Agrupaciones comunitarias de Chillán acogieron intervenciones de estudiantes de Psicología UBB

Un total de 16 agrupaciones comunitarias de la ciudad de Chillán fueron asesoradas por estudiantes de tercer año de la Escuela de Psicología, en el marco de la asignatura de pre práctica de Psicología Comunitaria que imparte el académico Cristóbal Bravo Ferretti. Las experiencias alcanzadas por los jóvenes fueron expuestas en la Feria de Psicología Comunitaria de dicha Escuela.

Fotografías: Dorka Ruiz

Durante un periodo de tres meses, los futuros profesionales debieron vincularse con una agrupación con el propósito de conocer y comprender su dinámica, realizar un diagnóstico participativo, elaborar un plan de trabajo de la intervención, ejecución de dicho plan y evaluación de la experiencia.

En términos muy generales, se pretendió fortalecer la organización comunitaria, además de orientar y empoderar a sus integrantes para el logro de los objetivos que se han planteado en aras de mejorar su entorno y calidad de vida.

Fue así como los jóvenes se vincularon con el Comité Casa  Memoria de Chillán; Campamento Oro Verde; Unión de Artesanas de Quinchamalí; Población Mardones; Población Bonilla, Junta de Vecinos Luis Cruz Martínez; Lomas de Oriente; Grupo de Acción Fraterna de la Parroquia Santo Domingo; Club de adulto mayor Chillán Viejo (1); Club de adulto mayor Chillán Viejo (2); Población Jerusalén; Junta Vecinal Los Volcanes VII y Villa San Pablo; Junta Vecinal Nº12 “Solidaridad” de Río Viejo; Voluntarios por la Discapacidad (PIESDI UBB); Consejo Ecológico de Chillán; y Agrupación Muévete Baiklub.

El académico Cristóbal Bravo explicó que la prepráctica, en atención a su breve duración, consiste en un ejercicio que permite a los estudiantes conocer en los hechos lo que implica la dimensión de la Psicología Comunitaria. “Es difícil pretender cambios profundos en un periodo de 3 meses, de manera que lo importante es que ellos logren familiarizarse con el modo de trabajo de la Psicología Comunitaria”, describió el académico UBB.

Un sello especial del trabajo con la comunidad es su carácter participativo, pues el diagnóstico, así como el plan de trabajo es elaborado en forma participativa y consensuada. “Cada grupo de estudiantes intenta que afloren los conocimientos y experiencias que las personas de la comunidad ya tienen, pues la idea es que las propias personas se vuelvan conscientes de las situaciones que deben abordar. La información que va surgiendo desde las propias comunidades es ordenada, se le da un sentido, y ellos mismos validan esa información. Ciertamente, todo esto se hace a través de dinámicas, juegos y talleres”, expresó Cristóbal Bravo.

El académico manifestó que los estudiantes lograron importantes aprendizajes, como el hecho de constatar la complejidad que supone el trabajar con agrupaciones debido a diversos factores como la falta de interés y constancia de los propios grupos, o bien la debilidad de las organizaciones que no siempre poseen sólidas redes de apoyo.

“Las comunidades en Chile están en una situación deficitaria y eso también nos habla de la sociedad en la que vivimos; del rol que han tenido las organizaciones sociales en los últimos años en la vida política y social; entonces, no es fácil y ese aprendizaje ha sido muy significativo”, valoró Bravo Ferretti.

Los estudiantes también pudieron constatar las dificultades propias del trabajo con grupos de personas, puesto que la teoría, al abordar a las comunidades o grupos, no alcanza a dar cuenta de todo el fenómeno, por lo que es común que los estudiantes “idealicen” el trabajo con comunidades.

“De todos modos, las dificultades que pudieran haber encontrado también les puso en la necesidad de desarrollar estrategias, porque si la gente no participa, o no va a reuniones, ellos debían recurrir a su creatividad, a discutir formas de cómo encantarlos, cómo motivarlos… Ese es otro aprendizaje, porque no todas las herramientas las van a encontrar en los libros o en las salas de clase, sino que tienen que crearlas”, ilustró el académico Cristóbal Bravo.

Asimismo, entre las principales satisfacciones evidenciadas por los jóvenes se cuenta el reconocimiento y agradecimiento expresado por las comunidades, quienes desde un primer momento les acogieron positivamente.

Campamento Oro Verde

El estudiante Gonzalo Rodríguez Yáñez precisó que la fase diagnóstica en el Campamento Oro Verde permitió obtener información acerca de los diferentes temas a tratar en una posterior intervención en la comunidad. Para ello se realizó una serie de entrevistas abiertas.

“En este proceso se pudo apreciar que el concepto de ser mujer estaba muy asociado al rol de madre, por lo que se planteó un taller enfocado al rol de la mujer en la sociedad actual, con miras al aspecto laboral, con el fin de que cada mujer de la comunidad reflexione acerca de su propia vivencia y realidad personal, además de ampliar este concepto y que no sólo se vea reducido al rol de madre”, explicó el estudiante.

Igualmente, se realizó un taller de habilidades parentales para indagar acerca de los estilos de crianza presentes en el campamento, con el fin de lograr una reflexión acerca de las propias estrategias desplegadas por las familias, y de los efectos que tiene cada una de ellas en la crianza de sus hijos. “Para ello se entregó un tríptico a las personas, con la respectiva explicación de su contenido, ya que mediante esta modalidad las personas estaban más abiertas a hablar acerca de las creencias asociadas a las pautas de crianza que ellas presentaban”, aseveró Gonzalo Rodríguez.

Gonzalo Rodríguez destacó que la experiencia le permitió comprender que muchas veces la práctica y la realidad difieren un tanto de la teoría, siendo necesario una actitud de flexibilidad y de adaptación a situaciones no previstas al momento de la intervención. “Se valora el hecho de poder poner en práctica los conocimientos previamente aprendidos, y el desenvolvernos en un contexto diferente al que estamos acostumbrados. Por lo mismo, creemos que es una experiencia que nos va a servir para nuestra formación profesional más allá del área en que nos desenvolvamos a futuro”, reflexionó Gonzalo Rodríguez.

Club de adultos mayores

En tanto, la estudiante Génesis Daza Jara, realizó su pre práctica en un club de adultos mayores. El grupo de jóvenes que integró, llegó al club en un momento especial, pues la mesa directiva recién asumía sus cargos. Los mismos integrantes expresaron la necesidad de trabajar en aspectos de desarrollo y fortalecimiento de liderazgos, pues estimaban que sin ese componente, el grupo podría dividirse y debilitarse.

“Se generó una propuesta tendiente a que los miembros se hicieran cargo de la responsabilidad de dirigir el grupo, y para ello se apostó por rescatar la identidad, dando énfasis a las características de la comunidad. Se integraron los recuerdos de los miembros, el sentido de pertenencia y el significado que tenía el grupo en las vidas de sus integrantes, lo que hizo valorar la importancia del grupo y la necesidad de determinar la mesa directiva. Se inició entonces un proceso de concientización (el hecho de crear conciencia acerca de una situación o problemática) que contribuyó a una transición más efectiva del proceso de intervención”, expresó Génesis Daza.

