UBB contribuirá con proyecto del Banco Mundial para mejorar competitividad de la Región de Ñuble

La total disposición de la Universidad para colaborar con la información y los análisis que sean necesarios y así ejecutar con éxito el proyecto del Banco Mundial en la Región de Ñuble, expresó el prorrector Dr. Fernando Toledo Montiel. El estudio tiene como fin lograr un impacto en el empleo de la zona con miras a generar un crecimiento que se refleje en un beneficio concreto para los habitantes de la región.

La Subdere junto a la entonces Delegación Presidencial gestionó la contratación de una asesoría del Banco Mundial para mejorar la competitividad y obtener una especialización inteligente en la región de Ñuble, con el propósito de dar un impulso a la economía local, medida valorada por el prorrector.

“La Universidad del Bío-Bío es una casa de estudios birregional que se articula exitosamente con los territorios en los cuales está inserta. El Banco Mundial requiere insumos y análisis para la nueva región en términos de políticas y medidas para áreas definidas. En ese sentido se desea conocer una estrategia de inversiones en función de áreas específicas. Básicamente, el Banco Mundial desea acompañar el proceso de instalación de la región de Ñuble, teniendo presente la cadena de valor productiva, el potencial de crecimiento y las brechas que son necesarias cerrar. Así, se busca contribuir a la cadena de desarrollo regional”, aseveró el Dr. Fernando Toledo.

La reunión de trabajo desarrollada en la Intendencia de Ñuble fue dirigida por el analista de operación del Banco Mundial en Chile, Francisco Winter, junto con Alberto Criscuolo, director del proyecto y Priyam Saraf, experta en práctica global de finanzas competitivas e innovación, y directora alterna.

El jefe de la Unidad de Apoyo a la Descentralización Regional y al Fortalecimiento de los Gobiernos Regionales, Rodrigo Candia Silva, comentó que resulta fundamental generar insumos y análisis que permitan al gobierno regional apoyar la toma de decisiones con miras a lograr un pleno potencial de desarrollo. “A partir del trabajo del Banco Mundial, que desarrollará este trabajo en lo que queda de este año y buena parte del próximo, esperamos obtener orientaciones y aprovechar la experiencia del Banco que ha desarrollado trabajos similares en distintos lugares del mundo. Se pretende generar una estrategia de especialización inteligente para la región, asociado ello a una agenda de atracción de inversiones, dos necesidades particularmente sentidas, debido a la situación económica y social que presenta la región”, aseveró.

La organización multinacional advirtió que para insertarse en forma competitiva en este mundo globalizado, es necesario que las políticas que apunten a estimular la inversión y el comercio deben considerar la inversión en infraestructura y conectividad.  Igualmente, deben respaldar el clima comercial y las instituciones, incluidos los mercados financieros y laborales. En tercer término, las políticas deben enfocarse en la calidad que fluye a través de la educación, el desarrollo de habilidades, estándares de productos, innovación y estándares ambientales, sociales y laborales.

La estrategia inteligente de especialización que llevará adelante el gobierno regional de Ñuble, con la asistencia del Banco Mundial, comenzará con un escaneo de desarrollo regional e identificación de la industria, detectar nichos de especialización que puedan ayudar a fomentar su potencial de crecimiento, además de respaldar a las empresas tienen el potencial de crecer e incrementar la competitividad. En este contexto, el aporte de las universidades resulta fundamental.

Luego se analizará en profundidad mercado, proveedores, competencias y promoverá la participación en esas cadenas de valor global para finalizar con un taller de innovación y planificación regional a fin de preparar una hoja de ruta para mejorar su capacidad en el análisis estratégico de la cadena de valor.




Exposición de Guillermo Moscoso fue inaugurada en Extensión UBB

Hasta el 30 de octubre, en el Centro de Extensión de nuestra Universidad, en Chillán, permanecerá abierta la exposición del artista visual Guillermo Moscoso “Cuerpo, Memoria y Activismo”, muestra que considera un programa gratuito de mediación cultural, con visitas guiadas, conversatorio y performance en vivo.

