Primer Seminario Birregional de Investigación de Pregrado UBB potenciará capital humano joven de Biobío y Ñuble

Postulaciones deben realizarse en el espacio virtual incubba.cl, sitio web que junto al seminario, buscan atraer, reunir y visibilizar a jóvenes universitarios de pregrado de las universidades de las regiones del Biobío y Ñuble, que aprecian y se dedican a la ciencia y la innovación, y que hoy se destacan en su formación científica. El seminario se realizará los días 6 y 7 de diciembre en el Aula Magna de la sede Chillán.

Visibilizar a los estudiantes de pregrado de instituciones académicas de educación superior de las regiones de Ñuble y del Biobío, dando a conocer sus productos científicos y sus redes, es el principal objetivo de INCUBBA UBB, espacio que convoca al 1er Seminario Birregional de Investigación de Pregrado de las universidades del Biobío y de Ñuble, y al 2° Encuentro de Investigación Social Científica de Estudiantes de Pregrado UBB 2018, en la categoría Junior Researcher.

INCUBBA fue creado y dirigido por la académica del Departamento de Comunicación Visual, Dra. Leda María Muñoz junto a un equipo de académicos y es patrocinado por las Vicerrectorías Académica y de Investigación y Postgrado de la Universidad del Bío-Bío, y junto a las facultades de Ciencias, Ciencias de la Salud y de los Alimentos, Ciencias Empresariales, y de Educación y Humanidades.

La Dra. Muñoz precisó que se busca dar a conocer el capital humano calificado disponible de las regiones de Biobío y Ñuble, así como dar cuenta de las áreas de conocimiento que cuentan con profesionales especializados, destacando sus productos científicos académicos y sus redes.

“INCUBBA es un espacio que combina un sitio web permanente y redes sociales asociadas, que se apoya en un evento anual que congrega a destacados estudiantes de pregrado de la región, seleccionados por un comité científico de alto nivel. Así se visibilizará en forma permanente a los jóvenes científicos que se hayan destacado en áreas disciplinares como Arquitectura y Construcción, Ciencias Naturales, Ciencias de la Salud, Ciencias Sociales, Diseño y Comunicación, Economía y Negocios, Educación, Ingeniería y Tecnología, y Tecnología Digital”, ilustró la académica.

De este modo, INCUBBA busca mostrar el recurso humano científico joven que actualmente demandan las regiones, muy especialmente, la nueva Región de Ñuble. “Creemos que formando, reteniendo, atrayendo y visibilizando el capital humano novel calificado, la Universidad del Bío-Bío evidenciará su misión territorial y su aporte a la descentralización, porque se ha planteado que traer y retener técnicos, profesionales y postgraduados a comunas y regiones deficitarias es la solución para reducir la fuga de talentos y los beneficiarios privilegiados serían los estudiantes destacados de pregrado, considerados el principal semillero de talentos”, aseveró la Dra. Leda María Muñoz.

La académica enfatizó que INCUBBA busca promover una alfabetización científica, desarrollando, reforzando y potenciando capacidades científicas por una cultura y vocación científica de los más jóvenes, como una oportunidad estratégica de identidad territorial y universitaria.

Más información en www.incubba.cl




Investigador UBB integra consejo editorial de revista científica de Estados Unidos “Journal of Food Science”

El académico del Departamento de Ingeniería en Alimentos, Dr. Guillermo Petzold Maldonado, fue invitado a integrar el consejo editorial del “Journal of Food Science” del Institute of Food Technologists (IFT), en reconocimiento a su labor investigativa.

La prestigiosa revista “Journal of Food Science” publica artículos científicos revisados por pares que cubren todos los aspectos de la ciencia de los alimentos, incluida la seguridad alimentaria y la nutrición. Actualmente posee un factor de impacto de 2.018 según el Thomson Reuters Journal Citation Reports, es editada por John Wiley & Sons y es una de las revistas asociadas al Institute of Food Technologists (IFT) de EEUU.

El Dr. Petzold precisa que la invitación es para formar parte del consejo editorial de la sección “Food Engineering, Materials Science and Nanotechnology” de la revista “Journal of Food Science”, lo cual es un honor e importante reconocimiento a la actividad investigativa realizada en temáticas de ciencia e ingeniería en alimentos en el Departamento de Ingeniería en Alimentos de la Facultad de Ciencias de la Salud y de los Alimentos de la Universidad del Bío-Bío.

Entre las labores a realizar como miembro del consejo editorial se puede mencionar: contribuir con manuscritos a la revista, revisar manuscritos y asesorar al Editor Científico sobre las formas de mejorar la calidad de la revista para beneficio de autores y lectores.

El Dr. Petzold en su actividad investigativa ha publicado en diversas revistas científicas de la especialidad; ha participado en proyectos de investigación externos como responsable y colaborador; igualmente forma parte del comité editorial de la revista científica “Food Research International” y en el último tiempo ha logrado estrechos lazos de colaboración académica internacional con el Tecnológico Nacional de México y la University of Illinois at Urbana-Champaign en EEUU.




Dra. María Emilia Tijoux dio cuenta de las nuevas inmigraciones y la discriminación racial en Chile en conferencia UBB

“Las nuevas inmigraciones y la discriminación racial en Chile” tuvo por título la conferencia brindada por la Dra. María Emilia Tijoux, académica del Departamento de Sociología de la Universidad de Chile, en el marco de la clase inaugural del año académico del Departamento de Ciencias Sociales. La actividad contó con el patrocinio de la Escuela de Trabajo Social y del Grupo de Investigación en Género, Ciudadanía y Equidad (GECIEQ).