La estudiante de Psicología destacó la necesidad de “guía” de una persona externa a un grupo para facilitar la comprensión de la situación que vive una agrupación o comunidad. Se da así un trabajo conjunto, donde la guía externa, a juicio de la estudiante, se convierte en un espejo donde los miembros de la comunidad pueden reflejarse, reconociendo y aceptando aspectos de sí mismos, junto con adoptar acciones para mejorar.

“Estimo que las intervenciones que se llevan a cabo en una comunidad deben generarse sobre la base de  las características particulares de los grupos a intervenir, pero muchas veces se olvida poner acento en ellas, especialmente debido a que las personas esperan que las soluciones sean entregadas, sin formar parte del proceso de intervención. Esto disminuye la participación de la comunidad, y estimo que se configura a partir del “asistencialismo” prestado por las organizaciones externas, quienes en ocasiones dejan de lado el rol activo de la comunidad”, valoró Génesis Daza.




Académico UBB compartió experiencias del libro “¿Y si digo que no?” con inmigrantes y refugiados en Canadá

El jefe de carrera de Ingeniería Comercial de la sede Chillán, Álvaro Acuña Hormazábal, fue invitado por el Centro de Formación y Orientación para Promover las Relaciones Interétnicas de Quebec (Cofrett), Canadá, para compartir las experiencias de su libro de coaching “¿Y si digo que no?”. Igualmente, dictó conferencias en la Escuela de Psicología y en la Escuela de Administración de la Universidad de Quebec, además de impartir una clase en la Maestría de Gestión del Cambio de la misma casa de estudios.

El académico Álvaro Acuña Hormazábal entabló contacto con la directora general de Cofrett, Line Chaloux, con quien se programó una serie de encuentros con familias de inmigrantes y refugiados de la provincia de Quebec. El Centro de Formación y Orientación para Promover las Relaciones Interétnicas de Quebec, Cofrett, es un organismo que cuenta con el apoyo de la Universidad de Quebec en tareas de recepción, asentamiento, adaptación e integración de familias de inmigrantes en dicha provincia de Canadá.

El académico Álvaro Acuña realizó esta actividad luego que una ciudadana chilena residente en Canadá, quien además es funcionaria de Cofrett, conociera su libro “¿Y si digo que no?”, y lo propusiera como una experiencia relevante que bien podría contribuir en el proceso de adaptación e integración de las cientos de familias de inmigrantes y refugiados que ingresan a Canadá anualmente, país que cuenta con una sólida estructura institucional para abordar esta realidad.

“Mi libro ‘¿Y si digo que no?’ fue calificado por el comité de contenidos de la editorial, como libro de coaching. Asimismo, obtuve una certificación como coach ante la Professional Coaching Alliance, pues es un área en la que me he ido especializando. La gente de Cofrett estimó que la experiencia de vida familiar que se plasma en el libro, donde doy cuenta de cómo asumimos como familia la enfermedad de mi hijo Simón, podría ser atingente, de manera que les interesó el que pudiera exponer el caso y realizar coaching con un grupo de familias de inmigrantes y refugiados”, explicó el académico Acuña Hormazábal.

Álvaro Acuña precisó que los inmigrantes arriban al nuevo país con la esperanza de encontrar una mejor vida, pero también asoman los miedos ante la posibilidad del fracaso. El rechazo social o la imposibilidad de incorporarse al mundo laboral son algunos de los temores más comunes.

“Cofrett realiza una tarea encomiable, porque se encarga de recibir a los inmigrantes, los ubica en departamentos y les presta asistencia financiera durante el primer año. La idea es que logren ambientarse, que aprendan el idioma francés y un oficio. Eso en términos generales, porque lo cierto es que la ayuda que brindan es muy integral”, explicó Álvaro Acuña.

Fue en ese contexto en que el académico Acuña Hormazábal se reunió con familias en condición de inmigrantes, con el propósito de mostrar su experiencia, y más estructuralmente, los temas que pone de relieve dicho relato. “Pude compartir con muchas familias, pero luego me reuní especialmente con un grupo de 10 familias, sobre todo con los padres, conversando acerca de sus problemas y aplicando el método de coaching para ayudarles a salir adelante y para que pudieran superar las denominadas creencias limitantes. He logrado mantener el contacto con 5 de esas familias a través de Skype y correo electrónico, y hemos constatado un avance interesante”, manifestó el académico UBB.

Al respecto, Acuña Hormazábal comentó que las “creencias limitantes” son percepciones o ideas de la realidad que las propias personas elaboran, y que muchas veces les impiden lograr algunos objetivos o propósitos, pues se predisponen de determinada manera sobre algún aspecto específico. En el caso de los inmigrantes, según explicó el académico, la creencia limitante más común es el pensar que no lograrán aprender el idioma o no podrán acostumbrarse a la nueva realidad que les toca vivir.

El jefe de carrera de Ingeniería Comercial explicó que el coaching integrativo se desarrolla conjunto a la línea de la Psicología Positiva que tiene entre sus expositores más contemporáneos a Martin Seligman, quien fuera académico de la Universidad de Pensilvania y director de la Asociación Americana de Psicología. “Seligman señala que las personas nos predisponemos a las cosas en forma positiva o negativa. Un 50% de esa disposición estaría condicionada por nuestra genética, mientras que el otro 50% depende de nosotros mismos. De este último porcentaje, un 40% se vería influido por las condiciones del entorno y un 10% de la propia disposición”, manifestó.

De este modo, el académico Acuña Hormazábal expresó que el coaching pretende “hacer consciente” a las personas sobre esta situación de manera que su disposición sea positiva.

“Muchas familias me decían, luego de las intervenciones, que no estaban viendo el vaso medio lleno, y no visualizaban las oportunidades que existían no sólo para ellos, sino también para sus hijos. Hubo un caso en que los padres reconocieron que estaban arrastrando a sus hijos hacia una actitud negativa, no aceptando las buenas posibilidades y oportunidades que tienen en Canadá”, valoró el académico.

Álvaro Acuña hizo hincapié en la necesidad de generar nuevas creencias, distintas a las creencias limitantes, lo que no supone negar, olvidar o ignorar una situación.

“En este punto daba como ejemplo la situación que viví con mi familia cuando mi hijo Simón se enfermó de cáncer. Tuve mucho miedo y no quería enfrentar esa situación, y por eso el título del libro… Yo pensaba ¿y si no voy a Santiago? ¿y si no lo veo sufrir? Finalmente, junto a mi esposa decidimos enfrentar el cáncer aunque fuese duro, y con optimismo. Nunca dejé de tener miedo de perder a mi hijo, pero frente a la creencia de que Simón pudiera morir, me impuse la creencia de que podía vivir, que estaba vivo, y que debía vivir feliz. Esa creencia dominó mi mente durante todo el proceso, y permitió que pudiéramos enfrentar los momentos difíciles”, compartió Álvaro Acuña.

Junto con desarrollar su trabajo de coaching, el académico visitó la Universidad de Quebec, espacio donde se vinculó con docentes de la Escuela de Psicología y de la Escuela de Administración, donde fue invitado a dictar algunas clases. Igualmente, hizo lo propio en la Maestría de Gestión del Cambio en la misma casa universitaria.

