Pontificia Lateranense de Roma; bachiller en Filosofía en la Universidad Pontificia Lateranense de Roma; y licenciado en Ciencias Políticas en la Universidad Católica del Sagrado Corazón de Milán.

Entre sus publicaciones destacan “La regla consueta de Santo Toribio de Mogrovejo y la primera organización de la Iglesia americana”; “Tratado sobre el Orden, el Matrimonio y La Extrema Unción de San Carlos Borromeo”; “Los Papas de las misiones del periodo postconciliar. De Pablo VI a Benedicto XVI”, entre otros.

El Dr. Mario Grignani explicó que “la «Congregación para la Evangelización de los Pueblos» (CEP) es la continuación de la «Sagrada Congregación de Propaganda Fide» (PF); de esta ha recibido y custodiado la herencia y, durante los cincuenta años de vida, ha sabido usarla para profundizar en la conciencia misionera y en el desarrollo de la actividad misionera indicados en el mandado del Evangelio (Mt 28,19) y en el decreto del Concilio Ecuménico Vaticano II Ad gentes, sobre la actividad misionera”, ilustró.

El Dr. Grignani precisó que Propaganda Fide fue instituida el 6 de enero de 1622 bajo el papado de Gregorio XV, y respondía a “las necesidades impuestas por el progresivo desarrollo de las misiones católicas en el orbe y entendía contrabalancear las injerencias y los abusos sucedidos en los territorios del Patronato español y del Padroado portugués causados por la concepción regalista; tales dificultades empeorarían bajo el sucesivo colonialismo (…) Con la institución de Propaganda Fide, el Sumo Pontífice iba a centralizar y a dirigir la obra misionera y la evangelización de los pueblos, y Propaganda era el órgano central supremo para la propagación de la fe”, describió.

Hacia el final de su conferencia, el Dr. Grignani comentó que la actual Congregación para la Evangelización de los Pueblos, antigua Propaganda Fide, coordina “las misiones de algunas regiones de las Américas, casi toda África, Oriente Extremo y Oceanía (no Australia), la casi totalidad de la Islas Filipinas. Según la constitución apostólica Pastor Bonus (1988) de san Juan Pablo II, corresponde «a la Congregación dirigir y coordinar en todo el mundo la obra misma de la evangelización de los pueblos y la cooperación misionera, salvada la competencia de la Congregación para las Iglesias Orientales». A la CEP le corresponde la directa y exclusiva competencia sobre sus territorios, salvada la competencia especifica de las CDF, Iglesias Orientales, Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Causas de los Santos, Educación Católica e Institutos de vida consagrada y Sociedad de Vida Apostólica”, manifestó.

El programa de la visita del Dr. Mario Grignani fue organizado por la Universidad Adolfo Ibáñez y la Universidad del Bío-Bío, con el patrocinio del Proyecto Fondecyt 11160795 “Vida conventual y formas de financiamiento en una Orden mendicante en Chile: Los franciscanos en el tránsito de la Colonia a la República”; el Departamento de Ciencias Sociales y la Dirección de Investigación y Creación Artística de la Universidad del Bío-Bío.

También consideró la colaboración del Taller de Cultura Regional, la Unidad de Patrimonio de la Municipalidad de Chillán, el Instituto O’Higginiano de Chillán, y de la Academia de Estudios Religiosos de la UBB.

El organizador de la actividad, académico del Departamento de Ciencias Sociales, Dr. Cristián Leal Pino, explicó que durante la visita, el Dr. Mario Grignani también participó en un workshop en torno al tema Órdenes Religiosas, Arte y Cultura, que reunió a especialistas de la Universidad Adolfo Ibáñez, Pontificia Universidad Católica de Chile, Universidad Los Andes, Universidad Tecnológica de Chile y de la Universidad del Bío-Bío.

El Dr. Cristián Leal destacó además la colaboración y apoyo del Dr. Rodrigo Moreno Jeria de la Universidad Adolfo Ibáñez, actor fundamental para la venida del Dr. Mario Grignani a Chile y a la UBB.

“La orden Franciscana fue muy relevante en la Congregación de Propaganda Fide, y de hecho desde 1756 el Colegio de Misiones de Propaganda Fide estuvo en Chillán; fue muy importante y es parte de la identidad de este territorio por su trabajo desplegado en las misiones, en la zona de frontera, entre otros temas”, explicó el Dr. Leal.

El Dr. Cristián Leal Pino precisó que a través de estas actividades se pretende discutir, analizar y comprender la vida conventual de los frailes con la finalidad de identificar sus problemas, conflictos y tensiones de la orden.

“Al visualizar a los franciscanos nos imaginamos una historia tremendamente interesante. Los primeros frailes llegados a Chile eran españoles, luego también habrá argentinos, chilenos e italianos. El convento se cerró en los tiempos de la Independencia y se reabrió con la llegada de la República. Nos asiste el interés de indagar y profundizar sobre su vida cotidiana, su formación, su mentalidad y sus frutos”, aseveró el académico.