La Dra. Tijoux es Master en Ciencias Sociales Aplicadas de la Universidad Paris XII, Francia y Doctora en Sociología por la Universidad de Paris VIII, Francia. Actualmente es coordinadora del Núcleo de Sociología del Cuerpo de la Universidad de Chile.

En la oportunidad, el director del Departamento de Ciencias Sociales, Bruno Bivort Urrutia, destacó que desde las Ciencias Sociales se debe contribuir a erradicar cualquier forma de violencia o discriminación que atente contra los derechos e integridad de las personas. Por ello, la actividad tuvo por finalidad invitar a la reflexión sobre esta realidad y sumar herramientas teóricas para poder actuar, educar e investigar.

“Como universidad pública y estatal debemos privilegiar el análisis de aquellos temas que en la actualidad están afectando a muchas personas, especialmente cuando se trata de quienes se han visto forzados a salir de sus países de origen y han visto en Chile la oportunidad de comenzar una vida con más oportunidades. Durante muchos años fueron chilenos quienes debieron salir del país, al ser vulnerados sus derechos básicos y encontrarse en riesgo sus vidas. Hoy no podemos permanecer indiferentes frente a la violencia de cualquier tipo o la discriminación hacia los inmigrantes. Debemos contribuir a que no se naturalicen prácticas que no se condicen con el respeto a la dignidad de las personas”, recalcó.

La académica María Emilia Tijoux manifestó que el flujo migratorio hacia Chile, registrado con mayor notoriedad durante la última década, ha permitido evidenciar prácticas y creencias sociales como el racismo y el clasismo orientado hacia los inmigrantes, particularmente a los de piel negra y en situación de pobreza o vulnerabilidad, cuyo caso más patente se refleja en la población originaria de Haití.

“La inmigración no es un problema; el racismo es un problema. Si bien, la raza como tal no existe, el racismo como práctica social lamentablemente sí existe y en Chile se ha estado evidenciando cada vez con mayor fuerza”, ilustró la Dra. Tijoux.

Al mismo tiempo, la mayor notoriedad de flujos migrantes hacia el país ha sido una oportunidad para confirmar la existencia de creencias arraigadas como el hecho que la mayoría de los chilenos suelen asimilarse a la idea de población blanca y europea, debido a que en el proceso de formación del Estado-Nación iniciado en el siglo XIX, los ideales de orden, civilización y progreso provenían justamente del viejo mundo. Por esta razón, entre otras, la sociedad chilena negó durante décadas su componente indio, negro y mestizo, ilustró la Dra. Tijoux.

Lo anterior fue confirmado por la investigación realizada durante 2017 por el Centro de Estudio de la Opinión Ciudadana de la Universidad de Talca denominado “Estudio, prejuicio y discriminación racial en Chile”, que vino a confirmar que los chilenos se perciben más blancos que sus vecinos, y también más inteligentes. El Instituto Nacional de Derechos Humanos, en su memoria anual de 2017, dio cuenta de estas mismas percepciones.

La relativa estabilidad política y el crecimiento económico han hecho de Chile un lugar relevante para muchas comunidades de países afectados por la violencia, la extrema pobreza, la inestabilidad económica y política. Esto explicaría la mayor afluencia de inmigrantes a ojos de las autoridades chilenas y de la propia población.

Sin embargo, los últimos datos del Censo 2017 arrojaron que la población migrante en el país asciende a 746 mil 464 personas, es decir sólo un 4,3% de la población nacional, muy por debajo del promedio de América Latina y del mundo, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

La Dra. María Emilia Tijoux se mostró igualmente crítica frente a la nueva Ley de Migración, a la que definió como racista, clasista y castigadora, porque busca prioritariamente las posibilidades económicas útiles a la población chilena. Reconoce que ese argumento podría parecer válido, pero advierte que también se deberían considerar las condiciones humanas de dignidad y de derecho de los propios inmigrantes.

Al abordar estos procesos desde la investigación, según ilustró la Dra. Tijoux, es fundamental considerar un trabajo interdisciplinar.

“Es necesario analizar distintas teorías, epistemologías, metodologías… Hay que interseccionar por distintas categorías como raza, clase, género, sexo y ver cómo operan, cual primero y cual después. Se deberían considerar muchos elementos culturales que constituyen lo que está ocurriendo, por lo que es muy difícil trabajar solos o aisladamente en esto. Hay que trabajar con psicoanalista, con un artista, un profesor de artes plásticas, un profesor básico, hay que entenderlo con el tío del quiosco del colegio, hay que trabajar interdisciplinarmente y también con personas de distintos oficios que han podido ver lo que ocurre. Estoy convencida que así se puede. Nosotros hemos hecho algunas cosas así y han tenido muy buenos resultados porque de lo contrario nos quedamos convencidos que la disciplina que yo tengo es la que va a dar respuesta a algunas cosas y en realidad da respuestas incompletas y a veces equivocadas”, reflexionó la investigadora.

Consultada sobre lo que debería hacer la comunidad chilena en general para asumir y comprender estos fenómenos y desterrar prejuicios, la Dra. Tijoux fue clara en precisar que las personas deben necesariamente apostar por formarse culturalmente.