La directora general del Coffret, Line Chaloux, evaluó positivamente la visita del jefe de carrera de Ingeniería Comercial de la sede Chillán, a la vez que fue invitada a visitar Chile y la UBB para que compartiera la relevante experiencia de Cofrett y Canadá en materia de inmigración.




Proyecto Fondecyt UBB busca estudiar cómo inhibir la toxina producida por la araña de rincón

La académica del Departamento de Ciencias Básicas, Dra. Claudia Caro Díaz, logró recientemente la adjudicación de un proyecto Fondecyt Regular que estudiará “La inhibición de la toxina esfingoliemielinasa C, utilizando complejos de quitosano de hierro, cobalto y monómeros de glucosamina, sobre electrodos modificados”.

La investigadora explicó que la toxina esfingoliemielinasa D, un isómero de la tipo C, es producida por diversos seres vivos, entre ellos, la araña de rincón, de manera que resulta muy interesante indagar si existe alguna relación entre el tamaño de complejos de coordinación biodegradables y la  inhibición de la toxina. Esto incluye el uso de técnicas como espectroscopia IR-TF, UV-Visible, microscopía tradicional, microscopía electrónica de barrido y métodos electroquímicos. “En términos muy generales, la idea es evaluar el efecto del tamaño y el tipo del complejo en la inhibición de la toxina”, ilustró la académica.

La Dra. Caro Díaz destacó además, que la temática fue incluida en un proyecto de la iniciativa Milenio, programa gubernamental del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, que tiene como principal objetivo el fomento al desarrollo de investigación científica y tecnológica de excelencia en Chile. “Me invitaron a trabajar una vez que conocieron el tema, lo que nos permite mayores posibilidades de colaboración nacional, y al mismo tiempo, nos permite acceder a instrumental mucho más complejo, que por ahora no disponemos en la UBB. Sin duda, eso fortalece los eventuales resultados de nuestro proyecto”, expresó la investigadora.

La Dra. Claudia Caro explicó que el actual proyecto deriva de un Fondecyt anterior, adjudicado por el Dr. Luis Lillo Arroyo el año 2012, del cual también formó parte. En esa investigación se logró descubrir que existe un complejo de quitosano que inhibe la toxina esfingoliemielinasa C, y protege aproximadamente en un 60% a los glóbulos rojos del ataque de la toxina. Por eso, resulta necesario desentrañar ese mecanismo de acción y la incidencia del tamaño del complejo de coordinación biodegradable en la inhibición de la toxina.

“La idea es ver qué ocurre si utilizamos un complejo similar, pero más pequeño, es decir, qué efectos tiene el tamaño del complejo en la captura de la toxina.  Hasta ahora, los estudios dicen que no se está formando ningún enlace entre ambos, pero a pesar de eso, el complejo de quitosano inhibe la toxicidad de la toxina esfingoliemielinasa C. Una posibilidad de acción sería que el complejo actuara sobre el sitio activo de la toxina, pero según nuestros antecedentes esto no ocurriría así; al parecer, el complejo la envuelve y secuestra, y al hacer eso, inhibe la acción de la toxina en un porcentaje bastante alto”, especificó la Dra. Caro.

La Dra. Claudia Caro precisó que la toxina de la araña, también conocida como esfingoliemielinasa, es una sustancia que provoca la destrucción de las paredes celulares de los glóbulos rojos, en lo que podría denominarse como una reacción en cadena, hasta provocar un efecto necrótico en la piel. “El tejido muere y en algunos casos la toxina puede ocasionar severos problemas de salud como fallas renales e incluso la muerte”, mencionó la investigadora.

“Trabajaré con complejos biodegradables que no deberían hacer daño en el cuerpo. Veremos qué ocurre si achicamos el tamaño de los complejos de quitosano. Probablemente, para probar el efecto, analizaremos qué ocurre en ratas”, aseveró la académica Claudia Caro.

La investigadora UBB contará para efectos de su investigación con un potenciostato galvanostato, equipo utilizado para la síntesis y caracterización electroquímica de materiales poliméricos, y con un microscopio de alta resolución para realizar el conteo de eritrocitos, equipamiento que será adquirido en el marco del proyecto Fondecyt.

La investigación también considera la colaboración del Dr. Luis Lillo Arroyo, quien abordará los procesos de síntesis y caracterización de los complejos que es necesario evaluar; en tanto que el Dr. Francisco Valenzuela Melgarejo se abocará al análisis de aspectos biológicos de la acción de los complejos sobre la toxina.

De este modo se apunta a que finalmente sea posible describir uno o varios complejos que actúen molecularmente en forma clara.




Investigador UBB propone diseño experimental para el estudio de física de partículas elementales

Investigación liderada por el académico del Departamento de Ciencias Básicas, Dr. Cristian Villavicencio Reyes, permitiría obtener información de física de partículas, pero a través de un modelo más accesible, sin necesidad de recurrir a un acelerador de hadrones como ocurre en la actualidad.

 

Generar un puente entre dos ramas de la Física: la física de partículas elementales y la ciencia de los materiales, es uno de los principales objetivos del proyecto de investigación que desarrolla el académico del Departamento de Ciencias Básicas, Dr. Cristian Villavicencio Reyes, junto con la Dra. Ana Julia Mizher, académica del Instituto de Física Teórica de la Universidad Estatal de São Paulo, quien realizó una visita académica a la UBB en el marco de dicho trabajo. A ellos se suma el Dr. Alfredo Raya Montaño, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, México.

El Dr. Cristian Villavicencio explicó que en el contexto del proyecto Fondecyt que dirige, denominado “Propiedades magnéticas en física de partículas” han intentado reproducir teóricamente una situación que ocurre en la Física de Partículas, vinculando conceptos como campos magnéticos y colisión de partículas a muy alta energía.

Según explicó Villavicencio Reyes, dicho fenómeno, que actualmente se genera a través de experimentos en los grandes colisionadores de hadrones, como los existentes en el CERN de Suiza, y en Brookhaven de EE.UU., podría reproducirse análogamente con materiales como el grafeno, en laboratorios menos complejos.

“El primer paso que realizamos fue revisar, en la teoría, cómo se podría dar esta situación, aprovechando similitudes estructurales de la teoría matemática, que tienen tanto el grafeno como la cromodinámica cuántica”, describió el Dr. Cristian Villavicencio.

Efectivamente, los físicos teóricos lograron demostrar que dicho fenómeno puede replicarse análogamente, pero con ciertas condiciones. “Una cosa es la matemática y otra el mundo real. Entonces, tenemos una hoja de grafeno y ciertas estructuras que nos dicen que el grafeno tiene que estar montado en otro material para que se den algunas condiciones que necesitamos. Otra de las condiciones es que debe haber ciertas deformidades en el grafeno, que estamos tratando de entender. Ciertamente, también debemos contar con un campo magnético”, ilustró el académico.

Es por ello que ahora asoma como interesante realizar un experimento de este tipo. La Dra. Ana Julia Mizher, del Instituto de Física Teórica de la Universidad Estatal de Sao Paulo, explicó que en Brasil es posible encontrar científicos que trabajan con grafeno, como es el caso de investigadores de la Universidad Federal de Minas Gerais, con quienes se vislumbra una eventual colaboración.

