Estudiantes de Grand Valley State University valoraron aprendizaje del Español en la UBB

Pronto a culminar la estadía académica de 9 semanas en la Universidad del Bío-Bío, los estudiantes de Grand Valley State University reconocieron avances en el manejo del idioma Español, y al mismo tiempo destacaron los vínculos y el aprendizaje cultural logrado durante su estadía en Chile.

El grupo de 16 estudiantes de Grand Valley State University visitó la Universidad en el marco del Programa de Español para Extranjeros del Departamento de Artes y Letras, que coordina la académica Florencia Casanova Luna.

Próximos a cumplir el periodo de 9 semanas y regresar a Estados Unidos, académicas y estudiantes tutores de la Escuela de Pedagogía en Inglés, les brindaron una despedida en salones del Gran Hotel Isabel Riquelme de Chillán. Entre los concurrentes se contó la directora del Departamento de Artes y Letras, Rosa Díaz Chavarría; la directora de la Escuela de Pedagogía en Inglés, Roxana Balbontín Alvarado; la coordinadora del Programa de Español para Extranjeros, Florencia Casanova Luna; y la académica Sandra Molina Castillo.

Las evaluaciones son ampliamente positivas, toda vez que los estudiantes de GVSU manifestaron que más allá de lograr avances en el dominio del idioma Español, también pudieron conocer más aspectos de la cultura e idiosincrasia chilena. Del mismo modo, valoraron la riqueza geográfica del país, aspecto que pudieron confirmar a través de diversos viajes.

Melina Brown, estudiante de Ciencias Biomédicas, reconoció que aprendió muchos chilenismos, aspecto que le llamó particularmente la atención. “Las ‘malas palabras’ son mis favoritas (ríe). Mi español es mucho mejor ahora que al comienzo del viaje. Me gustó Chile y quiero regresar en el futuro; planeo volver en diciembre de 2017 porque quiero conocer más del país”, expresó.

Sobre la relación con las diferentes personas, manifestó que en general los chilenos la trataron amablemente y tuvo particulares palabras hacia la familia que la acogió en Chillán durante estas nueve semanas. “Son muy cariñosos y me encantaron”, aseguró.

Melina Brown precisó que el Español es cada vez más útil en Estados Unidos, donde la presencia de personas que hablan el idioma se hace notar. “El Español es útil en Estados Unidos y quiero tener la habilidad de hablar bien. Quiero trabajar en un lugar donde hay muchas personas que hablan español. Es algo muy positivo”, aseveró.

Bailey Tuttle estudia Educación Diferencial. La joven asegura que la experiencia en Chile fue positiva en todo ámbito, y destacó lo óptimo del Programa ofrecido por la UBB. “La cultura es muy diferente y creo que los chilenos son más cariñosos y agradables. Cuando llegué a Chile mi español era muy malo, y creo que ahora también es algo malo, pero sí es mejor. Ahora, para mí es más fácil comprender y aprender, porque ya estuve en el medio natural”, describió.

“El español chileno es un poco diferente, pues hay muchos chilenismos. Gracias a mis compañeros de la UBB he aprendido más sobre el idioma chileno. Creo que es una posibilidad regresar a Chile, posiblemente el próximo año, para visitar Torres del Paine”, compartió.

En tanto, Abigail Ullman, estudiante de Enfermería, explicó que el Español le será de gran utilidad en su futuro trabajo. “Después de la Universidad quiero trabajar en Chicago, y ahí hay muchas personas que hablan Español, y sé que si puedo hablar el idioma puedo ayudarles mucho más”.

“Sin duda mejoré mi Español, y aumenté mi habilidad para entender a las personas. No tenía la experiencia de hablar el idioma con personas de lugares donde se habla naturalmente. Ahora me siento mucho más cómoda. Ha mejorado mi gramática, mi vocabulario, todo creo que es mejor que antes. Me dijeron que si entiendo el español de los chilenos puedo entender cualquier español” comenta entre risas.

La experiencia fue enriquecedora para las estudiantes visitantes, pero también lo fue para los estudiantes de Pedagogía en Inglés de segundo año, quienes oficiaron como tutores voluntarios. Tal es el caso de Cristóbal Sepúlveda, quien vio en esta opción una oportunidad de aprendizaje.

“Me interesó porque pese a estudiar una nueva lengua, no tenemos la posibilidad de hablar con nativos de esa lengua. Lo vi como una oportunidad de lograr intercambio cultural y aprender de ellos. Al principio fue algo extraño porque ellos hablan normal, rápido para nosotros, entonces me costaba seguirle el hilo. El darse cuenta que eres capaz de hablar con un nativo y que ese nativo te entiende es increíble”, reflexionó Cristóbal Sepúlveda.

“Nosotros hablamos demasiado rápido, nos comemos letras y empleamos mucha jerga. La estudiante que debí acompañar, tuvo la posibilidad de viajar a otros países como Perú y México, y me dice que ella les entiende más a ellos que a nosotros, porque hablan más pausado y pronuncian cada palabra. Rebeca me dice que aún le cuesta entendernos, pero le es más fácil que antes”, destacó el joven tutor.

Cristóbal Sepúlveda también reforzó su interés por viajar al exterior y vivir la experiencia se sumergirse en una cultura diferente, y experimentar directamente lo que implica desenvolverse en una sociedad distinta. “Uno de mis objetivos es viajar al exterior. Nada se compara a vivir la experiencia de estar en otro país para aprender la lengua. Los profesores también nos incentivan a hacerlo, porque así se logra intercambio cultural y aprendizaje. Eso es lo que quiero vivir”, describió.

La académica coordinadora Florencia Casanova Luna, destacó que el balance de estas experiencias es siempre positivo, porque se logra transcender el ámbito netamente académico, generando vínculos y lazos sociales y culturales, tan necesarios en el mundo global.

El Programa de Español para Extranjeros, según describió la académica Casanova Luna, pretende desarrollar habilidades comunicativas orales y escritas, y para ello se emplea el estudio de la lengua española y la cultura chilena, con énfasis en aspectos históricos y socioculturales de Chile. En dicho contexto, los jóvenes estadounidenses cursan Gramática, Lengua Española, Literatura y Cultura Latinoamericana y Chilena, y Español Técnico para Profesionales de la Salud, aseveró la académica coordinadora Florencia Casanova Luna.