Escuela de Diseño Gráfico UBB aporta nuevos profesionales al país

Una nueva promoción de 38 profesionales egresó de la Escuela de Diseño Gráfico. El Premio Universidad del Bío-Bío, máximo galardón del nivel de pregrado, recayó en Alejandra Rojas Moraga, Oliver Muñoz Soto y Jorge Salgado Varas.

La Ceremonia de Titulación se desarrolló en la Sala Schäfer, ubicada en el Centro de Extensión de la sede Chillán, y fue presidida por el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, junto con la presencia del secretario académico de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño, Gerardo Saelzer Fuica; la directora de la Escuela de Diseño Gráfico, Jacqueline Santos Luarte; el director del Departamento de Comunicación Visual, Hugo Cáceres Jara, académicos de la carrera y familiares de los titulados.

El secretario académico de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño, Gerardo Saelzer Fuica, entregó el saludo de la decana María Cecilia Poblete Arredondo, quien se encontraba fuera del país, y valoró el acto de la titulación como un instante trascendente donde los hasta ahora estudiantes se convierten en profesionales, con todo lo que ello implica.

“Es el fin de una etapa y de algo tremendamente importante para cada uno de ustedes y también para sus familias, porque abordaron juntos este desafío: estudiar una carrera para lograr un porvenir, el futuro, lo que viene, y para ustedes es el inicio de una nueva gran etapa, donde el trabajo ya no es para obtener una buena nota, sino para ofrecer un servicio real; no es para pasar el ramo sino para seguir estudiando. Estudiar o trabajar para entregar un servicio a otro, por un sueldo o por un pago implica una gran diferencia. Pasar de una responsabilidad hacia uno mismo, hacia una responsabilidad profesional y social. Hay que tener conciencia del actuar propio, a partir de esta nueva condición: el ser profesional”, destacó.

Asimismo, el secretario académico puso énfasis en la serie de habilidades que los nuevos profesionales deberán practicar y demostrar constantemente. “Aparecen conceptos como la ética, normas, valores y principios que regulan el correcto actuar de una persona a lo largo de su vida; la responsabilidad, la empatía, la sociabilidad, la escucha activa, el trabajo en equipo, la tolerancia, la capacidad de trabajar bajo presión, manifestar respeto a la opinión ajena, capacidad de adaptación al cambio, creatividad, capacidad de resolver problemas, actitud positiva, optimización del tiempo, seguridad personal y asertividad. Estos ejercicios y demandas que pudieran parecer básicas requieren un esfuerzo constante y constituyen una apuesta segura de profesionalismo integral”, aseveró Saelzer Fuica.

A su vez, la directora de la Escuela de Diseño Gráfico, Jacqueline Santos Luarte, precisó que la ceremonia de titulación es un momento sublime, especialmente significativo para los egresados y sus familias pues marca el comienzo de la vida profesional, llena de desafíos, metas, sueños y logros por alcanzar. “Como diseñadores gráficos, sabemos que algunos componentes fácticos de nuestra disciplina, se mueven de manera vertiginosa, ello obliga siempre a tener una actitud responsable y permanente con el aprendizaje. Todas las habilidades y conocimientos adquiridos, deben ser continuamente complementados y actualizados. El aprender debe ser desde ahora, una constante en su vida”, advirtió.

La académica Jacqueline Santos también alentó a los nuevos profesionales a proyectar su acción con valentía, para sobreponerse a las adversidades propias de la vida. “Cada día es una lucha diferente, pero siempre con más experiencia. Por eso les digo, enfóquense en sí mismos, construyan la realidad que quieran vivir, trabajen para que sus sueños se hagan realidad. Esfuércense con ahínco para que las cosas sucedan aunque la mayor parte del tiempo, el viento sople en contra. Recuerden que la excelencia no es un acto sino un hábito. Trabajen sobre el mayor bien que ustedes poseen: ustedes mismos”, les instó.

Al finalizar, la directora de la Escuela de Diseño Gráfico hizo hincapié en el hecho que el éxito de los nuevos profesionales dependerá exclusivamente del mérito personal y de las decisiones que éstos sepan adoptar. “Enfrenten la tarea de vivir y sentir cada día con orgullo y sin miedo; que sigan siempre aprendiendo, que se creen oportunidades, que vayan y exploren todas las alternativas, sin temor. No se permitan esperar que la vida llegue a ustedes, vayan ustedes por ella, y vívanla con todo lo que ello significa. Estimados egresados, sólo me resta decir que con este título profesional, han adquirido una responsabilidad con la sociedad, con lo que se dice y cómo se dice, con la imagen como texto social. Éxito, amor y felicidad en lo que resta del camino”, concluyó.