“El primer paso es generar un lenguaje común con los investigadores experimentales, porque los físicos teóricos manejamos precisamente un lenguaje más teórico, y no siempre coincidimos en nuestros conceptos con los científicos experimentales. Por ello, estamos conversando con algunos grupos de investigación en Brasil para tener claro qué es posible realizar en modo experimental y qué no”, aseveró la Dra. Ana Julia Mizher.

“Queremos realizar esta suerte de analogía, porque tenemos dos sistemas, y la teoría que los describe muestra que tienen muchas cosas en común. Si tenemos bien hecho el análogo, podemos obtener información de partículas, pero observando materiales que -en términos muy generales- son más fáciles de manipular, de medir… Asimismo, es posible realizar experimentos en un laboratorio medianamente sencillo, si se compara con los laboratorios de partículas que son muy complejos y sólo existen en Suiza y en EE.UU., aún cuando se trabaja en la construcción de otros dos en Rusia y Alemania”, manifestó la académica Ana Julia Mizher.

El interés de los investigadores, por tanto, es obtener información del sistema de partículas, pero a través de un modelo más accesible como es el caso de materia condensada, sin tener que recurrir a un acelerador de hadrones, que además requiere la colaboración de entre 500 a mil personas para su puesta en funcionamiento.

“Hay que tener claro que se trata de un modelo acotado, una analogía. Por ejemplo, cuando se realizan experimentos en ratas de laboratorio, ciertamente no se trata de un humano, pero los resultados que obtienes te dan una buena idea o indicios de lo que podría ocurrir en el humano. En este caso se trata de una situación similar, pues reproduciríamos determinadas características teniendo como base el material del grafeno”, comentó la investigadora.

Por su parte, a los científicos experimentales les resulta interesante experimentar con nuevos materiales como el grafeno, debido a su potencial aplicación tecnológica.

“Necesitamos reproducir una muestra de buena calidad, que cumpla con determinadas condiciones. Es un proceso que implica el aporte de más de un laboratorio, y la Universidad Federal de Minas Gerais aparece como muy apropiada”, expresó la Dra. Ana Julia Mizher.




Académica UBB asesora renovación curricular de la carrera de Nutrición Humana de la Universidad San Francisco de Quito

La directora de la Escuela de Nutrición y Dietética, académica María Trinidad Cifuentes, fue invitada por la carrera de Nutrición Humana de la Escuela de Salud Pública de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), a través del decano Jaime Ocampo Trujillo, con el propósito de realizar una revisión completa a la nueva propuesta curricular para dicha carrera, la que es  coordinada por la Nutricionista, Magíster en Ciencias de la Nutrición,  Mónica Villar Cáceres.  

Según se indicó, la carrera de Nutrición Humana de la USFQ, comenzará a trabajar con la nueva malla académica aprobada por el Consejo de Educación Superior de Ecuador, a partir del año académico 2017-2018 que se inicia en el futuro mes de agosto.

“Durante mi estadía trabajé con un equipo de académicas de la USFQ en materias tales como la evaluación del perfil de egreso de la carrera y el logro de las competencias específicas y genéricas, a través del plan de estudio renovado y la progresión en la malla académica. Asimismo, realizamos la revisión del proceso de planeamiento microcurricular, es decir, la coherencia entre los programas de las asignaturas que componen el plan de estudio renovado, y el grado de tributación al perfil de egreso de la carrera”, aseveró la académica UBB, María Trinidad Cifuentes.

La directora de la Escuela de Nutrición y Dietética de la UBB precisó que durante la visita académica también pudo visitar laboratorios de las asignaturas profesionales de la carrera, tales como el de Evaluación del Estado Nutricional y Técnicas Dietéticas, los que disponen de recursos didácticos necesarios para la implementación de la nueva propuesta curricular. Asimismo, conoció el Hospital de los Valles, uno de los centros de práctica de la carrera, pudiendo sostener una reunión con la Licenciada en Nutrición Humana, Nutricionista,  Alexandra Vásquez,  jefe de Nutrición del Hospital de los Valles, donde se analizó el perfil profesional y las competencias  del Nutricionista en el área de la Nutrición Clínica en ambos países.

“En Ecuador se valora el posicionamiento del profesional Nutricionista en los equipos de salud de Chile, y les llama la atención, de manera que les resultaba muy interesante conocer de nuestra experiencia. También son conscientes del grado de avance de los procesos de renovación curricular emprendidos en casas de estudio de nuestro país. Ciertamente, saben que se trata de una necesidad importante, pero lo han implementado de manera más lenta. Sobre este punto, destacaron el hecho que el proceso de renovación curricular en Chile sea participativo, contrario a lo que sucede en dicho país”, describió la académica María Trinidad Cifuentes.

Junto con lo anterior, también se analizó la factibilidad de establecer un convenio interinstitucional que facilite principalmente la movilidad estudiantil, fortaleciendo la formación de ambas universidades. La colaboración académica e investigativa también se vislumbra como un área factible de potenciar, según ilustró María Trinidad Cifuentes. “Abordamos la posibilidad de realizar un trabajo conjunto en el desarrollo de proyectos considerando las líneas de investigación de la Escuela de Salud Pública de la Universidad San Francisco de Quito y el Departamento de Nutrición y Salud Pública de la UBB;  como por ejemplo, el estudio del consumo de alimentos y bebidas y los niveles de actividad física en adultos, y el efecto de intervenciones alimentaria-nutricionales en adultos con síndrome metabólico, entre otros temas”, puntualizó la directora de Escuela.

La directora de la carrera de Nutrición Humana de la Universidad San Francisco de Quito, Mónica Villar Cáceres, valoró la posibilidad de continuar con la revisión microcurricular del nuevo Plan de Estudio, así como la importancia de realizar los máximos esfuerzos para propiciar la movilidad estudiantil entre ambas instituciones. Asimismo, puso especial énfasis en los 7 años de acreditación alcanzados por la carrera de Nutrición y Dietética de la UBB, lo que da cuenta de la excelencia de la formación disciplinar impartida.




Estudiantes de Psicología UBB idean manuales para abordar temáticas de apego y abuso sexual infantil

Los manuales se realizaron en el marco de la asignatura monográfica “Apego y parentalidad positiva” de la académica Luz Sanfuentes Hormazábal, y del electivo “Profundización e intervención en maltrato y abuso sexual infantil”, impartido por la académica Karin Hott Heinrich.

Las creaciones vienen a cristalizar el trabajo de todo un semestre, periodo durante el cual las académicas aportaron los contenidos fundamentales, y los propios estudiantes fueron ideando y desarrollando los textos, incorporando modelos y conceptos a partir de sus propias investigaciones.

“La idea es que el manual (Apego y parentalidad positiva), pueda ser compartido y conocido por otros estudiantes y académicos de la carrera. También se socializará en el Centro Psicosocial José Luis Ysern, de manera que quienes concurran al centro puedan leer y conocer las creaciones de nuestros estudiantes. En nuestro Centro Psicosocial atendemos a muchos padres y estimamos que estos manuales pueden contribuir al desarrollo de habilidades o competencias parentales”, expresó la académica Luz Sanfuentes.

