Círculo de Secretarias UBB realizó con éxito seminario sobre atención al usuario

“Nuevas perspectivas para la atención al usuario. Prejuicio, inclusión y diversidad” se denominó la duodécima versión del tradicional seminario convocado por el Círculo de Secretarias de la sede Chillán. El encuentro contó con la participación de alrededor de 50 funcionarias de ambas sedes universitarias.

El seminario se desarrolló en el Centro de Eventos Santa Emma y el acto inaugural fue presidido por el prorrector de la Universidad del Bío-Bío, Dr. Fernando Toledo Montiel junto con la presidenta del Círculo de Secretarias de la sede Chillán, Karina Vidal Lira; la directora de Administración y Presupuesto, Karina Villarroel Álvarez, la subdirectora de Desarrollo Estudiantil, Mila Toledo Varela; la coordinadora del Departamento de Personal, Yennifer Contreras Canto, y la presidenta del Círculo de Secretarias de la sede Concepción, Regina Cáceres Cerda.

La presidenta del Círculo de Secretarias de la sede, Karina Vidal, agradeció el apoyo de la Universidad que permitió concretar una nueva versión de este seminario que se ha convertido en una tradición. Igualmente, destacó el compromiso del equipo organizador.

“Debemos ser capaces de aportar a la construcción de una sociedad más amplia e inclusiva, donde nuestra participación es fundamental, entendiendo que la diversidad no discrimina por condición física o intelectual, orientación sexual, por origen étnico o racial, religión o creencia, género ni edad. Debemos caminar de la mano, sin prejuicios, sumando, incluyendo, respetando a los demás y convergiendo”, aseveró la presidenta.

El prorrector Dr. Fernando Toledo compartió el saludo del rector Dr. Mauricio Cataldo Monsalves e invitó a las concurrentes a sumarse activamente a las distintas instancias generadas en el marco del proceso de construcción de los nuevos Estatutos de la Universidad del Bío-Bío. “Sus experiencias y expectativas conforman un valioso insumo que debe ser considerado en este proceso de carácter triestamental y participativo, pues estaremos delineando el futuro de nuestra institución. Aprovechemos esos espacios y expresemos nuestra voz”, aseveró.

Del mismo modo, el prorrector instó a las funcionarias a participar en el proyecto de la futura Dirección General de Género de la Universidad.

El Dr. Toledo Montiel destacó la pertinencia del tema convocante del seminario. “Es la sociedad la que nos demanda mayor inclusión y aceptación de la diversidad. No puede haber espacio para los prejuicios, que son precisamente, juicios previos sin el escrutinio de la razón (…) En vuestro trabajo, además, resulta fundamental realizar un ejercicio muy útil: Pensar muy bien, para luego expresar asertivamente lo pensado y obrar en consecuencia con aquello. Así, quitaremos margen al dominio del prejuicio, entablaremos relaciones honestas y más provechosas”, describió.

El seminario consideró el auspicio de la Prorrectoría, la Dirección de Administración y Presupuesto, Afunabb Chillán, Dirección de Postgrado, Departamento de Pregrado, Dirección de Desarrollo Estudiantil, así como empresas e instituciones privadas.




Delitos, crimen y medios de comunicación analizaron en seminario UBB-USS

“Imaginarios y representaciones del delito y el crimen a través de los medios de comunicación impresos. América Latina en el siglo XX” se denominó el seminario internacional organizado por el Instituto de Historia de la Universidad San Sebastián y la Universidad del Bío-Bío, a través del director del programa de Magister en Historia de Occidente, Dr. Marco León León. La actividad se enmarcó en el Proyecto Fondecyt N° 1170393 que lidera el investigador UBB.

El Dr. Marco León León explicó que la organización del encuentro obedeció a una invitación cursada por el director del Instituto de Historia de la Universidad San Sebastián, Dr. Alejandro San Francisco. En este marco también coordinó la participación de los expositores extranjeros Lila Caimari y Jeremías Silva de Argentina, y Jorge Trujillo de México.