“Hay que leer más, poesía, literatura, son muchas las cosas que uno tendría que hacer para comprender la vida. A los chilenos nos queda viajar por dentro y por fuera del país. Hay que viajar por Chile, meterse por el norte y por el sur; viajar no como turista sino como chileno que viaja para conocer a su país y a la gente, ver cómo viven en el Elqui, en el norte, en el sur y preguntarle a la gente de dónde vienen, darse cuenta que tienen una historia maravillosa, y también viajar al exterior… Viajando a uno le pasan muchas cosas, por ejemplo, uno puede ser maltratado y humillado por ser chileno en un montón de lados, y creo que cuando eso ocurre se comprende mejor lo que uno le hace a los demás”, manifestó la expositora.




Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia UBB hizo entrega de diplomas de título en emotiva ceremonia

El Premio Universidad del Bío-Bío, máxima distinción académica del nivel de pregrado, recayó en Alejandra Albornoz Parada. En tanto, el Premio Desarrollo Estudiantil, fue para Camila San Martín Morales. Promoción estuvo compuesta por 29 jóvenes que asumen el desafío de contribuir al proceso formativo de niños y niñas entre cero y 6 años, etapa clave en la estimulación y desarrollo de habilidades y capacidades cognitivas.

El acto de titulación se realizó en el Aula Magna del Campus Fernando May y fue presidido por el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes; junto con la participación de la directora de la Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia, Carmen Mena Bastías; el secretario académico Carlos Ossa Cornejo; el subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel; académicas de la carrera y familiares de las egresadas.

En la ocasión el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, valoró la importancia que reviste para las jóvenes y sus familias el alcanzar un título profesional, más aún cuando se trata de la primera generación familiar que accede a la educación superior, característica común de los estudiantes de la UBB. “Ustedes han confiado plenamente en el proceso de formación que la Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia, una de las más antiguas de nuestra Universidad, ha entregado a través de sus académicas. No nos cabe la menor duda que las nuevas egresadas sabrán desempeñarse profesionalmente, como así los hecho múltiples generaciones”, expresó el decano.

A su vez, la directora de la Escuela de Pedagogía en Educación Parvularia, Carmen Mena Bastías, expresó que para el equipo de académicas de la Escuela constituye un honor titular al nuevo grupo de educadoras, las que estimó, sabrán llevar con orgullo el título profesional que reconoce la auténtica idoneidad para trabajar con la primera infancia, etapa fundamental del desarrollo.

Asimismo, la directora Mena Bastías destacó que las jóvenes deberán asumir una serie de desafíos tales como la educación inclusiva y diversidad, interculturalidad, enfoque de género, formación ciudadana, desarrollo sostenible, autocuidado, respeto y valoración por la diversidad social, resolución pacífica de conflictos, solidaridad, ciudadanía, entre otros.

“En relación con estos desafíos emergen los principios y valores que inspiran los nuevos referentes curriculares en Educación Parvularia, que se basan en la convicción fundamental que los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos, y que la perfectibilidad inherente a la naturaleza humana, se despliega en el proceso de autoafirmación personal y en la búsqueda permanente de la trascendencia, todo ello junto a la libertad de cada individuo, persona y sujeto de derecho, y que es intrínseca la capacidad de razonar, discernir, valorar y actuar en forma responsable”, reafirmó la directora de escuela.

En línea con lo anterior, la académica Carmen Mena sostuvo que el enfoque de derechos, como eje del concepto de niño y niña, asociado a la Educación Parvularia, asegura la protección y el cuidado necesario para su bienestar e interés superior. “Como sujetos de derecho se asegura a niños y niñas una vida plena, como protagonistas en los contextos en que se desenvuelven. Por otra parte, el concepto de inclusión y de la práctica de educación inclusiva, constituye una orientación valórica central de este nivel. El valor de la inclusión se expresa en la apertura, acogida y respuesta a la diversidad de todos los niños y niñas. La educación garantizada como un derecho fundamental debe ser inclusiva y se encuentra en la base de una sociedad más justa que valora a todas y todos por igual”, expresó.

La directora Carmen Mena Bastías reconoció que la sociedad chilena ha venido cambiando sostenidamente durante el último cuarto de siglo, y consecuentemente con ello, la educación debe responder en forma dinámica a estos nuevos escenarios, y también preparar a las nuevas generaciones para una participación plena acorde a sus potencialidades y características.

“Asimismo, la familia constituye el núcleo central básico, en el cual la niña y el niño, encuentran sus significados más personales. En ella establecen los primeros y más importantes vínculos afectivos, incorporan los valores, pautas y hábitos de su grupo social y cultural; desarrollan sus primeros aprendizajes y realizan sus primeras actuaciones como integrantes activos de la sociedad”, aseveró.

Carmen Mena Bastías señaló que corresponde a la Educación Parvularia, que acoge a las niñas y niños, compartir precisamente con la familia la labor educativa, complementando y ampliando las experiencias de aprendizaje y desarrollo integral que se le ofrecen. “Por ello es fundamental que se establezcan perspectivas y líneas de trabajo en común, que potencien el esfuerzo educativo de unas y otras en favor de nuestras niñas y niños”, comentó.

La toma del juramento profesional, característico de los egresados y egresadas de las carreras de Pedagogía de la Universidad del Bío-Bío, fue dirigida por el secretario académico de la Facultad de Educación y Humanidades, Carlos Ossa Cornejo.

En la oportunidad, también se hizo entrega de reconocimientos institucionales a las alumnas que destacaron durante su paso por la Universidad.

El Premio Universidad del Bío-Bío, máxima distinción académica del nivel de pregrado, recayó en Alejandra Albornoz Parada, quien recibió el galardón de manos del decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca.

En tanto, el Premio Desarrollo Estudiantil, que reconoce el desarrollo integral del estudiante, fue para Camila San Martín Morales. El subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel hizo entrega de la distinción.