Luz Sanfuentes destacó la centralidad del “apego” en el proceso de desarrollo de niños y niñas, puesto que se trata de un tipo especial de vínculo afectivo, referido no sólo al afecto entregado al hijo o hija, sino especialmente a la manera en que se le acoge, contiene y calma cada vez que éstos sienten malestar, en el periodo que va entre los 0 y 6 años.

A su vez, la académica Karin Hott explicó que en el caso del electivo denominado “Profundización e intervención en maltrato y abuso sexual infantil”, los manuales generados por los estudiantes tienen como público objetivo a otros estudiantes de la carrera, pues el abordaje planteado es más específico. Los estudiantes tuvieron la posibilidad de elegir el público al cual estaría orientado su manual y en base a eso estructuraron su trabajo.

“El fenómeno del abuso sexual es desconocido y pudiera verse lejano, aún cuando no lo es. Por eso me pareció adecuado que los estudiantes elaboraran un manual donde se incorporaran diversos temas tales como malos tratos a la infancia en sus diversas formas, destacando el abuso sexual, aspectos culturales, relacionales, legales, entre otros conceptos. Asimismo, se abordó la terapia reparatoria, de manera que los jóvenes tengan muy claro que un niño o una niña que ha sido víctima de alguna agresión, puede proyectar eso como una parte de su vida, resignificarlo y continuar siendo un niño o una niña normal, y continuar una vida libre de abusos”, aseveró la académica Hott Heinrich.

Apego y parentalidad positiva

Las estudiantes Estrella Fonseca, Dorka Ruiz, Mariel Valenzuela y Viviana Véjar, desarrollaron el Manual de estimulación para padres y educadores “Yo contigo, tú conmigo. Aprendiendo juntos la parentalidad”, para niños de 0 a 6 años.

“El manual pretende fomentar en los padres la importancia que tiene el vínculo que se genera con el niño, y cómo el contacto físico o la proximidad, o el verbalizar lo que el niño siente, le ayuda en su desarrollo. También se pretende bajar la teoría a la práctica, porque hay muchos aspectos que los padres no comprenden necesariamente si se explican académicamente. Así, también podemos terminar con mitos que se van traspasando cada generación y que se contraponen al apego seguro. Por ejemplo, dejar que los niños lloren no es conveniente, porque éste necesita ser atendido cuando lo requiere”, expresaron.

Por su parte, el grupo compuesto por Caterin Mora, Carla Landaeta e Ivette Pedreros, elaboró el manual denominado “Arrullar con el alma. Manual de estimulación para promover un apego seguro”.

“Nosotros quisimos darle un enfoque de fácil comprensión para que pudiese ser entendido por padres y profesionales. Para que cualquier persona que lo lea lo pueda entender. Responde a interrogantes tales como qué es el apego; las condiciones básicas para su formación; los principios que subyacen al apego; los factores que inciden, entre otros aspectos, porque no todas las personas son conscientes de la importancia de generar el apego en el niño. Luego proponemos situaciones cotidianas a las que se ven enfrentados los padres, y cómo deberían reaccionar idealmente frente a ello”, manifestaron los jóvenes.

“Padres, profesores sin profesión, que crean con el corazón”, se denomina el manual creado por Scarlet Monsalve, Luciano Opazo y Diego Pérez, quienes valoraron la oportunidad de plasmar en un documento inédito lo aprendido durante un semestre.

“Pudimos poner en práctica todo el conocimiento que adquirimos durante el semestre en el monográfico y en otros tipos de ramos que tiene la carrera de Psicología, porque uno se va dando cuenta que todos los ramos están conectados. Incluimos algunos tips o consejos que son importantes para criar a un niño como la proximidad, o la sincronía que se debe tener para satisfacer las necesidades de un niño en los momentos en que no pueden hablar aún y el llanto es la manera que tienen de expresar sus necesidades”, expresaron.

En tanto, Marcelo Cabezas, Rafael Ceballos, Cristián de la Fuente y Matías Fuentes crearon el manual “Cómo obtener un sano desarrollo del apego”. Para los jóvenes, este trabajo implicó un estrecho compromiso con la académica de la asignatura, así como con los padres que eventualmente conozcan y se guíen por el manual. “Intentamos no profundizar en los tecnicismos, y empleamos un lenguaje coloquial para que fuera más comprensible”, aseveraron.

“Creciendo, soñando y amando juntos” se denomina el atractivo manual ideado por Macarena Vásquez, Sofía San Martín y Elizabeth Ruiz, quienes sumaron conceptos de diseño y dieron vida a llamativas láminas gráficas.

“Incorpora un contenido similar al de los demás manuales, pero creemos que la forma, el diseño y los colores aportan originalidad. Quisimos hacerlo más llamativo y por eso recurrimos al uso del color y a un modo más didáctico de entregar la información, con textos acotados y láminas ilustrativas. Lo hicimos con mucho cariño, porque estamos conscientes de la importancia de sentirse contenido, querido y apoyado, algo fundamental para el desarrollo y la vida de las personas”, comentaron las autoras.

Profundizaciones en abuso sexual infantil

María Jesús Navarrete y Constanza Leiva elaboraron el “Manual de protección de la infancia”, que tiene como principales destinatarios a estudiantes de Psicología, aún cuando puede ser consultado por jóvenes que cursan otras carreras vinculadas con la infancia.

“El tema del abuso sexual es denso, y por eso nos centramos en los aspectos reparatorios. Quisimos dar énfasis a las herramientas que los niños y niñas pueden encontrar en sí mismos para salir adelante, y demostrar que el abuso sexual es un hecho que marca sus vidas, pero no es su vida ni los determina. Es muy satisfactorio plasmar eso. Lo más agradable de este trabajo fue precisamente analizar la etapa reparatoria”, expresaron las estudiantes.

Por su parte, Israel Mejías y Ángela Guerrero crearon la “Guía sobre violencia, abuso y explotación sexual infantil”. Dicho trabajo se orienta especialmente a padres y adultos cuidadores.

“Quisimos darle un enfoque más jurídico al tema, con la idea de orientar a los padres respecto de a dónde deberían acudir en caso que tengan sospechas o confirmen un abuso sexual; las medidas preventivas que debería imponer la Fiscalía o los tribunales, y además, incorporamos las teorías psicológicas tras el abuso sexual infantil. Identificamos los factores protectores, factores de riesgo, cómo empieza el proceso de sospecha y reconocimiento. Rescatamos el hecho que si el niño denuncia algo debe creérsele porque no tiene razón de mentir”, compartieron.

“Abuso sexual infantil, una mirada integradora de los tres componentes involucrados en el abuso”, se denomina el manual de Elizabeth Becerra, Javier Ferrada y Constanza Retamal. “Quisimos incorporar los tres componentes que integran el abuso sexual infantil: La familia que rodea a la víctima, la víctima propiamente tal y el abusador o abusadora. Nuestro manual no intenta enjuiciar al abusador, sino que intenta dar una explicación, porque el abusador también tiene algunas trabas y problemas que se presentan desde su infancia, que no lo justifican, pero se puede lograr entender a través de estos modelos teóricos. Junto con referirnos a la familia y a la víctima, también nos interesa comprender de dónde proviene la perspectiva del abusador”, ilustraron.

