Académica UBB obtuvo Premio Sergio Larraín del Colegio de Arquitectos de Chile

La Dra. Maureen Trebilcock Kelly, del Departamento de Diseño y Teoría de la Arquitectura de nuestra casa de estudios, obtuvo el Premio Sergio Larraín García-Moreno, con que el Colegio de Arquitectos de Chile reconoce a profesionales de la orden que se distinguen en el campo académico o de investigación. Fue postulada al galardón por un grupo de arquitectos colegiados, quienes la destacaron como “pionera en Chile de la arquitectura sustentable, a partir de su labor como docente, investigadora y consultora por más de 20 años”.

La académica se manifestó muy contenta por el premio, que recibirá en una ceremonia a realizarse el próximo 2 de agosto, en Santiago. Subrayó asimismo que se trata de un reconocimiento a un trabajo colectivo y distingue también a nuestra Universidad, que goza de gran prestigio en el ámbito de la formación, investigación y proyección de la arquitectura.

El permanente apoyo institucional ha sido fundamental para abrir una nueva línea de estudio como la arquitectura sustentable que, a través de dos décadas, se ha incorporado a la docencia, publicaciones y proyectos que lleva adelante la Facultad, constituyéndose en un sello, argumentó. En la UBB, agregó, siempre hemos encontrado el respaldo y la colaboración necesarias para desarrollar todas estas iniciativas, en un esfuerzo colectivo que ahora es reconocido por el Colegio de Arquitectos.

Maureen Trebilcock  es arquitecto titulada en la Universidad del Bío-Bío, Master of Arts in Green Architecture y PhD in Sustainable Architecture de la Universidad de Nottingham, Reino Unido. Profesora titular y actual directora del Doctorado en Arquitectura y Urbanismo, también creó y dirigió, de 2008 a 2014, el Magíster en Hábitat sustentable y eficiencia energética, programa acreditado por la Comisión Nacional de Acreditación y con más de un centenar de graduados. Fue asimismo fundadora y editora de la revista Hábitat sustentable, de 2011 a 2014, publicación científica indexada en Scielo y en Web of Science.

Desde abril de este año forma parte del Grupo de Estudio Fondecyt en Artes y Arquitectura e integró igualmente el Grupo de Estudios Fondecyt en Arquitectura, Geografía, Urbanismo y Artes, de 2013 a 2016. Ha dirigido y participado en numerosos proyectos de investigación, con apoyo del Consejo Nacional de Investigación Científica y Tecnológica, Conicyt, y otras entidades, promoviendo la calidad ambiental de las edificaciones. Autora de diversas publicaciones, ha participado en congresos y encuentros y ha sido consultora para instituciones públicas y privadas. Consejera alterna del Consejo Directivo del Programa Construye de Corfo, en 2018 fue reconocida como Mujer Destacada por el Gobierno Regional del Biobío y la secretaría regional de la Mujer.

Entre agosto de 2014 y agosto de 2018 se desempeñó como directora general de Relaciones Institucionales y desde octubre del año pasado es miembro de la Junta Directiva de la Universidad del Bío-Bío.




Trabajadora social de la U. del Valle de Colombia realizó exitosa pasantía en UBB

Lina Dorado, Trabajadora Social de la Universidad del Valle de Colombia, realizó una pasantía de tres meses en la Universidad del Bío-Bío en el marco del proyecto Adapto, iniciativa internacional que busca apoyar proyectos territoriales de mujeres líderes en torno a la adaptación al cambio climático.

Por Fernando Mejías.

Fueron tres meses de intenso trabajo en Concepción los que tuvo Lina Dorado, trabajadora social de la Universidad del Valle en Cali, Colombia, becada para realizar una pasantía en la Universidad del Bío-Bío gracias a fondos del proyecto Adapto, fruto de un consorcio de universidades americanas liderada por la Universidad de Montreal en Canadá y con participación de la Universidad del Bío-Bío.

Dorado, llegó a Chile el 3 de marzo por una pasantía de investigación con apoyo desde el Laboratorio de Intervención Urbana de la U. del Valle, una de las participantes del proyecto Adapto. “El proyecto Adapto contempla becas de pasantía, explica Dorado, y me otorgaron una para apoyar el equipo de arquitectura desde el área social, donde me tocó estar en el Laboratorio de Políticas Públicas de la UBB”.

¿Cuál era el objetivo del proyecto y tu trabajo en Chile?