El seminario también consideró entre los expositores a la alumna del Magister en Historia de Occidente, Evelyn Zagal Valenzuela y a los profesores egresados de la UBB, Macarena Almuna y Cristóbal Catejo, al igual que al ayudante de investigación del proyecto Fondecyt, Carlos Alberto Sottorff.

El académico UBB comentó que las investigaciones abordaron temas comunes como delito, crimen y medios de comunicación impresos entre las décadas de 1930 y 1970. En términos generales, y comparando las realidades de Chile, Argentina y de México, es posible vislumbrar que existen ciertos modelos comunicativos respecto de las temáticas delictivas y criminales.

“Se advierten modelos que apelan a un discurso narrativo y visual centrado en el melodrama, en la invocación al castigo o al pietismo, según el caso. Hay una transformación y una representación dual de cómo se ve a los delincuentes y especialmente a los criminales, es decir, el criminal que tiene que ser castigado porque cometió un acto de salvajismo y de ahí los apelativos de bestia, chacal, entre otros, o el criminal que logra redimirse, y eso implica un cambio del tratamiento por parte de los medios impresos. En el caso chileno el caso más emblemático es el chacal de Nahueltoro”, ilustró.

El Dr. León comentó que la crónica roja, aunque es vista como un género menor y sensacionalista, igualmente incide en la construcción de opinión pública, la que a veces se traduce en medidas concretas de políticas públicas.

El investigador UBB advirtió que los diarios o revistas deben ser entendidos como materiales que pueden ser construidos como fuentes en la medida que se considere la dualidad de dimensiones en torno a ellos. “Son productos culturales que están insertos en lógicas de mercado, son parte de una industria cultural de masas que convierte al delito en un tema de consumo. Además, son bienes con una dimensión material que no puede obviarse… Se venden, tienen un determinado papel, apelan a las imágenes, usan un determinado tipo de tipografía, incorporan el color a mediados del siglo XX (…) Entonces, los aspectos culturales o simbólicos deben conjugarse con estos aspectos materiales para entender bien la riqueza de este tipo de materiales”, reflexionó.




Desafíos de la Educación en Ñuble y Sistemas Locales de Educación abordó seminario


El Grupo de Investigación Prospectiva en Educación y Desarrollo Territorial organizó el seminario “Desafíos de la Educación en la Región de Ñuble. Una mirada territorial, prospectiva y participativa”.

La organizadora del encuentro, Dra. Fancy Castro Rubilar, explicó que el foco principal del encuentro fue debatir sobre los nuevos Sistemas Locales de Educación con el fin de conocer una experiencia de instalación, el análisis de las dificultades y aciertos de este proceso y la visión del actual gobierno frente a esta política educacional en particular.

El rector de la UBB, Dr. Mauricio Cataldo Monsalves, explicitó el compromiso de la Universidad con todos los desafíos que supone la Educación en sus distintos niveles.

“Nos hemos reunido para pensar en la Educación, en y para la Región de Ñuble (…) Nuestra Universidad es una institución apreciada por su aporte al país y sus regiones. La UBB es la Universidad de esta región que nace y será clave en las transformaciones de los territorios donde lleva adelante su quehacer. Es por ello que reiteramos nuestro compromiso con la Educación y particularmente con la formación de las nuevas generaciones de profesores y profesoras que se forman en nuestras aulas”, aseguró.

Entre los expositores se consideró el director del Servicio Local de Educación Barrancas, Marcelo Segura Herrera, quien se refirió a su experiencia de dirigir uno de los dos primeros Servicios Locales de Educación Pública que comenzó a funcionar el 1 de marzo de 2018. Dicho servicio agrupa a 54 establecimientos educacionales públicos y 23 salas cuna y jardines infantiles de Cerro Navia, Lo Prado y Pudahuel.

El seremi de Educación de la Región de Ñuble, Felipe Rössler Hargous, se refirió a los desafíos en materia de educación que tiene el gobierno del Presidente Sebastián Piñera para la región.

Igualmente, Leonardo Vera Monroy, profesional del Departamento Territorial de la Dirección de Educación Pública, ofreció una perspectiva analítica y crítica respecto a la descentralización de la gestión educativa y su relación con la calidad.