Las académicas Luz Sanfuentes y Karin Hott expresaron su conformidad respecto del nivel alcanzado por los estudiantes en la elaboración de los manuales.

“La participación fue fantástica y los propios estudiantes estaban muy conformes. El tema del abuso sexual es denso e impactante, pero al llegar al proceso reparatorio les volvió el alma al cuerpo, porque realmente estaban angustiados en un comienzo. El producto fue este manual; un bello trabajo y ojalá lo pudieran leer más personas y sus propios compañeros. Fue tanta su motivación, que además de los contenidos de la clase, incorporaron modelos e información de otros autores que ellos investigaron para su trabajo”, reconoció la académica Karin Hott.

“Destaco que los estudiantes comprendieron lo importante que es el desarrollo del apego, y su incidencia en las futuras relaciones que las personas establecen, de ahí la importancia de estimularlos en situaciones de la vida cotidiana de los niños y niñas entre 0 y 6 años. Hubo mucho entusiasmo y compromiso y eso se demuestra en los manuales creados”, reflexionó la académica Luz Sanfuentes.




Investigador UBB analizará construcción del imaginario social sobre criminalidad en proyecto Fondecyt Regular

El académico del Departamento de Ciencias Sociales, Marco León León, logró la adjudicación del proyecto Fondecyt Regular denominado “Criminología, estrategias periodísticas y modernidad. Acercamientos a la construcción de un imaginario social sobre el sujeto delincuente y criminal en Chile (1930-1973)”.

La investigación, que se prolongará entre los años 2017 y 2019, busca abordar un aspecto poco explorado en la temática criminal de Chile, según expresó el académico Marco Antonio León, “el de la construcción de un sentido común o imaginario social, sobre el sujeto delincuente y criminal a través de la cobertura de diversas revistas y diarios, el cual tomaría lugar en Chile durante la época del así llamado Estado de bienestar o etapa de modernidad desarrollista (1930-1973)”, aseveró.

Marco Antonio León explicó que la investigación se propone como objetivos generales: “Examinar el papel de los medios impresos seleccionados, en la construcción de una imagen común de los delincuentes y criminales; y analizar las transformaciones que experimentó la representación discursiva del delincuente-criminal en Chile, revisando tanto las ideas, creencias y prejuicios criminológicos del período, como las diversas estrategias periodísticas que allí tomaron lugar”.

Para el desarrollo de la investigación, el académico seleccionó revistas especializadas pertenecientes a la Policía de Investigaciones: Detective (1934-1937); Revista de Criminología y Policía Científica (1937-1955) y Criminología (1955-1961). También escogió medios de prensa de carácter informativo y sensacionalista: Las Noticias Gráficas (1944-1953); La Tercera de la Hora (1950-1970); y El Clarín (1954-1973); y publicaciones que priorizaron el reportaje gráfico vinculado con la temática delictiva: Manos Arriba (1949-1950); Intimidades y sucesos policiales (1950-1953) o que tuvieron un sentido más misceláneo y magazinesco: Ercilla (1933-1970) y Vea (1939-1970).

El académico Marco Antonio León, precisó que en el proyecto subyace la hipótesis de que las publicaciones seleccionadas se relacionarían con la construcción de un imaginario social sobre la figura del delincuente y el criminal en Chile, durante el periodo en estudio. Lo anterior, independiente de la heterogeneidad de formatos, contenidos, mensajes, duración y públicos destinatarios de estos medios de comunicación.

Dicho imaginario social -entendido como un entramado complejo de ideas, prejuicios, creencias y esquemas valóricos- vincularía dentro de sí, como principales fuentes, tanto a los saberes criminológicos vigentes en ese entonces, como a los diversos enfoques periodísticos de los medios seleccionados.

De este modo, según ilustró el académico Marco Antonio León, la investigación busca conectar tres ejes fundamentales: La criminología como una disciplina que estudia al delincuente o criminal. Las estrategias periodísticas, develando las diversas herramientas que utilizan los medios impresos para intentar transmitir no sólo mensajes, sino también para reiterar discursos visuales y escritos sobre determinados grupos sociales tales como las elites, los sectores populares o las clases medias, entre otros. Por último, el tercer eje está definido por el periodo histórico correspondiente al Chile de la modernidad desarrollista que comienza a configurarse a partir de la década de 1930. Se trata de una sociedad de masas e industrializada, en donde los individuos acceden cada vez a mayor educación y por tanto se convierten en potenciales lectores.

Marco Antonio León, precisa que hacia la época que aborda el proyecto, la ciencia criminológica ha superado el paradigma biológico propio de la época positivista de fines del siglo XIX y comienzos del XX, conocida comúnmente como lombrosiana, en alusión al médico y criminólogo Cesare Lombroso. “Ahora se trata de una criminología académica que busca tener como matriz epistémica principal la sociología más que la biología; y que le interesan otros temas como las subculturas criminales, la falta de estructura social, el estudio de las pandillas, y que concibe al delincuente o al criminal no como un ser atávico, sino como un rebelde contra la sociedad o como un inadaptado o desviado”, ilustró el académico.

Sin embargo, paradójicamente, la imagen criminológica que construyen los medios de comunicación de la época en estudio, sigue considerando válidas las imágenes del delincuente o criminal de la época lombrosiana, manifestó Marco León.

“Uno advierte que este imaginario o sentido común que crean y recrean los medios de comunicación respecto de delincuentes y criminales, sigue siendo el de un sujeto de sectores populares, fundamentalmente hombres más que mujeres. Los delitos económicos están prácticamente invisibilizados y escasamente aparecen las acciones colectivas de bandas o pandillas, centrándose exclusivamente en el delincuente como individuo, en sintonía con lo que practicaba la criminología de la época lombrosiana”, explicó el investigador UBB.

El interés por investigar estas temáticas, según explicó Marco Antonio León, dice relación con que independiente que se sostenga que los medios no reflejan la realidad, sino que construyen una específica, dicha representación es muchas veces más fuerte y proyectual que la imagen construida a partir del conocimiento académico. Esto debido en parte al carácter masivo de los discursos textuales y visuales de los medios de comunicación, versus la naturaleza especializada y focalizada del saber académico.

“En esta época también hay necesidad de crear políticas públicas sobre criminalidad, y lo interesante es lograr desentrañar si estas políticas adoptadas en el periodo, responden a la investigación académica o también obedecen a la imagen y a la percepción construida por los medios impresos, que claro, muchas veces generan una demanda y una presión social mayor que la que pueda generar un instituto, un departamento de criminología de una universidad o de un recinto penal o policial”, enfatizó el académico del Departamento de Ciencias Sociales.

Marco Antonio León comentó que el estudio permitirá igualmente “ponderar el papel de los medios de comunicación escritos dentro de un periodo específico de la historia de Chile contemporáneo; y rescatar el rol de las ideas, creencias, prejuicios, novedades criminológicas y su circulación en nuestro medio, con las asimilaciones, adaptaciones y resistencias que ello implicó”.




