Académicos UBB presentaron libro “Arquitectura de palabra. Leticia y Melancolía”

Gran interés de la comunidad universitaria concitó la presentación del libro Arquitectura de palabra. Leticia y Melancolíaeditado por el académico del Departamento de Diseño  y Teoría de la Arquitectura, Dr. Rubén Muñoz, y publicado bajo el sello de Ediciones Universidad del Bío-Bío. La actividad tuvo lugar el martes 16 de abril, en el Hall del Pilar de la Escuela de Arquitectura, en el marco de septuagésimo segundo aniversario institucional.

El libro postula cómo en la palabra todavía sería posible encontrar materia de interés no sólo para comprender la arquitectura y la ciudad, sino también para pensarlas y proyectarlas. Diseccionando una serie de casos de la literatura contemporánea, Enric Bou, María Fernanda de Abreu, Thomas Harris, Juan López, Rubén Muñoz, José Joaquín Parra y Sebastián Schoennenbeck, desarrollan una reflexión crítica sobre la arquitectura y la ciudad a partir de las experiencias, gozosas y sufrientes, de Leticia y Melancolía, de los habitantes de algunas de las obras proyectadas por Charles Baudelaire, Jorge Luis Borges, Rubén Darío, José Donoso, Federico García Lorca, Ramón Gómez de la Serna, Thomas Harris, Andrés Nimero y Jorge Teillier.

El académico de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño de la UBB y editor de la publicación expresó que su motivación fue “fomentar el debate crítico para los alumnos que es algo que nos identifica como Escuela y universidad, el hecho de pensar, abrirse a la reflexión más genuina, abierta, libre y sin buscar una rentabilidad inmediata”.

Rubén Muñoz explicó que el lector podrá “mirar desde la literatura, la ciudad y la arquitectura. Todos nos vamos a encontrar en algún momento con un reflejo de nuestras vidas, vamos a leer cosas que nos han pasado, porque el libro trata sobre la vida cotidiana, vidas singulares, ciudades, lugares, que hace que todos, de alguna manera, podemos estar dentro del libro”.

Durante la presentación, el director de Extensión y presidente del Comité de Ediciones Universidad del Bío-Bío, Leonardo Seguel, manifestó que la publicación “nos permite desviarnos del camino que a veces nos lleva de forma tan abrupta hacia un exacerbado racionalismo instrumental que nos aleja del mundo sensible, de las posibles conexiones que pueden tener las disciplinas, sobre todo la arquitectura que está relacionada con la vida entera, con la existencia, la filosofía, el arte y la ciencia. Sin duda este libro es una muestra de esos sistemas de conexiones que hoy responden a la complejidad del mundo”.

 La actividad contó también con los comentarios de los académicos Hernán Barría, del Departamento de Diseño y Teoría de la Arquitectura; y Jorge Acevedo, del Departamento de Estudios Generales de nuestra Universidad.

Para el arquitecto Hernán Barría, en el contexto en que se platea el libro hay dos conceptos que destacar: “Ekphrasisque Sebastián Schoennenbeck define como la descripción textual de lo visual que se cruza con el de Poiesis, la creación, que sirve de base para el acto proyectual de los arquitectos, pero, por otra parte, está presente en cada texto, lo que es interesante y complejo de ir desentrañando”, afirmó.

Finalmente, el sociólogo Jorge Acevedo expresó que el libro es el resultado de un trabajo colectivo que se fue gestando en conversaciones entre distintos académicos con el fin de responder a un “compromiso ético en la formación de las personas, entendiéndolo como una muestra de atreverse a hacer las cosas, sin esperar nada a cambio, porque este trabajo no tiene un precio sino un compromiso por hacer de esta una mejor universidad”, aseveró.




Escuela de Ingeniería Civil Química entregó diplomas de título a su primera promoción de egresados

La Escuela de Ingeniería Civil Química perteneciente a Facultad de Ingeniería de nuestra Universidad realizó la ceremonia de entrega de diplomas de título a 16 egresados que forman parte de la primera promoción de la carrera. La actividad tuvo lugar en el auditorio Hermann Gamm y fue presidida por el vicerrector Académico, Peter Backhouse.

La ceremonia contó con un saludo audiovisual de la directora de la Escuela de Ingeniería Civil Química, Laura Reyes, quien felicitó a los egresados por su logro profesional, pero también porque siempre serán recordados como la primera generación de titulados de la carrera.  Agradeció, además, a académicos y personal técnico y profesional que contribuyeron a la obtención de esta meta. Finalmente, instó a  lo jóvenes a volver a la UBB para continuar perfeccionándose y para apoyar la acreditación institucional y de la carrera.

