Concurso FONIS seleccionó proyecto UBB sobre ambientes alimentarios no saludables

Iniciativa dirigida por la académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores, fue seleccionada por el XVº Concurso Nacional de Proyectos de Investigación y Desarrollo en Salud FONIS 2018, FONDEF de CONICYT. Proyecto se denomina “Exposición a ambientes alimentarios no saludables y calidad de la dieta en escolares obesos y eutróficos de la región de Ñuble”.

La Dra. Jacqueline Araneda explicó que dicho proyecto pretende: “Evaluar la exposición a ambientes alimentarios no saludables y calidad de la dieta, en escolares obesos y eutróficos de la Región de Ñuble”. La muestra de la investigación considerará un total de 234 escolares de tercero a quinto básico de establecimientos educacionales de Chillán, según se indicó.

La investigadora UBB advirtió que la Obesidad es una epidemia mundial. Es así como en Chile, la Encuesta Nacional de Salud 2016-2017, arrojó que el 74% de la población mayor de 15

años presenta malnutrición por exceso. Igualmente, estudios de la JUNAEB, muestran que la prevalencia de obesidad se ha mantenido en proporciones que alcanzan el 25%.

La Dra. Araneda Flores sostuvo que países desarrollados han comprobado que la exposición a ambientes alimentarios no saludables aumenta la probabilidad de tener una mala calidad de la dieta y generar obesidad.

“Los Ambientes Alimentarios influyen directamente en la calidad de los alimentos que consumen los niños y niñas. Los Ambientes Alimentarios se definen como los puntos de venta en los que las personas pueden comprar alimentos, incluyendo las tiendas de conveniencia y los restaurantes, así como los ambientes en los que la gente adquiere alimentos de forma tradicional, como la agricultura y pesca”, manifestó.

En esta línea, la Dra. Jacqueline Araneda expresó que los Ambientes Alimentarios no saludables también se denominan “desiertos alimentarios” y se caracterizan como áreas con acceso limitado a conseguir alimentos saludables, como podría ser, a modo de ejemplo, un barrio con alto número de locales de comida chatarra, precisó.

“En Chile no existen pautas que evalúen la exposición a Ambientes Alimentarios. Se han implementado iniciativas aisladas para disminuir la exposición a Ambientes Alimentarios no saludables, pero no se ha evaluado la intensidad real de este problema. Algunos municipios han implementado ordenanzas municipales para restringir la venta de alimentos fuera de los establecimientos educacionales, pero es insuficiente”, aseguró la académica, relevando lo fundamental que resulta estudiar el tema con el propósito de proteger a los niños de esta nociva exposición.




Académicas de Nutrición UBB visualizan necesidad de trabajo conjunto con Fonoaudiólogos para abordaje de rehabilitación de personas con daño cerebral

Las académicas María Angélica González Stäger y Verónica Barrón Pavón, presentaron sendas ponencias en las Jornadas de Actualización de Fonoaudiología en Ñuble, donde explicaron el “Modelo con enfoque transdisciplinar en usuarios con daño cerebral”. Fue así como dieron cuenta de la experiencia constatada en la visita académica, realizada en el Centro de Referencia Estatal de Atención al Daño Cerebral (CEADAC) de Madrid, que depende del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO) del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de España.

La jornada fue convocada por el Hospital Clínico Herminda Martín de Chillán, profesionales fonoaudiólogos del centro asistencial, junto al apoyo del Grupo de Investigación Alteraciones de la Deglución de la Universidad del Bío-Bío y de la Universidad de Concepción.

Las académicas expresaron que en el Centro de Referencia Estatal de Atención al Daño Cerebral (CEADAC) de Madrid, pudieron confirmar la necesidad del trabajo transdisciplinario entre nutricionistas, fonoaudiólogos, neurólogos, kinesiólogos, enfermeras, entre otros profesionales, con el propósito de rehabilitar con éxito a las personas con daño cerebral derivado de un accidente cerebrovascular.

“Los profesionales fonoaudiólogos cuentan con un amplio reconocimiento en España y forman parte de los equipos de salud de los hospitales y centros de salud, situación que en forma muy incipiente comienza a verse en nuestro país”, precisaron.

La académica Verónica Barrón Pavón explicó el sentido y propósito del CEADAC, que ofrece programas de rehabilitación a las personas con daño cerebral e impulsa la mejora de la calidad de vida de los afectados y sus familias. También brinda formación y docencia a profesionales sobre el daño cerebral adquirido; y promueve y colabora en proyectos de investigación en al ámbito del daño cerebral.

“Se trata de un Centro público y gratuito creado por el IMSERSO el año 2002 y atiende a personas con daño cerebral adquirido, no progresivo reciente y a sus familias, con posibilidad de mejorar su autonomía a través de un programa de rehabilitación, que se puede extender hasta 18 meses. El tratamiento es intensivo en frecuencia diaria durante la primera etapa y con un enfoque integral y holístico”, aseveró.

La académica Barrón Pavón destacó que el Centro dispone de diferentes programas de entrenamiento de las actividades de la vida diaria, tanto básicas como instrumentales, de rehabilitación de la comunicación y lenguaje para el trabajo transdisciplinar de fonoaudiólogos, kinesiólogos y terapeutas ocupacionales, entre otros apoyos.

“Lo que vimos en la práctica es cómo reeducan al usuario para que pueda desenvolverse en forma autónoma en las situaciones tan cotidianas que realizaba antes del accidente que le provocó el daño, como el trabajo en la vida doméstica o cómo volver a conducir su vehículo, por mencionar algunas situaciones”, manifestó.

“Nosotras destacamos la organización de CEADAC, su enfoque transdisciplinario, y planteamos el desafío de pensar en algo similar en la nueva Región de Ñuble, pues se podría proyectar un centro de rehabilitación para el daño cerebral, que es una necesidad evidente. A través de una investigación que estamos realizando con pacientes del Hospital Clínico Herminda Martín que han sufrido accidentes cerebrovasculares. En este caso pretendemos medir la hidratación y el estado nutricional de las personas y ahí confirmamos lo vital del trabajo conjunto entre fonoaudiólogos y nutricionistas”, manifestó la académica María Angélica González.

La académica María Angélica González expresó que en el plano de la alimentación, también se considera un enfoque distinto. Tal como en otros aspectos prácticos, los equipos profesionales consideran que se debe reeducar la alimentación de las personas, pues los pacientes que han sufrido una lesión cerebral suelen verse afectados por la disfagia que dificulta la deglución. “Lentamente los pacientes aprenden nuevamente a comer y deglutir gracias a las técnicas que orienta el fonoaudiólogo y a la atención del nutricionista”, indicó.

La académica UBB comentó que el modo de preparación de los alimentos también debe modificarse para adaptarse a las necesidades de la personas y por ello se considera particularmente el criterio de las texturas de las comidas. “Entre algunos desafíos que tenemos nutricionistas y fonoaudiólogos, está el consensuar los términos que usamos para diferentes texturas. Por ejemplo, ¿Qué se entiende por textura miel? ¿qué entendemos por una compota? Eso es muy relevante porque hay personas que no pueden deglutir sólidos y otros no pueden deglutir mezclas de sólidos con líquidos, por mencionar una situación concreta”, ilustró.

La académica María Angélica González precisó que a nivel internacional aún no se logra establecer criterios comunes para definir las texturas de los alimentos, y por ello ve en esta tarea un desafío interesante donde fonoaudiólogos y nutricionistas pueden aportar mucho.

