Secretarias fueron capacitadas en técnicas de autocuidado

Vida saludable, cuerpo activo y mente saludable: la triada perfecta para el buen desempeño profesional y el éxito personal se tituló la XXVI Jornada Anual de Capacitación, organizada por el Círculo de Secretarias de la sede Concepción de nuestra Universidad en el Centro de Eventos Camino del Agua, dirigida a las asistentes ejecutivas de ambas sedes.

El programa contempló las charlas  Hablemos de las enfermedades crónicas no transmisibles, de la nutricionista Gabriela García y la profesora Daniela Martínez; Técnicas de autocuidado, y cómo enfrentar situaciones adversas en el lugar de trabajo, de la psicóloga Paulina Letelier; Derribando mitos en la alimentación y Súper alimentos, de  la nutricionista Gabriela García, entre otras.

La presidenta del Círculo de Secretarias de la sede Concepción, Jazmine Tiznado, agradeció el apoyo de Rectoría y del Comité Bipartito de Capacitación, lo que posibilitó que participaran en la jornada 80 funcionarias que cumplen funciones de secretaria en las distintas unidades de nuestra Universidad, 20 de ellas de la sede Chillán.

“Fue un espacio muy importante para nosotras, una oportunidad para poner la atención en nuestra salud y cuidado personal. Las expositoras elegidas en esta ocasión nos ayudaron a conocer conceptos asociados al autocuidado, el control del estrés y a identificar estrategias para optar, conscientemente, por un camino personal que nos ayude a rendir de manera óptima en la vida personal y laboral”, manifestó.

Por su parte el presidente del Comité Bipartito de Capacitación de la Universidad y jefe del Departamento de Normalización y Certificación, Juan José Valenzuela, destacó la vigésimo sexta jornada anual del Círculo de Secretarias, “esta es una capacitación que no generó conocimiento tradicional, sino que estuvo centrado en la persona, que es un tema que en la institución ha cobrado relevancia, pues nos interesa tener funcionarias integrales, lo que además tributa en un beneficio para ellas y para nosotros, pues al contar con personas sanas de cuerpo y mente desarrollarán una mejor función. Estas jornadas son espacios que ellas se han ganado dentro de la Universidad y valoro el trabajo que ellas realizan para poder hacerla, que comienzan a desarrollar desde marzo”, precisó.




Padres y madres de estudiantes UBB cursaron con éxito capacitación en alfabetización digital

Proporcionar a las madres y padres de estudiantes de la UBB conocimientos básicos para el aprendizaje y uso de diferentes dispositivos tecnológicos como el computador, tablet o teléfono celular, y las respectivas herramientas de comunicación que ellos ofrecen para el uso de redes sociales, fue el principal objetivo del proyecto impulsado por la Dirección de Desarrollo Estudiantil a través del Departamento de Bienestar Estudiantil de la sede Chillán.

“La actividad estuvo orientada a que los padres y madres obtengan mayor autonomía en lo que respecta al uso de las nuevas modalidades de comunicación originadas por el avance tecnológico y a la vez mejoren la interacción familiar”, explicó la jefa de dicho departamento, Hermila Toledo Varela.

De acuerdo a los protagonistas, la capacitación cumplió con creces sus objetivos. Tal es el caso de Roberto Henríquez Eischmann de la comuna de Pinto, padre de la estudiante de cuarto año de Pedagogía en Educación General Básica, Cecilia Henríquez Figueroa. “Mi hija me inscribió y me dijo que no tenía otra alternativa que venir a la Universidad. Lo más gratificante para mí fue aprender de Internet porque nunca había tenido esa experiencia. Aprendí a contactarme con otras personas tanto por correo electrónico como por Facebook. Ahora ya manejo esos temas”, comentó.

Igualmente, Roberto Henríquez expresó que asistió con real interés a las clases, programadas cada martes y jueves durante cuatro semanas. “Sabía algo de computación pero los años pasan y la tecnología me había superado. Ahora prácticamente me puse al día”, aseveró.

En tanto, María Luz Vega Contreras de Chillán Viejo, madre de la estudiante de cuarto año de Trabajo Social, Valentina Vargas Vega, reconoció que en principio le costó tomar la decisión de ingresar al curso, pero su hija la animó a que diera el paso. “Yo pensaba que era inútil para estas cosas, que mi tiempo había pasado y que ya no podría aprender nada más. La verdad es que me sorprendí bastante porque tomé bastante confianza gracias al modo en que el profesor Jorge Lagos Marín orientó las clases. Nos dio la confianza porque nos dijo que todos comenzábamos de cero”, señaló.

María Luz Vega también asume que dependerá del interés de cada uno el continuar profundizando en el manejo de estas herramientas que está segura le facilitarán algunas de sus tareas diarias. “Cuando éramos escolares había un computador para 15 personas y así era imposible aprender, pero ahora cada uno tenía su propio equipo, estaba el profesor y los ayudantes que respondían consultas y nos incentivaban. Tenían mucha paciencia y eso se agradece”, confesó.

Las clases fueron dirigidas por el profesional del Departamento de Servicios Tecnológicos Jorge Lagos Marín, encargado del laboratorio de computación de la Facultad de Educación y Humanidades, quien fue secundado por Lissette Martínez Villega estudiante de Pedagogía en Educación Matemática y Ricardo Escalona Vásquez, estudiante de Pedagogía en Historia y Geografía.