El seminario también contempló la participación de directores de DAEM, Nelson Marín Ávila de la comuna Chillán, Provincia del Diguillín; Rafael Contreras Ortiz de la Comuna de Coihueco, Provincia del Punilla; y Claudio Guíñez Pacheco de la Comuna de Coelemu, Provincia del Itata.

Al cierre del seminario, el prorrector Dr. Fernando Toledo Montiel, manifestó su confianza en que el nuevo Sistema de Educación Pública logre garantizar la calidad de la educación; entregando oportunidades y trayectoria a los estudiantes, centrándose en aprendizajes para el siglo XXI; generando una sana e inclusiva convivencia en las aulas escolares.

“Creemos que el carácter gradual de la transición entre la actual administración municipal y el nuevo Sistema de Educación Pública, es una oportunidad para observar detenidamente lo que ocurre en otros Servicios Locales de Educación para aprender de esa experiencia. Esa tarea es responsabilidad de todos los actores sociales”, argumentó.




Escuela de Trabajo Social UBB realizó seminario que reivindica la práctica clínica terapéutica en la profesión

La Escuela de Trabajo Social de la sede Chillán junto al Colegio de Trabajadores Sociales de Ñuble convocó a la jornada de actualización profesional sobre Terapia Narrativa, instancia que tuvo como principales expositores al trabajador social Diego Reyes Barría, Magíster en Psicología Clínica y académico de la Universidad de La Frontera, y a Mauricio Díaz Valdés, trabajador social postitulado en Terapia Sistémica Familiar.

La académica y coordinadora de prácticas de la Escuela de Trabajo Social, Dra. Carmen Gloria Jarpa, explicó que el pasado 9 de marzo del presente año, el Ministerio de Salud de Chile aprobó una norma que establece las nuevas “Orientaciones y normas técnicas del Trabajo Social en Salud”, documento que actualiza las funciones de la profesión en diversos organismos del Estado. El hecho constituye un reconocimiento de la especialidad clínica del Trabajo Social.

“Esta especialidad del Trabajo Social es ampliamente reconocida en otros países, pues gran parte del trabajo social se construyó sobre precursores que otorgaron gran importancia al tema de la intervención terapéutica y la salud mental. Hoy, a través de la normativa del MINSAL, se reconoce que los trabajadores y trabajadoras sociales, que cuenten con una especialización, pueden realizar terapia que se distingue de la psicoterapia esencialmente por las técnicas, los instrumentos y la manera del abordaje”, explicó la académica UBB.

La Dra. Carmen Gloria Jarpa precisó que la intervención clínica dista de la mera acogida asistencial, de escucha o de contención emocional, y supone abordar temas en profundidad para intentar resignificar situaciones que la persona está viviendo, que pueden ser de distinta naturaleza y que requieren del apoyo de un terapeuta y no sólo de una atención social.

“Ahora se legitima la posibilidad de reconocer que la intervención psicosocial pueda entenderse como un espacio de tipo terapéutico. Es necesario comprender que un trabajador social, muy bien preparado, con las especializaciones pertinentes, puede brindar atención terapéutica, lo que supone un trabajo vinculado a la elaboración de ciertas situaciones personales y que implica una apertura profunda de la intimidad”, ilustró la Dra. Jarpa Arriagada.

Los expositores, trabajadores sociales Diego Reyes Barría y Mauricio Díaz Valdés, trabajan precisamente en programas de reparación en maltrato, donde uno de los mecanismos empleados para reparar el daño, implica resignificar la situación de abuso, lo que es posible lograr terapéuticamente. En este caso, los especialistas compartieron su experiencia de trabajo a través de la Terapia Narrativa.

Diego Reyes Barría explicó que la terapia narrativa es una psicoterapia que utiliza la narrativa y fue desarrollada inicialmente entre las décadas de 1970 y 1980 por los trabajadores sociales Michael White de Australia y David Epston de Nueva Zelanda.

La terapia narrativa –explicó- ha propiciado ver una práctica clínica no centrada en individuos sino de carácter integrativa, que se puede trabajar de manera colaborativa con personas, familias, grupos y comunidades.