El profesor Leal describió que uno de los temas abordados por Propaganda Fide era la selección de jóvenes para el oficio religioso, situación que se confirma en el Colegio de Naturales de los franciscanos en Chillán, que también consideró la formación de religiosos indígenas. “De los 64 indígenas que pasaron por el Colegio de Naturales de Chillán, cuatro fueron religiosos que asumieron ese rol y 2 fueron frailes franciscanos. Es una historia poco conocida que se debe rescatar”, ilustró.

Mesa Redonda con estudiantes

El programa académico también consignó la realización de una Mesa Redonda sobre “Religión, Cultura y Sociedad: Entre la Colonia y la República”. En ella participaron el Dr. Rodrigo Moreno de la Universidad Adolfo Ibáñez, quien expuso sobre “Religión y Ciencia en el mundo moderno: el efecto en las fronteras”; el Dr. Mauricio Rojas de la Universidad del Bío-Bío, quien se refirió a “Religión y Racionalidad: sus implicancias en la conformación de los estados nacionales”; el Dr. Cristián Leal y su ponencia “El clero regular y el desafío de -dejar de vivir en el siglo-”; y el Dr. Mario Grignani quien expuso sobre “La conciencia religiosa del hombre moderno”.




Investigador UBB desarrolla productos cárnicos reducidos en sodio listos para consumir

El académico del Departamento de Ingeniería en Alimentos, Juan Esteban Reyes, impulsa el proyecto financiado por la Fundación para la Innovación Agraria, FIA-PYT- 2016-0649, titulado “Desarrollo de productos cárnicos listos para consumir reducidos en sodio, mediante el uso combinado de tecnologías innovadoras: reformulación de ingredientes y altas presiones hidrostáticas”. En dicho marco convocó al Encuentro Técnico-Científico denominado “Estrategias para reducir el contenido de sodio en productos cárnicos”.

La actividad se desarrolló en dependencias del Hotel Diego de Almagro de Chillán y consideró la participación de dueños, técnicos e ingenieros en alimentos de fábricas elaboradoras de productos cárnicos procesados de la zona, quienes tuvieron la oportunidad de conocer y discutir los principales inconvenientes y avances tecnológicos destinados a lograr reducir el contenido de sal (sodio) en productos cárnicos procesados.

En la oportunidad, Juan Esteban Reyes, profesor asociado del Departamento de Ingeniería en Alimentos UBB, Mg. Sc. Mención Microbiología, expuso el tema “Desarrollo de productos cárnicos listos para consumir reducidos en sodio”, donde dio cuenta de los principales resultados obtenidos en el proyecto FIA que dirige.

El académico Juan Esteban Reyes Parra comentó que el excesivo consumo de sodio (sal) es una de las principales causas de la hipertensión arterial, lo que incrementa el riesgo de padecer accidentes cardio- y cerebro-vasculares. Es por ello que varios países han implementado estrategias para reducir su consumo.

“En Chile, la promulgación de la nueva ley de etiquetado de alimentos busca que la industria alimentaria haga una reducción progresiva de este nutriente crítico. Esta exigencia, supone un gran desafío para la industria cárnica, ya que la reducción de sal (sodio) en productos cárnicos procesados es una de las tareas más difíciles que deben enfrentar, debido a la naturaleza multifuncional que desempeña la sal. Este ingrediente ejerce un fuerte impacto sobre el sabor, la textura, el color y la estabilidad microbiológica”, aseguró.

El académico Reyes Parra describió que existen estrategias que pueden permitir la reducción del contenido de sal (sodio) en productos cárnicos procesados, sin mayor desmedro de sus propiedades texturales, sensoriales y microbiológicas.  “Entre ellas, destaca la reformulación de ingredientes, que se basa en la substitución parcial del cloruro de sodio (NaCl) por otras sales como el KCl, así como del uso de potenciadores y bloqueadores de sabores. También se cuenta con tecnologías como la alta presión hidrostática (APH), la cual permite paliar los efectos negativos de la reducción de sal, particularmente las asociadas con la retención de agua, textura, inocuidad y estabilidad microbiológica”, aseveró.

El profesor Juan Esteban Reyes explicó que resulta importante señalar que las estrategias para la reducción de sodio en productos cárnicos “siempre tendrán un costo más elevado que el de no reducirlo, pero tendrán la ventaja de crear nuevas oportunidades de negocio para alimentos más saludables, acorde con los requerimientos de las autoridades y los consumidores, haciendo a las empresas más competitivas y comprometidas con la sociedad”, señaló.

En la ocasión también expuso el ingeniero en alimentos Francisco González, representante técnico-comercial del Área Cárnicos de la División Alimentos del Grupo Blumos, quien se refirió a la “Reformulación de ingredientes para la reducción de sodio en productos cárnicos”.

En tanto, Luis Arancibia, tecnólogo en alimentos y asesor de Lab-Consultores, abordó el tema “Costos asociados a la elaboración de productos cárnicos reducidos en sodio”.