El director subrogante de la Escuela, Guillermo Reyes, felicitó a los egresados y afirmó que al finalizar esta etapa ellos “han ampliado significativamente su base de conocimientos, han hecho permanente su sed de aprendizaje, han disfrutado del trabajo en equipo y han vivido dentro de una comunidad universitaria, donde se han desarrollado profesionalmente. Pero también espero que hayan aprendido a soñar en grande, porque van a cambiar el mundo”, sostuvo.

Aseveró que para él ser ingeniero implica 10 piedras del éxito: liderazgo, inspiración, construir una comunidad, curiosidad y aprendizaje como estilo de vida, valorar la humildad, resistencia al fracaso, oportunidad y administración, trabajo duro, carácter y familia y parientes. “Hoy se gradúan, pero mañana mientras todos sigan sus propios caminos tendrán la responsabilidad colectiva de tener la comprensión de lo que significa ser ingeniero para nosotros, nuestra sociedad y el futuro que ayudamos a crear. Trabajen duro y celebren en grande. Les deseamos todo lo mejor”, señaló.

Luego de la entrega de diplomas de título, se distinguió a los egresados que destacaron por sus méritos académicos y personales.

El Premio Universidad del Bío-Bío recayó en Walter Fernández Benítez, por haber cursado la totalidad de los estudios conducentes al título en esta Universidad, haber completado sus estudios en el número de semestres académicos contemplados en el respectivo programa, haber aprobado todas las asignaturas en primera oportunidad y haber obtenido el promedio ponderado final más alto de su promoción.

El Premio Facultad de Ingeniería lo obtuvo Daniel Vásquez Villegas por sus méritos académicos, participación en actividades extraprogramáticas, su alto sentido valórico y su compromiso y respeto hacia sus compañeros, docentes y comunidad universitaria, que lo estacan como alumno integral. El egresado además recibió el Premio al mejor compañero otorgado por sus pares de generación, por sus condiciones y características personales, por cultivar la empatía y solidaridad.

El Premio a la excelencia profesional que confiere la Escuela de Ingeniería Civil Química fue para Fabiola Troncoso Quilaleo, por obtener el mejor promedio de todas las asignaturas profesionales.

El Premio de la Dirección General de Comunicación Estratégica fue para Nelly Flores Beiza por su desempeño en la Unidad de Promoción de Carreras como embajadora UBB.

En representación de los titulados, Daniel Vásquez Villegas, afirmó que “somos los primeros ingenieros civiles químicos de esta casa de estudios, somos parte de la historia de la Universidad, somos los cimientos de esta carrera y de las generaciones que nos siguen. Seremos los primeros en salir al mundo laboral con la insignia de esta universidad, tenemos la responsabilidad de demostrar que somos capaces de desenvolvernos de manera prolija en todo lo que nos propongamos, que somos resilientes y podemos enfrentar cualquier situación, debemos mostrar que somos personas íntegras, con capacidad de aportar a la sociedad valores y conocimientos. Que sean muy felices en lo que quieran realizar en sus vidas.

 




Estudiantes y académicos de Trabajo Social reflexionan sobre experiencias y desafíos de la profesión

Territorio, políticas públicas y trabajo social: Discusiones y avancesse denominó el seminario organizado por académicos de la Escuela de Trabajo Social, con el fin de analizar el vínculo en estas tres áreas, los resultados recientes de investigaciones sobre asuntos socioespaciales y reflexionar sobre experiencias concretas de intervención en esta materia. La actividad tuvo lugar en el Paraninfo de la sede Concepción.

La jornada comenzó con la exposición “Espacio e intervención social: reflexiones epistemológicas para Trabajo Social a partir de Henri Lefebvre”, del académico Dr. Felipe Saravia donde analizó la relevancia que tiene la reflexión teórica para los cambios sociales de largo plazo, los que, en el caso de trabajo social, pasan por cuestionarse la centralidad de categorías conceptuales relevantes para la intervención social tales como la de comunidad.

El Dr. Saravia abordó la perspectiva Lefebvriana del espacio, “que es entendido como una dimensión compleja, que incluye, pero supera lo físico, y que debiese ser considerada de forma transversal en las intervenciones sociales, independientemente del nivel social en el que se trabaja y que requiere de perspectivas transdisciplinarias”, aseveró.