Investigación UBB analizará relación entre salud mental, hábitos alimentarios y estilos de vida en Ñuble

El estudio considera una muestra de 450 usuarios adultos del Programa de Salud Mental -con diagnóstico de Depresión- del Centro de Salud Familiar Violeta Parra de Chillán. El proyecto es liderado por la académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Luz Lobos Fernández, y forma parte de las actividades del Grupo de Investigación Epidemiología Alimentaria Nutricional (EPIAN).

“Estudio línea de base en patologías de salud mental y su asociación con hábitos alimentarios, composición de la dieta y estilos de vida en usuarios de la provincia de Ñuble” se denomina la investigación liderada por la académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Luz Lobos Fernández, cuyo propósito principal es “evaluar la presencia de trastornos depresivos y su asociación con hábitos alimentarios, composición de la dieta y estilos de vida en usuarios de la provincia de Ñuble”, según explicó la especialista.

“En los últimos años, la relación entre la depresión y los factores de estilo de vida modificables, como la dieta, la actividad física, el tabaquismo o el sueño, ha sido un área clave de interés. En este contexto, la evidencia creciente sugiere una compleja relación entre la dieta y la depresión. La dieta puede tener un impacto en el desarrollo y el curso de la depresión, y los casos de depresión, a su vez pueden desarrollar hábitos alimentarios poco saludables. En general los resultados indican que la nutrición es importante no sólo para su desarrollo físico, sino también para la salud mental”, aseveró la académica Lobos Fernández.

Según expresó la investigadora del Departamento de Nutrición y Salud Pública, diversos estudios científicos refieren que  “la presencia de síntomas depresivos se asocia con la elección de alimentos poco saludables, por ejemplo, un mayor consumo de comida rápida y dulces con alto contenido calórico, así como un menor consumo de frutas y vegetales”, comentó. Pese a ello, las investigaciones referidas a la relación entre depresión y calidad general de la dieta y estilos de vida saludable, son aún muy escasas.

El estudio, que se encuentra en su fase inicial, considera una muestra de 450 usuarios adultos del Programa de Salud Mental -con diagnóstico de Depresión- del Centro de Salud Familiar Violeta Parra de Chillán. Un rol fundamental en el desarrollo de la investigación desempeñarán estudiantes de último año de la carrera de Nutrición y Dietética, quienes podrán ejercitar habilidades investigativas, y dar cuenta de características actitudinales.

La investigación también se plantea una serie de objetivos específicos tales como: “Estimar hábitos alimentarios de población adulta que presenta trastornos depresivos en la provincia de Ñuble; Analizar la composición de la dieta y estilos de vida de la población adulta que presenta trastornos depresivos en la provincia de Ñuble; Evaluar la asociación entre trastornos depresivos, los hábitos alimentarios y la composición de la dieta de población adulta de la provincia de Ñuble; y Evaluar la asociación entre trastornos depresivos y estilos de vida de población adulta de la provincia de Ñuble”, ilustró la académica Luz Lobos Fernández.

Según describió la docente del Departamento de Nutrición y Salud Pública, diversos estudios que examinan los efectos de la depresión en los hábitos de vida, sugieren que las personas con diagnóstico de depresión muestran comportamientos alimentarios y de estilos de vida más desfavorables que las no deprimidas.

“En Chile no se han realizado estudios que analicen la asociación de la depresión y la calidad general de dieta y estilos de vida, por lo que resulta importante evaluar esta realidad y contar con antecedentes que permitan aportar evidencia científica nacional en temas de salud mental, y la presencia de factores de riesgo o protectores desde la alimentación y los estilos de vida para proponer acciones y políticas de intervención tendientes a mejorar la salud y calidad de vida de la población”, manifestó la académica Luz Lobos Fernández.

La investigadora precisó que los estilos de vida serán analizados mediante la aplicación del cuestionario “Fantástico”, instrumento diseñado en el Departamento de Medicina Familiar de la Universidad McMaster de Canadá,  y validado en población chilena, el cual permitirá identificar aspectos relacionados con los estilos de vida de la muestra en estudio.

El proyecto es parte de las actividades que desarrolla el Grupo de Investigación Epidemiología Alimentaria Nutricional (EPIAN), al alero del Departamento de Nutrición y Salud Pública de la Universidad del Bío-Bío.




Académico UBB lidera capítulo iberoamericano de consorcio de Colaboración Global en el Embarazo, CoLab

El investigador del Departamento de Ciencias Básica, Dr. Carlos Escudero Orozco, lidera el capítulo iberoamericano del proyecto de colaboración internacional, CoLab, que propicia la interacción y comunicación entre científicos y centros especializados abocados a la investigación de patologías del embarazo. El proyecto CoLab es dirigido por el Dr. James Roberts de la Universidad de Pittsburgh, Estados Unidos, y es financiado por la Bill & Melinda Gates Foundation.

El Dr. Carlos Escudero Orozco lidera el Laboratorio de Fisiología Vascular de la UBB; forma parte y coordina el Grupo de Investigación e Innovación en Salud Vascular GRIVAS Health, e integra el Grupo de Investigación en Angiogénesis Tumoral (LFV-GIANT www.grivashealth.cl).

Una de sus líneas de investigación se vincula con pre-eclampsia (hipertensión del embarazo), enfermedad que es de interés para los investigadores del Proyecto de Colaboración Global, CoLab. (www.pregnancycolab.tghn.org).

El proyecto CoLab es dirigido por el Dr. James Roberts de la Universidad de Pittsburgh, Estados Unidos, y es financiado por la Bill & Melinda Gates Foundation. El comité directivo de CoLab es integrado por el Dr. Leslie Myatt de la Universidad de Oregon; el Dr. Christopher Redman de la Universidad de Oxford; la Dra. Lucilla Poston del King College London; la Dra. Roberta Ness de la Universidad de Texas; la Dra. Annentine Staff de la Universidad de Oslo, entre 8 científicos reconocidos mundialmente en el área obstétrica.

“El propósito es que los investigadores líderes de distintos problemas de salud del embarazo, como la pre-eclampsia por ejemplo, puedan dialogar y establecer vínculos colaborativos. Asimismo, se busca que los integrantes de la red puedan compartir la información obtenida como fruto de sus investigaciones. Esta estrategia permitirá abordar nuevas cuestiones sobre las complicaciones del embarazo, proporcionando un número enorme de muestras y conjuntos de datos que no pueden ser logrados en un solo estudio o en forma individual. Es así como los miembros de CoLab poseen datos sobre más de 300 mil embarazos a nivel global, y cuentan con más de 20 mil muestras de plasma, suero y ADN disponibles para compartir”, expresó el Dr. Escudero.

En el marco de la red CoLab, el Dr. Carlos Escudero Orozco oficiará como coordinador de los científicos y centros de investigación de Iberoamérica, y es así como ya ha reclutado a 55 investigadores de 9 países de la región, incluyendo Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, México y España.