Estudiantes de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad de Antioquia realizan pasantía en el Laboratorio de Fisiología Vascular UBB

La estudiante del Doctorado en Ciencias Biológicas de la Universidad de Buenos Aires, Julieta Reppetti, y el estudiante Nelson Cupitra Vergara, quien cursa el Doctorado en Ciencias Básicas Biomédicas con énfasis en Fisiología, de la Universidad de Antioquia, fueron recibidos por el Dr. Carlos Escudero Orozco, en el marco de las colaboraciones establecidas a través de la Red Iberoamericana de Alteraciones Vasculares Asociadas a Trastornos del Embarazo (RIVA-TREM).

El Dr. Carlos Escudero Orozco, coordinador de la Red Iberoamericana de Alteraciones Vasculares Asociadas a Trastornos del Embarazo (RIVA-TREM), constituida por 9 países de Iberoamérica, comentó que la Red busca cimentar las bases de la colaboración entre los académicos integrantes, y un modo de concretar dicho vínculo es a través del intercambio de estudiantes.

“Julieta Reppetti y Nelson Cupitra provienen de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad de Antioquia, respectivamente. Se trata del primer intercambio oficial de estudiantes entre los países de la Red. Es importante además por que establece relaciones de colaboración con instituciones de amplia trayectoria en el área de la investigación en Fisiología y Biomedicina. Lo que se busca es estrechar vínculos entre académicos que poseen líneas de investigación comunes, y en este caso el hilo conductor son los vasos sanguíneos”, comentó el Dr. Escudero Orozco.

En primer lugar, la estudiante del Doctorado en Ciencias Biológicas, Julieta Reppetti, quien es Licenciada en Ciencias Biológicas de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, se desempeña en el laboratorio de Biología de la Reproducción perteneciente al Instituto de Fisiología y Biofísica Bernardo Houssay, que depende de la Universidad de Buenos Aires y del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

“El objetivo de mi doctorado es evaluar cómo funcionan distintos transportadores (acuaporinas) en las células endoteliales de la microvasculatura placentaria y para eso necesitaba aislar esas células, que es una técnica de rutina en el laboratorio del Dr. Carlos Escudero”, expresó Julieta Reppetti.

Complementa el Dr. Escudero: “Efectivamente, Julieta pudo conocer esta técnica. Eso grafica que la UBB también está entregando nuevo conocimiento interesante de compartir con universidades más complejas y con mayor trayectoria investigativa”.

Julieta Reppetti precisó que su tutor de tesis de Doctorado, Dra. Alicia Damiano, así como la codirectora, Dra. Nora Martínez, quienes forman parte de la Red Iberoamericana -RIVA-TREM-, le comentaron sobre el trabajo colaborativo que desarrollan junto al Dr. Carlos Escudero Orozco, y juntos decidieron postularla para una beca del Programa Latinoamericano en Investigación en Salud Sexual y Reproductiva (PLISSER), que le permitió realizar esta pasantía en el Laboratorio de Fisiología Vascular de la Universidad del Bío-Bío.

“La experiencia ha sido muy positiva. He logrado los objetivos trazados y estoy muy conforme con lo aprendido”, aseveró Reppetti.

En el caso de Nelson Cupitra Vergara, Licenciado en Biología de la Universidad Tolima de Colombia y , actualmente Doctorando en Ciencias Básicas Biomédicas con énfasis en Fisiología, de la Universidad de Antioquia, el Dr. Carlos Escudero explicó que su visita se orientó a conocer diversas técnicas de rutina del Laboratorio tales como la complementariedad entre el modelamiento matemático y biológico con el fin de estudiar la progresión del cáncer; técnica de análisis de la circulación cerebral; y procedimientos generales de trabajo de biología celular y molecular.

“El Dr. Raúl Narváez Sánchez, tutor de mi Doctorado, y jefe del Grupo de Investigación en Fisiología y Bioquímica (PHYSIS), me informó que podía realizar una pasantía junto al Dr. Carlos Escudero Orozco. Mis objetivos apuntan al aprendizaje. Mi modelo de trabajo es un poco más macro, puesto que trabajo directamente con arterias de pacientes con cáncer, en tanto que el laboratorio del Dr. Escudero trabaja a nivel de cultivo celular. Entonces, vine a aprender cómo se trabaja con células endoteliales y biología molecular”, describió Nelson Cuprita.

Según indicó Cupitra, la experiencia ha sido enriquecedora. “Yo no había trabajado con cultivo celular, entonces, es una nueva área que se abre, y que desde mi punto de vista, me va a ayudar a solucionar muchos de los vacíos argumentales que tengo en mi trabajo”, ilustró.

El Dr. Escudero Orozco expresó que la visita de pasantes, así como las actividades académicas realizadas durante el último año en Bolivia, Cuba, Estados Unidos, Inglaterra, Suecia, y Brasil, como fruto de su rol como coordinador de la Red Iberoamericana RIVA-TREM, le han permitido visualizar que desde la Universidad del Bío-Bío se puede aportar en el área de Biomedicina de forma  competitiva y generosa, e interactuar en condiciones de igualdad con otros referentes científicos. “Nos hace falta eso sí, incrementar nuestra infraestructura y capital humano en forma local. Además, localmente también nos beneficiamos de la transferencia de conocimiento” puntualizó.