Verónica Barrón presentó además, los lineamientos sobre la Guía de Alimentación para personas con disfagia, pues en Chile se emplean guías españolas o de otros países, que poseen una terminología distinta a la chilena. “Nosotros la diseñaremos y la compartiremos con los profesionales fonoaudiólogos para que nos hagan sugerencias de mejora y la validen, de modo de poder presentarla y emplearla como guía a nivel nacional”, señaló.




Escuelas de Nutrición y Dietética y de Enfermería UBB alertan sobre enfermedades cardiovasculares durante Mes del Corazón

Disminuir el número de muertes por enfermedades cardio y cerebrovasculares mediante la promoción de factores protectores de la salud como el consumo de alimentos y estilos de vida saludable, es el principal objetivo del Mes del Corazón 2018. Cerca de un tercio de las muertes anuales en Ñuble se asocian a esta causa.

En este marco las escuelas de Nutrición y Dietética y de Enfermería de la Universidad del Bío-Bío participaron en la Feria de la Salud realizada en el Terminal de Buses María Teresa de Chillán, convocada por la mesa provincial del Programa de Salud Cardiovascular integrada por la Seremi de Salud, el Servicio de Salud Ñuble, la Universidad del Bío-Bío y diversas instituciones, quienes alertaron sobre los riesgos de las enfermedades cardiovasculares y aportaron recomendaciones para reducir su incidencia, toda vez que los estilos de vida influyen directamente en su ocurrencia.

La académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Luz Lobos Fernández, precisó que equipos compuestos por estudiantes y académicas de Enfermería y de Nutrición y Dietética participaron en la Feria con el propósito de aclarar dudas, promover los estilos de vida saludable y reducir los factores de riesgo de estas patologías.

“Nos interesa sumar factores protectores como la práctica regular de actividad física, el consumo de agua, incluir en la dieta el consumo permanente de frutas, legumbres, verduras, entre otros alimentos saludables, porque así contribuimos a prevenir la ocurrencia de Accidentes Cerebro y Cardiovasculares. Según registros del Servicio de Salud Ñuble, durante 2016 en la provincia fallecieron 3 mil 306 personas, un 28% de éstas, es decir 938, lo hicieron por una enfermedad asociada al sistema circulatorio. Se trata de una de las principales causas de muerte a nivel nacional e incluso, en Ñuble estamos por sobre esos niveles”, advirtió la académica Lobos Fernández.

La académica UBB destacó que las personas recibieron con entusiasmo las orientaciones y juegos propuestos por los equipos de estudiantes de la Universidad. Mientras la carrera de Nutrición y Dietética se enfocó en el reforzamiento de los factores protectores de la salud, la carrera de Enfermería orientó sobre Diabetes Mellitus.

“Nosotros tenemos material educativo que hemos desarrollado con los propios estudiantes de la carrera y eso mismo lo utilizamos en la feria. Las personas debían tirar un dado gigante y de acuerdo al número se les formulaba una pregunta, y luego se les regalaba una botella de agua porque nos interesaba fomentar el consumo de agua que es considerado un factor protector. También se evaluó el estado nutricional y se hizo hincapié en el autocuidado que las personas deben cultivar”, aseveró.

Luz Lobos Fernández comentó que también se informó a la comunidad sobre cómo detectar la eventual ocurrencia de un accidente vascular. En este sentido se llamó a poner especial atención cuando se producen algunos síntomas específicos como: repentino adormecimiento o debilidad en el rostro, brazo o pierna, que generalmente se da en un solo lado del cuerpo; confusión súbita y problemas para hablar o entender; dificultades para ver con uno o los dos ojos; problemas para caminar, mareos, pérdida del equilibrio o coordinación; y dolor de cabeza severo y repentino, sin causa aparente.

Las instituciones participantes también llamaron a la comunidad a practicarse el Examen de Medicina Preventiva del Adulto (EMPA), evaluación médica gratuita que permite a las personas conocer su estado de salud y detectar precozmente enfermedades o factores de riego. “Éste mide la presión arterial; glicemia; peso; estatura; colesterol total; cuestionario sobre riesgo de uso de tabaco y alcohol.  Si es tosedor se realiza el examen de tuberculosis; examen de funcionalidad en personas de 60 y más años y PAP y mamografía en mujeres, entre otras”, explicó la académica UBB.

Para acceder al EMPA los beneficiarios de Fonasa deben solicitarlo en el Centro de Salud Familiar (CESFAM) donde están inscritos, mientras que los afiliados a Isapre deben solicitarlo en la misma aseguradora.




“Nutrición basada en la evidencia” fue tema de la Primera Jornada de Actualización de la Escuela de Nutrición y Dietética y el Centro de Titulados

“Nutrición Basada en la Evidencia: Una competencia eficaz en el quehacer profesional del Nutricionista”, se denominó la conferencia dictada por el profesional egresado de la Universidad del Bío-Bío, MSc. Kristian Buhring Bonacich, miembro permanente de la Red Iberoamericana de Nutrición Basada en Evidencia, y director de la carrera de Nutrición y Dietética, mención Gestión y Calidad, de la Universidad Andrés Bello de Concepción.

La actividad, desarrollada en el Aula Magna del Campus Fernando May, fue convocada conjuntamente por la Escuela de Nutrición y Dietética y el Centro de Titulados de la carrera.

La vicepresidenta del Centro de Titulados de la carrera de Nutrición y Dietética UBB, Marcela Vera Cabalín, expresó que la Jornada ofreció una mirada que enriquece y fortalece la toma de decisiones en el quehacer profesional. Asimismo, valoró el hecho que el conferencista Kristian Buhring Bonacich, líder en este campo de acción, sea un destacado egresado de la Universidad del Bío-Bío.

En tanto, el director de la Escuela de Nutrición y Dietética, Dr. Patricio Oliva Moresco, detalló que el plan de desarrollo de la carrera valora la necesidad de vincularse activamente con el medio y en ese contexto, la relación estrecha con el Centro de Titulados juega un rol fundamental y permite hacer patente un accionar bidireccional de beneficio mutuo. En este caso, el propósito es entregar nuevas herramientas para un mejor desempeño y fortalecer las competencias en el desarrollo profesional.

“La Nutrición basada en la evidencia constituye un modelo derivado de la Medicina basada en la evidencia, en el que se propone un método sistemático, explícito, transparente y establecido con anterioridad al inicio de la investigación documental para ayudar a que los profesionales que trabajan en el campo de la Nutrición humana y dietética y sus pacientes, tomen las mejores decisiones con el respaldo de las pruebas más rigurosas”, expresó Oliva Moresco.

El conferencista invitado, MSc. Kristian Buhring Bonacich, reiteró que la Nutrición basada en la evidencia, deriva de la Medicina basada en la evidencia, la que se define como “el uso consciente, explícito y juicioso de la mejor evidencia científica disponible, con el objetivo de tomar decisiones sobre el cuidado de la salud de las personas. Es así como en dicho concepto se conjugan tres componentes: Evidencia científica, Experiencia y Valores y preferencias de los pacientes”, señaló.