Durante la ceremonia también se hizo entrega de distinciones a los alumnos más destacados de la promoción. De este modo, el Premio Universidad del Bío-Bío, máximo galardón del nivel de pregrado, recayó en Alejandra Rojas Moraga, Oliver Muñoz Soto y Jorge Salgado Varas.

En tanto, el Premio Alumna Integral se otorgó a María Fernanda Rodríguez. Finalmente, el Premio Marta Colvin Andrade, fue concedido a los egresados María Fernanda Rodríguez y Julio Navarro Saravia.

En representación de la promoción, correspondió a Jorge Salgado Varas brindar un mensaje de despedida y agradecimiento.

La velada fue amenizada por el guitarrista y músico flamenco, Heraldo Ortega Pacheco.




Estudiantes construyeron casas para damnificados de los incendios forestales en Quirihue

Veinte estudiantes de segundo año de la carrera de Ingeniería en Construcción armaron cinco viviendas de emergencia de modalidad progresiva para los damnificados de los incendios forestales en la localidad de Quirihue. La actividad se llevó a cabo tras un llamado a voluntariado que realizó la Fundación Techo y que asumió la carrera como parte de la asignatura Formación Práctica, marco normativo de la construcción, que lidera la académica Jeniffer Mellado.

Al respecto la académica explicó que fue una oportunidad para la carrera de poder ir en ayuda de las familias afectadas por los incendios el verano pasado. “Los estudiantes lograron entregarle una vivienda a una familia con su esfuerzo y trabajo, lo cual es beneficioso, pues les va quedar incorporada la experiencia tanto humana como profesional, pues básicamente es similar a lo que harán a futuro cuando egresen, porque estandarizarán el proceso constructivo. Ojalá más adelante este vínculo con la Fundación sea permanente, quizá para generar prácticas”.

El jefe de cuadrilla y estudiante de la carrera, Patricio Huenchuleo, el único de primer año, fue designado en esa labor pues lleva seis años trabajando en la Fundación, por tanto estuvo encargado de guiar a sus compañeros. Me ha tocado trabajar en hartas catástrofes y cada una de ellas es significativa, cada construcción es totalmente nueva, uno conoce muchas personas, ve el esfuerzo y la angustia de perder todo. Ahora desde este tiempo que llevo estudiando la carrera voy con otra mirada a ayudar, antes sólo construía, pero ahora desde mi puesto de estudiante de Ingeniería en Construcción voy viendo los detalles, les explico a las personas con mayor exactitud el cómo deberían ampliarse, en definitiva les puedo dar datos técnicos con los que no contaba anteriormente”.

Las viviendas se denominan progresivas, ya que al ser armadas por paneles tienen la cualidad de poder ampliarse, según la necesidad de cada familia, además cumple con altos estándares de calidad; el techo cuenta con propiedades contra incendios, revestimiento impermeable, con zincalum, entre otros detalles. En la zona se levantaron veintidós casas, de las cuales cinco fueron armadas por los estudiantes de la Universidad del Bío-Bío, en los tres días que estuvieron en la zona.




UBB recibió certificación por exitoso cumplimiento de Acuerdo de Producción Limpia Campus Sustentable

El ministro de Medio Ambiente, Marcelo Mena, encabezó la ceremonia en que nuestra casa de estudios y otras 13 instituciones de educación superior recibieron la certificación de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático,  tras cumplir exitosamente con la totalidad de los compromisos del Acuerdo de Producción Limpia Campus Sustentable, APL. Hoy tenemos la convicción de que las universidades en Chile tienen una mayor conciencia y una mejor gestión ambiental y van a continuar iluminando a futuras generaciones en las mejores prácticas, aseguró en la oportunidad el secretario de Estado.

El APL Campus Sustentable apunta a la incorporación del concepto de sustentabilidad en el quehacer de las instituciones de educación superior del país. En 2012, fue suscrito por nuestra casa de estudios que de esta forma asumió desarrollar una serie de metas y acciones vinculadas a la formación, investigación y extensión, así como a la gestión educacional y administrativa de los recintos universitarios.