El investigador UBB comentó que de igual modo, ambos estudiantes visitantes han compartido experiencias de sus laboratorios de origen, dando paso a una relación virtuosa que genera y profundiza líneas y preguntas de investigaciones futuras.  “La visita de los pasantes Reppetti y Cupitra ha generado gran motivación entre nuestros propios estudiantes e integrantes del Laboratorio de Fisiología Vascular. Las discusiones que se han dado en el laboratorio han sido verdaderamente muy provechosas y se materializarán en colaboraciones futuras”, aseveró el Dr. Escudero.




Doctorado en Educación en Consorcio UBB inauguró confortable espacio de estudio para sus alumnos

La sala se ubica en el Edificio de la Facultad de Educación y Humanidades, considera 10 cubículos con sus respectivos computadores, y se encontrará disponible entre lunes y sábado en horario de funcionamiento de la Facultad.

Un importante paso que fortalece el programa de Doctorado en Educación en Consorcio UBB se vivió con la inauguración de la Sala de Estudios especialmente habilitada para ese fin, lo que supondrá una mayor comodidad para los estudiantes que cursan dicho postgrado acreditado.

El acto se desarrolló el jueves 23 de agosto en la Facultad de Educación y Humanidades y fue presidido por el decano Marco Aurelio Reyes Coca y el Director del Programa Dr. Omar Turra Díaz. Autoridades invitadas fueron el entonces Director de Postgrado, Dr. Sergio Vargas Tejeda y el Director del Departamento de Ciencias de la Educación, Dr. Miguel Friz Carrillo, además de  académicos y estudiantes del programa.

El director del Doctorado, Dr. Omar Turra Díaz, comentó que la sala cuenta con 10 módulos de trabajo que serán directamente asignados a los alumnos del programa. Serán los propios estudiantes quienes administrarán la sala considerando horarios de ingreso y salida, según se indicó.

“Es un logro muy importante porque permitirá que los estudiantes del programa dispongan de un espacio exclusivo para su trabajo académico. Nuestros alumnos valoran mucho este avance porque tienen la posibilidad de disponer de computadores, dejar sus libros y materiales, concentrando su trabajo en un espacio definido y muy cómodo”, precisó el Dr. Turra Díaz.

El Dr. Omar Turra comentó que actualmente el Doctorado dispone de 2 amplias salas en la misma Facultad, las que se destinan a las actividades académicas propiamente tales, y en lo sucesivo se pretende contar con oficinas para profesores visitantes en sintonía con el objetivo de internacionalizar el programa.

Junto al afianzamiento de espacios físicos apropiados, también se constata una relevante consolidación del claustro académico del Doctorado. “Claramente hemos ido avanzando en los aspectos académicos del Doctorado, específicamente en la productividad científica en educación. Aquello se refleja, a modo de ejemplo, en el último Anuario Estadístico de la UBB, donde se posiciona al Departamento de Ciencias de la Educación con un alto número de publicaciones ISI y Scielo, siendo buena parte de ellos generados por académicos que integran el claustro del Doctorado. Además, la mayoría de nuestros académicos se encuentran desarrollando proyectos Fondecyt u otros prioritarios”, destacó el Dr. Turra.

Coloquio de Avance de Tesis Doctoral

El Dr. Omar Turra Díaz también dio cuenta del Coloquio de Avance de Tesis Doctoral, acto académico que permitió conocer los progresos de los actuales 3 tesistas doctorales: Francisco Rodríguez Alvial, Loreto Mora Olate y Máximo Escobar Cabello.

“Fue muy interesante porque se van perfilando los avances, los resultados preliminares y el ritmo de dichas investigaciones. Además, se convocó a los estudiantes de las distintas sedes del programa de Doctorado en Consorcio, de la Universidad Católica del Maule, Universidad Católica de Temuco, Universidad Católica de la Santísima Concepción y la propia Universidad del Bío-Bío, así como a los respectivos docentes”, argumentó el Dr. Turra.

Los tesistas fueron evaluados por docentes internos del programa así como de otras universidades, entre quienes se contempló a la Dra. Nelly Lagos, el Dr. Héctor Cárcamo, el Dr. Iván Sánchez de la UBB, junto a la Dra. Andrea Precht de la Universidad Católica del Maule, el Dr. Segundo Quintriqueo y el Dr. Daniel Quilaqueo, ambos de la Universidad Católica de Temuco.

“El coloquio fue muy provechoso y de gran aporte, no solamente para los estudiantes que se están evaluando, sino también para aquellos de cursos menores que observaron estas presentaciones”, reflexionó el Dr. Omar Turra.




Referente nacional de Bioética Dr. Manuel Santos Alcántara protagonizó Primer Workshop de la disciplina en la UBB


“Regulación de la Investigación Científica: Estado Actual y Desafíos” se denominó el Primer Workshop en Bioética de la Universidad del Bío-Bío. El espacio congregó a especialistas de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Universidad de Chile, Universidad de Santiago, Comisión Nacional de Bioética y de la propia UBB.