La Nutrición basada en la evidencia, según explicó Buhring Bonacich surge a partir de un hecho cierto, y es que “el conocimiento teórico presenta una pequeña brecha respecto del conocimiento práctico o aplicado, y lo que buscan los procedimientos de la Nutrición basada en la evidencia es acercar, contextualizar o aterrizar lo teórico a lo práctico, y eso lo realiza a través de la investigación científica que ha demostrado que cuando se ha aplicado lo teórico a lo práctico, ha dado resultados”, manifestó.

Asimismo, el académico Kristian Buhring reconoció que la Nutrición basada en la evidencia es una disciplina emergente. “El primer acercamiento que tuve con el tema fue hace 5 años, cuando me formé en temas de Medicina basada en evidencia. Luego, el año 2016 me contactaron dos colegas de España y me comentaron que tras indagar confirmaron que no existían precedentes de esta práctica en Nutrición y lo que había disponible derivaba de líneas de investigación en Medicina o en Ciencias Biomédicas”, comentó.

En este marco nace la Red de Nutrición Basada en la Evidencia (Red NuBE) el año 2016, constituyéndose en el primer hito iberoamericano que posiciona el nuevo concepto. “Soy miembro permanente de la Red NuBE y actualmente el único representante en Chile. Nuestro objetivo es socializar este tema y contribuir a generar la suficiente masa crítica para empezar a trabajar e nivel local. Incluso, la proyección es que Red NuBE Iberoamericana tenga distintas sedes, y para eso es fundamental que Chile cuente con una masa crítica suficiente”, ilustró el investigador.

Considerando lo anterior, Kristian Buhring realizó un amplio llamado a los egresados y académicos asistentes para sumarse a esta agrupación. “Tenemos un espíritu común y es la necesidad e interés por llevar el mejor tratamiento, la mejor intervención, la mejor indicación a nuestros usuarios en las distintas áreas de desarrollo. Hasta ahora, la carrera de Nutrición y Dietética de la Universidad Andrés Bello es la única escuela en Chile que ha suscrito el convenio con Red NuBE, pero queremos ampliar esa relación con todas las escuelas de Nutrición de Chile. La Escuela de Nutrición y Dietética de la UBB podría sumarse perfectamente, puesto que nuestro único fin es fortalecer y enaltecer nuestra disciplina”, aseveró .

La secretaria académica de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Dra. Mónica Cardona Valencia, comentó que la práctica y desarrollo de la Nutrición basada en la evidencia aparece del todo pertinente, más aún cuando distinguidas personalidades del mundo académico, como el Dr. Sydney Burwell, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, ha sostenido de modo figurado pero no menos cierto, que “La mitad de lo que les enseñamos se demostrará que es falso en los próximo 10 años”, en alusión directa al vertiginoso ritmo de generación del conocimiento.

“Esta jornada de Nutrición basa en la evidencia ha sido sin duda una invitación a evaluar y reflexionar sobre el quehacer profesional (…) Los principios de una Nutrición basada en la evidencia son aplicables a nivel poblacional, lo que se ha dado en llamar Atención o Política Sanitaria Basada en la Evidencia, mediante todo aquello que debemos valorar: La tecnología, la cartera de servicios y los modelos de gestión más efectivos y eficientes, y sus resultados, y así por ejemplo las políticas alimentarias”, argumentó.

La Dra. Cardona Valencia reconoció el aporte de la plataforma iberoamericana Red NuBE, empeñada en agrupar las mejores evidencias en el campo de la nutrición humana, pues ello permite acercar a los profesionales y usuarios las pruebas científicas que necesitan, “derribando las barreras que impiden llegar a ellas”, aseveró.

La Dra. Mónica Cardona destacó igualmente la trayectoria del investigador Kristian Buhring, quien también oficia como editor de la Revista Española de Nutrición Humana y Dietética (RENYD, España); evaluador de Proyectos Conicyt; instructor de Simulación Clínica Integrada modelo IMS Harvard, entre otras actividades académicas.

Más información en  www.rednube.net

 

 




Experta internacional abordó “Tendencias y Regulaciones para Ingredientes Funcionales” en seminario UBB

La exalumna de Nutrición y Dietética de la Universidad del Bío-Bío, radicada en Madrid, España, Luisa Solano Pérez, expuso sobre el marco legislativo de los Alimentos Funcionales y la regulación europea en torno a ingredientes especializados y tendencias gastronómicas. La especialista, Máster en Ciencias de la Nutrición, mención Nutrición Clínica Adulto del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile, realiza estudios de Doctorado en Nutrición en la Universidad Complutense de Madrid.

El Seminario “Marco Legislativo Europeo de Alimentos Funcionales” convocado por el Grupo de Investigación Alteraciones de la Deglución, de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, concitó el interés de académicos, estudiantes de pre y postgrado, así como de empresarios de la agroindustria regional.

El Grupo de Investigación Alteraciones de la Deglución es dirigido por la académica del Departamento de Ciencias de la Rehabilitación en Salud, Virginia García Flores y es integrado por académicos del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Departamento de Ciencias de la Rehabilitación en Salud, Departamento de Ingeniería en Alimentos y Departamento de Gestión Empresarial de la Universidad del Bío-Bío.

Luisa Solano Pérez replicó en la UBB la conferencia brindada en el “Seminario Internacional de Legislación Alimentaria aplicada a los Ingredientes Naturales y Alimentos Funcionales”, organizado por ProChile y el Ministerio de Relaciones Exteriores en Santiago y Puerto Varas.

La académica explicó que “un alimento puede ‘ser considerado funcional’ si se ha demostrado de manera satisfactoria que posee un efecto beneficioso sobre una o varias funciones específicas en el organismo, más allá de los efectos nutricionales habituales, siendo esto relevante para la mejoría de la salud y el bienestar y/o reducción del riesgo a enfermar”, según consigna European Commission Concerted Action on Functional Food Science in Europe (FUFOSE).

En esta línea, Luisa Solano dio cuenta del Reglamento Nº 1924/2006 del Parlamento Europeo de 2006, relativo a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos, soporte legislativo que permite, por ejemplo, rotular los envases de alimentos con declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos tales como “Bajo contenido”, “Fuente de”, “Exento de”, entre otros.

Asimismo, durante la conferencia se refirió a las tendencias gastronómicas y de consumo actual, espacios donde el profesional Nutricionista desempeña un importante rol como agente de cambio y promotor de la salud y de la educación alimentaria nutricional.

Las académicas del Departamento de Nutrición y Salud Pública e integrantes del Grupo de Investigación Alteraciones de la Deglución, María Angélica González Stäger y Verónica Barrón Pavón gestionaron la visita académica de Luis Solano Pérez, quien vino a Chile invitada por la agencia de ProChile. La repartición dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores valoró la visión global de la profesional e investigadora, que logra aunar áreas diversas pero confluyentes tales como legislación, gastronomía, ciencias de la salud, alimentación y nutrición.

La académica María Angélica González explicó que además de la conferencia, la investigadora Solano Pérez desarrollará un completo programa de trabajo con el Grupo de Investigación Alteraciones de la Deglución.

“La académica Luisa Solano es parte del proyecto regular de investigación denominado -Relación entre la nutrición, salud oral y envejecimiento de adultos mayores con alteraciones de la deglución-, y colabora en una serie de tareas que llevamos adelante”, expresó la académica.

Entre ellos se cuenta la adaptación chilena de la Guía de Alimentación para Personas con Disfagia del Centro de Referencia Estatal de Atención al Daño Cerebral (CEADAC) de Madrid, que compartió dicho documento con las académicas María Angélica González y Verónica Barrón Pavón durante la visita académica que ambas realizaron hace unos meses.