“En un principio a los apoderados les costaba el manejo del computador porque desconocían los equipos y sus partes en general. Eso les provocaba temor a estropear algo. Pero luego fueron tomando confianza. Estaban muy interesados. Pese a las dificultades ellos pudieron terminar el curso”, aseveraron los jóvenes.

Ricardo Escalona y Lissette Martínez valoraron el que los padres y madres superaran algunos prejuicios como el creer que por el hecho de ser mayores ya no podrían aprender nuevas cosas. “Gracias al trabajo colaborativo lograron perder el miedo y comenzaron a indagar por ellos mismos. Las personas se dieron cuenta que podían seguir aprendiendo y que la edad no es limitante para ello”, explicaron.

El subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel, expresó que la iniciativa refleja el espíritu de la Universidad del Bío-Bío, que asume como integrantes de la comunidad universitaria, no solo a quienes conviven diariamente en los espacios institucionales, sino también a las familias de los estudiantes, puesto que ellas forman parte del esfuerzo universitario por formar profesionales y personas integrales.

“John Naisbitt, a través del análisis de las Macrotendencias, expresó visionariamente la tendencia de alta tecnología y alto contacto, en contraposición a lo que algunos pronosticaban en cuanto a que la tecnología separaría paulatinamente a las personas. Aquí tenemos un ejemplo concreto de cómo la tecnología computacional aproxima, congrega, reúne y no necesariamente diferencia”, señaló el académico UBB.




Consejo Académico aprobó proyecto de creación de la Facultad de Ciencias Sociales

Tras su aprobación en el Consejo Académico, la Junta Directiva abordará en su próxima sesión el proyecto para la creación de la Facultad de Ciencias Sociales de nuestra casa de estudios. La propuesta –comprometida en el programa de la actual Rectoría- se fundamenta en los niveles de desarrollo alcanzados por la UBB, su rol como Universidad pública y regional y el estado de madurez logrado en el cultivo de las disciplinas sociales en nuestra institución.

Rector Héctor Gaete Feres.

Chile requiere potenciar el desarrollo de las ciencias sociales y las artes, de tal modo que puedan avanzar como lo han hecho otros campos del saber, incluso en su dimensión aplicada, sostuvo el rector Héctor Gaete Feres. Añadió que la Universidad del Bío-Bío debe contribuir a este esfuerzo con la consolidación de sus grupos de estudio del ámbito social y son las Facultades las encargadas del desarrollo de las distintas disciplinas de un área. De este modo, advirtió, el proyecto para la puesta en marcha de la Facultad de Ciencias Sociales se atiene a uno de los principios fundamentales de nuestra administración universitaria, en cuanto a que la necesidad crea el órgano y no a la inversa.

El Rector recordó que la propuesta fue aprobada por una amplia mayoría de los integrantes del Consejo Académico reunido en Concepción, el lunes 30 de octubre. Todos los actores valoraron positivamente la iniciativa y reconocieron el trabajo realizado desde la Vicerrectoría Académica para su implementación, afirmó la autoridad universitaria.

Aldo Ballerini Arroyo, vicerrector académico.

Por su parte, el vicerrector Aldo Ballerini Arroyo reiteró que la futura unidad consolidará el desarrollo académico alcanzado por el Departamento de Ciencias Sociales en distintos campos de la disciplina. Responde asimismo a la necesidad de relevar, orientar y focalizar recursos en aspectos de docencia, investigación, extensión y formación continua para que tributen de mejor manera al desarrollo de los territorios, en particular de la nueva Región de Ñuble, que también presenta grandes desafíos en materia de estudios sociales, argumentó.

Agregó que la creación de la Facultad de Ciencias Sociales permitirá igualmente readecuar la oferta académica de carreras y de servicios, así como el desarrollo de programas de posgrado, particularmente a nivel de doctorado. La nueva Facultad deberá formular su propio plan de desarrollo y fijar sus objetivos en los distintos ámbitos de su quehacer, en el marco de los lineamientos institucionales, precisó.

Julia Fawaz Yissi, directora del Departamento de Ciencias Sociales.

Por otra parte, manifestó, la Facultad de Educación y Humanidades se fortalecerá desde el punto de vista de su focalización en el área de la Educación, en concordancia con los nuevos desafíos que plantea la carrera docente a nivel nacional.

La directora del Departamento de Ciencias Sociales, Julia Fawaz Yissi, en tanto, valoró la favorable acogida que tuvo la propuesta en el Consejo Académico. Nos queda todavía un camino por recorrer, pero la aprobación del Consejo es un estímulo muy importante, afirmó.

La académica expresó asimismo su gratitud por el respaldo del Consejo de la Facultad de Educación y Humanidades, así como de quienes contribuyeron con la iniciativa en distintos momentos de su formulación y discusión. De manera especial, agradezco a la comisión designada por el Rector para acompañar este proyecto y el apoyo permanente de la Vicerrectoría Académica y la Dirección de Planificación y Estudios, que facilitó y articuló muy adecuadamente todo el proceso de preparación, presentación y retroalimentación en el Consejo Académico, subrayó.