“Generar un espacio de conversación reflexiva plural, multidisciplinaria y crítica, en torno a problemas éticos frecuentes dentro de la investigación científica, estimulando el proceso de autocrítica y concienciación entre los estudiantes e investigadores de la enorme responsabilidad que implica investigar en Ciencias”, fue el principal objetivo del Primer Workshop en Bioética de la Universidad del Bío-Bío, organizado a través de la Facultad de Ciencias y el Magíster en Ciencias Biológicas en alianza con la Sociedad Chilena de Bioética

La conferencia inaugural fue dictada por el Doctor en Genética y especialista en Bioética, Manuel Santos Alcántara, presidente de la Sociedad Chilena de Bioética, quien expuso sobre “Concepto y Principios de Bioética” y luego sobre “Aspectos Bioéticos de la Investigación Científica con Seres Humanos”.

Al iniciar la conferencia el Dr. Santos Alcántara precisó que su postura bioética es más cercana a la corriente personalista que principialista, y no concuerda con la corriente utilitarista ni con la transhumanista. Esta definición es fundamental porque existen distintas perspectivas antropológicas sobre este tema.

“Esta es una muy buena iniciativa surgida en la Universidad del Bío-Bío, porque hoy no se puede realizar ninguna investigación científica sin que se respeten algunos requisitos éticos, particularmente, en todo lo relacionado con investigación en seres humanos, animales, plantas, bacterias. El científico tiene una responsabilidad frente a la sociedad respecto a los estudios que pueda hacer con toda forma de vida. En este contexto, quien regula esta normativa sobre cómo hacer investigación respetando la vida en todas sus formas es precisamente la Bioética”, expresó el conferencista.

El especialista comentó que es el investigador Van Rensselaer Potter, en la década de 1970, quien acuña el concepto y definición de Bioética. El científico advierte que la supervivencia de todo el ecosistema se encuentra en peligro debido a la ruptura entre el saber científico y el saber humanístico. Por ello propone establecer un puente entre la cultura científica y la humanista, rol que desempeñaría la Bioética, con el objetivo de enseñar a cómo usar el conocimiento en el campo científico-tecnológico. En su perspectiva, la Bioética debe unir los valores éticos, no sólo referidos al hombre sino a la biósfera y los hechos biológicos, puesto que ello permitiría la sobrevivencia del ecosistema.

El Dr. Manuel Santos Alcántara explicó igualmente que la Bioética considera las áreas de la Biomedicina que atañe a seres humanos y animales de experimentación; Estudios Sociales, referidos a los seres humanos; Biología, donde se considera a microorganismos animales y plantas; y la Ecología.

Los modelos o corrientes de la Bioética se sustentan en las distintas concepciones del hombre, es decir, el modelo ético que se utilizará se sustenta en una mirada antropológica específica. Es así como se identifican los siguientes modelos: Ética Deontológica o Kantiana, Principialista, Relativista (Casuista, Utilitarismo), Personalista, Casuista, Sociobiologista, Ética de la Virtud (Bienes Humanos) y Transhumanismo, según ilustró el Dr. Santos Alcántara.

Acto inaugural

El Workshop se desarrolló en el Aula Magna del Campus Fernando May y consideró la participación de autoridades universitarias, académicos y académicas, estudiantes de pregrado y de postgrado, junto a los conferencistas invitados.

La prorrectora de la Universidad del Bío-Bío, Gloria Gómez Vera, felicitó y reconoció la pertinencia y necesidad de reflexionar sobre el tema que propuso el Workshop. “Efectivamente, podemos decir que los investigadores e investigadoras poseen una óptima formación científica, disciplinar y con toda seguridad, también personal. Sin embargo, ello no impide que en el desarrollo de sus tareas investigativas se vean enfrentados a dilemas, a profundas disquisiciones que nos plantean interrogantes, porque la naturaleza de la cuestión que se analiza es compleja, no se revela con claridad como el blanco o el negro, sino más bien como un área nebulosa o difusa”, aseguró.

Lo anterior, cobra plena relevancia cuando dichas investigaciones se vinculan con las personas, con los seres vivos y el medioambiente, agregó la prorrectora. “Como lo hemos dicho, el poseer una formación científica no siempre es garantía de un proceder ético. La historia nos enseña que con el argumento de la investigación científica, en más de una ocasión se han traspasado límites y se han cometido abusos”, advirtió.

En tanto, el decano de la Facultad de Ciencias, Dr. Fernando Toledo Montiel, citando al Dr. Van Rensselaer Potter, enfatizó que “-a medida que se ingresa a la era del tercer milenio, cada vez estamos más conscientes del dilema formulado por el aumento exponencial del conocimiento, sin un aumento de la sabiduría necesaria para manejarlo-. Se refería (Van Rensselear Potter) con preocupación a la fragilidad del uso de este conocimiento, el cual no necesariamente tiene por objetivo la supervivencia humana o la mejora de su condición”, manifestó.

El decano Toledo Montiel precisó que en virtud de lo anterior, el desafío para las universidades es la adecuada aproximación a los dilemas que conciernen al campo de la Bioética en una visión abarcadora de todas las manifestaciones de la vida.