“La idea es adaptar dicho documento a las necesidades y a la realidad nacional. Chile cuenta con una guía que se aplica a los trastornos de la deglución que es anterior al año 2000. Pretendemos aprovechar el avance científico que ha habido en relación a los trastornos de la deglución y realizar la primera guía chilena, considerando alimentos chilenos, considerando como base los estándares americanos, ingleses y australianos, que son los que se utilizan en este minuto. Es necesario adaptar la terminología y el lenguaje empleado en Chile, en términos culinarios y dietéticos, y por supuesto agregar alimentos que en la guía de CEADAC no están pero que Chile sí los tiene como el maíz, la palta, entre otros”, aseguraron las académicas UBB.

González Stäger también explicó que el Grupo de Investigación, que integra a académicos de Nutrición y Dietética, Ingeniería en Alimentos y Fonoaudiología, proyecta la conformación de una unidad de diseño y formulación de alimentos especialmente dirigidos a pacientes con trastornos de la deglución. Del mismo modo, se planea formular una unidad de atención a pacientes derivados por daño neurológico por causa cerebrovascular en Hospital Clínico Herminda Martín de Chillán, quienes habitualmente, como secuela, presentan alteraciones en la deglución.

“Durante esta visita estableceremos directrices generales en términos de flujogramas, algoritmos, definición de funciones de los diferentes profesionales que debería considerar esta unidad, para posteriormente hacer los estudios de viabilidad. La Universidad puede elaborar una propuesta y luego eso se aterriza al contexto del Hospital. El nutricionista desempeña un rol fundamental, así como el fonoaudiólogo, la enfermera, el otorrino o el neurólogo, porque la Disfagia es un signo clínico que debe ser tratado en forma transdisciplinar”, expresó Luisa Solano.

Al respecto, la académica González Stäger expresó que el Grupo de Investigación se encuentra desarrollando una investigación en el Servicio de Neurología del Hospital Clínico Herminda Martín con el propósito de evidenciar la necesidad de implementar un seguimiento a los pacientes con daño neurológico, situación que hoy no se da cabalmente. “En la investigación se está midiendo la hidratación y la composición corporal de las personas desde el momento en que son atendidos por Accidente Cerebrovascular (ACV), luego cuando se van de alta, y posteriormente se considera el seguimiento en el hogar. Esto servirá de insumo para ver qué funciones deberá desempeñar el equipo de salud, así como las necesidades que surgen en este tipo de pacientes”, manifestó.

En concordancia con lo anterior, el Grupo de Investigación se apronta a iniciar otro estudio donde se analizará la presbifagia, signo clínico similar a la disfagia que afecta a las personas por efecto del envejecimiento normal. “En este caso trabajaremos una muestra de personas que pertenecen a clubes de adultos mayores de la Municipalidad de Chillán. Queremos identificar las dificultades de la deglución en este grupo etario específico”, aseveraron las académicas Verónica Barrón Pavón y Angélica González Stäger.

La investigadora Luisa Solano Pérez también consideró una conferencia especial a los estudiantes de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad del Bío-Bío, que tuvo como eje central la Gastronomía como área convergente entre la Nutrición y la Dietética, lo que se considera una tendencia internacional.

“El objetivo fue mostrar los avances de la Gastronomía en Madrid, España, que es el escaparate internacional del acontecer gastronómico. Alrededor de un 12% del PIB de España corresponde na la industria del turismo y un 7% del PIB corresponde al sector hostelería. Eso significa que la gente visita el país porque quiere conocer sus lugares históricos, pero el turista también quiere comer sano, rico y lo tradicional. Ahí el Nutricionista tiene un nuevo escenario de acción orientado a potenciar el patrimonio gastronómico”, ilustró.

“La cocina de España se conoce como la cocina de la libertad, donde se ha puesto en valor no sólo las técnicas de vanguardia, que hace cuatro o cinco años era la tendencia. Hoy la cocina releva el producto y en ese marco adquiere mucha importancia la tradición, la innovación y ciertamente el emplatado. En ese sentido me ha provocado gran gusto ver que en restaurantes 5 estrellas de Santiago se destacan productos chilenos de proximidad, de temporada y también legumbres, lo que hace un tiempo era impensado”, precisó.

Solano Pérez destacó que Chile es un exportador importante de materias primas naturales de una riqueza nutricional excepcional, como es el caso del maqui, y en esos contextos el Nutricionista debe ejercer su rol referente en consultoría.

Durante su estadía en el país, Luisa Solano también dictó un curso especial de cata dirigido a profesionales con el objetivo de demostrar empíricamente las fases de una cata profesional que permite valorar y definir lo que sería un aceite de oliva virgen extra. “Haremos énfasis en los pasos que incluyen la evaluación visual, olfativa y gustativa. Apreciamos un aceite virgen extra chileno y lo comparamos con un aceite de maravilla. De este modo, los asistentes pudieron identificar los tres atributos fundamentales de un aceite virgen extra: frutado, picante y amargor”, ilustró.

La académica Luisa Solano relevó que la prestigiosa Guía Internacional Flos Olei, considera a 6 aceites chilenos entre los mejores del mundo, lo que también da cuenta del crecimiento de la industria olivarera en el país.

La investigadora también consideró una muestra de aceites de oliva virgen extra de la varietal Arbequina Castillo de Canena originaria de Jaén, España. Luisa Solano desarrolla su trabajo de investigación doctoral junto a esta compañía, que en su rama de innovación diseñó un aceite al humo de roble y una línea gourmet de cuatro variedades de arbequina fusionados con aceites esenciales de frutas, plantas y flores. “En esta investigación el apoyo de la directora de Marketing, Rosa Bañó y del director general de Castillo de Canena, Francisco Bañó, ha resultado fundamental”, precisó.

Asimismo, Solano Pérez realizó una muestra de utensilios y elementos diseñados especialmente para la cata de aceites por la empresa española Elaia Zait, a través de su rama I+D+i, junto con la Universidad de Jaén.

“Ellos han creado un mundo alrededor del aceite de oliva, que también requiere elementos de degustación y cata. Por ejemplo, el nuevo vaso color rojo granate autorizado por el Consejo Oleico Internacional. Su color tiene un fundamento técnico, pues anula en el catador el factor visual que puede interferir en la evaluación final de un aceite”, aseveró la especialista, quien también valoró el apoyo del socio fundador de Elaia Zait, Daniel Millán y de Juan Carrillo.




Académicas UBB comparten experiencia chilena de etiquetado de alimentos en Jornadas en Medicina Nutricional y Obesidad en Argentina

Las académicas del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores y Mg. Luz Lobos Fernández, participaron en las XXI Jornadas en Medicina Nutricional y Obesidad convocadas por la Fundación Diquecito en Córdoba, Argentina, en su calidad de integrantes del Grupo de Interés Específico SIG Obesidad, que reúne a especialistas de Argentina, Brasil, Chile, Ecuador y Perú.

El grupo internacional de investigación SIG Obesidad tiene como propósito profundizar la discusión sobre la obesidad y el sobrepeso en América Latina por medio del intercambio de conocimientos y la coproducción de materiales de referencia.