El proyecto busca identificar iniciativas de mujeres líderes en los territorios, que apunten a la adaptación al cambio climático. Busca ejecutar y apoyar proyectos que estén en concordancia y relación con los municipios, las empresas privadas, la comunidad y la academia, para avanzar hacia el objetivo de adaptarse al cambio climático con enfoques de género.

Dorado, resalta que su trabajo fue aportar puntualmente al Plan de Gestión Social que se estaba haciendo en la comunidad y apoyar tareas del laboratorio, hacia la construcción de una relación vinculante con la comunidad para visibilizar los proyectos de las mujeres y hacerlos sostenibles en el tiempo.

“El proyecto Adapto tiene diferentes líneas de acción, entre ellas una de divulgación de conocimiento. Ahí se busca la generación de artículos y también pequeñas investigaciones en los territorios. También, trabajamos con los microproyectos, que son iniciativas de líderes mujeres en los territorios que se financian y se busca que sean sostenibles y sustentables en el tiempo. Digamos que los casos de estudio se están desarrollando en Colombia y acá en Chile en el Valle de Nonguén, donde estamos en proceso de identificación de los microproyectos, porque la idea es que se comiencen a ejecutar en el segundo semestre de este año”, explica la profesional.

Adapto, tiene una estrecha relación con la Escuela de Arquitectura a través del Taller de Barrios, que ya se estaban realizando en Quinchamalí y en Bellavista, Tomé. “Al final son ideas de la comunidad, ellos los presentan, se postulan, los acompañamos en el proceso y todos tienen relación con la adaptación al cambio climático”, concluye Dorado.

¿Cuál es el próximo paso luego de tu visita?

El próximo año, la idea es que vengan todos los investigadores internacionales al cierre del proyecto de cuatro años a Concepción con un gran encuentro. La idea es presentar los resultados de todo este proceso que se ha venido haciendo y los avances de los microproyectos que se deben sustentar en el tiempo e impactar directamente en los territorios y la vida de las personas.




Escuela de Arquitectura entregó diplomas de título a nueva generación de profesionales

La Escuela de Arquitectura de nuestra Universidad realizó la ceremonia de entrega de diplomas de título a los egresados que finalizaron con éxito sus estudios. La actividad se realizó el viernes 24 de mayo, en el Aula Magna de la sede Concepción, en el marco del quincuagésimo aniversario de la Escuela.

La ceremonia estuvo encabezada por el vicerrector Académico, Perter Backhouse Erazo; y el decano de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño, Roberto Burdiles Allende. La actividad contó con la presencia de autoridades universitarias, académicos, administrativos y estudiantes de la carrera, además de familiares de los egresados.

El director de la Escuela de Arquitectura, Jaime Jofré Muñoz, recordó los orígenes de la Escuela, y subrayó que los fundadores dejaron un legado imborrable construido bajo la base del diálogo, el respeto por la diferencia y el consenso.

La pertenencia estatal, agregó,  “nos deja a todos los que estudiamos aquí un sello indeleble de compromiso con el devenir del país, allí precisamente, en ese espacio de compromiso ético es donde debemos desplegar una labor profesional que se oriente hacia la construcción de una arquitectura que promueva el uso democrático de los espacios públicos, donde se escuchen las demandas de la sociedad y a quienes reclaman una vivienda digna, donde se practique la tolerancia hacia la diversidad sociedad y cultural para que todos, sin distinción de género, edad, etnia y nacionalidad, tengan un espacio que los acoja y una oportunidad para vivir en plenitud”.

Luego de la entrega de los diplomas de título a los egresados, se realizó la premiación a los estudiantes que destacaron por sus méritos personales y profesionales.

El Premio Universidad del Bío-Bío recayó en Neftalí Vargas Rojas, por haber cursado la totalidad de los estudios conducentes al título en esta Universidad, haber completado sus estudios en el número de semestres académicos contemplados en el respectivo programa, haber aprobado todas las asignaturas en primera oportunidad y haber obtenido el promedio ponderado final más alto de su promoción.

El Premio Escuela de Arquitectura fue para Paul Giroux Bravo por haber obtenido el rendimiento promedio más alto considerando toda su trayectoria académica en la Escuela.

El Premio al Mejor Proyecto de Título lo obtuvo Iván Uribe Vivar por su proyecto titulado Edificio mixto en altura. Congestión de usos como rehabilitador urbano.