“Esta escuela nos permite expresar algunos de los valores más profundos de nuestra profesión: la justicia social y la transformación social, y al mismo tiempo nos da la posibilidad de resignificar el trabajo social clínico traducido a nuestro contexto, para dar una respuesta colectiva a las nuevas problemáticas de malestar subjetivo que está teniendo nuestra sociedad y que se relacionan con la violencia, el maltrato, el abuso, las adicciones y trastornos psiquiátricos que constatamos en nuestro país”.

Reyes Barría reseñó que en EE.UU., Alemania, Nueva Zelanda, Australia e Inglaterra, entre otros, existen muchos terapeutas familiares que son trabajadores sociales y que iniciaron los movimientos de terapia familiar en sus respectivos países en la década de 1960, cuando se vivenció una redefinición del Trabajo Social como práctica profesional.

El conferencista señaló que en Chile existe cierto retraso cultural en esta materia, debido a factores de tipo político: por una parte, la dictadura vivida en el país entre 1973 y 1990, y por otra, el hecho que el trabajo social en América Latina se volcó mayoritariamente al trabajo comunitario dadas las condiciones de vulnerabilidad del subcontinente.

“Actualmente, debido una serie de sinergias a nivel internacional, sumado a un rechazo entre los colegas por no querer seguir reproduciendo el control social y convertirnos en una policía de la familia, ha surgido muy fuerte esta identidad clínica en el trabajo social. Esto coincide con la actualización de las Normas Técnicas del Trabajo Social en Salud, donde se reconoce la salud mental como campo de ejercicio profesional especializado y al mismo tiempo el Trabajo Social Clínico como una especialidad dentro de la salud mental del país”, describió.

El académico Diego Reyes indicó que estos hechos han abierto la necesidad de implementar seminarios e instancias de actualización en trabajo clínico y terapia narrativa, lo que ha llevado al gremio profesional a enriquecer su identidad en este nuevo siglo.

A su vez, el profesional Mauricio Díaz Valdés manifestó que el trabajo social clínico responde a las necesidades de cómo enfrentar las problemáticas actuales como las ideas de familia, de género y otras discusiones que se están dando a nivel social, que afectan las subjetividades y la salud mental de las personas.

“Como trabajadores sociales nos hacemos cargo y queremos dar respuesta a los contextos actuales que se están viviendo, donde se constata entre otras cosas violencia de género y una serie de creencias culturales muy arraigadas en nuestra sociedad chilena. El trabajo social clínico es un aporte que va más allá de considerar a una persona como un individuo aparte en el mundo, sino que considera también los distintos constructos sociales presentes en la vida de las personas y eso es lo enriquecedor que tenemos como desafío”, ilustró.

En la actividad participaron alrededor de 70 personas que evaluaron positivamente esta actividad de vinculación con el medio ofrecida por la Escuela de Trabajo Social de la sede Chillán.




UBB colabora con municipios de Ñuble en la formulación participativa de Política Local de Infancia y Adolescencia

La Coordinadora del Área de Gestión del Conocimiento de la Asociación Chilena Pro Naciones Unidas (ACHNU), Andrea Iglesis Larroquette, brindó la conferencia “El Enfoque de Derechos en la Formulación de Políticas Locales de Infancia y adolescencia y en los Procesos de Acompañamiento Familiar con Base Comunitaria”. La actividad se enmarca en el Proyecto de Extensión Relevante denominado “Formulación participativa de la Política Local de Infancia y Adolescencia (PLIA)” que convoca a todas las Oficinas de Protección de Derechos (OPD) existentes en la nueva región de Ñuble. 

La directora alterna del proyecto, Dra. Carmen Gloria Jarpa Arriagada, explicó que las OPD tienen el mandato de generar planes locales de infancia y por ello, la Universidad del Bío-Bío, a través de la Escuela de Trabajo Social de la sede Chillán, emprendió el proyecto de vinculación bidireccional colaborando con las municipalidades de Ñuble y con el Servicio Nacional de Menores, de manera que se trata de una apuesta que suma a múltiples actores y surge desde la base.

