Rector en despedida a recién jubilados: Ustedes serán siempre parte de la UBB

El aporte al desarrollo universitario de los académicos y funcionarios administrativos que recientemente se acogieron a retiro, destacó el rector Mauricio Cataldo durante el desayuno de despedida organizado por la Dirección de Recursos Humanos, que tuvo lugar el viernes 13 de septiembre, en Concepción. Los logros que hoy exhibe la UBB, como la  acreditación por cinco años en todas las áreas, responde a su labor, la que agradezco institucional y personalmente. Ustedes serán siempre parte de la Universidad del Bío-Bío, recalcó la autoridad al dirigirse a los homenajeados.

Al desayuno concurrieron recién jubilados tanto de la sede penquista como de Chillán, el prorrector Fernando Toledo, el vicerrector académico Peter Backhouse y directivos de los departamentos en que se desempeñaban los retirados. En la oportunidad, el director de Recursos Humanos Juan José Valenzuela recordó que una actividad similar se realizó en julio recién pasado con los funcionarios que se desvincularon de nuestra Universidad durante el primer semestre de 2019. Estos desayunos de despedida se suman al reconocimiento que se les hará en el próximo aniversario institucional, en conformidad a la política establecida por la Rectoría, agregó el director.

En seguida, Valenzuela nombró a cada uno de los recién jubilados, indicando el número años que trabajó en la UBB: Ivo Basso, del Departamento de Ciencias Básicas, con 37 años de servicio; Juana Cortés, de Enfermería (27 años); María Angélica González, de Nutrición y Salud Pública (41 años); Claudio Mege, de Ciencias Básicas (38 años); Sigisfredo Agurto, de Ingeniería Mecánica (46 años); Ivonne Anfossi, de Matemática (45 años); Heraldo Bastidas, de Ingeniería Mecánica (21 años); Francisco Brito, de Física (22 años); Gustavo Gálvez, de Sistemas de Información (34 años); Oscar Gericke, de Sistemas de Información (30 años); Alejandro Llanos, de Química (45 años); Juan Carlos Martin, de Ingeniería Mecánica (44 años); Fresia Orellana, de Química (33 años); Vicente Pita, de Ingeniería Mecánica (46 años); Osvaldo Reinoso, de Ingeniería Eléctrica y Electrónica (16 años); Raúl Vera, de Ingeniería Eléctrica y Electrónica (45 años); Eugenio Wernekinck, de Ingeniería Eléctrica y Electrónica (47 años); Humberto Moyano, de Servicios Computacionales (41 años); Gastón Riquelme, de Diseño y Teoría de la Arquitectura (46 años); Carlos Hernández, de Presupuesto y Cobranzas (36 años); y Luis Urra, de Mantención y Servicios (45 años).

Los homenajeados valoraron el reconocimiento y compartieron algo de los sentimientos que están vivenciando al acogerse a retiro. La Universidad del Bío-Bío ha dejado una huella imborrable en mi vida, pero también puedo decir que yo he dejado una huella en mis estudiantes; ser profesora fue siempre mi vocación, confesó Ivonne Anfossi. Tengo la certeza de que me voy de una Universidad más grande; estudié en la Universidad de Chile, una de las instituciones madre de la UBB, ejercí diversas funciones y cargos en esta Universidad y ahora me alejo con la satisfacción del deber cumplido, señaló Angélica González. Estoy plenamente confiado en que esta institución seguirá creciendo, porque entre nuestra comunidad universitaria siempre hay gente que hace que las cosas sean mejores, sentenció finalmente Gustavo Gálvez.

 




Rector destacó aporte de las facultades a la construcción del nuevo PGDU

El rector Mauricio Cataldo Monsalves se reunió el miércoles 11 de septiembre con decanos y líderes por línea estratégica para la formulación del nuevo Plan General de Desarrollo Universitario, PGDU 2020. La autoridad universitaria señaló que las facultades deben involucrarse en la elaboración del principal instrumento de planificación institucional, puesto que a ellas les corresponderá llevar adelante parte importante de los desafíos que la comunidad UBB asuma para el próximo período.

El rector Cataldo resaltó la incorporación de las facultades al proceso de construcción del PGDU 2020 y solicitó igualmente su aporte para la definición del plazo que abarcará y de las líneas estratégicas que abordará el plan. Respecto de lo primero hizo hincapié en las señales que emanan de entidades como el Ministerio de Educación y los gobiernos regionales, mientras que en relación a lo segundo señaló que las líneas estratégicas que se están considerando son: Gestión institucional, docencia de pregrado, vinculación con el medio, posgrado e investigación, además de aseguramiento de la calidad, la que se agrega en conformidad a las nuevas exigencias legales.