El Premio al Mejor Compañero fue para Harold Turner Medina, quien fue elegido por sus pares.

El presidente de la delegación zonal Concepción del Colegio de Arquitectos, Claudio Arce Ayub, hizo un llamado a los nuevos arquitectos a colegiarse y así fortalecer a la institución. En la ocasión, se distinguió a Neftalí Vargas Rojas con el Premio Colegio de Arquitectos, por haber obtenido el mejor rendimiento promedio en las asignaturas de taller. Asimismo, Álvaro Arcos Rivera recibió el Premio del Servicio de Asistencia Técnica del Colegio de Arquitectos, por su compromiso social.

Durante la ceremonia también se entregó el premio a los tres primeros lugares del concurso Master Plan Costanera de Talcahuano. El primer puesto fue para Diego Cárdenas Medina, mientras que el segundo y el tercero lo obtuvieron Daniela Figueroa Mendoza y Jorge Lazo Barraza, respectivamente.

Los recién titulados entregaron un obsequio a la Escuela de Arquitectura que fue recibido por Jaime Jofré; y destacaron la labor que cumplió en su formación la académica María Cecilia Poblete, distinción que se entrega por primera vez. Igualmente, se reconoció el aporte de los auxiliares Javier Hormazábal y Marco Córdova, y de la secretaria de la Escuela, Gina Gelmi.

En representación de los titulados, Gabriela León Ortega manifestó que los nuevos arquitectas y arquitectos de la Universidad del Bío-Bío, “nos llevamos de aquí nuevos conocimientos que son frutos del esfuerzo de unos excelentes guías que han dado lo mejor de sí, no solo para que seamos mejores profesionales sino para que seamos mejores personas. Ahora es tiempo de llevar a cabo el objetivo de creación de nuestra Escuela, el cual es descentralizar la enseñanza de la arquitectura formando estudiantes dentro de la realidad territorial del sur del país, con una sólida formación técnica y conscientes de la estrecha relación que debe existir entre la arquitectura y el lugar”.

 

 

 

 

 




Estudiantes de Arquitectura desarrollarán proyectos para Pabellón del Cine en Lebu

 

Con el propósito de conocer la ciudad para desarrollar proyectos arquitectónicos de carácter académico relacionados con equipamiento público, un grupo de 41 estudiantes y tres profesores de tercer año de la Escuela de Arquitectura estuvieron en Lebu, del 3 al 5 mayo. La iniciativa, que cuenta con el apoyo de la Municipalidad local y la Dirección de Desarrollo Estudiantil de la UBB, apunta al diseño de un Pabellón del Cine, que acoja esta importante actividad cultural ya tradicional de la ciudad, con miras a potenciarla y dotarla de instalaciones adecuadas.

Según informó Gonzalo Cerda Brintrup, se trata de un ejercicio académico que podrá aportar ideas para un futuro cine-teatro para Lebu –sede principal del Festival Internacional de Cine que, desde hace 19 años, se realiza en febrero-, con áreas interiores y exteriores, anfiteatro al aire libre, cafetería y baños para el público. El académico agregó que se han determinado cuatro posibles lugares para la instalación del proyecto, el que será desarrollado por los estudiantes entre de mayo y julio. Para el mes de agosto próximo, esperamos hacer una presentación pública a la comunidad y las autoridades de la ciudad de las propuestas de los alumnos, expresadas en maquetas y planos, adelantó.

En su reciente visita, los estudiantes junto con los arquitectos Gonzalo Cerda, Paula Heyden Pozo y la alumna ayudante Carla Lagos Aliaga, recorrieron y analizaron la ciudad desde el punto de vista arquitectónico y urbano.

Uno de los aspectos más destacados de la visita es el reconocimiento de  la gran belleza paisajística de la localidad, el valioso patrimonio arquitectónico existente y la gran preocupación de las autoridades municipales por el desarrollo y mantención de espacios públicos como costaneras, plazas, áreas de juegos infantiles, iluminación  y paseos públicos, por lo que las propuestas de los estudiantes se inscribirán en la idea de aportar al desarrollo urbano y cultural de la comunidad, comentó Gonzalo Cerda.

 

 




UBB dio a conocer avances de proyecto Adapto en encuentro internacional realizado en Cuba

La experiencia del trabajo realizado con comunidades locales y los avances en investigación dieron a conocer representantes de la Universidad del Bío-Bío en los talleres y seminario internacional realizado en Santa Clara, Cuba, en el marco del encuentro anual que reunió a miembros de los cinco países que se encuentran ejecutando el proyecto de Adaptación al cambio climático en asentamientos informales: análisis y fortalecimiento de iniciativas locales en Latinoamérica y el Caribe (Adapto).  