El discurso de despedida en representación de la promoción fue brindado por Alejandra Albornoz Parada, quien reconoció la importancia de los años formativos en la UBB.

La ceremonia solemne fue amenizada por el Ballet Folclórico Municipal de Chillán.




Escuela de Pedagogía en Castellano y Comunicación aporta 28 nuevos profesionales de la educación al país

El Premio Universidad del Bío-Bío recayó en la egresada Daniela Solange Troncoso Sepúlveda. En tanto, el Premio Desarrollo Estudiantil fue para Leslie Nicole Valenzuela Castillo.

La ceremonia de titulación se desarrolló en el Aula Magna del Campus Fernando May y fue presidida por el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, junto con la participación del secretario académico Carlos Ossa Cornejo; la directora del Departamento de Artes y Letras, Rosa Díaz Chavarría; la directora de la Escuela de Pedagogía en Castellano y Comunicación, Alejandra Hernández Medina; el subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel; la presidenta del Centro de Titulados de la Carrera de Pedagogía en Castellano y Comunicación, Adela Villagra López; la presidenta del Centro de Estudiantes la Carrera, Silvana Espinosa Valenzuela; académicos, familiares y estudiantes.

La directora de la Escuela de Pedagogía en Castellano y Comunicación, Dra. Alejandra Hernández Medina, al iniciar su mensaje de despedida a la promoción de profesionales, dio lectura a una reflexión de la poetisa y maestra, Gabriela Mistral, que refleja el profundo sentido de educar: “Quien ha hecho clase lo sabe; sabe que la hermosura es el aliado más leal de la virtud y que el maestro más reacio a la poesía, se le hace pura poesía la clase, cuando explica con altura. Le pedagogía tiene su ápice, como toda ciencia, en la belleza perfecta. Esta, la escuela, es por sobre todo el reino de la belleza, el reino de la poesía insigne; hasta el que no cree cantar, aquí está cantando sin saberlo”.

La académica Hernández Medina aseveró que la Universidad del Bío-Bío, como institución de naturaleza pública y estatal, tiene como propósito fundamental aportar a la sociedad con la formación de personas integrales a través de una educación superior de excelencia. “Inserta en este marco, la carrera de Pedagogía en Castellano y Comunicación, que en sus 46 años de vida, ha sido acreditada en varias oportunidades, la última el año 2016 por un periodo de 5 años, tiene como misión formar no solamente profesionales competentes en el desempeño pedagógico y profesional, sino que además desarrollar en ellos un alto sentido humanista, social e integral, que les permita enfrentar los distintos desafíos que impone la sociedad actual”, precisó.

En concordancia con ello, la directora de escuela manifestó que los egresados de la carrera de Pedagogía en Castellano y Comunicación cumplen con dicho perfil profesional. “Estamos seguros que hemos formado personas integrales, que en sus respectivos centros laborales actuarán comprometidos con las funciones propias del quehacer docente, con el desarrollo científico tecnológico, y los rasgos identitarios y las problemáticas del mundo de hoy. Como formadores serán capaces de adoptar actitudes dialogantes, de modo que en palabras de Paulo Freire sabrán que el educador, ya no es solo el que educa, sino que es aquel que en tanto que educa, es educado a través del diálogo con el educando, quien al ser educado también educa”, valoró.

La Dra. Hernández Medina recalcó a los nuevos profesores y profesoras que la Universidad les anima a emprender con entusiasmo e ilusión el camino que su vocación les ha señalado. “Las puertas de la Universidad del Bío-Bío estarán siempre abiertas para ustedes”, aseveró.

Tras el discurso de la directora de Escuela, se procedió a la entrega de los respectivos diplomas de título profesional.

Luego, el tradicional juramente de los nuevos profesionales de la Educación fue dirigido por el secretario académico de la Facultad, Carlos Ossa Cornejo.

La ceremonia también fue el marco de entrega de distinciones institucionales con el propósito de relevar aquellas trayectorias estudiantiles más destacadas.

El Premio Universidad del Bío-Bío, la mayor distinción del nivel de pregrado, fue otorgado a Daniela Solange Troncoso Sepúlveda, quien recibió el galardón de manos del decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca.

A su vez, el Premio Desarrollo Estudiantil se otorgó a Leslie Nicole Valenzuela Castillo. El subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel, hizo entrega del reconocimiento.

Finalmente, la egresada Daniela Troncoso Sepúlveda, brindó el discurso de despedida en representación de los nuevos profesores de Castellano y Comunicación.

La ceremonia fue amenizada por la interpretación en guitarra clásica a cargo de Francisco Anabalón Suazo.




Investigadores en Educación UBB exponen en Madrid sobre “Liderazgo Efectivo en Chile: Análisis de Experiencias Exitosas en el Contexto Rural”

La académica del Departamento de Artes y Letras, Doctora en Educación Roxana Balbontín Alvarado, y el profesional del ADPT Cristian Rivas Morales, Magíster en Educación, realizaron una exitosa presentación en el II Congreso Internacional de Liderazgo y Mejora de la Educación: Democracia y Liderazgo distribuido en Educación, que se llevó a cabo en la en la Facultad de Formación de Profesorado y Educación de la Universidad Autónoma de Madrid.

La ponencia presentada se tituló “Liderazgo Efectivo en Chile: Análisis de Experiencias Exitosas en el Contexto Rural” , la que forma parte de una investigación en la que se llevaron a cabo estudios de caso de líderes escolares en el contexto del Proyecto de Liderazgo Internacional ISSPP (International Successful School Principalship Project), coordinado por el destacado investigador inglés Christopher Day, con quien la Dra. Roxana Balbontín trabajara en la Universidad de Nottingham, Inglaterra, hace algunos años.

