Académica UBB expone sobre desarrollo del lenguaje de niños pehuenches en Congreso Internacional de CIESPAL

La académica del Departamento de Ciencias de la Rehabilitación en Salud, Mg. Yuri Vega Rodríguez, presentó la ponencia denominada “Aproximación al desarrollo lingüístico en preescolares de la comunidad mapuche (pehuenche) desde el contexto escolar”, en el marco del I Congreso Internacional Los territorios discursivos en América Latina: interculturalidad, comunicación e identidad, convocado por el Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (CIESPAL), la Sociedad Latinoamericana de Estudios Interculturales (SoLEI), y la Universidad de La Frontera (UFRO), realizado en Quito, Ecuador.

“Ofrecer un amplio espacio de reflexión y diálogo a los diversos estudiosos e investigadores que, desde Latinoamérica y otros continentes, abordan el ámbito de las prácticas comunicativas, del discurso y de las producciones textuales que se han generado y se generan a través del extenso territorio de América Latina e Indoamérica, definiendo sus problemáticas y su identidad”, fue uno de los principales objetivos del I Congreso Internacional Los territorios discursivos en América Latina: interculturalidad, comunicación e identidad.

En dicho encuentro continental, la académica del Departamento de Ciencias de la Rehabilitación en Salud, Mg. Yuri Vega Rodríguez, quien además integra el Programa de Salud Intercultural del Programa de Interculturalidad Territorial de la Vicerrectoría Académica, dio cuenta de los principales resultados de la investigación denominada “Aproximación al desarrollo lingüístico en preescolares de la comunidad mapuche (pehuenche) desde el contexto escolar”.

El estudio se presentó en el marco del eje temático sobre “Saberes indígenas y afrocaribeños: de las pedagogías estatales a las pedagogías decoloniales”.

Dicha investigación se desarrolló en una escuela de Ralco, y fue autorizado por el Departamento de Administración de Educación Municipal (DAEM) de la Ilustre Municipalidad de Alto Biobío, unidad administrativa a la cual pertenece la zona. El curso preescolar en cuestión consideró la presencia de 13 niños mapuche-pehuenches. El estudio adoptó un enfoque cualitativo y un alcance descriptivo de tipo etnográfico. Se empleó la triangulación hermenéutica como proceso de validación de la información obtenida, considerando entrevistas a profesores, educadores tradicionales validados por las propias comunidades pehuenches, y las madres de los niños y niñas.

“A través de la investigación pretendíamos develar cómo se daba el desarrollo del lenguaje en población escolar mapuche, esto porque sabemos que ellos tienen una cosmovisión diferente, una manera de ver el mundo distinta a la occidental predominante. Nuestra hipótesis apuntaba a que los niños básicamente poseían otra cultura, y por tanto, no se les puede evaluar con pruebas que poseen un código lingüístico y una forma de pensar el desarrollo diferente. Por tanto, cuando se realiza una prueba con ellos, no bastaría con una traducción simple pues el vocabulario es muy diferente”, explicó la académica UBB.

“Inicialmente pensamos que al haber niños pehuenches podía darse el bilingüismo, pues asumíamos que la lengua materna era el chedungun y que al ir a la escuela recibían contenidos en castellano. Durante las entrevistas planteamos preguntas respecto del desarrollo del lenguaje, sobre la adquisición de la primera lengua, sobre cómo ven el bilingüismo, y la inmersión dentro de la lengua castellana. Sin embargo, nos encontramos con que ningún niño hablaba chedungun y sólo conocen algunas palabras; su lengua materna no era el chedungun sino la lengua castellana”, explicó la académica Vega Rodríguez.

Al indagar sobre las causas que explicaran el desconocimiento de la lengua por parte de las niñas y niños declarados como pehuenches, tanto los profesores como las madres adujeron durante las entrevistas que el hablar chedungun se asociaba a experiencias de vergüenza y de discriminación.

“Los padres tampoco practicaban la lengua, y no presentaban interés en enseñarla a sus hijos para evitar que ellos se avergonzaran, según explicaban. Incluso, el Estado, a través de los programas de Educación Intercultural Bilingüe, pretende que haya educadoras tradicionales en las escuelas donde se confirma cierta matrícula de alumnos de ascendencia indígena, para que entregue y refuerce elementos propios de la cultura de niños y niñas, sin embargo, esos elementos debían entregarse primeramente en el hogar y vemos que eso no está ocurriendo con la lengua”, describió la Mg. Yuri Vega.