Por su parte el académico y director del Laboratorio de Gobierno Local (Lab UBB) Dr. Javier León, expuso sobre las “Aproximaciones conceptuales al vínculo entre políticas públicas y territorio”, subrayando la necesidad de aprovechar los recursos para una verdadera trasformación social. Al presentar a modo de ejemplo la portada de un diario local que daba cuenta del derrumbe de un edificio en Michaihue, San Pedro de la Paz, el docente llamó a los estudiantes y sus pares a reflexionar sobre la función que cumplen los profesionales del área y cómo deben enfrentar los desafíos. “Que este espacio sirva para preguntarnos cómo nos estamos formando y reflexionando para proponer dar soluciones a hechos contingentes”, señaló.

Asimismo, estudiantes de la carrera dieron a conocer sus investigaciones de tesis en temas como “Apego al campus y su vínculo con el apego a la ciudad. Desigualdades entre estudiantes de universidades de Concepción”, de Miriam Vega y Carol Vásquez, determinando que los jóvenes valoran las áreas verdes disponibles en su campus universitario mientras que a la ciudad se le exige más seguridad. El trabajo social, sostuvieron, permite conocer como las personas  generan vínculos con los lugares y se relacionan, lo que nos permitirá conocer lo que facilita o dificulta el bienestar de las personas y cómo nosotros podemos generar una cohesión social para facilitar transformaciones en un determinado territorio donde estemos realizando intervención social.

“Perspectiva de género en el afrontamiento de desastres socio-naturales en el Valle Nonguén”, fue es estudio presentado por Víctor Balboa, Casandra Carrasco, y Karina Valenzuela, que recopiló la experiencia de los relatos personales de las mujeres y como reconocen los desastres como situaciones que les han permitido generar su propias medidas exitosas de mitigación, considerando la realidad de las personas en relación a su territorio, lo que es relevante al momento de proponer políticas públicas.

También se expuso sobre “La dimensión territorial de las prácticas de estudiantes de Trabajo Social de la UBB”, ponencia a cargo de Loreto Campos, cuya contribución es fortalecer la intervención colaborativa entendiéndolos desde los estudiantes, guías y tutores y el rol activo desde la investigación, orientada a una mejor vinculación con las problemáticas de los centros de prácticas.

“La experiencia del proyecto Adapto en Yumbo, Colombia”, dio a conocer la trabajadora social, Lina Dorado, miembro del equipo Adapto de Colombia que se encuentra realizando una pasantía de investigación en Chile, donde la iniciativa es liderada por la Universidad del Bío-Bío. La profesional afirmó que en su país se realiza un urbanismo táctico que consiste en pequeñas acciones en los territorios que a medida que se hacen constantes generan un impacto mayor en la infraestructura y los territorios.

 

 




Funcionarios públicos finalizaron con éxito Diplomado en Derechos Humanos

La ceremonia de entrega de diplomas a los 25 profesionales de instituciones públicas que finalizaron con éxito el Diplomado en Derechos Humanos y Función Pública, realizó la Dirección de Formación Continua, el viernes 12 de abril, en el auditorio de Ingeniería en Maderas.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), en conjunto con la Universidad del Bío- Bío, dictaron la cuarta versión del programa que tuvo como objetivo fortalecer la protección de los derechos humanos en el contexto de la función pública en la Región del Biobío y de la zona centro-sur del país, formando funcionarios públicos, profesionales o miembros de Fuerzas Armadas, de Orden y Seguridad, en cuyas labores primen principios fundamentales tales como el respeto a la dignidad humana, el pluralismo y la diversidad,  participando activamente en la construcción y consolidación de una cultura de respeto a los derechos humanos.

El jefe del Instituto Nacional de Derechos Humanos en la región del Biobío, Harún Oda, explicó que más allá de las clases, la mayor riqueza formativa de este diplomado se funda en la diversidad que contribuye a generar un debate franco, respetuoso, constructivo y enriquecedor, que logra construir una comunidad de aprendizaje.

Esta certificación, dijo, junto con dar cuenta de una experiencia formativa implica una responsabilidad, “en tiempos donde se hace imprescindible rehumanizar los vínculos y tensionar las inequidades e injusticias enquistadas en nuestra Patria sobre todo en momentos en que los discursos de odios van ganando espacio en la conversación social. “Necesitamos de vuestro trabajo y compromiso desde dentro del aparato público reivindicando la noción de que la Patria es el otro”.