El proyecto de itinerancia regional del artista visual Guillermo Moscoso es una revisión curatorial del proyecto “Cuerpo, Memoria y Activismo”, financiado a través del Fondart Regional y acogido por el Centro de Extensión con una inauguración que tuvo lugar el 3 de octubre, ante gran cantidad de público, principalmente universitario.

El director de Extensión, Leonardo Seguel, tuvo elogiosas palabras para el montaje expuesto y el compromiso político con el que cuenta la obra de Moscoso. “Es una exposición que da cuenta de profundas fisuras sociales, sin embargo, contiene elementos líricos cercanos al romance; el legado de Baudelaire y Rimbaud están presentes en esta sala”, señaló.

Posteriormente, la curadora de la muestra, Carolina Lara, se refirió al recorrido histórico que da cuenta de los 20 años de carrera artística de Moscoso.

Finalmente, el artista invitado a exponer intervino, agradeciendo la asistencia y conminando a los participantes a establecer biopolítica en sus barrios, con sus compañeros: “no cuesta nada ser incendiario en Facebook; lo importante es luchar y organizarse con tu familia, con tus amigos, con tu gente”, culminó.

El programa de mediación releva la necesidad que ya tiene el artista de establecer diálogos y puntos de encuentro con el público en los distintos territorios: “Me relaciono con el público a través de los temas que abordo en mi obra, interpelando constantemente a las personas con problemáticas que están en crisis en nuestra sociedad. Reivindicando la memoria individual y colectiva en los espacios, incomodando con historias del cotidiano invisibilizadas por el poder, muchas veces avaladas por la complicidad del silencio contemplativo. Pretendo ser un espejo para que el público se vea reflejado y reflexione sobre su participación en la construcción de la realidad en la cual está inserto.”, enfatizó el artista.




Con éxito Universidad Abierta sede Chillán recibió a liceanos de la Región de Ñuble

Con charlas, talleres y mucho entusiasmo se llevó a cabo la Universidad Abierta 2018 sede Chillán el pasado 3 y 4 de octubre en los campus Fernando May y La Castilla. Fueron mil 400 liceanos de la Región del Ñuble los que visitaron nuestra casa de estudios y participaron de esta actividad organizada por la Unidad de Difusión y Promoción de Carreras de la Dirección General de Comunicación Estratégica.

Según explicó la coordinadora institucional de Difusión y Promoción de Carreras, Carla Aburto, “tuvo como todos los años un gran interés de parte de los establecimientos educacionales de enseñanza media y preuniversitaria, logrando una gran convocatoria. Este año se generaron talleres prácticos renovados por cada una de las carreras y del Programa de Bachillerato en Ciencias que se imparte en sede Chillán. Además, los jóvenes pudieron recibir detallada información de toda la oferta académica UBB, de los múltiples beneficios que la institución ofrece y conocer nuestras dependencias; algo que es muy valorado por los estudiantes y profesores”.

Estudiar en la UBB

Entre los centenares de alumnos que llegaron a nuestros campus La Castilla y Fernando May, se notaba el nerviosismo y la ansiedad por vivir la experiencia. Asimismo, muchos de ellos llegaron a la Universidad Abierta 2018 con la firme convicción de conocer las carreras a las que quieren ingresar, como es el caso de Renato Miranda Godoy, del Colegio Ciudad Educativa de Chillán. “Me interesa estudiar Pedagogía en Castellano y Comunicación y la UBB es una gran posibilidad por un tema de cercanía y de buenas recomendaciones, me han hablado bien de la carrera. Pude ver que las instalaciones de la Universidad son confortables, todo bien ubicado y siento que tiene un ambiente familiar”, agregó el joven.

En tanto, Macarena Sandoval Cares, del Liceo Polivalente María Ward de San Ignacio y quien también asistió al taller de su interés, comentó que quiere “estudiar Pedagogía en Educación Física porque es la carrera que me motiva y espero que me dé el puntaje para quedar. Es una profesión que siempre me ha llamado la atención, me encanta la actividad física y enseñar. La UBB es una opción, y no me importaría viajar todos los días para llegar al campus Fernando May”.