Estudiantes de Psicología UBB promueven buen trato a la infancia en feria ciudadana

Promover el buen trato en la infancia al interior de las familias y en la sociedad en general, con enfoque de género, fue el principal objetivo de la actividad de difusión desarrollada en el Paseo Peatonal Arauco de Chillán, por estudiantes de la Escuela de Psicología que desarrollan sus prácticas profesionales en el Centro Psicosocial José Luis Ysern de Arce de la UBB, en la Protectora de la Infancia y en la Corporación de Apoyo a la Niñez y Juventud en Riesgo Social, Llequén.

Asimismo, se buscó visibilizar el trabajo que despliegan en este ámbito las instituciones participantes, de manera que la comunidad sepa identificarlas y recurrir a ellas según sus necesidades o requerimientos.

Las estudiantes de Psicología UBB, Paulina Bernal y Lizeth Saavedra, comentaron que por medio de la iniciativa se logró compartir material informativo con los transeúntes. “Como estudiantes de Psicología nos unimos con el propósito de promover las actividades que se desarrollan en nuestros centros de práctica profesional y dar visibilidad a estas instituciones para que se vinculen con la comunidad. Muchas veces las personas no saben dónde concurrir cuando se presenta un problema complejo al interior de la familia, o simplemente cuando se requiere orientación sobre cómo ejercer de mejor forma el rol como padre o madre, entre otras situaciones”, expresaron las jóvenes.

Paulina Bernal realiza su práctica profesional en la Protectora de la Infancia, institución laica sin fines de lucro, que busca desarrollar al máximo el potencial emocional, intelectual y espiritual de niñas y niños, a través de distintas líneas como servicios educativos de calidad y programas sociales. “Hemos compartido material como el decálogo del buen trato, así como hemos propiciado el compromiso de los transeúntes con el buen trato. También buscamos precisar qué se entiende por maltrato infantil y aportamos algunos tips para promover el buen trato en la infancia”, manifestó.

Por su parte, Lizeth Saavedra, realiza su práctica profesional en el Centro Psicosocial José Luis Ysern de Arce de la UBB, instancia que desde sus inicios ha buscado ser un espacio formativo para las y los estudiantes, acogiendo no sólo a estudiantes de Psicología, sino también de Trabajo Social y Fonoaudiología, quienes han permitido nutrir el trabajo interdisciplinario. Su acción se dirige especialmente a las personas que presenta alguna condición de vulnerabilidad.

Lizeth Saavedra explicó que en el trabajo de práctica profesional desarrollado en el Centro, la promoción del cuidado del buen trato a niños y niñas incorpora la perspectiva de género con el objetivo de brindar una visión integral e inclusiva que se relaciona estrechamente con los derechos de niños y niñas, y con la necesidad de salvaguardar y respetar su identidad.

“Estamos apostando por difundir cuáles son los derechos de la infancia, qué derechos tienen los niños y niñas, y en este caso sería el de la identidad, y el ser protegidos. El Centro Psicosocial está haciendo una promoción más dirigida a los papás, en cuanto a las pautas, al desarrollo del niño, y también promoviendo en qué puede colaborar el centro psicosocial en esta área”, ilustró Lizbeth Saavedra.

“Existe mucho abandono en la infancia y se observa constante vulneración de derechos en cuanto a la protección, el no respeto a su propio cuerpo, a la indemnidad sexual, a proveerles un ambiente sano y seguro que permita un buen desarrollo. Nos interesa que las personas comprendan y entiendan la importancia de proteger la infancia, porque de este modo a futuro creamos una sociedad mejor. En muchos casos, las problemáticas que nosotros vemos en adultos, implican que cuando niños y niñas, sus derechos fueron vulnerados. Por eso es importante promover el buen trato en la infancia”, expresó la estudiante en práctica de Psicología UBB.

Fortalecimiento de las competencias parentales

La coordinadora del Centro Psicosocial José Luis Ysern de Arce, psicóloga Mg. María José Luengo Luengo, comentó que desde su origen el Centro ha priorizado la entrega de prestaciones en personas que presentan mayor condición de vulnerabilidad, y en ese marco, la infancia, como etapa del desarrollo de la mayoría de los usuarios y usuarias que ahí se atiende, demanda diversas acciones en la búsqueda de su bienestar.