Asimismo, la directora del Diplomado en Derechos Humanos y Función Pública y académica de la Escuela de Trabajo Social, Vivianne Hasse valoró la alianza entre ambas instituciones y recordó los primeros pasos que permitieron concretar la iniciativa. “Tenerlos a ustedes acá, en este diplomado, es prueba de que es necesario e importante hacerlo, que estamos colaborando y cumpliendo con algo que tenemos que hacer”.

Para Pamela Aranguiz, alumna del Diplomado, esta iniciativa les permitió “no tan solo adquirir conocimientos sino adentrarnos en la problemática de los derechos humanos y como profesionales desde nuestras distintas áreas poder ir incorporando estos conceptos, además de crear este síntoma de estar mucho más alerta frente a lo que son las vulneraciones de los derechos humanos. Agradezco a la Universidad y al INDH por dictar este curso y espero que existan más versiones”, indicó.

 




UBB reconoce excelencia académica, artística y deportiva de estudiantes de la sede Concepción

 

Un reconocimiento a los estudiantes que destacaron por su rendimiento académico, artístico y deportivo realizó nuestra Universidad a los jóvenes de la sede Concepción, durante la cena estudiantil que tuvo lugar en el marco del septuagésimo segundo aniversario institucional.

La actividad contó con la presencia del rector Mauricio Cataldo Monsalves; el prorrector Fernando Toledo Montiel; autoridades universitarias, dirigentes estudiantiles, funcionarios académicos y administrativos, quienes acompañaron a los estudiantes en cada una de las mesas dispuestas para la ocasión.

La tradicional cena se realiza hace 18 años y tiene como objetivo destacar la participación de los jóvenes, especialmente de aquellos inquietos socialmente, comprometidos en su quehacer con la organización estudiantil. Reconocerlos como agentes reales de cambio, que han llevado a conducir y reflexionar temas como la gratuidad en educación, perfeccionamiento de la democracia, mirar con enfoque de género, trabajar en base a la interculturalidad, entre otros.

En la ocasión, fueron distinguidos los estudiantes que obtuvieron los mejores promedios por facultad, recayendo en Grace Monsalve Salcedo (Arquitectura) de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño; Marcelo Rebolledo Abello (Ingeniería Civil Industrial) de la Facultad de Ingeniería; Matías Lazo Suazo (Ingeniería Comercial) de Facultad de Ciencias Empresariales; Yeniffer Carrasco Valdebenito (Trabajo Social) de la Facultad de Educación y Humanidades; y Vanessa Rodríguez Suazo (Ingeniería Estadística) de la Facultad de Ciencias.

Asimismo, se premió a los estudiantes Patricia Alfaro Contreras, Camila Leal Rodríguez y Misael Ávila Iturrieta, en arte y la cultura; y a Finees Contreras Canales y Carla Lagos Aliaga, en deportes.

La actividad contó con la intervención del presidente de la Federación de Estudiantes de la de la Universidad del Bío-Bío, sede Concepción, Javier Valenzuela Araneda, quien calificó como un privilegio este espacio de encuentro. Asimismo, valoró las nuevas formas de organización en la institución donde prevalece el trabajo y liderazgo en equipo e hizo un llamado a participar en el proceso acreditación institucional y a mantenerse unidos en temas de relevancia nacional como la educación de calidad y gratuita.

Por su parte, el rector de nuestra Universidad, Mauricio Cataldo Monsalves, agradeció la presencia de los estudiantes en la cena que “con orgullo realizamos para ustedes”. La máxima autoridad universitaria señaló que “los estudiantes son el futuro del país y tenemos la esperanza que ustedes van a seguir construyendo un nuevo Chile, aportando con su conocimiento a la generación de bienestar que como país nos merecemos”.

Igualmente, destacó la formación que reciben en la Universidad, relevando el rol que realizan diariamente los académicos y académicas. “No cabe duda que formamos un equipo muy bueno, nuestra tarea es traspasar el conocimiento a las nuevas generaciones y la tarea de ustedes es recibirlo, asimilarlo, procesarlo y, lo más importante, aplicarlo, solo de esa manera van a transformar el país que traiga bienestar a todos los que somos parte de él”.

La actividad culminó con las palabras de la directora de Desarrollo Estudiantil, Ximena Torres, quien subrayó el ambiente cordial y ameno que se vivió junto a los estudiantes, “lo que es una muestra de lo que somos como espíritu universitario cuando nos juntamos”.