“Establecemos esta colaboración con la red de infancia  con el propósito de apoyar en la formulación participativa de los planes locales de la infancia de un total de 10 OPD que, solas o asociativamente, cubren 18 de las 21 comunas existentes en la nueva Región de Ñuble. Lo hacemos desde la óptica de tres fases. Primeramente en la capacitación de los equipos, luego en el acompañamiento territorial en cada una de las OPD que están realizando este proceso, y en la implementación de un nuevo modelo al que hemos llamado modelo AFC o Acompañamiento Familiar Comunitario, que considera el rescate de cómo las comunidades nos pueden ayudar a generar participación de los niños y niñas, las familias, gestión intersectorial para la prevención de las vulneraciones de sus derechos, y esencialmente una mirada desde la prevención, en lugar de actuar cuando el derecho ya está vulnerado”, aseveró la académica.

La Dra. Carmen Gloria Jarpa expresó que el proyecto de Extensión Relevante también pretende que la Universidad se convierta en un acompañante permanente de las comunidades con las que se vincula bidireccionalmente. “Nuestra Universidad posee diversas carreras como Trabajo Social, Psicología, Pedagogía en Educación Física, entre varias otras que podrían generar prácticas de manera permanente en las OPD. Esto no necesariamente implica que el proyecto se desarrolle y culmine en términos del ciclo de vida de un proyecto, sino que apunta a hacerse cargo de una política de protección de derechos para los niños y para todas las personas”, ilustró.

Por su parte, la coordinadora del Área de Gestión del Conocimiento de la Asociación Chilena Pro Naciones Unidas (ACHNU), Andrea Iglesis Larroquette, Psicóloga, Magister en Psicología Social de la Universidad Autónoma de Barcelona, comentó que la generación de un Sistema de Protección de Derechos de la Infancia es una tarea pendiente en Chile, más aún cuando se constatan permanentes vulneraciones a niños y niñas.

“Chile, país que integra la OCDE y que se supone tiene mejores niveles de desarrollo, cuenta con estadísticas terribles; 3 de cada 4 niños en Chile sufren algún tipo de violencia. Los niveles de suicidio juvenil son los más altos de la región, entonces, estamos frente a una situación de vulneración de derechos, pero también sobre una comprensión de lo que el Estado piensa qué es lo que tiene que hacer”, aseguró.

Andrea Iglesis comentó que el Estado chileno firmó la Convención sobre los Derechos del Niño hace ya 28 años, pero no avanza en definir un modo de actuar que permita que los niños sean respetados en su dignidad, sean protegidos y se puedan prevenir las situaciones de vulneración, generando una cultura en donde el respeto a los niños y niñas sea parte de lo cotidiano en todos los ámbitos de desarrollo.

“Necesitamos un Sistema porque la forma de llevar a la práctica ese piso que está en la Convención es que confluyan distintos actores para aportar en una sola dirección, que es el desarrollo humano de los niños y niñas. Esto no se puede hacer a través de un solo sector, hay mucha gente que piensa que éste es solo un problema de Sename, o debiese ser solo un tema de las OPD, pero la verdad es que necesitamos una instancia que logre coordinar los esfuerzos de Educación, Salud, Justicia, los que tienen que ver con cultura y también con desarrollo local comunitario, porque en todos esos espacios también están los niños”, enfatizó.

Andrea Iglesis Larroquette también se refirió a una propuesta de estructura del Sistema de Garantía de los Derechos de la Niñez, que es parte de la agenda del Bloque por la Infancia y ha sido parte de la estrategia para sensibilizar principalmente a senadores, diputados y al poder ejecutivo para que se comprenda por qué Chile necesita un sistema de protección y una ley de bases generales de garantía de derechos que esté respaldada en los sistemas locales y territoriales.

“Lo importante es comprender que para que ese sistema se nutra, el piso son los derechos de los niños y hablamos de los derechos humanos de los niños, no solamente del conjunto de leyes que puedan existir o no en un país determinado, sino aquellas cosas que se necesitan para su desarrollo integral, vale decir, un sistema que proteja la dignidad de todos los niños, en todo momento y en todo lugar, y aquí también incluimos a los niños migrantes y a toda la diversidad de niños que existen”, manifestó.