Finaliza proyecto que dio vida a ciclovía de madera en elevación, única en Chile

Con la satisfacción de haber aportado con una propuesta para un mejor desplazamiento en el espacio público a través de la creación de la primera ciclovía en madera en elevación, un grupo de profesionales, alumnos y académicos, de diversas disciplinas de la Universidad del Bío-Bío, liderados por el arquitecto Manuel Suazo Uribe y el ingeniero Víctor Rosales, entregan una solución concreta aplicable a otros contextos como parques naturales, bordes costeros, grandes plantas industriales o como alternativa a las vías saturadas de vehículos, rescatando y validando el uso de la bicicleta como una solución práctica, ecológica y de bajo costo.

El arquitecto Manuel Suazo, académico del Departamento de Ciencias de la Construcción de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño de la Universidad del Bío-Bío y uno de los responsables de esta iniciativa se mostró satisfecho con lo logrado y resaltó el aporte multidisciplinario de académicos, estudiantes y empresas participantes. Asimismo, afirmó que existen muchísimas experiencias exitosas de ejemplos de ciclo vías en el mundo, como en Alemania o Dinamarca por citar algunos.

La idea original de este proyecto, indicó Suazo, era ocupar las cubiertas existentes de la universidad como plataforma para poder instalar una ciclovía elevada de madera, que permita recorrer en bicicleta las distintas instalaciones. El desarrollo del prototipo final pasó por varias modificaciones hasta llegar a una construcción robusta con madera cepillada de pino insigne y placas contra laminadas de eucalyptus nitens termotratadas, con un tratamiento de la madera en base a boro y usando tornillos con altas prestaciones mecánicas. La propuesta consideró criterios de protección por diseño para evitar el daño de los componentes estructurales principales cubriéndolos con una carpeta superior a 2 aguas levemente inclinadas y protegidas por una membrana hidrorepelente donada por la empresa Volcán.

Los elementos más expuestos fueron resueltos con estructura metálica para soportar las barandas de seguridad y eventualmente a una persiana de madera no incluida en el proyecto, que serviría de protección adicional y soporte para la ubicación de paneles solares para la autosuficiencia energética de la vía. Las dimensiones en el ancho permiten la circulación cómoda de dos vías en ambos sentidos, más una franja paralela para el estacionamiento de bicicletas o para un simple paseo.

Esta iniciativa se presentó de manera exitosa en la Semana de la Madera de Corma el año 2017, que se realiza en la ex Estación Mapocho, con amplia cobertura de prensa y gran presencia de público. “Si miramos al futuro, la idea es poder dar mayor utilidad a esta iniciativa más allá de la universidad, como por ejemplo hacerlo posible de instalar en una empresa, a una planta industrial, parques nacionales, bordes costeros”, aseguró el académico.

Dentro de los profesionales UBB que trabajaron en el proyecto está Víctor Rosales, ingeniero en maderas, que ha participado en la concepción de la idea, su desarrollo y en la etapa de fabricación del proyecto. “Creemos que aquí hay un trabajo investigativo entre la universidad y las empresas que nos permite llevar esto a nuevos escenarios, en búsqueda de su aplicación y servicio a la comunidad”, resaltó.

No tengo dudas, indicó el director del Departamento de Ciencias de la Construcción, Raúl Soto Castillo, que en un mediano plazo podamos ver ciclovía de maderas no solo en nuestra región, en el país y en el extranjero. Destacó el trabajo realizado por los académicos y el apoyo encontrado en las empresas. Una vez más felicito a todo el equipo, como a las empresas que participaron, pues sin su vinculación estos proyectos no son posibles de realizar”.

Por su parte, el director de Innovación de la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado, Francisco Vergara, resaltó este proyecto por su relevancia e impacto en la comunidad.“Esta es una iniciativa muy novedosa, e invito a que se multiplique en nuestra universidad. Es una gran invitación a utilizar la bicicleta como instrumento de transporte y desplazamiento, es ecológica y saludable. Sin dudas la utilización de la madera como infraestructura central le da un valor agregado y lo hace sustentable y respetuoso del medio ambiente”, apuntó.