Por su parte, la directora general de Planificación y Estudios, Ana María Barra Salazar, recordó que, tras los talleres sobre visión, misión, fortalezas, oportunidades, desafíos y amenazas institucionales en que participaron la comunidad universitaria y actores externos, el proceso de construcción del nuevo PGDU contempla el trabajo de comités por facultad y por línea estratégica, que también tendrán representación de las facultades. Su labor se enfocará en los objetivos, acciones e indicadores del nuevo Plan y los equipos de trabajo deberán contemplar la participación de los tres estamentos. Paralelamente, se está realizando una consulta para recabar opiniones sobre los valores compartidos, políticas institucionales, líneas estratégicas y el período de duración del plan.

La metodología para la formulación del próximo PGDU incluye además un comité de planificación universitaria -conformado por el rector, prorrector, vicerrectores, decanos, un representante de la Junta Directiva y la directora general de Planificación y Estudios- a cargo de validar el plan. En cuanto a los insumos que deberán tenerse en cuenta para su construcción, Ana María Barra mencionó el plan de mejoramiento comprometido en el proceso de acreditación institucional 2019, la evaluación del actual PGDU y de los planes de desarrollo de las facultades, los lineamientos del Ministerio de Educación y las estrategias regionales de desarrollo de Ñuble y del Biobío, entre otros.

En la reunión, los participantes intercambiaron opiniones sobre los distintos puntos expuestos. En este marco, se planteó la necesidad de relevar aspectos como la comunicación estratégica y la equidad de género, ahondar los mecanismos de evaluación de impacto de las actividades institucionales, fortalecer el trabajo colaborativo e incluir la mirada externa, entre otros temas.

 




En México: Académico dictó curso y conferencia magistral en Congreso Internacional de Ingenierías

 

Invitado por el Tecnológico Nacional de México y el Instituto Tecnológico de Toluca, el académico del Departamento de Ingeniería en Maderas Galo Cárdenas Triviño tuvo a su cargo la conferencia magistral Nanomateriales y sus aplicaciones en medicina e ingeniería, con que se inauguró el Primer Congreso Internacional de Ingenierías. Impartió además el curso Macromoléculas y sus aplicaciones industriales, dirigido a estudiantes de posgrado, también parte del encuentro con que el plantel toluqueño celebró su cuadragésimo aniversario.

El Primer Congreso Internacional de Ingenierías tuvo lugar del 2 al 7 de septiembre en el IT de Toluca  y convocó a docentes, investigadores, profesionales y alumnos del área de las ingenierías, con el objetivo de presentar avances significativos en el campo científico y de innovación tecnológica, intercambiar conocimientos y experiencias y desarrollar vínculos entre los participantes.

Según informó el Dr. Galo Cárdenas, en su conferencia inaugural revisó los ensayos de toxicidad con gusanos, peces y ratas de los apósitos con nanopartículas de oro, cobre, plata y paladio, cuyos resultados son fundamentales para su posterior aplicación en humanos. Se refirió también a nuevas aplicaciones en construcción, a partir de la obtención de nuevos impregnantes de madera con nanopartículas de cobre, boro y sílice, para sustituir el cobre, cromo y arsénico que aún se utilizan en Chile.

En el curso ofrecido a estudiantes de posgrado, en tanto, mostró las aplicaciones biomédicas de polímeros como el quitosano, el ácido hialurónico, el polihidroxibutirato y el polivinil alcohol para la obtención de apósitos para el tratamiento de heridas cutáneas provocadas por infecciones bacterianas. Asimismo, expuso los resultados de las pruebas a que se han sometido estos apósitos, dopados con nanopartículas de oro, plata, cobre y paladio, para potenciar su poder bactericida y los métodos de obtención de otros biopolímeros como alginatos y ácido poliláctico. Igualmente dio a conocer aplicaciones agrícolas y en la industria salmonera de derivados de quitosano y las técnicas de inyección, moldeo y soplado para confeccionar piezas, envases, botellas y otras partes con estos polímeros.

Durante su visita al IT de Toluca, el Dr. Cárdenas abordó asimismo las gestiones que se llevan a cabo para la suscripción de un convenio de cooperación e intercambio académico y estudiantil de pre y posgrado entre el plantel azteca y la UBB. El acuerdo abarcará ámbitos como la ingeniería química, ciencias ambientales y ciencias empresariales, entre otros.

El académico estuvo además en la Universidad Nacional Autónoma de México, Unam, donde se reunió con el profesor José Reyes-Gasga, del Departamento de Física, con quien lleva adelante trabajos colaborativos en microscopia electrónica de alta resolución, para determinar la estructura atómica de nanomateriales.