Iglesis Larroquette advirtió que un sistema de esta naturaleza no se puede centralizar porque en cada territorio existen distintos desafíos y realidades, con prioridades diferentes en cuanto a la protección, por ello se requiere un proceso de construcción en conjunto con los actores sociales y también con los niños y niñas.

“Qué tipo de ley, el modo en que nos coordinamos, cómo se generan las mejores respuestas para tener un plan de acción, son opciones que se construyen en la medida que dialogue la academia, el servicio público, las organizaciones sociales, pero que también dialoguen con los niños y niñas quienes son los que viven esta realidad y nos pueden ilustrar mucho sobre cuáles son los puntos críticos y cómo podemos trabajar de manera conjunta, cómo podemos resolver estos problemas de la convivencia para transformarlos en oportunidades de desarrollo”, argumentó.

La Coordinadora del Área de Gestión del Conocimiento de la Asociación Chilena Pro Naciones Unidas (ACHNU), Andrea Iglesis Larroquette, valoró el proyecto impulsado por la Universidad del Bío-Bío porque se genera una experiencia conjunta con las redes de servicios locales que puede transformarse en un modelo.

“Tenemos un nuevo gobierno en Chile que posee una agenda por los derechos de los niños y esperamos que no sean 4 años perdidos. La construcción del sistema solo se dará en la medida que la sociedad civil, las universidades y los niños y las niñas sean escuchados realmente. Estas propuestas se vienen planteando a lo menos hace 10 años y no han logrado ser incorporadas ni en el corpus legislativo ni en la planificación de políticas públicas, y por eso la relevancia de esta experiencia que están desarrollando en el marco de la nueva Región de Ñuble, con la totalidad de las OPD de la región que están pensando cómo esto logra transformarse efectivamente en política pública desde lo local”, reflexionó.




Primer Seminario Birregional de Investigación de Pregrado UBB potenciará capital humano joven de Biobío y Ñuble

Postulaciones deben realizarse en el espacio virtual incubba.cl, sitio web que junto al seminario, buscan atraer, reunir y visibilizar a jóvenes universitarios de pregrado de las universidades de las regiones del Biobío y Ñuble, que aprecian y se dedican a la ciencia y la innovación, y que hoy se destacan en su formación científica. El seminario se realizará los días 6 y 7 de diciembre en el Aula Magna de la sede Chillán.

Visibilizar a los estudiantes de pregrado de instituciones académicas de educación superior de las regiones de Ñuble y del Biobío, dando a conocer sus productos científicos y sus redes, es el principal objetivo de INCUBBA UBB, espacio que convoca al 1er Seminario Birregional de Investigación de Pregrado de las universidades del Biobío y de Ñuble, y al 2° Encuentro de Investigación Social Científica de Estudiantes de Pregrado UBB 2018, en la categoría Junior Researcher.

INCUBBA fue creado y dirigido por la académica del Departamento de Comunicación Visual, Dra. Leda María Muñoz junto a un equipo de académicos y es patrocinado por las Vicerrectorías Académica y de Investigación y Postgrado de la Universidad del Bío-Bío, y junto a las facultades de Ciencias, Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Ciencias Empresariales, y de Educación y Humanidades.

La Dra. Muñoz precisó que se busca dar a conocer el capital humano calificado disponible de las regiones de Biobío y Ñuble, así como dar cuenta de las áreas de conocimiento que cuentan con profesionales especializados, destacando sus productos científicos académicos y sus redes.

“INCUBBA es un espacio que combina un sitio web permanente y redes sociales asociadas, que se apoya en un evento anual que congrega a destacados estudiantes de pregrado de la región, seleccionados por un comité científico de alto nivel. Así se visibilizará en forma permanente a los jóvenes científicos que se hayan destacado en áreas disciplinares como Arquitectura y Construcción, Ciencias Naturales, Ciencias de la Salud, Ciencias Sociales, Diseño y Comunicación, Economía y Negocios, Educación, Ingeniería y Tecnología, y Tecnología Digital”, ilustró la académica.