Particularmente, en esta ocasión se reportó el estudio desarrollado en el Liceo Polivalente San Nicolás, de la comuna ñublensina, que ha sido identificado como uno de los establecimientos más destacados de Chile. La Dra. Balbontín, ya había investigado dicho establecimiento durante el año 2015, en el contexto del estudio Fondecyt 1150596 “Aprendizaje Profesional Docente Colaborativo en Contextos Escolares: Oportunidades y Limitaciones”, a cargo de la destacada investigadora en educación chilena Dra. Beatrice Avalos, en el cual trabajó como co-investigadora a cargo de los estudios de caso en Ñuble. En dicha investigación el foco fue el aprendizaje y la colaboración entre docentes.

En esta particular ocasión, Roxana Balbontín ha trabajado en forma colaborativa con el docente Cristián Rivas, experto en procesos curriculares y profesional del ADTP de la Universidad del Bío-Bío. El foco de la investigación es el liderazgo del director del establecimiento, quien ha demostrado una trayectoria sostenida de mejoramiento desde que asume la dirección de dicha institución.

La ponencia reportó los resultados generales de la investigación desde la mirada de diversos actores educativos, quienes concordaron en que el líder del establecimiento se caracteriza por contar con un ambicioso y exigente proyecto educativo con foco en resultados; demuestra un gran compromiso con su labor y parece ser el principal catalizador del éxito; se involucra en todos los procesos del establecimiento, desde aspectos curriculares y de enseñanza-aprendizaje hasta la formación integral y bienestar de sus alumnos; promueve el trabajo colaborativo e interdisciplinario; ha instaurado una estructura organizacional distribuyendo responsabilidades de manera efectiva; su gestión es altamente estratégica en términos de apalancamiento de recursos y participación en proyectos e iniciativas que se traducen en acciones de mejora escolar; posee altas expectativas del staff de profesores y de los estudiantes del establecimiento. En suma, su liderazgo combina los aspectos pedagógicos y transformacionales, ya que se centra en la mejora de los resultados académicos y pone especial énfasis en transformar la cultura escolar, con miras a la generación de oportunidades para la movilidad social.




Escuela de Pedagogía en Educación Matemática vivenció emotiva ceremonia de titulación de 28 nuevos profesionales

La promoción compuesta por 28 nuevos docentes de la especialidad, destaca por una sólida formación en metodologías de la enseñanza y en aprendizaje, nutrida de las ciencias didácticas y pedagógicas. El Premio Universidad del Bío-Bío, máximo galardón del nivel de formación de pregrado, recayó en Katherine Ormeño Bastías.

La ceremonia se realizó en el Aula Magna del Campus Fernando May y fue presidida por el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes; el director de la Escuela de Pedagogía en Educación Matemática, Rodrigo Panes Chavarría; el director del Departamento de Ciencias de la Educación, Miguel Friz Carrillo; la directora del Departamento de Artes y Letras, Rosa Díaz Chavarría; el subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel; además de familiares de los nuevos profesionales.

El decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca, expresó a las nuevas y nuevos profesionales, que los profesores de Pedagogía en Educación Matemática son portadores de una responsabilidad mayor, en atención a la relevancia que tiene la Matemática en el mundo de hoy. “Los resultados de las pruebas de estándares nacionales e internacionales nos demuestran las dificultades que tienen los niños y jóvenes en general, en el aprendizaje de la matemática. Pues bien, ahí está el desafío. No solo deberán ejercer la profesión de maestros sino que bajo un desafío mayor, porque la Matemática implica el desarrollo del pensamiento lógico, ese pensamiento que es necesario en la formación de toda persona”, aseveró el decano.

El director de la Escuela de Pedagogía en Educación Matemática, Rodrigo Panes Chavarría, destacó la centralidad de la educación matemática durante el desarrollo de la humanidad, precisando que no ha habido cultura o momento histórico que no haya considerado esta formación como un elemento propio y necesario para representar y resolver, expresar y crear.

Panes Chavarría conminó a los nuevos profesionales a trabajar con el afán de potenciar las aptitudes, orientando los procesos de aprendizaje y atendiendo las dificultades. “Es una tarea compleja ya que generalmente las matemáticas son consideradas como algo difícil, frío, abstracto y teórico, si bien, también se consideran importantes. Aunque la mayoría de las aplicaciones de las matemáticas se pueden ver o necesitar en la vida social y profesional, la gente ha optado por dejarlas al margen de su vida cotidiana”, advirtió.

El director de Escuela comentó que para revertir esta percepción sobre la disciplina, es necesario humanizar la enseñanza de las matemáticas. “Les animo a que asuman una tarea apasionante: la de buscar respuestas educativas a este problema. Una posible solución es hacer currículos culturalmente pertinentes, partiendo de lo que nuestros estudiantes traen de sus hogares y de su medio social inmediato. La familiaridad de estos saberes les facilitará el desarrollo de la más importante de las competencias matemáticas: la de comunicar lo aprendido”, ilustró.

El académico Rodrigo Panes Chavarría también recordó a los nuevos profesores y profesoras que además de los conocimientos teóricos que puedan aportar, las personas también esperan el beneficio de sus actuaciones. “Si la mayoría de las personas comprenden mal las matemáticas, es necesario que nuestro sistema educativo corrija ese desequilibrio, y para ello ustedes deben promover y desarrollar una educación matemática más humanizadora y que promueva por sobre todas las cosas la libertad del pensamiento”, reflexionó.