Universidades locales se suman al trabajo previo a la COP25

Seminarios en las tres provincias de la región, un taller para periodistas de medios y cápsulas audiovisuales son parte de las actividades que realizará la Mesa de Vinculación Interuniversitaria de la Región del Biobío, en el marco de los preparativos de la XXV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP 25, que se efectuará en Santiago, en diciembre próximo. La agenda impulsada por la mesa que conforman el gobierno regional y las universidades del Bío-Bío, de Concepción y Católica de la Santísima Concepción, busca acercar a las comunidades locales los temas que abordará la COP25 y su impacto en la región, transmitiendo el llamado a la acción climática bajo el cual se efectuará la Conferencia.

Directivos universitarios y del gobierno regional presentaron el plan de actividades al intendente Sergio Giacaman el martes 10 de septiembre. En representación de la UBB, concurrieron el prorrector Fernando Toledo, la vicerrectora de Investigación y Posgrado Gipsy Tabilo, los directores generales Eric Forcael, de Relaciones Institucionales, y César Sagredo, de Comunicación Estratégica, además del jefe de gabinete de Rectoría, Juan Saavedra.

El prorrector de nuestra casa de estudios destacó que, a través de las distintas actividades que se llevarán a cabo, las universidades locales responden a la preocupación e interés gubernamental por el cuidado del ambiente. Hacemos nuestro el mandato y la responsabilidad asumida por el Gobierno y ponemos a su disposición nuestras capacidades; es lo que nos corresponde, particularmente como Universidad del Bío-Bío, la única universidad estatal y pública de las regiones de Ñuble y Biobío, dijo.

Por su parte, el prorrector de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, Andrés Varela, puso énfasis en que la agenda de actividades está orientada al público general, con un lenguaje sencillo, que permita comprender el fenómeno del cambio climático. La vicerrectora de Relaciones Institucionales y Vinculación con el Medio de la Universidad de Concepción, Claudia Muñoz, en tanto, subrayó el esfuerzo colaborativo que sustenta la iniciativa.

El Intendente Giacaman valoró el aporte de la Mesa de Vinculación Interuniversitaria, con el que -dijo- el mundo de la academia se suma y fortalece el trabajo previo a la COP25. Recordó asimismo que, con el mismo propósito, el gobierno regional está desarrollando otros programas de carácter ciudadano.




Con consulta de opinión y trabajo de comités por facultad y área avanza elaboración del PGDU 2020

Un total de 22 talleres se llevaron a cabo entre el 30 de julio y el 4 de septiembre para la determinación de la visión y misión de nuestra Universidad, así como para la identificación de fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas, de cara a la formulación del nuevo Plan General de Desarrollo Universitario, PGDU 2020. Directivos, académicos, funcionarios administrativos, estudiantes, egresados y actores externos participaron en los distintos encuentros, que en esta oportunidad consideraron talleres triestamentales por Facultad además de un taller con la Junta Directiva – a petición del principal órgano colegiado de nuestra institución -, que entregó una postura como cuerpo en torno a los temas consultados.

En general y en línea con los resultados del proceso de acreditación institucional, la comunidad universitaria percibe que la UBB se ha complejizado, advirtió la directora general de Planificación y Estudios, Ana María Barra, al comentar algunas de las ideas preliminares que surgieron en los talleres. Añadió que, en cuanto a los desafíos a futuro, se plantearon materias como la internacionalización, los temas de género, la consolidación de los niveles de calidad alcanzados en el pregrado, la acreditación de los programas de posgrado y la creación de nuevos doctorados. Otro aspecto que aparece es la birregionalidad y la necesidad de incorporar fuertemente las demandas de los territorios de la Región de Ñuble, potenciando las distintas áreas que abarca el quehacer de la sede Chillán, indicó la directora.

Según lo programado, la próxima etapa de la elaboración del PGDU 2020 es la consulta de opinión, la que se extenderá del 4 de septiembre hasta el 7 de octubre y está orientada a la definición de los valores compartidos, políticas institucionales, líneas estratégicas y el período de duración del plan. Las señales del Ministerio de Educación, a partir del programa de fortalecimiento de las universidades estatales, con fondos del Banco Mundial, que se extenderá por diez años, apuntan hacia planes de desarrollo más extensos con revisiones de medio tiempo, señaló Ana María Barra. En esta línea – agregó – algunos planteles como las universidades de Chile, de Playa Ancha y La Frontera, entre otros, han formulado sus planes con plazos de 10 u 11 años. Es algo que debemos decidir, manifestó la directiva.