En representación del rector habló el vicerrector de Asuntos Económicos, Reinier Hollander, quien manifestó un fraternal saludo, destacando la importancia de esta iniciativa entorno al uso de la bicicleta. “El uso de la bicicleta como medio de transporte se ha masificado en los últimos años, por ello una propuesta de valor tecnológico que piensa optimizar el uso de la bicicleta en nuestra universidad, siempre será oportuno. Además, permite pensar la calidad de vida de nuestra universidad”, comentó.

El ingeniero Franco Benedetti de la UBB también participante en este proyecto, explicó que se trata de un prototipo de ciclo vía completamente novedosa. “Es una buena idea para instalar esta ciclovía en entornos naturales delicados, como un humedal, una zona de anidación de aves, que sean zonas de atracción turística, resulta menos invasivo y con menor impacto con el entorno que una alternativa en otro material”.

Empresas

Francisca Latorre de LonzaQuimetal, enfatizó que su empresa se dedica a la protección e impermeabilización de la madera y el objetivo central del trabajo que realizan es asegurar mayor durabilidad de la madera sin afectar el medio ambiente, valoró esta iniciativa. “Este es un hermoso proyecto arquitectónico y práctico, espero que con el tiempo tenga entusiasmo en la población y que se puedan concretarse en el uso y servicio para la población”.

Lorenzo Arriagada, Kam Retail Business de Simpson Strong-tie. “Para nosotros como Simpson, agradecemos la invitación a participar de este proyecto. Esto va de la mano con los lineamientos que tiene la empresa de trabajar con iniciativas innovadoras y de construcción sustentable”.

En similares términos José Pablo Jordán, subgerente de calidad y desarrollo de productos CMPC Madera, agradece la posibilidad de haber participado, y comenta el alto interés que ha ido teniendo la construcción en madera “Se valora la percepción positiva que se tiene de la construcción en madera. Yo creo que nunca se había visto la posibilidad de levantar tantos proyectos, es una oportunidad que no podemos dejar pasar”, afirmó.

Y agregó que la forma de hacerlo es seguir trabajando de manera coordinada entre Estado, academia y empresa, tal como se ha hecho con este proyecto.

Uno de los invitados fue Alberto Bordeu Schwarze jefe del Departamento de Áreas Silvestres Protegidas de Conaf, quien indicó que como Corporación Nacional Forestal destacan estas iniciativas en madera que están en la línea de la sustentabilidad y la innovación. “Esta propuesta puede ser una muy buena respuesta para pasos de quebradas, esteros, dándole un buen uso a las áreas protegidas” aseguró.




Estudiantes UBB se adjudican proyectos Fondef VIU de Conicyt

Cinco proyectos presentados por estudiantes de las facultades de Arquitectura, Construcción y Diseño, Ingeniería y Ciencias de la Salud y de los Alimentos fueron los ganadores de la primera etapa del Octavo Concurso del Programa de Valorización de la Investigación en la Universidad que impulsa Fondef VIU de Conicyt, iniciativas apoyadas por la Unidad de Emprendimiento de la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado de la Universidad del Bío-Bío.

Los ganadores UBB son Pablo Paegelow Villar, de Ingeniería Civil; Diego Carvajal Gallardo y Víctor Rioseco Osses, de Ingeniería de Ejecución en Electrónica; Javier Leiva Vega, del Doctorado en Ingeniería en Alimentos; y Cristofer Manzor Parra, de Diseño Industrial.

El Programa de Valorización de la Investigación en la Universidad que impulsa Fondef VIU tiene como objetivo fomentar una cultura de emprendimiento innovador en la comunidad universitaria, basada en la investigación que realizan los alumnos de pre y postgrado y se desarrolla en dos etapas. En esta oportunidad los resultados corresponden a la primera etapa la que se concentra en la elaboración de un plan de trabajo, actividades de emprendimiento y la formalización de un acuerdo sobre propiedad intelectual, con un aporte de 2 millones de pesos para cada iniciativa adjudicada.