“Para ello debemos tener presente algunos fenómenos que deben formar parte de nuestra reflexión crítica constante. La globalización, como fenómeno que incide fuertemente en los equilibrios de la vida; la interculturalidad, que reclama nuevos y urgentes esfuerzos de diálogo entre culturas diferentes y la búsqueda de caminos convergentes en torno a problemas que se observan comunes; la rehumanización de la producción del conocimiento, como necesidad de buscar caminos convergentes, orientados a recuperar la capacidad de unir a la sociedad. Y quizás un cuarto punto, nuestra creciente falta de nivel de conciencia sobre el sentido de la responsabilidad compartida, y no ser conscientes, a veces, de que somos parte de una cultura que debe nutrirse de prioridades con sentido para el crecimiento de la sociedad. En suma, no tenemos a veces conciencia de que estamos invitados a promover y a aportar los equilibrios dinámicos sobre los que descansa la vida”, advirtió.

El Dr. Toledo comentó que en este sentido las universidades tienen una gran oportunidad de formación, pues a partir de la valoración de la autonomía moral de los miembros de la comunidad, las interdependencias y convergencias que se generan en torno a valores compartidos, el pensamiento ético emerge como una herramienta fundamental para valorizar la dimensión del diálogo, los consensos y los acuerdos capaces de orientar la toma de decisiones fundadas en la prudencia y responsabilidad, como sello de actuación de las personas que componen una institución.

El coordinador general del Workshop, Dr. Enrique Zamorano Ponce expresó un especial reconocimiento a la Sociedad Chilena de Bioética en la persona de su presidente, Dr. Manuel Santos Alcántara, por confiar y brindar su apoyo a la realización del encuentro.

“Desde que Van Rensselaer Potter acuñara el término bioética en la década de los años 70, esta joven disciplina ha adquirido una importancia gravitante en el desarrollo de diferentes líneas de investigación. Y pese a que la bioética se ha desarrollado en estrecha relación con la esfera sanitaria y ha sido considerada como aquella disciplina que da respuesta a los cuestionamientos éticos generados por el avance de la ciencia y la técnica y su aplicación en la medicina, este no es su único objeto de estudio”, comentó el investigador UBB.

El Dr. Zamorano Ponce precisó que la bioética, como ética aplicada, pretende dar solución a las contrariedades morales que germinan, ya sea en la relación del hombre con el resto de la biósfera y las generaciones futuras; de la relación del sujeto con las instituciones de la sociedad; como de la relación entre los individuos durante la atención sanitaria o la ejecución de un protocolo de investigación.

“Es así que en el ejercicio de la bioética, independiente del ámbito, se identifican los problemas, se formulan principios legítimos y razonables, se especifican los posibles contextos de su uso, y se aplican reglas en casos concretos. Por lo tanto, el modelo de la ética es transdisciplinar, procedimental y dialógico, es decir, un diálogo entre oyentes con distinta formación, experiencias y creencias en condiciones de reconocimiento recíproco, los cuales comparten y contextualizan el significado de los conceptos que utilizan, con el fin de lograr un discurso que sea legítimo socialmente y que permita el entendimiento en una sociedad pluralista que presenta diversos códigos morales”, describió.

El Dr. Zamorano subrayó que la bioética es necesaria para mediar la relación entre las ciencias de la vida y los valores que son esenciales para la sociedad. Asimismo, la bioética es trascendental en el contexto actual y las reivindicaciones relacionadas con el bienestar humano y del medioambiente.

“Nuestros tiempos requieren valores consistentes en el trabajo científico. La Bioética, exegética en su fundamento, es un área multidisciplinaria del conocimiento cuyo objeto de estudio es la vida, su conservación y progreso. Se ocupa de examinar y precisar aquellos elementos que proporcionan una óptima conducta humana con relación a la vida, referida a la humanidad, a la vida animal o vegetal así como del medio en que puedan darse los contextos admisibles para la convivencia”, reflexionó.




Académico UBB publica libro sobre el primer obispo de Chillán: “Martín Rücker Sotomayor. Una vida sin ‘descanso en el trabajo’ (1867-1935)”

El académico del Departamento de Ciencias Sociales, Dr. Marco Antonio León, director del programa de Magíster en Historia de Occidente, publicó su último libro a través de la Sociedad de Historia de la Iglesia en Chile y del Centro de Estudios Bicentenario. La obra aborda la trayectoria vital de Martín Rücker, el primer obispo de la Diócesis de Chillán creada en 1926.

El Dr. Marco Antonio León explicó que el título de la publicación toma parte del lema episcopal del obispo, en alusión al constante trabajo desarrollado por Rücker Sotomayor durante toda su vida. “Martín Rücker fue un religioso bastante trabajador y muy sistemático. Antes de convertirse en obispo de Chillán, pasó por varios escenarios geográficos y tuvo también distintos cargos y responsabilidades. Fue profesor del Seminario de Valparaíso; vicario apostólico de Tarapacá; vicario general del Arzobispado de Santiago; rector de la Universidad Católica; y decano de la Facultad de Teología cuando funcionaba en la Universidad de Chile”, precisó.

Con posterioridad a la promulgación de la Constitución de 1925, que separa definitivamente a la Iglesia del Estado, Rücker Sotomayor recibe la gobernación eclesiástica de Chillán y en 1926 asume la transformación de dicha gobernación en obispado, convirtiéndose en el primer obispo de la Diócesis de Chillán conformada por buena parte de lo que hoy es la provincia de Ñuble.

