UBB congregó a especialistas en materia de inclusión de personas en situación de discapacidad

El Programa por la Inclusión de Estudiantes en Situación de Discapacidad de la UBB (PIESDI) generó un espacio de difusión y análisis sobre la Ley 20.422 que establece normas sobre igualdad de oportunidades e inclusión social de personas con discapacidad, su vinculación con el Tratado de Marrakech recientemente suscrito por Chile, y aspectos prácticos para la Educación Superior. Especialistas, integrantes de la comunidad UBB e invitados especiales de otras casas de estudios superiores debatieron en torno a los temas.

Académicos de la UBB, estudiantes, profesionales y representantes de casas de estudios superiores de Ñuble, se congregaron en el seminario referido a la Ley N° 20.422 sobre igualdad de oportunidades e inclusión social de personas con discapacidad, el Tratado de Marrakech y Aspectos prácticos para la Educación Superior.

La actividad se desarrolló en el Salón Andrés Bello del Centro de Extensión de la UBB y fue encabezada por el subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel.

El programa contempló la exposición de los resultados de la II Encuesta Nacional de la Discapacidad a cargo de la directora regional del Senadis, Sandra Narváez Palacios; la Experiencia del Programa de Inclusión UBB, PIESDI, a través de la coordinadora de la sede Chillán, Jacqueline Angulo Cuevas; la presentación de la Ley 20.422 y el Tratado de Marrakech junto con aspectos prácticos para la Educación Superior, mediante el abogado Rodrigo Rocha González.

El subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel, manifestó que la Universidad del Bío-Bío, en su condición de única universidad estatal y pública de la región, se ha empeñado en generar las bases de una cultura inclusiva, y en dicho marco el Departamento de Bienestar Estudiantil y el Programa por la Inclusión de Estudiantes en Situación de Discapacidad (PIESDI) desempeñan un rol fundamental. “Nuestro afán por convertirnos en una universidad inclusiva es un hecho concreto y es por ello que nos interesa generar actividades que releven el tema, a la vez que adoptamos medidas que benefician a nuestros estudiantes y favorecen el acceso y la mantención en la educación superior. Ante todo estamos empeñados en construir una cultura de la inclusión”, precisó.

En la oportunidad, la directora regional del Senadis, Sandra Narváez Palacios, dio cuenta de los principales resultados de la II Encuesta Nacional de la Discapacidad, estudio que aportó información relevante que la institución pone a disposición de académicos y estudiantes de pre y postgrado de universidades de la zona, con el propósito que se puedan desarrollar investigaciones sobre el tema.

“Queremos compartir la base de datos obtenida a partir del instrumento aplicado a nivel nacional, y que permitirá a investigadores, académicos y por cierto a estudiantes, realizar investigaciones en la materia. Nosotros facilitamos la base de datos para que ellos puedan revisar el cruce de variables y probar hipótesis en relación a la temática. Esperamos que este sea un insumo importante, porque sabemos que el desarrollar una investigación tiene un alto costo, y en este caso, todo lo que implica el trabajo de levantamiento de terreno ya está hecho, esa es la motivación que hoy les damos, tenemos la información  y ahora lo importante es poder analizarla y generar medios de difusión. Poseemos información  nacional así como la línea territorial a nivel de Región del Biobío”, aseveró la directora regional.

Según explicó Sandra Narváez las bases de datos pueden solicitarse mediante un oficio formal directamente al correo biobio@senadis.cl. Los interesados deben expresar el propósito y uso que se dará a la información, y contar con el patrocinio de la universidad a nivel de facultad, departamento o carrera. “Tenemos información de la población adulta, mayor de 18 años. En la región tenemos una estimación de la incidencia, que es una prevalencia que supera el 22%, es decir, hablamos de 345 mil personas. Hay distintas variables que se consultaron en módulos de educación, trabajo, participación social, por tanto hay distintas áreas que pueden ser de interés para los estudiantes de las áreas de educación, salud, para todos quienes se interesen en poder abordar este tema, y quizá no ve reflejado en los documentos disponibles”, describió.

La información aportada por la II Encuesta Nacional de la Discapacidad ha permitido disipar algunos sesgos como el suponer que la población en situación de discapacidad se concentra en algunos grupos socioeconómicos o quintiles. Igualmente, se advierte que la condición de discapacidad en Chile también es adquirida debido a la mayor longevidad de la población. “También son importantes algunas brechas que aún existen en materia de educación, por ejemplo, gran parte de ellos (personas en situación de discapacidad) no ha concluido los 12 años de escolaridad obligatoria. En términos de participación, nos ha llamado mucho la atención que es más o menos el mismo nivel de participación que tiene una persona sin discapacidad, y eso demuestra la motivación por ser parte activa como ciudadanos y ciudadanas”, ilustró Sandra Narváez Palacios.

Piesdi en la UBB

La coordinadora del Programa por la Inclusión de Estudiantes en Situación de Discapacidad (PIESDI) de la sede Chillán, Jacqueline Angulo Cuevas, explicó que el tratado de Marrakech, adoptado en junio de 2013 por los estados miembros de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), “exige adoptar medidas en sus respectivas legislaciones nacionales que permitan la reproducción, distribución y la puesta a disposición del público de obras que deberán ser publicadas en formato accesible, contemplando con ese fin limitaciones y excepciones a los derechos de los titulares de obras protegidas por derecho de autor. Chile suscribió el trato de Marrakech el 10 de mayo de 2016. Esta herramienta aporta y fomenta el acceso a la información a la comunidad con discapacidad visual u otras dificultades para acceder al texto en formato impreso”, aseveró.

El Programa por la Inclusión de Estudiantes en Situación de Discapacidad de la Universidad del Bío-Bío (PIESDI), destacó Jacqueline Angulo, depende de la Dirección de Desarrollo Estudiantil y tiene por objetivo “favorecer la construcción de una cultura inclusiva, resguardando el cumplimiento de Derechos de Educación Superior para los estudiantes en situación de discapacidad”.

En la sede Chillán, el Piesdi está conformado por un equipo multidisciplinario compuesto por la trabajadora social coordinadora; dos profesionales especialistas en visión y audición, y un intérprete de lenguas de señas. “Se abordan distintas áreas de intervención tales como: Accesibilidad de comunicación, esto es, formas de comunicación, capacitación, difusión e inclusión educativa visual, auditiva y física. Accesibilidad de traslado mediante financiamiento del Senadis; accesibilidad arquitectónica y urbanística brindando orientaciones a la institución sobre diseño universal y accesibilidad donde también se consideran aportes de Senadis”, ilustró la coordinador Jacqueline Angulo Cuevas.