El seminario reunió a especialistas internacionales como es el caso del Dr. Arturo Rolla de la Universidad de Harvard, Estados Unidos. En la oportunidad, la Dra. Araneda Flores, quien lidera el trabajo de SIG Obesidad en Chile, fue parte de la Mesa Redonda Regional sobre el tema de Rotulado de los Alimentos, donde expuso sobre las normativas que regulan el etiquetado nutricional de los alimentos en Chile.

Las académicas explicaron que las XXI Jornadas de Actualización en Nutrición y Obesidad cobijaron igualmente el 1er Encuentro Regional Interuniversitario Presencial de las investigadoras que integran el SIG Obesidad.

“Durante 2017 se trabajó a través de la plataforma de la Red Global de Educación, Investigación y Extensión en Nutrición, Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional (NutriSSAN), iniciativa del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovaciones y Comunicaciones de Brasil. La instancia fue creada el año 2016 con el propósito de difundir, compartir y divulgar el conocimiento científico, técnico y tecnológico en Seguridad Alimentaria y Nutricional (SAN). Sin embargo, era fundamental concretar un encuentro presencial entre las diversas investigadoras”, manifestaron las académicas UBB.

De este modo, el 1er Encuentro Regional Interuniversitario permitió a los concurrentes organizar y definir las líneas de trabajo, considerando la realidad de cada país, tarea que demanda esfuerzos importantes pues no todos comparten los mismos grados de avance.

“Las reuniones sostenidas durante 2017 nos permitieron tratar diversos temas rescatando las experiencias de cada país, por ejemplo, la epidemiología en torno a la obesidad según los sistemas de salud de los respectivos países; las oportunidades que se dan a la población para evitar la malnutrición; de qué manera las legislaciones contribuyen o no a una alimentación saludable, entre otros aspectos. El encuentro presencial nos facilitó el sistematizar esta información y los equipos deberán asumir un aspecto específico por medio de la preparación de fascículos que finalmente conformarán una publicación más amplia”, describieron.

En el marco del 1er Encuentro Regional los integrantes del Grupo de Interés Especial para el Estudio de la Obesidad – SIG Obesidad, suscribieron la Declaración de Córdoba con el objetivo de ampliar estrategias desde el quehacer académico teniendo como fin la educación y el cuidado para prevenir y controlar la obesidad en el ámbito de las políticas públicas.

“Las investigadoras reunidas reafirmamos el compromiso de ampliar y fortalecer la Red Latinoamericana de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional, respetando su historia y mirando hacia el futuro”, comentaron las académicas UBB.

En la Declaración de Córdoba, las investigadoras se comprometieron a promover la realización de encuentros presenciales en cada uno de los países que integran el SIG Obesidad, articulando recursos humanos y financieros. Asimismo, se abocarán a identificar instituciones de otros países de Latinoamérica para integrarse al SIG Obesidad con el propósito de producir y divulgar sistemáticamente informaciones técnico-científicas direccionadas a la prevención y control de la obesidad.

“Buscaremos generar oportunidades para ampliar la participación y formación de investigadores, estudiantes y técnicos en la agenda del SIG Obesidad, con una agenda de trabajo colaborativa entre cada país coordinador del SIG Obesidad. Igualmente, emprenderemos esfuerzos de fortalecimiento político del grupo en la región y en los países, con énfasis en una participación activa en propuestas, implementación y evaluación de las políticas públicas para la prevención y control de la obesidad”, refirieron las investigadoras Araneda Flores y Lobos Fernández.

En este sentido, la Declaración de Córdoba tributará directamente al logro de los objetivos de SIG Obesidad entre los que se cuenta el compartir estrategias y experiencias a nivel local, nacional e internacional para hacer frente al avance de la obesidad; fomentar la educación alimentaria y nutricional hacia los consumidores sobre alimentos sanos y la advertencia en el consumo de alimentos con alto contenido en azúcares, grasas y sal; promover sistemas alimentarios saludables y sostenibles que integren agricultura, alimentación, nutrición y salud; promover la participación de los sectores involucrados en la problemática ligados a las Políticas Públicas incluyendo los procesos de cuidados; y evaluar el impacto que dichas acciones tendrán en la población en resultados de salud y nutrición, y el compromiso asumido por los actores intervinientes.




Escuela de Nutrición y Dietética UBB vivenció emotiva ceremonia de titulación

Durante la velada se hizo entrega de diplomas de título profesional a 56 nuevos profesionales de la salud. En Premio Universidad del Bío-Bío, máximo galardón del nivel de pregrado, recayó en Paola Barra Hidalgo, quien recibió el premio de manos de la prorrectora de la Universidad, Gloria Gómez Vera.

La ceremonia, realizada en el Aula Magna del Campus Fernando May, fue presidida por la prorrectora de la Universidad del Bío-Bío, Gloria Gómez Vera, junto con la participación del vicerrector académico, Aldo Ballerini Arroyo; el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Jorge Moreno Cuevas; la secretaria académica de la facultad, Mónica Cardona Valencia; el director de la Escuela de Nutrición y Dietética Patricio Oliva Moresco; la directora (s) del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Verónica Barrón Pavón; el jefe del Departamento de Pregrado de la sede, Álvaro González Concha; la jefa del Departamento de Admisión, Registro y Control Académico, Cecilia Pinto Santuber; la jefa de la Unidad de Gestión Curricular y Monitoreo, Ana Gajardo Rodríguez; la directora del Programa de Magíster en Salud Pública, Jacqueline Araneda Flores; el subdirector (s) de Desarrollo Estudiantil, Javier Cea Navarrete; y la presidenta del Centro de Estudiantes Gianinna Reategui Cruz.

El director de la Escuela de Nutrición y Dietética, Patricio Oliva Moresco, expresó que la ceremonia de titulación constituye un momento inolvidable y especial que llama a celebrar y reflexionar. Es al mismo tiempo, un acto de gran significado no sólo para las y los nuevos titulados y sus familias, sino que también para la Universidad del Bío-Bío.

“A partir de hoy, cada uno de ustedes tiene una importante misión, cual es la de ejercer una responsable y rigurosa vigilancia epistemológia de vuestros actos profesionales. Esto significa que ante la sociedad, con vuestro actuar profesional sabrán responder a las preguntas: “Qué implica ser un excelente Nutricionista” y “Cuál es el real significado de ser un egresado de la Universidad del Bío-Bío”. Vuestro deber, estimados egresados, es ejercer una vigilancia que debe ser sistemática y permanente, y debe servir al mismo tiempo de inspiración para llevar vuestros actos profesionales al límite de sus capacidades”, aseveró el director de Escuela.

El académico Oliva Moresco expresó que parte de dicha coherencia epistemológica implica encantar a nuevas generaciones con la ciencia de la Nutrición, generando nuevos conocimientos e hitos en el área, con el propósito de beneficiar a una comunidad cada vez más sana y con mejor calidad de vida.

El director de Escuela destacó que así como los nuevos profesionales debieron esforzarse y esculpir su formación golpe a golpe, como verdaderos arquitectos de su presente y de su futuro, las y los propios académicos debieron realizar esfuerzos importantes para aportar una formación de alta calidad y así cumplir de la mejor manera la misión universitaria.

“Cada año, al recibir una nueva generación de mechones, se inicia en la práctica la verdadera misión de la Universidad, cual es la de asumir con vocación de excelencia la formación de personas y de esa manera contribuir al desarrollo espiritual y material de la nación. Así, la primera misión al recibir una nueva generación es transmitirles la vocación por la excelencia. Pero, ¿cuál es la excelencia que hemos querido inculcarles durante estos años? Ni más ni menos que el afán por querer hacer las cosas bien, poniendo en este empeño lo mejor de vuestro intelecto, no conformándose con poco. Como diría Aristóteles, transformando esta vocación por la excelencia en un acto cotidiano y no en algo extraordinario”, argumentó Oliva Moresco.

