Académicos de Fonoaudiología UBB proyectan investigaciones con experta en disfagia orofaríngea

La fonoaudióloga del Hospital de Mataró y académica de la Universidad Blanquerna Ramon Llull de Barcelona, Viridiana Arreola García, desplegó un extenso programa académico junto a los académicos del Grupo de Investigación en Trastornos de la Deglución, Virginia García Flores y Rodolfo Peña Chávez, del Departamento de Ciencias de la Rehabilitación en Salud.

La visita académica se dio en el marco del proyecto de Extensión Académica denominado “Actualización en evaluación e intervención de la Disfagia Orofaríngea”.

Durante su estadía, la fonoaudióloga Viridiana Arreola García sostuvo reuniones con autoridades académicas, así como dictó charlas a estudiantes de cuarto y quinto año de las carreras de Fonoaudiología y de Nutrición y Dietética; además de brindar un curso teórico de capacitación a fonoaudiólogos y nutricionistas. También se contempló la realización de un taller orientado a personas con disfagia y sus cuidadores correspondientes a un grupo de usuarios del Servicio de Neurología del Hospital Clínico Herminda Martín de Chillán.

En este contexto se enmarcó el curso denominado “Videofluoroscopía y electroestimulación en disfagia orofaríngea”, orientado especialmente a profesionales fonoaudiólogos.

La fonoaudióloga Viridiana Arreola precisó que la disfagia orofaríngea es un problema de la deglución consistente en la dificultad que se presenta al tragar los alimentos, los que en lugar de dirigirse al estómago se desvían a la vía respiratoria, lo que supone un grave riesgo al desarrollar infecciones respiratorias como la neumonía, que en algunos casos puede ocasionar la muerte.

La disfagia orofaríngea es un problema de salud poco conocido, y se estima que afecta al 50% de las personas secueladas de Accidente Cerebro Vascular, así como a quienes desarrollan enfermedades neurodegenerativas como Demencia, Alzheimer o Párkinson. El problema deglutorio también puede afectar a quienes han sufrido intervenciones en la faringe o el cuello, así como a los adultos mayores debido al deterioro fisiológico propio del paso de los años.

“Es una población muy grande la que tiene problemas de infección respiratoria como las neumonías aspirativas. Ocurre que luego que se curan de la neumonía, y se acostumbran a toser y a atragantarse cuando están comiendo, y después vuelven a caer en otra neumonía, pero nunca se les dice  que tienen una disfagia orofaríngea que puede ser tratada y compensada modificando sus líquidos o sus alimentos, o rehabilitada con tratamiento fonoaudiólogo. Así el paciente ni se atragantaría cuando come, ni  tendría infecciones respiratorias”, aseveró Arreola García.

Otro problema asociado a la disfagia orofaríngea es la desnutrición, pues ante la dificultad de ingerir algunos alimentos, las personas optan por no consumirlos privándose de nutrientes esenciales para el organismo.

En este escenario, el profesional médico debería detectar estos casos para ser evaluados por el fonoaudiólogo, quien está capacitado para rehabilitar al paciente y practicar ejercicios, maniobras y posturas, además de indicar qué volúmenes y qué viscosidades deben tener los alimentos para evitar que el paciente sufra neumonías aspirativas o desarrolle una desnutrición.

“El fonoaudiólogo tiene que ir cogido de la mano del nutricionista porque él dirá, paciente, tú puedes comer o tomar estos alimentos, en tal viscosidad y en tal textura, y el nutricionista es el que tiene que decir, pues de estas viscosidades que te dicen, tanto tiene que ser carbohidratos, tanto proteínas y es el que le hará sus menús para que el paciente no se desnutra”, ilustró la académica.

La experta Viridiana Arreola García precisó que los fonoaudiólogos están liderando numerosas investigaciones en materia de disfagia orofaríngea. “Se están desarrollando y probando alimentos, estimulantes, que nos ayudan a que el paciente pueda mantener mejor su alimentación, sin riesgo de tener infecciones respiratorias. Se proyectan estimulaciones eléctricas, como puede ser un trabajo transcutaneo, intrafaríngeo o transcraneal, que ayudan a recuperar la función. Esto no deja de lado el trabajo del fonoaudiólogo, porque después de una electroestimulación, el paciente mejorará su función más rápido con los ejercicios que pueda definir el fonoaudiólogo”, aseveró.

La académica Virginia García Flores, en tanto, precisó que entre los objetivos de la visita de Viridiana Arreola se consideró el establecer el uso de una técnica diagnóstica que hasta ahora no se realiza en la ciudad de Chillán, y el propósito es concretar los convenios y el trabajo colaborativo necesario para comenzar a aplicarla en el Hospital Clínico Herminda Martín, junto a profesionales de la UBB.

“La idea es que los fonoaudiólogos conozcan y apliquen la prueba diagnóstica de videofluoroscopia para identificar los signos de alteración de la deglución. Si contamos con esta prueba, podremos realizar mayor investigación en el ámbito clínico y en directo beneficio de los usuarios. Podremos determinar con qué viscosidades se puede compensar mejor al paciente y considerando los alimentos que tenemos aquí en Chile. Así podemos lograr que nuestro paciente esté compensado y no tenga infecciones respiratorias ni desnutrición”, explicó la académica UBB.

Virginia García Flores precisó que para el Grupo de Investigación en Trastornos de la Deglución, resulta muy relevante establecer una prevalencia epidemiológica respecto de la disfagia orofaríngea en Chile, porque hasta ahora no existe mayor información. “Asimismo, el trabajo colaborativo con expertos internacionales beneficia considerablemente nuestro quehacer a nivel académico y nos permite ser referentes en el tema”, argumentó.

La académica UBB valoró el aporte de la Decanatura de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, de la Escuela de Fonoaudiología, así como del proyecto de Extensión Académica que permitió concretar la estadía de la académica del Hospital de Mataró de Barcelona, Viridiana Arreola García.