Estudiantes nuevos valoraron jornada de inducción

Más de 2 mil 400 estudiantes nuevos participaron de los días de inducción en los tres campus de la Universidad del Bío-Bío, organizada del 6 al 8 de marzo por las direcciones de Docencia y de Desarrollo Estudiantil (DDE), con el objetivo de contribuir a la adaptación a la vida universitaria.

Talleres motivacionales, obras de teatro, visita a la DDE, acciones lúdicas, recorrido por las principales puntos de interés de los tres campus fueron parte de las actividades desarrolladas por el Programa Tutores para recibir a los nuevos estudiantes.

Al respecto el director de Docencia, Flavio Valassina, manifestó que la Semana de Inducción fue uno de los cambios fundamentales que se implementaron desde el año 2007, con el fin de que el proceso de transición de los estudiantes entre la enseñanza media y la universidad no fuese tan abrupto y poder favorecer este tránsito, “esto partió como una semana, pero hoy es una instancia que se extiende a lo largo de todo el año, con diversos hitos de manera de poder ir acompañando a los estudiantes a través del programa Tutores, quienes se reúnen constantemente con ellos, pudiendo detectar a tiempo algún tipo de dificultad que hubiese. Lo que ha llevado a contribuir a la retención universitaria que es la finalidad de todo esto”, precisó.

Para Tamara Rivas, que ingresó a Pedagogía en Educación Matemática, “esta semana ha sido maravillosa, me encantó la carrera, mis compañeros tienen mucho que aportar. El campus La Castilla es un lugar muy acogedor, y me agrada, sé que pasaré mucho tiempo acá. La bienvenida fue muy buena, porque nos asignaron tutores inmediatamente y ellos se encargaron de mostrarnos la Universidad, lo cual se valora”, comentó.

Luciano Jungjohann, estudiante de Ingeniería de Ejecución en Computación e Informática comentó que la inducción fue una gran experiencia “sobre todo para poder conocer a mis compañeros y a quienes están en cursos superiores, así como tener una idea de lo que será la carrera, por tanto le da un plus distinto ese tipo de recibimiento, hace que sea más fácil todo, pues alguien que ya lleva tiempo en la universidad te puede orientar de mejor forma. El próximo año si se me da la posibilidad me encantaría poder yo también ser tutor y ayudar a los estudiantes nuevos del otro año”.

En tanto, Nayareth Muñoz de segundo año en Pedagogía en Educación General Básica,  quien es tutora por primera vez, expresó que su interés en participar fue porque “cuando llegué por primera vez a la Universidad, estaba muy perdida, pero lo primero que vi fue a los tutores. Ellos nos pusieron carteles para guiarnos y encontrar las salas, ya que era complejo con tantas. Ser tutor es lo mejor, se conoce a mucha gente, todos participan, y podemos ayudar y guiar a los nuevos compañeros. A ello se suma que tenemos el apoyo de nuestra carrera y nuestro Director de Escuela”.

Felipe Retamal, estudiante de último año de Ingeniería de Ejecución en Computación e Informática, quien también es tutor por primera vez, dijo que su motivación de participar nació porque él antes de entrar  a la UBB estuvo en otra universidad, “donde no había esa vinculación entre estudiantes superiores, profesores y demás compañeros,  lo pasé mal y al entrar a la UBB me di cuenta que era totalmente diferente, donde hay un acompañamiento constante y vinculación entre todos, lo que facilita mucho la adaptación a la vida universitaria, así que por eso quise aportar antes de egresar, como una forma de devolver el apoyo que a mí se me brindó”.