En tanto, la toma del juramento profesional fue dirigida por el director del Departamento de Ciencias de la Educación, Miguel Friz Carrillo.

Durante la ceremonia se hizo entrega de reconocimientos institucionales, tendientes a distinguir a los estudiantes más sobresalientes de la promoción.

El Premio Universidad del Bío-Bío, máximo galardón del nivel de formación de pregrado, recayó en Katherine Ormeño Bastías. La profesional recibió la distinción de manos del decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca.

El Premio Desarrollo Estudiantil, galardón que reconoce al o la estudiante que durante su paso por la Universidad da cuenta de un genuino compromiso con su desarrollo disciplinar y personal, con pensamiento crítico, actitud resiliente, conciencia social y responsabilidad valórica, fue para Yamil Sagurie Sagurie. El galardón fue entregado por el subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel.

La ceremonia de titulación fue amenizada por el músico saxofonista Diego Soto Pardo.




Pedagogía en Ciencias Naturales UBB entregó diplomas de título a 19 nuevos profesionales de la educación

El Premio Universidad del Bío-Bío, la máxima distinción académica del nivel de pregrado, recayó en Catalina Muñoz Vásquez. A su vez, el Premio Dirección de Desarrollo Estudiantil fue para Daniela Martín Balmaceda y Joselyn Salinas Jara.

La ceremonia, realizada en el Aula Magna del Campus Fernando May, fue presidida por la prorrectora de la Universidad del Bío-Bío, Gloria Gómez Vera, junto con el decano de la Facultad de Educación y Humanidades, Marco Aurelio Reyes Coca; el director de la Escuela de Pedagogía en Ciencias Naturales mención Biología, Física o Química, Patricio Chandía Peña; el jefe del Departamento de Pregrado de la sede, Álvaro González Concha; el director del Departamento de Ciencias de la Educación, Miguel Friz Carrillo; el subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel; académicos y familiares de los nuevos profesionales.

El decano Marco Aurelio Reyes destacó que la ceremonia de titulación es un momento sublime de alto significado para la Universidad, así como para los nuevos y nuevas profesionales, académicos de la carrera, y ciertamente para los padres y familiares de los nuevos docentes. “Sabemos la satisfacción que representa para las familias ver a sus hijas e hijos egresar de la Universidad con un título profesional. En nuestra clase media, generalmente decimos que la mayor herencia que podemos dejarle a nuestros hijos es un título, y vaya que es importante, porque el título les permite tener mayores posibilidades de desarrollo en la vida. A ustedes van nuestros mayores reconocimientos”, manifestó.

El decano también se refirió al simbolismo que representó durante la ceremonia, la presencia de la primera directora de Escuela de la carrera, la prorrectora Gloria Gómez Vera, así como la última directora, previo al nombramiento del docente Patricio Chandía Peña, académica Rosario Heredia Sacio.

El decano Reyes Coca enfatizó que la Universidad del Bío-Bío, en su calidad de institución estatal y pública, se propone formar con excelencia a los profesionales que el país requiere, prescindiendo de cualquier otra motivación. Nuestra Universidad cumple la misión del Estado, así como hoy cumple con otorgar el derecho de gratuidad a nuestras y nuestros estudiantes. Por eso es que decimos que hoy es un día de alegría, un momento en que podemos decir misión cumplida”, manifestó.

Asimismo, llamó a las nuevas y nuevos profesionales a enfrentar la tarea educativa con entusiasmo, puesto que el mundo de la educación superior así como la sociedad en general, vive tiempos de cambios profundos que se ven reflejados necesariamente en el aula.

En la oportunidad, la entrega de diplomas de título profesional fue dirigida por el director de la Escuela de Pedagogía en Ciencias Naturales, Patricio Chandía Peña, junto con los académicos York Schröder, Juan Carlos Marín Contreras y Hernán Ahumada Gutiérrez.

La toma de juramento profesional fue realizada por el director del Departamento de Ciencias de la Educación, Miguel Friz Carrillo.

Como es habitual, se hizo entrega de las distinciones institucionales a los estudiantes más destacados durante su paso por la Universidad. El Premio Universidad del Bío-Bío, la máxima distinción académica del nivel de pregrado, recayó en Catalina Muñoz Vásquez. La prorrectora de la Universidad, Gloria Gómez Vera y el decano Marco Aurelio Reyes Coca formalizaron la entrega de dicho premio.

En tanto, el Premio Desarrollo Estudiantil fue otorgado a las egresadas Daniela Martín Balmaceda y Joselyn Salinas Jara. Correspondió al subdirector de Desarrollo Estudiantil, Jorge Sánchez Villarroel hacer entrega del galardón.

Representando a la generación de nuevos profesionales, Diego González Muñoz compartió un discurso de agradecimiento y despedida, dando cuenta de los años de formación, experiencias comunes y vivencias más relevantes.




Académicas UBB apuestan por acercar la Informática a niñas y jóvenes de la Región de Ñuble

Motivar a las niñas y jóvenes de Ñuble para que conozcan la Informática, despejen mitos, aprehensiones y la incorporen como un área de posible desarrollo vocacional, es uno de los principales objetivos del proyecto de Extensión Relevante denominado “Acercando la Informática a niñas y jóvenes de la Región de Ñuble”. La iniciativa es dirigida por la académica del Departamento de Ciencias de la Computación y Tecnología de la Información, Dra. María Angélica Caro Gutiérrez, junto a la dirección alterna de la académica Marcela Pinto Fernández.