A la fecha, desde que se creó este concurso, la Unidad de Emprendimiento de la UBB ha asesorado 39 iniciativas adjudicadas en primera etapa, y de éstas, 17 en segunda etapa. Para el director de Innovación de la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado, Dr. Francisco Vergara, cada proyecto adjudicado es una puerta de entrada al encadenamiento de una economía del conocimiento que involucra a alumnos y profesores, “que parten con la tesis, se consolidan como emprendimiento y luego, pasen a contratos de transferencia”, indicó.

Uno de los ganadores es Víctor Rioseco de Ingeniería de Ejecución en Electrónica, quien señaló que este concurso es el primero que se adjudica y que lo quiere aprovechar al máximo. Rioseco se presentó con su proyecto Smart shower box, que consiste en una ducha con control automático de temperatura. Este sistema busca mejorar las duchas eléctricas antiguas, haciéndolas más eficientes. “Es capaz de generar un ahorro de energía y también de competir con calefont, termotanque a solares y electrónicos”, señala Rioseco. Además agrega que la ventaja de este proyecto es que se podrá tomar una ducha sin la preocupación de los cambio de presión y flujo generados por el uso paralelo de otras llaves de paso del hogar.

Otro de los ganadores es Javier Leiva Vega, estudiante del Doctorado en Ingeniería en Alimentos quien con su proyecto Desarrollo de una bebida funcional de alto valor biológico a base de curcumina mediante pasteurización en frío, permitirá formular una bebida vegetal a base de curcumina con mejorada actividad antioxidante y actividad anti-inflamatoria. Leiva destacó que esta iniciativa permitirá dar una aplicación directa a su tesis doctoral ejecutada en la Universidad del Bío Bío y apoyada por la Universidad de Salerno (Italia).

El también ganador Pablo Paegelow, de Ingeniería Civil, con su proyecto Endurecimiento de suelo con polímeros de sílice, explicó que consiste en la elaboración y aplicación de una tecnología de endurecimiento de suelos, que al ser mezclados con suelo natural se obtiene un endurecimiento controlado aumentando su resistencia y cohesión en comparación a sus condiciones iníciales. Su principal impacto es en el ahorro de costo y tiempo relacionado en la mejora de suelos, puesto que se utiliza el suelo natural, evitando la compra de nuevos suelos y el costo en transporte que esto significa.

Pablo Paegelow enfatizó que esta adjudicación es de gran importancia. “Nos alegra mucho el éxito en esta primera etapa y nos motiva a seguir trabajando e investigar en cómo mejorar esta tecnología y así lograr formar a futuro una empresa pionera en mejoramiento de suelos a través de agentes químicos amigables con el medio ambiente”.

Diego Carvajal es el segundo ganador del Fondef VIU de la carrera Ingeniería de Ejecución en Electrónica de la UBB, con su proyecto Sistema de monitoreo y recomendaciones para riego de precisión basado en red de sensores inalámbricos de bajo costo para el pequeño y mediano agricultor de la Zona Centro-Sur, quien propone diseñar un sistema de adquisición de datos, basado en sensores (humedad y temperatura de la tierra y el ambiente) inalámbricos, autónomos y de bajo costo, conectados mediante red privada de radiofrecuencia de baja potencia constituida además por un Gateway-Servidor (local) que recepciona y almacena los datos (Temperatura, Humedad en tierra, humedad relativa del ambiente). Los datos serán interpretados por una aplicación para Smartphone, extrayendo estos desde la estación base (Gateway -servidor) a partir de una red hospedada generada por el mismo. “En la APP se visualizará un mapa dinámico que permitirá a los productores corroborar, gestionar y agilizar la aplicación del riego tecnificado, generando un proceso de producción frutícola consciente con el medio ambiente, más eficiente para un desarrollo sostenible en la región”, subrayó Carvajal.

