Consorcio de Ciencia para la Innovación 2030 presentó resultados a CORE de Ñuble

Los resultados de la primera fase del proyecto impulsado por la Alianza Sur-Subantártica del Consorcio Ci 2030, que correspondió liderar al prorrector Dr. Fernando Toledo Montiel, fueron presentados a la Comisión de Educación, Ciencia, Tecnología e Infraestructura del CORE de la Región de Ñuble, presidida por el consejero Jezer Sepúlveda Domínguez, e integrada por los consejeros Hernán Álvarez Román, Javier Ávila Parada, Arnoldo Jiménez Venegas y Rodrigo Dinamarca Muñoz. 

El Consorcio Ci 2030 responde a una convocatoria de CORFO y es conformado por las Facultades de Ciencias de la Universidad del Bío-Bío, Universidad de Talca, Universidad Católica de la Santísima Concepción, Universidad de la Frontera, Universidad Austral y la Universidad de Magallanes.

El prorrector Dr. Fernando Toledo Montiel precisó que el proyecto busca abordar una realidad país: “Las Facultades de Ciencias de las universidades chilenas tienen bajos niveles de investigación y desarrollo aplicado, se vinculan poco con la industria y no desarrollan competencias que les permitan realizar transferencia tecnológica, innovación y emprendimiento de base científica-tecnológica”, según un diagnóstico de CORFO.

La Fase 1 del proyecto consideró el levantamiento de un diagnóstico mediante la realización de talleres y encuestas; la realización de un benchmarking que consideró la visita a universidades internacionales de referencia como el Instituto Alfred Wegener, las universidades de Münster y de Regensburg, en Alemania; la Universidad de Nottingham, en Inglaterra; y la Universidad de Lleida, en España, lo que permitió definir indicadores y brechas; y finalmente la formulación de un Plan Estratégico.

El Dr. Toledo Montiel precisó que CORFO aprobó esta primera fase, condición imprescindible para postular a la Fase 2, abierta recién esta semana. “Nos interesa compartir el sentido y alcance de este proyecto con las autoridades de la Región de Ñuble, pues estimamos que su implementación puede tributar positivamente al desarrollo del territorio y de prácticamente todo el centro-sur del país. Es una apuesta por descentralizar y evidenciar que las regiones pueden impulsar ciencia de clase mundial”, comentó.

Junto al Dr. Fernando Toledo, también expusieron ante la Comisión del CORE los investigadores Dr. Carlos Issacs de la Universidad de La Frontera, y el Dr. Claudio Muñoz junto al Dr. Jaime Figueroa, ambos de la Universidad Austral.

El Plan Estratégico se estructuró sobre la base de 6 ejes. El Eje de Armonización Curricular y Postgrados se propuso como objetivo general aumentar significativamente las  competencias en Innovación y Emprendimiento Tecnológico de los estudiantes de pre y postgrado.

El Eje I+D con Orientación Estratégica plantea incrementar la I+D hacia ciencia aplicada, para abordar problemas locales y globales con perspectiva sistémica, con  resultados de alto impacto en la industria y la sociedad.

El Eje Innovación, Transferencia y Empresas de Base Tecnológica, apunta a desarrollar e implementar un modelo de transferencia de alto impacto en sectores estratégicos para vincular el consorcio con el entorno, mediante la valorización del conocimiento científico generado.

El Eje Alianzas Internacionales y Movilidad busca gestionar vínculos internacionales del Consorcio para participar en redes que permitan desarrollar y capturar nuevas oportunidades y capacidades en formación e investigación aplicada de alcance global.

Eje Capital Humano para la Gestión del Cambio considera desarrollar e implementar un modelo de gestión consorciado, que permita la transformación organizacional de las instituciones y sus Facultades pertinentes hacia una vinculación efectiva con el entorno en el ámbito de ciencia aplicada.

Finalmente, el Eje Gobernanza, Sustentabilidad y Sinergias de los Proyectos se aboca a diseñar e implementar un sistema de gobernanza que facilite la implementación de acciones conjuntas, coordinadas y sinérgicas entre las universidades y organismos asociados, promoviendo la contextualización, transformación y el compromiso para contribuir al desarrollo de sus territorios.

El consejero regional Jezer Sepúlveda destacó el trabajo conjunto desarrollado por las universidades, enfatizando que la ejecución del proyecto supondría un impulso importante para el desarrollo de la Región de Ñuble.

En tanto, el consejero Hernán Álvarez, manifestó que mirar Chile desde las regiones es un ejercicio muy necesario. “Es una visión de la ciencia y de Chile desde la periferia. Los territorios regionales necesitan más políticas de desarrollo que articulen a la ciencia, los sectores productivos, entre otros. Las universidades deben desarrollar capacidades y liderazgos que hagan posible que se mire a Ñuble como un territorio importante para proyectar políticas públicas”, ilustró.

A su vez, el consejero Arnoldo Jiménez valoró el rol de las universidades como agentes que contribuyen a la descentralización del país. “Las recientes catástrofes han evidenciado la falta de autonomía científica y tecnológica de Chile. Las universidades están retomando esa capacidad de crear nuestra propia tecnología y es de esperar que esa inquietud se transmita a los estudiantes. Este trabajo también puede ayudar a sintonizar las asignaciones de fondos regionales”, manifestó.

Por su parte, el consejero Rodrigo Dinamarca destacó el rol de la UBB en el marco del Consorcio y recalcó la necesidad de que los procesos de innovación consideren el enfoque de aplicación con impacto en los territorios. “Nuestras políticas de innovación tienen que cambiar para que las investigaciones científicas tributen a las industrias que lo necesitan. Esta iniciativa puede ser muy positiva para Ñuble”, reseñó.