La Dra. María Angélica Caro explicó que durante los últimos 6 años, incluyendo este 2018, se han matriculado 58 mujeres en las carreras del área Informática de la Universidad del Bío-Bío, lo que equivale a un 11%. Es más, en el último proceso de selección ingresaron 5 mujeres, lo que corresponde al 8%.  Esta realidad da cuenta de un fenómeno que se replica a nivel nacional e incluso mundial. Por razones de género, estereotipos y/o prejuicios, esta disciplina es asumida como propia de los hombres, tal como ocurre con otras carreras de las áreas de las ciencias y la matemática.

“Estas cifras son muy bajas y se vienen dando hace muchos años. Creemos que eso se debe revertir, porque el talento se reparte en forma homogénea y no hay áreas del conocimiento privativas de hombres o mujeres”, aseveró la académica UBB.

La Dra. Caro Gutiérrez comentó que esta inquietud se viene incubando desde hace un tiempo entre académicas del área. Fue así como el año 2017 dieron forma a la agrupación Mujeres en Informática de la UBB.

“De manera informal comenzamos a desarrollar talleres de programación empleando un lenguaje sencillo de trabajar, como es Scratch, que permite crear programas mediante el uso de bloques. Eso facilita bastante su comprensión y además hay bastante material que permite que las niñas aprendan a programar jugando o tengan nociones básicas de lo que significa la programación. Fue así como logramos realizar algunos talleres en el Colegio Concepción de San Carlos y en la Escuela Glorias Navales de Ninhue”, ilustró.

Esa fue una primera experiencia que este año se ha logrado replicar de manera más sistemática y con mayores recursos. “Nuestro objetivo es acercarnos a las niñas pequeñas porque hemos detectado que ellas son más receptivas a repensar el rol que actualmente pueden desempeñar. Usualmente se orientaba a las mujeres para que optaran por carreras de servicio, cuando en realidad pueden optar a la carrera que más les interese. Creemos que mostrarles esta área a las niñas y jóvenes también permite mostrar un abanico de posibilidades más amplio”, argumentó la Dra. Caro Gutiérrez.

La investigadora UBB también es consciente que existen algunos estereotipos y prejuicios respecto de quienes trabajan en carreras de Informática, y por ello la estrategia contempla que los talleres sean brindados por estudiantes mujeres de pre y postgrado, así como por mujeres profesionales que ya tienen experiencia en el campo laboral. La idea es que las niñas y jóvenes puedan verse reflejadas e interesadas en descubrir una disciplina que otorga amplias posibilidades de desarrollo profesional.

“Este año comenzamos con talleres durante el primer semestre. Retomamos nuestros contactos y volvimos a realizar talleres en la Escuela Glorias Navales de Ninhue y con el Colegio Concepción de San Carlos. Este segundo semestre tenemos talleres con el Colegio de la Purísima Concepción, Colegio San Vicente, Liceo Técnico Puente Ñuble, establecimientos de Coihueco, entre otros. Queremos que esto despierte la inquietud no sólo en las niñas sino también en los mismos colegios y escuelas para que ellos den continuidad a este trabajo”, manifestó la Dra. Caro.

Los talleres se realizan en los propios colegios o bien en los Laboratorios Centrales del Campus Fernando May, según lo estimen los establecimientos educacionales de acuerdo a sus capacidades físicas y tecnológicas.

Según explicó la Dra. María Angélica Caro, hacia el final del taller las niñas y jóvenes serán capaces de realizar un programa, desarrollar una aplicación, un juego o una animación, por mencionar ejemplos, de manera que vean el fruto de su trabajo.

“En principio las participantes se muestran algo tímidas, pero luego se dan cuenta que las tareas propuestas son abordables. Advertimos que se sienten a gusto haciendo estas actividades pero también detectamos ciertas inhibiciones cuando se trata de realizar este tipo de trabajo junto a los chicos. Nos llamó mucho la atención que un colegio en que desarrollamos un taller el año pasado implementó un programa abierto de programación pero no se inscribió ninguna niña. Somos conscientes que el cambio no se logra con una sola iniciativa sino que se debe seguir trabajando. Lo ideal sería que los propios colegios buscarán propiciar la equidad en cuanto al número de chicas y chicos por taller”, reflexionó la académica UBB.

La Dra. Caro Gutiérrez aseguró que mediante el proyecto de Extensión Relevante también se pretende que las mujeres se incorporen al uso de Tecnologías de Información y Comunicación (TICs), lo que les permitirá desenvolverse adecuadamente en la nueva sociedad digital. “Es un hecho que la familiarización con la tecnología y las ciencias de la computación aporta a reducir la desigualdad socio-económica pues las sociedades modernas privilegian el conocimiento por sobre el trabajo basado en la fuerza bruta”, describió la investigadora.

Y en concordancia con lo anterior, la Dra. María Angélica Caro recalcó que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) desde el año 2010 reconoce la necesidad de facilitar la incorporación de la mujer a las nuevas tecnologías puesto que las TICs son herramientas de desarrollo económico e inclusión social para las mujeres de la región.

“Chile, en su agenda digital, manifiesta que es fundamental la participación de hombres y mujeres en la nueva economía digital, por ello trabaja en el diseño de una política de igualdad de género en el ambiente digital, contempla mecanismos de promoción y medición de la participación en las dimensiones de acceso y uso de las TICs, capacitación, empoderamiento y educación en competencias digitales”, aseveró la Dra. Caro.