En paralelo a la consulta de opinión, se iniciará el trabajo de los comités por facultad y por línea estratégica: gestión institucional, docencia de pregrado, vinculación con el medio, posgrado e investigación, además de aseguramiento de la calidad. Este último aspecto se considera por primera vez como una línea estratégica, conforme a las nuevas exigencias legales, explicó la directora general de Planificación y Estudios. La labor de los comités se enfocará en los objetivos, acciones e indicadores del nuevo PGDU y los equipos de trabajo deberán considerar también el aporte de los tres estamentos.

De acuerdo al cronograma, el Plan General de Desarrollo Universitario 2020 debería estar terminado el 20 de diciembre, con la revisión y aprobación de las instancias correspondientes.

 




Docente UBB expuso resultados de reconocido estudio sobre comunicaciones en el 27F

La docente y profesional de la carrera de Trabajo Social, sede Concepción, Marcela Muñoz Cuevas dictó la conferencia inaugural de la Jornada regional de protección de la salud mental en gestión del riesgo de desastres, que tuvo lugar el jueves 5 y viernes 6 de septiembre, en la Facultad de Medicina de la Universidad de Concepción, UdeC. En la oportunidad, presentó los resultados de su investigación Acontecimientos mediáticos de catástrofes. Caso Concepción terremoto y tsunami 2010, con la que obtuvo el primer lugar en la exposición de trabajos del Primer encuentro internacional de salud mental y gestión del riesgo en emergencia y desastres, efectuado en la misma Universidad, en 2017.

La jornada regional – organizada por el Departamento de Psiquiatría y salud mental de la UdeC y el Equipo de Psicotrauma del Departamento de Atención al usuario y gestión del riesgo del Servicio de Salud Concepción – congregó a profesionales e integrantes de equipos interdisciplinarios de salud y emergencias, personal de gestión de riesgo en desastres, funcionarios regionales y municipales, estudiantes y público interesados en el tema. Sus objetivos fueron difundir avances, problemas y dificultades de la gestión de riesgos en desastres a nivel local y nacional, socializar experiencias, desafíos, diseños preventivos y fundamentaciones de prácticas e intervenciones psicosociales que llevan a cabo por entidades públicas y ciudadanas, además de compartir nuevos desarrollos teórico-técnicos y metodológicos.

El estudio presentado por Marcela Muñoz se centra en las comunicaciones en situaciones de riesgo. La investigación desarrolla el vínculo entre la exposición a mensajes mediáticos transmitidos por una emisora local durante las primeras horas tras el terremoto y tsumani de 2010 y el vacío institucional que se produjo en la intercomuna, lo que finalmente incidió en el desorden e inseguridad que experimentó la ciudad, explicó la docente. Agregó que los resultados del estudio han sido valorados por equipos de salud mental y psicotrauma, así como en otras instancias académicas y profesionales, como un aporte a la construcción y definición de una línea de comunicación en el modelo de salud mental en la gestión del riesgo de desastres, en que se propone articular los medios de comunicación masivos y el uso de redes sociales.

Marcela Muñoz indicó que actualmente se están implementando en la región mesas técnicas e intersectoriales sobre estos temas, en las que participan representantes de instituciones de gobierno, principalmente del Ministerio de Salud, organizaciones no gubernamentales y universidades, a las que podría sumarse la UBB.

Tras la participación de la docente y profesional de Trabajo Social de nuestra casa de estudios, la Jornada regional de protección de la salud mental en gestión del riesgo de desastres consideró intervenciones de directivos de unidades del Servicio de Salud penquista, el Ministerio de Salud, el Ejército, la Oficina Nacional de Emergencias de la Región del Biobío, la Fundación Alto Río y la Federación de Psicólogos Clínicos de Ecuador, entre otros.




En Concepción: Universidades del Cruch abordaron desafíos y avances en igualdad de género

Los rectores Mauricio Cataldo, de la UBB, Carlos Saavedra, de la Universidad de Concepción, y Christian Schmitz, de la UC de Concepción, dieron la partida al seminario internacional La (des)igualdad de género en la educación superior. Debates actuales y desafíos desde el sur, convocado por la Comisión de Igualdad de Género del Consejo de Rectores, Cruch, y las universidades locales. La cita congregó, durante dos días, a representantes de los planteles pertenecientes al Consejo, quienes debatieron y compartieron experiencias y avances de la transversalización de las temáticas del encuentro en sus instituciones.