El académico Patricio Oliva destacó, igualmente, que el diploma profesional les acredita como titulados de la Universidad del Bío-Bío, pero simboliza mucho más que eso. “Este diploma también es símbolo de valentía, fuerza templada en la vida académica que los prepara para defender con firmeza la libertad de pensamiento y de expresión, principio orientador de la misión de nuestra Universidad. Es también símbolo de servicio, tal vez el valor más importante, ya que, uno de nuestros principales objetivos es formar personas con sentido ético, cívico y de compromiso social con el desarrollo del país. Estamos seguros que ustedes sabrán poner todas vuestras capacidades y competencias al servicio del bien común. Este es nuestro compromiso como Universidad Pública al servicio de Chile”, ilustró.

El director de Escuela, Patricio Oliva Moresco, también desafió a las y los nuevos profesionales a conquistar nuevos horizontes y a construir una historia donde la nobleza y la rectitud caractericen los actos cotidianos al servicio de la verdad.

“Necesitamos que cada uno de ustedes entregue sus conocimientos a la sociedad para crear un caudaloso río de conocimiento, que riegue las estériles tierras de la ignorancia y así, hagan florecer la instrucción en todos los lugares donde estén, porque la Universidad del Bío-Bío espera que ustedes sean fuente fecunda de sabiduría”, manifestó.

Posteriormente, correspondió a la académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Orietta Segura Badilla, tomar el juramento profesional de rigor, cuya autoría corresponde a la ex académica Nora Plaza Ceballos.

Tras ello se procedió a la entrega de diplomas de título profesional, tarea dirigida por los académicos Ximena Sanhueza Riquelme y Patricio Oliva Moresco.

En la oportunidad también se hizo entrega de reconocimientos institucionales. El Premio Universidad del Bío-Bío, máximo galardón del nivel de pregrado, otorgado al o la estudiante que se ha destacado por obtener el más alto rendimiento académico durante el período de su formación profesional, recayó en Paola Barra Hidalgo, quien recibió el premio de manos de la prorrectora de la Universidad, Gloria Gómez Vera.

En tanto, el Premio Escuela de Nutrición y Dietética, conferido al o la estudiante que destacó por su rendimiento académico, manifiesto compromiso, afán de colaboración y disposición para participar en actividades académicas y extra programáticas fue para las egresadas Paulette San Martín Alarcón y Constanza Arias Rodríguez. Hizo entrega del galardón el director de Escuela, académico Patricio Oliva Moresco.

También se hizo entrega del Premio Desarrollo Estudiantil, destinado al o la egresada que durante su permanencia en la carrera se haya destacado por su rendimiento académico, excelente disposición a participar en equipos de trabajo; manifestar una clara conciencia social y responsabilidad valórica, bajo un contexto de desarrollo armónico e integral. En esta oportunidad el premio fue otorgado a María José Valdebenito. La distinción fue entregada por el subdirector (s) de Desarrollo Estudiantil, Javier Cea Navarrete.

El premio al Mejor Compañero recayó en Paulina Morales Troncoso, quien recibió la distinción de manos de su compañero de promoción Rodrigo Riveros Herrera.

Correspondió al nutricionista Rodrigo Riveros Herrera, brindar el mensaje de despedida de la promoción, donde dio cuenta de los años de formación universitaria.

La ceremonia fue amenizada por el estudiante de Nutrición y Dietética, Álvaro Avendaño Sepúlveda, quien interpretó en charango dos piezas musicales.




Investigadora UBB expuso experiencia chilena en materia de Seguridad Alimentaria y Nutricional en Encuentro de la Red Unasur SSAN de Brasil

La académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Dra. Jacqueline Araneda Flores, fue invitada en calidad de expositora por el Centro de Ciencia, Tecnología e Innovación para Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional, INTERSSAN, de la Universidad Estadual Paulista, UNESP, de Brasil.

Promover el intercambio de experiencias entre miembros de la comunidad científica sudamericana y construir una agenda común de trabajo en las áreas temáticas de Educación y diversidad cultural, Desarrollo local y Agrobiodiversidad fue el principal objetivo del Encuentro de la Red Unasur SSAN de Brasil, actividad convocada por la coordinadora INTERSSAN de la Universidad Estadual Paulista, UNESP, Dra. Maria-Rita Marques de Oliveira y la coordinadora del SIG OBESIDAD de la misma casa de estudios superiores, Dra. Thabata Koester Weber.

El seminario contó con la participación de investigadores de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Uruguay.

La Dra. Jacqueline Araneda Flores aseveró que la instancia permitió promover una mayor interacción entre investigadores vinculados a la Red INTERSSAN. “Las discusiones giraron en torno al intercambio de conocimiento y experiencias implementadas en los diferentes países conducentes a garantizar la seguridad alimentaria y nutricional en todo el sistema alimentario. Fue así como hubo ponencias sobre agroecología y producción de alimentos sustentables, así como propuestas referidas a facilitar a través de circuitos comerciales cortos, el acceso y compra de alimentos saludables como frutas y verduras a la comunidad en general”, manifestó.

En dicho marco la Dra. Araneda Flores expuso sobre las acciones que Chile desarrolla en materia de seguridad alimentaria. Al respecto, la investigadora UBB explicó que en Chile la agroecología aún se encuentra en etapas incipientes. Esta disciplina propone la producción de alimentos considerando una mirada integral del ecosistema, incorporando el entorno social. Dicha producción no requeriría de insumos químicos y por lo mismo permitiría la obtención de alimentos más saludables que la agricultura convencional.

“Es necesario educar a la comunidad sobre el consumo de alimentos más saludables y priorizar aquellos que no han sido tratados. También se debe propiciar la generación de ambientes alimentarios saludables, un concepto con el cual estamos muy al debe, y que básicamente implica que las personas puedan acceder rápidamente a la compra y consumo de alimentos como frutas y verduras, antes que a otras opciones como la denominada “comida chatarra” que hoy vemos prácticamente en todos los espacios”, describió la académica.

La Dra. Jacqueline Araneda explicó que existen casos muy puntuales en que las propias ferias libres han ideado estrategias para acercarse a distintos barrios o lugares de trabajo con el propósito de acercar la oferta de alimentos a las comunidades.

“Usualmente, los lugares más convenientes para comprar frutas, verduras y otros alimentos saludables, son las ferias o mercados de cada ciudad. Las personas que trabajan sólo pueden concurrir a ellos el sábado o domingo, de manera que durante la semana se opta por comprar lo que se encuentra más a mano y que no necesariamente son las alternativas más saludables. Sería interesante, por ejemplo, que hubiera ferias que se acerquen a distintos puntos de una ciudad, o incluso en lugares definidos y adecuados cercanos a los barrios o espacios de trabajo”, aseveró.

En consonancia con lo anterior, la Dra. Araneda Flores explicó que muchas veces las personas cuentan con el dinero para comprar este tipo de alimentos pero no siempre está disponible la oferta de esos productos, y si bien los supermercados pueden ser una opción, tampoco resultan del todo convenientes para todas las personas. “Entonces, junto con la sensibilización y educación a la comunidad acerca de la necesidad de preferir alimentos saludables, también es necesario facilitar el acceso a estos alimentos y ese es un desafío que aún se debe abordar”, ilustró la investigadora UBB.