“Aquí las buenas prácticas que desarrollan las figuras significativas resultan muchas veces ser el sostén del cambio terapéutico. Tenemos casos en los cuales la participación de abuelos, abuelas, hermanos y hermanas mayores, se han constituido como vínculos nutritivos desde el punto de vista emocional y han sido fundamentales para el avance terapéutico de nuestros niños y niñas”, aseveró la coordinadora.

María José Luengo explicó que si bien el Centro Psicosocial no atiende directamente casos asociados a situaciones de maltrato infantil, sí entrega apoyo profesional en la línea de fortalecimiento de las competencias parentales, “especialmente en las dimensiones de ‘disponibilidad afectiva’ y ‘disciplina educativa’, siendo estas dos las que se reportan con mayores dificultades desde las familias usuarias.  Es por esto que muchas veces el quehacer del psicólogo clínico contempla además de la intervención individual con el niño/niña, el entrenamiento en parentalidad positiva que promueva una comunicación empática entre padres e hijos y además genere un clima de seguridad para el desarrollo socio- afectivo de niños y niñas”, ilustró la coordinadora del centro.

“Estimo que la temática del buen trato hacia niños y niñas debiera asumirse desde un enfoque sistémico, como una responsabilidad compartida por los diferentes agentes socializadores. El foco de atención, entonces, trasciende procesos psicológicos y/o intrapsíquicos, para ampliar la mirada a las dinámicas relacionales tanto intrafamiliares como con otros actores significativos en la vida de nuestros niños/niñas, el entorno escolar por ejemplo y el contexto social que rodea a la familia cobran gran relevancia. En este sentido, en cuanto a los motivos de consulta de nuestros usuarios en la etapa de infancia, son recurrentes diversas problemáticas asociadas a dificultades en el contexto escolar, donde lamentablemente con bastante frecuencia nuestros niños y niñas van construyendo su autoconcepto en base a mensajes de más crítica que reconocimiento. Entonces, la invitación también es a creer más en el fortalecimiento de recursos y refuerzo frente a logros por pequeños que sean, más que en la fuerza de la crítica como una acción concreta que tributa al buen trato hacia personas en formación”, concluyó la coordinadora María José Luengo.




En Ciencias Sociales: Pablo Fuentes Hernández obtuvo Premio Municipal de Concepción

Por tercer año consecutivo, el Premio Municipal de Concepción en la categoría Ciencias Sociales recayó en un académico de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño de la Universidad del Bío-Bío. Esta vez fue el Dr. Pablo Fuentes Hernández, del Departamento de Diseño y Teoría de la Arquitectura, quien obtuvo la distinción con que el municipio penquista reconoce anualmente el aporte en esta área de ciudadanos nacidos o residentes en la comuna.

pablo-fuentesAl comentar la noticia, el Dr. Fuentes declaró  sentirse muy honrado y destacó que se trata de un premio compartido. Es una alegría que se extiende a colegas y amigos con los que, con gran pasión, seriedad  y compromiso, nos  hemos empeñado en desarrollar una línea de investigación y responder  así a nuestro deber académico, señaló. Además, agregó, nuestro trabajo se vincula con la ciudad y los espacios que habitamos, por lo que nos satisface particularmente que el reconocimiento provenga de la Municipalidad, de lo local.

Pablo Fuentes fue postulado al Premio Municipal en Ciencias Sociales 2016 por nuestra institución, en virtud de su contribución al conocimiento y difusión de la historia de la arquitectura y urbanismo modernos. Se suma a Sergio Baeriswyl y María Isabel López -ambos del Departamento de Planificación y Diseño Urbano-, distinguidos con el mismo galardón en 2014 y 2015, respectivamente, así como a la contundente lista de académicos de la UBB que han obtenido el reconocimiento municipal penquista, tanto en Ciencias Sociales como en las demás categorías que considera (Arte, Ciencias e Investigación Aplicada).