El proyecto de Extensión considera el levantamiento de información por medio de la aplicación de un instrumento a las niñas y jóvenes que accedan a los talleres. Se busca, de este modo, registrar las percepciones de las participantes en dos momentos clave: antes de participar en los cursos, y una vez que ya concluyeron la experiencia.

El equipo de trabajo, además de las académicas María Angélica Caro Gutiérrez y Marcela Pinto Fernández, también está conformado por Soledad Martínez Labrín del Departamento de Ciencias Sociales; María Antonieta Soto Chico y Marlene Muñoz Sepúlveda del Departamento de Ciencias de la Computación y Tecnología de la Información; Soledad Quezada Cáceres del Departamento de Arte y Tecnologías del Diseño; las profesionales Magdalena Díaz Riffo, Karina Leiva Parra, Margarita Quiroz Carreño, y estudiantes de pre y postgrado de la UBB.




Estudiante del Magíster en Ciencias Biológicas UBB “promesa de la herpetología” expondrá en simposio nacional de la especialidad

La estudiante de segundo año del Programa de Magíster en Ciencias Biológicas, Valentina Rojas Vásquez, que también integra el Grupo de Investigación en Cambio Global UBB, fue invitada a exponer en calidad de “Promesa de la Herpetología” en el Simposio de Historia Natural y Conservación de Herpetozoos de Chile.

El Simposio es organizado por la Agrupación de Estudiantes para la Flora y Fauna Silvestre (ADEFAS) en conjunto con Revista Trile y Aves de Piedra, el patrocinio de la Universidad Santo Tomás y la Asociación Red Chilena de Herpetología, y la colaboración del Ministerio del Medio Ambiente (MMA).

La directora del programa de Magíster, Dra. Marcela Vidal Maldonado, precisó que la Red Chilena de Herpetología agrupa a especialistas de diversas disciplinas del área de las Ciencias Biológicas, dedicados al estudio de diferentes tópicos relacionados con los anfibios y reptiles que habitan en Chile. “La RECH es el punto de encuentro de quienes se interesan por el estudio de este grupo de animales, los herpetozoos, con el propósito de intercambiar experiencias, generar instancias de discusión, proyectos, y facilitar el flujo de información sobre anfibios y reptiles que se genera en los diferentes centros de estudios, tanto dentro como fuera del país”, ilustró la académica.

La Dra. Vidal Maldonado valoró que se haya destacado el trabajo de la estudiante de postgrado Valentina Rojas Vásquez, cuya investigación se propone observar los efectos conductuales en anfibios ante la presencia de ciertas hormonas en un contexto de comunicación animal.

Valentina Rojas explicó que en su trabajo aborda las interacciones ecológicas, dentro de las cuales se identifica la comunicación entre individuos de distinta o de una misma especie. Dentro de una misma especie existen distintos tipos de comunicación; en el caso de anfibios como las ranas el más conocido es el canto, pero también ocurre que las ranas ocupan señales químicas para reconocerse a un nivel básico entre individuos hembra-macho, según explicó la estudiante.

“Mi intención es estudiar cuál es el efecto que la hormona Gonadotropina podría producir en la respuesta olfatoria de las hembras hacia los machos, es decir, si en presencia de la hormona la hembra presenta un incremento en sus respuestas olfatorias. Eso se puede determinar a través del análisis de la conducta”, ilustró la investigadora.

Valentina Rojas aseveró que la hormona Gonadotropina, en el eje hipotalámico pitutario gonadal, es la que coordina y regula la reproducción en los vertebrados. En relación a ello, estudios electrofisiológicos y conductuales en anfibios del orden caudata (salamandras) demostraron que dicha hormona puede afectar las neuronas olfatorias de las salamandras.

“Esos antecedentes me llevaron a postular que dentro de la comunicación química, esta hormona, a través de una estructura enterocraneal, que también es algo bastante novedoso, podría estar afectando la respuesta olfatoria y por consecuencia la reproducción”, manifestó.

La estudiante Rojas Vásquez explicó que esta área de estudio es bastante reciente y que no hay datos fácticos sobre cómo el calentamiento global o el cambio climático podrían afectar la comunicación química. “Sobre la base de conocimiento básicos, uno podría inferir que el cambio en la temperatura podría desnaturalizar las sustancias químicas que están siendo utilizadas como señales. Si un sapo libera una feromona y esta feromona es de carácter proteico y se transmite en el agua, es muy determinante la variación de la temperatura en este proceso de comunicación química. Pero hasta ahora no hay datos fácticos”, aseveró la joven investigadora.

La directora del Magíster en Ciencias Biológicas, Dra. Marcela Vidal Maldonado, también participará en el Simposio a través de la presentación de dos conferencias: “Desafíos de la conservación de especies a partir del conocimiento básico. El caso de 2 especies amenazadas en el sur de Chile: Eupsophus calcaratus y Eupsophus migueli” y “Priorización de esfuerzos de conservación para los reptiles en Chile”.

En la primera conferencia se referirá a los esfuerzos emprendidos desde la institucionalidad chilena para evitar la pérdida de biodiversidad de anfibios y reptiles. Igualmente, dará cuenta de un ejemplo de cómo contribuir a conservar una especie a partir de datos básicos tales como la correcta recolección de datos en terreno, datos relevantes a considerar, entre otros puntos.

En la segunda charla la Dra. Vidal Maldonado abordará los mecanismos de la institucionalidad que han permitido levantar información sobre reptiles chilenos, así como cuáles son las prioridades en materia de conservación y rescate.