En la jornada inaugural, el miércoles 4 de septiembre, en la Universidad de Concepción, el rector Saavedra señaló que el seminario es un paso más en el objetivo de eliminar las brechas de género que innegablemente – dijo – existen en la educación superior. Es una instancia propiciadora de la convergencia de miradas y de diálogo abierto y sincero; la necesaria reflexión previa a la acción, indicó. Por su parte, el rector Schmitz declaró que como Universidad católica, su institución promueve la lucha por la igualdad como parte del respeto a la dignidad humana. Es un tema que no requiere politización ni ideologización, sino que responde a una acción natural: nadie puede ser objeto de acoso, abuso o exclusión, sostuvo.

El rector Cataldo, en tanto, manifestó que la igualdad de género es un imperativo ético fundamental para las universidades, a las que les corresponde ser guías y referentes sociales. Hay elementos culturales que debemos erradicar de nuestras comunidades para construir universidades en que todos y todas tengan cabida, argumentó.

Las autoridades universitarias se refirieron además a las iniciativas que han impulsado en sus respectivos establecimientos para avanzar en esta línea.

La inauguración del encuentro consideró también la intervención de la directora de Género de la Universidad de Concepción y cabeza del comité organizador, Lucía Saldaña. Luego se dio paso a la conferencia Reflexiones desde los feminismos en la educación superior, con la historiadora Alejandra Brito y la ex académica Felicitas Valenzuela, quien participó a través de una entrevista grabada. La segunda conferencia, Experiencias comparadas en políticas de igualdad de género en las universidades, estuvo a cargo de Sara Martín Bardera, de la Universidad de Salamanca, España.

El programa de la primera jornada contempló igualmente mesas de reflexión y trabajo sobre los temas expuestos y un diálogo de mujeres dirigentes estudiantiles de 2018, en que abordaron el impacto de las movilizaciones feministas del año pasado.

La agenda del día siguiente se desarrolló de manera similar, con las conferencias Transversalidad de la perspectiva de género en los ámbitos disciplinares, de María José Rodríguez, de la Universidad de Alicante, España, y Avances en las universidades chilenas: Demandas y límites ¿hacia la igualdad de género en la educación superior, con Teresa Valdés y Kathya Araujo, de la Universidad de Santiago. Mientras que tras la primera conferencia se efectuó una mesa de reflexión, al término de la segunda hubo palabras de Antonia Santos, de la Universidad Arturo Prat, coordinadora de la Comisión de Igualdad de Género del Cruch.

Reflexiones finales en la UBB

El mismo jueves, en la tarde, las participantes en el seminario internacional La (des)igualdad de género en la educación superior. Debates actuales y desafíos desde el sur concurrieron a nuestra casa de estudios, para compartir sus reflexiones finales en torno a los temas centrales del encuentro.

En la reunión surgieron inquietudes respecto de aspectos como la institucionalización y sustentabilidad financiera de las unidades de igualdad de género al interior de las universidades, las posibilidades de la Comisión de Igualdad de Género del Cruch como ente asesor de los rectores y la generación de redes y alianzas interinstitucionales.

Se planteó asimismo la necesidad de impulsar estrategias para la transversalización de estas temáticas, abarcando todo el quehacer universitario, así como de visibilizar y proyectar estas acciones.

Se habló también de la incorporación de la igualdad de género como criterio a considerar en la acreditación de las universidades, del rescate de las mujeres figuras históricas del feminismo y del reestudio de la conexión entre igualdad de género, feminismo y ejercicio político. Se reparó igualmente en la actualización de los diagnósticos institucionales en relación a las brechas de género y en el fortalecimiento de la sororidad vivenciada en el último tiempo.




Seminario relevó aporte investigativo y prospectivo del Observatorio Laboral del Biobío

El aporte del Observatorio Laboral del Biobío al estudio y desarrollo del mercado regional del trabajo destacaron autoridades gubernamentales y universitarias que concurrieron al seminario realizado el jueves 5 de septiembre, en el que se analizaron las tendencias y desafíos del empleo en la región. El incremento del número de adultos mayores, la migración, las brechas sectoriales y territoriales y el impacto de las tecnologías fueron algunas de las temáticas abordadas por los expositores del encuentro, convocado por el Observatorio y realizado en el auditorio de la Facultad de Ciencias Empresariales, Face, en Concepción.

En la inauguración, el decano anfitrión Benito Umaña indicó que el seminario -denominado Proyecciones del mercado laboral en la Región del Biobío: ¿Hacia dónde transita el empleo regional?- se enmarca en la celebración del trigésimo aniversario de la Face. Se refirió asimismo a la trayectoria de la Facultad en la formación de capital humano, investigación y vinculación con su entorno.  El Observatorio Laboral es un buen ejemplo de nuestra labor: Fruto de la colaboración entre los sectores público, privado y académico, contribuye al desarrollo regional en un esfuerzo que debe ser persistente, sistemático y con proyección de largo plazo, aseveró Umaña.

