Psicobautizo UBB reafirmó compromiso con la dignidad de los estudiantes

Justo al atardecer, entre sonidos de tambores, antorchas, velas y el símbolo de la letra “Psi” dibujado sobre un amplio terreno, se desarrolló el tradicional “Psicobautizo”, ritual de profundo sentido iniciático, con el que los estudiantes de segundo año de Psicología reciben a sus pares de primer año.

La actividad se desarrolló en dependencias del Campus Fernando May y consideró la participación de la directora de la Escuela de Psicología, Ingrid Quintana Avello, junto a académicos y estudiantes de la carrera.

El Psicobautizo consiste en una recepción y apadrinamiento de los nuevos estudiantes, muy diferente a los tradicionales mechoneos, pues en este caso se trata de una representación que considera una serie de símbolos, cuyo significado debe ser descifrado por los propios estudiantes.

La directora de escuela, Ingrid Quintana Avello, destacó que la carrera ya cumplió su primera década de existencia, y durante todo este tiempo los estudiantes de segundo año han recibido a los jóvenes de primer año de una manera distinta, alentados originalmente por el primer director de la carrera, el académico y sacerdote José Luis Ysern de Arce.

“Nuestra Escuela de Psicología posee un sello psicosocial que asume la dignidad de la persona. Por tanto, el Psicobautizo responde a esa orientación. A los jóvenes se les entrega una medalla de madera que tradicionalmente se encarga a artesanos del Centro Penitenciario. Eso tiene todo un sentido en relación a la sencillez con la que se asume el trabajo psicológico, que en nuestra perspectiva, está pensado para las personas en vulnerabilidad psicosocial”, comentó la directora.

“Nosotros, en un momento de tanta convulsión y violencia, apostamos por algo distinto. Esto es mérito exclusivo de nuestros estudiantes, quienes organizan esta bienvenida que se aleja de la violencia y de lo denigrante. Por el contrario, este es un rito de sencillez, de símbolos que están orientados a ponerse al servicio del otro y a reconocer la dignidad del otro. Es un rito hermoso, lleno de contenido, que los invita a una formación profesional, al servicio del otro y desde una Psicología de la Liberación como el padre José Luis Ysern legara, pero principalmente desde un sello psicosocial que se pone al servicio de los sectores más vulnerables”, indicó la directora Ingrid Quintana Avello.

La estudiante de segundo año de Psicología, Maitte Gatica Caro, brindó las palabras de bienvenida en representación de sus compañeros, y animó a los jóvenes de primer año, a vivir la etapa universitaria en toda su plenitud, aprendiendo nuevos conocimientos y formándose integralmente como personas.

“Nosotros, al igual que ustedes, sentimos los mismos nervios de elegir qué estudiar; el quedar o no en la carrera que tanto queríamos; experimentar ansias en la semana de inducción al saber que no conocíamos a nadie, e incertidumbre por el mechoneo y por cada cosa nueva que viniera. Sé que el camino no será fácil; hay momentos de frustración y estrés al máximo, sobre todo en los periodos de certámenes. Pero son más las cosas lindas en la vida universitaria; vivirán lindos momentos, conocerán a compañeros con quienes quizás con el tiempo se forjarán hermosos vínculos de amistad”, describió Maitte Gatica.

Asimismo, la estudiante de segundo año recalcó que si han ingresado a la carrera es porque poseen las capacidades para asumir el desafío, de manera que cuando asomen momentos de frustración, deben demostrar que con esfuerzo y dedicación pueden salir adelante. “Sólo desearles un hermoso paso por la Universidad; que aprenden mucha teoría, pero principalmente, lo más valioso es llevar todo ese conocimiento a la práctica, con humildad, por sobre todo, con mucho amor por lo que hagan”, concluyó.

La estudiante Carla Herrera, valoró la ceremonia como un espacio interesante para generar vínculos entre los nuevos alumnos y las generaciones más antiguas. “En general me parece una ceremonia muy linda. Creo que los estudiantes de segundo año encontraron una buena forma de recibir a los alumnos nuevos. Es una instancia que no genera tanto nerviosismo o ansiedad como los mechoneos, que son demasiado agresivos. Yo también viví ese tipo de mechoneo y comparándolo con lo vivido aquí, la diferencia es muy notoria”, aseveró.

En tanto, el estudiante Iván Núñez, declaró que la ceremonia le sorprendió, pues no pensó en encontrarse con una representación de este tipo. Las primeras semanas de clases han cumplido con sus expectativas y destacó particularmente el ambiente de unidad que prima en la carrera, y especialmente entre los nuevos estudiantes.

Durante la ceremonia también se escuchó un mensaje enviado especialmente por el fundador de la carrera, sacerdote y académico José Luis Ysern de Arce.

En la oportunidad los jóvenes pudieron intercambiar opiniones y expectativas acerca del ciclo de formación personal y profesional que inician este año.