En Chile la iniciativa es realizada por nuestra Universidad con el financiamiento del Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo de Canadá (IDRC, por sus siglas en inglés) y el trabajo asociativo con el Laboratorio de Gobierno Local de la región del Biobío (Lab UBB), agentes de cambio de localidades como Valle Nonguén y Tomé, además de instituciones públicas y privadas.

La delegación UBB estuvo integrada por el decano de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño, Roberto Burdiles; el coordinador del proyecto Adapto-Chile, Hernán Ascui; el director del Lab UBB, Javier León; la socióloga y agente de cambio de Nonguén, Katherine Inostroza; y la alumna de Arquitectura, Bernardita Cuadra.

Al realizar un balance sobre el año y medio de implementación de Adapto-Chile, los arquitectos Roberto Burdiles y Hernán Ascui valoraron el trabajo que se ha generado entre lo que llaman un “triángulo virtuoso” compuesto por el Estado, la comunidad y la academia. Esa asociatividad es la clave para llevar adelante microproyectos en las comunidades donde prevalece la pertinencia en el territorio y se busca identificar iniciativas locales y estrategias de adaptación al cambio climático que puedan instalarse como política pública.

Para Javier León la experiencia de la Universidad en proyectos de intervención regional ha facilitado conocer cómo funcionan las comunidades, cuáles son sus inquietudes e identificar estrategias de adaptación al cambio climático. “Las estrategias desde el punto de las comunidades son cosas muy concretas, por ejemplo, cómo protegerse ante las subidas del estero o cómo resolver los problemas de sequía, entonces hay acciones que se deben identificar, recuperar esas prácticas locales en el ámbito medioambiental y convertirlas en políticas públicas para que sean iniciativas de impacto. Esa es la innovación que buscamos”, subrayó

Por su parte,  Hernán Ascui destacó el rol que cumple la universidad a través del proyecto, lo que se evidencia, aseveró, en el sentimiento de gratitud que han manifestado los miembros de las comunidades  locales por la relación de confianza sostenible que se ha ido construyendo, donde la figura de la universidad es reconocida como un “puente” con los otros actores, con la responsabilidad de ser garante. “Surge desde ahí un espacio de trabajo donde tenemos una capacidad de recursos humanos y técnicos para poder aportar siempre en un escenario de aprendizaje mutuo entre todos los actores, donde todas las personas aprenden en una condición de reconocer el valor de todos, en una relación simétrica”, expresó.

El rol de las universidades en la innovación de los procesos de adaptación del hábitat al cambio climático fue el tema que abordó el seminario internacional en el que la UBB dio a conocer el contexto nacional. Para el decano Roberto Burdiles esta instancia permitió reflexionar sobre las distintas realidades de los países que integran Adapto, lo que calificó como “una de las riquezas del proyecto, pues la forma de relacionarse entre universidades, Estado y comunidad es distinta tanto para llegar a construir política pública como para acceder a recursos que impulsen las iniciativas.

Asimismo, los investigadores subrayaron que proyectos como este o sus antecesores como Taller de Barrios y otras iniciativas buscan potenciar este triángulo virtuoso y contribuir a un barrio universitario sostenible, que implica conectar el sentir de la universidad con su territorio.

Para ello, aseveraron, ha sido esencial no solo el trabajo académico sino el de los estudiantes de Arquitectura y Trabajo Social que han aprendido cómo éste puede llegar a tener un impacto en la vida de las personas y cómo el oficio empieza a tener una dimensión diferente al ensayar un lenguaje de entendimiento entre ambas disciplinas.

En la nueva etapa del proyecto Adapto la labor se ampliará a la región de Ñuble, tras la adjudicación de subsidios rurales que permitirán desarrollar 12 microproyectos en Quinchamalí.

 




Premian investigación de académica UBB en conferencia internacional realizada en Inglaterra

El Premio al Mejor Paper con su trabajo Un enfoque exploratorio de la transformación del espacio urbano de los migrantes latinoamericanos de la ciudad de Antofagasta, Chile, obtuvo la académica y alumna del Doctorado en Arquitectura y Urbanismo de la Universidad del Bío-Bío, Carolina Arriagada Sikinger, tras participar como expositora en la Conferencia Internacional de Migración, Desarrollo y Seguridad Humana, organizada por la Academia Mundial de Ciencias, Ingeniería y Tecnología (WASET, en su sigla en inglés), el 21 y 22 de enero, en  Wembley, Londres, Inglaterra.