“Martín Rücker tiene una labor muy significativa y le correspondió protagonizar varios acontecimientos de la época, como la matanza de Santa María de Iquique, donde en su calidad de vicario apostólico intentó moderar los ánimos. Luego, en la Diócesis de Chillán, fundamentalmente deberá desarrollar y profundizar la evangelización en la zona, estableciendo nuevas congregaciones, nuevas obras sociales, favoreciendo el apoyo a la evangelización y a las misiones en las zonas rurales, activando el culto en la ciudad y en otros centros poblados menores”, describió el Dr. Marco León.

El investigador UBB precisa que Martín Rücker también destaca por ser un buen escritor. De ello dan cuenta los diarios de viaje que se encuentran en el archivo del Obispado de Chillán; las Conferencias Populares y las distintas cartas pastorales que formula. “La Revista Católica da buena fe de las pastorales que él se encarga de redactar, es un escritor bastante prolífico, aparte de no descuidar el trabajo pastoral”, enfatiza el autor.

“Mi idea con este trabajo no es entregar una visión idealizada ni una hagiografía de un hombre de la Iglesia Católica. El personaje me interesa porque estimo que a través del estudio comprensivo y analítico de su biografía se puede comprender un contexto de época y en este caso un contexto local, como es el de Chillán entre la década de 1920 y mediados de los ’30 del siglo XX”, afirmó el Dr. León.

El Dr. Marco Antonio León señaló que el libro considera también una selección de escritos de Martín Rücker. “Esos escritos son fundamentalmente sus pastorales, pero también algunos documentos dispersos que se encontraban tanto en el archivo del Obispado de Chillán, como en otras publicaciones que no siempre son de fácil acceso. Se escogió dichos textos en atención a que el propio Rücker manifestó en algún momento que le parecían significativos y también se eligió otros porque ayudan a complementar y explicar la biografía del obispo”, argumentó León.

El Dr. León aseveró que el periodo 1867-1935, que marca el nacimiento y deceso del religioso, es una época marcada fundamentalmente por el proceso gradual de secularización social que vive Chile, que de alguna manera adquiere su concreción con la Constitución de 1925 que define la separación de la Iglesia y el Estado.

“También es un periodo interesante porque se confirma la presencia, cada vez más significativa, de otros credos religiosos, especialmente del protestantismo y también irrumpen nuevos idearios sociales, como son las ideas comunistas y socialistas. Es un escenario con el que la Iglesia Católica y sus representantes tienen que aprender a convivir o a coexistir. A veces en una lógica de enfrentamiento y a veces en una lógica de aceptación; aceptar que el mundo se ha vuelto más complejo y las ideas también son más complejas y diversas, y que finalmente hay que coexistir con ellas”, ilustró.

Origen de la publicación

El Dr. Marco Antonio León precisó que el origen del libro “Martín Rücker Sotomayor. Una vida sin ‘descanso en el trabajo’. (1867-1935)”, se remonta a su época de estudiante de pregrado en el Instituto de Historia de la Pontificia Universidad Católica de Chile, específicamente, en el seminario sobre Historia de la Iglesia en Chile que impartía el académico Marciano Barrios Valdés.

En ese entonces, el profesor Marciano Barrios dirigía una colección que fue conocida como el Episcopologio Chileno, un estudio en 4 tomos sobre los obispos del periodo colonial. Ese estudio sobre los obispos chilenos pretendía tener una segunda parte relativa a los obispos y a las diócesis creadas con posterioridad a la Constitución de 1925.  Si bien el profesor Barrios Valdés editaba en la práctica dicho esfuerzo investigativo, oficialmente era el arzobispo de Santiago de la época, Carlos Oviedo Cavada, quien figuraba como director.

“En el marco del seminario de investigación el profesor Marciano Barrios propuso que trabajáramos distintos obispos, con las pretensión de generar capital cultural investigativo. Él corregiría esos trabajos y además se daba la oportunidad de publicar los trabajos en la segunda parte del episcopologio. Pero la proyectada segunda parte no se concretó debido al alejamiento de Oviedo Cavada del Arzobispado de Santiago y a su posterior deceso”, comentó el Dr. León.

El actual académico UBB escogió en este entonces (1992) la figura del obispo Martín Rücker Sotomayor, porque le llamó la atención la presencia de un religioso de ascendencia alemana en la zona centro-sur de Chile. Como la segunda parte del episcopologio nunca se publicó, el Dr. León vislumbró la posibilidad de publicar su trabajo como un artículo largo. De hecho, en 1998 pudo acceder al Archivo del Obispado de Chillán donde consultó nuevos documentos que le permitieron complementar lo que ya tenía.

“Pude revisar algunos cuadernos y la correspondencia. Luego guardé esa investigación y con los años siempre volvía a ella. El material empezó a crecer y me di cuenta que lo que inicialmente se había pensado como un artículo para el episcopologio y luego como artículo largo, podía transformarse en un libro. En función de ello, siempre estuve tratando de complementar y actualizar la bibliografía y la información que tenía de Martín Rücker. Claramente, al trabajar en Chillán me hizo mucho más sentido sacar adelante esta obra, que también era una forma de conocer algo de la historia de la ciudad en el siglo XX”, manifestó el Dr. Marco Antonio León.