Por su parte, el secretario regional ministerial del Trabajo Carlos Jara recalcó la preocupación del gobierno por los cambios en el mercado laboral y la necesidad de impulsar nuevas oportunidades de empleo y bienestar para los trabajadores. Reconoció igualmente el aporte del Observatorio, que entrega una mirada académica sobre los focos que deben tener las iniciativas del Ejecutivo, además de acercar el tema a los estudiantes, que en un futuro próximo ejercerán cargos de liderazgo en la sociedad.

El director regional del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo, Sence, Oscar Aliaga, en tanto, hizo énfasis en la repercusión de las nuevas tecnologías en el mercado laboral, así como en la necesidad de capacitar a los trabajadores para adaptarse a las nuevas realidades que impondrán avances como la implementación de la red 5G. Surgirán nuevos empleos mientras otros serán desplazados, dijo, advirtiendo que es necesario no sólo preocuparse, sino también ocuparse de estos fenómenos. En este sentido, valoró el trabajo del Observatorio Laboral, que -afirmó- nos ayuda a prepararnos para el futuro.

El director del Observatorio Laboral del Biobío, Luis Méndez, recordó que los dos seminarios organizados anteriormente tuvieron como objetivos poner en marcha la iniciativa -el primero, efectuado en 2017- y difundir los resultados del primer año de funcionamiento -el segundo, realizado en 2017-. El seminario de 2019, en cambio, tuvo un sello más académico, poniendo de relieve las actividades de investigación y prospección que lleva a cabo el Observatorio, por lo que se convocó principalmente a profesores, investigadores y estudiantes.

En la oportunidad, Méndez expuso sobre Brechas ocupacionales en Chile: Un estudio experimental en la Provincia de Concepción. Posteriormente, el analista del Observatorio Esaú Figueroa presentó el tema Adulto mayor y el mercado laboral y el coordinador de la Pastoral de Migrantes del Arzobispado de Concepción, Alfonso Vera, habló sobre Migración: Puentes o muros … una oportunidad. Tras este primer bloque de exposiciones, sobre Grupos emergentes, se desarrolló una mesa de comentarios y consultas, con la participación del Seremi del Trabajo Carlos Jara, el gerontólogo Eugenio Neira y el académico Javier León.

Un segundo bloque de exposiciones, sobre Estructura productiva, consideró las presentaciones Inversión regional y empleo, del gerente del Observatorio Regional del Biobío Gary Concha; Sector-territorio-empleo, a cargo del académico Osvaldo Pino, y Tecnología y empleo, del académico Mario Ramos. En la mesa final participaron el director de Desarrolla Biobío Juan Antonio Señor y los académicos César Salazar y Andrés Acuña.

El Observatorio Laboral del Biobío es una iniciativa impulsada por el Sence, con apoyo de la Corporación de la Banca para la Promoción de la Capacitación, Banotic, destinada a generar conocimiento respecto de las brechas entre la oferta y la demanda de ocupaciones en las provincias de Concepción, Arauco y Biobío, para mejorar la empleabilidad de los trabajadores y la pertinencia de los programas de capacitación.  La instancia fue encomendada a la Universidad del Bío-Bío, al igual que el Observatorio Laboral de Ñuble, y forma parte del Observatorio Nacional del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo.




Aseguramiento de la calidad: Hacia una mirada sistémica

Un cambio significativo en el modelo de acreditación y el sistema de aseguramiento de la calidad introdujo la Ley 21.091 sobre Educación Superior, publicada en el Diario Oficial el 29 de mayo de 2018. En conformidad a las exigencias, ajustes y desafíos que la nueva norma legal impone, la Universidad del Bío-Bío sigue avanzando en la consolidación y reconocimiento de sus logros en este ámbito.

La Ley 21.091 determina la acreditación obligatoria sólo para las carreras de Pedagogía, Medicina y Odontología, quedando suspendida hasta el 31 de diciembre de 2024 la acreditación voluntaria de otros programas de pregrado. Asimismo, elimina la gestión de las agencias privadas de acreditación a partir de la fecha de promulgación de la nueva normativa y establece la obligatoriedad de la acreditación de los doctorados. Para los programas de magíster y especialidades médicas y odontológicas, señala que su acreditación voluntaria es facultad exclusiva de la Comisión Nacional de Acreditación, CNA, y requisito para acceder a beneficios o asignaciones del Estado, según CONICYT.