Según el director de la Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático Juan Ladrón de Guevara, se trata de una experiencia inédita en Chile, que permitió alcanzar resultados notables en gestión de recursos y capacitación. La certificación es un aval y un estímulo para que las universidades sigan integrando estas dimensiones porque creemos que pueden ayudar al país entero a abordar de manera estructural los desafíos y cambios radicales en la economía y los procesos de transformación en todos los ámbitos, destacó. Y añadió: Creemos que ellas deben ser las nos orienten, sobre todo al gobierno, sobre cuáles son los pasos que tenemos que dar.

Además de la UBB, recibieron la certificación APL las universidades de Chile, Católica de Chile, Católica de Valparaíso, Austral, de Playa Ancha, de Los Lagos, Tecnológica Metropolitana, de Santiago, Católica del Norte, de Antofagasta, de Talca y de Magallanes, además de la Escuela Naval Arturo Prat, las que representan el 20 por ciento de alumnos matriculados a nivel nacional. En conjunto el acuerdo permitió un ahorro en energía y consumo de agua de 300 millones y 170 millones de pesos, respectivamente. Además, las instituciones reciclaron 230 toneladas de residuos sólidos,  invirtieron más de 600 millones en eficiencia energética e hídrica y disminuyeron un total de 7.438 toneladas de emisiones de CO2 equivalente.

Además, la inclusión de materias de sustentabilidad en cursos optativos creció 33 por ciento, lo que significó 508 asignaturas con 21.707 alumnos inscritos, y el número de proyectos de investigación se elevó 93 por ciento, con 160 proyectos. Asimismo, los programas de extensión en materias de producción limpia y sustentabilidad registraron un incremento de 80 por ciento, alcanzando más de 33 mil beneficiarios.

Las instituciones que introdujeron la sustentabilidad en su modelo educativo aumentaron de un 45 al 82 por ciento. El número de académicos capacitados en materias de sustentabilidad subió en 200 por ciento, correspondiendo a 220, a lo que se agregan 1.007 funcionarios y 16.935 alumnos. Además, se fortalecieron las capacidades de 4.034 trabajadores en materias de prevención de riesgos, lo que se reflejó en una disminución del 13 por ciento en los accidentes con tiempo perdido.

El APL Campus Sustentable fue suscrito en 2012 por 22 instituciones de educación superior, con la participación de los Ministerios de Medio Ambiente y Salud, la Superintendencia de Servicios Sanitarios, la Corfo, la Agencia Chilena de Eficiencia Energética y el ex Consejo Nacional de Producción Limpia. Su implementación culminó en julio de 2016.

Francisca Sandoval, directora ejecutiva de la Red Campus Sustentable, valoró la certificación APL como un hito para la organización que agrupa a las instituciones participantes en el acuerdo. Estamos comprometidos para cambiar la educación, insertar la sustentabilidad en el currículum y en la formación de los profesionales, de los próximos tomadores de decisiones del país, señaló.  Enfatizó igualmente que el gran desafío es “que todas las universidades de Chile se sumen a la Red y que la sustentabilidad no sea un lujo para la educación”.

La ceremonia de entrega de la certificación APL tuvo lugar el jueves 27 de abril, en Santiago. La UBB estuvo representada por el director de Finanzas y Administración, Fernando Morales Parada, y el jefe del Departamento de Normalización y Certificación Juan José Valenzuela Lagos, como se aprecia en la última fotografía.

Fuente Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático




Estudiantes de Psicología UBB reciben su Licenciatura y logran importante paso para convertirse en profesionales

La ceremonia se desarrolló en el Salón Miguel Jiménez Cortés de la Facultad de Educación y Humanidades, y fue presidida por el decano Marco Aurelio Reyes Coca, junto con la participación de la directora de la Escuela de Psicología, Ingrid Quintana Avello, el subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel, académicos de la carrera, alumnos y familiares de los licenciados.

La directora de la Escuela de Psicología, Ingrid Quintana Avello, felicitó a los nuevos licenciados por el importante paso que dan en el camino a convertirse en profesionales. “El grado académico, la licenciatura que hoy reciben, es un paso significativo y es una etapa relevante de muchas otras que enfrentarán con la formación  que en esta Universidad recibieron. Y no me refiero sólo a la formación académica, sino a los diferentes momentos que vivieron en la Escuela, y que han contribuido a que hoy estén aquí continuando con su historia”, precisó.

