Estudiantes de Diseño Gráfico potencian sus talentos en bolsa de trabajo

Con el objetivo de aportar a la comunidad interna y externa de la Universidad del Bío-Bío con soluciones efectivas a problemas o iniciativas de comunicación visual-audiovisual, la Escuela de Diseño Gráfico de nuestra Universidad formó una bolsa de trabajo donde participan de manera comprometida los estudiantes de la carrera, quienes deben inscribirse previamente. La iniciativa, sin fines de lucro, se gestó en 2014 gracias a los académicos Jacqueline Santos Luarte y Ricardo Uribe Mardones, directores del proyecto, potenciando así el talento y esfuerzo de los jóvenes y sus respectivos docentes guías.

Si bien la bolsa de trabajo está dirigida a estudiantes de la Escuela, también pueden participar egresados y titulados. Asimismo, quienes participan son guiados por docentes part time como tutores y proveedores de servicios que requieran una mayor complejidad, siempre ayudando al crecimiento de los estudiantes paralelamente.

Hasta ahora quienes forman parte de la bolsa de trabajo han realizado importantes proyectos como Crea Región FOSIS “Vitrina de emprendimiento”, la marca de la Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia y de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos, entre otros. No obstante, reciben solicitudes para proyectos personales y académicos más específicos de igual manera, logrando un posicionamiento que sigue en alza.

La también directora de Escuela, Jacqueline Santos, destacó que la consultora busca que los jóvenes adquieran, además de una retribución monetaria por sus servicios, experiencias relevantes y que sepan lo que es formar un equipo de trabajo a nivel profesional con la responsabilidad que eso significa, así como también ser una respuesta al compromiso social que la Universidad del Bío-Bío tienen para con sus estudiantes, logrando además una vinculación con el medio bidireccional.

Experiencias de los alumnos

Los jóvenes agradecen la oportunidad de contar con un proyecto de estas características más allá de la mera formalidad. La estudiante de tercer año, Claudia Ojeda Delgado, comentó que forma parte de la bolsa de trabajo hace más de cinco meses, permitiéndole ampliar sus conocimientos, “conocer mis habilidades y fortalezas, logrando mayor seguridad y confianza en mis proyectos. He conocido la realidad laboral, la interacción con el cliente, cómo expresar mis ideas e interpretar las necesidades del proyecto que me solicitan, así como organizar mis tiempos y mis ideas, incrementando mi currículo y mi experiencia con los trabajos realizados”.

En la misma línea, la estudiante de quinto año, Marjorie Seguel, manifestó que una de las mayores preocupaciones que ha tenido durante sus estudios es el pensar qué hará cuando termine su carrera. Luego de estar en la bolsa de trabajo y “con la experiencia y vivencias en estos años, me ayudó a tener más confianza en mis trabajos y a estar más preparada para el mundo laboral”.

Asimismo, “este proyecto da una oportunidad enorme de conocimiento y a nivel económico a sus estudiantes, lo que debería ser aprovechada al máximo por éstos. Además, gracias a esto podemos dar a conocer en el medio la calidad de la Escuela y sus alumnos en el ámbito de diseño”, aseguró la también estudiante de quinto año de carrera, Paula Parra Romero.