En el plano operativo, los científicos podrán aportar información a través de un software común, de manera que la base de datos obtenida en un país determinado, pueda combinarse y relacionarse con los datos logrados en otras latitudes. “Se cuenta con un software que permite recoger información de las pacientes y de los recién nacidos, como los datos de su ficha clínica, muestras de sangre o de placenta. Dicho software ha ido mejorando y gracias a ello podemos contar con una base de datos estandarizada, en línea, disponible para el uso de investigadores interesados de todo el mundo. Este software proporciona acceso en línea y entrada de datos, y permite realizar diagnósticos epidemiológicos, por ejemplo”, comentó el especialista.

El Dr. Escudero Orozco precisó que CoLab posee un núcleo directivo encargado de definir las líneas de trabajo investigativo, así como los proyectos que se priorizarán al alero de la red, de manera que a través de esta estrategia también se pretende alinear las orientación de las investigaciones que se desarrollen a nivel global.

“Por mencionar un ejemplo, en el seno del núcleo directivo se analiza e identifica aquellas ideas que podrían ser interesantes para modificar las conductas, ya sean clínicas o de investigación, en el campo de la pre-eclampsia. Es así como se discute sobre eventuales marcadores de riesgo para pre-eclampsia y se decide realizar un estudio a nivel mundial; de este modo los distintos centros de la red comienzan a recuperar muestras y cuantificar esos marcadores. Ese es el sentido de la red en términos muy generales”, explicó el Dr. Escudero.

El Dr. Carlos Escudero destacó el impacto que significará para la Universidad del Bío-Bío el formar parte de esta red global, pues los académicos de la Universidad podrán participar en discusiones, así como formar parte de investigaciones de impacto mundial.

“Podremos interactuar con investigadores de renombre, quienes eventualmente podrán aportar sus conocimientos a nuestros estudiantes. También se abre la posibilidad de participar en estudios multicéntricos, lo que nos permitirá incrementar el impacto de nuestras investigaciones”, expresó Escudero Orozco.

El investigador de la UBB también es consciente del rol que deberá desempeñar como coordinador.

“Parte de mi misión consistirá en alinear los intereses de los investigadores para que participen activamente en la discusión. Asimismo, deberé propiciar que se levanten proyectos científicos de interés para generar nuevo conocimiento. En este afán será fundamental definir y dar cuenta de aquellos indicadores y marcadores más relevantes y significativos para la comunidad científica latinoamericana, para luego poder contrastar eso con otras poblaciones a nivel mundial”, ilustró el Dr. Carlos Escudero.




Exalumno de Pedagogía en Educación Matemática destaca en Doctorado en Inteligencia Artificial de la Universidad de Hannover, Alemania

“Determinación de variables radiométricas a través de cámaras de nubes aplicadas por medio de inteligencia artificial”, se denomina la investigación que desarrolla el exalumno de Pedagogía en Educación Matemática de la UBB, Cristian Daniel Crisosto González, en el marco de la tesis doctoral en Inteligencia Artificial que realiza en la Universidad de Hannover, Alemania.

Cristian Crisosto González egresó de la Escuela de Pedagogía en Educación Matemática el año 2008, y tras ello ingresó al programa de Máster en Matemática en la Universidad de Lille 1, Francia. Luego, siguió rumbó a Alemania y cursó un Máster en Informática en la Universidad Técnica de Dresden, lo que le permitió adquirir un mayor dominio del idioma.

Sin embargo, su principal propósito era ingresar al Doctorado en Inteligencia Artificial de la Universidad de Hannover, lo que finalmente concretó en octubre de 2013. Este paso supuso transitar desde la matemática pura a la aplicación matemática, y específicamente a la mencionada inteligencia artificial.

Para cursar los estudios en Alemania, Cristian Crisosto González debió postular al Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD), entidad estatal alemana que financia su investigación.

“La inteligencia artificial se puede aplicar a muchas cosas.  En mi caso, pretendo aplicar dicho concepto al campo de la meteorología, con el propósito de elaborar softwares que permitan predecir la cantidad de energía solar que se puede captar en un determinado lugar”, aseguró Cristian Crisosto.

El joven investigador asegura que siempre le llamó la atención el tema de las energías renovables, más aún considerando las extraordinarias condiciones que presenta Chile para aprovechar el potencial solar y eólico. Por ello, su afán es aportar con alguna propuesta que permita al país beneficiarse de dicho potencial. “Alemania es un referente mundial en cuanto a tecnologías que permiten aprovechar la energía solar, por eso quise estudiar allá. Creo que lo más apropiado es comenzar con pequeñas investigaciones en grupos de trabajo para algún día lograr algo interesante”, expresó Crisosto González.

Es así como Cristian Crisosto propone modelos matemáticos que se integran con diversas funciones, lo que finalmente permite predecir los niveles de radiación solar. “En términos muy sencillos se trata de transmitir la experiencia del funcionamiento del cerebro humano a una máquina, y esa forma de transmitir la experiencia del funcionamiento del cerebro se expresa en funciones matemáticas”, ilustró el investigador.

El exalumno Cristian Crisosto González reconoció el constante apoyo del Dr. Miguel Friz Carrillo en el desarrollo y proyección de su carrera, primero como estudiante de pregrado y luego en los estudios de postgrado. Crisosto González manifestó que las orientaciones otorgadas por el académico, así como los consejos para proseguir sus estudios, fueron fundamentales.

“Sin el apoyo del profesor Friz probablemente no habría llegado a donde estoy, porque lo que más se necesita es que alguien confíe en uno, sentirse apoyado. Él siempre me incentivó para que siguiera estudiando, y de hecho me entregó la primera carta de recomendación para presentar en las postulaciones a los programas de postgrado; eso es impagable”, explicó Cristian Crisosto.

Por su parte, el director del Departamento de Ciencias de la Educación, Dr. Miguel Friz Carrillo, destacó que Cristian Crisosto González representa un ejemplo para los actuales estudiantes de Pedagogía en Educación Matemática, y de las demás carreras de la UBB, pues refleja claramente los logros que los jóvenes pueden alcanzar si se proponen grandes desafíos y concentran sus energías en ello.

“Como académico me siento orgulloso de sus logros.  Cristian Crisosto es un ejemplo para todos nuestros estudiantes. Siempre les digo a mis estudiantes que se vayan al extranjero y estudien un Máster o un programa de Doctorado, y que tengan confianza en la formación que se entrega en la UBB, porque efectivamente aportamos una formación de calidad, con valores y principios que les permiten seguir enriqueciéndose”, aseveró el Dr. Friz Carrillo.

“Lo ideal para mí es adquirir más experiencia en Europa, y algún día por qué no, volver a entregar ese conocimiento a Chile, porque me inicié con la idea de poder ayudar a mi país en el desarrollo de la energía solar; tenemos mucha (energía solar) pero no sabemos aprovecharla”, aseveró Crisosto.

Cristian Crisosto indicó que la Universidad del Bío-Bío es parte fundamental del crecimiento personal y profesional de su familia,  ya que sus hermanas también estudiaron en la UBB. Darioleta Soledad Crisosto cursó la carrera de Pedagogía en Educación Matemática, y Daniela Elizabeth Crisosto Pedagogía en Educación General Básica, junto con un postítulo en Matemática.