Asimismo, la directora de escuela hizo alusión a la particularidad del momento en que los jóvenes han cursado su formación superior. “Ustedes han estudiado en un contexto de cambios, tanto sociales, políticos, como también académicos. Son parte de los anhelos de una educación de calidad, pública, gratuita y sin lucro. Y a responder esa demanda nos hemos volcado con ahínco como Universidad y escuela. Debiéramos asumir el compromiso de no olvidar esos principios y seguir defendiéndolos en los diversos ámbitos en que a futuro se desarrollen, sin olvidar de dónde venimos y hacia dónde vamos. Así la historia será mejor, más justa, más alegre y con un sentido integral”, manifestó.

Al finalizar su mensaje, la directora Quintana Avello citó al escritor uruguayo Eduardo Galeano: “Los científicos dicen que estamos hechos de átomos, pero a mí un pajarito me contó que estamos hechos de historias”. Que sus historias y las que comienzan a escribir sean buenas, sean las mejores”, concluyó.

El acto de licenciatura también contempló la participación del académico y director fundador de la Escuela de Psicología, José Luis Ysern de Arce, quien les recordó el sentido del Psicobautizo vivido el año 2013 cuando recién ingresaban a la carrera. “Ese solo hecho, esa manera de comenzar el curso, ya les decía, nuestra Escuela de Psicología es diferente y quiere ser otra cosa. Nada de mechoneos humillantes, de actitudes banales, sino todo lo contrario, indicaba pues un plan de vida y una actitud muy marcada en el nuevo hombre, en la nueva mujer que queríamos construir”, aseveró el académico.

Ysern de Arce también destacó cómo los estudiantes fueron descubriendo la Psicología Social Comunitaria, atravesada por la Psicología de la Liberación, lo que implica que al recibir la licenciatura los futuros psicólogos ya visualizan un proyecto que consiste en estar al lado de todo hombre y de toda mujer, para que cada vez sean más felices.

“Cuando hoy vemos jefes de Estado, vemos hombres muy poderosos que hablan de construir muros, ustedes dicen –mientras otros levantan muros, nosotros, psicólogos de la liberación, tendemos puentes-, y ese es su plan de vida, tender puentes. Y hacer que todo hombre y toda mujer podamos entablar, sin importar orientaciones de cualquier tipo, ni religioso, ni político, ni sexual, social, económico, podamos siempre ser hombres y mujeres que dialogan”, recalcó el docente y sacerdote.

Recalcando lo anterior y el valor del diálogo en toda época, el académico José Luis Ysern tomó como ejemplo al Papa Francisco, quien por estos días viajó a Egipto, sin mayores demandas de seguridad, para dialogar con musulmanes, coptos y cristianos, en señal de que si se quiere construir una civilización nueva, ésta tiene que estar basada en el diálogo de los diferentes.

Hacia el final de su mensaje, el académico José Luis Ysern de Arce brindó a los nuevos licenciados un caluroso abrazo de bienvenida a la Psicología y les recordó una frase que ya es máxima: “Recuerden a los más desposeídos, nunca se olviden de los pobres”.

En representación de los nuevos licenciados, la estudiante Carolina Lillo Vergara, recordó que en febrero de 2013 comenzaron a dar los primeros pasos de la travesía que les permitirá convertirse en psicólogos y psicólogas. Llegaban con los temores e ilusiones propias de quienes se adentran en un camino desconocido y a la vez fascinante.

La recién licenciada reconoció que el camino ha sido largo, marcado por el aprendizaje de nuevas experiencias y acontecimientos, que han permitido cimentar nuevas creencias, formas de conocer el mundo y maneras de comprender.

“En este viaje las experiencias no han hecho falta, a veces el día es soleado y otros lluvioso, alegres o tristes, animados y otras veces tan cansados y sin energía, pero durante cada una de ellas hemos logrado ponernos de pie y seguir avanzando”, aseguró Carolina Lillo.

También tuvo palabras de reconocimiento para la secretaria de la Escuela de Psicología, Hilda Carriel, y el auxiliar de la carrera Héctor Ortiz, quienes “con sencillez, amabilidad y cariño nos han brindado una mano cada vez que se lo hemos pedido”, aseveró la joven.

Asimismo, agradeció la notable tarea de los académicos, “quienes se han dedicado a mostrarnos distintas miradas de la Psicología, brindando la libertad para que cada uno de nosotros construya su propia visión del mundo que nos rodea”, explicó.

“Con todas estas experiencias, hoy nos encontramos aquí, a pasos del último tramo para llegar a nuestra meta, falta poco, pero no dudemos compañeros y compañeras que todos nuestros esfuerzos darán fruto, sólo nos queda seguir intentando y dar nuestro último esfuerzo para alcanzar nuestro sueño, que sin duda será sólo el inicio de muchas metas más”, concluyó.