El desafío que plantea la nueva Ley de Educación Superior es implementar una mirada sistémica que abarque la gestión universitaria, docencia, investigación y vinculación con el medio, señala la coordinadora general de la Unidad de Aseguramiento de la Calidad (UAC) de la Vicerrectoría Académica, Patricia Letelier Sanz.

La nueva normativa legal establece igualmente la obligatoriedad de la acreditación institucional, la que incluirá la examinación de programas de pre y posgrado seleccionados aleatoriamente. En este escenario, la Vicerrectoría Académica, a través de la UAC, lo mismo que algunas Universidades de la Red de Aseguramiento de la Calidad del Consorcio de Universidades Estatales (CUECH), está evaluando la posibilidad de someter las carreras a certificación internacional.

En el caso de la UBB, explicó Patricia Letelier, podrían hacerlo los programas del área de Ciencias Sociales y de Ingeniería, que son los que por ahora ofertan las agencias para este tipo de acreditación. Sin dejar de lado aquellas áreas en las cuales la Universidad ha obtenido acreditación internacional, como Arquitectura (acreditada por el Royal Institute of British Architects, RIBA), Ingeniería Civil en Industrias de la Madera (Society of Wood, Scencie and Technology) y Contador Público y Auditor (Asociación Interamericana de Contabilidad). La acreditación permite a la institución constituirse en un referente de calidad al adscribir estándares de excelencia nacionales e internacionales, aseveró la directiva.

En el contexto de la Universidad y con la finalidad de mantener los procesos de autoevaluación para la mejora continua la UAC -actualmente conformada por los ingenieros Pablo Pomeri Tramón y Valeria Beratto Ulloa, además de la Coordinadora General- ha elaborado una propuesta que se encuentra en revisión en instancias superiores y que tiene carácter transitorio, mientras se define el modelo de aseguramiento de la calidad integrado, al cual debe alinearse este sistema. Esta propuesta busca instalar un proceso semejante al que se hacía con las agencias y la CNA, pero simplificado, el que considera tres dimensiones: Propósitos e institucionalidad, condiciones de operación y autorregulación, utilizando como referentes los criterios de la CNA. Se espera iniciar la implementación de este sistema durante el primer semestre 2020, comenzando con aquellas carreras cuya acreditación se encuentra vencida.

Asimismo, a través de la Red de Aseguramiento de la Calidad del CUECH se analiza la posibilidad de instalar un proceso desde el Consorcio, que aporte una mirada externa a los esfuerzos institucionales en materia de aseguramiento de la calidad del pregrado.

Nuestra casa de estudios tiene acreditadas la totalidad de sus carreras “acreditables” (según nominación de la CNA), es decir, los ocho programas de Pedagogía que imparte la Facultad de Educación y Humanidades, subrayó Patricia Letelier. La académica informó, además, que la carrera de Pedagogía en Inglés –acreditada hasta 2020- actualmente trabaja en la autoevaluación para su cuarta acreditación.

En el ámbito del posgrado, en tanto, de los cinco doctorados que hoy imparte la UBB, cuatro están acreditados: Ingeniería en Alimentos, Matemática Aplicada, Arquitectura y Urbanismo y Educación. Este último Doctorado consorciado se encuentra en espera de informe de pares en el marco de su segundo proceso. Respecto del Doctorado en Ingeniería de Materiales y Procesos Sustentables, se ha recibido el informe de pares y se envió la respuesta, comentó la coordinadora general de la UAC. De ser favorable el resultado de este proceso, como esperamos, la UBB tendría el 100% de sus doctorados acreditados durante este año, añadió.

De los 12 Programas de Magister, actualmente 6 se encuentran acreditados (50%) y 5 en distintas etapas del proceso, esperándose contar con el 92% de acreditación en esta área a fines de año. Restaría solo un programa, el que se encuentra realizando revisión a su plan de estudios para ser presentado a acreditación en marzo de 2020.

La Universidad del Bío-Bío ha priorizado la calidad en todos sus procesos, esfuerzo que se plasmó por ejemplo en la certificación ISO y que constituye una ventaja, sostuvo la coordinadora general de la UAC. No obstante, advirtió, en general, las universidades se han aproximado al tema de distintas maneras, con orgánicas diferentes y procesos vinculados al aseguramiento de la calidad instalados en distintas unidades. Sin embargo, para enfrentar el desafío de la nueva ley de Educación Superior se hace necesario transitar hacia un sistema institucional integrado de aseguramiento de la calidad.