Investigador brasileño abordó dimensión social en riesgos de desastres

Una visita a nuestra Universidad realizó el investigador del Centro Nacional de Monitoreo y Alertas de Desastres Naturales (Cemaden) de Brasil, Dr. Víctor Marchezini, del 1 al 4 de abril, en el marco del proyecto Fondecyt 11170939 Normalización biopolítica de la ciudad post catástrofe: Tres décadas de grandes terremotos durante el régimen neoliberal en Chile (1985-2010-2015), dirigido por el académico de la Escuela de Trabajo Social, Dr. Juan Saavedra.

Académicos y estudiantes de la Escuela participaron en el seminario taller Ciencia de los riesgos y desastres en Sudamérica: Experiencia y desafíos en Chile y Brasil, ocasión en que el Dr. Víctor Marchezini enfatizó que el desastre es un proceso de construcción social que da una continuidad a lo largo del tiempo, es decir, no termina con el terremoto, por ejemplo, sino que continúa en el proceso de los albergues temporales, campamentos, pero también en la reconstrucción y recuperación de las dimensiones sociales y humanas.

Durante su conferencia titulada La ciencia y la gestión de los riesgos de desastres en Brasil, el investigador sostuvo que hay que comprender que el riesgo de desastre es la combinación de probabilidad de un evento y su impacto negativo que implica considerar una amenaza, la vulnerabilidad, las capacidades para hacer frente a éste y las políticas públicas de mitigación, donde es clave la acción coordinada de todos los actores.

Con respecto a la academia subrayó que su rol es fundamental para hacer este tipo de diálogo entre los gobiernos locales y las comunidades. “Se tienen los conocimientos y metodologías para hacer ese tipo de conversatorios y el mejoramiento de las políticas públicas como un todo. La Universidad del Bío-Bío tiene ejemplos de ello, a través de este proyecto Fondecyt como del proyecto Adaptación al cambio climático en asentamientos informales: análisis y fortalecimiento de iniciativas locales en Latinoamérica y el Caribe (Adapto), que aporta con metodologías de investigación-acción con la proposición de microproyectos de cambios locales”, afirmó.

Por su parte, el Dr. Juan Saavedra abordó el tema Normalidad neoliberal post catástrofe: El caso del terremoto del año 2010, analizando la labor de medios de comunicación, de servicios de emergencia e instituciones policiales, entre otros, en casos locales de desastre y las consecuencias que generó su actuar.

Aseveró que en Chile se puede hacer monitoreo de ciertas condiciones de la naturaleza con el fin de anticipar ciertos procesos que puedan ser potencialmente destructivos. “Sin embargo, esto no ocurre con eventos como los terremotos donde prevalece el azar que permite generar cambios sociales, los cuales no son neutros sino que responden a una matriz que se denomina Neoliberalismo, concepto técnico que implica un régimen sociopolítico que economiza la vida y busca producir riquezas, lo que conlleva a la desigualdad”.

La estada del Dr. Víctor Marchezini también consideró el 2 de abril una reunión con profesionales y técnicos de gestión de emergencia de las regiones del Biobío y de Maule, talleres de metodología de investigación científica interdisciplinaria en desastres y de análisis de información producida en el proyecto Fondecyt, además de reuniones con autoridades y académicos de nuestra Universidad.




UBB participó en Primera Cumbre Regional de Cambio Climático

Nuestra casa de estudios estuvo presente en la Primera Cumbre Regional de Cambio Climático que convocó a un millar de personas, entre las que destacaron congresistas, alcaldes, estudiantes, académicos y representantes de la intercomuna que conocieron el escenario actual en esta materia a nivel local y mundial, y las acciones necesarias de mitigación.

La jornada, que tuvo lugar en  el Centro de Eventos Mitrinco de San Pedro de la Paz, contó con la participación del Premio Nacional de Ciencias 2018, Fabián Jaksic; el senador Guido Girardi y la presienta del Consejo Regional del Biobío, Flor Weisse, quienes se refirieron a las políticas nacionales de cambio climático. Al respecto Guido Girardi aseveró que en Chile faltan leyes para proteger el medioambiente. “Tenemos que unir la ciencia para justamente con el mundo parlamentario y la sociedad civil establecer un modelo de trabajo para enfrentar el cambio climático con leyes específicas, por ejemplo, que protejan los humedales, de forestación, de protección de glaciares, de reciclaje”.

Asimismo, tuvo lugar el panel Gobiernos locales problemáticas asociadas al cambio climático integrado por el alcalde de San Pedro de la Paz y presidente de la Comisión de Medio Ambiente, Sustentabilidad y Cambio Climático de la Asociación de Municipalidades, Audito Retamal; el diputado Gastón Saavedra; y Jordan Harris, de la ONG Adapt Chile, con la moderación del director del Laboratorio de Gobierno Local de la región del Biobío (Lab UBB), Javier León.