El trabajo, realizado en conjunto con la geógrafa de la Universidad de Chile, Dra. Yasna Contreras, fue seleccionado entre varias decenas de estudios presentados. La Dra © Carolina Arriagada explicó que este reconocimiento significa “colocar en conocimiento de la comunidad científica internacional el estudio que estoy realizando como doctorante en la ciudad de Antofagasta, en relación a la migración, y que pone en reflexión y discusión el derecho a la ciudad, como valor fundamental que toda sociedad democrática debe velar esté incorporado como política pública urbana, amparada en la Constitución”.

La arquitecta informó que el artículo aborda como el migrante trasforma y se apropia del espacio urbano en la ciudad de Antofagasta, en un anhelo de ser incorporado en esta sociedad que lo discrimina y segrega, para lo cual va generando estrategias socio-espaciales.

Entre los principales hallazgos presentados en la investigación, aseveró, se constata “la reproducción de abusivas prácticas desarrolladas en las ciudades minero extractivas, develadas en el valor del suelo, tipo de subarriendo y negociación chileno migrante, que han fortalecido procesos de tugurización y precarización residencial, expulsando a los migrantes a vivir en las zonas marginales de la ciudad, convirtiéndose estos espacios, los marginales, en la cuna de una vida mejor”.

 




Simposio chileno-japonés abordó arquitectura sustentable y resiliente frente a desastres naturales


Arquitectura sustentable y resiliente frente a desastres naturales fue el tema central del Simposio chileno-japonés que dio a conocer la colaboración mutua entre ambos países y contó con las exposiciones de expertos provenientes de Australia, España, Bélgica, Chile y Japón.

La actividad científica consideró visitas a las comunas de Talcahuano, Tomé, Dichato y Lota, además de conferencias que abordaron el tema en cinco ejes temáticos: eficiencia energética, patrimonio, innovación y nuevas tecnologías, política pública, terremoto y resiliencia.

El coordinador del Simposio y académico del Departamento de Ciencias de la Construcción de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño (Farcodi) de la UBB, Jesús Pulido, destacó el trabajo en equipo realizado por las autoridades e investigadores de la Universidad que fue reconocido por la Fundación Japón, al seleccionar la iniciativa chilena y financiarla. Asimismo, manifestó estar contento por el gran nivel de las ponencias y la participación de asistentes.  “Estamos muy contentos por compartir experiencias con expertos internacionales en estos temas para contribuir a la arquitectura sustentable y resiliente y así mejorar la vida de las personas ante desastres naturales similares que enfrentan países como Japón y Chile”, expresó.

El decano de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño, Roberto Burdiles, enfatizó que la importancia de la actividad es que “viene a refrendar el desarrollo sistemático que la Facultad y la Universidad ha venido sosteniendo durante los últimos 25 años, con la creación de un programa de Hábitat Sustentable y la participación directa en todo lo que fueron los programas de reconstrucción del borde costero, luego de los efectos del desastre del 27F”.

“Las edificaciones sustentables son aquellas que entregan un buen nivel de habitabilidad y confort para los ocupantes, que tienen un buen estándar y un mínimo de impacto sobre el medioambiente y en eso las realidades de estos dos países son distintas, por temas de niveles socioecómicos y recursos”, explicó la arquitecta y académica del Departamento de Diseño y Teoría de la Arquitectura de la UBB, Maureen Trebilcock.

La especialista precisó que en Chile tenemos “una pobreza energética y de calidad del ambiente interior que es bastante más bajo, entonces para nosotros es muy fuerte el desafío de focalizarnos más en el ocupante, en su calidad de vida y en mejorar esas condiciones, que, en países más desarrollados como Japón o Bélgica, por ejemplo, es tema resuelto. Ellos están abocados a disminuir los consumos y el uso de energías renovables, nosotros todavía tenemos una agenda importante para mejorar la calidad de vida”, sostuvo.

Así también lo destacó el académico del Departamento de Diseño de la Arquitectura de la Universidad de la Prefectura de Shiga, en Japón, Naoshi Kaneko, al señalar que ambos países “tienen muchos desastres naturales, pero un paisaje natural precioso. El objetivo es comprender cómo la naturaleza puede ser bella y a la vez peligrosa”.