La Dra. Jacqueline Araneda Flores representó a la Universidad del Bío-Bío en el proceso de elaboración de la Política Nacional de Alimentación y Nutrición del Ministerio de Salud de Chile.

Dicha política, entre sus componentes, recoge la necesidad de generar estrategias mediante programas, proyectos e iniciativas públicas y privadas que permitan “humanizar la nutrición y promover el derecho a la alimentación adecuada; Fortalecer la seguridad alimentaria y nutricional: disponibilidad, acceso, utilización de los alimentos y estabilidad; Mejorar la configuración de los entornos y sistemas alimentarios; Promover la alimentación saludable; Fortalecer la atención nutricional en los diferentes niveles de atención de salud; Vigilar la alimentación y nutrición y evaluar las políticas públicas; Impulsar la participación ciudadana y el control social; y Profundizar la intersectorialidad y salud en todas las políticas”, según se describe en el documento oficial.




Investigación de académica UBB arroja importantes antecedentes sobre relación entre salud mental, hábitos alimentarios y estilos de vida

Evaluar la presencia de trastornos depresivos y su relación con el estado nutricional – ingesta alimentaria, en población adulta que asiste al programa de salud mental del Centro de Salud Familiar (Cesfam) Violeta Parra de Chillán, fue el principal objetivo de la investigación liderada por la académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Luz Lobos Fernández.

Los resultados de la investigación “Estudio línea de base en patologías de salud mental y su asociación con hábitos alimentarios, composición de la dieta y estilos de vida en usuarios de la provincia de Ñuble. DIUBB 162820 4/I”, fueron compartidos en el Primer Seminario de Epidemiología Alimentaria Nutricional: Salud Mental; Hábito Alimentarios y Calidad de Vida organizado por el Grupo Epidemiología Alimentaria Nutricional, EPIAN, y por el Departamento de Nutrición y Salud Pública de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, FACSA.

El seminario fue presidido por el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Dr. Jorge Moreno Cuevas y consideró la participación de la autoridades y funcionarios  del CESFAM Violeta Parra de Chillán,  nutricionistas de la red asistencial del Servicio de Salud Ñuble, académicos, estudiantes, usuarios y usuarias del centro de salud familiar.

Según explicó la investigadora Lobos Fernández, la muestra se compuso por 343 usuarios del CESFAM Violeta Parra con diagnóstico de depresión. Se trató de personas de ambos sexos con edades comprendidas entre los 18 y 85 años, quienes accedieron a participar en forma voluntaria mediante firma de consentimiento informado. Asimismo, debieron aprobar el test de Evaluación Cognitiva. El estudio consideró las variables: grado de depresión, estado nutricional, ingesta alimentaria, edad y género, entre otras.

La académica Luz Lobos Fernández explicó que entre los principales resultados se logró identificar que más de la mitad de las personas que conformaron la muestra del estudio presentaba una ingesta de calorías y macronutrientes (Proteínas, lípidos y carbohidratos) por sobre los requerimientos.

“Esto implica favorecer la malnutrición por exceso. Por ahora estamos analizando los datos desde un punto de vista cualitativo, para conocer el tipo de alimentos que explica este exceso de calorías, pero en general, todos los macronutrientes estaban elevados, y eso se traduce en que las personas están ingiriendo más alimento de lo que necesitan. Sin embargo, podemos precisar por ejemplo, que el consumo de verduras y frutas está por debajo de lo recomendado por organismos internacionales (OMS)  y nacionales (MINSAL) y es una realidad necesaria de abordar con estrategias de promoción para la salud, porque se trata de alimentos protectores ”, indicó la académica UBB.

La académica Luz Lobos comentó que se estimó la evaluación del estado nutricional en base al peso, talla y circunferencia de cintura. Con esa información y de acuerdo al nivel de actividad física de la persona fue posible estimar la cantidad de calorías que requiere de acuerdo a su edad.

“Identificamos cuántas personas registran insuficiencia respecto de la cantidad de calorías que necesitan, cuántos estaban adecuados y cuántos presentaban exceso. Se entiende por exceso cuando una persona sobrepasa el 110% de la ingesta diaria requerida”, explicó.

Los resultados arrojaron que el 60% de las personas que tienen depresión leve consumen excesiva cantidad de calorías. En el caso de las personas con depresión moderada se asciende al 51%.

Respecto de las proteínas, el 59% de las personas con depresión leve consume en exceso y el 51% de personas con depresión moderada.

“En los lípidos hay una diferencia importante. El 50% de las personas con depresión leve presenta un exceso. Pero en la depresión moderada sólo el 33% de las personas consume lípidos en exceso. Aquí registramos una insuficiencia en el caso de las personas con depresión leve, pues el 51,6% de las personas registra un consumo de lípidos insuficiente. Esto puede ser un antecedente importante porque los lípidos son compuestos esenciales para la adecuada nutrición y cuidado del sistema nervioso central, lo que en conjunto con otros factores de estilos de vida, puede influir en la salud mental. Debemos profundizar investigación sobre este punto”, aseveró la académica Lobos Fernández

En el caso de los hidratos de carbono, el 60% de las personas con depresión leve y moderada registró una ingesta excesiva.

La académica UBB también explicó que el grupo que posee una mayor ingesta calórica es el de 18 a 29 años, mientras que los mayores o iguales a 65 años poseen el menor consumo.

“Lo anterior sintoniza con la evidencia internacional que confirma que los adultos mayores comienzan a consumir una menor cantidad de calorías que los grupos de población más joven. Es una tendencia natural fisiológica. También obedece a otros factores sociales porque muchos adultos mayores viven solos o bien cuentan con menos recursos económicos lo que influye en la capacidad de compra”, precisó.

La académica del Departamento de Nutrición y Salud Pública comentó que en la actualidad hay pruebas convincentes de que hay una serie de factores de estilos de vida que están involucrados en la patogénesis de la depresión. Factores como la dieta y la realización de actividad física, reciben poca atención en el tratamiento de la esta patología, y a nivel nacional existe poca evidencia científica que caracterice a esta población con Depresión.

“La directora del Cesfam Violeta Parra, Sra Nancy Jara Jara,  está muy interesada en los resultados que obtuvimos. Ellos reconocen que la atención que recibe el usuario del programa de salud mental tiene un enfoque asistencial, es decir, las personas concurren a sus controles y reciben sus medicamentos sin considerar el abordaje de otros factores asociados como, por ejemplo, el fomento la actividad física, que es reconocido como un hábito que ayuda a la salud y el bienestar. Frente a eso, este estudio evidencia la necesidad de tomar otras acciones, como involucrar a los usuarios en otros programas que ya se desarrollan en el CESFAM como el programa Vida Sana, u otros relacionados, porque es necesario sumar factores protectores a personas que ya tienen una condición patológica diagnosticada”, aseveró la académica Luz Lobos Fernández.




Académicas del Grupo de Investigación Alteraciones de la Deglución impulsan serie de acuerdos con instituciones españolas

Las académicas del Departamento de Nutrición y Salud Pública, María Angélica González Stäger y Verónica Barrón Pavón, en visita a España, dirigieron una serie de gestiones conducentes a promover el intercambio estudiantil y académico, así como la capacitación y el desarrollo de publicaciones e investigaciones científicas. Diligencias se centraron en la Universidad Complutense de Madrid, el Centro de Referencia Estatal de Atención al Daño Cerebral (CEADAC), la Academia Iberoamericana de Gastronomía y la empresa olivarera Castillo de Canena.