En tanto, el Dr. Pedro Melin Coloma, académico del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica, y uno de los profesores guías de este concurso quien acompaña en la elaboración de las tesis de los alumnos Rioseco y Carvajal, resaltó la importancia de este proyecto. “Esta iniciativa es altamente relevante debido a que permite financiar desarrollos realizados por los alumnos para que puedan ser  transferidos, y esto tiene que ver con la Tercera Misión de la Universidad. Por otro lado, es un reconocimiento al esfuerzo tanto de los alumnos como también a las políticas e iniciativas dentro de la UBB para fortalecer el emprendimiento de nuestros alumnos. Particularmente, los alumnos que apoyo fueron quienes también participaron en la iniciativa DoIT de la Macrofacultad Ingeniería 2030. Los proyectos Fondef VIU son muy competitivos y sabemos que no es fácil adjudicárselos, por eso los resultados de nuestros alumnos, muestra que vamos en una dirección correcta”

El Dr. Melin, agregó que su apoyo como profesor guía en esta iniciativa significó “principalmente apoyo técnico, en el desarrollo electrónico. Gracias a un proyecto Fondecyt que dirigí, se implementó el Laboratorio de Acondiciomaniento  y Conversión de Energía (LACE – UBB), donde existe el conocimiento y herramientas necesarias para que Diego y Víctor puedan continuar sus desarrollos”, acotó.




Retos de la investigación educativa planteó investigador en conferencia a estudiantes del Doctorado de Educación UBB

“Observar, escuchar y comprometerse: retos de la investigación educativa para la defensa del territorio” se denominó la conferencia brindada por el académico de la Universidad Veracruzana de México, Dr. Bruno Baronnet, quien visitó la Universidad en el marco del Proyecto Fondecyt “Contextualización y territorialización de la gestión educativa de la escuela en La Araucanía”, que dirige el académico del programa Dr. Héctor Torres Cuevas.

La conferencia se desarrolló en el Salón Miguel Jiménez Cortés de la Facultad de Educación y Humanidades y consideró la participación de académicos y de estudiantes de pre y postgrado.

El Dr. Bruno Baronnet precisó que en los temas de investigación educativa resulta fundamental tener claridad sobre el sentido y el “para qué” de dichas iniciativas, pues de este modo se logran comprender las propias intensiones detrás de los objetivos y prácticas de investigación, aspectos que los investigadores no siempre son capaces de explicitar, sobre todo en etapas iniciales, según expresó.

“Las intenciones deben explicitarse no sólo en términos de ética, sino también en términos de procedimientos para levantar datos de campo, pero también para realizar el análisis de la información y luego la restitución de la información a las comunidades con quienes hemos trabajado o en la difusión del conocimiento producido en un marco universitario. Si tenemos objetivos es porque realmente tenemos una justificación de la investigación, pero también a veces tenemos temor de explicitar el compromiso social, político, cultural que tenemos con los sujetos asociados en la investigación”, aseveró.

El Dr. Baronnet explicó que los métodos de investigación empleados por las ciencias sociales proceden de las denominadas “ciencias duras”, que no se adaptan al estudio y naturaleza de los seres humanos, poseedores de conciencia, estrategias, cultura, además de ser eminentemente seres políticos.

“En la sociedad los actores tienen ideales, sueños, sobre todo cuando trabajamos con niñas, niños, adultos, que están implicados en movimientos sociales, luchas colectivas. Entonces, no explicitar nuestras intenciones sería un gran error metodológico, porque las personas con quienes trabajamos tienen muy claro porqué están luchando y para qué transformar la escuela”, ilustró.

El académico de la Universidad Veracruzana tomó como ejemplo los pueblos originarios del sur de México, entre ellos, pueblos zapatistas, aunque destacó que en América Latina y otros continentes existen diversos pueblos y culturas que luchan por transformar su educación, lo que demanda transformar igualmente los métodos de investigación para explicitar los compromisos del propio investigador.

