Seminario PIESDI abordó temática de inclusión en trastorno del espectro autista

“Educación Superior Inclusiva, estrategias académicas para generar un contexto de inclusión para estudiantes con Trastorno de Espectro Autista”, se denominó el seminario taller organizado por la Dirección de Desarrollo Estudiantil, a través del Programa de Inclusión Especialista en Discapacidad PIESDI de la Universidad del Bío-Bío.

La actividad, desarrollada en las sedes de Chillán y Concepción, tuvo como principal expositora a la académica del Departamento de Psicología de la Universidad de La Frontera, Mg. Arlett Krause Arriagada. El encuentro consideró la participación de docentes y de profesionales de programas como PIESDI, PACE, Programa de Tutores, entre otros.

Según explicó la coordinadora de PIESDI, Jacqueline Angulo Cuevas, el objetivo fue favorecer ambientes universitarios de mayor inclusión educativa, desde el análisis práctico de herramientas académicas para trabajar con estudiantes que presentan Trastorno del Espectro Autista.

“La Universidad de la Frontera y la Universidad del Bío-Bío integramos la Red Nacional de Educación Superior Inclusiva y la Red de Universidades Estatales por la Inclusión de Estudiantes en Situación de Discapacidad. En ese contexto se ha dado un trabajo colaborativo a través de la académica Arlett Krause, representante Institucional de la UFRO en temas de Inclusión, quien actualmente cursa estudios de doctorado en la Universidad de Salamanca. Precisamente, su investigación doctoral se refiere a perfiles de universitarios con autismo en Chile y comorbilidad de salud mental”, describió.

La académica Arlett Krause explicó que el taller consideró una parte teórica y un taller en que los propios académicos aplicaron lo aprendido a situaciones reales que observan en sus carreras.

La investigadora de la UFRO también sostuvo una reunión de trabajo con el equipo profesional de PIESDI, donde compartieron estrategias de abordaje de la discapacidad en contextos universitarios. “Es un desafío el trabajar transversalmente con los distintos programas universitarios porque, evidentemente, un programa de inclusión con especificidad en discapacidad no puede resolver todas las necesidades de un estudiante con discapacidad, ni tampoco puede abarcar todas las barreras de un contexto universitario”, advirtió.

En este sentido la Mg. Arlett Krause enfatizó la necesidad de trabajar con un modelo socio y psicoeducativo que permita instalar capacidades en las distintas unidades y en los distintos actores teniendo como foco al estudiante. “El estudiante tiene que lograr ser autónomo y asumir su proceso formativo como un universitario que será un adulto autónomo. Los programas tenemos que generar esas capacidades e instalarlas no sólo en los distintos actores de las universidades, sino que también en el propio estudiante”, enfatizó.

Arlett Krause advirtió que en general, en las universidades se tiende a pensar que el programa de inclusión y el equipo de profesionales que lo integran son los responsables exclusivos de responder a todas las necesidades de este ámbito, sin embargo, precisó, es la institución en su conjunto la que debe asumir un cambio actitudinal y de prácticas universitarias más inclusivas.

La Mg. Arlett Krause Arriagada impulsa la investigación sobre perfiles de universitarios con Autismo en Chile y comorbilidad de salud mental. En ese marco ha visitado distintas universidades dictando talleres e invitando a las casas de estudios a sumarse a la investigación, con el compromiso de devolver los resultados a cada universidad, las que dispondrán de una mejor caracterización de sus estudiantes TEA y comorbilidad de salud mental, para emprender acciones que permitan trabajar esta temática.