El premiado de este año

pablo-fuentesPablo Fuentes Hernández es arquitecto de la Universidad del Bío-Bío, master en Conservación y Restauración del Patrimonio Arquitectónico Urbano y doctor en Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid. Se incorporó a la UBB en 1991 y a la fecha es profesor asociado del Departamento de Diseño y Teoría de la Arquitectura. De 2013 a 2016, fue además director de Departamento y actualmente es el representante de su Facultad en el Comité de Investigación de la Universidad.

Ha publicado diversos artículos sobre arquitectura moderna chilena, entre los que destacan algunos dedicados a la vivienda, los grandes conjuntos habitacionales modernos, los campus universitarios y la crisis de la modernidad. Es también autor del libro Antecedentes de la arquitectura moderna en Chile 1894 – 1929; coautor de Concepción, barrios que construyeron la ciudad moderna y editor de La arquitectura de Chile independiente, de Osvaldo Cáceres, y Memorias de un arquitecto obstinado, de Miguel Lawner. Su labor editorial ha sido reconocida en las últimas bienales de Arquitectura de Chile y en la Bienal Iberoamericana.

Ha llevado adelante diversas iniciativas con aportes del Fondo de Desarrollo Científico y Tecnológico o institucionales, siendo actualmente investigador titular del proyecto Patrimonio industrial: Formas de habitar colectivo en el sur de Chile, con apoyo del Programa Anillos en Ciencias Sociales y Humanidades de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica. Ha participado con ponencias en seminarios y congresos nacionales e internacionales, ha dictado conferencias en el Programa de Doctorado de la Universidad Politécnica de Madrid y en encuentros latino e iberoamericanos y ha organizado seminarios, concursos y exposiciones en torno a las áreas de su especialidad.

Es representante chileno ante la Red Patrimonio Cultural + Iberoamericano, PHI, y ha sido miembro del Comité Científico de la Revista CA, del Colegio de Arquitectos de Chile, y de Cuadernos de Notas, de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid. Su quehacer académico ha incluido también la enseñanza de materias de la plástica y la configuración espacial.




Facultad de Educación implementa sana convivencia entre sus funcionarios

Académicos, personal administrativo y estudiantes participaron en la jornada de análisis para relaciones interpersonales amistosas.

La jornada de reflexión “Convivencia en la Facultad de Educación y Humanidades” se desarrolló en el auditorio Miguel Jiménez Cortes del Campus La Castilla de la Universidad del Bío-Bío, para el fortalecimiento de los lazos interpersonales entre sus integrantes. La actividad, consiguió sensibilizar a académicos, personal administrativo y a estudiantes acerca de la promoción del buen trato, la convivencia armónica y la resolución de conflictos.dscn0777

Ésta fue la primera de una serie de actividades que busca la Facultad de Educación y Humanidades con el fin de mejorar el entorno de trabajo. Las medidas no son reactivas a un conflicto en particular, sino que se adelantan a potenciales diferencias que podrían surgir en este numeroso equipo, destacó el académico Carlos Ossa, Decano (s) de la Facultad.

Carolina Flores, secretaria académica (s) de la Facultad de Educación y Humanidades, se refirió a este encuentro como un espacio necesario para el mejor desarrollo del quehacer cotidiano en el entorno laboral. “Intentamos abordar esta temática, que se converse de este tema, porque es muy relevante hoy”, compartió.dscn0771

La también académica del departamento de Ciencias de la Educación, agregó que “así como esta jornada, el desarrollo de nuevas actividades propiciaría incluso la implementación de una Unidad de Convivencia en la Facultad. Es un proyecto que estamos instalando.

En la jornada de reflexión, tras las palabras de bienvenida que pronunció el Decano (s) Carlos Ossa, la Dirección de Recursos Humanos se hizo presente en este encuentro a través de la Psicóloga Laboral de la sección de Desarrollo de Competencias, Estudios y Desarrollo Organizacional, Estela Drake, quien compartió el Reglamento Interno de Seguridad e Higiene de la UBB.

La profesional aludió la importancia de cada miembro en una organización para conseguir el objetivo buscado. “Si bien existe un reglamento, finalmente pasa por la voluntad de las personas y la disposición que tengan a llevarse bien, a compartir un espacio de trabajo sano y eso va a redundar en la calidad de vida de todas las personas”, acotó.

En la actividad, también el profesor Carlos Ossa dio a conocer la Política de Convivencia Triestamental de la Facultad, a lo que se sumó un taller grupal como culminación.

dscn0775 dscn0769 dscn0764