Con este propósito, el programa de la actual Rectoría considera la creación de una Dirección General de Aseguramiento de la Calidad, a la que deberían confluir los procesos vinculados a esta materia. A través de la postulación a un Plan de Mejoramiento Institucional (PMI) con fondos del Ministerio de Educación, que contempla entre sus áreas estratégicas “Aseguramiento de la Calidad”, Docencia de Pregrado, Vinculación con el Medio y “otros ámbitos”, se espera obtener recursos que apoyen el diseño de un Modelo de Aseguramiento de la Calidad para la Universidad del Bío-Bío, que permita alcanzar la evaluación integrada de los procesos de docencia, investigación, vinculación con el medio y gestión institucional y que, según los plazos establecidos, debería estar concluido a fines de 2021.

Sin duda, es positivo avanzar en una perspectiva sistémica, ya que todas las unidades contribuyen a la calidad de los procesos universitarios y el quehacer de cada una afecta a toda la Universidad, concluyó Patricia Letelier.

 




Doctorado en Arquitectura se acredita por 4 años y se sitúa como el mejor acreditado del país en su área

 

 

Como el programa del área con mejor nivel de acreditación del país se situó el Doctorado en Arquitectura y Urbanismo que imparte la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño de nuestra casa de estudios, tras ser acreditado por cuatro años – del 21 de agosto de 2019 a la misma fecha de 2023 – por la Comisión Nacional de Acreditación.

La vicerrectora de Investigación y Postgrado, Dra. Gipsy Tabilo Munizaga, resaltó que este logro responde al trabajo realizado por el equipo a cargo del Doctorado en los últimos años. Hay un esfuerzo serio, responsable y persistente de autoevaluación y ajuste que hizo posible alcanzar esta destacada acreditación, comentó.

Agregó que para la Vicerrectoría que encabeza significa, además, un nuevo avance en el objetivo de acreditar todos los posgrados, ya que con este resultado cuatro de los cinco doctorados que imparte la UBB cumplieron la meta. Con ello reafirmamos el desafío de seguir fortaleciendo el posgrado, tras la acreditación del área en el marco de la acreditación institucional 2019, manifestó la Vicerrectora.

Por su parte, la directora del Doctorado en Arquitectura y Urbanismo, DAU, Dra. Maureen Trebilcock Kelly, recordó que los evaluadores externos José Rosas, de la Pontificia Universidad Católica de Chile, y Walter Imilán, de la Universidad de Chile – que estuvieron en la UBB mayo pasado-, destacaron varios aspectos del programa: El fortalecimiento de su cuerpo académico, líneas investigativas y gestión, el apoyo institucional y la tradición y el prestigio de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño de nuestra Universidad.

El informe de pares, uno de los insumos para la determinación de la acreditación, puso de relieve también las tesis desarrolladas en la línea de edificación sustentable respecto de la calidad de los ambientes construidos y su vinculación con las políticas públicas, así como el respaldo de unidades académicas de investigación aplicada de la UBB en este ámbito, que dan sustento y marco al Doctorado.

La directora del DAU señaló que otro aspecto fundamental para lograr la acreditación fue la renovación curricular. Los cambios en el plan de estudios -que incluyeron la incorporación al sistema de créditos transferibles- permitió superar las debilidades detectadas, dijo.

No fue una tarea fácil ni de un día para otro, subrayó la académica. Advirtiendo que asumió la conducción del Doctorado en marzo de este año, reconoció el trabajo del ex director y fundador del programa Dr. Rodrigo García Alvarado. Valoró igualmente la labor del equipo administrativo y el cuerpo académico, así como el apoyo de estudiantes y egresados. En cierta medida, yo he llegado a cosechar los logros de un trabajo de larga data y asumir los desafíos que trae esta nueva etapa, indicó.

En este sentido, Maureen Trebilcock mencionó la idea de seguir avanzando en la internacionalización del programa, que ya mantiene convenios activos con seis universidades de España, Bélgica, Inglaterra y Alemania, un acuerdo de cotutelaje de tesis con la Universidad de Alcalá de Henares y otro pronto a formalizarse con la Universidad de Lieja. Otros desafíos, dijo, son completar la renovación curricular, fortalecer el seguimiento de egresados, reforzar la divulgación de tesis y continuar robusteciendo el cuerpo académico.

Actualmente, el Doctorado de Arquitectura y Urbanismo cuenta con 27 profesores (18 de claustro), además de algunos docentes invitados. Su matrícula, es 30 estudiantes chilenos y extranjeros. El programa tiene una alta demanda y cada año se seleccionan entre 6 y 8 postulantes, señaló la directora.

En las imágenes, la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado, Dra. Gipsy Tabillo – la izquierda-, y la directora del Doctorado en Arquitectura y Urbanismo, Dra. Maureen Trebilcok K.