De este modo, INCUBBA busca mostrar el recurso humano científico joven que actualmente demandan las regiones, muy especialmente, la nueva Región de Ñuble. “Creemos que formando, reteniendo, atrayendo y visibilizando el capital humano novel calificado, la Universidad del Bío-Bío evidenciará su misión territorial y su aporte a la descentralización, porque se ha planteado que traer y retener técnicos, profesionales y postgraduados a comunas y regiones deficitarias es la solución para reducir la fuga de talentos y los beneficiarios privilegiados serían los estudiantes destacados de pregrado, considerados el principal semillero de talentos”, aseveró la Dra. Leda María Muñoz.

La académica enfatizó que INCUBBA busca promover una alfabetización científica, desarrollando, reforzando y potenciando capacidades científicas por una cultura y vocación científica de los más jóvenes, como una oportunidad estratégica de identidad territorial y universitaria.

Más información en www.incubba.cl




Pedagogía en Educación Física UBB convocó seminario de Fútbol Formativo

El jefe técnico del fútbol formativo del Club Deportivo Universidad Católica, Rodrigo Astudillo Pérez, fue el principal expositor de la jornada que congregó a académicos de la carrera, profesores de Pedagogía en Educación Física, estudiantes, exfutbolistas y técnicos de clubes. También se hicieron presentes los niños que integran la Filial de Universidad Católica en Chillán, quienes son dirigidos por Héctor Pineda, entrenador de las selecciones femenina y masculina de Fútbol de la UBB sede Chillán.

Relevar la importancia del Fútbol Formativo y su rol como instancia de preparación de futuros jugadores y deportistas integrales, fue el principal objetivo del seminario convocado por estudiantes de cuarto año de Pedagogía en Educación Física.

Así lo manifestaron los estudiantes Javiera Jiménez Cerda, Rodrigo Retamal y Fernanda Albornoz, quienes señalaron la importancia de reforzar dicha visión en las categorías menores de dicho deporte. “En las categorías inferiores se realiza una parte primordial de la formación de los futbolistas. Sin embargo, se corre el riesgo de concentrarse excesivamente en la competencia y se descuidan aspectos tendientes a la formación integral de niños y jóvenes, futuros jugadores”, expresaron.

“Muchas veces se centran sólo en jugar y como hemos visto, hay que reforzar aspectos como la técnica, el juego en equipo, la amplitud de los espacios y resolver conflictos”, precisaron.

El jefe técnico del fútbol formativo de Universidad Católica, Rodrigo Astudillo Pérez, destacó que para dicho club esta dimensión es un pilar fundamental.

“Hay conciencia plena en todos nuestros directores y en el club, sobre la importancia del fútbol formativo. Los niños que terminan jugando en nuestro plantel profesional, en promedio, están 6 a 8 años con nosotros. Parte importante de su niñez la hacen con nosotros en el club; la familia también juega un rol fundamental porque confían en nosotros, en el trabajo que estamos haciendo que está muy bien orientado. Tenemos mucho cuidado en trabajar bien, en no dañarlos. El mejor indicador que tenemos es cuando vemos que nuestros niños lo pasan bien en los entrenamientos”, aseveró.

Rodrigo Astudillo precisó que el modelo que emplea la UC se basa en criterios técnicos que el deporte exige, pero se fortalece incorporando una serie de elementos como la familia, el desarrollo afectivo y social. “Nosotros no vemos a nuestros niños como jugadores solamente; somos conscientes que atrás hay una familia, hay sentimientos, padres, hermanos, hay una responsabilidad que ellos deben tener con sus pares, con los que vienen más atrás, con su hinchada, con su país. Es un modelo integral, no es fácil, porque cada niño es un mundo y a veces nos cuesta llegar a ellos, dependiendo las vivencias que hayan tenido. Pero por lo menos hay mucha gente que cree en este proyecto, que trabaja con vocación y con cariño, y los niños lo valoran y sienten que pertenecen a un lugar; se genera un sentido de pertenencia importante y ese es un sello que hemos querido transmitir y de hecho intentamos que sea el club de toda su vida”, aseguró el jefe técnico.

El seminario, desarrollado en el marco de la asignatura Gestión Deportiva que dicta el académico del Departamento de Ciencias de la Educación, Samuel Pérez Norambuena, congregó a cerca de un centenar de asistentes quienes pudieron dialogar, reflexionar y solicitar orientaciones al connotado técnico.