Durante su exposición, explicó la importancia del diseño arquitectónico pasivo a través del uso del medioambiente. “Tanto Chile como Japón deberían realizar este tipo de diseño, porque el medioambiente es un patrimonio que hay que conservar, entonces para comprender y usar bien ese diseño medioambiental hay que ver cómo diseñar con el clima y con el medioambiente”.

Los expertos japoneses realizaron una visita protocolar a Rectoría, donde se reunieron con el director de Relaciones institucionales, Eric Forcael y el decano de la Farcodi, Roberto Burdiles.




UBB potencia quehacer académico con colaboración vecinal – universitaria

Académicos, estudiantes, dirigentes y representantes de organizaciones vecinales concurrieron al encuentro vecinal – universitario realizado el sábado 15 de diciembre, para informar y retroalimentar los resultados de una cita anterior, en la que se identificaron inquietudes e iniciativas de los residentes del Valle Nonguén para reducir los riesgos e impacto de inundaciones. La reunión fue organizada por el Taller de Barrio, en el que participan las Escuelas de Arquitectura y Trabajo Social, y contó con la asistencia del rector Mauricio Cataldo Monsalves y el decano de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño Roberto Burdiles Allende.

El Decano explicó que la iniciativa forma parte de un proceso académico en el que se conjugan aspectos de docencia, investigación y vinculación con el entorno inmediato. Hay un componente docente, puesto que involucra a los cuatro talleres verticales que cursan alrededor de 90 alumnos de primer, tercer y cuarto año de Arquitectura y dos asignaturas de la carrera de Trabajo Social. La metodología del Taller de Barrio implica que los jóvenes trabajan con problemas reales y desarrollan propuestas que respondan a esa realidad, precisó el directivo.

Asimismo,  los encuentros vecinal universitarios se enmarcan en el proyecto Adapto, que lleva adelante la Universidad del Bío-Bío, junto con otros centros de estudios y organismos de Canadá, Colombia, Cuba y Haití. Adapto apunta a fomentar estrategias frente al cambio climático, a partir de iniciativas locales, especialmente de mujeres, en ciudades de América Latina y el Caribe, para su integración en las políticas públicas. De esta forma, abarca aspectos de género, trabajo con sectores vulnerables, gobernanza, participación y cambio climático que, en el caso chileno, se asocia al riesgo de inundaciones, aclaró Burdiles.

Adicionalmente, agregó, el trabajo con dirigentes y representantes del Valle Nonguén tiene que ver con una antigua aspiración de nuestra Facultad. Queremos acercarnos a los vecinos, para reconocernos mutuamente, generar el concepto de barrio universitario y valorizar una zona rural – urbana que parte de una reserva natural y se va haciendo ciudad, argumentó el Decano.

Las ideas, iniciativas y observaciones aportadas por líderes y vecinos del Valle Nonguén en los encuentros convocados por la UBB son recogidas por los estudiantes de los talleres de barrio para la elaboración de anteproyectos, base para el desarrollo de propuestas que posteriormente puedan postular a fondos públicos y/o privados para su ejecución.

Las actividades universitario – vecinales son también apoyadas por el Laboratorio de Gobierno Local, LabUBB, impulsado por nuestra casa de estudios y el Gobierno Regional, para fortalecer la gestión pública mediante procesos de innovación pública sustentable y la articulación de actores.




Muestra releva ejercicio del croquis en arquitectura y rescata identidad chorera

Hasta el viernes 7 de diciembre estará abierta a la comunidad universitaria y público general la muestra de croquis de Talcahuano, de Rodrigo Núñez Venegas, en la sala de exposiciones de la Escuela de Arquitectura. La iniciativa reúne una serie de trabajos del arquitecto titulado en la UBB que develan el pasado, el presente y la identidad de la ciudad puerto.

La muestra fue inaugurada el jueves 29 de noviembre, al mediodía, oportunidad en que el director de la Escuela Jaime Jofré Muñoz señaló que su objetivo es relevar la experiencia en terreno y la práctica del croquis en el quehacer del arquitecto. En un tiempo en que predomina lo digital, queremos rescatar un ejercicio propio de la disciplina: el registro con la mano y en el papel de lo que el ojo y la mente ven, expresó.