El alcalde Audito Retamal calificó la actividad como un hito en el país que tendría su segunda versión el próximo año con la evaluación de los compromisos e iniciativas que todos los involucrados llevarán a cabo para proteger el medioambiente.

Por su parte, el director de Lab UBB, Javier León, indicó que la academia debe jugar un rol de liderazgo basado en impulsar espacios de diálogo entre actores. Aportar con el conocimiento científico de todas las áreas para que los habitantes y actores de un territorio puedan entenderse y encontrar caminos de solución frente a los efectos del cambio climático que para muchas personas son dramáticos como la sequía.

Igualmente, enfatizó que la participación de la Universidad en la Primera Cumbre Regional de Cambio Climático es un “reconocimiento de los gobiernos locales al papel que la institución cumple hoy en el desarrollo de los territorios. Por otro lado, da sentido y contenidos concretos a la misión que la UBB tiene tanto desde el punto de vista legal, como el proyecto que la comunidad universitaria ha ido construyendo en muchos años de trabajo territorial desde diversas unidades académicas, aportando conocimiento y formación”, subrayó.

La UBB estuvo presente también con un stand donde se expusieron cápsulas audiovisuales de proyectos e iniciativas que realiza nuestra casa de estudios en materia medioambiental, lo que produjo gran interés entre los asistentes.

La mirada del sector empresarial estuvo a cargo del presidente de la Corporación Chilena de la Madera (Corma), Jorge Serón; la presidenta de la Asociación de Industriales Pesqueros Asipes, Macarena Cepeda; el director ejecutivo de la Agencia de sustentabilidad y Cambio Climático, Giovanni Calderón; y del gerente de Sustentabilidad de CMPC, Nicolás Gordon.

 




Dirección de Formación Continua capacitó a trabajadores de la empresa EBCO

 

La Dirección de Formación Continua de la Universidad del Bío-Bío realizó la ceremonia de entrega de diplomas a veintidós trabajadores de la empresa EBCO que participaron en el programa de capacitación Administrativo de obras. La actividad tuvo lugar el martes 26 de marzo, en el Aula Magna de la sede Concepción.

El programa contempló 90 horas lectivas en temas como aplicación de la legislación laboral, trabajo en equipo exitoso, gestión para el análisis del sistema previsional chileno, mercado de capitales, desarrollo y eficacia organizacional, herramientas contables, fiscalización laboral y aplicación de acciones preventivas y correctivas en las obras de la construcción.

La directora de Formación Continua de la UBB, Elena Bastías Bastías, felicitó a los profesionales y destacó el valor que tiene el continuar perfeccionándose. “Ustedes finalizan esta etapa importante en sus vidas, pero siguen aquí, porque la formación continua es educación para toda la vida y la Universidad del Bío-Bío es su casa para siempre. Agradezco a la empresa por, una vez más, haber confiado en nosotros”, expresó.

Asimismo, la gerente de Recursos Humanos de EBCO, Claudia Pacha Carvallo, recordó la alianza que durante años tienen ambas instituciones en la formación de profesionales y relevó el compromiso de los trabajadores de la empresa. “Trabajar y estudiar no es fácil por eso los felicito por hacerlo con muchas ganas y en post de formarnos como un mejor equipo, pero también de que esto sea una ganancia pura y neta para ustedes, sus familias y el entorno”, enfatizó.

Ante autoridades de EBCO y de nuestra Universidad, los trabajadores recibieron sus diplomas de manos de la jefa del Departamento de Formación Continua, Carolina Aldea Ascencio; y del profesor del Programa, Edson Bernal Martínez.

La gerente de Recursos Humanos de EBCO, Claudia Pacha Carvallo entregó un reconocimiento a las estudiantes Elizabeth Cifuentes Salinas, Claudia Sepúlveda Pozo y Karen Troncoso Valdebenito por su destacada participación en el curso.

En representación de los alumnos, Caroly Rocha Cid, manifestó la alegría de cumplir esta etapa, la que calificó como el fin de un proceso académico que marca el complemento a la experiencia que han adquirido en la empresa a lo largo de los años. Igualmente, agradeció a EBCO por darles la oportunidad a través de la capacitación de reforzar conocimientos y generar lazos y buen clima con sus pares. “Cada clase fue la oportunidad no solo de trabajar con el otro sino también de aprender de él, experiencia que guardaremos como un tesoro en los años venideros. Agradecemos a nuestras familias que entendieron que este nuevo logro también es de ellos, ya que son el pilar fundamental del cual crecemos día a día para ser mejores profesionales, pero sobre todo mejores personas”, afirmó.

