Proyecto FIC-R que beneficiará a 600 emprendedores de Tirúa y Alto Biobío tuvo primera reunión de trabajo

El proyecto “Diseño de Modelos y Estrategias de Negocios Territoriales, desde las Identidades Lafkenche y Pewenche, Kimün Biobío”, del Fondo de Innovación para la Competitividad Regional (FIC-R), adjudicado el 2017, que está llevando a cabo el Centro de Estudios Urbanos Regionales (Ceur) de la Universidad del Bío-Bío, y que beneficiará a cerca de 600 emprendedores tuvo la primera reunión de trabajo, denominada “Consejo de Economía Intercultural”, con representantes del Gobierno Regional (Gore) del Biobío; de las experiencias económicas; de la Universidad y los Alcaldes y funcionarios de desarrollo productivo de las municipalidades de Tirúa y Alto Biobío, a fin de generar un proceso de trabajo sistemático.

Al respecto y en nombre del rector de la Universidad del Bío-Bío, Mauricio Cataldo, el jefe de gabinete, Juan Saavedra, manifestó la relevancia de estar participando como Universidad en este proyecto, “nos planteamos como una constructora de conocimiento y el trabajo que está llevando a cabo el Ceur sintoniza con una política de redes socio territoriales, donde el vínculo es clave para los planes que la Universidad tiene. Asimismo el rol es sobre las vinculaciones que podemos fomentar, para poder conectar a diversos actores en torno a la idea de crear un valor económico diferencial que es pertinente territorial e identitariamente sostenible, en ese sentido la tarea propuesta por esta mesa es fundamental”.

Por su parte la antropóloga del Ceur y directora del proyecto, Magaly Mella, explicó que la iniciativa busca profundizar, en un período de 28 meses, un trabajo de diseño de modelos de negocios y estrategias de gestión territorial e intercultural en los territorios Lafkenche y Pewenches, de Alto Biobío y Tirúa, para fortalecer sistemas económicos, desde un enfoque de economía intercultural. “La idea es generar una vinculación virtuosa, entre la forma de operar que es más tradicional de los activos culturales y de una forma respetuosa de cómo opera el mercado, a partir de las herramientas que desde las regiones y propios municipios y las distintas instituciones públicas generan para favorecer este tipo de actividades económicas”, precisó.

Agregó además que esta primera reunión sirve como espacio sinérgico entre todos los actores involucrados, para así pensar mejor las acciones que se harán en las diferentes etapas del proyecto, donde las diversas instituciones acordarán decisiones conjuntas favorables para ambos territorios y la proyección de la iniciativa.

Dentro de las principales actividades a ejecutar, el proyecto contempla el acompañamiento y desarrollo de capacitaciones para la formalización, ejecución de misiones e intercambio de experiencias exitosas internacionales, con otras comunidades de otros países con características similares, además la consolidación de una plataforma de gestión de negocios y la difusión integral del proceso. Cuya finalidad es dinamizar las económicas indígenas, con los actores sociales Mapuche, sus gobiernos locales y la Universidad.

Por su parte los alcaldes de Alto Biobío, Nivaldo Piñaleo, y de Tirúa, Adolfo Millabur, coincidieron en que la iniciativa es importante para sus territorios, ya que fortalecerá la cultura. Señalaron además que los emprendedores ya cuentan con el conocimiento, sólo se debe sistematizar, ya que “somos cultura viva”, además será un gran aporte a nivel nacional e internacional, gracias al intercambio con comunidades de otros países.

En la actividad estuvo presente además el director de ProChile, Gino Mosso, y el representante de los proyectos FIC del Gore del Biobío, Andrés Martínez, quienes dieron sus respectivos saludos y valoraron la iniciativa y su proyección.

Cabe señalar que la iniciativa, busca dar continuidad al proyecto Corfo, “Plataforma para la promoción y fortalecimiento de procesos de innovación territorial de productos y servicios en comunidades mapuche en las provincias de la Región del Biobío”, que culminó en febrero de 2018.