La definición del “para qué” también se condice con el afán de descolonización de las ciencias sociales y de la educación, considerando el pluralismo epistemológico en los protocolos de investigación, lo que se vuelve aún más necesario cuando el investigador pretende trabajar con pueblo originarios. “Esta exigencia de tomar en cuenta el pluralismo, la diversidad epistemológica en nuestros protocolos de investigación, no es meramente una cuestión ética, sino también es una cuestión que tiene que ver con la honestidad y con las transformaciones necesarias que tenemos que hacerle a nuestras ciencias, que hay que recordar, provienen de un marco colonial, eurocéntrico y hasta ahora las ciencias han servido para dominar, someter, diferentes sujetos”, expresó.

El Dr. Baronnet también señaló que los investigadores deben dar cuenta de una responsabilidad social, cultural, política y científica, más aún si se trabaja en el contexto de las educaciones, puesto que hay diversas formas de hacer educación, según indicó.

Una de esas responsabilidades, explicó el académico, consiste en denunciar, y para ello es necesario comprender lo que ocurre mediante el análisis de los efectos e impactos de las políticas de educación pública en las escuelas, “que siguen haciendo lo que nos decía el fundador de la sociología de la educación, Emile Durkheim, quien hablaba de la educación a manera de moldear al futuro ciudadano. La educación está fabricando el hombre nuevo, y desde distintas ideologías estamos viendo que siempre hay un afán de los adultos por moldear a los niños según la manera que responde a un proyecto político, que en el siglo pasado fue un proyecto de construcción de naciones en América Latina, proyectos nacionalistas”, ilustró.

Sobre este punto, el Dr. Bruno Baronnet hizo referencia a la naturaleza adultocéntrica de las sociedades, donde las decisiones se toman desde las necesidades y prioridades que formulan los adultos hacia los niños. “Se nos olvida observar, mirar, escuchar activamente la palabra de los niños, cómo quieren jugar, cómo se aburren los niños de las formas de dar las clases. Se nos olvida observar  cómo les estamos inculcando valores y prácticas hegemónicas que tienen que ver con cantos, cuentos y contenidos escolares que son ajenos a su realidad, es decir, estamos en una situación donde la educación está descontextualizada, desterritorializada”, enfatizó.

Por estos motivos, explicó el Dr. Baronnet, es necesario mirar a los pueblos originarios, que desde el norte de América hasta Tierra del Fuego enfrentan la dominación hegemónica colonial y apuestan por construir experiencias curriculares pertinentes, culturalmente atrevidas y dignificantes, aseveró. “Son experiencias políticamente relevantes, porque responden a un proyecto propio, tienen sus proyectos de educación propios; en Chiapas hablan de proyectos de educación autónoma, porque los deciden de manera autónoma a través de asambleas, desde sus visiones de mundo”, manifestó.

En línea con lo anterior, el investigador argumentó que es necesario deconstruir las propias perspectivas de ver la escuela y los actores de la escuela. “Quienes están marcando pautas innovadoras para las escuelas, son justamente estas organizaciones indígenas que luchan para transformar la escuela; a veces lo hacen de manera muy callada, silenciosa, pero también quisiera decir silenciada, porque no son pueblos vulnerables, son pueblos vulnerados, y son pueblos que se atreven a construir alternativas que nos pueden enseñar mucho a quienes no somos indígenas”, acotó.

“¿Para quiénes y para qué una educación intercultural? ¿Para los pueblos indígenas? ¿Necesitan ellos interculturalizarse? No. Ciertamente, quienes tienen más necesidad de descolonializarse, ser menos racistas e interculturalizar sus maneras de ver el mundo somos quienes vivimos en los centros urbanos, a quienes se nos olvida voltear hacia estas innovaciones de pueblos, organizaciones campesinas, organizaciones barriales, que muestran que otro mundo es posible”, argumentó.

El Dr. Bruno Baronnet comentó que por eso se habla de “otras formas de construir educación”, que surgen desde prioridades más cercanas a los proyectos políticos que tienen los pueblos, los barrios y las comunidades que buscan liberarse de la dominación del Estado o que buscan negociar con el Estado mejores condiciones de aprendizaje para la niñez.