Al finalizar la ceremonia, la Directora de Formación Continua hizo entrega de un reconocimiento a la gerente de Recursos Humanos de EBCO, Claudia Pacha Carvallo.

La actividad es la tercera experiencia exitosa que la Dirección de Formación Continua de la Universidad del Bío-Bío tiene con la constructora EBCO, antecedida por la formación de capataces para la construcción y de prevencionistas de riesgos expertos en construcción.




UBB dio a conocer avances de proyecto Adapto en encuentro internacional realizado en Cuba

La experiencia del trabajo realizado con comunidades locales y los avances en investigación dieron a conocer representantes de la Universidad del Bío-Bío en los talleres y seminario internacional realizado en Santa Clara, Cuba, en el marco del encuentro anual que reunió a miembros de los cinco países que se encuentran ejecutando el proyecto de Adaptación al cambio climático en asentamientos informales: análisis y fortalecimiento de iniciativas locales en Latinoamérica y el Caribe (Adapto).  

En Chile la iniciativa es realizada por nuestra Universidad con el financiamiento del Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo de Canadá (IDRC, por sus siglas en inglés) y el trabajo asociativo con el Laboratorio de Gobierno Local de la región del Biobío (Lab UBB), agentes de cambio de localidades como Valle Nonguén y Tomé, además de instituciones públicas y privadas.

La delegación UBB estuvo integrada por el decano de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño, Roberto Burdiles; el coordinador del proyecto Adapto-Chile, Hernán Ascui; el director del Lab UBB, Javier León; la socióloga y agente de cambio de Nonguén, Katherine Inostroza; y la alumna de Arquitectura, Bernardita Cuadra.

Al realizar un balance sobre el año y medio de implementación de Adapto-Chile, los arquitectos Roberto Burdiles y Hernán Ascui valoraron el trabajo que se ha generado entre lo que llaman un “triángulo virtuoso” compuesto por el Estado, la comunidad y la academia. Esa asociatividad es la clave para llevar adelante microproyectos en las comunidades donde prevalece la pertinencia en el territorio y se busca identificar iniciativas locales y estrategias de adaptación al cambio climático que puedan instalarse como política pública.

Para Javier León la experiencia de la Universidad en proyectos de intervención regional ha facilitado conocer cómo funcionan las comunidades, cuáles son sus inquietudes e identificar estrategias de adaptación al cambio climático. “Las estrategias desde el punto de las comunidades son cosas muy concretas, por ejemplo, cómo protegerse ante las subidas del estero o cómo resolver los problemas de sequía, entonces hay acciones que se deben identificar, recuperar esas prácticas locales en el ámbito medioambiental y convertirlas en políticas públicas para que sean iniciativas de impacto. Esa es la innovación que buscamos”, subrayó

Por su parte,  Hernán Ascui destacó el rol que cumple la universidad a través del proyecto, lo que se evidencia, aseveró, en el sentimiento de gratitud que han manifestado los miembros de las comunidades  locales por la relación de confianza sostenible que se ha ido construyendo, donde la figura de la universidad es reconocida como un “puente” con los otros actores, con la responsabilidad de ser garante. “Surge desde ahí un espacio de trabajo donde tenemos una capacidad de recursos humanos y técnicos para poder aportar siempre en un escenario de aprendizaje mutuo entre todos los actores, donde todas las personas aprenden en una condición de reconocer el valor de todos, en una relación simétrica”, expresó.

El rol de las universidades en la innovación de los procesos de adaptación del hábitat al cambio climático fue el tema que abordó el seminario internacional en el que la UBB dio a conocer el contexto nacional. Para el decano Roberto Burdiles esta instancia permitió reflexionar sobre las distintas realidades de los países que integran Adapto, lo que calificó como “una de las riquezas del proyecto, pues la forma de relacionarse entre universidades, Estado y comunidad es distinta tanto para llegar a construir política pública como para acceder a recursos que impulsen las iniciativas.

Asimismo, los investigadores subrayaron que proyectos como este o sus antecesores como Taller de Barrios y otras iniciativas buscan potenciar este triángulo virtuoso y contribuir a un barrio universitario sostenible, que implica conectar el sentir de la universidad con su territorio.