Las académicas del Departamento de Nutrición y Salud Pública, María Angélica González Stäger y Verónica Barrón Pavón, realizaron una estadía en el Centro de Referencia Estatal de Atención al Daño Cerebral (CEADAC) en Madrid. Dicho Centro depende del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO) del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de España.

La actividad es parte del programa de desarrollo del Grupo de Investigación Alteraciones de la Deglución, compuesto por académicas y académicos del Departamento de Nutrición y Salud Pública, Departamento de Ciencias de la Rehabilitación en Salud, Departamento de Ingeniería en Alimentos y Departamento de Gestión Empresarial de la Universidad del Bío-Bío.

La visita académica fue coordinada por la exalumna de la Escuela de Nutrición y Dietética Luisa Solano Pérez, quien cursa estudios de Doctorado en la Universidad Complutense de Madrid, y que durante 2017 participó en una serie de conferencias y talleres realizados en la UBB, en el contexto del proyecto de Extensión “Actualización en Nutrición y Disfagia”, dirigido por la académica Mg. María Angélica González Stäger.

Las académicas UBB fueron recibidas por la Directora del Centro de Referencia Estatal de Atención al Daño Cerebral (CEADAC), Dra. Inmaculada Gómez Pastor, quien explicó que el Centro es una institución pública para la rehabilitación integral e interdisciplinar de usuarios con daño cerebral.

De este modo ofrece programas de rehabilitación a las personas con daño cerebral e impulsa la mejora de la calidad de vida de los afectados y sus familias. También brinda formación y docencia a profesionales sobre el daño cerebral adquirido; y promueve y colabora en proyectos de investigación en al ámbito del daño cerebral.

“CEADAC acoge a los pacientes que ya han recibido el alta del hospital y deben proseguir sus tratamientos de rehabilitación. Es un amplio edificio de cuatro pisos. En cada nivel los usuarios disponen de todos los profesionales y del equipamiento necesario para su tratamiento. Asimismo, los equipos cuentan con amplios recursos para su labor. Por ejemplo, el terapeuta ocupacional dispone de un espacio que recrea una casa y de ese modo enseña a las personas secueladas a desempeñarse nuevamente en las actividades del hogar”, comentaron las académicas.

En dicho lugar, las académicas UBB también conocieron una serie de cubiertos y vajillas especiales para personas con alguna dificultad derivada del daño cerebral. Los utensilios se elaboran con diferentes pesos y materiales, así como con formas y ángulos distintos que facilitan el uso de la persona.

“Tuvimos una excelente acogida de parte de la directora de CEADAC, Inmaculada Gómez Pastor, así como de todo el equipo profesional. Fueron muy generosos y compartieron sus experiencias con real interés”, aseveraron.

Fruto de la visita académica se avanzó en la firma de un convenio marco entre la Universidad del Bío-Bío y CEADAC, el que se encuentra en su etapa final de evaluación en España. El acuerdo permitiría la realización de estadías académicas en CEADAC, así como la proyección de investigaciones conjuntas en el área de Trastornos de la Deglución. El acuerdo beneficiaría a estudiantes y académicos de las carreras de Nutrición y Dietética así como de Fonoaudiología.

También se acordó realizar una adaptación chilena de la Guía de Alimentación para Personas con Disfagia de CEADAC. “La idea es adaptar dicho documento a las necesidades y a la realidad de Chile. En nuestro país no existe nada similar de manera que estimamos que será un gran aporte”, aseguraron las académicas UBB.

Además, se convino en trabajar en una publicación científica conjunta sobre Alteraciones de la Deglución, tarea que se emprenderá junto a la exalumna UBB, Luisa Solano Pérez.

Las académicas María Angélica González Stäger y Verónica Barrón Pavón, también sostuvieron una entrevista con el embajador de Chile en España, Jorge Tagle Canelo y con el director de ProChile, Roberto Paiva Reinero.

Durante la cita, las académicas dieron cuenta de sus actividades en Madrid, particularmente del vínculo entablado con CEADAC, y de las perspectivas de desarrollo que se abren a partir de esta relación.

El embajador Tagle Canelo también comentó la relevancia del acuerdo suscrito entre Chile y España que reconoce la validez mutua de los títulos universitarios sin necesidad de homologar, lo que responde al afán de desarrollar las relaciones entre ambos países y colaborar en las áreas de la Educación, la Cultura y la Ciencia.

Las académicas UBB también se entrevistaron con Rafael Ansón Oliart, presidente de la Academia Iberoamericana de Gastronomía, con el propósito de iniciar una colaboración académica entre ambas instituciones. “Le interesó mucho la posibilidad de trabajar con Chile”, explicaron.

En ese sentido se comenzó a trabajar un acuerdo marco basado en un convenio que suscribe dicha institución con la Universidad Complutense de Madrid.

A partir de ello, Ansón Oliart, ofreció la realización del Curso de Experto Universitario en fundamentos básicos en Gastronomía, Ciencia y Cultura de la alimentación. Rafael Ansón ha trabajado este curso con la Universidad Alfonso X El Sabio y está disponible para hacerlo con la Universidad del Bío-Bío.

Asimismo, Rafael Ansón se refirió a la posibilidad de trabajar junto con la UBB el Programa de Alimentación, Nutrición y Gastronomía para la Educación Infantil (PANGEI). “Es un programa de vida saludable orientado a escolares”, aseveraron.

El programa académico también consideró la visita a la Universidad Complutense de Madrid. Las académicas realizaron las gestiones conducentes a reactivar el convenio existente entre dicha casa de estudios superiores y la UBB, suscrito inicialmente bajo el gobierno universitario del rector Hilario Hernández Gurruchaga.

Asimismo, se reunieron con académicas del Departamento de Nutrición y Ciencias de los Alimentos de la Universidad Complutense. “Ellas manifestaron mucho interés por la malla curricular de la carrera de Nutrición y Dietética UBB, que pone un énfasis en las prácticas tempranas en terreno. También les llamó la atención que además de los cuatro años de duración de la carrera se considere una especialización. Demostraron gran interés por generar intercambio académico y estudiantil con la UBB”, expresaron las académicas.

El periplo académico incluyó igualmente la visita a la empresa dedicada a la producción de aceite de oliva virgen, Castillo de Canena. En la ocasión recorrieron la almazara y conocieron los diferentes tipos de olivo que dan origen a las variedades de aceites. También fueron invitadas a conocer el castillo de estilo renacentista que data del siglo XVI.

Las académicas UBB también concurrieron al 32° Salón de Gourmets en Madrid, considerado el mayor evento europeo dedicado en exclusiva a los productos delicatesen, el escaparate anual más importante de alimentos y bebidas de alta gama. La feria de carácter internacional, consideró la representación de más de 40 países, entre ellos Chile. Alrededor de 1.630 expositores mostraron más de 40.000 productos delicatesen, según describieron.

La estadía se concretó a través de los apoyos de la Vicerrectoría Académica, la Dirección de Investigación, el Grupo de Investigación Alteraciones de la Deglución, la Decanatura de FACSA, y de la Dirección del Departamento de Nutrición y Salud Pública.