Por su parte, el secretario de Vinculación con el Medio de la Escuela de Arquitectura, Cristian Dippel Godoy, indicó que la exposición se inserta en un esfuerzo por difundir iniciativas culturales que atañen a la arquitectura. En este caso –agregó- nos interesa mostrar el valor pedagógico del croquis, así como generar una reflexión en torno al patrimonio del puerto.

Rodrigo Núñez, en tanto, recordó que la muestra fue exhibida antes en la Municipalidad de Talcahuano y en el Casino Marina del Sol. Sus croquis fueron además recogidos en un libro, que el municipio editó para ser obsequiado a sus visitas.

Comentó asimismo que su propósito es mostrar la ciudad. Habiendo nacido en el puerto, sentí que me correspondía hacer esto, como una forma también de llamar a cuidar y preservar su identidad, expresó. La exposición rescata distintos espacios y barrios de la comuna, a partir de sus orígenes, historia y las últimas modernizaciones. La mayoría de los trabajos son con plumilla o lápiz grafito, aunque hay también algunos en acuarela.

Tal como se indica en la presentación de la muestra: Su intención es que los espectadores reconozcan la belleza de los paisajes cotidianos y que sus ojos no se vuelvan insensibles a los detalles que crean la identidad chorera, los que reposan no sólo en sus construcciones sino también en su particular geografía y en su patrimonio histórico. Desde las caprichosas formas de los cerros, con sus vertiginosas escaleras y asombrosos miradores, hasta los más ondulantes pasajes y empinadas calles, Talcahuano se convierte en un croquis para descubrir, asombrarse y admirar.




Decano UBB representará a universidades en el Consejo Nacional de Urbanismo

El decano de la Facultad de Arquitectura, Construcción y Diseño de nuestra casa de estudios, Roberto Burdiles Allende, se integró al Consejo Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU) como representante de las facultades de arquitectura y urbanismo del país. El arquitecto fue elegido por sus pares de las 19 universidades chilenas que cuentan con unidades académicas de este tipo – incluida la UBB -, en votación efectuada a comienzos de noviembre y se incorporó al Consejo en  reunión realizada en Santiago, el domingo 25.

El CNDU, órgano consultivo y asesor presidencial, es el encargado de proponer reformas y verificar los avances en la implementación y cumplimiento de la Política Nacional de Desarrollo Urbano, promulgada en 2014, para propiciar la construcción de ciudades más equitativas, justas, socialmente integradas y democráticas. Con este propósito, estudia y propone cambios de las políticas sectoriales que inciden en el desarrollo de las ciudades y la legislación nacional aplicable en el área.

Sus funciones abarcan la elaboración y seguimiento de propuestas específicas, participación ciudadana en el debate y la definición de estándares urbanos. Lo conforman expertos y representantes de ministerios, universidades y organizaciones vinculados a los temas que abarca su labor y a su alero funcionan grupos de trabajo en ámbitos como política de suelo, integración social, identidad y patrimonio, equilibro ambiental y otros.

Actualmente es presidido por Sergio Baeriswyl Rada, director del Departamento de Planificación y Diseño Urbano de nuestra institución.

Roberto Burdiles señaló que su incorporación al CNDU aportará la mirada regional a los distintos aspectos y problemas del urbanismo. La mayor parte de los miembros del Consejo son de Santiago y su mirada suele ser muy centralizada. Mi participación, así como la de Sergio Baeriswyl, permite contar con una visión más amplia y diversa respecto de la planificación urbana, que considere la realidad de las regiones y los territorios, indicó el académico.

Añadió que la presencia de la UBB en esta instancia abre también una oportunidad para la participación de expertos de nuestra universidad y de la región en los equipos de trabajo del CNDU, reforzando la perspectiva regional y local a las materias que se aborden.

A juicio de Burdiles, las posibilidades de participar en espacios e iniciativas de alcance nacional se asocia también al posicionamiento que ha alcanzado la Facultad. Nuestra Escuela de Arquitectura se ha consolidado entre las tres mejores del país, con altos niveles de investigación y productividad científica, cercanos a los que registran unidades análogas de las universidades más grandes de Chile, advirtió. Estos logros son fruto del trabajo constante y sistemático de todos nuestros académicos y nos permiten proyectarnos como modelos locales y líderes de procesos para la descentralización, concluyó el decano.

La imagen que acompaña esta nota fue tomada en la reunión Consejo Nacional de Desarrollo Urbano que tuvo lugar el domingo 25 de noviembre, en La Moneda.