La obra se encuentra disponible en la Feria Chilena del Libro y en Librería Antártica.




Libro de académico UBB indaga en la obra de E. Duhart y la ciudad universitaria penquista

Emilio Duhart: Elaboración de un espacio urbano. Ciudad universitaria de Concepción es el título del libro del director del Departamento de Diseño y Teoría de la Arquitectura Cristian Berríos, publicado bajo los sellos LOM y Ediciones UBB y presentado a la comunidad penquista el miércoles 8 de agosto. La obra recoge los desarrollos teóricos, culturales e institucionales que hicieron posible el campus de la Universidad de Concepción, UdeC, así como las claves de la formación y procesos de reflexión del arquitecto que condujo el proyecto para su ampliación, de 1957 a 1967. De lectura fácil, pero de contenido riguroso y profundo, está destinado a convertirse en un documento referencial, señalaron los académicos que comentaron el texto en su presentación en nuestra ciudad.

El acto se llevó a cabo en dependencias de la Pinacoteca y contó con la asistencia del rector de la Universidad de Concepción Carlos Saavedra, el rector electo Mauricio Cataldo y el decano de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño de la Universidad del Bío-Bío Roberto Burdiles, los directores de Extensión de ambas casas de estudio, directivos universitarios, docentes, investigadores, estudiantes, profesionales e invitados.

En la oportunidad, Berríos indicó que el libro surgió de su tesis doctoral en la Universidad Politécnica de Cataluña. Recordó que, aunque no nació en Concepción, estudió en la UBB y conocía y muchas veces recorrió el campus de la UdeC. Sabía de su belleza y de la importancia de la Universidad para la ciudad y el país.  Sin embargo, sólo cuando estuvo en Barcelona aquilató su valor y su condición ejemplar de cómo la arquitectura puede generar un espacio urbano que propicia el encuentro entre las personas, dijo.

Agregó que el estudio constituye la culminación de un ciclo que partió el año 2008 cuando, a raíz de una clase magistral de los arquitectos Sergio García Molina y Gonzalo Rudolphy, comenzó a acercarse a la obra de Emilio Duhart. Duhart cruza la arquitectura y el urbanismo, inquietud que se manifiesta desde su proyecto de título y en sus estudios en Harvard, con Gropius, en La Sorbonne y con Le Courbusier.  Le preocupa igualmente la pérdida de la escala humana como unidad de medida que evidenciaba la arquitectura moderna de mediados del siglo XX.

Berríos subrayó que en su proyecto para la ampliación del Campus penquista, Duhart prioriza su definición como espacio público por sobre una arquitectura artificiosa. No hay edificios con carácter sino un conjunto con carácter, que se conecta con la calle y la ciudad. Añadió que la propuesta da cuenta también de la capacidad del arquitecto de mirar la historia e insertarse en la tradición, así como de los cambios en las formas del hacer universitario e intelectual de su tiempo. De esta forma, logra dar forma a uno de los lugares más identitarios de nuestra ciudad.

El libro incluye, junto a un sinnúmero de fuentes bibliográficas y testimonios, registros fotográficos y planos de los archivos de Duhart, donados a las universidades de Concepción y Católica de Santiago, a los que el autor agradeció su colaboración. Berríos tuvo también expresiones de gratitud hacia el ex rector de la UBB, Roberto Goycoolea Infante, recientemente fallecido, que trabajó junto a Duhart.

Comentarios

Es un texto complejo, que ahonda en tres temáticas: Emilio Duhart, la ciudad universitaria penquista y la elaboración de un espacio urbano moderno, desde dos dimensiones, la medida humana y la escala urbana, destacó María Dolores Muñoz. La arquitecta y académica fue la moderada de un panel conformado además por su colega Pablo Fuentes, de la UBB, y el historiador de arte Javier Ramírez, de la Universidad de Concepción, quienes comentaron el texto en su presentación en Concepción.

Fuentes se refirió a la conexión de la propuesta de Duhart para el Campus penquista con la tradición latinoamericana e insistió en que la investigación de Berríos constituye un documento esencial, tanto para la ciudad como para el estudio de la obra y pensamiento de uno de los arquitectos más destacados de nuestro país.

Por su parte, Ramírez puso de relieve la pertinencia y oportunidad del texto, aludiendo a la próxima celebración del centenario de la Universidad de Concepción, en 2019, y la declaración de su campus como monumento histórico nacional, en 2016. El libro viene a saldar una deuda y propicia una reflexión que trasciende lo académico, sostuvo.

Emilio Duhart: Elaboración de un espacio urbano. Ciudad universitaria de Concepción fue presentado, en junio pasado, en el auditorio de LOM, en Santiago. En esa ocasión, fue comentado por los arquitectos Alberto Montealegre y José Quintanilla, de la Universidad de Chile y Católica de Chile, respectivamente. Moderó Pilar Barba. Las fotos al final de esta nota corresponden a esa presentación.