Para ello, aseveraron, ha sido esencial no solo el trabajo académico sino el de los estudiantes de Arquitectura y Trabajo Social que han aprendido cómo éste puede llegar a tener un impacto en la vida de las personas y cómo el oficio empieza a tener una dimensión diferente al ensayar un lenguaje de entendimiento entre ambas disciplinas.

En la nueva etapa del proyecto Adapto la labor se ampliará a la región de Ñuble, tras la adjudicación de subsidios rurales que permitirán desarrollar 12 microproyectos en Quinchamalí.

 




Activa participación de vecinos de Valle Nonguén marca cierre del Taller de Barrios UBB

Con la presentación de 90 proyectos realizados por los estudiantes de la carrera de Arquitectura de nuestra Universidad se llevó a cabo el cierre del segundo año del Taller de Barrios que la Escuela de Arquitectura realiza con la comunidad del Valle Nonguén, en el marco del Proyecto de Adaptación al cambio climático en asentamientos informales: análisis y fortalecimiento de iniciativas locales en Latinoamérica y el Caribe (Adapto), financiado por el Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo de Canadá (IDRC) y coordinado por la Universidad de Montreal, de ese país.

El proyecto tiene como objetivo estudiar sectores vulnerables a desastres naturales e incentivar la participación ciudadana con actividades didácticas proyectuales de estudiantes de Arquitectura y Trabajo Social de distintos niveles.

Ante representantes de la municipalidad, dirigentes vecinales del Valle Nonguén y académicos y estudiantes de ambas carreras, el coordinador del proyecto Adapto-Chile, Hernán Ascui, dio a conocer el trabajo realizado para y con la comunidad del sector, destacando los lazos de colaboración y amistad con las personas y la organización social de quienes integran el territorio.

La actividad consideró la presentación del arquitecto Ignacio Bisbal, quien entregó una visión del trabajo realizado en la Universidad y cómo éste se ha aproximado al barrio, enfatizando en la metodología y objetivos del mismo.

La presidenta del Comité de Adelanto La Araucana de Valle Nonguén, Leslie Constanzo, afirmó que se ha consolidado la alianza entre universidad, comunidad y gobierno y manifestó que “ha sido una experiencia increíble que calificaría con nota máxima, porque desde el primer día hemos sentido la cercanía, el compromiso y motivación de estudiantes y académicos de ambas carreras. Esto nos ha ayudado a fortalecernos como comunidad y sentirnos partícipes de los avances que hemos tenido. Las presentaciones de los proyectos de los alumnos dan cuenta de ello, de un trabajo pensado en las personas y en la comunidad, como un todo que debe integrarse a lo que queremos como territorio”.

Para el académico Claudio Araneda, el Taller de Barrios es una iniciativa pionera en Chile que marca un antes y un después de la Escuela de Arquitectura de la UBB, donde destaca la alianza tripartita que es su fundamento. “Para mi tiene una trascendencia impresionante, pues con esto estamos contribuyendo a actualizar la formación recuperando esa dimensión práctica que nunca debe perderse, lo que fue valorado por la Universidad de Montreal que conoció el trabajo que veníamos desarrollando con el Taller de Barrios”.

Al dirigirse a los vecinos aseveró: “Hemos ido conociendo el Valle Nonguén, detectando sus fortalezas y debilidades. Una de las grandes fortalezas ha sido la tremenda organización social de ustedes que desde nuestra percepción es muy impactante constatarla. Sin embargo, también hemos observado una ausencia del espacio público, desde mi perspectiva falta una plaza del barrio, pero tal vez lo que más impacta es el abandono del estero que es el alma del Valle, por eso hay que continuar trabajando en conjunto para revertir esas cosas”.

Así también lo consignó la jefa de carrera de Trabajo Social, Soledad Reyes, quien manifestó que es la primera vez que se realiza un trabajo interdisciplinario como este. “Eso tiene un valor enorme, porque en el mundo laboral estas disciplinas se juntan, pero en el pregrado eso no se intenciona. La perspectiva social permite considerar aspectos relevantes para un acercamiento efectivo e integración de la comunidad”.

La académica destacó el aporte y aprendizaje que han tenido los estudiantes de las asignaturas de Políticas Públicas, de segundo año; e Intervención Territorial, de tercer año, a través del levantamiento de información y acercamiento al territorio. Para los académicos de la carrera, agregó, “ha sido una experiencia espectacular donde hemos visto los trabajos que han presentado los estudiantes de ambas carreras, luego de participar proactivamente, comprometidos, adquiriendo vocabulario de la otra carrera, por ejemplo, entonces es una experiencia de aprendizaje muy positiva para todos”.